miércoles, 27 de marzo de 2013

¡¡Son ellos, los desaparecidos!!


Miguel Longarini (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

En la feria del olvido donde todo se mezcla, andan los amantes de las dictaduras y sus genocidas con la abuela, madre, nieto de familiares que desaparecieron... pasan al lado como si todo fuera normal. Dicen- los amantes de las dictaduras y sus genocidas- que no vale andar con ''eso'' siempre...si ya pasó. Claro si ya lo dijo su asesino jefe Videla '' SON DESAPARECIDOS, NO ESTÁN...'' y van andando entre la gente, entre los jóvenes, entre los niños...

Por eso CUIDADO CON CREER QUE EN LAS FERIAS DEL OLVIDO, también se ''festeja cada 24 de marzo...'

Hay que ejercer LA MEMORIA con todo, sin temor de recordar y decir qué sucedió. Dárselas en todos lados....digo dárselas en serio: PALABRA A PALABRA... RASPAR EL HUESO, MOSTRAR CADA HERIDA...sin que nada quede muerto....

PARA QUE ''EN ARGENTINA EL OLVIDO NO OCUPE TANTO ESPACIO EN TU MEMORIA…'' NI OLVIDO NI PERDÓN- ¡JUSTICIA SIEMPRE!! PARA LOS GENOCIDAS QUE INTEGRARON LA FEROZ DICATURA CIVICO- MILITAR- CLERICAL.

¡¡SON ELLOS, LOS DESAPARECIDOS!!

Son los días de marzo
que me regresan.
Se me vuelven campanas
los fantasmas del tiempo.
¡Son Siempre ellos!!
que me reclaman justicia.
¡Son ellos, los desaparecidos!
Así sucede cada 24 de marzo
cuando el otoño
desviste el verde de mi árbol,
y mi memoria, ejerce su trabajo.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Aquí

Gustavo E. Etkin



Aquí
después de todo
aquí
después de tantos años
aquí
después de tantos muertos
aquí
después de tantas mujeres
aquí
después de tantos culos
aquí
tantas tetas
tantos olores
tantas pieles
tantas palabras
tantas voces
tantas risas
tantos dolores
de tan
tan tan
tan tan
tantas campanas
aquí escuchando
aquí
aquí mirando
aquí oliendo
aquí mis ganas
aquí mi sueño
aquí mi sonrisa
de ahí.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine: Rita Hayworth, belleza traicionera

Jorge Zavaleta Balarezo (Desde Jonesboro, Arkansas, Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Rita Hayworth -Margarita Cansino, su nombre real- siempre será recordada por el striptease incompleto que protagoniza en “Gilda”, la gloriosa película ambientada en Montevideo en la cual Glenn Ford le propina a la diva una sonora bofetada, tal vez como castigo por su desmedido erotismo. Pero existen, afortunadamente, otras versiones de Rita. Rubia y en un traje de baño de dos piezas, tomando el sol en un yate, a las órdenes de quien sería su esposo, el genial OrsonWelles, en “La dama de Shangai”. Rita Hayworth siempre fue esa estrella inalcanzable que nos llevaba a soñar con su larga y ondulada cabellera, sus ojos dulces y brillantes, sus labios eróticos, tal vez unos de los más eróticos de la historia del cine. Cuando se quita los guantes mientras entona aquella célebre canción en “Gilda”, ya estamos en el paraíso. Esa era la fuerza, el poder de la Hayworth, una estrella por derecho propio. Howard Hawks también la tuvo como protagonista en “Sólo los ángeles tienen alas” y no cabe duda que Rita era más que un mito.



Manuel Puig contaba a propósito de su novela “La traición de Rita Hayworth”, que él converso con la diva y le habló de su obra y le pidió permiso para incluirla en el título de aquella. La novela de Puig, en realidad, poco dice sobre la Hayworth, pero sí revela un amor y una pasión desmedidos por el cine, sobre todo desde la perspectiva de Totó, el niño protagonista. Cuentan los rumores literarios que Mario Vargas Llosa, siendo jurado del premio Biblioteca Breve, se negó a entregarle el premio a “ese argentino que escribe como Corin Tellado”. Craso error, aquella vez, el de Vargas Llosa, pues se estaba perdiendo el inicio de la carrera de alguien que como Puig hizo de la ironía, el pastiche, el reciclaje y la cultura popular, elementos centrales de una obra que perdura y que continuó con puntos mayores como “El beso de la mujer araña”, otra vez y plenamente en terreno cinematográfico”, o en “The Buenos Aires affair”, un thriller en clave, o en “Pubis angelical”.

¿Por qué celebrar a Rita y a Manuel Puig a estas alturas? Casi no es necesaria la pregunta. Rita Hayworth pertenece al olimpo de Hollywood, aquel que comparte con DebraPaget, Ann Sheridan, Alexis Smith, Eleanor Parker, Ava Gardner, Kim Novak, Jean Peters, Liz Taylor, y -si seguimos a Puig, grata complacencia-, también tendremos que incluir a su idolatrada Norma Shearer.

Los vasos comunicantes que retroalimentan la permanente relación entre la literatura y el cine permiten realizar análisis de este tipo. Situar a una estrella como Rita Hayworth y hacerla dialogar, en un contexto único, con un escritor que para muchos fue un heredero ilegítimo del “Boom”, pero quien supo, a través de sus sesudas creaciones, incorporar temas y matices que hasta antes de él prácticamente no habían sido tratados en la literatura latinoamericana. A propósito de Puig se ha hablado del “kitsch” y se le ha comparado con Severo Sarduy. Ya Emir Rodríguez Monegal, uno de los críticos exégetas del “Boom” nombró a estos dos escritores, considerándolos novedosos y experimentales.



Rita Hayworth vive en las alturas, en el olimpo al que pocos acceden. Su desaparición, su alejamiento, fueron muy tristes. Atacada por el mal de Alzheimer, se alejó del mundo, y antes del cine que la había encumbrado. Volver a sus películas es no sólo gozar de su belleza, su personalidad, sus gestos, sino comprobar cómo ella realmente personifica a ese “starsystem” que Hollywood fabricó en las décadas de 1940 y 1950.

A inicios de la década del 90, nos dejó Manuel Puig, a quien Néstor Almendros, un experimentado fotógrafo de cine que trabajó con Scorsese y Truffaut, entre otros, consideró un escritor que no sólo valoraba su oficio sino que se esforzaba permanentemente en la creación de esos mundos oníricos, de ilusión y fantasía, en los que el cine cumple un rol preponderante.

Volviendo la mirada hacia atrás en el tiempo contemplamos a la diva y al escritor. Como diría el propio Puig, y como tituló a uno de sus libros, casi una licencia poética, “Bajo un manto de estrellas”.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Lennon: La entrevista perdida con John Lennon (y Yoko Ono)

Tariq Alí - Robin Blackburn

En 1971, a poco tiempo de la disolución de The Beatles, Tariq Alí y Robin Blackburn sostuvieron con John Lennon y Yoko Ono una larga y abierta conversación. Incluida en Street Fighting Years, libro que Tariq Alí publicara en 2005 en la editorial Verso, la entrevista apareció en un par de publicaciones en aquellos principios de la década de los años setenta, aunque pasó algo desapercibida, pese a ser mucho más interesante que la bien conocida e interminable serie de preguntas y respuestas que le hiciera Jann Wenner para Rolling Stone. Alí y Blackburn permitieron que Lennon se explayara y lo provocaron y animaron cuando éste daba muestras de dejadez o cansancio. Entre otras cosas, Lennon cuenta que George Harrison y él se brincaron las trancas y hablaron en público contra la Guerra de Vietnam; discute la lucha de clases de un modo envolvente, defiende la música rural y el blues, sugiere que las mejores canciones de Dylan son herederas de las baladas revolucionarias irlandesas y escocesas y disecciona sus tres versiones de “Revolution”.

___________

Alí: Tu más reciente disco [John Lennon-Plastic Ono Band] y tus más recientes declaraciones públicas, especialmente las entrevistas en Rolling Stone, sugieren que tus puntos de vista se han vuelto más y más radicales y políticos. ¿Cuándo comenzó a ocurrir esto?

Lennon: Siempre he sido propenso a lo político, ¿sabes?, y estoy contra el statu quo. Es lo básico cuando creces, como yo, odiando y temiendo a la policía como un enemigo natural y desprecias al ejército como un ente que se lleva lejos a tantos -y los abandona, muertos, en alguna parte. Es decir, es lo básico para la clase trabajadora, pero comienza a deslavarse cuando creces, te haces de familia y te ves tragado por el sistema. En mi caso nunca he dejado de tener mentalidad política, aunque la religión tendió a encubrírmela durante mis días de pasón con ácido, en 1965 o 1966. Y esa religiosidad era el resultado directo de toda la mierda de ser superestrellas; era una salida a mi propia represión. Pensaba: debe haber algo más en la vida, ¿no? Esto no es todo, ¿verdad?
Pero siempre fui propenso a lo político en cierto sentido, ¿sabes? En los dos libros que he escrito, aunque los escribiera en esa suerte de aparente sinsentido joyceano, siempre había críticas a la religión, incluso tengo una obra de teatro entre un obrero y un capitalista. Satiricé al sistema desde niño. Escribía y confeccionaba revistas en la escuela y las repartía por ahí. Tenía mucha conciencia de clase, siempre con una astilla en el hombro (como se dice en el barrio), porque entendía lo que me ocurría y sabía de la represión de clase que se nos venía. Eso era un pinche dato, que en el huracán Beatle se me quedó fuera, y me fui mucho más allá de la realidad por un rato.

Alí: ¿Cuál crees que haya sido la razón del éxito de la música que hacían?



Lennon: Bueno, en ese entonces se pensaba que los obreros se habían colado a los reflectores, pero me doy cuenta en retrospectiva que se trataba del mismo acuerdo chafa que les dieron a los negros; era como cuando le permitieron a los negros ser corredores, boxeadores o animadores. Esa fue la opción permitida entonces -la salida es ser artista pop, que es exactamente lo que estoy diciendo en la canción “Working class hero” [Héroe de la clase obrera]. Como le dije a Rolling Stone, es la misma gente la que detenta el poder, el sistema de clases no ha cambiado ni tantito.
Por supuesto, ahora hay mucha gente que se pasea con el cabello largo y algunos de los chavos de la clase media estilera usa ropajes bonitos. Pero nada ha cambiado, excepto que ahora nos acicalamos un poco mientras que los mismos cabrones lo manejen todo.

Blackburn: Por supuesto, la idea de clase es algo que los grupos de rock estadunidenses todavía no cachan.

Lennon: Porque todos son de la clase media y de la burguesía y no quieren que se note. Le tienen miedo a los obreros, de hecho, porque los obreros parecen ser de derecha en Estados Unidos, y se aferran a sus bienes. Pero si estos grupos de clase media se dieran cuenta de lo que está ocurriendo, y de lo que ha hecho el sistema de clases, podría repatriarse mucha gente y salirse de toda esa mierda burguesa.

Alí: ¿Cuándo empezaste a romper con el papel que te impusieron por ser un Beatle?

Lennon: Aun durante la época de intensidad Beatle intenté ir contra esto, y también George. Fuimos unas cuantas veces a Estados Unidos y Epstein1 siempre trataba de echarnos rollo al respecto, que no dijéramos nada acerca de Vietnam. Así que llegó un punto en que George y yo le dijimos: “Escucha bien, la próxima vez que nos pregunten, vamos a decir que no nos gusta la guerra y que pensamos que deberían salirse de ella.” Y eso hicimos. En ese entonces era algo muy radical, especialmente para los Fabulosos Cuatro. Esa fue la primera vez que tuve la oportunidad de agitar un poco mi bandera.



Pero tengan presente que siempre me he sentido reprimido. Todos estábamos con tanta presión que apenas si había chance de expresarnos, especialmente trabajando a ese ritmo, de gira todo el tiempo, mientras nos mantenían en una especie de capullo de mitos y sueños. Es muy difícil ser César y que todo mundo te diga lo maravilloso que eres y te den tanta cosa rica y tantas mujeres; es muy difícil romper con todo eso y decir, “bueno no quiero ser rey, quiero ser real”. Así que la segunda cosa política que hice fue decir: “Los Beatles son más grandes que Jesús.”
Eso sí que rompió el escenario. Casi me dan de tiros en Estados Unidos por eso.

Fue un gran trauma para todos los chavos que nos seguían. Hasta entonces había una política no explícita de no contestar ninguna cuestión delicada. Pero yo leía los periódicos, ¿sabes?, las páginas de política. La conciencia continua de lo que estaba ocurriendo me hizo avergonzarme de no estar haciendo nada. Estallé porque no podía seguir jugando el mismo juego nunca más, era demasiado para mí. Por supuesto, ir a Estados Unidos me metía más presión, sobre todo porque había guerra. De algún modo resultamos ser un Caballo de Troya. Los Fabulosos Cuatro llegamos a la cima y luego le cantamos a las drogas y al sexo, y luego nos metimos en ondas más y más pesadas -ahí es donde comenzaron a abandonarnos.

Blackburn: ¿No era ésta una doble carga de lo que habían hecho desde el principio?

Ono: Siempre fueron muy directos.

Lennon: Bueno, sí, lo primero que hicimos fue proclamarle al mundo nuestra liverpulidad, y dijimos, “está bueno venir de Liverpool y decir todo esto”. Antes, cualquier gente de Liverpool que la hacía, como Ted Ray, Tommy Handley, Arthur Askey, tuvieron que deshacerse de su acento para entrar a la BBC. Sólo eran comediantes, pero eso es lo que llegaba de Liverpool antes de nosotros. Pero nosotros nos negamos a ese juego. Después de que los Beatles llegaran a la escena, todo mundo comenzó a hablar con acento liverpuliano.

Alí: ¿De algún modo seguían pensando políticamente cuando criticaron la revolución?

Lennon: Ah, claro, “Revolution”. Hubo dos versiones de esa canción pero la izquierda subterránea sólo resaltó la que decía “pues no cuenten conmigo”. La versión original en el LP decía “cuenten conmigo”; puse las dos porque no estaba seguro. Hubo una tercera versión que era meramente abstracta, música “concreta”, circuitos o “bucles” musicales,2 gente gritando. Yo pensaba que estábamos pintando el retrato de una revolución -pero me equivocaba, ¿saben? Y mi error fue antirrevolucionario.
En la versión que salió como disco sencillo, dije: “Y si hablan de destrucción no cuenten conmigo.” Yo no quería que me mataran. En realidad no sabía mucho de los maoístas, pero sabía que parecían ser pocos en Gran Bretaña y sin embargo se pintaban de verde y se paraban frente a la policía en espera de que los apalearan. Me parecía que todo ello era muy poco sutil, ¿sabes? Pensaba que los revolucionarios comunistas originales se coordinaban un poco mejor y no lo andaban gritando de aquí para allá. Así era como me sentía: en realidad estaba formulando una pregunta. Siendo de origen obrero estuve siempre interesado en Rusia y en China y en todo lo relacionado con la clase obrera, aunque estuviera jugando el juego capitalista.
En algún punto estuve tan metido en la mierda religiosa que iba por ahí ufanándome de ser un comunista cristiano pero, como dice Janov, la religión es locura legalizada. Fue la terapia lo que me desnudó de todo eso y me hizo palpar mi propio dolor.

Blackburn: Ese analista al que fuiste, ¿cómo se llamaba?

Lennon: Janov.

Blackburn: Sus ideas parecen haber tenido aspectos comunes con Laing3 en cuanto a que él no pretende reconciliar a la gente con su miseria, o adaptarlos al mundo, sino más bien buscar que enfrenten las causas.

Lennon: Bueno, su punto es que sientas el dolor que está acumulado en tu interior desde tu niñez. Tuve que hacerlo para acabar con todos esos mitos religiosos. En la terapia sientes cada uno de los momentos dolorosos en tu vida. Es tormentoso. Te ves forzado a reconocer que tu dolor, ése que te hace despertar con miedo y con tu corazón latiendo acelerado, es realmente algo tuyo y no el efecto de alguien en el cielo. Tiene que ver con tus padres y tu entorno. Conforme acepté esto, todo comenzó a caer en su lugar. Esta terapia me forzó a deshacerme de toda la mierda de Dios. Conforme crecemos, todos debemos lidiar con demasiado dolor. Aunque lo reprimamos, sigue ahí. La peor de las penas es no ser querido, es darte cuenta de que tus padres no te necesitan del mismo modo que tú los necesitas a ellos.


Foto: John y Yoko y su mensaje de Navidad y de paz al mundo aparecido en carteles en once ciudades del mundo, diciembre de 1969.

Cuando niño experimenté momentos de no querer ver la fealdad, de no querer ver que no era deseado. Esta falta de amor se me metió en la mirada y me llegó al fondo del alma. Janov no sólo te habla de esto sino que te hace sentirlo. Una vez que tú mismo te permites sentirlo de nuevo, ya hiciste buena parte del trabajo tú solo.
Cuando te despiertas con el corazón batiendo a toda prisa y con toda la espalda contraída, o cuando desarrollas algún otro tipo de cruda moral, debes dejarte ir hacia el dolor y el dolor mismo regurgita el recuerdo que originalmente ocasionó que lo suprimieras en tu cuerpo. De este modo el dolor se encausa en el canal correcto en vez de ser reprimido de nuevo, como cuando tomas una píldora o un baño, diciéndote “ya pasó”. La mayoría de la gente encauza su dolor hacia Dios o a la masturbación o a algún sueño de logros.
La terapia es como un lento viaje con ácido que ocurre naturalmente en tu cuerpo. Es difícil hablar de ella, ¿sabes?, porque sentir que “tú eres el dolor” suena bastante arbitrario, pero para mí, ahora, una vez que sentí físicamente todas estas extraordinarias represiones, el dolor tiene otro sentido. Fue como quitarme los guantes y sentir mi propia piel por vez primera. Es jodido decirlo, pero no creo que puedas entenderlo a menos que lo experimentes (estoy tratando de poner algo de esto en el álbum nuevo). En todo caso, es parte de disolver el viaje de Dios, o el viaje de la figura paterna. Enfrentar la realidad en lugar de buscar alguna clase de paraíso celestial.

Blackburn: ¿Piensas que la familia en general es la fuente de estas represiones?

Lennon: El mío es un caso extremo, ¿sabes? Mi papá y mi mamá rompieron y nunca vi a mi padre hasta que tenía yo veinte años, ni vi tampoco mucho a mi madre. Pero Yoko sí tuvo a sus padres y le fue igual.

Ono: Quizá sientes más dolor cuando tus padres están ahí. Es como cuando tienes hambre, ¿sabes?, es peor contar con el símbolo de una hamburguesa con queso que estar sin la hamburguesa. No te hace nada bien, ¿sabes? Con frecuencia querría que mi madre hubiera muerto para que al menos hubiera yo contado con alguna compasión por parte de la gente. Pero ahí estaba: una madre perfectamente bella.

Lennon: Y la familia de Yoko eran japoneses clase media, pero en todos lados está la misma represión. Sin embargo, pienso que la clase media tiene el trauma mayor si tiene padres con pinta buena onda, todos sonrientes y muñequitos. Porque entonces es la lucha más difícil para poder decirles: “Adiós mamita, adiós papito.”

Alí: ¿Qué relación tiene todo esto con tu música?

Lennon: El arte es solamente una forma de expresar el dolor. Digo, la razón por la que Yoko logra todas esas cosas tan increíbles tiene que ver con el tipo de dolor que experimentó.

Blackburn: Muchas de las canciones de los Beatles tenían que ver con la niñez.

Lennon: Ajá, eso era sobre todo por mí.

Blackburn: Aunque eran muy buenas, siempre había un elemento faltante.

Lennon: La realidad. Ése sería el elemento faltante. El por qué nunca fui deseado. La única razón de mi estrellato se debe a mi represión. Nada me habría impulsado a través de todo aquello si yo hubiera sido “normal”.

Ono: Y feliz.

Lennon: La única razón de ir tras ese objetivo era decir: “Ahora, mami, ¿ya me quieres?”

Alí: Pero entonces tuvieron un éxito que va más allá de los sueños más locos de la gente.

Lennon: Uy, sí, Jesucristo: era la opresión completa. Digo, tuvimos que sufrir humillación tras humillación con las clases medias y el mundo del espectáculo y Lord Mayor y todo eso.4 Eran condescendientes y estúpidos. Todo mundo intentaba utilizarnos. Fue una humillación especial para mí porque nunca he podido callarme la boca y siempre tuve que estar borracho o empastillado para contrarrestar esta presión. Era el puro infierno.

Ono: Lo privaba de cualquier experiencia real, ¿sabes?

Lennon: Fue muy horrible. Digo, aparte del primer envión de logros, con el estremecimiento del primer número uno en los discos, del primer viaje a Estados Unidos. Al principio nos envolvían con toda suerte de adjetivos, como el de ser tan grandes como Elvis, y avanzar en eso fue grandioso, pero obtenerlo todo fue el gran desencanto. Me encontré con que de continuo tenía que complacer a la clase de gente que siempre había odiado de niño. Eso comenzó a regresarme a la realidad. Comencé a darme cuenta que todos estamos oprimidos, y es por eso que quisiera hacer algo al respecto, aunque no estoy seguro de cuál sea mi lugar.



Blackburn: Bueno, en cualquier caso, la política y la cultura están conectadas, ¿no es así? Digo, en este momento los trabajadores están reprimidos por la cultura y no tanto por las armas.

Lennon: Los tienen dopados.

Blackburn: Y la cultura que los droga es algo que los artistas pueden recrear o romper.

Lennon: Eso es lo que intento en mis álbumes, o en estas entrevistas. Lo que intento es influir a toda la gente que pueda. A todos aquellos que siguen sojuzgados en el sueño les trato de poner una gran interrogante en la frente. El sueño de los alucinógenos se acabó, es lo que intento decirles.

Blackburn: Aun en el pasado, ¿sabes?, la gente solía utilizar las canciones de los Beatles y le ponían letras nuevas. “Yellow Submarine”, por ejemplo. Una que los huelguistas solían cantar comenzaba con “We all live on bread and margarine.”5 En la Escuela de Economía de Londres, teníamos una versión que decía, “We all live in a Red LSE.”6

Lennon: Me gusta eso. Disfrutaba mucho cuando las multitudes del futbol cantaban “All together now” -esa es otra buena.7 Me gustó cuando el movimiento en Estados Unidos asumió el lema de “Give peace a chance”,8 porque esa es la razón por la que escribí esa canción, en realidad. Esperaba que en vez de que cantaran “We shall overcome”, que data del siglo XIX o algo así, tuvieran algo contemporáneo.9 Sentía la obligación de escribir, aun entonces, una canción que la gente pudiera cantar en el pub o en una manifestación. Por eso ahora quiero componer canciones para la revolución.

Blackburn: Tenemos solamente unas cuantas canciones revolucionarias y fueron compuestas en el siglo XIX. ¿Sabes de algo en nuestras tradiciones musicales que pueda utilizarse en las canciones revolucionarias?

Lennon: Cuando empecé, el rocanrol en sí mismo era la revolución básica para la gente de mi edad y mi condición. Necesitábamos algo fuerte y claro que quebrara toda esa imposibilidad de sentir, y toda la represión que nos cayó de niños. Para empezar, teníamos un poco de conciencia de que nos habían vuelto una imitación de lo estadunidense. Pero buceamos en la música y nos topamos con que Estados Unidos era un país cuya música era mitad rural, country and western (y blanca) y mitad rhythm and blues (y negra). Casi todas las canciones venían de Europa y de África, y ahora todas nos llegaban de regreso. Muchas de las mejores canciones de Dylan provienen de tradiciones de Escocia, Irlanda o Inglaterra. Era una especie de intercambio cultural. Pero debo decir que, para mí, las canciones más interesantes eran las negras porque eran más sencillas. Como que decían algo mientras te sacudían el culo, o el pito, lo que fue una innovación, realmente. Y luego estaban las canciones rurales que sobre todo expresaban el dolor de lo que vivían. No sabían expresarse de un modo intelectual, pero con unas cuantas palabras lograban decir todo lo que les ocurría. Y luego estaba el blues urbano y mucho de éste se relacionaba con el sexo, y con las peleas.
Buena parte era expresión propia, pero apenas hace algunos cuantos años se expresaron completamente con el Poder Negro, como Edwin Starr y sus discos sobre la guerra.10 Antes de eso, muchos cantantes negros seguían elaborando el problema de Dios. Con frecuencia era “Dios nos salvará”. Pero trascendiendo eso, los negros también cantan directa e inmediatamente acerca del dolor y del sexo, y es por eso que me gusta su música.

Blackburn: Dices que el country and western se derivó de las canciones folclóricas europeas. ¿No son estas canciones folclóricas algo pesado y terrible, hablando siempre de pérdidas y derrotas?

Lennon: Cuando chavos, todos nos oponíamos a las canciones folclóricas porque eran muy de la clase media. Nos imaginábamos a los preparatorianos con sus largas bufandas y un vaso de cerveza en la mano cantando canciones folclóricas en lo que le decíamos voces la-di-da -“desde el socavón de una mina en Newcastle...” y toda esa mierda. Había pocos cantantes de folk reales, ¿sabes?, aunque algo me gustaba Dominic Behan, y alguna que otra cosa buena que podíamos escuchar en Liverpool.11 Ocasionalmente alcanzaba uno a escuchar en la radio o en la televisión discos viejos de los obreros reales de Irlanda u otras partes: gente que cantaba unas canciones con tal fuerza interior, que era fantástica.
Pero mucha de la música folclórica convencional la cantaba gente con voz amanerada que intentaba mantener vivo algo viejo y muerto. Era bastante aburrida, como el ballet: una cuestión de minorías mantenida por un grupo minoritario. Las canciones folclóricas de hoy son el rocanrol. Y aunque haya emanado de Estados Unidos, a fin de cuentas eso no importa para nada porque ya escribimos nuestras propias canciones. Y eso lo cambia todo.
Blackburn: Tu álbum más reciente, Yoko, fusiona la música moderna avant-garde con el rock. Me gustaría compartir contigo la idea que me vino al escucharlo. Tú integras sonidos cotidianos, como ése de un tren, a un patrón musical. Me parece que esto exige del escucha una medida estética de la vida cotidiana. Es insistir en que el arte no debería estar prisionero en los museos o las galerías, ¿no es cierto?

Ono: Exacto. Quiero incitar a la gente a que suelte la opresión que siente y le doy algo para que trabaje con ello, para que construya a partir de ahí. Nadie debería tenerle miedo a la creación propia -por eso hago que las cosas sean más abiertas y propongo algo para que la gente haga- como en mi libro Grapefruit.
Porque básicamente hay dos tipos de personas en el mundo: la gente que es confiada porque sabe que tiene la capacidad para crear, y la gente que se desmoraliza, que no tiene confianza en sí misma, porque le han remachado que no tiene ninguna habilidad creativa, sino que debe obedecer órdenes. Al stablishment le gusta que la gente no asuma responsabilidad alguna, que no se tenga respeto.



Blackburn: Supongo que el control de los trabajadores tiene que ver con esto.

Lennon: ¿No intentaron asumir el control los trabajadores en Yugoslavia? Ellos se liberaron de los rusos. Me gustaría ir allá y ver cómo funciona.

Alí: Bueno, se liberaron, e intentaron romper con la tendencia estalinista. Pero en vez de permitir una autogestión obrera desinhibida, le añadieron una fuerte dosis de burocracia política. Esto tendió a sofocar la iniciativa de los trabajadores, al tiempo de regular todo el sistema con mecanismos de mercado que alimentaron nuevas desigualdades entre una región y otra.

Lennon: Parecería que todas las revoluciones terminan rindiéndole culto a la personalidad. Aun los chinos parecen necesitar una figura paterna. Supongo que esto pasará en Cuba también, con el Che y Fidel. En un comunismo estilo occidental tendríamos que crear una figura imaginaria, de los trabajadores mismos, que sustituyera la figura paterna.

Blackburn: Esa idea estaría muy bien. Que la clase obrera se volviera su propia figura heroica. Mientras no sea una nueva ilusión reconfortante, mientras contenga un poder obrero real. Si te manejan la vida los capitalistas o los burócratas, hay la tentación de compensar con ilusiones.

Ono: La gente tiene que confiar en sí misma.

Alí: Ese es el punto vital. La clase trabajadora tiene que imbuirse de un sentimiento de confianza en sí misma. Esto no puede conseguirse sólo con propaganda. Los obreros deben movilizarse, tomar sus propias fábricas y decirle a los patrones que se larguen. Eso es lo que comenzó a ocurrir en el Mayo del ‘68 en Francia. Los obreros comenzaron a palpar su propia fuerza.

Lennon: Pero el Partido Comunista no estaba a gusto, ¿o sí?

Blackburn: No. No lo estaba. Con diez millones de obreros en huelga, habrían podido transformar una de esas enormes manifestaciones que ocurrieron en el centro de París en una ocupación masiva de todas las instalaciones y edificios gubernamentales y reemplazar a De Gaulle con una institucionalidad nueva, un poder popular como la Comuna o los Soviets originales. Pero el Partido Comunista francés tuvo miedo de esto. Prefirieron la negociación en la cúpula en vez de animar a los obreros a que tomaran sus propias iniciativas.

Lennon: Pero hay un problema en todo esto, ¿sabes? Las revoluciones han ocurrido cuando un Fidel o un Marx o Lenin o quien sea, algún intelectual, ha podido conectar con los obreros. Al reunirse un buen puñado de gente los trabajadores entendieron que estaban bajo un régimen represivo. Pero aquí no han despertado del todo, siguen pensando que los automóviles y las teles son la respuesta. Todos estos estudiantes de izquierda deberían hablar con los obreros, deberían ustedes involucrar a los estudiantes en su revista, The Red Mole.12

Alí: Tienes mucha razón, hemos tratado de hacer esto y deberíamos hacer mucho más. La Ley de Relaciones Industriales que el gobierno quiere introducir está haciendo que más y más trabajadores cobren conciencia.13

Lennon: No creo que el proyecto de ley funcione. No creo que puedan ponerla en práctica. No pienso que los obreros vayan a cooperar con ella. Pensaba que el gobierno de Wilson era decepcionante, pero la banda de Heath es peor.14 La resistencia es golpeada, los militantes negros no pueden vivir en sus propias casas ahora, y el gobierno le vende más armas a los sudafricanos. Como dijera Richard Neville: “Puede haber una pulgada entre Wilson y Heath, pero es en esa pulgada que podemos vivir.”15

Alí: Yo no sé nada de eso. El Partido Laborista trajo consigo políticas de inmigración racistas, apoyó la Guerra de Vietnam y buscaba aprobar nuevas legislaciones contra los sindicatos.

Blackburn: Puede ser cierto que vivimos en la pulgada de la diferencia entre los partidos laborista y conservador, pero esto ocurre porque hemos sido incapaces de cambiar nada. Si ahora Heath nos empuja fuera de la pulgada en cuestión, nos está haciendo un favor sin haberlo buscado.

Lennon: Sí, también lo he pensado. Nos está arrinconando en un sitio desde donde nos damos cuenta de lo que se le viene a otras personas. Sigo leyendo el Morning Star16 para ver si hay alguna esperanza, pero pareciera que estamos en el siglo XIX. Todo lo escrito ahí parece dirigido a liberales de edad madura que se quedaron fuera de la jugada. Deberíamos buscar llegarle a los obreros jóvenes porque son más idealistas y son los que menos miedo tienen.



De algún modo, los revolucionarios deben acercarse a los trabajadores, porque los obreros no van a acercarse a ellos. Pero es difícil saber dónde comenzar. Todos tenemos puesto el dedo en el agujero del dique. El problema para mí es que conforme me volví más real, terminé aislado de la gente de clase trabajadora. ¿Sabes?, a ellos lo que les gusta es Engelbert Humperdinck.17 Son los estudiantes los que compran nuestra música, ahora, y ese es el problema. Hoy que los Beatles somos cuatro personas aparte, no tenemos el impacto que tuvimos cuando estábamos juntos.

Blackburn: Ahora hay que nadar contra la corriente de la sociedad burguesa, lo cual es mucho más difícil.

Lennon: Sí. Son dueños de todos los periódicos y controlan toda la distribución y promoción. Cuando surgimos como Beatles sólo estaban los sellos Decca, Philips y EMI para producirte alguna grabación. Tenías que nadar por entre toda la burocracia para llegar al estudio de grabación. Estabas en una posición tan endeble que no tenías más de doce horas para hacer un álbum completo. Así le hacíamos en los primeros días. Aun ahora es un poco así. Si eres un artista desconocido tendrás mucha suerte si te dan una hora de estudio. Hay una jerarquía, y si no cuentas con éxitos, ya ni te vuelven a grabar. Y controlan la distribución. Con Apple18 intentamos cambiar esto, pero no pudimos. Siguen controlando todo. emi mató nuestro álbum Two Virgins porque no le gustó. Con la última grabación censuraron las letras de las canciones en la funda del disco. Qué pinches ridículos e hipócritas son. Me permiten cantarlas pero no se atreven a dejarte leerlas. Es de locos.

Blackburn: Aunque ahora llegues a menos gente, tal vez el efecto sea más concentrado.

Lennon: Sí. Pienso que tal vez es cierto. Para empezar, la gente de clase trabajadora reaccionó contra nuestra apertura con el sexo. Se asustan de la desnudez, están reprimidos en eso como mucha otra gente. Tal vez piensan: “Paul es un buen muchacho que no anda armando escándalo.” Igual, cuando nos casamos Yoko y yo, recibimos unas cartas racistas, horribles, ¿sabes?, advirtiéndome que Yoko me iba a degollar. Esas llegaron sobre todo de gente del ejército, oficiales, que vivían en Aldershot.19
Ahora los obreros son más amigables con nosotros, quizá esto está cambiando. Me parece que los estudiantes comienzan a despertar lo suficiente como para intentar alertar a sus hermanos trabajadores. Si no rebasas tu propia conciencia, ésta se cierra de nuevo. Es por eso que la necesidad básica para los estudiantes es juntarse con los obreros y convencerlos de que no están diciendo burradas. Y por supuesto es difícil saber lo que realmente piensan los obreros, porque la prensa capitalista sólo cita a las celebridades como Vic Feather, de todos modos.20
Así que lo que queda es hablar con ellos en directo, sobre todo con los obreros jóvenes. Necesitamos comenzar con ellos porque saben que todo está en su contra. Por eso en mi álbum hablo de la escuela. Me gustaría incitar a la gente a que rompa los marcos de referencia, a que desobedezca en la escuela, a que abra la boca, a que siga insultando a la autoridad.

Ono: Tenemos suerte, de verdad, porque podemos crear nuestra propia realidad, John y yo, pero sabemos lo importante que es comunicarnos con otros.

Lennon: Mientras más enfrentamos la realidad, más nos damos cuenta de que lo irreal es el programa central que rige los días. Mientras más reales nos volvemos, más abusos sufrimos, lo que en cierta forma nos radicaliza. Como cuando te arrinconan. Pero sería mejor que fuéramos más.

Ono: No deberíamos ser convencionales en el modo en que nos comunicamos con la gente, especialmente en el stablishment. Debemos sorprender a la gente diciendo cosas nuevas, de un modo completamente nuevo. Una comunicación así nos puede dar un poder fantástico, siempre y cuando no hagas solamente lo que la gente espera que hagas.

Blackburn: La comunicación es básica para levantar un movimiento, pero a final de cuentas se vuelve ineficaz a menos que una fuerza popular se desarrolle.

Ono: Me pongo muy triste cuando pienso en Vietnam, donde no parece haber más alternativa que la violencia. Esta violencia viene de siglos y se perpetúa a sí misma. En la época actual, cuando las comunicaciones son tan rápidas, debemos crear una tradición diferente; las tradiciones se crean todos los días. Cinco años de ahora son como cien años de antes. Estamos viviendo en una sociedad que no tiene historia. No hay precedentes para esta clase de sociedad, así que podemos romper los viejos modelos.

Alí: Ninguna clase dominante en la historia entera de la humanidad ha renunciado al poder voluntariamente, y no veo que esto esté cambiando.

Ono: Pero la violencia no es solamente algo conceptual, ¿sabes? Vi un programa acerca de un muchacho que regresaba de Vietnam. Había perdido su cuerpo de la cintura para abajo. Era un fardo de carne y, sin embargo, decía: “Bueno, pienso que fue una buena experiencia.”

Lennon: El muchacho no quería enfrentar la verdad, no quería reconocer que todo había sido un desperdicio.

Ono: Pero piensen en la violencia, qué tal que le pasara a uno de sus hijos.

Blackburn: Pero, Yoko, la gente que lucha contra la opresión se ve atacada por aquellos que tienen sus intereses comprometidos con que nada cambie. Aquellos que buscan proteger su poder y su riqueza. Piensen en la gente de Bogside y Falls Road en Irlanda del Norte.21 Fueron atacados sin misericordia por las fuerzas especiales de la policía por comenzar a manifestarse en defensa de sus derechos. Una noche de agosto de 1969, siete personas fueron asesinadas a tiros y miles fueron expulsadas de sus hogares. ¿Acaso no tienen derecho a defenderse?

Ono: Es por eso que pienso que tienes que salirle al paso a estos problemas antes de que ocurran situaciones así.

Lennon: Si, pero ¿qué haces si algo así ocurre, qué haces?

Blackburn: La violencia popular contra sus opresores siempre está justificada. Es inevitable.

Ono: Pero en cierta forma, la nueva música mostró que las cosas pueden cambiarse mediante nuevos canales de comunicación.

Lennon: Sí, pero como dije, nada cambió en realidad.

Ono: Bueno, algo ha cambiado y fue para mejorar. Lo único que digo es que tal vez podamos hacer la revolución sin violencia.

Lennon: Pero no puedes tomar el poder sin luchar.

Alí: Ese es el punto crucial.

Lennon: Porque, cuando nos vamos a los aspectos prácticos, al fondo del asunto, no van a dejar que la gente tenga poder alguno. Les otorgan todos los derechos para hacer representaciones y bailes en frente de ellos, pero no les van a dar ningún poder real.



Ono: El caso es que, aun después de la revolución, si la gente no tiene confianza entre sí, siempre se meterá en nuevos problemas.

Lennon: Tras una revolución tienes el problema de que las cosas sigan fluyendo, y discernir todos los diversos puntos de vista. Es bastante natural que los revolucionarios busquen tener diferentes soluciones, y que se dividan en diferentes grupos para luego emprender las reformas -esa es la dialéctica, ¿no es cierto?- pero al mismo tiempo tienen que estar unidos contra el enemigo para solidificar un nuevo orden. Yo no sé cuál sea la respuesta. Obviamente Mao está consciente de este problema y deja que ruede la bola.

Blackburn: El peligro es que una vez que se crea un Estado revolucionario, tiende a formarse una nueva burocracia conservadora a su alrededor. El peligro tiende a incrementarse si la revolución queda aislada por el imperialismo y hay escasez material.

Lennon: Una vez asumido el nuevo poder tiene que establecer un nuevo statu quo, justo para que sigan funcionando las fábricas y el transporte.

Blackburn: Sí, pero una burocracia represiva no necesariamente maneja las fábricas o el transporte mejor que lo que podrían hacerlo los trabajadores organizados en un sistema de democracia revolucionaria.

Lennon: Sí, pero todos tenemos dentro de nosotros instintos burgueses, y nos cansamos y necesitamos relajarnos un poco. ¿Cómo haces para que todo siga andando y mantengas el fervor revolucionario tras haber conseguido lo que buscabas? Por supuesto, Mao lo ha logrado en China, pero qué ocurrirá cuando Mao se vaya. También él promueve el culto a la personalidad. Tal vez sea eso necesario. Como ya dije, todos parecen necesitar una figura paterna. He estado leyendo el libro Khrushchev Remembers22. Entiendo que Khrushchev es un tanto un muchacho él mismo, pero me parecía que pensaba que era malo hacer una religión de un individuo; eso no parecía ser parte de la básica idea comunista. Pero la gente es la gente, esa es la dificultad. Si consiguiéramos Gran Bretaña, tendríamos el trabajo de limpiar la burguesía y mantener a la gente en un estado mental revolucionario.

Blackburn: En Gran Bretaña, a menos que podamos crear un nuevo poder popular -y ahí eso significaría básicamente un poder de los trabajadores, realmente controlado por la gente y que responda a la gente- no podremos hacer la revolución. Para nada. Sólo un poder muy enraizado en los trabajadores podrá destruir el Estado burgués.

Ono: Es por eso que será diferente cuando una generación más joven nos reemplace.

Lennon: Pienso que no se necesita mucho para que los jóvenes aquí se echen a andar. Primero tenemos que darles margen para que se vayan contra los consejos locales o para que destruyan las autoridades escolares, como los estudiantes que quiebran la represión en las universidades. Ya está ocurriendo, aunque la gente tendría que juntarse más. Y las mujeres son muy importantes, también. No podemos tener una revolución que no involucre y libere a las mujeres. Es tan sutil la forma en que te enseñan la superioridad masculina. Me llevó bastante tiempo darme cuenta de que mi masculinidad le cortaba ciertas áreas a Yoko. Ella es una liberacionista de hueso colorado y fue muy veloz en mostrarme dónde y cuándo me iba chueco, aun cuando me parecía que actuaba naturalmente. Es por eso que siempre me interesa cómo tratan a las mujeres las personas que presumen de radicales.

Blackburn: Siempre ha habido cuando menos tanto machismo en la izquierda como en cualquier otra parte -aunque el surgimiento de la liberación femenina nos está ayudando a discernir el asunto mucho más a fondo.

Lennon: Es ridículo. Cómo puede alguien hablar de un poder para el pueblo sin reconocer que la gente es los dos sexos.

Ono: No puedes amar a alguien a menos que estés en una posición igual que quien amas. Y muchas mujeres se enganchan con hombres por miedo o inseguridad, y eso no es amor. Básicamente eso es por lo que las mujeres odian a los hombres.

Lennon: Y viceversa.



Ono: Así que si tienes a una esclava en la casa, ¿cómo puedes esperar hacer una revolución fuera? El problema para las mujeres es que si intentamos liberarnos, naturalmente entonces nos volvemos solitarias, porque muchas mujeres están deseosas de volverse esclavas, y es común que los hombres las prefieran a ellas. Así que tienes que arriesgar: ¿Voy a perder a mi hombre? Es muy triste.

Lennon: Por supuesto, Yoko estaba ya en la liberación desde antes de conocerla. Ella ha estado luchando en el mundo del hombre. El mundo del arte está dominado completamente por hombres. Así que bullía de ánimo revolucionario cuando nos conocimos. Nunca hubo ninguna duda al respecto: teníamos que tener una relación 50-50 o no habría relación. Y fui rápido en aprender. Ella escribió un artículo en la revista Nova hace más de dos años, donde decía: “Las mujeres son los negros del mundo.”

Blackburn: Por supuesto todos vivimos en un país imperialista que explota al Tercer Mundo, y aun nuestra cultura está implicada en esto. Hubo un tiempo en que la música Beatle era enchufada a la Voz de América.23

Lennon: Los rusos tomaban este asunto como que éramos unos robots del capitalismo, lo cual supongo que éramos.

Blackburn: Los rusos eran bastante estúpidos por no ver que eran bastante diferentes.

Ono: Hay que reconocerlo. Los Beatles eran música folclórica del siglo XX en el marco del capitalismo; no podían hacer algo diferente si querían comunicarse dentro de ese marco.

Blackburn: Trabajaba yo en Cuba cuando se publicó Sargento Pimienta y esa fue la primera vez que comenzaron a tocar rock por la radio.

Lennon: Confío en que se den cuenta que el rocanrol no es lo mismo que la Coca Cola. Conforme vamos más allá del sueño esto debería ser más fácil: por eso ahora quiero hacer aseveraciones pesadas e intento sacudirme la imagen que le fabricaron a las adolescentes de calcetín blanco. Quisiera llegarle certero a la gente correcta, y que lo que yo tenga que decir sea simple y directo.

Blackburn: Para empezar, tu álbum más reciente suena muy simple, pero las letras, el tempo y la melodía se van armando hasta lograr una complejidad de la que sólo se da uno cuenta gradualmente. Como en el corte “My mummy’s dead”, que hace un eco con la canción “Three blind mice”, y que aborda los traumas de la niñez.

Lennon: La tonada logra eso. Era una especie de sentimiento, casi como en los haikús. El haikú en Japón es fantástico. Es obvio que si uno se libera de toda una sección de ilusiones en tu mente, te quedas con una gran precisión. Yoko me ha mostrado algunos de estos haikús en el original. La diferencia entre ellos y Longfellow es inmensa. En vez de un largo poema florido, el haikú diría: “una flor amarilla, en un tazón blanco sobre la mesa de madera”. Eso te da un retrato completo, realmente.

Alí: ¿Cómo piensas que podamos destruir el sistema capitalista aquí en Gran Bretaña, John?

Lennon: Pienso que la única forma es que quienes trabajan entiendan bien la posición tan realmente infeliz en que se encuentran, que puedan romper el sueño que los rodea. Muchos piensan que viven en un maravilloso país donde se puede hablar libremente. Con tener automóviles y teles no piensan que hay algo más en la vida. Están dispuestos a dejar que los patrones los manejen, y a que la escuela joda a sus hijos. Están soñando el sueño de alguien más. No es su propio sueño. Deberían darse cuenta de que los negros y los irlandeses son perseguidos y reprimidos y que ellos serán los siguientes. Cuando se den cuenta de ello, realmente comenzarán a hacer algo. Los trabajadores deben asumir las riendas. Como dijera Marx: “A cada quien según su necesidad.” Pienso que podemos comenzar por ahí. Pero tendríamos que infiltrar al ejército también, porque ahora los entrenan muy bien para matarnos a todos.
Debemos comenzar con esto desde donde cada uno de nosotros es oprimido. Pienso que cuando tu necesidad es enorme, es falso, superficial, darles a otros. La idea no es reconfortar a la gente. No se trata de hacerlos sentir bien sino hacerlos sentir peor, poniéndoles enfrente, constantemente, todas las degradaciones y humillaciones que sufren para conseguir lo que ellos llaman un salario que les permita subsistir.


Tariq Alí es autor de Street Fighting Years, Verso, 2005 y de Speaking of Empires and Resistance, Daanish Books, 2006, con David Barsamian.
Robin Blackburn es colaborador frecuente de CounterPunch, fue editor de The New Left Review y es autor de la excelente historia del comercio de esclavos The Making of New World Slavery, Verso, 1998 y de Banking on Death: the Future of Pensions, Verso, 2003.

Notas:

1 Brian Epstein, representante y manejador de los Beatles entre 1963 y 1967, año en que falleció.
2 Conocidos como loops en el argot musical mundial.
3 R.D. Laing, psiquiatra escocés, promotor de la antipsiquiatría y asociado con la Nueva Izquierda en los sesenta.
4 El desfile de Lord Mayor en Londres es un evento anual que data de 1215. Es una de las tradiciones locales de la monarquía británica, para reavivar la lealtad hacia la corona.
5 La rima no se sostiene en castellano. Cantaban: “Todos vivimos de pan y margarina.”
6 “Todos vivimos en una Escuela roja de Economía de Londres.”
7 “Ahora todos juntos.”
8 “Hay que darle oportunidad a la paz.”
9 “Prevaleceremos.”
10 Cantante nacido en 1942, parte del dueto los Future Tones. Su gran éxito fue la canción “War”, contra la guerra de Vietnam, en 1970, que sigue siendo un himno entre las nuevas generaciones negras en Estados Unidos, aunque no fue ésta su única alusión a la guerra.
11 Behan, nacido en 1928, fue un cantante irlandés, hijo de Stephen Behan -el famoso activista del Ejército Republicano Irlandés. Dominic estuvo preso en 1952 por una campaña de desobediencia civil contra el gobierno británico y sus canciones influyeron en toda una generación de músicos y poetas.
12 El Topo Rojo. Boletín publicado por el grupo trotskista conocido en Gran Bretaña como International Marxist Group, que intentaba abrirle ventanas a la izquierda. Su influencia fue fuerte a principios de la década de los setenta donde se conectaron con iniciativas como el Tribunal Russell y la Campaña de Solidaridad con Vietnam.
13 Esta ley conocida en inglés como Industrial Relations Act 1971, del parlamento del Reino Unido, fue muy controvertida porque impulsaba propuestas derivadas de un manifiesto del partido conservador, entonces en el poder. Hubo protestas masivas por parte de una amplia coalición conocida como el Congreso de Sindicatos (Trade Union Congress o TUC). La ley fue aprobada por la reina y no fue echada abajo sino hasta 1974, cuando retornó al poder el Partido Laborista.
14 Edward Heath, del Partido Conservador, fue Primer Ministro de Gran Bretaña tras ganar las elecciones de 1970, sucediendo en el poder a Harold Wilson.
15 Controvertido escritor australiano, fundador de la revista Oz, enjuiciado por publicar “obscenidades” en un célebre juicio en 1971 en el Reino Unido.
16 Fundado en 1930, con el nombre de Daily Worker, era un tabloide de izquierda asociada al partido comunista. Su nombre cambió a The Morning Star desde 1966.
17 Baladista anglo-indio, nacido en Madrás y criado en Leicester, Gran Bretaña. Su nombre real era Arnold Dorsey. Su estilo fue vena comercial para públicos fáciles. Muy popular en los sesenta y setenta, en los centros nocturnos, sus éxitos fueron arrasadores, al punto de robarle a los Beatles el primer lugar de popularidad con su versión de “Release me”, en 1967.
18 Apple Records es la compañía de discos que fundaron los cuatro Beatles en 1968. No confundir con la compañía de computadoras.
19 Aldershot, Hampshire, en Gran Bretaña, está reputado como el “hogar del ejército británico”.
20 Vic Feather fue el secretario general del TUC (el Congreso de Sindicatos) entre 1969 y 1973), que combatió la Ley de Relaciones Industriales al grito de “Kill the Bill” (matemos la propuesta de ley).
21 Bogside es un vecindario en Derry, fuera de las murallas de la ciudad, donde en 1969 hubo un amotinamiento comunitario enorme, y Falls Road es un vecindario en Belfast donde los partidarios del gobierno de Gran Bretaña incendiaron, también en agosto de 1969, muchas de las calles del barrio.
22 Nikita Khrushchev, Khrushchev Remembers. Con introducción, comentario y notas de Edward Crankshaw. Traducido y editado por Strobe Talbott. Little, Brown and Company, Boston, 1970, pp. 639.
23 La radiodifusora oficial del gobierno federal estadunidense.

Copyright Tariq Alí

Traducción de Ramón Vera Herrera


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

1976-24 de Marzo-2013: Recuerdo de una infamia

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hoy mi tierra revive el luto que se iniciara una noche de esas en las que el espanto se convirtiera en amo y señor de la vida y de la muerte.

Cuando Argentina, otra vez, llorara lágrimas de sangre y desgarres de dolor que no pueden ni deben olvidarse.

Estas fechas, absurdamente también proclives a despertar discrepancias tendientes a causar más divisiones beneficiosas para los enemigos de los pueblos, nos encuentra a todos y a todas repitiendo una consigna histórica: Nunca Más.



Hoy nos toca recordar, 37 años después de la masacre que no se pudo detener justamente por la mirada complaciente de muchos sectores del campo popular dirigida hacia otros lugares y que supo, como tantas veces, golpear las puertas de los cuarteles llamando al “orden” en momentos de desmadre provocado desde el Estado.

Fue entonces cuando se confundió todo. El Terrorismo de Estado pergeñado como golpe brutal contra la rebeldía que se atrevía a reclamar paz con justicia social para todo el pueblo, se frotaba las manos, mientras algunos sectores hablaban de los “generales democráticos” que habrían de ser la panacea que nos “salvaría del terrorismo popular”.

Y esa “panacea” se hizo presente a sangre y fuego gracias a la mirada superficial y cómplice de quienes carecían de la capacidad de visibilizar lo que vendría, que de tan a la vista que estaba, resultaba obsceno.

Se hizo presente a fuerza de desaparición, de robo de bebés, de aborto de futuro donde cupiéramos todos y todas.

Este 24 de Marzo donde se reedita la corta pero consistente frase que exige NUNCA MAS, no sea solo una idea formal dicha en un momento, ni para quedar bien con nadie.

¡Que nazca y se revuelva en las tripas!

Todos juntos y juntas vomitando un NUNCA MÁS sincero sobre los rostros criminales.

¡JUICIO y CASTIGO A LOS CULPABLES! Porque los hay.

¡CARCEL COMUN PARA LOS GENOCIDAS! Que no están todos ahí.

¡Que no se permita la negativa a declarar de los cómplices de aquel espanto, estén en el lugar en el que estén hoy ubicados!

¡Porque no debemos ni podemos olvidar ni perdonar cuando fue tanto el dolor!
Porque cuando me hablan de “reconciliación y perdón” me pregunto ¿con quién y a quiénes?

Mientras quienes atrapados en miradas perdidas en horizontes inexistentes proponen subjetivamente echar mantos de olvido que de ninguna manera podrán tapar las huellas de la sangre en las veredas de mi tierra, otros seguimos recordando la historia tal como fue, sin ambages, sin odio pero con memoria.

Hoy mismo no falta la elucubración nefasta de quien desde cárcel vip propone que “vuelvan a armarse y resistir” los asesinos del pueblo.

En medio de fragmentaciones, rupturas, egocentrismos, miradas desde el ombligo, el fascismo dará su próximo golpe si no aprendemos a activar las antenitas del recuerdo. Y esto es algo que no admite dilación ni duda, es lo que debemos considerar impostergable:

Por los 30 mil de ayer
Por los que pudieran venir…
Por los niños sin padres
Por los padres sin niños
Por las abuelas, familiares y amigos de los cuadros masacrados.
Por los sobrevivientes marcados a fuego.
Por los que NO ACEPTAMOS MUERTOS, ni aunque muertos…
Por el silencio inexplicable de los que deberían haber hablado y no lo hicieron y que ahora y de repente se pretenden “buenos”.

JUNTOS, AUNQUE SEA POR HOY… y no es una posición utópica sino una arenga para evitar más lágrimas evitables.

¡NI OLVIDO NI PERDON!
COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DESAPARECIDOS
¡PRESENTES!

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La ruta de Orellana

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

¿Como aprovechar la amazonia para el desarrollo del país con el menor deterioro de los recursos no renovables? ¿Cuáles son las nuevas estrategias que actualmente se vale el capital transnacional? ¿Quiénes son los más afectados por las transnacionales?

Son tres preguntas generales planteadas a Magin Barcia sobre la ruta de Francisco de Orellana. Sus respuestas demandan muchas páginas y años de estudio. Su reciente novela Oro Verde, lleva este título porque aún existe un maravilloso y encantador lugar donde el visitante tiene la posibilidad de convivir con la naturaleza. En un esfuerzo de síntesis, nos habla de esta parte del mundo, convertida en el siglo XXI en la zona más preciada del planeta, eje de la globalización Sur-Sur.



Para el autor, petróleo y oro son los recursos más preciados de este universo. En los últimos años se aplica “tecnología moderna”, vacunas al personal, se evita contacto con los pobladores nativos, pero al final existe un fuerte impacto en las comunidades nativas, que pierden su identidad, abandonan sus costumbres ancestrales y se vuelven dependientes de las transnacionales. El problema se agudiza cuando las petroleras se marchan del lugar. El oro contamina el agua y los separadores químicos que reemplazan al mercurio no son suficientes para eliminar el impacto negativo.

Plantea que en lugar de hablar solo de la extracción de petróleo para la generación de energía, se puede utilizar paneles solares y la fuerza del caudal de los ríos. Esta tecnología se aplica en muchos pueblos del Brasil, tratando de reducir la erosión de suelos.

Para frenar la deforestación del bosque será necesario enseñar métodos naturales de abono. Al no disponer de recursos económicos, el campesino para habilitar una hectárea de terreno en el bosque primario, dedica un supremo esfuerzo junto con su familia. La ganadería requiere de buenos pastos y suelos. Aunque el ganado cebú es bastante resistente, la inundación del suelo es factor limitante para la multiplicación de la especie.

La biodiversidad está amenazada por la extracción intensiva de las plantas ornamentales y medicinales, la caza de especies silvestres, en tanto la pesca pasa por severas formas extractivas de alevines o adultos para el comercio de peces tropicales.

Más alternativas. Propiciar viveros de especies de gran valor comercial en vías de extinción. Reforestación y siembra de especies nativas, cuyos frutos - ápice, hojas, látex y corteza, en otros – son de alto valor. Zoocriaderos para frenar la caza y piscigranjas. Factorías e ingenios múltiples de transformación como reaserraderos y factorías de múltiple uso.

El progreso y acumulación de riqueza está relacionada con las concesiones forestales, monocultivos y bonos de carbono: co2, venta de oxígeno. Sería de primordial importancia investigar las irregularidades en las concesiones forestales. En la Amazonía todavía quedan cientos de comunidades indígenas por reconocer y titular. La palma aceitera está asociada a la deforestación y han aparecido traficantes de tierras al interior y en los márgenes del monocultivo.

Varios países se comprometieron a reducir el envío al aire (atmósfera) de varios gases contaminantes, entre ellos el CO2. El dinero que ofrecen es mínimo porque se queda entre intermediarios y dueños del negocio. Hay que levantar sospechas sobre las ONGs ambientales radicales.

El autor de las novelas Oro Verde y Amazonas, Maguin Barcia (30/09/54), es un experto en petróleo, trabajó 10 años en Petroperú. Nació en la barcaza-hospital de la compañía Texaco, en la confluencia del Nahuapa y Tigre, en un extenso terreno de propiedad de su abuelo materno Magín Boria Solé, catalán llegado a América en las postrimerías del boom del caucho. Fue miembro de la Legión Extranjera Francesa, que había luchado en el Congo Belga. El nieto revela que el abuelo dejó esa actividad porque en su hogar se rebelaron contra el abuso a los aborígenes. El otro guerrero veterano fue su padrino HiroOkuyama, un oficial japonés que también se vino a América.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Soy de la tierra


Liliana Perusini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)


Soy de la tierra,
a la vera de un río,
que en las entrañas
de mi continente nace
y a su paso va dando vida.

Entre mburucuyás,
juncos y camalotes,
las costas enmarcan,
al majestuoso río.

Soy de la tierra,
donde las aves
revolotean entre las islas,
y refrescan sus alas,
en el agua quieta
cuando en el verano,
el sol fuertemente abrasa.

Y se agazapan,
carpinchos, loritos,
iguanas, gorriones,
peces, mariposas,
abejitas y picaflores.

Nací en esta tierra,
en mi ciudad,
acariciada...
por una laguna mansa.

Donde un antiguo puente,
hermana las costas
y resiste el paso del tiempo.

Y un bulevar
de añosos árboles,
invita al paseo
por los alrededores verdes.

En el puerto,
entre los riachos,
las canoas
de los pescadores
recorren el río.

Esculturas, pinturas,
la cuna de nuestra historia
estampada en los muros.

Y en la memoria de todos,
la lucha del pueblo,
de montoneras y federales,
de calchines y mocoretás.

Y cuando la naturaleza...
se enfurece en el río,
inunda las costas, las calles,
las gentes y las almas.

Soy de la tierra,
a la vera de un río
que bendice el suelo
con furias y quietudes.

Aquí nací...
y aquí vivo...
en esta ciudad
de ardientes veranos,
suaves inviernos,
primaveras tibias
y otoños dorados.


Imagen de Virginia de la Puente


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Boulogne Sur Mer, Julio de 1931

Beatriz Paganini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

MI MARCIA QUERIDA:

Llegamos hace dos días.
Si bien en estas latitudes es verano, desde ayer llueve y hace frío.
Sergio, un marinero del plantel, es decir que pertenece a la Marina desde hace diez años, me ha contado que en Boulogne Sur Mer el tiempo es casi siempre muy ventoso porque da al mar, con lo cual, la imagen que todos conocemos del General José de San Martín con su bastón y su capa al viento refleja una realidad.
Te cuento, mi amor, que la jornada del día de ayer y la de hoy, nos han impactado, emocionalmente, a nuestros corazones de argentinos.
La de ayer, que consistió en una formación y homenaje con ofrenda floral frente al Monumento a San Martín, nos hizo llorar a todos.
Ver esa impactante estatua donde Él señala, cabalgado sobre su caballo, hacia el frente, con su brazo extendido, te llena de un sentimiento de pertenencia patriótica y de tristeza al mismo tiempo.
Es en ése momento que se percibe el significado del exilio, si bien nosotros sabíamos que volvíamos, obviamente San Martín lo habrá padecido. Y, yo, lloré, lloré y no me avergüenzo por esa mezcla de sentimientos sumados a mi permanente recuerdo de mi noviecita.
El día posterior, nos llevaron al Cementerio del Este, donde está enterrado el granadero argentino JUAN RABUFFI que falleciera en el año 1909
Murió, de pulmonía, 19 días después que, junto a ciento diecinueve Granaderos a Caballo, hicieran una formación con motivo de la inauguración del monumento al General José de San Martín.
En una sencilla placa, una lápida blanca, en el suelo dice:

JUAN RABUFFI
1888- 1909
Granadero Argentino

Todos ignorábamos esta triste historia.
El Comandante nos ha dicho que los trámites para repatriar los restos ya se han iniciado, pero, la burocracia tiene cara de hereje.
Querida mía, quise contarte esta novedad y acontecimiento histórico que yo desconocía e imagino que pasará lo mismo contigo.
Quiero despedirme diciéndote que mis padres están haciendo todas las diligencias para que nos casemos en cuanto yo vuelva al suelo patrio.
Además, me he enterado que se casó Soledad y que la fiesta se realizó en el chalet y actuaron dos orquestas.
Cierro los ojos y bailo contigo al compás de
 “El día que me quieras”
Acaricia mi ensueño el suave murmullo de tu suspirar,
¡como ríe la vida si tus ojos negros me quieren mirar!
Y si es mío el amparo de tu risa leve que es como un cantar,
ella aquieta mi herida, ¡todo, todo se olvida..!
El día que me quieras la rosas que engalana
se vestirá de fiesta con su mejor color.
Al viento las campanas dirán que ya eres mía
y locas las fontanas me contarán tu amor.
La noche que me quieras desde el azul del cielo,
las estrellas celosas nos mirarán pasar
y un rayo misterioso hará nido en tu pelo,
luciérnaga curiosa que verá...¡que eres mi consuelo..!
El día que me quieras no habrá más que armonías,
será clara la aurora y alegre el manantial.
Traerá quieta la brisa rumor de melodías
y nos darán las fuentes su canto de cristal.
El día que me quieras endulzará sus cuerdas
el pájaro cantor, florecerá la vida,
no existirá el dolor...
La noche que me quieras desde el azul del cielo,
Las estrellas celosas nos mirarán pasar
Y un rayo misterioso hará nido en tu pelo,
luciérnaga curiosa que verá... ¡que eres mi consuelo!
¿Te gustó?
Me transporta a mi lejana Patria, a mi lejana noviecita, mi amor, mi cariño sublime
Para nosotros dos ya llegó el Amor, ”El día que me quieras” es solamente la letra de una canción.

Esta noche, mirando por el ojo de Buey, desde el azul del cielo las estrellas curiosas tratarán de leer mi carta de AMOR.
ABRÁZAME, ABRÁZAME, FUERTE, FUERTE.

Tu Mauricio.

BOULOGNE SUR MER es parte de la novela "El chalet de los QUINTANA"




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La escuela y la vida

Isabel María Fagúndez Gedler (Desde Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

A Sergio no le importaba que se burlaran porque era muy grande para estar en cuarto grado. También era muy pequeño para vivir como vivía. Tenía catorce años y una madre a quien mantener .En la mañana, a eso de las cinco, se iba para Sabana Grande, a pulir con el cajoncito que su abuelo había hecho para el y que cariñosamente llamaba “mi amigo”.

¡Pulido, Limpiado! Gritaba, y sus clientes, Don Paco y Sebastian los más tempraneros sonreían cuando le veían llegar, siempre tan responsable.



Cuando comenzó a los siete años, cobraba la limpiada en cincuenta bolívares, ahora pedía más .Trescientos costaba el servicio. Para sus amigos Paco y Sebastián era ciento cincuenta solamente.

Cada vez que alguien colocaba su píe sobre “mi amigo” disfrutaba un chiste, que con picardía Sergio ofrecía. No era extraño escuchar las risotadas de los hombres que con frecuencia lo buscaban para que les limpiara los zapatos .Cuando alguien extraño preguntaba ¿de qué reían Sergio? , él contestaba serio, cosas de hombre, cosas de hombre.

Don Paco, el dueño de la cafetería, lo quería mucho, le daba el desayuno gratis y no aceptaba que Sergio no le cobrara su trabajo, siempre le repetía; estudia Sergio, no te quedes para burro. Sebastian; el vendedor de ropa, era el hermano que la vida le regaló, bien vestido y rodeado de mujeres, que Sergio ayudaba a distraer.A las once y media Sergio debía tomar el Metro para estar en Catia a las doce, si se iba en autobús como siempre, tardaba una hora.

Apresuradamente tomó el Metro, llegaría tarde otra vez a la escuela y la maestra gorda lo regañaría como siempre. La semana pasada le había gritado pues Sergio se había quedado dormido. Las clases empezaban a la una y terminaban a las cinco. Entre las siete y las diez, Sergio hacia el trabajo de la casa y las tareas escolares, para luego, ¡despertar a las cuatro y gritar! Pulido, Limpiado! Los sábados eran agradables, salía con su mamá y jugaba…al fin jugaba.

Devoró las lentejas al llegar a casa y corrió a la escuela. Al llegar recordó que tenía que entregar unos dibujos que no había hecho así que se dispuso a escuchar los gritos y las amenazas de su maestra ¡TAN GRANDE QUE ESTÁS Y AÚN NO SABES QUE DEBES TRAER TU TAREA! ¿CUÁNDO VAS A APRENDER A LEER BIEN? ¿NO TE DA VERGÜENZA?

A veces quería dejarlo todo, pero las palabras de Don Paco, el dolor de su mamá le hacían pensar que si se esforzaba…,tal vez la maestra gorda se equivocaba y no leía tan mal…,sus compañeros no se burlarían y le prestarían las hojas blancas para hacer el dibujo ,tal vez lograría salvar el año.

Se dispuso a entrar al salón y abrió la puerta .La maestra al verlo llegar le dijo en tono grave ¡SERGIO, A LA DIRECCIÓN!


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Artes plásticas de Irán

El Ave Fénix

Presentamos aquí una bella muestra de arte iraní. Por supuesto ¡no todo es guerra en Irán!

Aquí tenemos a Morteza Katouzin.

y a su discípulo Imán Maleki

El hiperrealismo es una tendencia radical del realismo, surgida en los Estados Unidos de América en la década de 1960; la cual, a veces se confunde con el fotorrealismo, menos radical en su verismo, pero ambas logran conseguir con óleo o material escultórico, el mismo detallismo que ofrece la fotografía.

Ya en los locos años veinte, el precisionismo trabajaba con la ayuda de vistas muy fielmente reproducidas pero el arte pop, inmediato precursor del hiperrealismo, con Andy Warhol a la cabeza, empezaría a tomar imágenes de lo cotidiano, que reproducía de una forma neutra y estática como sus famosas sopas Campbell.

Los fotorrealistas nunca conformaron un grupo en sí pero sí hicieron exposiciones juntos en Nueva York, en la década de 1970, cuando la abstracción era la tendencia dominante y el realismo era mal visto.

Empezó a usarse la fotografía como medio para hacer retratos, apartados totalmente del retrato tradicional y más cercanos al cartel, al primer plano cinematográfico, a la toma de instantáneas o la objetividad del fotógrafo clínico o detectivesco, con una técnica que no deja l huella de la pincelada, en cuadro cubiertos por una fina de capa de pintora, aplicada con pistola o pincel y aún raspada con una cuchilla, si fuere necesario, para no dejar relieve.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Me agrada ser mujer

Tatiana Lobo (Colaboración para ARGENPRESS CULTUAL)

Me agrada que me digan que soy histérica porque entonces puedo
Lanzar los platos a la cabeza de quien intenta hacerme daño.
Me gusta que me llamen bruja porque puedo quemar el lecho
Donde me abusan.
Me gusta que me llamen puta,
Porque entonces puedo hacer el amor con quien me dé la gana.
Me gusta que me digan débil,
Porque me recuerdan que la unión hace la fuerza.
Me gusta que me digan chismosa,
Porque nada de lo humano me será ajeno.
Pero lo que más agradezco, lo que más me agrada, lo que más
Me gusta y lo que me hace más feliz es que me digan loca,
Porque entonces ninguna libertad me será negada.
Me agrada saber que mi cerebro es más pequeño que el cerebro del hombre,
Porque entonces mi cerebro cabe en todas partes.
Me agrada que me digan que carezco de lógica,
Porque entonces puedo crear una lógica menos fría y más vital.
Me agrada que me digan que soy vanidosa, porque puedo mirarme al espejo
Sin sentirme culpable.
Me agrada que me digan que soy emocional
Porque puedo llorar y reír a gusto.
Una y mil veces me quemó la Inquisición
Y aprendí a nacer de las cenizas.
Me encerraron en un harén
Y encerrada no dejé de reír.
Me pusieron un cinturón de castidad
Y adquirí las artes de un cerrajero.
Cargué fardos de leña
Y me hice fuerte.
Me pusieron velos en la cara
Y aprendí a mirar sin ser vista.
Me despertaron los niños a medianoche
Y aprendí a mantenerme en vigilia.
No me enviaron a la Universidad
Y aprendí a pensar por mi cuenta.
Transporté cántaros de agua
Y supe mantener el equilibrio.
Me extirparon el clítoris
Y aprendí a gozar con todo el cuerpo.
Pasé días bordando y tejiendo
Y mis manos aprendieron a ser más exactas que las de un cirujano.
Segué trigo y coseché maíz, pero me quitaron la comida
Y con hambre aprendí a vivir.
Me sacrificaron a los dioses y a los hombres
Y volví a vivir.
Me golpearon y perdí los dientes
Y volví a vivir.
Me asesinaron y me ultrajaron
Y volví a vivir.
Me quitaron a mis hijos y en el llanto
Volví a la vida.
Agradezco ser un animal porque los hombres han puesto en peligro
La supervivencia del planeta.
Agradezco ser hembra, porque el hombre no es el centro del universo,
Sino apenas un eslabón más en la cadena de la vida.
Agradezco que me digan que soy irracional, porque la razón
Ha conducido a los peores actos de barbarie.
Agradezco no haber inventado la tecnología,
Porque la tecnología ha envenenado el agua y el ozono.
Agradezco que me hayan colocado más cerca de la naturaleza,
Porque nunca estaré sola.
Agradezco que me hayan confinado al hogar y a la familia,
Porque puedo hacer de toda la tierra, mi hogar y mi familia.
Estoy feliz de que me llamen ama de casa
Porque puedo apoderarme de la mía.
Estoy feliz de no ser competitiva,
Porque entonces seré solidaria.
Estoy feliz de ser el reposo del guerrero,
Porque puedo cortarle el pelo mientras duerme.
Estoy feliz de que me hayan excluido del campo de batalla,
Porque la muerte no me es indiferente.
Estoy feliz de haber sido excluida de este poder patriarcal,
Porque lejos de éste, me alejo de la ambición y la codicia.
Estoy feliz de que me hayan excluido del arte y la ciencia,
Porque los puedo inventar de nuevo.
Con tantas fortalezas acumuladas, con tantas habilidades y destrezas aprendidas,
Mujer, si lo intentas, puedes volver el mundo al revés.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Pasos en la niebla

Pedro Luis Ibáñez Lérida (Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La muerte nos espera y, mientras tanto, la niebla. Esa espesa corteza de invisibilidad que no nos deja ver, ni tan siquiera, nuestros pasos. Tal sea esa la muestra decible de lo que significa el olvido. No es corpóreo este velo pero nos rodea y ciega. Dylan Thomas, el poeta norteamericano que liquidó su existencia en un interminable trago, olvidó vivir. Años más tarde, el actor Richard Burton era enterrado con un volumen que contenía la poesía completa de aquél. El mortal desenlace amparado en la eterna poesía. Designio lírico para, si acaso, dejar en el último hálito la expresión de inconformismo y resistencia, “Y no impondrá la muerte su dominio”.



El olvido está aquí. Contradictoriamente más presente que nunca. La disminución de los fondos económicos destinados a la dependencia es de tal calibre, que no deja lugar a duda. El olvido principia por el vacío. Y vacío es lo que el eufemismo gubernamental define como ajuste presupuestario. Es el abismo de la nada para las familias de las 800.000 personas enfermas de Alzheimer que se obstinan en no olvidar. Defendiendo la memoria como frágil hilván que evite la desconexión total con el ser querido. Cuidando los casi etéreos vínculos que progresivamente se truncan. Miradas que no saben, que no encuentran...

En Los nadadores el vacío existencial se modula dentro de una piscina. Joaquín Pérez Azaustre nos hace zambullir dentro de nosotros mismos. El cansancio y la inseguridad vital flotan a la deriva. Pero en el líquido elemento, su protagonista, Jonás, se siente como pez en el agua. Allí, entre otros nadadores, la desolación, el desamparo y la angustia quedan relegados fuera del agua. Los cuidadores sin cuidados y sin recursos, aparecen como las pinturas de Hopper, circunscritos al vacío, al olvido, sin agua sobre la que deslizarse. O como señala la poetisa, Olvido García Valdés, en su obra Lo solo animal, “El agua es algo de lo que no sé...” No se sabe. Se desconoce hasta dónde llegará esta inmisericorde apuesta nihilista que no cree en nada, porque no hay nada en qué creer. Los cuidadores y enfermos condenados a una isla desierta. Cada familia se convierte en un pequeño e ignoto islote en la inmensidad oceánica.

La idiocia, vanidad, desahogo y presuntuosidad parecen perseguirnos como Los cuatro jinetes del Apocalipsis, de Vicente Blasco Ibáñez. La cuarta cabalgadura del Estado –Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial- se despachaba hace unas fechas con lamentaciones. La causa de sus males era que fuera obligado a viajar en clase turista. Atinaba en su mandoble platicante, indicando que no era una cuestión personal y sí de carácter institucional. Causaba mal efecto que lo vieran en esa clase en atención a su cargo. Virginia Wolf en su obra El balneario, escrita un mes antes de suicidarse, describía: “La ciudad queda sumergida bajo el agua; y sólo se distingue su esqueleto de bombillas de colores”. Qué menesteroso ejemplo el que nos retrata la autoridad judicial, que cree reconocerse en el ciudadano que no lo reconoce a él. La cuestión parece radicar en “actualizarse”. Es decir, en ser visible aunque sea a costa de sumergirnos en la propia estupidez.

Thoreau señalaba que “El poema verdadero respira al fondo del yo”. La memoria y el olvido inspiran y expiran ese halo enigmático de pasos en la niebla. El poeta se transforma en el vacío que lo principia todo, “El placer de haber sido / nadie bajo una luz / antes no usada”, refiere José de María Romero Barea en su obra Talismán, que es extensible a ese sentir irrenunciable de lo que somos. La identidad que, a golpe de cuchilla, van reduciendo hasta hacerla desaparecer y convertirla en nada.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Música tradicional de Irlanda

ARGENPRESS CULTURAL

Se conoce como música irlandesa al folclore que ha permanecido vivo en la isla de Irlanda a lo largo del siglo XX, cuando otras muchas formas tradicionales de música en todo el mundo perdían popularidad por pasarse a la música pop. A pesar de la emigración y una bien desarrollada conexión con las influencias musicales británicas y estadounidenses, la música irlandesa ha mantenido muchos de sus aspectos tradicionales. Además, ha influenciado muchas de las formas musicales de hoy en día, tales como las raíces del country en los Estados Unidos, que a su vez han influenciado enormemente en la creación de la música rock. En ocasiones ha sido modernizada, y fusionada con el rock and roll, punk rock y otros géneros musicales. Algunos de estos artistas alcanzaron fama en Irlanda y en el extranjero fusionando canciones (un ejemplo de una canción tradicional que ha sido expuesta por haber sido grabada por artistas pop y rock es She Moved Through the Fair).



Durante la década de 1970 y 1980, la distinción entre músicos tradicionales y músicos de rock se encontraba enturbiada, con muchos individuos que regularmente mezclaban estos estilos por cuestión de tiempos. Esta tendencia puede observarse en la reciente labor de grupos e individuos como: Stiff Little Fingers, Aslan, U2, The Undertones, Horslips, Clannad, The Cranberries, The Corrs, Van Morrison, Thin Lizzy, Hothouse Flowers, Ciarán Farrell, Sinéad O'Connor, Enya, My Bloody Valentine, Rory Gallagher, Republic of Loose, Daniel O'Donnell, The Wolfe Tones, y The Pogues.

No obstante, la música irlandesa ha demostrado una inmensa inflación de popularidad con muchos intentos de retornar a sus raíces. También hay grupos de música contemporánea que se apegan a un sonido tradicional como: Altan, Danú, Téada, Déanta, Lúnasa, Kíla, Noel Shine and Mary Greene, y Border Collies. Otros incorporan múltiples culturas en una fusión de estilos como: Afro Celt Sound System, Beoga y Loreena McKennitt.

Además de la música folclórica, Irlanda cuenta también con un rico repertorio de música clásica contemporánea. Sin embargo, este tipo de música irlandesa no tiene ningún impacto y poca exposición en la propia Irlanda y en el extranjero.

La música tradicional irlandesa se caracteriza por el lento movimiento de cambio que tiene a lo largo de la lista de principios aceptados. Se cree que las canciones y melodías son ancestrales y se respetan (aunque en realidad, muchas tienen menos de 200 años). Sin embargo, es muy difícil o imposible conocer la edad de la mayoría de las melodías debido a su tremenda variación a lo largo de Irlanda y a través de los años; no obstante, es posible hacer alguna generalización, por ejemplo, sólo las canciones modernas están escritas en inglés, con pocas excepciones, el resto están escritas en irlandés. La mayoría de los Temas viejos, melodías, y métodos son de origen rural, aunque hay muchos Temas modernos que, a menudo vienen de ciudades y pueblos. Las melodías adoptan la forma de danzas tradicionales, siendo la más popular el reel. Otras estructuras frecuentes son la giga, el hornpipe, la polka, la slip jig, el slide y el air, que es un tema lírico que se interpreta despacio y libremente.

La música del folclore irlandés y sus letras pasaron oralmente de generación en generación, a menudo en las populares sessions celebradas en pubs y en raras ocasiones fueron escritas hasta recientemente (dependiendo de la definición de “reciente”, hay muchos ejemplos de música escrita antes de 1800) Los coleccionistas fueron los de mayor importancia en la transcripción de melodías que pertenecían tanto a tradiciones instrumentales como a tradiciones de canciones, entre muchos otros podemos citar a, George Petrie, Edward Bunting, Francis O'Neill, Canon James Goodman. Aunque en la tradición de la música folclórica se prefiere la actuación «solo», las bandas o al menos pequeños conjuntos han sido probablemente parte de la música irlandesa desde al menos la mitad del siglo XIX, aunque este es un punto de mucha contención entre etnomusicologistas.

Por ejemplo, las guitarras y los buzukis sólo entraron en el mundo de la música tradicional irlandesa a finales de 1960. El Bodhrán, instrumento que una vez fue conocido en Irlanda como Pandereta se menciona por primera vez en 1600, aunque probablemente tan sólo es una adaptación del antiguo tambor de guerra celta. Las bandas de los Céilidhs en 1940 a menudo incluían un conjunto de tambores y bajos así como saxofones. (La banda At The Rachet continúa con la tradición de usar un saxofón haciendo música irlandesa). En el 2007, los tres primeros instrumentos se aceptan generalmente en círculos de música irlandesa. (Aunque quizás no en los más puristas), mientras que los tres últimos no son generalmente aceptados (por ejemplo, el grupo The Pogues fue muy criticado por usar una batería).

Además, tales instrumentos irreprochables como el acordeón y la concertina hicieron su aparición en la música tradicional irlandesa sólo a finales del siglo XIX. Existe poca evidencia de que la flauta haya tenido mucho que ver en el folclore musical irlandés antes de que los músicos artísticos abandonasen los instrumentos simples de madera, aún preferidos por los comerciantes flauteros para adoptar el «sistema Boehm» de orquesta moderna, y el whistle o silbato de estaño, otro producto producido en masa por la revolución industrial. Un ejemplo para entender dichas variaciones estaría en que la música tradicional irlandesa del 2006 tenía mucho más en común con la del 1906, que la del 1906 con la del 1806.

Más recientemente, la música irlandesa se ha expandido para incluir nuevos estilos, arreglos, y variaciones interpretadas por algunas bandas, aunque hay abundantes argumentos en cuanto a si se puede denominar a este tipo de música como tradicional. Sin embargo, la mayor parte de la comunidad ha aceptado que la música tocada por tales bandas, como por ejemplo Planxty y la Bothy Band y sus muchos descendientes espirituales es profundamente tradicional.

Músicos de estilos no irlandeses, (bluegrass, «oldtime» y folk) han descubierto que la apelación a la música tradicional irlandesa es bastante distinta a las estructuras rítmicas y melódicas que gobiernan otras formas musicales, incluso en los casos de nuevas melodías compartidas entre estos géneros musicales. También, las sesiones irlandesas, el bluegrass y los sonidos antiguos llevan conjuntos completamente distintos de etiqueta y expectaciones, y la mayoría de ellos no se integran bien; esto ha conllevado a muchos malentendidos y confrontaciones. También existen grupos que hoy día siguen difundiendo este tipo de música, como por ejemplo: Sharon Shannon, Gwendal y Mike Oldfield.

Es muy difícil dar una idea cabal de lo que es la música tradicional de Irlanda con apenas unas pocas canciones. Por eso, entendiendo que así lo hacemos por una simple cuestión de espacio, dejamos aquí tres preciosuras del acervo cultural irlandés.







Fuente: Wikipedia


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sobre la cultura negra


Antonio José Guevara y Brunilde I. Palacios Rivas (Desde Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Si la cultura negra no se desprende su geografía ancestral original, no se hubiera convertido en sujeto creador de una cultura distinta a la africana, europea, indígena y criolla

Pensamos que se debe valorar el esfuerzo hecho dentro de un espacio que nos llama a la reflexión constructiva, como a la producción de hechos que conlleven a visibilizar ese proceso que implicó el negocio negrero, donde hay que vanagloriar la inteligencia de esos seres que debieron ser tratado por su capacidades y potencialidades y no por sus aspectos fenotípicos y genotípicos, los cuales fueron tratados como inhumanos o Piezas de India, en donde solamente se valoró sus aspectos físicos (donde la mayor carga la llevó la mujer negra). Pero quisiéramos enarbolar el aporte a la diversidad venezolana hecho por la cultura negra, donde la reflexión se ha convertido en la herramienta epistémica que permita desentrañar la misma reflexión y los hechos histórica para llegar a consenso que nos permitan entender al humano como creador de cultura, en el que se pudo echar a un lado el trato impío y inhumano recibido (tanto por los africanos, como por los europeos) y en el que no se ha comprendido la importancia que tiene la inteligencia humana para adaptarse a otros medios para crear una geografía espacial diferente (denominada como cultura negra) que se va a caracterizar por poseer rasgos que la identifican como propia de ese proceso que se vivió en los nuevos estados nación que se estaban creando y que la hacen determinarse como diferente a la africana, indígena, criolla y europea, en el que sin la participación de los negros y los indígenas no se fuera hecho visible en el proceso que implicó nuestra independencia y este país jamás hubieran alcanzado el grado de desarrollo que actualmente tiene. Por ello, venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo que el término "afro-descendiente", es intrascendente y anti-histórico que irrumpe en contra de las fuentes que sirvieron para crear la República (1811),en un momento en que la Revolución Bolivariana está propiciando un nuevo sistema de participación centrado en la cohesión y corresponsabilidad que incluye el relanzamiento de nuevos paradigmas que vienen a favorecer una generación de alternativas que están auspiciando un sistema que implican una serie de procesos con el propósito que transfieran su efectividad dentro del contexto local y para ello se hace necesario adecuarlos dentro de una serie de principios y valores consustanciados con el proceso histórico que estamos viviendo, en donde la participación debe conllevar a la cimentación de una visión compartida que genere un pensamiento holístico en función de concebir un ciudadano que tenga una capacidad de comunicación que posea un esquema conceptual actualizado y socializado, con el propósito de que se pueda discernir en cuando al uso agudo de herramientas que confieran su formación particular, lo cual implicaría compartir una imagen de futuro que permita el desarrollo de la energía generativa de lo humano, con la finalidad de afirmar la nacionalidad venezolana y reconstruir un país más justo y ético que tome en cuenta la importancia que tienen los principios y valores para el desenvolvimiento de sus potencialidades, la imaginación productivas, la sensibilidad de percepción y la comprensión del espíritu (por ello... la lucha por su memoria no se puede separar de su nueva geografía espacial, ya que existió la necesidad de crear una nueva que viene a reafirmar el que la cultura negra no es producto de lo africano, sino del proceso que implicó el desarraigo, la esclavitud y la conformación de las nuevas repúblicas que se libraban de la imposición europeas.

Quienes nos hemos convertido en gestores de esta controversia, no podemos dejar de pensar y obviar, el papel jugado por las culturas africanas, las cuales se dedicaron al oficio de cazar y vender a sus congéneres a los europeos por objetos que no tenían valor alguno, en el que se quedaban seducidos ante el mefítico aroma en descomposición que emergía y de otros perfumes que brotaban de tan olientes prendas que intercambiaban, en el que no importó que eran humanos y lo peor del caso, se aspiran invisibilizar tal dinámica histórica representó una experiencia desgarradora que no se puede disfrazar, o desvanecer tan fácilmente, en el que no se puede olvidar su sabor amargo y desolado, porque reconstruir lo anterior a lo ocurrido, implica un ejercicio doloroso que marcaría el carácter definitivo y destructor de tal actividad humana. Por ello, se hace recomendable revisar tal supuesto histórico, en el que nuestros Originarios Históricos que vinieron a conformar la República fueron el producto de este desarraigo, en el que no interesaba si pensaban, sentían y además (…) que eran africanos y es por ello, que la pérdida de sus diferentes idiomas se convirtió en un gesto de irreverencia y en una respuesta que debía garantizar la necesidad de adquirir otra y esto trajo como consecuencia mucho odio, por el acto cruel e inhumano de ser tratados como Pieza de India, donde sólo importaba su venta, lo cual trajo consecuencias de mucha transcendencia, permitiéndoles que se convirtieran en creadores de la Cultura Negra. Cultura que marca un hito en la historia del mundo y fue uno de los fenómenos para que el mundo sintiera cambios profundos a partir del siglo XVIII, en el que se demostró que eran seres humanos que debían ser reconocidos como ciudadanos en las nuevas legislaciones, en donde estaban naciendo los nuevos estados-nación.

En este sentido, no podemos aceptar que hoy no se quiera reconocer nuestra capacidad, como nuestro aporte a la diversidad de la humanidad, sin importar las reminiscencias de ese acto cruel, e inhumano, para hoy sin pena, con el mayor descaro, plantear que somos "Afro- descendientes", no importándoles fragmentar el país, cuando por el contrario, debería existir un rechazo muy marcado por parte de la sociedad venezolana, en contra de esa conducta que solamente contribuye a la preservación de intereses personales y a la imposición de una conducta que niega la naturaleza del otro.

Esto implica que La Cultura Negra se ha sabido levantar, con entereza y mucha fortaleza, a pesar que le ha costado mucho su aceptación dentro de la idiosincrasia venezolana, pero estamos cada día trabajando en función de la igualdad, en pro de nuestro reconocimiento como cultura que hizo un aporte importante a la diversidad venezolana, aunque dentro de los principios que se incorporaron en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, estamos viendo como mucho delicadeza ese reconocimiento expreso en el que se puede notar muy seriamente, que el termino afro-descendiente, no encaja dentro los supuesto jurídicos que allí se establecen para poder ser reconocida como pueblos que poseen una identidad étnica y cultural que los diferencia de los demás, y en el que quedó expresado “…un profundo cambio de perspectiva política y cultural que reoriente la conducción del Estado venezolano, por su carácter multiétnico, pluricultural y multilingüe, en el que se les reconocen ciertas especificidades y, en particular, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, sus idiomas y religiones, así como el derecho que tienen a mantener y desarrollar su identidad étnica y cultural, cosmovisión, valores y espiritualidad.

Frente a este poderoso cambio paradigmático, el estado venezolano asumió una trascendental responsabilidad al momento de administrar justicia, así como el deber de reconocer en sus decisiones a las partes que se articulan, de la manera más humana, equitativa, justa, equilibrada e imparcial, en el que se debe ser garante de la aplicación suprema y preeminente de la Constitución y este es uno de los problemas jurídicos que se les va a presentar a quienes creen que es fácil que se le reconozca su africanidad, al no contar con una organización social, política y económica, además de una jurisdicción especial que le ha permitido en el tiempo mantener una cultura identificadora que contenga, usos y costumbres, idiomas y religiones, como una identidad étnica, especifidades en sus formas de comunicación que los identifique del resto de la cultura nacional, cosmovisión, valores, espiritualidad y sus lugares sagrados y de culto; así como sus autoridades legitimas requisito fundamental para que el estado pueda reconocer su existencia, además de su soberanía e indivisibilización.

Esto quiere decir, que a pesar que Venezuela se ha convertido en un Estado Social de Derecho y Justicia, la aplicación de la justicia debe de cumplir con estos principios. Es por ello, que el constituyente de 1.999 concibió una actividad jurisdiccional eficaz, confiable y transparente a cargo de administradores de justicia de las diferentes jurisdicciones comprometidos en proteger y garantizar a la persona los derechos sustanciales y las libertades consagradas en la Constitución Política y en la ley, con el objeto de alcanzar la convivencia social y la concordia nacional. Por eso, el reconocimiento de la jurisdicción especial, juega un papel importante para ser reconocidos como pueblos autónomos y como componente esencial del Sistema de Justicia, dando la posibilidad a las autoridades legítimas, en el que se puede notar que quienes se auto-determinan como descendientes de africanos no cuenta con una instancia de justicia originaria, y no se pueden reconocer como cultura autóctona o originaria dentro de un Estado pluricultura, es decir…, no cumplen con este principio jurídico, debido a la forma como se dio el proceso de desarraigo e instauración de la esclavitud en Venezuela, en el que se dieron relaciones de poder distintas en comparación a Colombia, Perú, Cuba, República Dominicana, Haití, etc., y por otro lado, porque el desprendimiento de los idiomas se hizo de manera muy rápida, porque de no ser así, no se fueran convertidos en sujetos creadores de cultura, con una capacidad tan impresionante para aprender, que crearon una cultura distinta a la africana, indígena y distinta a la europea y a la criolla, en donde su núcleo central de sentido no se puede aislar de estas culturas.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.