miércoles, 3 de julio de 2013

Suma Qamaña: Vivir bien, no mejor, la sabiduría aymara

David Choquehuanca

El autor del texto es el Canciller de Bolivia, David Choquehuanca, con la dirigente sindical aymara Ruzena Maribel Santamaría Mamani, nombrada en febrero como nueva Embajadora de Bolivia ante la República del Ecuador.
__________


El Suma Qamaña (en aymara «Vivir Bien») está basado en la vivencia de nuestros pueblos, un Vivir Bien que significa vivir en comunidad, en hermandad, y especialmente en complementariedad, es decir compartir y no competir, vivir en armonía entre las personas y como parte de la naturaleza.



El Suma Qamaña está reñido con el lujo, la opulencia y el derroche, está reñido con el consumismo. No es lo mismo que el vivir mejor, el vivir mejor que el otro, a costa del otro. No buscamos, no queremos que nadie viva mejor. Queremos que todos podamos vivir bien. Por otra parte, para vivir mejor se enseña a competir, por ejemplo, para ser el mejor alumno del colegio, para vender más, ganar más plata, buscar más lujo a costa de los demás. Robar, atentar contra la naturaleza, mentir, no es Suma Qamaña. Eso posible-mente nos permita vivir mejor, pero no es Suma Qamaña, ya que para el vivir mejor, frente al prójimo, es necesario explotar, se produce una profunda competencia, se concentra la riqueza en pocas manos.

Suma Qamaña es basarse en el Ama Sua, Ama Llulla y Ama Qhella, no robarás, no seas flojo, no seas mentiroso, jank’arimti, janlunthatampi, janjairampi, que son sus códigos principales recogidos también por la Constitución Política del Estado Plurinacional. Es fundamental que dentro de las comunidades respetemos estos principios para lograr el Suma Qamaña.

Saber escuchar y compartir, saber vivir y soñar. El Suma Qamaña tiene cuatro principios fundamentales, los cuales son:

1) El saber escuchar, tiene una importancia enorme, escucharnos entre nosotros, escuchar a la Madre Tierra, a todos los seres, al río, a nuestras aves, sobre todo, a los más humildes. Y el que escucha aprende, cambia, está preparado para servir a su pueblo.

2) Saber compartir es saber distribuir la riqueza de manera equilibrada entre todos, lo que es del pueblo es para el pueblo, en Bolivia, nacionalizando los recursos naturales, que vuelvan a manos del pueblo. Compartir es dejar de competir para complementarse, es saber dar para recibir, es reconocer que todos somos hermanos y tenemos una sola madre, que es la naturaleza, que es Pachamama, que es esta tierra.

3) Saber vivir en armonía y complementariedad como seres humanos, y especialmente con la Madre Tierra.

4) Y saber soñar, sobre cómo defender nuestra identidad, cómo complementarnos de manera equilibrada, para que el más abandonado tenga la posibilidad de compartir la educación, la salud, la convivencia natural y comunal.

Saber alimentarse, saber beber y saber danzar. Entre otros aspectos fundamentales, Suma Qamaña es saber alimentarse, saber combinar las comidas adecuadas a partir de las estaciones del año (alimentos según la época). Alimentarse bien en base a la práctica de los ancestros, que se alimentaban con un determinado producto durante toda una estación, garantiza la salud.

Tenemos que saber beber, en nuestras comunidades tenemos verdaderas fiestas que están relacionadas con las épocas del año. Cada fiesta tiene un significado y el alcohol está presente en la celebración, pero se lo consume sin exagerar o lastimar a alguien. No es ir a unas cantinas y envenenarnos con cerveza y matar las neuronas.

Vivir Bien es saber danzar, no simplemente saber bailar. La danza se relaciona con hechos concretos como la cosecha o la siembra. Las comunidades continúan honrando con danza y música a la Pachamama, principalmente en épocas agrícolas, aunque las danzas originarias sean consideradas como expresiones folclóricas en las ciudades.

Saber comunicarse y saber trabajar. Suma Qamaña es saber comunicarse. En el Estado Plurinacional se pretende retomar la comunicación que existía en las comunidades ancestrales. El diálogo es el resultado de esta buena comunicación. Tenemos que comunicarnos como lo hacían antes nuestros padres, y como resolvían los problemas sin que se presenten conflictos, ya que más que resolver (conflictos), buscamos reconstruir (el equilibrio) para lograr una solución comunal que permita la reconstrucción de la armonía de la comunidad y como parte de la madre naturaleza.

A diferencia del capitalismo, donde se paga para trabajar, en el Estado Plurinacional se retoma el pensamiento ancestral de considerar el trabajo como felicidad y fiesta. Por ser parte del crecimiento de la persona, en nuestra cultura trabajamos desde niños.

En el Suma Qamaña, el trabajo es felicidad, desde el niño hasta el abuelo. Trabajar es aprender a crecer, es como respirar o caminar. No conocemos persona ni nadie viviendo y gozando del trabajo ajeno. No trabajar y explotar al prójimo posiblemente nos permita vivir mejor, pero eso no es Suma Qamaña.

Más allá del socialismo, lo más importante es la vida

A nosotros, nos han ofrecido dos caminos, un camino que va por el lado del capitalismo, donde lo más importante es la plata, la obtención de la plusvalía, la ganancia, la vida no importa, no interesan las personas. Por otro lado, el socialismo busca la satisfacción de las necesidades cada vez más crecientes, tanto materiales como espirituales, del ser humano.

En el Suma Qamaña lo más importante no es el ser humano y menos la plata; lo más importante es la vida. Yendo más allá del socialismo, todo está en función de la vida. El ser humano está en segundo lugar, primero están las hormigas, las mariposas, el agua, los ríos, las piedras, los árboles, los cerros, la luna, las plantas, los animales. Después estamos nosotros.

Somos parte de la naturaleza, somos naturaleza

Los seres humanos somos una parte «nomás» del cosmos, de la naturaleza, no somos el centro, sino simplemente una pequeñita parte. No nos toca buscar una vida armónica entre el ser humano y la naturaleza, ya que somos parte de la naturaleza, somos naturaleza. Cuando decimos «ser humano y naturaleza» lo separamos de la naturaleza.

Llamada tumpa en aymara, la responsabilidad de la comunidad es cuidar a sus miembros y su entorno, de manera que cada uno cuidamos la salud y el bienestar de todos y todo sin que falte nadie. Siempre nos preocupamos, nos vigilamos, nos estamos curioseando.

En el Suma Qamaña, todos y todo nos podemos sentir bien, disfrutar plenamente una vida basada en códigos que han resistido por más de 500 años. Son la identidad que nos han legado nuestros abuelos, el equilibrio, la complementariedad y el consenso, que todos están relacionados con el Suma Qamaña. Al otro lado está la dignidad, la justicia, la libertad y la democracia, que todos están relacionados con el vivir mejor.

En otro orden de cosas, la construcción de un Vivir Bien para contrarrestar la Crisis Global, significa acabar con el consumismo, el derroche y el lujo, consumir nomás lo necesario, bajando la palanca económica global hasta niveles de producción y consumo de energía que la salud y los recursos del planeta permitan.

Para lograrlo, se requiere que cambien ante todo los países del Norte. Deben asumir su responsabilidad de los daños, parar el cambio climático y la sobreexplotación de los recursos naturales, y enfrentar el agotamiento irrevocable de la materia y la energía. Deben pagar la «deuda ecológica» en vez de que los países del Sur paguen la deuda externa, y no solamente con los países del Sur sino con todos los países del mundo.

A las familias del otro polo de la sociedad que sólo buscan lujos a cambio de que millones y millones no tengan posibilidades de vivir bien, que gastan millones de dólares en cómo adelgazar, en combatir la obesidad, mientras millones mueren de hambre cada año y la salud del planeta se agrava, a estas familias hay que persuadirles a que abandonen el lujo y el exceso de consumo, que no piensen solamente en la plata, en acumular capital, sino que piensen en los demás, en la humanidad, en el planeta, en la Madre Tierra.

Por la gravedad del fenómeno, todas las economías occidentales deben inmediatamente dar un giro radical en su rumbo. Deben iniciar las transformaciones estructurales necesarias para sustituir los actuales modelos de desarrollo basados en la mercancía, en la explotación irracional de la humanidad y los recursos naturales, en el derroche de energía y en el consumismo. En un período relativamente corto, deben abandonar la industrialización y la fe en el desarrollo, así como, también, curar su adicción a soluciones técnicas de gran escala. Iniciar cambios locales, regionales y globales hacia modelos que priorizan la vida, la armonía y la complementación entre los seres humanos y con la naturaleza.

En la construcción del Vivir Bien, nuestra riqueza económica y espiritual está directamente ligada al respeto a la Madre Tierra y al uso respetuoso de las riquezas que ella nos quiere entregar. La única alternativa para el mundo en esta Crisis Global, la única solución a las crisis de la naturaleza, es que los seres humanos reconozcamos que somos parte de la Madre Naturaleza, que necesitamos restablecer las relaciones complementarias, de respeto mutuo y de armonía con ella.

Suma Qamaña (aymara) = SumakKawsay (quechua) = Vivir Bien (castellano).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Un baluarte de la democracia liberal burguesa

Juan Guadenzi (Desde Durango, México. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Ahora, el debate en Argentina pasa por “la democratización de la Justicia”.

El voto -exactamente la misma herramienta que cada cuatro años en Estados Unidos confirma al designado por el complejo económico-militar para hacerse cargo del destino del mundo; que en el 2002 instaló en el gobierno de Turquía al actualmente repudiado Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y que en el 2010 y 2011 lo convalidó; la misma que en tres ocasiones llevó a la Presidencia del Consejo de Ministros de Italia al delincuente Silvio Berlusconi y en Guatemala en el 2012 dio la victoria al genocida general Otto Pérez Molina, para abreviar no refiriéndonos a algunas de sus más siniestras consecuencias del pasado- parece haberse convertido en la única arma aceptada y aceptable por el pueblo argentino, incluidos los pequeños partidos de la izquierda “revolucionaria”.



Aun cuando conserva intacta su razón de ser: seleccionar periódicamente entre los grupos de poder económico y entre los mercenarios de la política cuál será el encargado de explotar y engañar al pueblo, justo es reconocer que es menos exclusiva y letal que en el pasado. “Nuestra base de operaciones ha consistido en la audacia y el terror que, empleados hábilmente, han dado este resultado admirable e inesperado. Establecimos en varios puntos depósitos de armas y encarcelamos como unos veinte extranjeros complicados en una supuesta conspiración; algunas bandas de soldados armados recorrían de noche las calles de la ciudad, acuchillando y persiguiendo a los mazorqueros; en fin: fue tal el terror que sembramos entre toda esta gente con estos y otros medios, que el día 29 triunfamos sin oposición”, le relataba Sarmiento en una carta a su amigo Oro refiriéndose a las elecciones de 1857.

Pese a que la idea de “progreso” , como lo indica Gary Hamel, nació con el Renacimiento, alcanzó su exuberante adolescencia durante la Ilustración, llegó a una robusta madurez en la era industrial y murió en el amanecer del siglo XXI, la noticia parece no haber llegado a la Argentina , donde, en materia política -como en tantas otras-, descontando los sucesivos golpes de Estado y dictaduras militares desde al menos 1930, gobernantes y gobernados se aferran a una concepción de continuo mejoramiento instrumental de este instrumento de dominación de clase.

Aunque, sin lugar a dudas, la “gran Argentina” de la generación del 80 y de las “presidencias históricas” de Mitre, Sarmiento y Avellaneda, se sustentó políticamente en procesos electorales donde se hacían valer las libretas de los muertos, se compraban votos, se quemaban urnas y falsificaban padrones (esto no se enseña en las escuelas), hacia finales del XIX las clases gobernantes comprendieron las ventajas para la reproducción y fortalecimiento del sistema de la inclusión del pueblo, con los controles del caso: la famosa relación dialéctica amo-esclavo, de Hegel.

Vieron entonces la conveniencia de abrir una válvula de escape a aquella gran olla de presión en que se estaba convirtiendo la “república conservadora”. Así, adelantándose a Giusepe Tomasi príncipe di Lampedusa y su obra cumbre, “El Gatopardo”, comenzaron a pensar en cambiar algo para garantizarse que lo esencial no cambiara. Este fue el gran aporte al devenir de Argentina hasta nuestros días del hombre que, venciendo importantes resistencias, logró la sanción y aplicación de la primera ley que llevaría su nombre, Sáenz Peña, y que garantizaba el voto secreto, universal y obligatorio a los argentinos varones mayores de 18 años.

El fin (transitorio e ilusorio) del fraude fue considerado un notable avance hacia la democracia y la posibilidad de expresión de las fuerzas políticas opositoras. En términos sistémicos mucha menor importancia tuvo que en las primeras elecciones realizadas con las nuevas reglas de juego, en 1912, la bancada socialista (reformista, positivista) creciera notablemente y se sucedieran los triunfos radicales en Entre Ríos y Santa Fe. Inclusive, que en octubre de 1916 llegara a la Casa Rosada el representante de las capas medias de la ciudad y el campo, Hipólito Yrigoyen. Al final de cuentas, el considerado “primer presidente surgido de elecciones libres y democráticas”, creador del primer “movimiento de masas”, pionero de la alianza de clases y de la confrontación con algunos trust, sería el encargado de perseguir a anarquistas y comunistas y de aplastar sangrientamente al movimiento obrero en los conflictos conocidos como La Semana Trágica” y “La Patagonia Rebelde”.

No se trata aquí de historiar el “progreso” del sistema político argentino. Baste decir que el mismo ha sido producto de negociaciones y acuerdos, más o menos espurios, ente las dirigencias políticas y empresariales, con el pueblo como “convidado de piedra” o, a lo sumo, masa (entendida de acuerdo con la filosofía neo-marxista de la Escuela de Frankfurt, como la sociedad de individuos alienados y unidos por la cultura industrial al servicio de los intereses del capitalismo) dispuesta a apoyar y legitimar acríticamente, mediante referéndums o elecciones, tales acuerdos. El mejor ejemplo: el llamado “Pacto de Olivos” en el que, mediante la aceptación de una reforma constitucional (1994), el partido de Yrigoyen (la Unión Cívica Radical) garantizó su sobrevivencia a cambio de permitir que Carlos Menem, el peronista de turno en la Presidencia de la República, permaneciera en el gobierno durante un nuevo período.

Pero ¿acaso es una ironía de la historia que el principal legado del fundamentalismo de ultra-derecha en Argentina -corporizado en la bestial dictadura militar de los 70s.- haya sido la consolidación de esa democracia liberal-burguesa?

La respuesta sería más sencilla si esa dictadura hubiese logrado su objetivo estratégico: imponer una derrota histórica al movimiento obrero y a los sectores populares radicalizados. En tal caso, el camino de los “demócratas” (los empresarios medios de la ciudad y el campo, la sociedad “políticamente correcta”, los liberales y reformistas de siempre) para debatir en el Legislativo y sancionar por medio de elecciones presidenciales las políticas destinadas a preservar el sistema (capitalista) establecido, hubiese quedado libre de los molestos obstáculos de la lucha de clases (reivindicaciones de los trabajadores de los servicios públicos de transporte sin perturbar el normal traslado de los usuarios, para recurrir al ejemplo más pueril).

Pero, lo paradójico es que, pese a que tal derrota histórica no se produjo, como lo demostró la oleada semi-insurreccional como consecuencia de la crisis económico-política del 2000/2001, desde el fin de la dictadura hasta la actualidad (¡20 años!) ese orden democrático-burgués en lo esencial se ha mantenido; cuenta con legitimidad y consenso inclusive entre la mayoría de los jóvenes que, a diferencia de sus vecinos chilenos y brasileños, han perdido el espíritu crítico y la combatividad de otros tiempos.

¡Jóvenes que piensan que los males de la democracia se resuelven con más democracia,… corrupta, clientelista y fraudulenta, por definición! Entusiastas de una singular reinterpretación de la democracia liberal parlamentaria a la que, sin cuestionar la adhesión incondicional a un cierto juego de reglas formales que garanticen que los antagonismos están totalmente absorbidos dentro de ese sistema, le añaden el componente “popular”. De lo cual resulta un engendro como la criatura de Frankestein, en la que los menesterosos contribuyen con la carne inerte pero la energía la aporta la burguesía (o los tecnócratas al servicio de esta).

La contradicción fundamental entre explotados y explotadores parece haber desaparecido (“…es un discurso del siglo XIX”, sostienen no pocos) como si Argentina, que ni siquiera ingresó en la etapa de plena industrialización, ya hubiese importado del Primer Mundo la no-ideología de la post modernidad.

Efectivamente, la economía se ha despolitizado -o camina en esa dirección- y el debate nacional se centra entre lo “popular” -insistiendo en la categoría de “pueblo” de la antigüedad clásica, como "la asociación basada en el consentimiento del derecho y en la comunidad de intereses" (año 54 a. C.)- y lo “no popular” u oligárquico; el mayor o menor nivel de corrupción; la oposición entre “Nación” e “Imperio”.

¿Cambio revolucionario en las relaciones de producción y de Poder? ¡A quien se le ocurre!¿Acaso el terror dictatorial, además de cobrar miles de vida, secuestrar niños, acabar con decenas de comisiones sindicales fabriles, organizaciones estudiantiles, ramas enteras del conocimiento, como los profesionales de la salud mental, por ejemplo, consiguió instalar un miedo perdurable en la conciencia colectiva?

Freud, hablaba de dos tipos de miedo. El miedo real y el miedo neurótico. En el primero, existe un peligro real, verdadero, ante el cual corre riesgo la integridad de la persona. Podemos decir que es un miedo racional, de alerta, que pone al sujeto en actitud de huída. Ese fue el miedo existente durante la dictadura.

El otro miedo -el que se podría considerar post-dictatorial, puesto que las Fuerzas Armadas perdieron toda capacidad de acción y reacción después de la derrota político-militar de Malvinas-, es irracional. En el miedo neurótico, no hay peligro real que pueda suponer una amenaza para la vida. Se siente ante algo que no existe. Es más del orden de la sensación y de la imaginación. La persona comienza a experimentar inseguridad. Su fantasía es que puede pasarle algo pero no sabe ni qué le puede pasar ni qué es lo que le produce el miedo. Esta sensación le hace detenerse o no ejecutar decisiones. Podemos decir, aunque la persona no lo sepa, que en el miedo neurótico, a lo que se tiene miedo es a uno mismo, es decir, podemos hablar de un miedo al miedo.

Freud nos hizo un legado: la existencia de la parte inconsciente de la personalidad. ¿Por qué los cambios pueden llegar a producir miedo? Los cambios que afectan a la pareja, al trabajo o a la familia, suelen ser productores de temor y miedo. La inseguridad suele producirse ante lo nuevo y lo novedoso; en lo político y social también ¿Es lo diferente, que por desconocido, lo que puede generar miedo? Las personas buscan la seguridad en lo conocido, en la estabilidad.

Los argentinos de entre 20 y 60 años (aproximadamente) no pueden decir que su vida transcurrió en medio de la estabilidad democrática, sino todo lo contrario. Sin embargo, la mayoría se aferra a ella como algo conocido. ¿La estabilidad peronista de la época de sus padres? Tal vez.

Aunque se trate de una utopía, amplios sectores se niegan a reconocerla como tal. Utopía porque vivir supone estar enfrentados continuamente a cambios, máxime en nuestro tiempo donde nada de lo que la modernidad consideró firme, estable, consistente, universal y permanente, queda en pie.

Por eso, apelar a la retórica y la demagogia populista de mediados del siglo pasado (al Igual que Chávez, en Venezuela, remitiendo al corpus ideológico de Simón Bolívar) en plena descomposición del capitalismo del siglo XXI es negar la realidad o construir otra a la medida del Poder.

Como, mientras todo se desmorona a escala global, muchas personas hacen grandes esfuerzos porque su vida permanezca igual (¡no pasar masivamente de la clase media a la pobreza o de la pobreza a la indigencia, como en el 2000, al menos!), desde el Poder y para conservarlo, una estrategia perversa pero inteligente en términos de legitimidad y consenso consiste en recurrir a los fondos públicos para reponerles periódicamente las calorías perdidas. La consigna implícita: “Avanzar significa no retroceder”.

Así, en la Argentina se da el extraño fenómeno de una sociedad que, durante los gobiernos del matrimonio K, cree avanzar (hacia donde nadie lo sabe y el lamento de que, en cambio, “Brasil si posee en proyecto estratégico nacional” es persistente) pero se mantiene estática, al margen de los grandes problemas mundiales: la crisis y descomposición orgánica del capitalismo, la mutación del ciudadano en mercancía, la expropiación y depredación de los recursos naturales, el fin de la privacidad, la bio-política, entre tantos otros, mientras, en la práctica, Estado y sociedad civil desgastan sus energías en peleas de conventillo, apasionados juegos de lealtades y traiciones, pueriles batallas entre el gobierno nacional y el de la capital federal, politiquería clientelista electoral.

Pero la hipótesis del miedo neurótico colectivo es insuficiente o, en todo caso, peca de psicologismo.

Hay otra explicación de carácter esencialmente político.

Mientras la crisis del 2000 amenazaba con el establecimiento de un poder dual (el Estado burgués en caída libre frente a un poder popular en ascenso) el “stablishment”, capitaneado por un “capo mafia” de la política (para no ir mas allá sin pruebas suficientes) Eduardo Duhalde, destapó su última carta, la menos previsible pero decisiva; un oscuro gobernador de una provincia patagónica, con cierto tinte izquierdista (menemista pero ex periférico de Montoneros, como tantos).

Con su disfraz de “pobretón” (pese a ser un enriquecido empresario), sus tan comentados “baños de pueblo”, las nuevas y tan esperadas vueltas de llave a la caja con la música de la “marchita” (“….combatiendo al capital…..”) y su genuina política en pro de los Derechos Humanos, logró acabar con los gérmenes pre-revolucionarios, movilizar (nuevamente) a las masas peronistas y reestablecer el orden burgués, aunque el precio a pagar fuese el pago total de la deuda con el Fondo Monetario Internacional.

Siguiendo el ejemplo de su principal referente histórico, Juan Domingo Perón, apostó a la alianza de clases entre algunos de los empresarios más poderosos del país y los sectores populares. Es innegable que mejoró las condiciones de vida de estos últimos (como lo hizo Perón), pero a cambio de mayores prebendas y beneficios para los primeros, por medio de todo un entramado de corrupción, negociados, lavado de dinero, como ha quedado demostrado en los últimos meses.

Con ello -en la medida en que, a condición de una mejoría de su situación económica-social, la mayoría del electorado argentino (y latinoamericano) considera la corrupción gubernamental y el enriquecimiento ilícito casi como el inevitable precio a pagar-, Kirchner logró estabilizar y relegitimar la democracia burguesa. ¿Cómo hizo su fortuna?, es una cuestión que solo le interesa a la oposición de derecha y a sus medios de comunicación, guaridas en ambos casos de cómplices de la dictadura militar y culpables de todo tipo de ilícitos económico-financieros.

El principal poder de su esposa, la actual presidente de la República, radica en ser su heredera sentimental y política. Si el más reciente apóstol de la “democracia popular” pierde su condición de tal debido a estas revelaciones, la imagen pública de Cristina Fernández de Kirchner podría quedar seriamente comprometida. Esto explica la furiosa reacción del movimiento K. y sus simpatizantes.

Son conscientes de que está en juego es la continuidad de su modelo, incluidos sus privilegios (con otra reelección o sin ella).

En todo caso, la perspectiva de un relevo en el 2015 del “peronismo del siglo XXI” por una alianza opositora de centro-derecha, liderada por algunos de los políticos y empresarios más torpes e inescrupulosos del país, no constituye una amenaza para el bien político más preciado por la mayoría de los argentinos; la democracia burguesa. Ni siquiera ellos -pese a sus tendencias excluyentes y autoritarias- se atreverían a desviarla de su anti-histórica trayectoria de “progreso”. A lo sumo esta entelequia perdería su contenido simbólico de “popular”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Los Gatos, un clásico del rock argentino

ROCK.com.ar

Banda heredera de Los Gatos Salvajes, tiene origen en 1967 y alcanza un repertorio de 50 temas. Ya en Buenos Aires se presentan cotidianamente en La Cueva, reducto rockero por excelencia. Recuerda Litto Nebbia: «Para llenar toda la noche, de las diez a las cuatro, teníamos un repertorio de más de 100 canciones, además de lo que se improvisaba en el momento. Tocábamos mucha música de relleno, rock, blues, todo tipo de cosa y, entre medio de todo eso, tocábamos canciones mías que estábamos ensayando con la idea a grabar un disco algún día» (V. Pintos, pág. 75). El primer simple que logran grabar "La Balsa" / "Ayer Nomás" fue un éxito impredecible: vendió más de 200.000 placas. Lo habían grabado el 19 de junio de 1967 y salió a la venta el 3 de julio.

Con esta misma formación editan los dos primeros LPs: "Los Gatos" (1967) y "Viento dile a la lluvia" (1968). Previamente, se editó como simple un adelanto del segundo LP: "Viento dile a la lluvia", que alcanzó a vender cerca de 100.000 copias.

Esta banda, si bien aún con inocencia y timidez, comenzó a delinear un lenguaje propio para el rock argentino. «Ninguno de nosotros se dio cuenta en ese momento de que éramos el nacimiento de un movimiento», reconoce Oscar Moro. «Había mucha bohemia y lo que queríamos de corazón era hacer lo que planeábamos. Jamás pensamos que el tema podía pegar tanto y que íbamos a ser uno de los grupos pilares del rock de acá. No nos dábamos cuenta, lo vivíamos de otra manera; nunca pensamos que se podría convertir en algo tan grande» (Pintos, pág. 151).

En septiembre de 1968 salieron de gira por Sudamérica: Paraguay, Bolivia, Uruguay y el Festival de la Canción de Río de Janeiro. Allí presentaron "Seremos amigos", el tema que daría nombre al tercer disco (1968), más moderno, rozando casi con lo psicodélico.

A comienzos de 1969 la banda se separó momentáneamente. Durante nueve meses, todos los integrantes de la banda, con excepción de Nebbia, viajaron por Estados Unidos, conociendo la música local, escuchando a los "grandes del momento" y llegando, incluso, a grabar un simple con un cantante norteamericano, que quedó inédito. En el ínterin, Nebbia inició su carrera solista, filmando la película "El extraño de pelo largo" y lanzando su primer LP.

Los Gatos retomarían el camino al año siguiente con "Beat Nº1", con Pappo en el lugar de Kay. En este álbum se notan claramente los dos estilos: el melódico de Litto (en "Sueña y corre") y el rockero que imponía Pappo ("Hogar").

"Rock de la mujer podrida" era el título para el siguiente LP, pero por problemas de la censura sería cambiado por "Rock de la mujer perdida"(1970). Este, el último, será el álbum más rockero y, para muchos, el mejor.

A mediados de 1970 Pappo ya abandonó la agrupación para formar su propia banda. Nebbia pasará a tocar el bajo y Toth ocupará el lugar del guitarrista alejado. "Le estamos sacando otro sonido al conjunto", anticipaban. Sin embargo la suerte ya estaba echada: un simple de baja repercusión y una serie de recitales signaron el adiós definitivo a este grupo clave de la música nacional. A partir de ese momento, Litto Nebbia continuaría su carrera como solista.

"Inéditos en vivo" está compuesto por material grabado entre 1970 y 1971 que permaneció fuera de los discos hasta 1987. La primera parte fueron temas de estudio, con Toth en guitarra y Nebbia en bajo. Y la segunda mitad estuvo integrada por canciones grabadas el 4 de diciembre de 1970 en el Teatro Odeón, todavía con la presencia de Pappo.

Con motivo de cumplirse los cuarenta años de aquél debut, en junio de 2007 los sobrevivientes de la banda volvieron a reunirse. Realizaron shows, en Rosario y en Buenos Aires, y editaron un disco en vivo con esas presentaciones. Para "La balsa" fue invitado Fito Páez.

Presentamos tres de sus íconos, claves del rock argentino, y en buena medida, del rock latinoamericano en español, tres clásicos:

1) La balsa
2) Viento, dile a la lluvia
3) Rock de la mujer perdida

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las prisiones del dolor

Cristina Bottini (Desde Colombia. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Trashumantes del dolor, en eso nos convertimos a lo largo de esta vida -dijo Inés casi como para sí -, caminando por las penas como sobre brasas, dando inútiles saltos para evitar quemarte pero no teniendo otro lugar por donde andar.

Ni Lorena ni yo pusimos en tela de juicio sus dichos, no carecían de razón luego de saber su historia. Y no era que a nosotras nos sobraran las alegrías, que ignorásemos de qué se trataba o fuésemos incólumes sobrevivientes de nuestros dolores, pero viniendo de ella tenía carácter de lección, por eso permanecimos en silencio solo escuchándola hablar mientras se esforzaba por hacernos sentir cómodas: servía más café, iba y venía.



- No aprendemos a sufrir nunca porque todos los dolores son distintos continuó, si bien la pérdida de un ser amado se siente como si el alma se encogiera en el pecho ,y duele y arde y nos deja indefensos al principio, no es igual que el dolor que produce una separación amorosa ni la ruptura de una amistad.

Cuando has sentido ese dolor y caes en la cuenta que jamás podrás volver a besarlo, a hablarle, a acariciarlo… sabes que lo perdiste para siempre.

- Lorena le tomó la mano y ella sonrió calmándola, -No te preocupes, estoy bien, estoy bien…

-Te quiero mucho, Inés dijo Lorena acariciándole la cara con una ternura indescriptible, tan intensa que me llegó. -¡Nunca lo olvides!

-Lo sé, mi niña, ¡sabes que es mutuo!

Hubiese jurado que eran madre e hija pero bien sabía que no, que ese mismo dolor al que hacía referencia Inés las había acercado y luego unido; que se habían conocido entonces y aprendido a querer.

Pasamos el resto de la tarde con Inés y cuando oscurecía nos fuimos prometiéndole volver cualquier día de la semana siguiente.

Nos besó, nos regaló una hermosa sonrisa-como siempre- y le dio un papel doblado en dos a Lorena que ella prometió contestar esa misma noche

-¿Es una carta? pregunté apenas nos alejamos caminando.

-No- me dijo, es un cuento.

-¿Un cuento?, ¿Inés escribe cuentos?, ¿Y desde cuándo lo hace?, pregunté realmente sorprendida .Ignoraba que escribiera .

- Lo hace desde que descubrió que así, y solo así, puede exorcizar su dolor, puede encerrarlo en un papel y volverlo cosa de otro al darle otro nombre e inventarle otra vida .Yo solo los leo, y luego les doy vida al publicarlos en la red.

-Y realmente ¿se puede encerrar el dolor en un papel?, dije. Lorena solo me miró y sacando el papel de su bolsillo contestó:

-¡Inés lo hace!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Aquellas lenguas bestias

Odiseo Runa



I

La lengua verde
Artera
Vino en las armaduras
Aquelhablar violento
Esgrimía la espada
Y tras abrir las carnes
A fuer de latigazos
Se tornaba“piadosa”
Y se envolvía en la Cruz
Para llevarlos“mansos”
A los ríos de oro.

II

No interesó a
La Lengua
Aquestas otras lenguas
Hechas de agua y tierra
De quindes y de cerros
Erguidas en nevados
Que brillaban al cielo
Brotadas
De los pechos
Gargantas naturales
De los pueblos ancestros

II

Aquella aviesalengua
Aprendió a escurrirse
En el quechua que al aire
Suelta su hablar raspado
Dialoga con los astros
Con la tierra,
El insecto
Que se envuelve en la boa
En la orquídea y el agua

IV

Como “El Verbo era Dios”
Con esa lengua “sacra”,
mientras santiguó el miedo
sometió a “los herejes”
acuchilló en las Mitas
los hizo defecar
allá entre los telares
que rompían sus pulmones
para enviar los bellos
tejidos que vestían
a la España opulenta.

V

La Lengua omnipotente
Hizo repiquetear
Sus campanas al viento
Para que estremecidos
De dolor y de miedo
Los pueblos de los soles
Y el mestizo nacido
De la esperma violenta
Del cruce castellano
Con la indígena bella
En la brutal lujuria
Desnaturalizada
Cruenta
Bajaran las cabezas
Y los enriquecieran

VI

Y también a los negros
Que esclavos y conciertos
a esas haciendas hechas
Con semillas de quindes
Con aguas de la acequia
BrutalesJesuitas
Las tomaron a fuego
Hasta acá llego el negro
La Colonia era entonces
de verdad un infierno

VII

Aun así no pudo,
Aquella Lengua terca
Encubierta de “bella”:
Detener a las brasas
Que en los pechos crecieron
De los pueblos que al viento
Sus piedras ofrecieron

VIII

Y fue que allá en los cerros
Disparada en los ecos
De las montañas grescas
Vieron alzarse al bronce
Que incendiaba Logroño
Vieron abrir la boca
Vieron sentarlo al centro
De la plaza entre gritos
de vernáculas lenguas
Y estirando esa Lengua
Ofídica y perversa
Le hicieron beber oro,
Líquido, Ebulleciente,
Hirviendo en la garganta
del Señor de Logroño:
el tirano Alderete.

IX

El poder que engendraba
El Verbo con su Lengua
Dejáronlo en cenizas
Que así es como se cuece
Que a quien oprime
Al pueblo
Hay que darle batalla
Sin una sola queja
Sin un solo lamento

X

Luego
La Lengua ofídica
Tras de La Independencia
Lograda con los vientos
Delos pueblo ardientes
Se encaramó en el lomo
De las tierras y haciendas
Que el criollo tomó
Sin pudor ni vergüenza

XI

Otra vez tuvo el pobre
Que alzarse hacia los cerros
Amarrarse a los vuelos
De las tierras agrestes
Pues otra vez,
La Lengua
Ordenó que en Berruecos
Desarrajara el crimen
Contra el que libre,
En vuelo,
Echara al español
Armado de los pueblos.

XII

Esa sangre del héroe
Cubrió aquella miseria
Desde Carondelet
A tal Floreana lengua.

XIII

Y fue entonces Manuela
León la incendiaria
De rebelde entereza,
La hembra del más fiero
Y alzado Daquilema
Que volvió a embrabucarse
Contra estotra lengua
Que encubierta en La Cruz
En la hostia y el rezo
Instauró en Ecuador
La oscurantía feroz:
Del “Santo
Del Patíbulo”

XIV

Así también fue Arroyo
Del Río otra Lengua
Que aparentaba ser
Un ferviente patriota
En tanto obtenía el voto
En las urnas “secretas”
Entregaba la Patria
En Río de Janeiro.

XV

Hasta que en La Gloriosa
Fue echadaa puño limpio
Disparos y patadas
Aquella terca Lengua
Que en la memoria inmensa
Severo guarda el pueblo.

XVI

Y también fue aquel “dedo”
Extendido,
“esquelético”
Que decía en las tribunas
Dadme un balcón que yo
Embaucaré estos mensos
El que a punta de bala,
Disparó en La Casona
Al bachiller rebelde
Que entregó aquella sangre
Y eliminó el ingreso
A la Universidad
De vivo pensamiento.

XVII

El ingreso, la traba,
Falaz impedimento
Es el cuchillo fiero
Que al estudiante pobre
Le echan sin recelo
La oligarquía de miedo
Al pensamiento libre
Para cortarle el cuello.

XVIII

La estulticia heredera de aquellas bestias lenguas

Toda esta historia luenga
Que recoge las lenguas
Aviesas y ladinas
Adobadas en miel
Para surtir efecto:
Las hereda esta lengua
Estulticia y malévola.

XIX

Detrás de aquellos puentes
Vías de cuatro carriles
Se cuece una viciosa
Torcida podredumbre
El más voraz arrase
Que destruye las alas
Estáticas del quinde

XX

Aquel que agacha el cuello
E inclina la cabeza
Que al chispear su saliva
Ensucia el aire limpio
Cuando repite “Patria”
Cual una sierpe líquida
Y vende los ríos de oro
A los nuevos y viejos
Dioses de la codicia:
Los del “Patio Trasero”
La Dinastía China
Y para refrendar
Que “la Patria” subasta
Repica la Asamblea
Con Reformas Mineras
Pone a callar la prensa
Y aprieta “la Justicia”
Las tres musas de la bestia

XXI

La represión más sorda
Tras la mampostería
De “obras”
y más “obras”
Sutiles bien urdidas
Ha instaurado la lengua
Para tapar el robo
El asalto
El despojo

XXI

El soplo
A los oídos
De los jueces serviles:
A quien denuncia el robo
Conspira y a la cárcel
Lo encierran
Pues la Lengua
Le teme a las rebeldes
Lenguas cual fue la presta
Perspicaz y científica
De quien murió en la cárcel
Por lanzar esas piedras
Nuestro giganterecio
Descomunal Espejo

XXII

O puras cual la Pluma
De Las Catilinarias
Canutero encendido
Verbo que se hizo Rayo
Y cortó en cien destajos
Al que tragaba hostias
Al torcidopoder
Queurdiócrimen siniestro
E hizo del cadalso
Sicópata liturgia

XXIII

De piedras aguerridas
De piedras insolentes
De piedras atrevidas
Contra todo tirano
Está lleno el morral
De esta tierra de arcilla
Que armada con sus piedras
Echó fuera a esos “amos”
De pútridas perfidias

XXIV

Detrás de su perfume
Y cínica sonrisa
El nuevo atrabiliario
De la Lengua manida
Entrega sin rubor
Sin pizca de vergüenza
Al gringo y al imperio
Dinástico y asiático
El aire y las esbeltas
Montañas que resguardan
Al pájaro fugaz
Al picaflor ingrávido
A pueblos hechos de hojas
De lianas y de rocas
Nacidos en los ríos
En las acequias puras
Do la tilapia agita
Sin pizca de veneno
Las aguas cristalinas

XXV

Ahora aquí en Palacio
De las odiosas lenguas
Envía para el miedo
Instaurar en su hacienda
La cárcel para el bravo
Luchador que en las calles
y plazas se levanta
contra esta avaricia
que destruirá la roca
la fluida
pisada de aquel tigre
el raspar armadillo
y el vuelo de sutiles
libélulas azules

XXVI

“terrorista encendido”
“garrotero terrible”
“tirapiedras astuto”
“pelafustán capucha”
“torpe ciego al progreso”
A él
Hay que apresarlo
A callar esa lengua
Si es rebelde y abierta
Clara cual agua fresca
A impedir que su idea
Llegue hasta el aguacero
Que humedece y despierta
A los pueblos del cerro

XXVII

He aquí que los fuegos
De los perennes vientos
Amanecen de nuevo
La cárcel es trofeo
Para la lengua puerca
Que pretende callarme
Pues yo nunca he robado
Pues yo no soy corrupta
La heroína es altiva
La heroína se encrespa
De furor cuando muestra
Que su prisión es prueba
De humillarla si tiembla
Y entonces acallar
A la tiza incesante
A la garganta fuelle
Que la lengua torcida
Ataca enfurecida

XXVIII

Y entonces se levanta
Fustiga al miserable
La cárcel es antorcha
De los pueblos sin miedo
No hay signo que demuestre
Que una maestra esbelta
Cuando al niño ella enseña
Se vuelva “terrorista”

XXIX

Y la lengua se calla
Con temor se retuerce:
“No tiene miedo al miedo”
“es una irreverente”
“es una loca necia”
-le dicen sus bufones-
Y así desvertebrada
Esa lengua-serpiente
“A esperar el momento:
Ya llegará la hora”
Repica con voz sorda
Creyendo que los pueblos
Doblarán su entereza
Con el pasar del tiempo

XXX

Ya llegara la hora
Repicamos los pueblos
En que tú
Lengua áspid
Igual que tus malévolas
Vilipendiadas lenguas
Les repique la hora

XXXII

Esta Lengua manida
Hiede a malaire
Apesta
Aunque se limpie el rostro
Y nos parezca “nueva”
Toda una Diva-Lengua
Esa es la misma terca
Que ayer arremetiera
Contra pueblos aspiertos

XXXIII

Esa es la misma larga
Que defendió
-Arzobispo-
A los latifundistas
Y que ahora al banquero
Al capital fuereño
Le sirve con holgura
Mientras se muestra bestia
Contra los “tira piedras”

XXIV

De allá desde las piedras
Antiguas y rebeldes
Otras piedras se alzan
Para aplastar la lengua
Que se niega a callar
Y que aún cacarea

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Milagro y pecado de los valles de Ica

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los campesinos que durante siglos hicieron de los valles de Ica una sólida fuente de alimentos para todos sus pobladores, ahora, con el retorno del latifundio para la gran agro exportación, se pone en riesgo las cosechas del oro verde.



La historia del Perú nos deja lecciones. La Achirana del Inca, es una tradición sobre el amor entre el soberano Pachacutec y la princesa local que condiciona su compromiso a la construcción de una fuente de agua para su comunidad. El milagro se concreta, y plantea, al mismo tiempo, racionalidad del consumo como garantía para mantener la armonía entre el hombre y el medio ambiente.

Ica, fundada el 17 de junio de 1569, con el nombre de Villa de Valverde por encargo del Virrey del Perú, se convirtió en terreno apto para los parrales a tal punto que no había suficientes envases para recibir el mosto y elaborar vino.



En lo que va del siglo XXI, especialistas de las universidades de Massachusets, Cornell y Luis Gonzaga de Ica reiteran que la sobreexplotación del agua subterránea para abastecer a las tierras cultivables del Valle Viejo y Villacurí y de la Región en general, está provocando un colapso sin precedentes, que se agudiza con el deshielo de las cordilleras y el menor caudal de los ríos.

Ica vive actualmente el boom agrícola, como ocurrió en décadas pasadas en otras regiones con la pesca, el caucho o el oro negro. El campesinado al vender su parcela se ha convertido en obrero asalariado en los sembríos de espárrago, alcachofas, uva quebranta y algodón, cultivos de alto consumo de agua.



El alcalde provincial de Ica, Gustavo Martínez, al presentar la acuciosa investigación de Julio Rojas y Julio Kuroiwa, titulada El Oro de la Aldea, sobre desarrollo local sostenible como un reto para los municipios, señala que la agroexportación no ha encontrado aún respuestas para superar los estragos del terremoto del 2007. Los salarios para el campesino son muy bajos y por eso más de cinco mil niños siguen aún viviendo en casas de esteras, sin agua y sin luz, en condiciones precarias.

El alcalde Ismael Carpio, del distrito de Santiago, muestra que su distrito ha logrado, especialmente en el sector de Sacta, un modelo de desarrollo local con centenas de desplazados de la provincia ayacuchana de Víctor Fajardo, que huyeron de la violencia de Sendero Luminoso y la represión militar.

Este proyecto involucró a una empresa agro-exportadora que donó parte de los terrenos necesarios, la Municipalidad Distrital de Santiago que facilitó el saneamiento físico-legal y la habilitación urbana. La ONG Comisión de Derechos Humanos de ICA que asumió la ejecución del proyecto y la cooperación española (Solidaridad Internacional – Andalucía financiada por la AACID), que donó los fondos.



A Solidaridad Internacional se le conoce en el mundo por haber promovido alrededor de 600 proyectos de cooperación al desarrollo en Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Senegal, Angola, Líbano, Palestina y campamentos de refugiados saharauis.

El proyecto de Sacta abarcó tres actividades prioritarias: Acceso a vivienda provisional, seguridad alimentaria, a través de comedores autoabastecidos por granjas de animales y cultivos de hortalizas. Atención primaria en salud, en coordinación con redes existentes y el Ministerio de Salud y una agricultura

La comunidad de Sacta logró beneficiarse con un lote saneado legalmente, que posibilitaba el acceso a otros programas del Estado - fondo MIVIVIENDA, Techo Propio, Banco de Materiales, banca privada, a los servicios de agua, desagüe y electricidad, parques, áreas de servicios comunes y local comunal.



La interacción voluntaria de los socios involucrados en la reconstrucción del Sacta fue eficiente y respetuosa entre todas las instituciones participantes. En el camino se encontraron algunos obstáculos administrativos, que al ser superados han logrado la reconstrucción participativa, basada en criterios técnicos y sociales y alejarse del latifundio agro exportador.

En suma, el desarrollo local va más allá de la conversión del agua del mar o la derivación al Pacifico de uno de los ríos de los andes ayacuchanos que desemboca en el Atlántico, propuestas que tampoco aparecen entre la gran empresa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Octubre

Liliana Perusini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS)

Igual a las tormentas
que acechan las montañas
y los llanos,
así es la fuerza que lo alienta
y el misterio que lo impulsa.
Sombra imponente,
trueno, llamarada,
sentimientos sin respuestas,
surgiendo de la nada.
Es el amor irrenunciable
que no cesa de irrumpir
en mis sentidos.
Es el amor en desconsuelo,
que deambula por mis venas,
y expulsa por mi piel ,
el placer y el dolor de amarte
y sentirte en mi cuerpo
y en mi alma,
como ayer,
como siempre,
cuando Octubre…
inapelable llega.


Imagen: “Fuego interior”, de Virginia de la Puente

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un poco de humor con Les Luthiers: “Cumbia villera”



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una puta boluda

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Jacinto era escritor. Siempre quiso escribir. Más que gustarle, necesitaba.



Cuando era chico, en la escuela primaria, cada vez que el maestro pedía a los alumnos una composición, al terminar él siempre era llamado a leer la suya.

De grande trabajaba en un diario en diferentes funciones. Comentador de noticias, informador, redactor de presentaciones, etc.

Y también empezó a escribir cuentos y novelas.

Pero con el tiempo le fue apareciendo un problema: ¿cuál podría ser el tema, la situación, el hecho sobre el cual escribiría?

Pasó a vivir con Susana Decodi, con quien, al principio hasta pensaba tener un hijo.

Pero un día ella le dijo: - Voy a una fiesta.

En ese momento pensó en rajarla de su casa. Pero también que eso podría ser el comienzo de temas de una historia que el empezaría a escribir y para la que Susana Decodi -sin saberlo- comenzaba a trabajar.

Y así fue. Ella inventaba salidas y él le hacía creer que le creía.

Incluso descubrió en la computadora e-mails de ella para otros.

Él seguía haciéndose el boludo, pero anotando cada salida y mentira de ella. Y cogiendo con otras, claro. En las que pensaba las pocas veces que cogía con ella.

Ella, con el tiempo, iba engordando. Y se pintó el pelo de rojo, dos cosas que nunca le gustaron en las mujeres.

Con todo eso fue escribiendo una novela. Por fin había encontrado temas para seguir escribiendo…!!!.

Y cuando terminó su novela le dijo: Te agradezco. Trabajaste bien para mí.

-No entiendo, le respondió ella.

- Para mi novela. Que se va a llamar Una Puta Boluda.

- ¿Me estás llamando de puta….!!!???, preguntó ella sorprendida y con rabia.

- ¡Claro!, le respondió él sonriendo, como si fuese obvio. Y yo fui tu cafishio literario. Así que como ahora terminé de escribir mi novela y no te necesito más, picátelas…!!!

Y la rajó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Boriqueña, de nuestra América fabulosa...

Isabel Cristina Batista (Desde Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

…"Les hablo de lo que hablé siempre: de este gigante desconocido, de estas tierras que balbucean, de nuestra América fabulosa...José Martí (fragmento de la carta dirigida al señor don Valero Pujol* 27 noviembre de 1877)

"No puede, no, ser feliz
quien no sepa qué es amor
que no comprende la dicha
quien desconoce el dolor".

Versos de Mis Cantares Lola Rodríguez de Tió

HABLEMOS PUES DE PUERTO RICO; Su himno y de una de sus grandes mujeres, la intelectual: Lola Rodríguez de Tió, quien conociera a nuestro José Martí en Nueva York. Abraza la causa de la independencia cubana y puertorriqueña de España; admiraría entrañablemente a nuestro Héroe Nacional dedicándole hermosas palabras que han trascendido el tiempo parafraseadas o no, pero que personifican al hombre: el más universal de los cubanos, que este año cumple el 160 aniversario de su natalicio.



Esperamos que con el trabajo investigativo compilatorio, sigamos llevando la cultura de nuestra América a todos los pueblos, y donde los idiomas hablados en el bello país boricua sirvan, no para separarnos, sino para unirnos.

La Borinqueña

Liricas: Manuel Fernández Juncos (1846-1928)

La tierra de Borinquén
donde he nacido yo,
es un jardín florido
de mágico fulgor.
Un cielo siempre nítido
le sirve de dosel
y dan arrullos plácidos
las olas a sus pies.
Cuando a sus playas llegó Colón;
Exclamó lleno de admiración;
"Oh!, oh!, oh!, esta es la linda
tierra que busco yo".
Es Borinquén la hija,
la hija del mar y el sol,
del mar y el sol,
del mar y el sol,
del mar y el sol,
del mar y el sol.

The land of Borinquen
where I have been born.
It is a florid garden
of magical brilliance.
A sky always clean
serves as a canopy.
And placid lullabies are given
by the waves at her feet.
When at her beaches Columbus arrived,
he exclaimed full of admiration:
Oh! Oh! Oh!
This is the beautiful land, that I seek.
It is Borinquen the daughter,
the daughter of the sea and the sun.
of the sea and the sun,
of the sea and the sun,
of the sea and the sun,
of the sea and the sun!

Translation by Samuel Quiros

La Borinqueña (march)

Lyrics: Lola Rodríguez de Tió

Despierta, borinqueño
que han dado la señal!
Despierta de ese sueño
que es hora de luchar!
A ese llamar patriótico
no arde tu corazón?
Ven! Nos será simpático
el ruido del cañón.
Mira, ya el cubano
libre será;
le dará el machete
su libertad...
le dará el machete
su libertad.
Ya el tambor guerrero
dice en su son,
que es la manigua el sitio,
el sitio de la reunión,
de la reunión,
de la reunión.
El Grito de Lares
se ha de repetir,
y entonces sabremos
vencer o morir.
Bellísima Borinquen,
a Cuba hay que seguir;
tú tienes bravos hijos
que quieren combatir.
ya por más tiempo impávido
no podemos estar,
ya no queremos, tímidos
dejarnos subyugar.
Nosotros queremos
ser libre ya,
y nuestro machete
afilado esta.
y nuestro machete
afilado esta.
¿Por qué entonces, nosotros
hemos de estar,
tan dormidos y sordos
y sordos a esa señal?
a esa senil, a esa senil?
No hay que temer, riqueños
al ruido del canon,
que salvar a la patria
¡es deber del corazón!
Ya no queremos déspotas,
caiga el tirano ya,
las mujeres indómitas
también sabrán luchar.
Nosotros queremos
la libertad,
y nuestros machetes
nos la dará...
y nuestro machete
nos la dará.
Vámonos, borinqueños,
vámonos ya,
que nos espera ansiosa,
ansiosa la libertad.
La libertad, la libertad!

Arise, Puerto Rican!
the call to arms has sounded!
Awake from this dream,
it is time to fight!
Doesn't this patriotic call
set your heart alight?
Come! We are in tune
with the roar of the cannon.
Come, the Cuban
will soon be free;
the machete will give
him his liberty...
the machete will give
him his liberty.
Now the war drum
says with its sound,
that the jungle is the place
of the meeting,
of the meeting...
of the meeting.
The Cry of Lares
must be repeated,
and then we will know:
victory or death.
Beautiful Puerto Rico
must follow Cuba;
you have brave sons
who wish to fight.
Now, no longer can we be unmoved;
now we do not want timidly
to let them subjugate us.

We want
to be free now,
and our machete
has been sharpened...
and our machete
has been sharpened.
Why then have we been
so sleepy and deaf
and deaf to the call?


There is no need to fear, Puerto Ricans,
the roar of the cannon;
saving the nation
is the duty of the heart.
We no longer want despots,
tyranny shall fall now;
the unconquerable women
also will know how to fight.
We want
liberty,
and our machetes
will give it to us...
and our machete
will give it to us.
Come, Puerto Ricans,
come now,
since freedom awaits us anxiously,
anxiously freedom.
freedom! freedom!

La Bella Trigueña (danza)

Lyrics: Félix Astol Artés (1813-1901)

(lyrics also attributed to Francisco Ramírez)

Bellísima trigueña
imagen del candor
del jardín de Borinquen
pura y fragante flor.
Por ti se queda extático
todo el mortal que ve
tu aire gentil, simpático
tu breve y lindo pie.
Cuando te asomas a tu balcón
la luz se eclipsa del mismo sol
la luz se eclipsa del mismo sol
Porque tus negros ojos
dos rayos son,
que al que los mira, niña
abrázanle el corazón
Tú galana descuellas
entre las flores mil
que adornan primorosas
el tropical pensil.
En torno a ti
el céfiro se mueve sin cesar,
el colibrí solícito
te viene a acariciar.
Linda trigueña mi dulce bien,
eres la perla de Borinquen
¡Oh!, Oh!, ¡Oh!
Apiádate, tierra de mi dolor,
que por ti me muero
me muero de inmenso amor
de inmenso amor, de inmenso amor.

Dolores Rodríguez de Astudillo Ponce de León, o Lola Rodríguez de Tió

"Cuba y Puerto Rico son
de un pájaro las dos alas,
reciben flores y balas
en un mismo corazón".

La figura femenina de mayor prestancia en la lírica puertorriqueña.

El escritor José Luis González la llama "la figura femenina de mayor prestancia en la lírica puertorriqueña”. Estudió los grados primarios en su pueblo natal y en Mayagüez, Puerto Rico.

 Lola, en la capital cubana, se identificó militantemente con el ideal martiano. Esto la llevó de nuevo a su expulsión, ésta vez a la ciudad de Nueva York, en 1892. Mas, tan pronto llegó, ingresó al Partido Revolucionario Cubano que buscaba la libertad de Cuba y Puerto Rico. Durante la Guerra de la Independencia de Cuba, fue secretaria del Club Caridad (1895-1898), dedicado a socorrer a los combatientes cubanos que luchaban en contra del régimen español y organiza un Capítulo de la Cruz Roja.

Muy buena amiga de la cubana Marta Abreu, a quien le dedicara un hermoso poema, en su tierra natal de Villa Clara. Su personalidad resultaba muy carismática llevaba siempre el pelo muy corto, como dato curioso, en tiempos YA DEL SIGLO 20 en que la costumbre establecida para las féminas era llevarlo tan largo como se pudiera; es la primera mujer que habló en público en Puerto Rico; escogió ella –y no a la inversa– al hombre con quien decidió unir su vida y no vaciló en declararle su amor: –Bonocio Tió y Segarra– identificado plenamente con sus ideas revolucionarias. Dirigió y mantuvo una amplia tertulia literaria donde se debatían las ideas independentistas y se conspiraba; fue inspectora de escuelas, admiradora y amiga del Generalísimo Máximo Gómez, y siempre, según todos los testimonios, mantuvo un trato exquisito, refinado, que le valió el respeto, y aun la admiración de sus propios enemigos políticos. Desarrolló una intensa vida cultural. Fue una de las fundadoras de la Academia Nacional de Artes y Letras, recibió una medalla con el busto de Bolívar, otorgada en América a los escritores de renombre.

Eficaz colaboradora en revistas culturales, su nombre figuró en El Fígaro, Letras, y El Hogar. Antonio González Curquejo la incluyó en su Florilegio de escritoras cubanas (1913). Dejó un libro inédito de poesías, «Claros de sol», y un voluminoso epistolario con escritores y artistas americanos y europeos a través de más de treinta años.

La poetisa recibió la atención de los críticos de su época y hasta hubo cierta polémica cuando el Conde Kostia prologó su citado Mi libro de Cuba, pues él también crítico Emilio Bobadilla, más conocido por su seudónimo Fray Candil, ácido e hiriente con su pluma, al leer dicha introducción, cargada de un lenguaje ampuloso y florido, lo llamó «puercoespín de la literatura».

Sus versos, catalogados como, - antillanos, cultos y populares - superan los entonces vicios del romanticismo y, al final de su vida, le abre el camino al modernismo reformador.

Doña Lola Rodríguez es muy recordada en cada actividad política independentista, particularmente en la conmemoración del Grito de Lares***, cuando se canta el himno revolucionario que escribió doña Lola para la danza La borinqueña.

La Borinqueña

Bellísima Borínquen
A Cuba has de seguir;
tú tienes bravos hijos
que quieren combatir
No por más tiempo impávidos
deberemos estar;
ya no queremos, tímidos,
dejarnos subyugar.
Nosotros libres
queremos ser,
nuestras cadenas
se han de romper;
nuestras cadenas
se han de romper.

La borinqueña

¡Despierta, borinqueño
que han dado la señal!
¡Despierta de ese sueño
que es hora de luchar!

A ese llamar patriótico
no arde tu corazón?
Ven! Nos será simpático
el ruido del cañón.

Mira, ya el cubano
libre será;
le dará el machete
su libertad...
le dará el machete
su libertad.

Ya el tambor guerrero
dice en su son,
que es la manigua el sitio,
el sitio de la reunión,
de la reunión...
de la reunión.

El Grito de Lares*
se ha de repetir,
y entonces sabremos
vencer o morir.

Bellísima Borinquen,
a Cuba hay que seguir;
tú tienes bravos hijos
que quieren combatir.

Ya por más tiempo impávido
no podemos estar,
ya no queremos, tímidos
dejarnos subyugar.

Nosotros queremos
ser libre ya,
y nuestro machete
afilado esta...
y nuestro machete
afilado esta.

¿Por qué entonces, nosotros
hemos de estar,
tan dormidos y sordos
y sordos a esa señal?
a esa señal, a esa señal?

No hay que temer, riqueños
al ruido del cañón,
que salvar a la patria
¡es deber del corazón!

Ya no queremos déspotas,
caiga el tirano ya,
las mujeres indómitas
también sabrán luchar.

Nosotros queremos
la libertad,
y nuestros machetes
nos la dará...
y nuestro machete
nos la dará...

Vámonos, borinqueños,
vámonos ya,
que nos espera ansiosa,
ansiosa la libertad.
¡La libertad, la libertad!
.
Mis Cantares (extractos)
Hubo un tiempo en que buscaba
el medio de ser feliz;
dirigí la vista al cielo
y me dijeron: "Aquí".
Del suelo nacen las flores
Nacen perlas en el mar
y del amor, que es tan bello,
brota siempre algún pesar.
Por el cielo de la vida
también cruzan nubes negras
que el alma tiene sus nubes
con que anunciar sus tormentas.
Errante voy por el mundo
en busca de la verdad
 ¡pero si se oculta tanto!
 ¿Cómo poderla encontrar?
No puede, no, ser feliz
quien no sepa qué es amor
que no comprende la dicha
quien desconoce el dolor.
¡A las ocho menos cinco
se fue dejándome sola!
En el reloj de la ausencia
¡Oh, que largas son las horas!
El que duerme en la esperanza
y con amor siempre sueña,
nunca debe despertar
aunque soñando se muera.
Te contaré mis pesares
muy bajito y al oído,
que no quiero que las flores
lloren de pena al oírlos.
Niega todo lo que quieras
si negar es tu desgracia,
mas no me niegues tres cosas:
el alma, Dios y la patria.
Tú te empeñas, niña hermosa,
en que tu amor está oculto,
pero aunque escondas el fuego
siempre te delata el humo.

Canto a Puerto Rico

Borinquén, nido de flores
donde comencé a soñar,
al calor del dulce hogar
que dio vida a mis amores,
al recibir tus loores
siento el alma en lo hondo
algo que sale del fondo
en acordes vibraciones
y palpita en las canciones
con que a tu afecto respondo.
Después de ausencia tan larga
vengo a contemplar tu cielo,
para calmar el anhelo
que a veces mi vida amarga.
Hoy mi espíritu se embarga
de alborozo y alegría,
al ver esta patria mía
noble, grande, generosa,
brindándome cariñosa
su entusiasta simpatía.
Aunque me alejó la suerte
de tus valles y tus lomas,
entre las blancas palomas
del ensueño logro verte...
Yo sabré siempre quererte
como llorar tus pesares,
y en tus palmas y tus mares
ha de repetir el viento,
que es tuyo mi pensamiento
y son tuyos mis cantares.
En otra tierra querida
que alumbra el sol tropical
y sueña el mismo ideal
que en nuestros pechos se anida,
hallé tan franca acogida
entre fraternales brazos,
que siento que en dos pedazos
mi corazón se comparte
¡y es solo mi anhelo...atarte
a Cuba con dulces lazos!
Cuba, tu hermana mayor,
te señalará el camino
pues en un mismo destino
las ha fundido el dolor;
Cuba te ofrece su amor
sin zozobra ni recelo...
En defensa de tu duelo
hará suya tu venganza,
alentando la esperanza
que resplandece en tu cielo.
¡Feliz yo si logro un día
la realidad de mi ensueño,
enlazar con noble empeño
aquella tierra y la mía!
Yo las cantaré a porfía
ensalzando sus primores,
y en la esencia de sus flores
haré que mi canto suba,
pues hoy Puerto Rico y Cuba
son mis dos grandes amores.
Como el ave viajadora
que rauda tiende la pluma,
pronto envolverá la bruma
de la ausencia a tu cantora.
Más, ¿qué importa? si te adora
será en vano que se ausente;
en los claros de su mente
y del sol a los reflejos,
de cerca como de lejos
¡tendrá tu imagen presente!
Al partir de tu ribera,
iré triste y desolada
pensando en la patria amada
donde vi la luz primera.
Mi nuevo nido me espera
en otra hermosa región,
mas, al darte el corazón
su tierno adiós, Puerto Rico,
mis dos patrias glorifico
en una misma canción.


Mi libro de Cuba

¡Vuestros dioses tutelares
Han de ser también los míos!
Vuestras palmas, vuestros ríos
repetirán mis cantares...
Culto rindo a estos hogares
Donde ni estorba ni aterra
El duro brazo que cierra
Del hombre los horizontes...
¡Yo cantaré en estos montes
Como cantaba en mi tierra!

Cuba y Puerto Rico son
De un pájaro las dos alas,
Reciben flores y balas
Sobre el mismo corazón...
¡Qué mucho si en la ilusión
Qué mil tintes arrebola,
Sueña la musa de Lola
Con ferviente fantasía,
¡De esta tierra y la mía,
Hacer una patria sola!

Le basta al ave una rama
Para formar blando lecho:
Bajo su rústico techo
¡Es dichosa porque ama!
Todo el que en amor se inflama
Calma en breve su hondo anhelo:
Y yo plegando mi vuelo,
Como el ave en la enramada,
Canto feliz, Cuba amada,
¡Tu mar, tu campo y tu cielo!

Notas:

*Valero Pujol, director de la Revista guatemalteca “El Progreso”. Martí termina el pequeño fragmento introductorio y continúa...: "Yo nací en Cuba, y estaré en tierra de Cuba aun cuando pise los no domados llanos del Arauco. El alma de Bolívar nos alienta; el pensamiento americano me transporta; Me irrita que no se ande pronto. Temo que no se quiera llegar. Rencillas personales, fronteras imposibles, mezquinas divisiones ¿Cómo han de resistir, cuando esté bien compacto y enérgico, a un concierto de voces amorosas que proclamen la unidad americana"...
"Vivir humilde, trabajar mucho, engrandecer a América, estudiar sus fuerzas y revelárselas, pagar a los pueblos el bien que me hacen. ESTE ES MI OFICIO, nada ME ABATIRÁ, NADIE ME LO IMPEDIRÁ. SI TENGO SANGRE ARDIENTE, NO ME LO REPROCHE V., que tiene sangre aragonesa"...
Vd. me ha hecho mucho bien: hágame aún más. No diga V. de mi -que eso vale poco:"Escribió bien", habló bien".-Diga V., en vez de esto: " Es un corazón sincero, es un hombre ardiente, es un hombre honrado".
Y así, lo abrazaré. Su amigo José Martí

** El Morro- Acontecimientos en Puerto Rico donde Lola ayuda al excarcelamiento de autonomistas presos en celdas del castillo El Morro y el fuerte San Cristóbal, durante el régimen de los compontes. Durante el régimen español, los puertorriqueños que creían en la igualdad de la Isla con las demás provincias del reino, fundaron el Partido Autonomista, en la histórica asamblea de Ponce de 1887. Luego de esa asamblea, el gobernador Romualdo Palacios impuso la represión de los Compontes, lo que incluyó el arresto, procesamiento, difamación y tortura de los más prominentes líderes autonomistas.

*** Grito de Lares-
El 23 de septiembre unos 400 hombres mal armados tomaron la población de Lares, y declararon la República de Puerto Rico, formaron un gobierno provisional y adoptaron una bandera que se estima diseñada por Betances,y cocida por Mariana Bracetti "Brazo de oro" .Al día siguiente tomaron la población del Pepino, donde esperaban ocupar algunas armas, pero la milicia del lugar ya esperaba el ataque con un refuerzo y lograron rechazarlo,. Por lo que los insurrectos se vieron obligados a replegarse y al reagruparse, y volver a atacar, ya la milicia contaba con una tropa veterana de San Sebastián por lo que logran vencerlos. De esa forma comienza la persecución de los insurrectos por parte del Ejército español, los revolucionarios desarmados y otros solamente empuñando machetes, sufren bajas. Fueron muertos Brugman, uno de los principales dirigentes. y otros. Además de ser detenidos 7 de los principales dirigentes y condenados a muerte, sentencia que según las fuentes no fue cumplida.
La insurrección había sido adelantada al fracasar las ayudas brindadas por el gobierno dominicano a Emeterio Betances, figura emblemática de la causa separatista, que junto a otros habían formado un Comité Revolucionario de Puerto Rico, Juntas y Delegaciones.
 Por otra parte, el Ejército había ocupado documentos comprometedores y detenido a dirigentes. De esa manera al quedar desbaratados estos planes originales de una expedición, los líderes restantes, temiendo ser arrestados decidieron adelantar la fecha del levantamiento, sin esperar a Betances.

Audio

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A las “locas” Madres de Mayo

Rafael Plaza (Desde Madrid, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Queridas madres, a las que durante estos últimos 35 años muchos os siguen llamando Madres "locas" de Mayo.



Un recuerdo para vuestra lúcida locura, recordar el horror y la desaparición de vuestros hijos a manos de los militares que acabaron un día con la paz y la libertad en Argentina, manteniendo durante años el horror, el miedo y la muerte en ese hermoso país.

Sois ya las madres de todo el mundo, porque todo el mundo era Argentina, todo el mundo se levantaba cada día con el temor y la amenaza latentes de un golpe, militar o no, por supuesto.

Carlos Menem dijo (¡vaya descubrimiento!) que el golpe que inició la dictadura argentina aquel 24 de marzo de 1976 fue «torpe, cruel y sin justificativo». (¿Es que se puede justificar alguna vez el terror como sistema de gobierno?) Pero añadió que «ese día del horror hay que olvidarlo», reivindicando de esta ladina forma el indulto que concedió a los militares asesinos y a los jefes máximos del Ejército que participaron, como algunos de ellos lo llegaron a reconocer públicamente, en aquellas matanzas, en aquella tiranía del terror cuyo resultado más tremendo fue la desaparición de unas 30.000 personas.

«20 años no es nada», decía el tango. «No habrá más penas ni olvido», se dice ahora. No, no puede haber olvido para aquellas matanzas del Cono Sur: Paraguay, Brasil, Chile, Uruguay, Bolivia y Argentina, ni para las de toda Centroamérica, especialmente Guatemala y El Salvador, Nicaragua y Honduras, cuyas dictaduras militares se saldaron en las décadas de los 60 y 70 con tantos miles de muertos y desaparecidos debido a sistemas de gobierno cuya norma diaria eran la tortura, el horror y la muerte.

Hay quien quiere pasar página, pero vosotras, “locas” Madres de la Plaza bonaerense de Mayo, no. Gracias al indulto de aquellos asesinos, decretado en 1989 y 1990 por Carlos Menen, un número determinado de hombres sin alma viven aún hoy en mansiones de lujo escondidas en el interior de la empobrecida Argentina, y algunos de ellos tuvieron incluso el cuajo infame de presentarse a las elecciones.

Pronto, en España, aparecerán también otras locas madres de mayo cuando los milicos a la argentina de esta parte del Atlántico hayan conseguido el indulto, el pase de página, el perdón y el olvido institucional porque «así lo exigen los altos intereses del Estado y de la nación».

Algunos de ellos –me refiero a quienes auspiciaron, financiaron, u ocultaron las infames crímenes del GAL– viven un lujoso exilio interior, y otros incluso hacen estentóreas campañas electorales, se presentan como diputados, y hasta consiguen escaño en el Congreso. Y están los que no solo no quieren saber nada de nuestra “memoria histórica”, sino que además eliminan a los jueces que quieren desenterrar los cadáveres de una no tan lejana guerra “incivil”.

Hemos vivido en nuestro país, unos días especiales de la Historia Universal de nuestra particular Infamia, cuya crónica no hubiera dudado un instante en escribir el argentino Jorge Luis Borges.

Tenemos en España nuestros cerditos valientes, nuestros bravucones a lo Mel Gibson, que defienden la guerra y el genocidio de Irak o de Afganistán, y, por qué no, de Israel, y luego van por la vida exhibiendo un “pacifismo” incongruente. Tenemos nuestros particulares defensores de la pena de muerte, eso sí, sólo «en casos excepcionales», que son siempre los que excepcional, pero permanentemente, salen del instinto vengativo del alma humana.

Queridas Madres de Mayo. No estáis locas, nunca lo habéis sido. Sólo que os queda la esperanza de encontrar lo que alguien, algunos, con nombres y apellidos, gobernantes en nombre de la tiranía, una vez, una época, un tiempo, hicieron desaparecer.

No estáis locas. Lleváis grabado en el alma el nombre de la primavera.

Rafael Plaza Veiga. Escritor y Periodista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Se nos fue el Rafita

Fernando Andrés Torres (Desde Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El cantante y compositor falleció en California el 26 de junio del 2013.

En la escuela de periodismo nos “enseñaron” a distanciarnos de los asuntos del alma. Un periodista no puede escribir sobre asuntos que lo perturban, para bien o para mal. No se puede escribir en estado de perturbación. Un periodista no puede escribir cuando siente más allá de la racionalidad de los hechos mismos. Los sentimientos que brotan del alma nublan la narrativa imparcial, aunque la imparcialidad no existe, dirían varios. La influencia del alma es más poderosa que la de los hechos. Cuando Goté se bajo del malogrado barco de madera muchos le pedieron que escribiera una crónica del viaje. El resultado final no fue una crónica, sino un manuscrito de ficción que ni sus compañeros sobrevivientes entendieron: Goté sobrevivió el viaje absolutamente mareado. Sin embargo hizo historia. Pero ese es otro cuento. El director de la Revista Dilemas.cl, Raúl Flores, me ha pedido que escriba una nota sobre Rafael Manríquez, un mas-que-amigo auto-definido como trabajador cultural - que lo era en todo el sentido de la palabra. Con todo mi respeto y humildad, mi primera reacción fue: no puedo. Y todavía la mantengo. Me es difícil hilar una narrativa coherente. Los sentimientos, los recuerdos, el dolor que me produce su partida. Su calidez humana, su virtuosidad y generosidad, su austeridad, su amor por el arte, la canción, sus dedos acariciando su amor indescriptible, la guitarra, su voz armoniosamente firme, sus intrincado arreglos musicales, sus disposición a decir que si, su solidaridad. De esa calaña, de humanos tan necesarios, era Rafael (que también fue periodista en la revista El Musiquero)). Se embarcó en un viaje embriagador, mareado por los sin-sabores de la injusta, de la ignominia, de la iniquidad, de la vileza. Pero siempre con la ventana entre-abierta por donde oteaba y respiraba la belleza para designarle una nota, un tono y transformarla en metáforas que él las defendía a puro pelo. Y el bulto de su producción es ahora una crónica, truncada puede ser, pero es un relato necesario, de nosotros mismos quizás. No alcancé a mostrarle aquellas décimas que escribí la semana pasada. Como un niño, me he quedado parado mirando las incoherencias de la pintura donde se encuentran las murallas de un rincón de mi pieza. Avergonzado de no haberle dado las gracias.

A continuación los dejo con la narrativa en castellano de “¡Que viva el canto! Songs of Chile. Rafael Manríquez and Friends” un extraordinario trabajo de grabación que Rafael realizó en Chile en el 2007 con queridos amigos folcloristas chilenos. Este trabajo fue producido por el Smithsonian Folkways Records en la ciudad de Washington DC.

La comparto porque creo que refleja muy bien el espíritu y la seriedad con la que Rafael asumía su profesión. Además siempre he admirado la pulcritud académico-científica que el Smithsonian asume en la mayoría de sus trabajos. Todos los detalles de esta grabación incluidos los músicos participantes y los investigadores citados se pueden encontrar en goo.gl/T2zmq

Por supuesto que estoy cercano a lo que es la nueva canción. Soy fruto de ella.

¡Que viva el canto! Songs of Chile. Rafael Manríquez and Friends

SFW CD 40549 P C 2008 Smithsonian Folkways Records

Introducción de Emily Pinkerton

Este álbum de folklore musical es la expresión del diálogo personal que el músico y cantautor Rafael Manríquez ha establecido con el pasado musical de su Chile natal y de su visión de la escena del folklore en el presente. En sus propias composiciones y su intercambio creativo con intérpretes reconocidos, rinde tributo a la música de varias generaciones y movimientos. Coloca lado a lado a la canción rural tradicional chilena (música tradicional o música típica), versiones estilizadas de música típica del huaso (vaquero chileno), Nueva Canción influida por la música rural chilena y latinoamericana en general, y la nueva ola revitalizadora del folklore, esta última representada en la “cueca brava” urbana y la poesía acompañada con guitarrón. Esta yuxtaposición de estilos refleja su propia formación musical en un tiempo en el que múltiples modos de interpretación del folklore coexisten en el Chile urbano.

Durante los años de juventud de Manríquez, investigadores-intérpretes como Margot Loyola, Violeta Parra y Gabriela Pizarro documentaban las tradiciones musicales campesinas, de manera paralela a lo que sucedía en Estados Unidos y en otros lugares con movimientos de raíz folklórica contemporáneos. En su esfuerzo por aprender, transmitir, dar forma e interpretar un canon musical diverso procedente de las regiones del norte, centro y sur de Chile, estas mujeres educaron una generación de músicos como Manríquez en formas folklóricas chilenas poco conocidas. Ellas impulsaron una nueva práctica interpretativa, que se enfocó en una estudiada emulación de la estética rural, de la participación grupal, y en su inquietud por la realidad social de los músicos con quienes trabajaban. “Adiós, corazón amante” (pista 7), “La clavelina” (pista 22) y “Si yo volviera a quererte” (pista 23) son ejemplos de tonadas registradas e interpretadas por esta generación de investigadoras y sus estudiantes. En ellas, los golpes en la guitarra que marcan la sesquialtera, alternando las métricas de 6/8 y 3/4, proveen una base rítmica simple pero a la vez intrincada para las melodías líricas y las atractivas narrativas rurales populares. Adicionalmente, “La clavelina” pone de relieve el sonido abierto y resonante de una afinación alternativa de la guitarra, una poderosa alusión sónica al Chile rural. Los patrones armónicos cíclicos de estas tonadas rurales contrastan con los rápidos pasajes de las guitarras, su lenguaje armónico, y el imaginario nostálgico de la música típica, y de canciones como “Mi casa de campo” (pista 8).

Manríquez y muchos otros músicos folklóricos jóvenes de los años 60 compartieron con las investigadoras del folklore y los artistas de escenario el deseo de revelar la realidad social de las comunidades rurales en las presentaciones urbanas de folklore. Aunque en sus canciones conservaron una actitud reflexiva de compromiso con la diversidad cultural chilena, rechazaron nociones de fidelidad histórica o autenticidad sonora, lo que originó un mayor grado de experimentación musical (González 1998). Un ejemplo de esto fue el surgimiento de un movimiento de corta vida, el neofolclore, que presentó arreglos corales de múltiples capas de una amplia variedad de géneros y sonoridades contrastantes provenientes del norte, centro y sur de Chile. Nueva Canción fue un movimiento con mucho más impacto cultural, liderado por artistas que combinaron sonidos rurales, urbanos, indígenas, mestizos y pan-latinoamericanos con su compromiso de fomentar el cambio social en favor de los menos favorecidos.
Desde mediados y hasta el final de la década del 60, esta nueva aproximación a la interpretación folclórica se vio fortalecida por las reuniones íntimas de música folklórica en numerosas peñas, que dieron forma a un espacio de interacción directa entre los intérpretes y su audiencia, al mismo tiempo que el Primer Festival de la Nueva Canción Chilena consolidaba la energía y resolución de este movimiento estético y político (Torres 1999).

Rafael Manríquez está estilística y sentimentalmente enraizado en este período de activismo y transformación artística, lo que se ve reflejado en sus tributos musicales a los artistas más importantes de los 60 y tempranos 70. Por ejemplo, en “El cautivo de Til Til” (pista 10), “En Lota la noche es brava” (pista 11), “Deja la vida volar” (pista 18), “Cuando voy al trabajo” (pista 15) y “Yo defiendo mi tierra” (pista 25), hace un homenaje a Rolando Alarcón, Víctor Jara y Patricio Manns. En canciones como estas, los artistas de la Nueva Canción abarcaron una gran diversidad de fuentes temporales y geográficas: desde el empleo de instrumentos andinos y alusiones pan-latinoamericanas, hasta los retratos de figuras revolucionarias históricas y los relatos de las privaciones que sufrían los trabajadores chilenos. Entre las señales más fuertes de este movimiento estaban los sonidos andinos de la era: el charango (una guitarra pequeña, cuya caja de resonancia es el caparazón de un pequeño armadillo o quirquincho), la quena (una flauta vertical de madera), la zampoña, y el bombo (un tambor grande de dos parches). En esta grabación, Manríquez introduce estos sonidos dentro de su propia estética contemporánea.

A finales de los 60 y principios de los 70, los artistas de la Nueva Canción concibieron su trabajo como un llamado a la acción social y al cambio político, y como expresión de su apasionado optimismo en el futuro de la nación. No obstante, Chile tomó un rumbo diferente a las visiones socialistas de muchos de los artistas de la Nueva Canción. Luego de un golpe militar, los artistas comprometidos políticamente con la izquierda enfrentaron limitaciones expresivas y tratos violentos en respuesta a su activismo y sus afiliaciones. Víctor Jara, por ejemplo, fue tomado prisionero, torturado y asesinado. Para muchos, esto supuso tomar el camino del exilio, ya fuera impuesto o voluntario. Otros permanecieron en Chile, y su experiencia a través de finales de los años 70 y la década del 80 se caracterizó por la búsqueda de nuevas direcciones para el folklore, batallando contra la censura y luchando por hacer oír sus preocupaciones, en medio de la transformación de Chile en una sociedad capitalista sobre una estructura económica neoliberal.

En esta colección musical, Manríquez ha invitado a varios compañeros de esa generación que son los trovadores contemporáneos de Chile, incluyendo a Pedro Yáñez y Eduardo Peralta, ambos campeones de la paya, la improvisación de poesía cantada. Junto con Santos Rubio, Alfonso Rubio, Jorge Yáñez, Guillermo Ríos y otros, Pedro Yáñez ha fomentado el renacimiento de la paya y la mayor presencia nacional del guitarrón de 25 cuerdas que la acompaña, un tipo arcaico de guitarra único en toda Latinoamérica. Aunque las raíces de la revitalización de la paya se pueden rastrear hasta el pueblo de Pirque, en el centro de Chile, en la década de 1950, el guitarrón y la tradición chilena del “canto a lo poeta” han tomado una fuerza renovada y activado una nueva generación de poetas y músicos. En versos que rinden tributo a Violeta Parra y Víctor Jara, Pedro Yáñez colabora con Hugo González, quien representa la nueva generación chilena de poetas e intérpretes del guitarrón. Juntos describen el legado social y artístico de estos artistas legendarios. En las décimas acompañadas por el guitarrón y las melodías de origen rural del canto a lo poeta, conmemoran los lazos íntimos que tenían Parra y Jara con estas tradiciones, y el grado hasta el que estos sonidos influenciaron sus creaciones artísticas. Aunque los versos que dedican a estos artistas son de naturaleza secular, su interpretación lleva mucho de la solemnidad del “canto a lo divino”, las vigilias de poesía cantada que son vitales para la religiosidad folklórica católica del Chile rural. La declamación recitativa, las melodías modales fúnebres y los ritmos hipnóticos del canto a lo poeta propios de las zonas rurales del centro de Chile, caracterizan las interpretaciones de estos músicos urbanos.

En lugar de adorar a los santos, no obstante, estas vigilias contemporáneas conmemoran a los dos músicos cuyas vidas llevaron la canción y la poesía característica de Chile a todos los rincones del globo (Torres 1999, 2004). Otras tradiciones regionales y estilos musicales chilenos complementan y amplían los contenidos de este álbum. Las interpretaciones contemporáneas de géneros tradicionales del archipiélago sureño de Chiloé evocan las voces de los indígenas Huilliche en “Pericona por Lincomán” (pista 19) e “Y dónde andará el Chindo” (pista 21). El acordeón y el bombo son indicadores de la región y de su cultura particular. Una interpretación de “cueca brava” hecha por Manríquez y Héctor Pavez (hijo de los investigadores-intérpretes Gabriela Pizarro y Héctor Pavez) rinde tributo al tremendo impacto que tiene este estilo de cueca en el escenario musical contemporáneo a nivel nacional. Cueca brava es un término usado para un estilo de cueca propio de la clase trabajadora chilena, en particular de Santiago y Valparaíso, que es un elemento central de las animadas festividades que históricamente fueron desdeñadas por las distinguidas clases altas. La letra de “Me gusta la cueca brava” (pista 24) describe al “guapo de trinchera”. El diálogo cantado entre Héctor y Rafael recuerda la estructura competitiva de la interpretación urbana, en la que los “cuequeros” cantan “a la rueda”, es decir alternándose entre sí con el propósito de eclipsarse el uno al otro en volumen y virilidad musical.

La danza sensual y el estilo agresivo del canto de esta cueca urbana difieren dramáticamente de la postura más recatada de las cuecas que desde hace mucho han sido aceptadas como imágenes de la nación y de sus tradiciones folklóricas. En la cueca brava, las agudas tensiones de la voz masculina contrastan con los tonos más suaves de otros estilos urbanos, como los cuartetos urbanos de huaso o los grandes conjuntos. Los tempos moderados y los delicados adornos del arpa son desplazados por el paso agitado y travieso del piano, el acordeón, la guitarra, o en este caso, el saxofón.

Aún cuando este álbum retoma artistas importantes, estilos y líneas narrativas del pasado, ¡Que Viva el Canto! Songs of Chile muestra que el folklore chileno no es sólo territorio de la generación de los 60 y los 70. Muchos jóvenes chilenos de hoy ven en el folklore un camino creativo para explorar el pasado, expresarse a sí mismos y forjar una visión de la cultura contemporánea de la nación. Al frente de estas corrientes de música folklórica de origen juvenil se pone de manifiesto la revitalización del guitarrón y de la cueca brava, ambos en deuda con los artistas, los investigadores y los intérpretes urbanos y rurales que originalmente colaboraron a proyectarlos y promoverlos a mediados del siglo XX. La popular banda de rock Los Tres ha contribuido a incrementar la visibilidad nacional e internacional del guitarrón y la cueca brava al incorporar sus estilos y sonidos en su repertorio original. Ambas tradiciones han gozado de un marcado auge a lo largo de los años 90 y la primera década del nuevo milenio. Exclusivas de Chile—a diferencia del rock y otros géneros internacionales—y menos atadas a los extremos políticos, ofrecen nuevos y frescos senderos para la identidad local en medio del bombardeo persistente de las modas globales y las nuevas tecnologías.

La historia moderna de Chile se ve reflejada en las líneas estrechamente relacionadas de su música folklórica: sus estilos y movimientos han estado íntimamente ligados a las transformaciones sociales. Como resultado, distintas formas de música folklórica en Chile llevan hoy el peso simbólico de discursos anteriores sobre política, clase, etnia y nacionalismo, en los cuales han sido invocados. Las inflexiones mestizas, andinas y pan-latinoamericanas de la Nueva Canción, por ejemplo, son indivisibles del activismo de izquierda de sus intérpretes y de sus llamamientos para producir un cambio social radical a finales de los 60 y principios de los 70. Así mismo, es difícil divorciar la música típica más estilizada—versiones de repertorio rural elegantemente armonizadas que se originaron entre finales de la década de 1920 y 1940—de los recuerdos de su predominio en las ondas radiales durante la dictadura de Pinochet.

De cara al futuro, la música hace parte de un movimiento que busca consolidar una visión nacional compleja, diversa e inclusiva de las voces minoritarias de las mujeres, los jóvenes, los indígenas, los menos favorecidos económicamente y otros grupos marginales (Montecino 2003). La música clásica, el rock, el hip-hop, el pop latinoamericano, y otros estilos son parte integral de una conversación social más amplia acerca de la identidad moderna del Chile actual. En medio de las múltiples músicas que caracterizan los paisajes contemporáneos de Chile, sin embargo, la música folklórica se mantiene como un medio único y emocionalmente rico, a través del cual los intérpretes se reconcilian con el pasado de la nación y expresan sus propias interpretaciones del presente. Esta conversación cultural se extiende más allá de las fronteras para incluir la “decimocuarta región” del país, la gran comunidad chilena que vive en el extranjero (Montecino 2003). Desde un punto de vista privilegiado en la diáspora chilena, Rafael Manríquez reúne múltiples estilos de música folklórica en un gesto que hace eco a procesos sociales complejos y aun contradictorios en el Chile de hoy: actos de conmemoración, lucha por el restablecimiento de una democracia real y, lo que es más importante respecto del contenido de este CD, una selección de repertorio que tiene valor por si mismo independientemente de su origen o su gestor.

Rafael Manríquez: Biografía y Concepto del álbum.

Por Daniel Sheehy con Rafael Manríquez

Rafael Manríquez, artista principal y coproductor de esta grabación, nació en la ciudad de Santiago, al sur de Chile, el 27 de marzo de 1947. Cantar fue una actividad constante en su hogar, y su abuelo solía animar la vida familiar con su guitarra. Rafael recuerda la primera canción que cantó en público, para sus estudiantes en la escuela primaria: “Fue la ‘Tonada de Manuel Rodríguez’, una tonada escrita por Pablo Neruda y por Vicente Bianchi, poeta y músico, respectivamente.” Empezó a tocar la guitarra a la edad de 14 años para acompañar canciones argentinas grabadas por Los Chalchaleros y otros artistas de la época: “La zamba argentina me gustaba mucho”, recuerda. Pronto organizó con su hermano José Manuel y otros dos amigos el grupo Los Machis, nombre tomado de los chamanes (usualmente mujeres) de la cultura Mapuche. Mientras estudiaba en Viña del Mar, una ciudad de la costa central de Chile famosa por sus festivales y competencias de canto, el grupo compitió en el Festival Chile Múltiple, donde empataron en primer lugar con otro grupo de jóvenes, Quilapayún, el cual se convertiría en las siguientes décadas en uno de los más reconocidos grupos de Nueva Canción chilena. Después de completar dos años de estudios de periodismo, Rafael se trasladó a la capital chilena, Santiago, donde se unió a Ñancahuazú, un talentoso trío de la tendencia de la Nueva Canción. Ñancahuazú grabó De Chile a Chile, un álbum de canciones acerca de la historia de Chile, y viajó en gira de conciertos por las regiones del sur del país.

Manríquez trabajó como periodista musical durante uno de los más trascendentales periodos de la historia de la música chilena. Como reportero de la revista musical El Musiquero (1970-1973), entrevistó, comentó y escribió acerca de figuras clave como Víctor Jara, Inti Illimani, Quilapayún, y Violeta Parra. Era la época del presidente socialista Salvador Allende, y eran comunes las presentaciones de artistas extranjeros pertenecientes a movimientos que coincidían ideológicamente con el régimen, como los cubanos Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, en los eventos musicales financiados por el gobierno. “Toda esta relación con la nueva canción chilena y...la cosa latinoamericana,...me hizo estar muy de cerca relacionado con la nueva canción y con el movimiento folklórico moderno”, dice Rafael, relatando aspectos del movimiento conocido como “neofolklore”. Explica cómo, al comienzo de la década de los 60, “el movimiento del neo-folklore surgió con grupos como Los Cuatro Cuartos: con importantes compositores como Hernán Alvarez, Sofanor Tobar o Guillermo Bascuñán.

El movimiento del neofolklore que se encarga de rescatar los diferentes ritmos y estilos de norte a sur en Chile. Ese fue el gran aporte de ese movimiento y también el hecho del entusiasmo de la juventud y toda la gente, su relación con la guitarra”. Esto, a su vez, llevó al “surgimiento de la nueva canción, con Víctor Jara, con Patricio Manns, con Isabel Parra, y naturalmente con el aporte fundamental de la madre de la nueva canción quien fue Violeta Parra”.

Luego vino el fatídico día del 11 de septiembre de 1973, cuando el comandante en jefe del ejército chileno, Augusto Pinochet, lideró el golpe de estado que derrocó a Allende y a su gobierno. Vino la represión de partidos e ideologías de izquierda, que dejó un saldo de miles de personas torturadas y muertas. “Hubo mucha censura”, rememora Rafael. “Mi deseo era irme de Chile, porque realmente me encontré en una situación muy restrictiva en cuanto a la expresión....No podía escribir ya más en la revista lo que yo quería. Mi carrera musical había parado ahí....Fui invitado [en 1975] a ir a Ecuador a trabajar en restaurantes y cosas así como cantante”. Rápidamente se dio cuenta de que cantar y tocar pop y la vida nocturna no eran para él, y se trasladó de Guayaquil a Quito (Ecuador), donde encontró un trabajo de desarrollo cultural más creativo que le permitió viajar por el país e interpretar música tradicional.

Manríquez se mudó luego a Berkeley, California, donde encontró muchos músicos con los que hizo empatía, algunos de los cuales también habían sufrido la persecución e incluso la tortura en manos de los militares chilenos. Para los años 80, él y otros habían formado el Grupo Raíz, siguiendo el modelo de los grupos chilenos de la Nueva Canción. Grupo Raíz viajó por Europa, América del Norte, Centro y Sur América, y lanzó al mercado tres LPs durante su periodo más activo, de 1980 a 1985. Dos de éstos, Amaneceres (1981) y Por América del Centro (1984), fueron publicados por el sello discográfico Monitor, que más tarde entró a formar parte de la colección de Smithsonian Folkways. (Estas grabaciones están disponibles en la dirección www.folkways.si.edu.)

Más adelante, con excepción de reuniones ocasionales para realizar conciertos, los miembros del Grupo Raíz tomaron sus propios caminos artísticos. Rafael grabó y produjo por sí mismo varios álbumes y se convirtió en pieza fundamental de La Peña Cultural Center en Berkeley, enseñando y tocando música a lo largo del área de la bahía. Desde 1990, Rafael comenzó a retornar a Chile con frecuencia, para formar parte del movimiento de la canción folklórica nacional.

El Concepto del álbum

Rafael Manríquez concibió esta grabación como una expresión contemporánea de muchas vetas importantes de la creación musical chilena. Es una extensión de su experiencia como productor y un producto del movimiento de canción folklórica que emergió en Chile en los 50 y 60, basándose todo el tiempo en la música folklórica regional chilena y de más allá. Su perspectiva creativa, sus gustos musicales, y sus conexiones artísticas son fiel reflejo de cambios importantes en la música folklórica chilena a lo largo de medio siglo de urbanización, trastornos políticos y sociales, y conexiones pan-latinoamericanas. Su prominente posición dentro del movimiento de Nueva Canción lo faculta para tomar de primera o segunda mano tradiciones rurales, e interactuar de cerca con músicos entrenados formalmente, músicos profesionales que actúan en contextos urbanos. Él resume el concepto de este álbum como una representación de “diversos tiempos y espacios de composición de la canción chilena”.

Rafael explica: “En el desarrollo del folklore chileno, hay muchos, muchos enfoques.... Gran evolución que va desde lo humorístico y lo costumbrista, a lo más analítico y político, también. Tenemos grandes cultores de lo que es la paya, y yo quise que eso estuviera presente en nuestro álbum....Ahora, el canto de la tonada histórica, una canción de Rolando Alarcón, por ejemplo, canciones que representan la composición de los años 1850 hacia final del 1800, un par de [esas] están grabadas ahí. De lo que es la tonada chilena del centro,...también tengo amigos con quienes cultivé ese género,...con mucho asado y trasnoche y asistencia en presentaciones”. Él también busca que la “tonada criolla” esté presente en representación de un movimiento que surgió a comienzos del siglo XX y ha continuado hasta el presente siglo con la música de grupos como Los Cuatro Huasos y Los Provincianos, y compositores como Luis Bahamondes.

El concepto del álbum incluye todas esas venas del folklore. “He tenido un acercamiento a toda la música, y yo pienso que en todos los géneros musicales—tradicionales, intermedios, de neo-folklore, de la nueva canción—hay cosas buenas y cosas que son no muy buenas también”. En esta grabación, Manríquez busca tomar lo mejor y ofrecer una nueva interpretación, siguiendo sus propios gustos musicales. Y añade, “Por supuesto [que estoy] más cercano a lo que es la nueva canción. Soy fruto de ella”.

Fernando Torres es periodista chileno residente en el Área de la Bahía de San Francisco, Estados Unidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.