miércoles, 27 de febrero de 2013

No te rindas

Mario Benedetti



Descargar poesía desde aquí (Formato .PPS)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica a una ciencia indolente

Capitán Patagonia

Son tiempos difíciles para la ciencia. Las pseudociencias mercantilizadas inundan las farmacias, los escaparates, los catálogos. La gente no se preocupa por investigar lo que está comprando y todo vale en el mundo de la publicidad: productos milagrosos, homeopatía, ecobolas, pulseras powerbalance… La divulgación científica no es valorada y los amantes de las pseudociencias New Age se cuelan en los espacios científicos, públicos o privados. Gracias a Internet y al inestimable trabajo desinteresado de cientos de profesores, estudiantes y gente que se dedica a la divulgación científica, el acceso a la ciencia está cada día un poco más al alcance de todos. Un gran número de blogs denuncian estos productos y los entramados que aprovechan la ignorancia de la gente para hacer negocio. Podría enumerar cientos de blogs y espacios donde se promueve un enfoque escéptico ante las pseudociencias y las conspiraciones trasnochadas con datos serios y método científico. Soy seguidor de muchos de ellos. Sin embargo, hoy quiero hablar de la ciencia en sí. De la ciencia que tenemos, de la que podríamos tener y de las diferentes ciencias posibles. La ciencia es ciencia por su método pero no por su objeto. Algunos de estos defensores de la ciencia parecen olvidarse de que la ciencia es un elemento social unido a diferentes aspectos filosóficos, económicos y humanos. Este aspecto, olvidado por muchos, hace que se encumbre la ciencia como fin en sí mismo sin pararse a analizar los objetivos y las consecuencias de la misma. El indigenasimaginario occidental ha elevado el productivismo económico y la tecnología al más elevado de los altares. El productivismo de la modernidad, ha dado paso a un nuevo productivismo postmoderno en el que los científicos no tienen ya porqué plantearse en qué ámbito trabajan ni las razones por las que cayeron en este campo. Mantienen la idea de que el fin de los males de la humanidad es el aumento de la productividad. La ciencia es buena en sí, da igual todo lo demás. Deificando la ciencia “imparcial” y olvidando el contexto en el que ésta se desarrolla. Defienden la ciencia que hacen cada día, sin más. La consideran una ciencia por encima de lo humano, por encima de lo económico, del bien y del mal. Es ciencia porque sigue el método científico, por tanto, es ciencia a defender. No suelen pararse a pensar por qué hay tantos científicos en unos sectores y tan pocos en otros. ¿Los científicos eligen ellos su línea de investigación? Se invierte en unas ciencias y en otras no. ¿Quién decide las prioridades de financiación en el ámbito público y privado y con qué objetivos? Sin financiación y sin beneficios, no hay ciencia en un campo tan rentable para algunos como la agricultura. Es esta ciencia indolente, asocial y erróneamente deificada, la que dedica más fondos para investigar el tratamiento de la calvicie que para la vacuna de la malaria. Aunque algunos se empeñen en negarlo, el sector público no se salva de estos intereses.



Un buen ejemplo de esta ciencia indolente, es el de José Miguel Mulet Salort, un investigador en ingeniería genética, muy respetado en los blogs de divulgación científica en España, que tiene una cruzada abierta contra la agricultura ecológica y en favor de los alimentos transgénicos y su investigación. Es el autor del libro Los alimentos naturales vaya timo. JM Mulet dedica buena parte de su tiempo a desprestigiar, con un lenguaje de dudoso gusto, a organizaciones de todo tipo que se movilicen en contra del desarrollo de los transgénicos o a favor de la agricultura ecológica o tradicional. No se le oirá entrar en muchos análisis económicos o sociales. Todos sus razonamientos son científicos, por tanto definitivos. Este enfoque puramente productivista y etnocéntrico ha marcado la filosofía, la política y la economía de los países capitalistas y también de los países del llamado socialismo real. Es un enfoque todavía muy asumido en occidente y es justamente el que ha servido para la exclusión de millones de personas del sur durante el siglo XX. Partidarios y detractores de los transgénicos se centran una y otra vez en las discusiones a nivel micro sobre casos y efectos sobre la biodiversidad, sobre la salud humana, el consumo etc. Creo que es un debate interesante pero que hace que se pierda la perspectiva sobre lo que realmente importa. Y esa es justamente la pregunta. ¿Qué es lo que realmente importa y a quién le importa? Como bien analiza Boaventura de Sousa Santos en su Crítica a la razón indolente, la ciencia occidental debe replantearse desde su origen y debe estar marcada por un claro principio de precaución a todos los niveles. No solamente precaución ambiental, sino precaución social, política y económica, teniendo en cuenta el sentir de los pueblos del sur, siempre excluidos por la historia y que no tienen ni voz ni medios para hacerse oír y marcar sus prioridades. Los resultados sociales de la ciencia productivista impulsada por el colonialismo en el sur son desastrosos. Pero hay quien quiere prefiere seguir pensando que nuevos avances científicos van a conseguir un mundo mejor. ¿Mejor para qué? ¿Qué es mejor para quién? Estos investigadores de la ingeniería genética jamás se meten en analizar los efectos sociales del desarrollo productivista de los transgénicos prefieren repetir la santa verdad de que las mejoras productivas de las especies son buenas, y ya está. Da igual quién impone estas “mejoras” en el sur o en la zona rural. El contexto político y económico, y que “los mercados” y las empresas sean las que han conseguido en las últimas décadas el poder de imponer a los agricultores de todo el mundo sus criterios y su forma de producir a través de acuerdos comerciales sinternacionales, no parece un dato a tener en cuenta para con el desarrollo científico. Los argumentos repetidos ad hominem han sido asumidos por buena parte de los científicos indolentes de occidente: la selección antrópica tampoco es natural, los químicos son naturales, lo natural no existe, lo natural es todo, no hay evidencias… Pero todo por la producción. Eso es un bien incuestionable. ¿La producción de qué y para qué? Se tiene muy claro qué es lo que los países colonizados deben hacer para su “buen” desarrollo. Su análisis se reduce al productivismo puro y duro e insisten en que las mejoras genéticas de las especies pueden salvar al mundo. ¿Salvarlo de quién?

El productivismo lleva fracasando más de un siglo en la lucha contra el hambre y ha sido el principal motor de la exclusión social en el sur. Allá donde llegaron nuestras grandes ideas occidentales de desarrollo, neutrales, científicas y universales, es donde las los excluidos perdieron más. Pero lo peor que perdieron fue la voz. Da igual cómo quieran producir en el sur, nosotros tenemos la clave porque es científica y no puede haber discusión. Sobre todo ahora que los precios son globales. Todo por la producción pero sin el productor. Qué más da su opinión si nosotros, que tenemos la ciencia, ya pensamos por ellos. ¿Y si ellos prefirieran que la ciencia investigara otros aspectos y no el aumento de la productividad de las especies que marca el mercado global? Si las mejoras productivas no han servido para acabar con los problemas de la gente del sur, ¿Por qué los ingenieros genéticos se apuntan al lobby político-social productivista? Ellos suelen pensar que sus opiniones contribuyen al progreso de la ciencia. Sin embargo, en el mundo capitalista en el que vivimos, no hace falta mirar muy lejos para darse cuenta de que la ciencia no existe en sí misma desligada de los intereses productivistas y de las empresas que sacan rentabilidad de estos estudios. Son estas empresas, con Monsanto a la cabeza, las que han conseguido marcar la agenda de desarrollo de los campesinos y campesinas del sur. El señor Mulet, que se considera de izquierdas, se desliga del gran capital con una escueta crítica sobre las patentes, defendiendo que la ciencia es independiente y que se pueden liberar las patentes como se ha hecho en algunos casos. Profundo análisis global éste, que no tiene en cuenta los datos de la situación social “real” de los países en los que el desarrollo de los transgénicos ha creado una verdadera catástrofe social, pero eso no es ciencia, son daños colaterales y prefieren ir a lo micro para el análisis pero a lo macro para desprestigiar a todas las organizaciones que defienden otro modelo productivo. Los objetivos de su ciencia y de sus ataques, es lo criticable. No los argumentos científicos que utilicen para hacerlo. Para ellos la ciencia es ciencia. Y querer frenar el desarrollo de los transgénicos es anti-científico. Es ideología, vaya, y no tiene nada que ver su trabajo. La ciencia debe ser libre a desarrollarse en su caótico porvenir. ¿Es tan caótico y espontáneo este desarrollo? Al fin y al cabo el señor Mulet es eso. Un capitalista de “izquierdas” que analiza sus datos en su despacho sin mezclarse con agricultores negros o indígenas, más que cuando coincide con alguno en una conferencia internacional. Qué casualidad, también estos “representantes” del sur, creen que se puede arreglar el mundo a través de los transgénicos. Esos representantes a los que la “mano invisible” les fleta aviones para que puedan ir a grandes conferencias internacionales. Al mismo tiempo se dedica a criticar la agricultura ecológica y tradicional con el sencillo argumento de que produce menos. El señor Mulet no termina de entender el por qué la FAO y la ONU impulsan la agricultura ecológica y tradicional porque produce menos y con eso está todo dicho. No sé cómo se explicará el señor Mulet que la organización más grande jamás creada, la Vía Campesina, que representa a más de 500 millones de campesinos y campesinas del mundo y en la que por fin tienen voz los excluidos, defienda la agricultura tradicional y ecológica. ¿Les habrán convencido los enviados de la pseudociencia? ¿Las malvadas ONG’s ecologistas habrán sido capaces de comer el coco a 500 millones de personas? No. Son los olvidados, los sin voz, los excluidos a los que nadie preguntó qué querían hacer con sus vidas. Esa gente que ellos piensan que no saben lo que realmente quieren, esos que están equivocados. Esa gente “subdesarrollada” de la que tanto tiempo se lleva hablando en universidades occidentales para encontrarles un camino y una solución.

Estos 500 millones de campesinos que son despreciados por el lobby transgenetista cada día con sus enfoques, están hartos de las vidas que les vendemos. Se están organizando y luchan contra el productivismo que les es impuesto y contra los transgénicos. No luchan contra la ciencia, luchan contra los que les dicen desde sus púlpitos cual debe ser su ciencia y cómo deben desarrollarse, contra los que imponen una forma de entender el mundo. Lo que deben ser y lo que tiene que ser importante para ellos. Están hartos de gente como el señor Mulet que llevan hablando de productividad demasiado tiempo desde sus despachos y que fijan sus críticas sobre los que les defienden. Este es el verdadero peligro de los científicos indolentes. Son los nuevos Fukuyama de la postmodernidad científica. La ideología ha muerto y nos queda lo único en lo que estaban de acuerdo la OTAN y el pacto de Varsovia: el productivismo. Esta no es mi ciencia, es la ciencia indolente de los sabios de occidente que no serán magufos pero que sustentan, sin saberlo, la barbarie en el mundo y centran sus críticas sobre organizaciones, con mejores o peores argumentos, que luchan por defender a los excluidos. Si su objetivo es ayudar al sur, ya han fracasado de antemano. Afortunadamente, se están levantando los que nunca tuvieron voz para contarnos lo que son y lo que quieren. Se están organizando. Son ese ente oscuro y desconocido que no entendemos en Europa. Esa gente rara que a veces prefiere “producir” menos. La ciencia que yo defiendo es la ciencia puesta al servicio de los intereses de las personas, de los diferentes intereses que los Mulets no entienden. De los diversos mundos que quieren existir y no les dejamos. Los problemas del sur no van a arreglarse con la ciencia que los Mulets representan, entre otras cosas, porque seguimos sin escuchar a la gente del sur para saber cuáles son sus problemas. Quinientos millones de campesinos están deseando explicarle al señor Mulet por qué prefieren la agricultura tradicional y ecológica a la agricultura productivista que este “divulgador” defiende. Escuchémosles.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Traigo un cantar desde Cuba

Marcia Collazo (BITÁCORA)

Nadie es profeta en su tierra, dice el refrán; empezando por el propio Hegel, que en sus profundos análisis sobre la historia, la filosofía y sus frutos humanos, sociales y políticos, se negaba insistentemente a realizar profecías, a pesar de que se las pedían como si se tratara de un oráculo.

''me rondaba, insistente, la idea de la pasión por Cuba que permanece,
que no hemos perdido, que compartimos,
aun desde circunstancias de vida y posiciones muy diferentes
y en un contexto global y nacional donde el descomprometimiento
con proyectos colectivos ha sido un signo de época''
Mayra P. Espina (Socióloga cubana)

Sabido es, también, que el pensador alemán se refirió a América con su típico y soberbio desdén eurocentrista, afirmando como si tal cosa, que se trataba de un enorme continente vacío. Vacío de pensamiento creador, vacío de acción autosustentable, vacío de voluntad resolutiva y de carnadura de alma y espíritu: América era la tierra sin conciencia y sin historia, sin comienzo de filosofía y sin verdadera humanidad. Y a pesar de semejante visión lapidaria, quebrando su propia máxima, Hegel auguró a este continente un importantísimo papel en el porvenir.

Desde las páginas del semanario Bitácora me he dedicado a preludiar éstas y otras reflexiones de variado signo, siempre desde el centro temático de la historia de las ideas americanas, disciplina joven aún y en permanente proceso de elaboración. Lo hice y lo sigo haciendo en relación a nuestro continente en su conjunto, procurando mostrar que no hay una sino muchas Américas, y que en esa compleja diversidad se encuentra su riqueza y su carácter mismo; y si bien la tendencia general de mi discurrir se ha dirigido, por enlaces circunstanciales (de algún modo inevitables), al enclave territorial del Río de la Plata, no por ello he descuidado en la medida de lo posible-, la vinculación con las ideas de algunos grandes pensadores como el cubano José Martí.

Y al cubano José Martí volveré muy pronto; pero lo haré desde una óptica nueva, pautada por la particular e intransferible experiencia vital de haber tenido el privilegio de conocer su tierra, de haber transitado por las calles de su Habana natal, y por las de Camagüey, Sancti Spiritus, Trinidad, Santa Clara y Santiago de Cuba, una de las ciudades más viejas de América; de haber visitado su mausoleo, ubicado en esta última ciudad, tan llena de sol y de recuerdo, de construcciones venerables, de tejados irregulares y encantadores, de poetas, músicos y rebeldes, de vida y de veneración altiva a quienes consideran sus grandes héroes, entre los cuales José Martí ocupa quizá el primer sitio. Lo haré después de haber contemplado las ásperas estribaciones de la Sierra Maestra, que albergó en su seno a los patriotas revolucionarios que, a su hora, forjaron las dos grandes etapas ferméntales de la liberación cubana: la de fines del siglo XIX, que dio la independencia a la isla, y la de 1959, que le permitió llevar al poder una revolución triunfante.

En la entrevista que sostuve con el filósofo y escritor cubano Roberto Fernández Retamar, expresó éste que el pensamiento de Martí aún debe ser objeto de interpretación, en variados aspectos, para las generaciones venideras. No está claro lo que quiso decir Martí en algunos de sus conceptos fundamentales, como el del ''hombre natural y el de ''naturaleza'' Y es bueno, saludable y prometedor que su pensamiento no esté cerrado, que no existan respuestas concluyentes al respecto. Es más: es imposible que así sea, porque cada generación, cada momento histórico, cada pensamiento humano, posee su aporía particular, su necesidad vital propia, que incluye la urgencia de entender el mundo bajo significados siempre nuevos.

Ya Alberdi sostenía (antes que Martí) allá por 1843, que América necesita una filosofía propia, una filosofía resolutiva, que dé cuenta de los problemas que aquejan al ser americano en su momento histórico personal. Y poseer una filosofía propia no significa en modo alguno renegar del importantísimo legado de la filosofía occidental, del cual también somos herederos, acuñado a lo largo de dos milenios y pico; pero tampoco significa obnubilar nuestra propia visión del mundo, renegando del problema, la circunstancia y la necesidad del aquí y del ahora de América. Se trata, en todo caso, de una falsa oposición o un paralogismo de los que tan claramente expone Carlos Vaz Ferreira.

Por último, coincido con la socióloga Mayra Espina, al afirmar que la pasión por Cuba no se ha perdido. ¿Cómo había de perderse, si el proceso revolucionario de la isla marca, ya desde fines del siglo XIX, un derrotero por el cual han transitado, una y otra vez, los destinos de todos los latinoamericanos? ¿Cómo había de perderse, si fue Cuba el último reducto del poder español, el último jalón de la agonía de un imperio, la batalla final contra el espectro colonial castellano, la resistencia heroica de un puñado de patriotas injustamente relegados por la suerte, a los que el resto de América contemplaba con angustia, admiración y asombro? Y finalmente, ¿cómo había de perderse cuando fue Cuba, una vez más, la que arrancó de las cenizas el pensamiento vivo de Martí y lo enarboló triunfante, en 1959, frente a las narices del imperio norteamericano, como diciéndole: aquí seguimos vivos? Remarco desde ya que lo dicho no supone (ni tiene por qué suponer) la adhesión al modelo ideológico de marxismo, comunismo o socialismo real que pueda haberse adoptado en su momento por parte de la revolución; lo que importa a nuestros efectos es otra cosa: la demostración de que es posible ejercer de modo concreto y efectivo la historicidad radical del ser humano en determinada coyuntura o circunstancia vital, de cara a un sistema de opresión y abuso desenfrenado.

Cuba se ve enfrentada, en la actualidad, a múltiples problemas; uno de ellos, el que mayores expectativas provoca (por lo menos desde el exterior) es el de su futuro político, social, cultural, económico e ideológico. La interrogante sobre tal futuro convoca a la apertura de instancias de intercambio, con miras a las transformaciones que, sin desmedro de su soberanía inalienable, han de sobrevenir en la isla. Intercambio que podrá desplegarse en múltiples contextos disciplinares, institucionales, ideológicos, históricos y filosóficos.

Tal como acertadamente expresa la socióloga Mayra Espino, ''parece relevante y alentador que autores con diferencias irreconciliables o con propuestas difícilmente armonizables, acepten ''mostrarse juntos , polemizar sin descalificar, entender al otro y sus argumentos, para oponer un argumento que se considera mejor, más elaborado de cara al contexto y la historia'' Es que aquí, como en cualquier terreno ético (es decir, en sede de valoraciones, elecciones y decisiones fundadas en determinada concepción del bien) se trata de ser capaces de generar diálogo inteligente, creativo y enriquecedor; quienes apuesten a otra cosa, quienes no sigan el juego limpio de la discusión encaminada a la construcción, no podrán erigirse jamás en interlocutores válidos, ni en la teoría ni en la praxis. Es verdad que el diálogo y la argumentación sólo tienen verdadero sentido cuando se establecen desde la diferencia, ya que escuchar las mismas opiniones que uno sustenta es, además de aburrido, inútil e inconducente. Pero el diálogo y la argumentación exigen el respeto a unos requisitos mínimos de conducta, sin los cuales ninguna comunicación verdadera es posible. Es lo que Habermas denomina acción social comunicativa: oír opiniones que no compartimos, darle la razón al otro cuando la tiene, lograr convivir en la diferencia y aceptar esa diferencia como parte irrenunciable de la vida, es el reto más difícil al que nos enfrentamos los seres humanos, en todas las dimensiones de nuestro ser.

Nadie es profeta en su tierra, y no somos proclives a las profecías (en lo que coincidimos con el viejo Hegel); y sin embargo, me atrevo a sostener que la pasión por Cuba ha existido, existe y seguirá existiendo en los más variados ámbitos de esta sufrida tierra latinoamericana. Uno de esos ámbitos es el de la filosofía. Otro (vecino al primero) es el de las historia de las ideas. A ello me referiré en futuros capítulos.


Marcia Collazo es escritora, poeta, abogada, docente y ensayista. Autora de las novelas ''Amores cimarrones: las mujeres de Artigas y ''La tierra alucinada'' Uruguay

Fuente: Bitácora, suplemento del diario Brecha, Uruguay.

Descargar audio desde aquí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

América en busca de una nueva utopía

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Lima. Las políticas públicas y la progresiva integración de los sectores no son suficientes para construir la sostenibilidad de un país. Mantener viva la utopía ambientalista demanda más dirección, competencia gubernamental, mayor concertación entre los actores, profesionalización de las instituciones e involucrar el presupuesto público en la adquisición de productos sostenibles.

Estas son algunas de las conclusiones de estudios académicos en Alemania y otros países de la Unión Europea. Treinta años después de que se pusiera en práctica la política sobre cambio climático, un 36% de las personas encuestadas indica que hay nuevas y graves amenazas sobre la sostenibilidad del planeta. Conclusiones que ya vienen provocando reacciones de la academia en diferentes países de América Latina, empezando por el Perú, con el apoyo la Universidad de las Naciones Unidas.



El filósofo francés Edgar Morin, dijo en Lima que “la única y verdadera mundialización que estaría al servicio del género humano es la comprensión de la solidaridad intelectual y moral de la humanidad”.

 La Universidad de Friburgo-Alemania, a través de sus profesores de ciencias sociales, advierte la necesidad de una mayor cooperación entre países que desean hacer algo. Existe una “crisis de entendimiento” frente a la incertidumbre y el desorden de las organizaciones que trabajan el tema del cambio climático. El alto respaldo ciudadano que en algún momento gozaron los líderes “Verdes”, ahora la gobernanza pública supone de nuevos actores.

Los estudios también señalan que en los países amazónicos que poseen la más grande biodiversidad de América, no son pocos los políticos reacios a emprender nuevos compromisos y reforzar la cruzada contra los depredadores de los recursos naturales.

En Alemania, cuya economía es la más estable de la Unión, la encuesta advierte que “la utopía de cómo cuidar el planeta ha fracasado”. El Estado germano cuenta con políticas públicas, al igual que todos sus estados federales (Land). Cada Ministerio posee los correspondientes programas y normas. El Congreso ha aprobado frondosa legislación. Pero lo que no ha avanzado es la concertación y la planificación multisectorial.

En Alemania, volviendo a la encuesta, la Academia considera que la sostenibilidad del planeta demanda una mayor conciencia del peligro de la depredación de la naturaleza. Una estrategia esperada es la mayor participación de la prensa. Por ello en las principales universidades, han empezado por crear becas para comunicadores con el fin de conocer más sobre sostenibilidad.

Perú y la educación para el desarrollo sostenible

Lima, entre el 27 de febrero y 2 marzo del 2013, será sede de cuatro encuentros internacionales relacionados con la educación para el desarrollo sostenible – EDS - de las Américas, con el lema “Vías para la sostenibilidad de la vida”.



El Comité Académico Nacional lo conforman la Ministra de Educación del Perú, Rector y presidente del IPCEM, alcaldesa de Lima Metropolitana, Viceministro de Poblaciones Vulnerables del Perú, Ministro del Medio Ambiente, Presidentes del Gobierno Regional del Callao, de la Asamblea Nacional de Rectores, Directora de la Comisión Nacional de la UNESCO – COMIUNSECO, Programa de Desarrollo Sostenible de la GIZ, Instituto Nacional Pedagógico de Monterrico y la Secretaría Nacional de la Juventud.

Kozuko Tokemoto y Charles Hopkins, profesores de la Universidad de las Naciones Unidas - UNU, directivos y miembros del Instituto del Pensamiento Complejo en el Perú, IPCEM, tendrán una intensa semana de trabajo sobre Educación para el Desarrollo Sostenible de las Américas.

La idea central es poder religar, en un contexto global, la economía, la demografía, la ecología, el desarrollo, la educación, la ciencia y la tecnología; la humanización del trabajo, la condición humana, la ética y la política.

En el mundo existen ahora 101 Centros Regionales de Competencias en Educación para el desarrollo sostenible (RECs), incluyendo el de Lima - Callao, reconocido hace dos años por la UNU, de los cuales 16 están en América.

El REC del Perú, tendrá la oportunidad de analizar este año la sostenibilidad de la vida en el Planeta en su segunda reunión de RCEs de las Américas. También se realizará el segundo encuentro internacional de Jóvenes sobre EDS y la primera Feria de Buenas Prácticas sobre Educación para el Desarrollo Sostenible - EDS.

Los cambios sociales y climáticos a los que nos enfrentamos requieren de una nueva forma de pensar y actuar, de una nueva relación entre los seres humanos y de estos con su hábitat que reivindiquen la solidaridad y la dignidad de la vida.

El positivismo y el reduccionismo presentes en la educación dominante han contribuido a una visión fragmentada del mundo y a una ceguera cognitiva y emocional que se encuentra detrás de los altos niveles de pobreza y deterioro de la educación, la cultura y el medio ambiente.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Que se vayan todos… y se fueron…


Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

(Marzo de 2008. A la Merello y los que se fueron con ella)

El sol pelaba castañas en el patio sevillano. El mediodía se abatió dispuesto a clausurar la navidad a fuego lento. No me quejo. El y yo tenemos buena relación, algo en general difícil para con el resto.

La pareja de calandrias competía impiadosamente con los zorzales, el canto fue, por momentos, implacable pero como dijo el alemán epiléptico, “sin música, la vida sería un error”

No hubo telefo/mensaje, esta vez. Yon golpeó en clave de fa, el vidrio esmerilado de la puerta.

-Feliz Navidad-, anunció cauto aunque previsible y formal. Gruñí, porque todavía la penumbra decidía sobre mi razón. Acostumbro en estos casos, hacer silencio. Es lo que mejor me sale.

-Se fueron todos, la última fue “Tita”, cerró la puerta y apagó la luz – y añadió, - exiguo como los alimentos que no llegan donde deben llegar; como los medicamentos, que se quedan por caminos errados, cuando deben ir rumbo a los hospitales y salitas; como los “peajes”, que los desocupados pagan por un “Plan” a funcionarios, punteros, referentes o camaradas, con respecto y con respeto, a la muerte de la Merello.

 Como me queda cómodo, seguí con mi mirada perdida la sombra de la mujer dorada quien, no sé porqué, planeó para quedarse entre las rosas bicolores. En el cielo, una nube con forma de ángel si estos tienen forma, ejercía misterio y ministerio.

En la tierra o no tanto, el águila desde el poste de luz próximo, acechaba o dudaba sobre el camino a seguir, nada nuevo. No era el pájaro nacional, en estos tiempos es la mosca. Es sí, patrimonio local, casi barrial y su recorrido incluye fidelidad, una de las pocas que conozco.

El pasillo cerámico, sepia oscuro, amortiguó sus pasos, no los míos porque estaba descalzo.

El Absolut Diet cin jugo de naranja más hielo granizado esperaba, lo hacía junto al plato rojo cargado de trozos de pan de cebolla, tostados y untados con salmón, rociados por salsa tártara. Obsequio del vasco vía, parece, de la dueña del Alfa gris, expresión de deseos no sé si buenos, para sus permanentes usuarios, nosotros.

Como siempre él no reparaba si me interesaba su charla, ni si guardaba algún margen para la curiosidad por conocer razones de su presencia.

-Ella fue la última de la fila. No se privó de nada. Llegó invicta a los noventa y ocho. Nunca se enfermó-, agregó como al pasar, fortaleciendo la sospecha de que Favaloro le dio albergue -nada transitorio por cierto-, quizás para descifrar el milagro de las resistencias.

Pensé en su afirmación, pero me expulsó de la cavilación, mientras trasegaba metódico el tentempié.

-Me parece que desde ahora tendremos que arreglarnos solos. Los “maestros” y “maestras” de la gente se han marchado. Nos quedamos sin la palabra. Sin el ejemplo. Sin el rezongo. Creo que no vale la pena enumerar, cuantos se fueron este año. Lástima que se fueron ellos. La “Tita” eligió el día y se dio el lujo de regalarse una noche buena-, apuntó en tono quedo.

-¿Y entonces? -, fue mi mayor despliegue de lucidez.

-Tal vez ha llegado el momento de hacernos cargo de nosotros-, dijo.

-Tal vez sin papá ni mamá abandonemos la comodidad que alguien resuelva nuestros problemas-, aumentó la apuesta.

-Tal vez ya ni Dios ni la Patria, tengan tiempo de demandarnos-, se burló al advertir mi pesadumbre.

-Tal vez empecemos a vernos las caras de verdad y a interesarnos, por las dudas, sin quejarnos-, agregó, decidido a martirizarme. Además yo iba por el cuarto Absolut que había dejado de ser Diet y transportaba hielo, como una foca herida, por lo tanto podía seguir hablando, sin objeciones.

-Tal vez no quede tiempo para la soberbia y nos anarquice el respeto profundo, no formal-, esto sonó con enojo. A él la anarquía lo puede, mal. Claro que requiere un tópico, hablar de su idea de la anarquía.

Pensé, algo dudoso en mi estado, que un balance de año es quimérico. ¿Por qué? Solo se puede considerar si aprendemos a contener los opuestos. Todo sucede al mismo tiempo y por opuestas razones. Alguien nace y alguien muere y en ese milagro reside, a pesar nuestro
La resistencia a aprehender las señales.

-¿Por qué tropezamos con la misma piedra, cuando deberíamos tener los dedos ampollados de repetir el accidente?-, pregunté contemplando el fondo blanco de la copa de cristal, con forma de grulla transparente.

-Deseo que aprendamos a pedir perdón. A admitir cuando nos equivocamos. A decir no sé, cuando haga falta. A dar sin preguntar. A regalar aquello que es preciado para nosotros, no comprando con lo que nos sobra. A olvidar cada cosa que hagamos por los otros. A caminar uno al lado del otro. Agradecer cada día a quien sea y vivirlo como una aventura. A dejarnos de joder, de una vez, por todas-, dijo todo esto sin ponerse colorado. Me miró fijo, brindó en silencio, por el año que se viene y por el que se va, bebió su trago de una y se fue sin saludar. Es vasco, nada puedo hacer.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Arriba y abajo


Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Bajo el cielo
una nube
bajo la nube
un suelo
bajo el suelo
tierra
bajo la tierra
fuego
bajo el fuego
tierra
bajo la tierra
un suelo
bajo el suelo
una nube
bajo la nube
el cielo.

Lo que está encima
termina abajo
lo que está abajo
termina encima.

Y de una forma
o de otra
todo rima.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: El charleston

El charleston es una variedad del foxtrot, que hizo furor en Estados Unidos durante la década de los 20, difundiéndose luego por todo el mundo. Hoy por hoy es un ícono de la cultura de la primera post Guerra Mundial, asociada con la ley seca, la así llamada “década infame” del gran país del Norte, y con los telones musicales de las películas mudas, que por ese entonces comenzaban a difundirse aceleradamente por todo el orbe.



Este baile se origina en 1903, como una danza folclórica negra, en Estados Unidos, específicamente en la ciudad de Charleston, Carolina del Sur. Comenzó a practicarse en los años 1920, como una forma de diversión y distracción después de la Primera Guerra Mundial. El charleston también fue conocido como Hit-hat.

El charleston se convirtió en una moda y tuvo gran importancia en Europa, a raíz de su presentación en el musical negro "Running Wild", en 1923. Fue un ritmo, y también un símbolo, que caracterizó una época de despreocupación. El charleston llegó a ser tan popular en Europa, que casi el 80% de la población lo practicaba y disfrutaba.

A partir del año 1927, el charleston comenzó a decaer, llevándose consigo uno de los bailes más extravagantes y conocidos hasta esa fecha.

En términos musicales y coreográficos puede decirse que es una danza bailada en un compás de 4 tiempos, alternando brazos y piernas principalmente, con una gran movilidad en los pies. Se puede bailar acompañado o en solitario, sólo que cuando se baila en solitario los movimientos suelen ser más libres y espontáneos. Una de las características principales de este baile es la improvisación y la energía, dado que suele ser duradero y rápido.

Ejecutado por las grandes bandas de jazz, aquí dejamos tres ejemplos de esta música, hoy día ya legendaria.







Fuente: WIKIPEDIA


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El sentido inexacto

Pedro Luis Ibáñez Lérida (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

"Detrás de cualquier suma hay una resta, / hay un pasado, / tantas orugas con agujas / que tejen y destejen lo mismo cada vez". La condición humana es humo. Como lo son sus manifestaciones, entre ellas la literatura. El poeta Carlos Marzal apunta, "Un poema, un cuento, una novela -condiferentes grados de desaparición- queman su cuerpo mientras construyen su corporalidad. Lo que queda de un texto en nosostros, después de haberlo leído, es el recuerdo de lo que el texto fue. El eco lejano de su música. Estamos condenados a tratar con humo, por muchos humos que nos demos". Los versos de Flavia Company apuran esta emoción que nos descubre la futilidad de nuestro mundo. Y, con él, la concerniente a propia literatura. Tener la conciencia de ese estado de cosas o mejor, ser consciente de cuánto no es trascendente, es la invocación al sentido inexacto de nuestras especulaciones. Vicente Verdú al reflexionar sobre la arquitectura señala que, "En estos últimos años han dominado las fachadas atractivas sobre los interiores bienhechores y, con ello, una lista de celebrados arquitectos han dado el pego fotografiando, en revistas de lujo, el cutis de sus obras. La practica parecía coherente con la importancia de la apariencia y la buena pinta". A la permeabilidad de tanta fruslería no es inmune la creación literaria. El fenómeno mediático configura la derrota marina de esta singladura hacia la trivialidad. Los escapartes se llenan de novedades que dejan translucir ese humo que la brisa difuminara en el aire.



"Como ciertas músicas / el poema hace cantar al silencio". La percepción de la inexactitud es coincidente con el halo que la acompaña. Las certezas no atienden al criterio libérrimo de la expresión. Son el principio del fin. Concitar la duda es como la entrada a una cueva ignota. La ardiente tea va cediendo la pesada oscuridad. Pero mientras avanzamos, aquélla cierra sus fauces sobre nosotros. Estamos rodeados de oscuridad. El sentido y dirección de la luz se halla en la genésis de su contraria naturaleza. Eugéne Gullevic blande el decir y sentir del impulso que conmueve para dejarnos ausentes y desprotegidos. La literatura nos revierte en la profunda sima de la incertidumbre. Continúa el poeta frances, "Las palabras son espadas / Contra las tripas de las brumas". Son haces de transparencia, mandobles de golpe desacertado que osan rivalizar con la propia vida. La escritura es también la propia vida que nos empuja como un lobo perseguido. En esa huida, la oportunidad de perder el rastro de sus perseguidores y elegir la senda menos transitada: remover los anaqueles hasta tomar el título que nos invite a lo desconocido, a lo pendiente por descubrir. La agraz textura que difiera de la suave, tersa y convencional. La palabra que no se digiere por que reposa en el velo del paladar y cuyo regusto se hace presente una y otra vez.

"Bienaventurado aquél / que elige por sus heridas / no sus heridas por él". Quizás porque, como diría Sthendal: "He puesto mi felicidad en estar triste". El sentir contradictorio que cautiva por su dimensión emocional y estoica. Mario Álvarez Porro nos habla en su reciente poemario de "La palabra en llamas". El dominio de una expresión exiliada por su propio principio benefactor. La ciudad se alza como exorno de la calcinación, "ya no quedan lugares de acogida / en esta tierra de nadie / donde avivar el relámpago / y dominar la tormenta / sólo palabra solidificada / erosión de la luz / atrapada en el tiempo / a palabra perpetua / ya no queda ni la nada". La sólida palabra del poeta sevillano no abunda en la resiliencia. No se sale más fuerte ni poderoso de los embates. Se sale distinto. Como el guante es tomado por la mano. Y es otra. Revestida de otro manto. A la palabra se le puede untar afeites, pero la madrugada es corta y las ojeras aparecen. La escritura posee la pesada carga y el liviano objeto, "algo tiembla bajo el latir del ala / que vuelve volatil lo mineral".

Tras 28 años de estancia en la senda silenciosa, el naufragio de la palabra arroja sus enseres a la playa calmada y rectilínea, en la que se aprecia cualquier detalle. Entre ellos, semienterrado y las páginas como manos anunciadoras, agitadas suavemente por la brisa marina, retorna Un invierno llevadero, de Jesús Tortajada. "Ya sé, de más, que si existiera Bécquer / tú no estarías conmigo (con la helada / tan dura que este año está cayendo)". Señalan los jóvenes editores en la nota que incluyen en esta nueva edición:"Una obra a la que afluye el don de la levedad para redimirnos de cualquier síntoma de presuntuosidad. La vocecita de la tarde que nos apremia, en la feraz soledad, a desapegarnos de lo fútil y reposar en lo discreto y enunciador, que sólo corresponde al valioso hallazgo de lo innombrable. En ese territorio proscrito reside el silencio (...)" La ciudad evocadora de Ocnos, que es paisaje natal y existencial de este otro poeta hispalense, descansa en la evocación de aquél -Luis Cernuda- que murió en el exilio mejicano hace cincuenta años, "Desde el balcón, hoy luz para el recuerdo, / en tus ojos de mármol atardece / (...) A través del mar sólo, / mientras paso las olas, / tus páginas, pensando / que vuelvo a la ventana, / siempre luz del recuerdo". En la escritura no existe la pureza. La acción y la pulsión hurgan en terra ignota. El sentido inexacto es reconocer el extravío que habitamos y con el que convivimos.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Yoani Sánchez e Hilda Molina, visitas que no “honran” a ningún pueblo

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



La primera parada de la Bloguera PayPal fue Brasil en donde fue recibida por grandes manifestaciones de protesta

Hace unos años llegó a Argentina la doctora Hilda Molina. Lo hizo en el marco de una feroz campaña contra Cuba dando cuenta de la “crueldad del gobierno cubano” y su “ataque permanente” a los derechos humanos en la isla.

Muchos fuimos los argentinos que repudiamos esa visita, hay que recordar que se logró gracias a la intervención de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, quien intercedió ante el presidente Raúl Castro, para que la médica “blasfemante” pudiera salir de Cuba para reunirse con su familia.

¡Y vaya si logró su objetivo! Vos prendías la tele o la radio y allí estaba la doctora haciendo saltar las lágrimas de los ingenuos manipulados por la gran prensa basura.

Tiempo antes de arribar la doctora, lo hizo su madre. Una viejecita que también “conmovió” a la opinión pública a través de la gran promoción que le dieran los medios que responden a la SIP. ¡Y ya sabemos qué representan esas siglas!


Hilda Molina

Cuando se produjo el “reencuentro” abuela-madre-hijo-nietos, lágrima va, lágrima viene, todos fueron felices, no sé si comieron perdices, pero que se trenzaron con tremendo asado argentino, no tengo ninguna duda.

La señora Hilda Molina obtuvo su residencia inmediata, tras su arribo, repito, repudiado por una gran parte del pueblo argentino que está harto de acumular residuos, propios y ajenos. Todavía andan por acá aunque jamás se las volvió a mencionar en ningún lado.

Hicieron realidad su sueño, recibieron ayuda para concretarlo y eso está más que demostrado. Sus “derechos humanos”, por esas cuestiones anacrónicas de la alta política, fueron resueltos en la patria del Che.



Hay millones de familias argentinas que viven en las villas de miseria que seguramente no tendrían nada en contra de intercambiar hogar con la mascota de la CIA del Caribe.

En fecha próxima se anuncia la llegada de otra “personalidad” de esas que solo de mencionarla te hace erizar la piel y revolver el estómago.

Hablo de la “bloguera” cubana, Yoani Sánchez, que llega con otras características -al menos nadie puede decir que será recibida en presidencia- pero con el mismo fin que trajo a la doctora. Que se sepa no viene para quedarse ni sería recibida con bombos, platillos y compasión ni en el marco de un rejunte familiar o reunificación, como debe decirse como el caso mencionado.

Yoani viene invitada por esa prensa que está en sintonía directa con el Departamento de Estado, la misma que históricamente desparramó largas horas televisión- radio e incontables resmas de papel, contra la Revolución cubana, su gobierno y por añadidura, contra el pueblo cubano que es el que sostuvo, sostiene y seguirá sosteniendo ese sistema igualitario.

Uno podría decir que cualquier persona tiene derecho a expresar su disconformidad con el gobierno de su país y de eso no hay dudas.

Pero ¿qué pasa cuando esa persona actúa financiada por los dineros que le aporta una potencia extranjera, en este caso los Estados Unidos?

¿Estamos muy equivocados quienes sostenemos que la señora Sánchez es una mercenaria”?

De ninguna manera. Mucho menos sabiendo que el imperio del norte es el que aplicó un bloqueo salvaje contra, ya no digamos el gobierno cubano, sino contra el pueblo. Bloqueo que por supuesto no afecta a los mal llamados “disidentes”.

Me pregunto ¡con qué autoridad puede esta señora argumentar que en su tierra, no existe la libertad de opinión cuando desde allí lanzó un blog que “mágicamente” tuvo difusión en el mundo traducidos por manos magas a 18 idiomas, traducción que ni siquiera las grandes empresas transnacionales poseen en sus páginas en internet!

Hasta el momento su espacio existe, se sabe su dirección, teléfono, los lugares por los que “repta”, todo indicado por ella misma. No hizo falta que Cuba despliegue a sus servicios de inteligencia para saber que había en las entrañas de la patria una apátrida, asidua visitante de la Oficina de Intereses gringa y que sigue actuando con absoluta libertad aunque no quiera reconocerlo. (Y que además es “embajadora itinerante”).

Digo, libertad de expresión, porque convengamos que este personaje, alineado como está con los Estados Unidos no puede ser libre de nadie.

Es simplemente una herramienta más entre el montonazo que acumula el imperio gracias a abultadas cantidades de divisas y que bien sabemos, irá a parar al sector de los trastos inservibles cuando deje de resultar importante su figura.

Yoani Sánchez, actual niña mimada de los Estados Unidos, reconocida como casi heroína por Ian Kelly que la asume como prestigiosa personalidad mundial.


Beneficiada por la admiración que le profesa John Negroponte, asesino comprobable, hombre de la CIA, ejecutor de la tristemente célebre Operación Fénix gracias a la que se asesinó, previo paso por la tortura, a más de 40 mil vietnamitas.

Tipo que aumentó su currículum en otro momento espantoso e inolvidable de Latinoamérica, cuando el desarrollo de la Operación Cóndor que desgarró a miles de hombres y mujeres.

O como cuando fue embajador estadounidense (1981-1984) y militarizó a Honduras, donde el escuadrón de la muerte conocido como “Batallón 3-16” desapareció a centenares de luchadores populares, batallón preparado durante seis meses por agentes de la CIA, asesores estadounidenses y argentinos. Este engendro admirador de la Sánchez, convirtió a Honduras en un Portaviones fijo en la lucha contrainsurgente contra los vecinos sandinistas en Nicaragua y la guerrilla de FMLN en El Salvador.

Estos son los personajes y fuerzas que sostienen, financian, protegen y empujan a una mujer que prefirió entregar su alma a las bestias que desde 1959 vienen causando dolor a su pueblo extendiendo el horror a los pueblos hermanos.

Yoani Sánchez fue repudiada en Brasil, allí vio la cara del desprecio. Ese desprecio que solo pueden hacer sentir quienes son verdaderamente libres de conciencia y de accionar. Libertad que este personaje no conocerá jamás.

Próximamente llegará a Argentina, volverá a encontrarse con los mismos rostros y no es para menos.

Los pueblos no son tontos, saben muy bien quien es quien en este agitadísimo devenir entre la verdad y la mentira.

Yoani Sánchez y sus patrones ya no engañan a nadie y sinceramente siento pena por esa mujer que no supo diferenciar los deseos de un pueblo libre al que no existe cadena que lo ate.

Por supuesto, demás está aclarar que esa pena que digo sentir no impide que confiese mi asco hacia ella y hacia sus amos.

El repudio en Brasil y el que recibirá en Argentina, no responde a más nada que a un acto de justicia y agradecimiento al pueblo cubano y a su gobierno.

Y digamos también que no responde a nada menos…


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Fotografía: Raros vehículos antiguos

El Ave Fénix

Curiosos vehículos captados en hermosas fotos, nos comparte nuestro colaborador desde La Gran Manzana.



Descargar presentación completa desde aquí (Formato .PPS)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Mi libro de horas”, de Frans Masereel


Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“Reseñar libros malos no es solo una pérdida de tiempo, sino también un peligro para el carácter”

W.H. Auden

La obra más valiosa clave del artista belga Frans Masereel (Blankenberge, Bélgica, 1889 - Aviñón, Francia, 1972), “Mi libro de horas”, se publica en Nórdica Libro por primera vez en España, con un rico y sereno prólogo del autor de La montaña mágica Thomas Mann. Durante las décadas de los 20 y 30 del siglo XX, Masereel, como muchos otros grandes creadores se posicionó con claridad a favor de la Unión Soviética y participó en numerosas actividades de signo pacifista y antifascista. Tras la II Guerra Mundial fijó su residencia en París y más tarde en Niza.

En todas sus obras, pero especialmente en esta que comento, Masereel eleva la xilografía -una técnica de grabado en madera que se remonta a la Edad Media y en la que fueron maestros Durero o Lucas van Leyden- a categoría de arte mayor, como ya hiciera su contemporáneo Ernst Ludwig Kirchner y otros pintores expresionistas. Mi libro de horas se considera su mejor obra, una sucesión de páginas que suman una continuidad de secuencias con reflexivo realismo por si misma, mostrando el hondo contenido que emanan y transmiten. Posar una y otra vez pausadamente la mirada sobre sus imágenes es vivir su contemplación, ir descubriendo todo el profundo e inquietante mensaje que transmite sobre una sociedad poco solidaria y sorda.

Esta cuidada edición acentúa sus valores literarios respaldado por el magnífico y lúcido prólogo de Thomas Mann convertido en luminosa guía que alumbra sobre los valores y el propiedad de la obra al lector, por los históricos espacios sociales de aquellos conmovidos años veinte del pasado siglo, tras la Gran Guerra y su trágicas consecuencias, paralelas a la agitación social y desafiante movimiento creativo de la cultura de una edad desafiadora. Planteando como Libros de horas no es precisamente un libro exclusivo para lectores de alto nivel, tampoco poliglota, porque igualmente puede disfrutar con su lectura. “Por ejemplo, se puede ser un trabajador, un joven chófer o una simple funcionaria telefonista, y no tener conocimientos de idiomas, pero sí una actitud abierta y suficiente contacto con la democracia a intelectual europea como habar oído y leído ya el nombre de Masereel” señala Mann en su prólogo.

Toda gran obra es inmune al tiempo que transcurre, es más, los años la suelen colmar de reconocimiento. Valor que la sitúa en estos tiempos que corren y malvivimos en estado convulso, corrupto, sostenido con abanderado descaro de la mentira por bandera. Luego se debe considerar justo y necesario hacer propaganda de la obra, de una obra de arte como esta que protagoniza una postura divulgadora donde se muestra lo ético y humano, como crítica denunciadora de una situación asfixiante en la que vive la sociedad, porque como señala Thomas Mann: Masereel se ha dibujado a sí mismo en el libro de horas rascándose la cabeza, con la barbilla apoyada en su mano, y, finalmente corriendo despavorido con los brazos en alto invadido por un misterioso pánico ante las manifestaciones de la industria, sus candentes barracones, sus grúas, altos hornos, bombas de aire y transmisiones”.

“Sentaos aquí, a la lámpara de la lectura” e ir pasando lentamente sus páginas en blanco y negro, analizando la expresión de ese joven solitario que arriaba a la gran metrópoli de los rascacielos lleno de esperanzas y solidaridad, pero que a medida que se mezcla con al muchedumbre e intenta contactar con ella repleto de sentido solidario y crítico y humano, todo son muros invisibles que lo van impidiendo desde una atmósfera asfixiante apenas solidaria y falta de humanidad, que le resulta imposible encajar. Solo entre los niños encuentra cariño y calor. Y llega el amor y también el dolor de la tragedia, la soledad refugiada en el bosque, en el que se sume su fracaso.

El gran esfuerzo, su ilusión e idealismo ha sido vencido, los muros, la masa camina carece de oídos, él podría exclamar aquellos versos de Cernuda “Abajo todo ecepto la derrota”, porque su obra no ha sido derrotada, tampoco su humanidad pudo encajar en esa monstruosa sociedad que paga la factura de la Gran Guerra. Carece de clase social en el entorno que le rodea porque todo mostrado con ojo crítico desde su desesperada soledad. El propio autor Frans Masereel es el protagonista “Porque solo en artista no tiene clase social, está desclasificado de nacimiento” expone Mann. Una obra magistral “Una parte importante de la historia de los cómics” Toda una actualidad en punta por su contenido de talla humana y creatividad conmovedora.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿A desalambrar? o ¿a parcelar el sol?


Susana Merino

En esta enloquecida carrera hacia la mercantilización total del universo, la tierra, el agua, la vida… la imaginación humana no tiene límites, pero nos falta aún desarrollar algunas tecnologías que nos permitan incorporarle aquellos elementos que hasta ahora la madre naturaleza ha logrado escamotearle al comercial empecinamiento humano: el sol, el aire, la luz, los océanos, la estratósfera. Es cierto que en alguna pequeña medida hemos logrado domesticar a la luz reduciéndola a infinitesimales parodias del sol, en la llama de una vela o en la ampolla terminal de una fuente energética pero la luz y el calor, ese que hace fructificar las mieses, esa que pinta de colores inigualables los paisajes, la que vence a la oscuridad y nos permite descubrir que las cosas que nos rodean tienen formas y texturas insospechadas, esos son todavía inasibles e indivisibles y puede ser disfrutados por casi, casi todos los seres humanos.

Algo que no siempre es posible en otros órdenes de cosas. No hace mucho leí una frase que me sobrecogió, “los seres humanos son los únicos seres vivos que deben pagar para vivir” ¿Cuán cerca o cuán lejos estamos aún de lograr privatizar todo, todo lo que aún falta y el universo o Dios o el Supremo Hacedor han puesto a disposición de todos los seres humanos para garantizarles la existencia? ¿Cuánto tardaremos aún en parcelar el aire, la luz, el calor del sol, el agua del mar? ¿En ponerles precio y hacer que solo unos pocos privilegiados puedan habitar la faz de la tierra? ¿Acaso, no se han puesto ya en venta terrenos (¿o habrá que decir lunenos?), para el establecimiento de “countries” en nuestro satélite desde que la sonda LCROSS de la NASA descubrió yacimientos de agua en la luna? Y aunque también se hayan establecido límites marítimos y se hayan privatizado orillas del mar para realizar cultivos acuícolas, iniciativas que aceptamos como normales sin que intentemos siquiera cuestionarnos si es lícito o no, si es lógico o no, si es racional, si estamos comprometiendo o no cada vez más la vida toda de la humanidad.

Se ha definido al ser humano como un ser racional ¿qué significa entonces ser racional cuando comprobamos que los seres irracionales del planeta no se esmeran en destruirse recíprocamente sino en función de las necesidades vitales determinadas por la cadena trófica, como sí lo hacen los humanos entre sí y no precisamente por razones de subsistencia, sino por mucho más mezquinos y despreciables intereses.

Pareciera indispensable que nos detengamos a pensar pero no individualmente sino colectivamente, que reflexionemos con la convicción de que en ello nos va la vida, no la personal, sino la de la propia humanidad y las de las generaciones que ya están entre nosotros y a las que estamos condenando a un irreversible y fatídico futuro. Que difundamos y generalicemos la convicción de que ningún bien planetario, ninguno de los cuatro elementos es propio, privado, ni de nadie en particular, ni de individuos, ni de comunidades, ni de países, que los cuatro son patrimonio colectivo y que el usufructo personal de alguno de ellos debe hallarse subordinado al bien común y compartido por el conjunto de la sociedad ¿Utopía? Sí, puede ser pero por sobre todas las cosas una utopía que de no transformarse en objetivo y meta de la estirpe humana, puede generar males mayores como los que han venido acrecentándose en las últimas décadas y condenando a muerte a millones de seres inocentes de toda inocencia.

En cierto sentido ha sido la ambición la que ha impulsado al hombre a la búsqueda del conocimiento, a develar las leyes que regulan el universo, a optimizar las condiciones de vida en el planeta, a lo que con innegable entusiasmo hemos llamado progreso, pero cuando la ambición se transforma en codicia, todos lo éxitos, todos los avances se convierten en amenazas, todos los hallazgos terminan por transformarse en los más crueles enemigos de la humanidad y lo que apuntaba ser el gran triunfo del hombre, de la lógica, de la racionalidad humana puede terminar convirtiéndose en el implacable verdugo de nuestra existencia como reflexionaba Hannah Arendt, cuando escribía: “no es imposible que el desarrollo económico nos traiga más calamidades que bienestar”

Porque hemos identificado el “desarrollo” con lo económico y no con las posibilidades de mejoramiento integral de los seres humanos y hemos aceptado sumisamente que la ambición de los más audaces acaudille a los pueblos sometiéndolos a la avidez de sus egoístas intereses y de este modo como cita Shumacher [1]:“el hombre civilizado ha cruzado la superficie de la tierra y dejado un desierto tras sus huellas” agregando que: “Al hombre la más alta de las criaturas le fue dado el dominio no el derecho a tiranizar, arruinar y exterminar”.

Y dado que la propiedad privada ha sido desde tiempos inmemoriales la base de las estructuras socioeconómicas de nuestra civilización y siendo que los resultados obtenidos a todo lo ancho y lo largo del planeta están conduciéndolo a situaciones peligrosamente irreversibles parecería indudable que ha llegado la hora de comprender que, y cito nuevamente a Schumacher, “el adecuado uso de la tierra nos enfrenta con un problema que no es de naturaleza técnica o económica sino de naturaleza metafísica”. Y en consecuencia es impostergable que, todo aquello que ha sido creado para posibilitar la existencia de la humanidad y cuya defensa y protección han sido curiosamente omitidas en los tan declamados “derechos humanos”, sea motivo de nuevos y profundos debates cuyas conclusiones puedan conducirnos a un cambio de paradigma.

La tecnología no es panacea para todos nuestros males, la economía ha olvidado que su función es administrar adecuadamente los recursos escasos y se ha convertido en un instrumento privado de generación y de acumulación de riquezas, la filosofía que es la única que a través de algunas mentes esclarecidas ha entretejido algunas respuestas ha sido confinada en el desván de las cosas inútiles, la política ha sido transformada en una nueva industria sin chimeneas de rápido acceso al enriquecimiento y al poder; de modo que todo o casi todo el saber humano ha sido cosificado al extremo de centrarse en la proliferación de objetos de ostentación y de jactancia sin advertir que nos hemos instalado en un vehículo que rodando barranca abajo, adquiere cada vez mayor celeridad y terminará estrellándose y estrellándonos con él.

O como también coincide Manfred Max-Neef [2] “estamos no solo ante una crisis sino “ante una realidad que exige una reformulación totalmente integral” que nos reclama ”un esfuerzo holístico que al exceder el análisis de cualquier enfoque o análisis mecanicista restablece el pensamiento filosófico y tal vez metafísico a un lugar preponderante. Y es dentro de este ámbito (y no dentro del de la técnica) donde deben ocurrir en el futuro cercano las revoluciones más trascendentes siempre que la técnica no nos haya hecho estallar antes”

En consecuencia o insistimos en la meta de parcelar el aire y el sol, la luna y las estrellas, aún a riesgo de extinguir todo rastro de vida en el planeta o nos dedicamos a construir “Otro mundo posible” adonde el bienestar y la felicidad sean patrimonio y común construcción de todos los habitantes del orbe desde ahora en más y hasta el final de los siglos. La humanidad tiene la palabra.

Notas
1) Schumacher, E.F. “Lo pequeño es hermoso” Ediciones Orbis S.A. Hispamérica, Chile.
2) Max-Neef, Manfred. “La economía descalza” co-edición CEPAUR Y NORDAN, 1986.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Llamada para propuestas de danza


(Presentaciones, presentaciones académicas, panel de discusión, clases y laboratorios coreográficos)

Conferencia y Festival 2013 Alianza Mundial de la Danza – Américas

Evolucionar + involucrar: la danza como una pregunta en movimiento…

29 de julio – 4 de agosto, 2013
Scotiabank Dance Centre, Vancouver, Columbia Británica, Canadá

Nueva fecha límite para entrega de propuestas: 10 de marzo, 2013

¿Cuáles son sus preguntas para la danza en el siglo 21?

La Alianza Mundial de la Danza / Américas (WDA/A) se deleita en anunciar que nuestra Conferencia y Festival 2013 tomará lugar del 29 de julio al 4 de agosto del 2013 en el Scotiabank Dance Centre en la bella Vancouver, Columbia Británica, Canadá. La WDA/A sirve como anfitrión de este evento junto con la conferencia de la Asociación de Críticos de la Danza, con apoyo del departamento de danza de la universidad Texas Woman’s University, el departamento de danza de la universidad Wisconsin-Madison, y el Dance Centre.

Con Involucrar + evolucionar: la danza como una pregunta en movimiento… como el punto focal del evento, WDA/A estimula amplias investigaciones a las siguientes preguntas: ¿Cómo está evolucionando la danza en el siglo 21? ¿Cómo estamos nosotros, como artistas, educadores, e investigadores, dedicados con estos desarrollos emergentes? ¿Con quién y cómo estaremos involucrados conforme nuevas prácticas aparecen? ¿Cómo estos nuevos compromisos e implicaciones abrirán nuevas preguntas para el futuro de la danza? Con estas preguntas en mente, les instamos a los participantes a proponer nuevas posibilidades para las muchas diferentes maneras de presentar, experimentar, producir y enseñar la danza. Las propuestas no deberán ser limitadas al tema de la Conferencia y Festival, el cual deberá ser considerado un catalizador y no una limitación.

Tanto miembros de la WDA/A como no-miembros son invitados a entregar propuestas para presentar trabajos de danza en actuaciones, presentar investigación académica, liderar un panel de discusión, conducir una clase, o liderar un laboratorio coreográfico.

Para entregar una propuesta, por favor complete una solicitud de propuesta en línea en: http://wda-americas.net/conference/proposals


Para preguntas generales acerca de la Conferencia y Festival o el proceso de propuestas por favor contacte a:

Scott Martin, presidente del Comité de la Conferencia, en scottmartin@wda-americas.net

Alentamos a todos a ayudar con la distribución de esta llamada de propuestas compartiéndola con colegas y otras personas potencialmente interesadas.


El Centro de Danza

http://www.thedancecentre.ca/

Fundado en 1986 como un centro de recursos para un amplio grupo de miembros profesionales de danza y el público de Columbia Británica, el Dance Centre se ha vuelto una organización multifacética ofreciendo una gama de actividades incomparable en la danza canadiense. Nuestra meta es apoyar el desarrollo de la danza y desarrollar un ambiente donde pueda florecer. Ofrecemos programas y recursos apoyando el desarrollo profesional de artistas, presentamos eventos y actuaciones públicas, manejamos el Scotiabank Dance Centre, el centro principal de danza en Canadá, y trabajamos para promover la danza en Columbia Británica.


La Alianza Mundial de la Danza

http://www.wda-americas.net/

La Alianza Mundial de la Danza es una organización cuya meta principal es ser un apoyo y un defensor de la danza alrededor del mundo. La Alianza Mundial de la Danza fue creada para responder al deseo y la necesidad de bailarines alrededor del mundo para comunicarse e intercambiar ideas en temas de interés común, reconociendo que realmente nos hemos convertido en un pueblo global. Bailarines, coreógrafos, maestros, directores de escuelas y compañías, críticos, historiadores, etnólogos, archivistas, terapeutas, gerentes, y otros trabajando en ramas relacionadas a la danza se han reunido para crear una organización que hablará para la danza en muchos aspectos y expresará sus preocupaciones.

La Alianza Mundial de la Danza fue fundada inicialmente en la Conferencia Internacional de la Danza en Hong Kong en 1990 por Carl Wolz, quien trabajó incansablemente en desarrollar y guiar la organización hasta su muerte en 2001. El centro regional de la Alianza Mundial de la Danza – Américas fue formado en 1993. La Alianza Mundial de la Danza continúa contactando a regiones independientes sin un centro organizado y está facilitando el desarrollo regional en Europa y África.

Una característica especial de la Alianza Mundial de la Danza son sus redes de personas con intereses similares con el propósito de crear un futuro mejor para la danza y para los bailarines. Actualmente, la AMD incluye cuatro redes: Creación y presentación, Educación y entrenamiento, Investigación y documentación y Apoyo y desarrollo.

Partidarios de la Conferencia y Festival

Propuestas de actuación

Durante la conferencia y el festival, la WDA/A tendrá una serie de conciertos durante la tarde y la noche para facilitar el compartir de los trabajos. Las actuaciones tomarán lugar en un espacio de “caja negra” en el estudio Faris Family, localizado en el Scotiabank Dance Centre. Los conciertos estarán abiertos a participantes registrados de la Conferencia y Festival AMD-A, la Conferencia de Críticos de la Danza, y al público (si el espacio lo permite). Invitaremos a un crítico a ver los conciertos, de ser posible. Cualquier crítica estará disponible para los participantes de las actuaciones.

Número de asientos: 154
Tamaño: 14m x 20m / 46’ x 64’
Tamaño del escenario: 14 m de ancho x 9m de profundidad
Grid height: 23’ 9’ / 7m
Altura del techo: 8m / 26’ 9”
Ubicación: Nivel 1
Piso de goma
Superficie “Cascada” de Black Harlequin

La solicitud en línea para Propuestas de Actuaciones requerirá la siguiente información: nombre del presentador principal, número telefónico, título, afiliación institucional (si aplica), dirección de correo, dirección de correo electrónico, número telefónico para contactar, nombres de los intérpretes/colaboradores, una breve biografía y descripción del trabajo (no más de 200 palabras), y un enlace a un video en línea del trabajo a ser presentado (o un fragmento – mínimo 3 minutos). El video en línea no debe de ser un trabajo completado ni debe de estar producido profesionalmente pero debe representar el trabajo que está siendo considerado para inclusión en la serie de conciertos. La biografía, descripción y los intérpretes serán incluidos en la guía del evento si la propuesta es aceptada. Visite http://www.wda-americas.net/conference/proposals para enviar su propuesta.

Las solicitudes de las propuestas de actuaciones serán revisadas por el comité de la Conferencia y la Red de la Creación y Presentación de la Alianza Mundial de Danza – Américas para la consideración de su inclusión en la serie de conciertos.

Porque los costos asociados a la producción de los conciertos, las propuestas de actuaciones requieren un pago. Los precios son determinados por el largo del trabajo propuesto y el estado de la membresía a la WDA:

Solos de 8 minutos o menos o trabajo grupal de 12 minutos o menos:
Miembros: $30, No-miembros: $100

Solos de 8-16 minutos o trabajo grupal de 12-24 minutos:
Miembros: $60, No-miembros: $200

Individuos y grupos pueden calificar para el precio de miembros uniéndose a la WDA antes de entregar una propuesta. Información de la membresía está disponible en línea en: http://www.wda-americas.net/mempership/

Todos los presentadores e intérpretes involucrados en las actuaciones aceptadas serán requeridas a registrarse ya sea como individuos o grupos para la Conferencia y Festival (visite www.wda-americas.net/conference para más información). Si una propuesta es aceptada, el dinero entregado como pago de la solicitud será restado del costo de la inscripción del individuo o el grupo. El pago de solicitud no es reembolsable. No puede ser devuelto si un intérprete aceptado decide no participar o si una actuación propuesta no es aceptada.

Presentación académica y propuestas para el panel de discusión

¿Cuál es mi/nuestra pregunta de danza para el siglo 21?

Una de las metas clave detrás de la Conferencia y Festival de la WDA/A es proveer a investigadores de la danza un foro para compartir investigaciones académicas a través de oportunidades de presentaciones. Con este objetivo, se han reservado espacios para que presentadores utilicen el centro de danza. Presentaciones académicas y paneles de discusión estarán abiertas a participantes registrados de la Conferencia y Festival de la WDA/A y la Conferencia de la Asociación de Críticos de la Danza.

Todas las propuestas deberán ser entregadas y conducidas en inglés a menos que el presentador pueda proveer su propio traductor. Las presentaciones académicas no deberán de durar más de 15 minutos. Grupos de tres o más presentadores podrán proponer una presentación en panel. Alentamos a los presentadores a incluir presentaciones de PowerPoint para transmitir sus ideas de mejor manera, ya que un proyector y una pantalla estarán disponibles. Se proporcionará tiempo adicional para preparar el apoyo audiovisual, al igual que para preguntas y diálogo al final de cada sesión.

Las solicitudes en línea para las Presentaciones Académicas y el panel de discusión requerirán la siguiente información: el nombre de cada presentador, número telefónico, título, afiliación institucional (si aplica), dirección de correo electrónico, dirección de correo, y un resumen del tema a ser presentado. Los resúmenes de presentaciones individuales no deberán de ser más 250 palabras de largo, y los resúmenes de panel no deberán de ser más de 500 palabras (en cualquier formato que le convenga al panel). Propuestas para el panel de discusión deberán asignar claramente a una persona como punto de contacto. Cada presentación deberá incluir una breve biografía de no más de 150 palabras de cada presentador/panelista. Los resúmenes y las biografías de las personas aceptadas serán incluidas en la guía del evento. Visite http://wda-americas.net/conference/proposals/ para entregar su propuesta.

Las solicitudes para las presentaciones académicas y los paneles de discusión serán revisadas por el comité de la Conferencia y la Red de la Creación y Presentación de la Alianza Mundial de Danza – Américas para la consideración de su inclusión en la serie de presentaciones y paneles de discusión.

No hay un pago para las discusiones académicas y los paneles de discusión, ya que estos componentes no incurren en gastos comparables a los de la producción de los conciertos. Los presentadores cuyas propuestas han sido aceptados deberán registrarse a la Conferencia y Festival para presentar (visite www.wda-americas.net/conference/ para más información).


Propuestas para clases y laboratorios coreográficos

La Conferencia y Festival de la WDA/A le ofrece a los participantes la oportunidad de enseñar y participar en varias clases y laboratorios coreográficos a través de la semana.

Propuestas para clases pueden cubrir cualquier tema (técnica, pedagogía, métodos de coreografía, etc.). Alentamos a los instructores a considerar el tema del festival al conceptualizar sus clases. Noten que las instalaciones del complejo de danza no pueden garantizar equipo especializado (colchonetas, pelotas de fisioterapia, etc.) para uso dentro de las clases.

Los laboratorios coreográficos están diseñados para proveer a los participantes de la Conferencia y Festival un foro de seis ensayos diarios de dos horas cada uno para crear un trabajo. El trabajo final o el trabajo en progreso serán presentados en el séptimo día ya sea en el teatro o en un estudio donde los participantes de la Conferencia y Festival podrán ver lo que fue creado durante la semana.

Las solicitudes para las propuestas de clases y laboratorios coreográficos deberán contener la siguiente información: nombre del instructor/coreógrafo, número telefónico, título, afiliación institucional (si aplica), dirección de correo, dirección de correo electrónico, título de la clase o laboratorio coreográfico, una descripción de no más de 200 palabras, y una breve biografía del instructor/coreógrafo de no más de 150 palabras. Para las propuestas de los laboratorios coreográficos, un enlace a un video en línea con una muestra del trabajo o con el trabajo que se hará también será requerido (un mínimo de 3 minutos de largo). La descripción y biografía de las propuestas aceptadas serán incluidas en la guía del evento. Visite http://www.wda-americas.net/conference/proposals/ para entregar su propuesta.

Las solicitudes para las clases y laboratorios coreográficos serán revisadas por el comité de la Conferencia, la Red de la Educación y Entrenamiento y la Red de Creación y Presentación de la Alianza Mundial de Danza – Américas para la consideración de su inclusión en la serie de enseñanza.

No hay un pago para las clases y laboratorios coreográficos, ya que estos componentes no incurren en gastos comparables a los de la producción de los conciertos. Los instructores y coreógrafos cuyas propuestas han sido aceptados deberán registrarse a la Conferencia y Festival para presentar su clase o laboratorio coreográfico (visite www.wda-americas.net/conference/ para más información).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bailando…


ARGENPRESS CULTURAL

Existe una danza llamada "de las mil manos" que está circulando alrededor del mundo por Internet. Teniendo en cuenta la gran sincronización necesaria, el resultado está al borde de lo espectacular, incluso si no fueran todas sordas.

Sí, has leído bien. Las 21 bailarinas son todas sordomudas, contando sólo con las señales de las monitoras en las cuatro esquinas del escenario. Estas extraordinarias artistas realizan un espectáculo visual que es al mismo tiempo intrigante y estremecedor. Su primer gran debut internacional fue en Atenas, en la Ceremonia de clausura de los Juegos Paraolímpicos del 2004.

Este video se grabó en Beijing durante la Celebración de las Fiestas de la Primavera.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Presentación libro Insubordinación en el Círculo de Periodistas: La insubordinación cultural en Diamela Eltit, escritora, y Paz Errázuriz, fotógrafa


Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La escritora Diamela Eltit y la fotógrafa Paz Errázuriz asumen una postura de “insubordinación cultural” porque se rebelan ante los modelos hegemónicos normalizadores (con su actual  tendencia a la banalidad y la teatralidad), cuestionan el arquetipo artístico -literario y fotográfico- para incorporar “otras” subjetividades y rechazan la reducción de la obra de arte a un objeto comerciable, descontextualizado y reducido a su simple valor de cambio dentro del mercado de bienes culturales.

La investigadora chilena Carmen Hernández -radicada en Venezuela- presentará su libro Insubordinación: Diamela Eltit y Paz Errázuriz. Urgencia y emergencia de una nueva postura artística  en el Chile Post-Golpe (1983-1994), publicado en Venezuela por Monte Ávila Editores, de antigua trayectoria en ese país.

La presentación, que contará también con la presencia de la escritora Diamela Eltit, se efectuará el jueves 7 de marzo a las 18:30 horas, en el salón del piso 8 del Círculo de Periodistas de Santiago, Amunátegui # 31 (Metro La Moneda), Santiago. (Entrada libre).

Las autoras chilenas estudiadas por Hernández -la escritora Diamela Eltit y la fotógrafa Paz Errázuriz- asumen una postura de “insubordinación cultural” porque se rebelan ante los modelos hegemónicos normalizadores (con su actual  tendencia a la banalidad y la teatralidad), cuestionan el arquetipo artístico -literario y fotográfico- para incorporar “otras” subjetividades y rechazan la reducción de la obra de arte a un objeto comerciable, descontextualizado y reducido a su simple valor de cambio dentro del mercado de bienes culturales.

“Esta actitud de insubordinación subvierte aquellas condiciones que despolitizan el arte y la cultura como construcción de sentido”, expresó Carmen Hernández. “El interés por estudiar el trabajo conjunto de Diamela Eltit y Paz Errázuriz responde a la necesidad de comprender las relaciones establecidas entre las artes visuales y la literatura ante la urgencia de instaurar un nuevo lenguaje crítico frente al modelo de nación y de Estado, con sus consecuentes paradigmas de ciudadanías, sexualidades y ordenamiento de lo cotidiano, y a la vez, capaz de registrar la memoria y reconfigurar un imaginario sociocultural destinado a desdibujarse en el olvido”, precisó la autora.

El prólogo titulado "Para una estética de los residuos: La iluminación de los bordes" y escrito por Beatriz González-Stephan, profesora de Estudios Latinoamericanos en Rice University, afirma: "El presente libro de Carmen Hernández nos ofrece por primera vez un análisis crítico de conjunto de estas obras que, a manera de un tríptico, no sólo ilumina desde diferentes propuestas estéticas la difícil escena del contexto de la dictadura de Augusto Pinochet y el período de la transición «postdictatorial», sino también a partir de la experimentación vanguardista de nuevos lenguajes artísticos".

Ernesto Carmona Ulloa, periodista y escritor chileno.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.