jueves, 25 de abril de 2013

El celular de Dios

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Graciela vive en La Plata, que no es lo mismo que vivir con plata. Es casi “olaldesa” del lugar donde vive. Un nuevo rango que sustituye a la “alcaldesa”. También suele ser “olaldeana”, en esto de la aldea global y virtual, a la hora de bajar -sin exagerar-, niveles. Además los tonos rojizos del cabello, son toda una advertencia para quien sepa mirar.



“El Ayatollah” de la redacción se miró en el espejo de su militancia y descubrió el fantasma de la memoria. Ese que hace saltar tapones de remotos poemarios y abre paso al desenfreno que se vuelve gráfico. Por ejemplo para escribirle “la fotografía robada en aquel almuerzo tomó vida en mis silencios”.

Cuando estos “cortos” ocurren, estallan instalaciones y se dinamitan puentes, para que el torrente de ciertas imposibilidades encuentre cauce. Es entonces cuando construye lazos virtuales que lo transpolan y comienza a vagar de página en página, para rescatar respuestas. A veces las encuentra. A veces lo sorprenden.

No es grave. Depende la altura de la vida en que uno se zambulle y la profundidad del curso. Pero es incansable en estos avatares del “romancero criollo”, ya que la fiebre literaria lo llevó, sin proponérselo, al muelle equivocado.

Es que Adriana, una morena bahía de arena blanca, tucumana y cierta como su tierra del muña muña -el viagra nacional-, leyó algunos mensajes codificados, de estos poemarios públicos y decodificó, para incomodidad del “Ayatollah” quien debió abrir una segunda línea poemática, camino casi del juglar.

A ella le recordó “te invito a que me invites… si te queda claro y sin más detalles”, ese despliegue de artilugios literarios, presagiaba el fragor de las tormentas del alma, listas a desatarse.

--

Así lo encontré de atribulado una mañana, portando el infaltable bolso de cuero, que se carga en el hombro, como a los antiguos compañeros de lucha, que ya no descansan.

-Me voy a La Plata… tengo que hacer una nota -, anunció contrito. -¿Me llevan?-, Yon asintió. El Alfa gris siempre está disponible.

Las diagonales y la ciudad son marca registrada de Pierre Benoit. La masonería agita, sobre ese nombre, algunas certezas y muchas dudas, sobre todo si de su nacimiento se discute. Un destino de “Delfín” del trono francés, que merodea y la toma de la Bastilla, se agitan y renuevan hoy, con cada piquete ruidoso.

Graciela no pensaba en estas cuestiones, mientras estudiaba el paso del tiempo en el “Ayatollah”, en ese segundo piso con vista al baldío lujurioso y urbano. Tomó en cuenta algunos detalles y las cuarenta veces que sonó el celular, para interrumpir el reencuentro de la incomunicación. La flema del personaje no fue suficiente y de allí nació la diabólica idea poética y para peor gráfica, que los vincula.

Las llamadas, salvo la de Dios, alejaban acercamientos. Quiso ser presuroso. Pero oscurecía cada vez que aclaraba Lo que no es nuevo ni totalmente cierto. Hoy anda en negociaciones metafísicas sobre el triángulo de las Bermudas, donde los amores naufragan y desaparecen.

--

La ruta dos y la rotonda de “Alpargatas”, cuando volvimos con el vasco, fueron un giro poco postal. No quisimos estropear la bucólica escena y marchamos rumbo al discreto parador, donde se llega si se tiene el dato preciso.

En medio del oasis, el lugar aísla de ruidos, imágenes y olores no deseados. Hasta la pareja de cardenales, en vuelo gentil, parecen trasladados de un remoto paisaje.

La grácil mesera nos condujo a un sitio umbrío donde destacaba el Malbec púrpura, propiedad de la bodega finca, con nombre de princesa rusa, misteriosamente dispuesto, junto a dos cazuelas de cobre, anfitrionas del potaje de hígado al jerez.

Comimos en silencio. La torta de frutillas que descansaba sobre un colchón de crema, llegó para quedarse y formar parte del inventario gastronómico. Un semi champagne de tres letras, fue solidario.

El café, otra emota circunstancia a la que ninguno de los dos se quería aproximar. El lugar y la atención exigían morosas decisiones. Yon habló recién a la segunda copa. Esa es la historia sin histeria.

--

Los navarrenses, navarreutas, navarrónicos, se puede elegir, son habitantes de Navarro
Trasplantados a Lomas de Zamora. Miguel y Fernando, dos esperanzados que buscaron instalarse por este suburbio del sur. Nadie es perfecto.

Resisen en la frontera de Chaco Chico y Villa Niza, muy promocionada por algunos episodios contados aquí, pálido reflejo de lo que en estos sitios ocurre.

Miguel, la noche de un viernes, media hora antes de la medianoche, decidió su rutina ciclística, para abaratar la vida, claro, resolviendo que Larroque era iluminada y segura.

Cuando llegó a Gutiérrez, leyó en las paredes de una de las pocas fábricas que trabajan y se sorprendió, la cantidad de saludos post mortem de y a los chicos, pintados en sus paredes. Leer, no siempre es un placer.

Cuadras después del reconocimiento, allá por Castelli y Vetere, su inocencia campesina jugó las fichas al color (negro), en el casino de la vida. El auto silencioso y sin luces que lo seguía, no era ninguna buena garantía. La calle ofrece huecos y en uno, el auto se le adelantó.

El flaco que se bajó del lado del acompañante, fue convincente al arrebatarle la bici, único medio de transporte para ir a laburar, la guita y la campera, recuerdo de tiempos mejores seguramente.

- Caminá y no te des vuelta, porque si no te meto un cohetazo - ; para aumentar su seducción le mostró el arma niquelada, más elocuente que el mejor discurso.

Miguel resignó, ora vez, la esperanza. Es un hombre grande, habitado por el niño que todos debemos cuidar, aunque algunos lo hayamos perdido y otros no recuerden haberlo tenido.

 Tiene un compadre, Fernando, de la misma cepa geográfica, estentóreo de a ratos, rara avis si se conviene que la vida en el campo y los tambos, por ejemplo, suele ser solitaria. De nuevo a empezar, simulando la esperanza.

--

Los argentinos cuestionariados, por ahora viven en Chubut y Santa Cruz, nos cruzamos virtualmente el tenor de las preguntas que la inocente empresa formulara, para legitimar una radicación extranjera en la región.

- ¿Vería mal que Argentina cancelara la deuda externa con territorios…?, fue una de las consultas, dispersa convenientemente, la otra, relevante apuntaba, ¿le preocuparía un gobierno tripartito (triunvirato), integrado también por un representante del FMI?

¡Gente grande! esta de la consultora, podrían haber incluido las cláusulas secretas de los acuerdos que contienen ciento once puntos, y que vamos a firmar con el FMI y el Banco Mundial, si no lo hicimos ya… total…-, fue la prolongada explicación del vasco, reclinado en la butaca izquierda del Alfa rumbo a Lomas.

Lo miré comprensivo, igual es barato.

- ¿Y con que se quieren quedar ahora?-, le pregunto. Mejor no lo hubiera hecho.

- Por empezar la Antártica. Después, cuando logren que se privaticen dos bancos oficiales (Nación y Provincia), los van a comprar-. Respiró y aproveché.

-¿Y eso que tiene que ver?-, fue mi segundo error. Me miró impaciente, para ser prudente en la descripción.

- Todas las tierras fiscales y la cartera de comercial de operaciones, todas aquellas que tengan garantía hipotecaria, es tan grande, que entre los dos bancos tienen buena parte del territorio, sobre todo el productivo, ¿te va?-, preferí dispersar la densidad. Sonó su celular y se cortó la llamada. Nada marchaba hacia la avenida de la conciliación.

--

- “Vela desvela cuando devela. La rubia, todavía tostada y totalmente vestida de negro, le entregó en la sede de “la oficina” -, apostada detrás de una gigantesca copa de helado multisabor y correos electrónicos, probando que los chicos de la encuestadora iban sembrando en serio. Ella, con su aire displicente, leve, casi ausente, es velocísima, aunque su celular, como en este momento, la tenga ocupada. Puede hacer varias cosas a la vez. No me pregunten cuales. Pero la información estaba prolijamente ordenada cuando nos la pasó. El mohín por la comunicación frustrada me hizo dudar si “El”, estaba ocupado. Porque el celular de Dios, ese día, ni siquiera tenía contestador.

PD. Para memoriosos del 2001


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Nombrar

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Nombrar lo que pasa
nombrar lo que está
nombrar lo que era
lo que ya no es
y lo que será.

Recordar es nombrar
y ver es nombrar.

Una sonrisa
la vuelta de una esquina
esa boca
con aquella palabra
dicha con rabia
alegría
tristeza
indiferencia
aquella risa
desesperada
porque después
será llanto
de resignada.

Nombrar es decir
lo que es
lo que fue
lo que será.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Edgar Degas, el impresionista

El Ave Fénix

Pintor y escultor francés, Nació el 19 de julio de 1834 en París. Hijo de un aristocrático banquero, su madre provenía de una familia de rancia tradición de Nueva Orleans, en Estados Unidos. Fue el primogénito de la familia y desde pequeño su padre lo puso en contacto con el arte.

En 1845 inicia su bachillerato en el Liceo Louis-le-Grand y lo termina en 1853. Abandonó la Facultad de Derecho para pintar. En 1854 se convierte en alumno de Louis Lamothe, discípulo de Ingres, y asiste en 1855 a la Escuela de Bellas Artes en París. Desde 1865, influenciado por el movimiento impresionista, abandona los temas académicos para dedicarse a una temática contemporánea.

Viajará a Italia, lo que será muy importante para su formación, donde conocerá la pintura veneciana y florentina de Masaccio, Piero Della Francesca... Al contrario de los impresionistas, prefiere el taller y no le atrae el estudio de la luz natural. Dedicaba mucho tiempo a pintar aunque sus obras parecieran espontáneas o hasta casuales. "Si es necesario repetir una obra cien veces, hay que hacerla ciento veinte, ese no es problema", solía decir.

Su temática es el teatro, cafés, carreras de caballos y las mujeres, en las que se centra gran parte de su obra intentando atrapar las posturas más naturales y espontáneas de sus modelos. En su afán por capturar el movimiento en una obra de arte, acudía a diario y permanecía horas observando los ensayos de las bailarinas, incluso, contrató algunas para que le sirvieran de modelo mientras pintaba. Su estudio de los grabados japoneses le llevó a experimentar con ángulos de enfoque inusitados y composiciones asimétricas. Sus obras suelen presentar los bordes cortados, como en Los bebedores de absenta (1876, Museo de Orsay, París), Ensayo de ballet (1876, Museo y Galería de Arte de Glasgow) y en Mujer con crisantemos (1865, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York).

En la década de 1880, empieza a perder visión, y trabaja con dos medios nuevos: la escultura y el pastel. En su escultura, al igual que en su pintura, intentó atrapar la acción del momento. Trabajó con moldes de cera o terracota y en vida no fundió ninguna escultura en bronce. No obstante, en sus últimos años deseó hacerlo e, inclusive, llegó a convenios con reconocidos fundidores de su país. Sin embargo, sus obras no se realizaron hasta después de su muerte. Sus pasteles suelen ser composiciones simples con muy pocas figuras. Se vio forzado a recurrir a los colores brillantes y a los gestos de gran expresividad, prescindiendo de la línea precisa. No gozó de gran reputación entre sus contemporáneos y su auténtica dimensión artística no habría de valorarse hasta después de su muerte, acaecida el 27 de septiembre de 1917 en París.

Descargar su obra desde aquí




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Medicatura rural


Alberto Pinzón Sánchez (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El sol empezaba a declinar en el horizonte rojizo y una brisa fresca y suave que anunciaba la llegada de la noche, embargaba ese atardecer en Provincia. En la casona grande de tejas rojas de barro y paredes blanquecinas, ubicada dos cuadras arriba de la plaza central del pueblo, recientemente remodelada para que sirviera de hospital, los cuatro empleados de la salud, tres enfermeras y un médico joven llegado hacía poco tiempo, se disponían a dar por concluida su labor diaria. Unos golpes fuertes y precipitados en el portón de la casona seguidos de voces altas alarmaron a los empleados de dentro. Una de las enfermeras abrió la puerta y tres hombres vestidos de paisano, agitados, sin esperar se introdujeron precipitadamente en el zaguán de la casa. Dos de ellos, llevaban alzado por las axilas al de la mitad quien quejumbroso tenía la camisa ensangrentada o empapada en sangre, en el costado derecho.

-Está muy herido. Dijo uno de ellos con dureza. Necesitamos urgentemente al médico, añadió.

La enfermera le respondió que, el médico de planta estaba en el café de Pedrito jugando un chico de billar con unos amigos. No estaba aquí, ni vendría en toda la noche. Quien estaba era el médico practicante.

Pues llámelo a él agregó el hombre.- Bien sienten al señor aquí, dijo la enfermera señalando un taburete de cuero y madera, mientras voy a llamarlo.

A los pocos minutos llegó el médico joven. Venía caminando rápido, como dando zancadas y mostrando sorpresa en sus grandes ojos grises. Lentamente tratando de abrir la camisa para ver la herida, preguntó qué había pasado.-Le pegaron un tiro ahí, respondió señalando el costado del hombre sentado y quejumbroso, cuyo rostro apretado por el dolor no dejaba ver bien sus facciones.

-Está herido en el hígado, les dijo el médico una vez logró separar la camisa y palpar la herida. -Necesita urgentemente una cirugía en el hospital regional o de lo contrario se desangrará irremediablemente, agregó.

Los hombres suspiraron profundamente y el que hablaba considerando que el hospital grande estaba a más de 6 horas de camino por la carretera a Bogotá, dijo con resolución.

-Pues opérelo aquí doctor, que nosotros asumimos todo.

- Lo malo es que aquí no hay quirófano, ni instrumental grande, sino una pequeña mesa con instrumental de cirugía menor; la luz es muy mala y nos toca trabajar con una lámpara de caperuza y gasolina. Replicó el médico.

-No importa doctor: opérelo, que nosotros, ya le dije, asumimos todo.

El médico joven empezó a dar muestras de la tensión. Un leve sudor, perlado mojó su frente y su labio superior. Tomando aire en un suspiro hondo, les dijo.- Miren señores. Esa herida es muy grave y necesita una cirugía mayor, y para que me entiendan, coser el hígado es como coser una cuajada. Hizo una pausa tratando de mirar en los hombres la reacción a sus palabras y agregó con la voz un poco embargada. –Si ustedes lo exigen, yo afronto el riesgo y haré todo lo que pueda, pero sin poder garantizarles nada. Los hombres miraron desconcertados al hombre sentado quien debatiéndose entre los quejidos y una respiración cada vez más arrítmica, movió la cabeza varias veces hacia abajo como afirmando.

-Hágalo doctor fue la respuesta del hombre.

A los pocos minutos, los acompañantes quedaron afuera, y el herido fue introducido en el pequeño salón acondicionado con dos bombillos de 100 bujías, una lámpara de gasolina suspendida por un gancho desde el techo, y yacía sobre una mesa ordinariamente usada para atender los partos.

Rápidamente mientras una enfermera le aplicaba en el brazo un botellín de suero, otra lo desnudaba para tomarle la tensión arterial y otra alistaba el pequeño paquete hervido de instrumental quirúrgico. -Doctor, dijo una de las enfermeras ¿qué anestesia le va a poner? El médico mientras se vestía para la cirugía, sin dudarlo le indicó: - Tome una compresa de algodón; empápela en éter que está en la sala de consulta, y póngasela en las narices. Lo controlaremos con la presión arterial.

El médico observó bien al paciente: La herida de entrada era exactamente debajo de la última costilla con un orificio de salida más grande y casi en línea recta en la espalda. Metió el dedo índice en la herida de donde brotó un coagulo negruzco y friable. Tomó el bisturí y amplió la herida con un buen corte, desbridando la piel lacerada por el disparo. Palpó más profundamente, siguiendo el trayecto de la herida y observó en el guante sangre roja rutilante y fresca. Palpó la cápsula fibrosa que envuelve al hígado; solo tenía los dos orificios, el de entrada y el de salida. Hizo una prueba: metió el índice derecho por el orificio de entrada y el índice izquierdo, atrás, por el orificio de salida y pudo tocarse ambos dedos. El paciente estaba profundamente dormido, en aquella sala aplastada por una presión irreconocible, aumentada por el olor a sangre mezclado con el del éter de la anestesia, solo se percibía la leve respiración del herido.

Era más grave de lo esperado, se dijo. No podía coser o suturar la capsula fibrosa del hígado, porque como lo había sospechado era un asunto de cirugía mayor y de equipamiento que no disponía. Dudó. Y respirando profundamente, mientras se pasaba la manga de la bata por la frente, miró a las enfermeras con una mirada inquietante y solícita de ayuda. Ellas le correspondieron mirándolo anhelantes, sin saber qué hacer.

De pronto, mirando fijamente la herida del paciente, una improvisada idea le vino a la mente. Le pidió a la enfermera a su lado que le pasara una compresa de algodón del material hervido, pero desenvuelta, y con ella en la mano derecha, empezó a introducirla por una punta por entre el orificio de entrada, controlando su recorrido con el índice de la mano izquierda introducido atrás, en el orificio de salida de la bala. Ahora el paciente se movía quejumbroso, pero totalmente ausente. Metió lentamente toda la compresa, dejando visible solo una punta de ella. Desinfectó todo el campo operatorio con abundante tintura de yodo, y dijo: -Ahora a esperar.

Con las ropas de cirugía ensangrentadas salió al zaguán y les dijo lo mismo a los acompañantes del herido. Ellos le respondieron que no podían esperar. Esperarían unas horas hasta la madrugada para llevárselo consigo. El médico, les dio dos frascos grandes de tintura de yodo y les dijo que debían hacerle curación con ella en ambas heridas, dos veces al día, y que buscaran ayuda especializada. Fue todo.

Los hombres se llevaron esa madrugada al herido como habían dicho y a la mañana siguiente la rutina del hospitalito continuó igual. Hasta una semana después, cuando un hombre recio y acuerpado, vestido con una chaqueta de cuero abierta de donde sobresalía una gruesa cadena de oro con varios dijes, mirada negra y penetrante, cabello liso peinado hacia atrás con glostora y rasgos mestizos pronunciados; llegó preguntando por el médico joven.

Cuando lo tuvo enfrente, el hombre le presentó un carnet de la Compañía de Misiones Especiales de la Brigada de Institutos Militares con su foto, y donde se podía leer el nombre de José Quirama Zuleta; quien sin titubear le dijo:- Doctor usted hace una semana curó a un peligroso guerrillero que nosotros habíamos herido en el encuentro de la vereda de la Palma, y se nos voló. Le aconsejo que coja su maletica con sus chiros y se pierda de aquí cuanto antes. O no respondemos por su traición.

Entonces, un sudor frío y resbaloso, escurrió lentamente a lo largo de la espalda y del espinazo del joven médico.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chacas, entre cielo y tierra

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El pueblo de Chacas, en las alturas de los Andes ancashinos, en el valle de Conchucos, ha dejado de ser una simple aldea, aislada y perdida entre las montañas para convertirse en una valiosa propuesta de desarrollo local, que el Estado peruano recién empieza a valorar y a respaldar con inversiones en carreteras que integra esa región con el Pacífico y en un futuro próximo con la Amazonía.



El nuevo Chacas, es fruto de la voluntad y el esfuerzo de sus habitantes, que participan con amplitud de la obra pastoral del religioso italiano Ugo de Censi, quien llegó en 1976 como párroco, alentó el proyecto Mato Grosso, también presente en Ecuador, Bolivia y Brasil, involucrando a un creciente voluntariado de profesionales que comparten transversalmente sus conocimientos.

Mario Vargas Llosa ha visitado y escrito recientemente sobre Chacas (http://elpais.com/elpais/2013/04/04/opinion/1365092276_680576.html). Apasionado por su pensamiento agnóstico y neoliberal, el Nobel de Literatura 2010, concluye: “que pese a la notable grandeza moral del padre Ugo y sus discípulos y de la fantástica labor que vienen realizando en los cuatro países donde tienen misiones no es éste el método gracias al cual se puede acabar con la pobreza en el mundo…”.

MVLL percibe Chacas de manera epidérmica, cuando en realidad este distrito se ha convertido en un modelo de desarrollo local que postulan destacados filósofos contemporáneos, críticos del centralismo y la acumulación económica en las grandes urbes, y que ahora la humanidad cuestiona porque pasa por una crisis, al parecer irreversible, sino cambia de rumbo.

He visitado Chacas en más de una ocasión. Tengo las gratas impresiones de mi padre – matemático, poeta y misionero – de un viaje que realizó hace ochenta años. Conozco ese valle, después de una visita a San Marcos, rumbo a los campos de Antamina, para escuchar los primeros reclamos de los trabajadores mineros, por el “justiprecio” que recibieron del capital canadiense, a cambio de la cesión de sus campos comunales depositarios de infinita riqueza cuprífera.

La minería en Ancash, nunca ha dejado desarrollo. Antonio Raimondi, el sabio italiano, que vivió varios años en Huaraz, jamás escribió que “el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”. Todo lo contrario, el Perú es un país que durante siglos fue aplastado por un gamonalismo oprobioso, que se apropió no solo del suelo sino de la vida de los pobladores nativos.

Motivado por los embajadores italianos en el Perú, Sergio Busseto y Fabio De Nardis, también tomé contacto con otros proyectos descentralizados de la cooperación europea y del fondo italo - peruano, muchos de ellos sin éxito, por la desidia de sus promotores y la burocracia anómica del Estado.

Con esta información previa, busqué una entrevista con el sacerdote Ugo de Censi, quien aceptó cordialmente, fijándome como punto de encuentro la plaza principal del distrito de San Marcos, un viernes de noche, con luna llena.

 ¿Cuál es la receta para el desarrollo social en Chacas, tan apreciado por los pueblos del Valle de Conchucos, y mucho más fuera del Perú?

Ugo de Censi, me contestó con otra pregunta: ¿Cuánto crees que cuesta esta plaza de cemento, con algunas flores y una banca en la que estamos sentados?

-Calculé en medio millón de soles.

Ugo de Censi, aceptó ese monto, y explicó que esa obra no es una inversión, es una vanidad. La plaza, aunque está bien pintada y cuidada, no genera desarrollo. Es vanidad, es gasto superfluo. Representa una mala costumbre, practicada por muchos pueblos. Esta visión de tener una elegante plaza local, es la misma que tienen muchas familias. Una sala, con muebles y adornos no son gastos prioritarios. Porque, al final los muebles son cubiertos con plástico y la puerta se cierra con llave. La sala es un ambiente que casi no se usa. Es solo para mostrarla ocasionalmente.

-¿Por qué los pueblos tienen conceptos equivocados y no emprenden proyectos más útiles, de mayor valor social?

Hugo de Cesti. Porque la “política” está en manos de personas desocupadas, de profesores cesantes y mal pagados, de policías que beben licor todos los días. De empleados que vienen de otros lugares con promesas fuera de la realidad. Los candidatos a las alcaldías no son los más calificados por los ciudadanos. Los pobladores más idóneos, no desean comprometerse en asumir responsabilidades colectivas.



¿Por qué Ud. objeta la construcción de una plaza y no las costosas iglesias, como la que vemos al frente?

Ugo de Cesti. Los pobladores construyen sus iglesias con fe y alegría, porque las consideran como la casa de todos. La Iglesia une, no separa. Cuando una propuesta cuenta con el respaldo del pueblo, todos aportan, sin contabilizar el tiempo ni el costo. Esa obra cumple el más noble de los fines: la confianza, la unión, la solidaridad, el bien común. Lo importante es multiplicar estas experiencias.

¿Cuáles son los requisitos para formar parte de la Fundación Mato Grosso?

Ugo de Censi. Ser voluntario en la fe y en la acción es entregar sus conocimientos al servicio de la comunidad. Los requisitos para ser beneficiario: adolescente, huérfano y pobre. El resto viene por añadidura.

En efecto Chacas, ya cuenta con una creciente infraestructura para desarrollar proyectos agrícolas, ganadores, crianza de peces. Funciona una escuela de guías de turismo, una biblioteca, un museo, talleres de producción de muebles de madera tallada. Se fabrica vidrios para transformarlos en vitrales.

La salud está protegida con un hospital moderno, asistido por médicos y enfermeras de Italia que han fijado su residencia en Chacas y pueblos vecinos junto con sus hijos menores.

A Chacas y al Valle de Conchucos han llegado arqueólogos de diversas universidades, empezando por la de Boloña, la más antigua de Europa, creada hace más de 900 años.. Estos científicos sociales, estudiosos del pasado, han puesto en valor decenas de restos pre incas y han colaborado en el mayor cuidado de Chavín de Huántar, la cuna del antiguo Perú, tan estudiada por Julio C. Tello, defensor del origen autóctono del hombre latinoamericano.

¿En que otros lugares del Perú, llega el mensaje de Chacas, de la fundación Mato Grosso?

Ugo de Censi. En Chimbote, puerto pesquero, una ciudad con grandes índices de pobreza y desempleo, azotada en los años setenta por un terremoto, el más intenso del siglo XX en América Latina. Se comenzó a levantar una iglesia grande, con el apoyo de arquitectos y artistas de Italia y Perú.

En efecto, en el 2008, en ese puerto pesquero de Ancash, fue inaugurada una Iglesia con puertas e imágines talladas en madera y vitrales multicolores. Desde ese lugar, los pobladores comienzan a trabajar diversas iniciativas de alcance social.

De Chacas y Chimbote emigran a Lima diestros talladores y pintores que exhiben sus trabajos en conocidas galerías. Han participado en la construcción de un mural, en el distrito de Jesús María, en el frontis de la Embajada de Italia, con la figura del héroe Garibaldi, defensor de la unificación de Italia y de América Latina a mediados del siglo XIX.

La Iglesia es parte de una sociedad. Pero el evangelio no es practicado por todos. La noche aquella de la entrevista con el padre Ugo de Censi, fue una verdadera lección humanista. Si no es completa, es porque la riqueza de las naciones en general no es manejada por criterios ni científicos ni humanistas. Prima el egoísmo, el poder arbitrario, la ventaja del poderoso sobre el débil.

Es verdad que el cristianismo al predicar la caridad y la solidaridad no ha conseguido a lo largo de dos milenios la justicia social que señalan sus apóstoles y encíclicas, ni tampoco las diferentes religiones del universo. Sin embargo, la Iglesia como la de Chacas puede ser y es un aliado, desde sus vertientes más progresistas, como la Teología de la Liberación.

El neoliberalismo, como se comprueba cada día, solo estimula el individualismo, cree en el egoísmo intrínseco de la persona y promueve el lucro incesante, la acumulación infinita y el consiguiente deterioro de la vida de los eternos desheredados de la tierra.

La propuesta del sacerdote italiano Hugo Cesti, no es de un anarquista y soñador, como califica MVLL. Conoce bien los principios de la riqueza de las naciones, que planteaba Adam Smith, el padre de la Economía Política:

“Lo que motiva principalmente a la división del trabajo es la necesidad del hombre de permutar, cambiar y negociar una cosa por otra. Por ejemplo uno nunca ha visto a dos perros intercambiar justamente un hueso, ni los seres humanos, ni ninguna otra clase de persona hace eso. Cuando uno necesita algo va donde la persona lo tiene y lo persuade para obtenerlo. Dame lo que necesito y tendrás lo que deseas, es el principio de cualquier oferta. Como necesitas permutar o comprar cosas es que lo que originó la división del trabajo”.

La crisis de Europa y EEUU, no encontrará solución con la destrucción de los estados sino con la modernización de estos, a través de la integración del conocimiento científico al servicio de la humanidad, al servicio del desarrollo de todos, con sentido de equidad, de justicia.

Qué ironía la de ahora, cuando los banqueros, dueños del capital transnacional, que siempre se resistieron a las regulaciones del Estado, hoy claman y recurren a los Estados en busca de auxilio. Una democracia que no genere desarrollo con equidad, profundiza la pobreza. Chacas es una propuesta, entre el cielo y la tierra, no solo para el Perú sino para todos los pueblos que creen en los postulados sociales del cristianismo y el uso de la tecnología y el capital al servicio de las poblaciones más vulnerables.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A Joaco: A sus dos años sin explicación

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)


Joaquín Pérez Becerra, detenido en Venezuela el 23 de abril de 2011

Hace dos años una noticia sacudió fuerte, pegó en lo más hondo del corazón y abrió tremendos ojazos de sorpresa.

En una situación que jamás fue aclarada, pero que dejó bien marcada la percepción de que muchas veces se institucionaliza el avasallamiento de los derechos humanos, fue detenido el compañero Joaquín Pérez Becerra.

Sentimos en ese momento que se estaba legalizando la impunidad, que el absurdo ganó nuevamente, convirtiendo a los genocidas en inimputables mientras que los luchadores terminan estigmatizados.

Muchas voces se levantaron contra la decisión incomprensible.

Había caído por razones inexplicables, al menos objetivamente, un compañero bolivariano.

¿Dónde? ¡En tierra bolivariana!

Más allá, mucho más allá de ese cóctel extraño donde se entremezcló bronca y dolor, indignación y sorpresa, nosotros seguimos sosteniendo y levantando las mismas banderas bolivarianas que levantaba Joaco ¡pero sin olvidar al compañero preso!

Las que sigue levantando, pese a tanto y que paradógicamente son las mismas enseñas de quién lo enviara a manos del crimen organizado.

Recuerdo que en ese momento, embargada de tristeza, vino a mí una pregunta que hasta el momento no tuvo respuesta. Quedó flotando en mi conciencia, marcada a fuego como quedan los malos recuerdos. Como quedará mientras tus días, Joaco, se desarrollen tras los barrotes de una celda en cárcel de máxima seguridad, entre alimañas, miserias y espanto.

Entonces me pregunté, Joaco, ¿A qué sabe la traición?

Y hoy, compañero, a dos años de aquella irracionalidad me sigo formulando la misma pregunta:

¿A qué sabe la traición?

Sabe a cielo de espanto,
a fuego sucio que arrasa el sentimiento,
carga el odio de un dios excomulgado
hacia el averno feroz, vuelto despojo.

Me sabe a rosa ensartada por su propia espina.
Me sabe a canto de sirena enronquecida.

Sabe a caricia de hielo y repugnancia,
sabe a reptar de serpiente entre la hierba
con furia de Hecatónquiro, sibilante,
devorando a sus hijos, de repente.

Me sabe a noche sin pan de los hambrientos,
sabe a suspiro contenido frente al miedo,
a rebelión asfixiada del aliento,
a soledad de viejo, en el olvido.

¡Sabe a arco iris de luto, tras la muerte!

Son cinco dedos huérfanos de mano,
O cinco manos huérfanas de dedos.
Manos heladas que emergen mutiladas
desde algún laberinto inexpugnable
desentrañando frases inconexas.

Va la traición oculta en recovecos intrincados
Atrapando, una a una, las sonrisas,
en alguna telaraña camuflada.

Sabe a daga ensartada
en la espina dorsal de los sentidos,
abriéndole las vísceras al tiempo.

Sabe a puñal que se clava por la espalda
a corazón que sangra, sin remedio.
Sabe a un adiós instalado para siempre
sabe a puerta cerrada y a lamentos.

No hay vuelta atrás si la traición se instala
haciendo agonizar a la palabra,
entre paréntesis de margen impreciso.

Es como maldición que brota en madrigueras
decretando la muerte de los sueños,
produce enjambre de lágrimas que cuelgan
como caireles,
desflorando a la lealtad, con su veneno.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Proyectos de vida: Luego del sexo, el amor y ¿---?

Enrique Campang Chang (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El proyecto de vida es la filosofía que contiene los valores, actitudes, intereses o metas que configuran al ser humano. Unos carecen de él y otros lo trabajan hasta la experiencia cumbre en la autorrealización, como lo presenta la pirámide de Maslow o el Enfoque Multisistémico como la estructura del desarrollo de proyectos físicos, emocionales, económicos, culturales y sociales (Campang, 1991)

La sexualidad es en muchos casos una experiencia breve, que no se extiende por mucho tiempo, luego del placer surge la pregunta de ¿Qué hacer después?

En lo emocional, económico, cultural, moral y educativo, el impulso que se le da, produce identidades propias sólidas que se llevan con orgullo y marcan sellos distintivos en las personas en sus valores, tradiciones, arte, hasta la alimentación; como los proyectos culturales fuertes entre los judíos, mexicanos, japoneses o chinos, para citar a unos, y en las personas con características distintivas.

Lamentablemente el desconocimiento de la importancia de los proyectos de vida en las relaciones personales, lleva a parejas a ser disfuncionales, violentas o antagónicas. Cuando el interés sexual y el amor se han agotado, se sienten enjaulados, obligados a vivir juntos para toda la vida sin otros intereses comunes; entonces surgen las ideas de la infidelidad, la separación o agresión.

Es como la obra de teatro A Puerta Cerrada de Jean Paul Sartre de 1944 en que cuatro personajes Garcin, Inés, Estelle y Nailse cuyo castigo es ser condenados al infierno, a vivir juntos encerrados en una habitación, en la eternidad sin tener elementos en común e intereses encontrados, lo que resulta ser la peor tortura, la desesperación perenne de tener que aguantarse

La cultura asume que en el matrimonio y la familia, los proyectos de vida se dan por entendidos; no se esfuerzan en la preparación seria; que no se necesita mayor preparación, que en el camino aprenderán.

La realidad es otra, cuando ven que las vidas de ellos y los hijos son afectadas. La unión forzada o accidentada de proyectos de vida contrarios no puede generar felicidad real; aunque en la superficie aparenten ser la “Familia perfecta de foto”; pero por dentro, cada quien anda por su lado.

Unos grupos tradicionales y religiosos (judíos ortodoxos, Amish, menonitas o fundamentalistas), imponen proyectos sin dejar opción; creando cuadros neuróticos de relación con malestar violencia, al suicidio, entre quienes aspiran a otros planes.

Posiblemente muchos desconocen como armar un proyecto de vida propio; menos uno común y sostenido por más tiempo. Su proyecto principal se limita a metas cortas como hacer dinero, beber, comer, divertirse, la celebración de la boda con gran fiesta, o la consumación del acto sexual, para darse cuenta que después de todo, les cuesta seguir andando juntos o llevan vidas que chocan. Muchos terminan saboteando los potenciales de su pareja como acto de venganza.

Desarrollar proyectos consistentes requiere madurez buena voluntad, conocimiento y sentido de autocontrol para dialogar sobre los pro y en contra de tales proyectos. Unos proyectos sexuales, financieros, o psicológicos pasan por encima de los valores o dignidad de las otras personas, al privar el egoísmo sobre el altruismo. Son proyectos con secuelas negativas, como el desarrollo a base de la explotación humana, la injusticia y la destrucción del medio ambiente.



En otros casos, las personas con proyectos de vidas especiales, intelectuales, religiosos o políticos en que establecen relaciones diferentes a la intimidad matrimonial, de amistad, admiración, aprendizaje de maestro–alumno, líder, guía–seguidor. Unos se incorporan a proyectos en grupos o prefieren desarrollar sus planes individualmente, sin afectar a otros.

Las separaciones, divorcios, rebeliones o guerras son el punto crítico de colisión en los proyectos, donde se evidencian los conflictos de intereses o agendas ocultas. La infidelidad, la corrupción, egoísmo e incapacidad son los factores que participan. En unos casos el deterioro de las relaciones es definitivo; y en otros es posible revertir el proceso vía la renegociación, el perdón y la misericordia, para obtener la reconciliación, según recomendación del Papa Francisco.

En la política donde al paso de la atracción y euforia superficial de las campañas o un conflicto armado, uno se pregunta ¿que hacer después? Ganó un candidato, un líder llega al poder, pero ¿Será capaz de realizar un proyecto de bien común con la población? O si sólo fue una alegría efímera de triunfo para repetir los viejos proyectos corruptos.

 En Medio Oriente los judíos y palestinos están confinados a un pequeño espacio, a vivir juntos unos pegados a otros con proyectos de vida antagónicos, excluyentes e irreconciliables; es la viva manifestación sartreana de” A Puerta Cerrada” en el infierno.

Los proyectos de vida deben meditarse desde la visión ética del beneficio, al menor daño, en la libertad y justicia; respetando la dignidad de todos y el bien común. Con plena conciencia del Yo y el Otro. Deben tener la buena voluntad de resolver los problemas que aparecen en el camino hacia el perfeccionamiento de todos.

El proyecto de vida propio y común otorga estabilidad a las relaciones; mejor si es meditado y producto del crecimiento personal y no por seguir la corriente. No es difícil diferenciar bajo esta óptica a quienes han perfeccionado o improvisado sus planes de vida.

“El poder andar juntos, felices, en un largo sendero, superando los obstáculos, con buena voluntad, con amor, en paz, hacia metas comunes es la aspiración superior en una relación”.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“El Condotiero”, de George Perec

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

George Perec
El Condotiero
Traducción de David Stacey
Editorial Anagrama

George Perec declaró que El Condotiero fue la primera novela que consiguió escribir. Medio siglo después de su redacción –entre 1957 y 1960– y treinta años después de la muerte del escritor, el 3 de marzo de 1982, descubrimos una obra de juventud de la que se había perdido el rastro y que ha sido milagrosamente recuperada. El absoluto protagonista y héroe de esta joven novela Gaspard Winckler se ha dedicado durante meses a un pintar un Condotiero falso, una copia perfecta que no tiene nada que envidiar al expuesto en el Louvre que pintara Antonello da Messina en 1475. Pero Gaspard, príncipe de los falsificadores, no es más que el simple ejecutor, un falsario bien establecido en su propia identidad que ha realizado las técnicas que exige el oficio hasta convertirse en un en un “príncipe de la falsificación” de los mucho que se conocen en la historia de la pintura, que llevan consigo la frustración interna de de su verdadera personalidad como pintor a las órdenes de Anatole Madera.

Anatole Madera socio capitalista que asesina en la primera página de la historia: “Madera pesaba. Lo agarré por los sobacos, bajé de espaldas las escaleras que conducían al laboratorio. Sus pies saltaban de un escalón a otro, esos rebotes irregulares, que seguían el ritmo desigual de mi descenso, resonaban secamente bajo la bóveda estrecha”. El estilo en que están narradas las siete páginas de este primer capítulo de la novela de una envolvente tensión, no en lo que significan sino en ese monólogo que mantiene durante el trasladó de cadáver es la muestra más seductiva para adentrarse en literatura de la obra, con la certeza que el Perec futuro deslumbrador novelista había iniciado su andadura por un acertado camino. Claude Burgelin prologuista del la novela señala que: “El Condotiero es el relato de una liberación. Es también el relato de una venganza, como en La vida instrucciones de uso (Una de sus más sólidas novela de su obra” Es la decisión meditada e intencionada del capitalista que lo utiliza y explota. Y es que Gaspard Wnckler, el héroe de la historia, se ha dedicado durante meses pintar ese Condotiero falso, una copia en la que lo ha puesto todo su yo creativo con el que poder lograr esa perfección que nada pueda envidiar al expuesto en el Louvre que pintara Antonello de Messina en 1475. Pero él bien sabe que es un simple ejecutor a las ordenas de un comerciante. Que lo único que no se aprende es la fantasía creadora

Quién no falsifica como una herencia que exige tomar un artista un modelo para la propia obra de uno. Uno batalla interna de penetración en los interiores de la creatividad, esa es la lucha que sostiene este personaje de Perec, uno de los propios actores que se repite en su obra de madurez. La apuesta por ser “Por fin el organizador de ti mismo y del mundo, en una asunción irrefutable, en un mismo movimiento hacia la unidad” Una ficción convertida en novela policiaca entre luces y oscuridad, pero con fondo de lucha interna por la identidad creativa de su escritura, que “nos conduce a una idea de la literatura que a veces olvidamos, y es que la obra de Georges Perec, como la de Jorge Luis Borges, se ocupa de recordarnos : que la grandeza no surge necesariamente de la de la originalidad, que la cuestión de la imitación está en el corazón de toda creación”.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Reseña del libro “Errática: Sobre Medio Oriente”, de Enrique Meler

Leonardo Sai (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Presentación del libro reseñado
Nombre y apellido del autor: Enrique Meler
Título: Errática: Sobre Medio Oriente
Lugar de edición: Ciudad de Buenos Aires; 2011
Editorial: Ediciones El Signo
Cantidad de páginas de la obra reseñada: 179 páginas.

Principio de identidad es principio de carnicería

Juicio propio: enfermedad sagrada. Vista de ojos: engaño propio

Heráclito

Cuando el pensar juzga una contradicción como insuperable, se vuelve errático. La conciencia se rompe, se pone a sí misma en espera. Hay un silencio que ya no puede ofrecer al mundo nuevas reconciliaciones que salven la identidad. Para salir del desgarro hay quienes pronto ofrecen “soluciones”. Consideran que lo que hay que hacer es derrotar “finalmente” la diferencia con las armas y el poderío tecnológico de la guerra. Queremos “lo otro” (medio oriente) como mejor forma de pensar “lo mismo” (occidente) y nuestra conclusión es la guerra religiosa. El diálogo dialéctico no existe. La dialéctica es el arte de reestablecer la primacía de la identidad por y sobre la diferencia en tanto diferencia específica: diferenciación bajo el dictat de alguna totalidad. Sobre géneros y especies es ese asunto. Dicho sociológicamente: construcción hegemónica. El pensar se vuelve errático cuando lo que quiere asir no es éste o aquél fenómeno sino el ser de Israel. ¿Es este ser lo mismo que su identidad? ¿O la identidad se apropia del ser y lo conduce?

Solo la segunda alternativa es capaz de organizar el Uno que solicita el Estado y desterrar la diáspora al ámbito ocasional de las subjetividades románticas, como diría Carl Schmitt. Meler afirma que Israel quiere la guerra, que vive para la guerra, que su paz es patética. Pero la victoria no le da consistencia ontológica al estado sino que, paradójicamente, lo re-lanza a nuevas apariencias cargando con masacres a sucesivas generaciones. Israel odia más a sus enemigos que a sus propios hijos. El filósofo clava su presa: el centro de la herida narcisista es la creencia de que la sociedad israelí es una sociedad moderna y democrática cuando, en realidad, es la apariencia que permite continuar la guerra con diplomacia. Nos habla de un resto teocrático en el origen; encubierto por la tecnología del estado y el capitalismo: resto impensado porque lo que se atestigua es una modernidad ya alcanzada. Sospecho que los sociólogos especialistas en medio oriente reprobarían a cualquier alumno que ose afirmar que el estado israelí es un estado teocrático. Un resto que más que resto es el modo de ser de una sociedad que hace jurar lealtad a sus no judíos; un modo de ser preocupado, obstinado, temeroso. Israel no es teocrático por sus instituciones sino por su deseo: quiere sobrevivir; no convivir.

La democracia de las instituciones israelíes no es falsa sino aparente, es decir, todavía debe aprender de sí para ser para sí. Ninguna “auto-conciencia” sino construcción de murallas. ¿Por qué insiste la guerra? Por su imborrable relación con el origen. La guerra asegura a Israel la repetición del origen: Israel vuelve al hogar después de la muerte. La muralla es la metáfora de este regreso a la tierra prometida “en la tierra prometida” del “pueblo elegido” con lo cual nunca se sale de determinaciones teológicas. La guerra es el modo de ser de Israel contra la política y el resultado no es la diplomacia como su arte supremo sino la humillación del enemigo. El autor deja muy en claro que no se puede hacer la guerra y construir la paz sin antes haber transformado, esencialmente, la auto-determinación: la voluntad de mañana. ¿Cuál es la tarea para el presente? Aprovechar la paz patética de la voluntad de destrucción para modificar la conciencia de la paz. Un llamado a la corrección del sendero.

Meler sostiene que la izquierda socialista lanzó a la sociedad israelí a una modernidad aparente y a las alianzas con el capitalismo tecnológico de alcance planetario y que la derecha no cesa de hacer presente la repetición traumática del origen para asegurar la dominación sobre los pueblos árabes bajo las caretas del derecho internacional.

El resultado es un país normal, moderno, seguro.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Verdearbol/Verdeplástico

Isabel María Fagúndez Gedler (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los engañaron, los llevan al “parece pero no es”, ahora entiendo la sabia frase, la niña dijo mamá llévame al parque del castillo y había un árbol que no estaba sembrado y unas flores sin olor, la niña repetidas veces se lanzo por un castillo-bomba, una, dos, tres veces…mientras los padres miraban una vidriera y otro niño brincaba, pero no sobre las piedras, sino frente a una pantalla que lo hacia repetir un baile extraño.



Mis mejores recuerdos están asociados indiscutiblemente a la tierra, y cuando digo tierra no me refiero al hermoso y herido planeta del que abusamos, me refiero al polvo marrón o rojizo, seco, oloroso, que representa la vida de todos los que sobre ella… ¡porque es mujer! , nacimos ancestralmente y por fortuna seguimos naciendo. Quien vio sus manos marroncitas y se limpió en la ropa, sabe de lo que hablo .Quien jugó con cristales redondos, mágicos, de inimaginables colores, motivo de pelea de varones, sabe también, dónde se juega mejor. Quien corrió, porque un primo o un hermano la saboreaban con su boca marrón, sabe del regaño que seguía y todo debido a su adictivo sabor calma hambre... Quien crió gallinas y disfrutó verlas comer de la mano de una abuela que decía en tono suave maíííízzzzzz, maííízzzz, conoce el picoteo contento y agradecido, el cacarear y la pugna por comer más, de esos plumajes caminantes que mezclados acarician la tierra en un juego de sígueme, sígueme detrás del maíz. Quien se sentó de espaldas a un precipicio en un alto del barrio para tener una conversa de amor y luego sacudió su ropa para que nadie se fijara, siente su poder. Las hormigas son arquitectas de mil montañitas, desiertos chiquititos y huellas que en otro lugar no se verían.

Sólo en la tierra nacen las flores, esas que tienen aromas, son tan diferentes, sienten, mueren, y ofrecen su néctar a las abejas que no se dejan engañar por las impostoras de plástico, porque es imposible hacer miel con ellas. En el Ávila de mil senderos, la tierra es roja, o dorada y con el agua recorre traviesa todos los caminos y caminitos que encuentra y en alquimia, se convierte en mezcla que empantana y amortigua el dolor de quien inevitablemente se cae. De ella, de la tierra, brotó un inmenso árbol que nos sirvió de escondite mil veces y Pedro, un niño que aún es niño, por magia del tiempo, presenció el entierro solemne del perro de Leo.

Yo quiero recobrar el poder de la tierra, y que los niños sepan que en los árboles hay cantantes que anuncian lluvia; las chicharras y que las gallinas, hacen nidos, para poner huevos calientitos esos que también sirven para que te alejen los viejos porque no quieren que escuches la conversa; y te dicen ¡vaya a ver si la gallina puso! Que los perros, entierran huesos –tesoros y que las flores, las de verdad, las que huelen, se acompañan de la hierba donde hay seres saltarines, y cerbatanas que hacen piruetas, los pájaros las distinguen muy bien y las mariposas, aparecen sólo donde ellas están.

Yo quiero que los parques llenos de tierra, para querer, para jugar, permitan un encuentro para la palabra, para la discusión, además no cobran, uno se lleva la comida y no venden el aire, ni los riachuelos, podemos dar de comer a los animales y mirar el cielo que nos pertenece sobre un verdealfombra habitada por seres diminutos que a veces pican.

Qué bueno que no hay Centros Comerciales en Amazonas, correríamos peligro de ver un Tobogán de la Selva de plástico.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Nat King Cole en español


Nacido en Montgomery (Alabama), Nat King Cole aprendió de su padre, un pastor protestante y fue
destinado en 1921 a una parroquia de Chicago. Allí su madre dirigía el coro de la iglesia y Cole crecerá y se educará allí empezando desde niño a cantar y tocar el órgano en los servicios religiosos. En Chicago en los años treinta era fácil acercarse al jazz y de todos los pianistas que escuchaba, es Earl Hines quien se convierte en su admirado músico. La otra gran influencia musical de Nat King Cole, le viene de Teddy Wilson, que en aquellos momentos tocaba con el clarinetista, Benny Goodman.

Una vez casado y después de tocar en varios grupos locales, conoce al guitarrista Oscar Moore y al contrabajista, Wesley Prince. Ambos les convence para formar un trío bajo una formula inédita hasta entonces - piano/guitarra/contrabajo- en el jazz y que haría historia en esta música. Bajo ese concepto musical nuevo, son contratados por el club "Swannee In" y en cuestión de meses es reclamado por la gran mayoría de clubes y locales importantes. En 1939 graban bajo el nombre de "King Cole's Swingsters" acompañando a la cantante Bonnie Lake y allí decide bautizar a su grupo definitivamente con el nombre que es conocido jazzisticamente en todo el mundo: "The Nat King Cole trío".

En 1940 acompañaran a Lionel Hampton, en dos de sus sesiones para RCA, actúan en dos de los más famosos clubes de los Ángeles y New York y le ofrecen grabar en la emisora de radio NBC un programa que se emite de costa a costa en los Estados Unidos y la publicidad que ello le reporta es enorme. Tras un efímero paso por la compañía DECCA, donde en su primera sesión grabarán el imperecedero y exquisito, "Sweet Lorraine" firma contrato con el sello Capitol donde permanecería hasta su muerte y a partir de ahí graba con los mas grandes músicos de jazz de la época. Es destacable su aportación al primer concierto del JATP de Norman Granz en 1944 con Lester Young y en 1946, la revista especializada en jazz: "Metronome" lo elige pianista del año.

La última parte de su vida -desgraciadamente la más conocida entre el público- es un sesgo radical hacia la comercialidad y el espectáculo y abandona el piano y el jazz por formulas económicamente más ventajosas. Es el periodo de sus canciones en español -Adelita es su paradigmática canción - y la ruptura con el jazz. En 1958, Nat "King" Cole extendió aún más su popularidad mundial a los países hispanoparlantes al grabar algunas de sus interpretaciones en español. Para ello, en estudios de La Habana (hoy pertenecientes a la discográfica cubana EGREM) y de México, grabó su primer LP en este idioma, titulado Cole Español haciéndose acompañar por la orquesta de Armando Romeu hijo y de un conjunto de mariachis, algo sorprendente en un artista proveniente del jazz. Este álbum le reportó tanto éxito que comenzaron a llegarle contratos para actuar en tales países. En este sentido, es de destacar que cuando Cole actuó en Caracas, en ese mismo año, contratado por el presentador de TV Renny Ottolina el cantante le preguntó por las canciones venezolanas más populares. El presentador respondió que el famoso vals venezolano Ansiedad (compuesto por José Enrique "Chelique" Sarabia) era una de ellas. Así pues, con la ayuda de Ottolina y de Sarabia, Nat "King" Cole aprendió frase por frase este tema, ya que no sabía hablar español y carecía de habilidades para aprender idiomas. Finalmente, este tema fue incluido en su siguiente álbum en español y portugués A Mis Amigos (1959). Este ciclo se cierra, con su última grabación en español titulada More Cole Español (1962).

Nat King Cole fallecerá de un cáncer de garganta el 15 de febrero de 1965 en un hospital de Santa Mónica, pero sus últimos años no empañan en absoluto su aportación histórica y estilística al piano de jazz.

Dejamos aquí algunos de sus éxitos en español, todo un ícono de la canción comercial de los años 50 y 60.







Fuente: http://www.apoloybaco.com/natkingcolebiografia.htm


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Reflexión sobre la educación y la circunstancia política en la Argentina contemporánea


Rodolfo Bassarsky (Desde Barcelona, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los gobernantes y los dirigentes, son en nuestros países (América Latina) y desde hace mucho tiempo, mayoritariamente ineptos, corruptos, inescrupulosos, populistas, demagógicos (ejercen especialmente el tipo más perverso de demagogia), etc.

Me refiero a gobernantes de todos los niveles jurisdiccionales: municipales, provinciales y nacionales y a dirigentes de todos los estamentos pertenecientes a todos los campos de la actividad social y económica. Es decir que los calificativos afectan a las personas que por algún motivo ocupan esas categorías y no es difícil identificarlas dentro del entramado social. Hay gobernantes y dirigentes que “padecen” todas las condiciones mencionadas y otros solamente alguna o una combinación diversa de dos o más. Por supuesto que existen quienes están dotados de cualidades virtuosas: son aptos, transparentes, vocacionados, honestos luchadores, trabajadores solidarios… pero son los menos. De tal manera que el promedio de calidad de dirigentes y gobernantes es manifiestamente deficitario, bajo, lamentable. El perfil del país que tenemos está fuertemente determinado por esta situación y nos convierte en un país decadente. Se trata de una decadencia relativa, una evolución comparativamente mucho más lenta y accidentada y trabada que la de otras sociedades menos afectadas por el cáncer social. Nadie puede discutir que hubo y hay progresos y mejoras pero son comparativamente casi irrelevantes. En cambio los retrocesos profundizan la enfermedad social y económica y agravan los muy diversos sindromes de los que está constituida. El resultado es la decadencia relativa que nos trastorna desde hace décadas.

El esquema que acabo de describir se hace muy nítido especialmente cuando uno contempla la realidad con la perspectiva de vivir en alguna sociedad cuyo sistema democrático ha superado el estadio de desarrollo de las débiles y vulnerables democracias latinoamericanas. Por ejemplo en la Unión Europea. Los argentinos tenemos la manía de contemplarnos permanentemente el ombligo por razones culturales e históricas. Es un hábito que nos hace daño.

Los gobernantes y dirigentes responsables de la educación en Argentina son parte de este panorama.

Apelando a otro esquema. Los objetivos de buena parte de estos gobernantes y dirigentes son:

1) acumulación de dinero y bienes; 2) acumulación de poder, en profundidad y en extensión; 3) mantenimiento de la riqueza y del poder que se van acumulando.

Estos fines deben lograrse para sí mismos y para la corte de colaboracionistas necesarios. Y como uno de los tantos “derivados secundarios” de los objetivos prioritarios, es un goce moralmente insano del ejercicio del poder, se suelen dar el lujo de “beneficiar” a colaboradores no necesarios para sentir el morbo de la dádiva o del perdona-vida. De manera que se constituye un “staff” gubernamental y dirigencial del más alto nivel con características nefastas y muy perversas. Generalmente son inescrupulosos, mercaderes, gatopardistas. Con frecuencia mafiosos y delincuentes. Suelen estar dispuestos a comprar conciencias, a pactar con el diablo y a venderse al mejor postor. Los hay ostentosos porque se creen impunes y de hecho suelen serlo por lo menos por períodos prolongados y existen los precavidos de perfil bajo, generalmente temerosos de que pueda llegar el momento del linchamiento público. Hay una especie interesante de inmorales tránsfugas que se ubican con inusitada habilidad en cualquier sitio donde caliente el sol y hoy pueden defender con vehemencia al blanco y mañana ser defensores incondicionales del negro. No es raro ver obsecuentes rastreros y traicioneros alevosos.

Existen los que se visten de santos corderos de Dios y actúan como verdaderos agentes de Satanás. Y los que vociferan con bronca reivindicativa los derechos de los pobres y trabajan haciendo las tareas sucias que les encomiendan los ricos. Los que se desatan el nudo de la corbata, se arremangan la camisa y con el índice admonitorio señalando el cielo concitan el entusiasmo de masas enfervorizadas que los elevan a categorías de héroes inmortales. Cuando estos personajes terminan sus discursos y dando la espalda a las multitudes, regresan al seno de su entorno íntimo, suelen confesar sus infames intereses y ufanarse de sus excelentes dotes histriónicas. Cuando el pueblo reconoce el fraude, suele ser tarde.

Una de las consecuencias de lo que he descripto, es que existe una desproporción monstruosa entre la montaña infinita de palabras y de excelentes normativas y la famélica producción de hechos relevantes.

Los discursos, las declamaciones, la enunciación de propósitos y el anuncio de programas, es sobreabundante. Los logros son escuálidos.

En materia educativa ocurre esto y por eso es patética la decadencia. Estoy de acuerdo con casi todo lo que sostiene Guillermo Jaim Etcheverry. En el punto 3 de un artículo publicado el 17 de abril 2013 expone que el origen de las desigualdades educativas está en las condiciones de la familia y parece importar menos si la educación se imparte en la escuela pública o privada. Parecería que no necesariamente un nivel económico y/o cultural elevado implica la asistencia a una escuela privada. Para esclarecer este punto yo diría algo casi obvio. El resultado final de la educación depende esencialmente de los estímulos que se originan en el seno familiar y de aquellos que resultan de la actividad escolar. De forma que los primeros pueden resultar en definitiva determinantes y son de análisis complejo. Por ejemplo unos padres culturalmente muy limitados pueden ejercer una presión muy positiva (primitivos inmigrantes, p.ej.). Unos padres ricos pueden ser sobreprotectores o pueden priorizar el tener sobre el ser y entonces ejercer una influencia nociva en la educación de sus hijos.

Los 5 puntos de GJE (*) que pretenden sintetizar la situación argentina actual en materia educativa, son básicamente los mismos desde hace décadas. Hecho que corrobora la idea que expuse más arriba. El aumento de la inversión al que se refiere el artículo, responde sin duda a una dinámica demagógica, políticamente especulativa. Una inversión prioritariamente destinada a conseguir los fines espurios de gobernantes y responsables de la educación que prevalecen en las instituciones y organismos públicos y privados. Dicho de otra manera: el incremento de la inversión se desvió a otros fines distintos de los proclamados. No mejoraron los indicadores de calidad educativa ni los de cantidad de educados. Si en general somos más exigentes con la calidad que con la cantidad, en el hecho que nos ocupa, se da la paradoja de que valoramos lo inverso. En efecto, nos conformaríamos con una calidad educativa discreta, mediana, si eso fuera necesario para que la educación alcanzara a mayor cantidad de jóvenes ciudadanos.

La infamia que refleja el millón de los “ni ni” (ni estudian ni trabajan), es una de las peores consecuencias del descalabro. Por sus derivaciones sociales: delincuencia, narcotráfico, aumento de las adicciones, inseguridad, corrupción, efecto multiplicador en los hijos y en los hijos de los hijos. Es también una situación propicia para las prebendas, privilegios, clientelismos, dádivas perniciosas. Pensar que el problema “ni ni” es uno de los muchosdesajustes sociales infaustos. Desgracias argentinas…

Respecto de la actitud de los padres frente a la escuela, soy más benevolente que GJE (**). No me parece que se pueda generalizar, aunque es evidente que esa actitud que persigue solamente la certificación en detrimento de la solidez de la educación, está en ascenso. Quedan padres responsables y conscientes que deben enfrentar dificultades progresivamente mayores para encausar por la buena senda la educación de sus hijos.

Que la educación debe ser un compromiso de todos, que es necesario recuperar su prestigio social, que hay que dedicar atención y esfuerzo y recuperar la confianza. Que lo de la “guardería ilustrada” (GJE) sintetiza muy apropiadamente el estado de la escuela actual. Todas ideas impecables que vienen repitiéndose desde hace mucho tiempo, lo que demuestra que varias generaciones de personas preocupadas por la educación persisten obstinadamente en enunciar qué hay que hacer y qué no hay que hacer. Sin embargo los que realmente son responsables de las políticas educativas activas, de las medidas correctivas, no estuvieron y no están a la altura de las circunstancias. Sus objetivos y sus intereses están lejos de aquellas ideas.

Un concepto clave es que el conocimiento nos hace más humanos. El conocimiento como una herramienta de la educación. Educación que en definitiva producirá individuos más respetuosos, más solidarios. Que constituyen sociedades más pacíficas y con más problemas resueltos. Educación absolutamente imprescindible para iniciar el camino de la erradicación de las lacras sociales, especialmente las que afectan a gobernantes y dirigentes.

Es muy discutible la idea de GJE de que a las nuevas generaciones hay que introducirlas en “un mundo que existía antes de que ellas llegaran”. Este análisis es extenso y bastante complicado.

Que la escuela sea una institución de contención social ante al hambre, la violencia familiar, la delincuencia, es una inquietud ciertamente loable. Sin embargo no es esa la función de la escuela. Puede concebirse que desempeñe ese rol como una emergencia. Como una reacción inmediata para afrontar un gravísimo déficit social. Pero el Estado no debería haber permitido jamás que se llegara a esa situación: otra prueba que confirma el planteo general. Ante la realidad tan acuciante de las carencias y de las falencias sociales, el Estado, al tiempo que destina las escuelas a paliar la situación, debería fundar instituciones de asistencia social más específicas y fundamentalmente recurrir a políticas que permitan la remisión de la cruel enfermedad. De manera de llegar a un momento en que la escuela sea la escuela.

El panorama general de decadencia de la educación en nuestro país produce indignación, subleva el espíritu y la razón y pone de manifiesto la dramática impotencia de quienes son conscientes pero carecen de los medios y el poder. Una patética tragedia. El interés que prevalece está a años luz de lo que se proclama a veces de manera altisonante o con matices mesiánicos o grandielocuencias hipócritas.


(*) “Tiempo de replantear la tarea de educar” Guillermo Jaim Etcheverry (Clarín, 17 04 2013)
Los problemas que enfrenta la educación argentina, ya tan bien conocidos, pueden sintetizarse señalando que:
1) contamos con relativamente pocos ciudadanos educados: de cada 100 niños que comienzan la educación primaria, al cabo de doce años sólo 37 completarán el nivel medio;
2) casi la mitad de quienes lo hacen tiene dificultades para comprender lo que leen y para realizar simples ejercicios de matemática;
3) existen marcadas desigualdades tanto en la cantidad como en la calidad de la educación que reciben los alumnos dependiendo de los niveles sociales, económicos y culturales de las familias de las que provienen;
4) hay en el país casi un millón de jóvenes menores de 25 años que no trabajan ni estudian, es decir, que no hacen nada;
5) asistimos a una alarmante declinación de la escuela pública que en el pasado resultó esencial para intentar igualar las oportunidades y formar nuestra ciudadanía. 

Es innegable que en los últimos años el país ha realizado un importante y muy auspicioso esfuerzo destinado a promover la educación como lo demuestra el significativo incremento de la inversión con esa finalidad en relación al producto interno bruto. Sin embargo, ese aumento de recursos no se ha visto reflejado en una mejoría sustancial de los indicadores relacionados con la cantidad de personas educadas y con la calidad de la educación que han recibido. 


(**) Hoy los padres se unen a ellos (los maestros) en contra de la institución educativa, a la que perciben como una herramienta social de opresión, que condiciona la entrega del bien deseado, la certificación.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Por una Venezuela Literaria: III Concurso “Por una Venezuela literaria”. En homenaje a Rodolfo Santana

Premios: Diploma y publicación de la obra.

Géneros: Narrativa (novela o relato), Ensayo, Poesía, Dramaturgia, Cuento, Narrativa Ciencia Ficción, Crónica.

Convocantes: Negro Sobre Blanco Grupo Editorial.

Pueden participar: Escritores venezolanos residentes en el país.

Fin del plazo de admisión de originales: 30 de julio de 2013.

Premios: Diploma y publicación de la obra.

Negro sobre Blanco Grupo Editorial convoca al III Concurso “Por una Venezuela Literaria”. La editorial brinda un respetuoso homenaje en esta oportunidad al dramaturgo Rodolfo Santana, desaparecido físicamente el pasado mes de octubre, 2012. Quien dedicó su vida a enseñar de manera gratuita a tantos escritores y dejó un legado imborrable en las tablas venezolanas.



Bases:

1. Podrán participar escritoras y escritores venezolanos y extranjeros residenciados en el país, con obras escritas en castellano.

2. Los trabajos deben ser inéditos, no premiados en ningún otro concurso literario, no deben estar comprometidos para publicación. El tema es libre.

3. Se establecen los siguientes límites por género:

- Narrativa (novela o relato): Extensión mínima de 50 folios y máxima de 90.
- Ensayo: Extensión mínima de 50 folios y máxima de 90.
- Poesía: Extensión mínima de 40 folios y máxima de 70.
- Dramaturgia: Extensión mínima de 40 folios y máxima de 60.
-Cuento: Extensión mínima de 50 folios y máxima de 90.
-Narrativa Ciencia Ficción: Extensión mínima de 60 folios y máxima de 100.
-Crónica: Extensión mínima de 50 folios y máxima de 90.

4. El ganador de cada género recibirá un diploma y su obra será publicada. El proyecto cultural Negro Sobre Blanco se reserva el derecho de efectuar la primera edición de las obras que obtengan el premio, dentro del año siguiente al fallo, sin que por ello, en los 500 primeros ejemplares, devenguen regalía los autores, a quienes se les reconoce la propiedad de sus obras. Si las obras fueran publicadas en un futuro, habrán de reseñar que han sido Ganadora del III Concurso Por una Venezuela literaria, otorgado por Negro sobre Blanco Grupo Editorial.

5. Los trabajos deberán estar escrito a espacio y medio, en letra Arial 12, respetando el límite correspondiente a su género. No podrán aparecer fotografías y dibujos en los trabajos.

6. Cada participante puede competir en un solo género.

7. Los trabajos deben enviarse, antes del 30 de julio de 2013, al correo: porunavenezuelaliteraria3@gmail.com El asunto del correo deberá decir “III Concurso “Por una Venezuela literaria”, se enviarán dos archivos adjuntos en formato Word. El archivo que contenga los datos deberá estar identificado con la palabra datos más el seudónimo, y contener lo siguiente respecto a los concursantes: seudónimo, nombres y apellidos, dirección particular de cada autor, teléfonos, correos electrónicos, y una breve nota biográfica del participante. El archivo que contenga la obra deberá estar identificado con el seudónimo que representa al participante y el título de su obra.

8. Los ganadores se anunciaran en el mes de septiembre de 2013. No se sostendrá correspondencia con los participantes hasta el fallo del Jurado (y entonces con los ganadores), se enviará un acuse de recibo que sirva de constancia de participación, en caso de que los autores no reciban el acuse en un plazo de tres días, luego de enviado su trabajo, podrán enviar un correo exigiendo la confirmación de la participación.

9. Los originales serán entregados a los miembros del jurado una vez recibidos. El jurado estará compuesto por autores de trayectoria, ligados a la casa editorial, sus nombres serán revelados una vez se dé el fallo de cada género.

10. Los participantes que resulten ganadores asumen el compromiso de asistir a la ceremonia en la que se entregarán los diplomas y de participar en las actividades de promoción de sus obras (bautizos, recitales, encuentros, etc.).

11. Si en alguno de los géneros ninguno de los trabajos alcanza la puntuación necesaria para merecer la mención de ganador el premio en tal género podrá declararse desierto.

12. La participación en el concurso implica la aceptación total de lo estipulado en estas bases, cuyo incumplimiento acarreará la descalificación automática. Todo lo no contemplado en ellas será resuelto oportunamente por el jurado del concurso.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Libros imprescindibles

ARGENPRESS CULTURAL

A partir de este número Argenpress Cultural intenta poner a disposición del lector algunos libros cuya lectura consideramos imprescindible dentro del campo amplio de las “humanidades”, o si se prefiere, de las ciencias sociales.



Habrá de todo un poco: clásicos de la filosofía, de la política, de la semiótica. Esperamos con esto brindar una biblioteca mínima en el campo social que permita tener instrumentos con el que leer nuestra compleja realidad; y no sólo “leerla” sino, como dijo algún clásico hoy algo pretendidamente “pasado de moda”, transformarla.

¡Feliz lectura!

El Manifiesto Comunista



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.