miércoles, 25 de septiembre de 2013

Romance del enamorado y la muerte

Anónimo español (presumiblemente siglo XVI)

Un sueño soñaba anoche soñito del alma mía,
soñaba con mis amores, que en mis brazos los tenía.
Vi entrar señora tan blanca, muy más que la nieve fría.
-¿Por dónde has entrado, amor? ¿Cómo has entrado, mi vida?
Las puertas están cerradas, ventanas y celosías.
-No soy el amor, amante: la Muerte que Dios te envía.
-¡Ay, Muerte tan rigurosa, déjame vivir un día!
-Un día no puede ser, una hora tienes de vida.
Muy deprisa se calzaba, más deprisa se vestía;
ya se va para la calle, en donde su amor vivía.
-¡Ábreme la puerta, blanca, ábreme la puerta, niña!
-¿Cómo te podré yo abrir si la ocasión no es venida?
Mi padre no fue al palacio, mi madre no está dormida.
-Si no me abres esta noche, ya no me abrirás, querida;
la Muerte me está buscando, junto a ti vida sería.
-Vete bajo la ventana donde labraba y cosía,
te echaré cordón de seda para que subas arriba,
y si el cordón no alcanzare, mis trenzas añadiría.
La fina seda se rompe; la muerte que allí venía:
-Vamos, el enamorado, que la hora ya está cumplida.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mummenschanz, un clásico de la mímica

ARGENPRESS CULTURAL

Mummenschanz es un célebre grupo de teatro suizo que realiza mímica y lo que se conoce como “teatro del silencio”, orientado a un estilo surrealista. Fue fundado en 1972 por Bernie Schürch, Andres Bossard y la ítalo-estadounidense Floriana Frassetto.

El grupo se hizo popular por su juego de máscaras y formas extrañas, la luz y la sombra, y su sutil coreografía.

El nombre Mummenschanz en alemán significa "farsa", o sea: una obra de teatro que implica mimos.

Ya tienen 40 años de escena, y definitivamente han marcado una época.

Gocemos un poco de sus genialidades con estos tres videos:







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Brandsen: Cuatro andamios para los cinco jinetes

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

- Dos costillares para los dioses del “averno”-, ordenó el “nene” severo a “el Bocha”, un barrillero martinfierrista. El Chateau Vieux, tinto, era cantarina y alegre lágrima roja. Brandsen cumplía años y la ronda pintaba como para brindar por cada uno de la celebración, impresiona haber superado el centenario largamente y sospechar crisis con las libaciones.

Por lo menos los cinco jinetes, cuatro del apocalipsis y uno en el banco de suplentes -por si las moscas-, parecían bien dispuestos. Pergaminos para acreditar tenían.



Tanto “la negrita”, como “Ani”, “Wal”, “Dani”, estaban facultados por los someliers más exigentes para pasar la prueba. El “nene” no sabe, no contesta. Pero portaba su consabido sobre oficio marrón, impermeable, con documentos de procedencia misteriosa, dejada por otra “artera” mano, propietaria de la enigmática “licencia para publicar”.

Se acomodaron como para no volver. Mesas desocupadas ni hablar, menos pedir. Pero el “nene” hace de local y los caballetes, firmes sobre cuatro andamios, forrados en papel de almacén (ex estrasa) gris, como los muros olvidables, serían soporte para resistir el paso de los vándalos, porque donde ellos pasan, no vuelve a crecer… la lechuga, entre otras delicias.

--

Antes, una centella sigilosa, según desvelados testigos del diario, había dejado estragos en Lomas. Por lo menos la redacción pareció un campo minado. La postal chechena resultaba pálida, comparada con la lluvia de revoque fino y grueso, que se abatía lánguida sobre las computadoras, no era radiactiva pero “segual”

El entusiasmo de los depredadores de la mudanza no tenía pausas y todo quedó estacionado a 45°, vaya uno a saber porqué. Lo cierto es que la medición, como los raitings de la tv, era incierta.

Las medidas fueron dadas con los teclados cerrados. Por eso, a la hora de “tomar asiento”, algo hay que tomar, ni con fórceps se podía entrar a “la compu”, pero la resignación es herencia (pa un hijo gaucho) del hombre en tierra de “pensadores” y magos cibernéticos de consulta “on line”. Así… nos va. Bueno, si quieren otra lectura.

Así… no va. Pero la vida sigue igual y eso es cierto.

--

Yon refugiado bajo un alero protector, a salvo de indiscreciones de unos y otros, cruzó alguna mirada cómplice con “el nene” -mandamás del diario- que, por supuesto, se me escapó por lo imperceptible, igual que el aroma de la mujer dorada.

Llegamos a esta fiesta popular que casi nos emociona, como la postal del nunca más, por portación de paisaje suburbano, cruento, salvaje, fascinante, pero no lo sé. Lo cierto es que estábamos allí con olores nuevos. Casi de estreno.

Sin saber como, el sobre “delator” descansaba aletargado en albores de la siesta brandense, mientras “los dioses del averno” se mostraban entrañables con la entraña, resbaladizos con las provoletas sobre las que se deslizaban igual que sobre tablas de skate, deglutían mollejas como criters, exterminaban chinchulines a mansalva, llenaban los vacíos de dientes codiciosos y rascaban costillas relucientes que, al sol, eran fotos sepias de una pasado de argentina opulenta.

Nosotros, espartanos como nunca, debíamos postergar entusiasmos. Nos esperaban para compartir, yo lo ignoraba en ese momento, un festival de la frivolidad. Pero siempre se aprende, aunque sea no aprehender y salir indemne del intento.

--

No pude resistir la tentación que me condena. El sobre llamaba la atención. Supe que, igual a otras veces, no iba a descubrir nada nuevo, tal vez infrecuente u olvidado, porque nadie tiene nociones precisas sobe el orden y las importancias.

Pero asomaba un título tentador y premonitorio. Si hoy estamos incomunicados por motivos diversos, con ese contenido, de ser cierto el documento, todo resuelto. Más vale prescindir de anticipos y enterarnos, me dije, antes de aclarar lo que oscurece.

“Modificaciones del idioma castellano”” rezaba el informe:

La Real Academia de la Lengua dará a conocer, próximamente, la nueva reforma de la ortografía española, que tiene como objetivo unificar el español como lengua universal de los hispanoparlantes.

La reforma hará mucho más simple el castellano de todos los días, pondrá fin a los problemas de ortografía que tienden trampas a futbolistas, abogados y arquitectos de otros países , especialmente los iberoamericanos y hará que nos entendamos de manera universal quienes hablamos esta noble lengua.

La reforma se introducirá en las siguientes etapas anuales:

Supresión de las diferencias entre c, q, y k.

-Komo despegue del plan, todo sonido parecido al de la k (este fonema tiene su definición teknika lingüística, pero confundiría mucho si la mencionamos aki), será asumido por esta letra. En adelante, pues, se escribirá kasa, keso, kijote.

También se simplificará el sonido de la c y la z para igualarnos a nuestros hermanos hispanoamerikanos k convierten todas estas letras en un único fonema s. Kon lo kual sobrarán la c y la z, ejemplo “el sapato de Sesilia es asul”.

Por otro lado, desaparecerá la doble c y será reemplasada por x: “Tuve un axidente en la avenida Occidental”. Grasias a esta modificación los españoles no tendrán ventajas ortográfikas frene a otros pueblos hispanoparlantes por su estraña pronunsiasión de siertas letras.

Asimismo se funden la b kon la v, ya que no existe en español diferencia alguna entre el sonido de la b larga y la v chikita. Por lo kual a partir del segundo año, desaparecerá la v y beremos komo bastará con la b para ke bibamos felices y kontentos. Toda b será de baka, toda b será de burro.

Pasará lo mismo kon la elle y la ye. Todo se eskribirá con y: “Yebeme de paseo a Sebiya señor Biyar” Esta integración probokará agradecimiento general de kienes hablan castellano desde Balensia hasta Bolibia

La hache, kuya presensia es fantasma en nuestra lengua, kedará suprimida por kompleto: así ablaremos de habichuelas o alcohol.

A partir del terser año de esta implantación y para mayor konsistensia , todo sonido de erre se eskribirá con doble r: “Roberto me rregaló una rradio”.

No tendremos ke pensar komo se eskribe sanaoria y se akabarán esas komplikadas y umiyantes distinsiones entre “echo” y “Hecho”. Ya no abrá ke despersiar más oras de estudio en semejante cuestión ke nos tenía artos.

Para ebitar otros problemas ortográfikos se fusionan la g y j, para que así, gitano se eskriba komo jirafa y jeranio komo jefe. Ahora todo ba kon jota.

“El general jestionó la jerensia”. No ay duda que esta sensiya modifikasión ará que ablemos y eskribamos todos con más rregularidad y a más rápido ritmo.

Horrible calamidad del castellano en general, son los tildes o asentos. Esta sankadiya cotidiana jenerará una axión decisiba en la rreforma ; aremosko,o el inglés, ke a triunfado universalmente sin tildes. Kedarán ellas kanseladas desde el cuarto año y abrán de ser el sentido común y la intelijensia callejera los ke digan a ke se rrefiere kada vocablo. Verbigracia: Komo komo!, Komo?

Las consonantes st, ps o pt juntas kedarán komo simples t o s, kon el fin de aproximarnos lo masimo posible a ka oronunsiasion iberoamericana. Kon el kambio anterior diremos k etas propuetas osionales etan detinadas a mejorar ete etado confuso de la lengua.

Tambien serna proibidas siertas konsonanes finales ke incomodan y poko ayudan al ciudadano. Asi, se dira “ke ora es en tu relo”? . As un hueko en la pare” y “La mit de los aorros son de agusti”. Entre eyas se suprimiran las eses de los plurales, de manera ke diremos”la mujere” o lo “ombre”.

Después yyegara la eliminación de la d del participio pasao y kanselasion de lo artikulo. El uso a impueto ke no se digaya “bailado” sino “bailao”, “erbido” sino “erbio” y “benido” sino “benio”. Kabibajo asetaremo eta kotumbre bulgar, ya ke el pueblo ya no manda, al fin y al kabo; dede el kinto año kedaran suprimia esa d interbokalika ke la jente no pronuncia.

Adema, y considerando ke el latin no tenia artikulo y esotro no debemo inbentar kosa que nuetro padre latin rechazaba, kateyano karesera de artikulo.

Sera poko enrredao en prinsipio y ablaremo komo fubolita yugolabo, pero depue todo etranjeroberan ke tarea de aprender nuevo idioma resultan ma fasile.

Profesore terminaran benerando akademiko ke an desidio aser rreformas klabes para ke sere umano ke bibimo en nasioneispanoablante gosemo verdaderamente del idioma de Serbante y Kebedo.

Eso si; nunka asetaremo ke potencia etranjera token kabeyo de letra eñe rrepresenta balore ma elebado de tradición hispánica y primero kaereno mueto ane ke asetar bejasione a símbolo ke a sio corazón bibifikane de historia castiza epañola unibersal.

--

Esto ocurría antes del entusiasmo por los mensajes de texto. Por eso conviene escapar de la verdad. El que busca la verdad, corre el riesgo de encontrarla. El regreso sin gloria no impedía pensar en los académicos. A buen entendedor…en una tarde junio del 2008 se me ocurrió esta genialidad noticiosa, es lo que hay milenio adelante.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Lucha de/con amor

Paula Orellana (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Pobre aquel
tin marín de do pingüé
Se metió al ejército
para defender su patria,
pero no se imaginó que era con armas.

"Si no hay amor que no haya nada entonces, alma mía,
no vas a regatear".
Si para defender a tu patria, debes usar tu arma
que sea la del corazón
y si has de alzar una bandera que sea la del amor.

Si es de matar, no uses el nombre del amor
para eso hay otros nombres dónde se usa más la razón.

Si peco de ilusa dime dónde está el significado de pecar
hasta que no lo hagas, accionaré por amar.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Teatro del Ecuador: Sueños, itinerario de lo bello

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El arte no siempre está cerca del político tradicional. Alguien como Dostoievski preguntó ¿Nos salvará la belleza? Y en la búsqueda de la respuesta ha surgido una más profunda. ¿Qué belleza nos salvará?



Lenín Moreno Garcés, vicepresidente del Ecuador, al presentar Sueños, un esfuerzo editorial multidisciplinario de la Fundación Triángulo: artes escénicas y discapacidad, nos lleva a pensar que el sueño común del hombre es la felicidad. “Sueños es entonces una ruta para conseguirla”.

El libro busca mostrar las capacidades de los discapacitados, significa que son distintos los que enriquecen la diversidad, los que tienen mucho que decir, son una identidad tanto o más respetable que cualquier otra.

Mediante las artes escénicas se desarrolla talentos actorales, posibilidades de comunicación entre ellos que de otra manera no se habrían conocido.

Sueños, tampoco es una obra de discapacidad sino de inclusión, advierte Isabel Núñez, coordinadora general del proyecto, al destacar la participación de cien personas con discapacidades mentales, como el síndrome de Down y autismo.

Ecuador promueve un cambio radical, al menos, respecto a la conciencia política, económica y social en lo relevante a personas con discapacidad y de las personas realmente vulnerables. A través del Arte, puede abrir las puertas a un mundo mejor. “Ahogar el mal en abundancia de bien, mostrar las capacidades de la discapacidad, lo completo dentro lo concebido como incompleto, la belleza y la verdad en lo que tradicional y equivocadamente nos han enseñado que es feo, distante y ajeno”.



Con excelente fotografía y diseño, encontramos 200 pp. de una vida que tiene treinta años de distancia y a la que le han sumado muchos corazones y voluntades infinitos con el favor del tiempo. Desde el poder espiritual que posee el arte y en las otras disciplinas se ha convertido en fortaleza como terapia de relajación, evasión e inclusión social. La experiencia viva de una obra de teatro, como la de una novela o una composición musical, es una vía de sentimiento que fluye dentro de nosotros.

“Los auténticos actores son esa raza indomable que interpreta anhelos y fantasmas del inconsciente colectivo”, comenta Ana Diosdado, escritora y actriz hispano-argentina, dentro de una bella lista de frases de grandes autores como Gabriela Mistral, Bernard Shaw, Benedetti y frases anónimas como:

“Tu sabes que los números son innumerables. Pero no te preocupes, que yo seguiré creyendo que dos unos son once”.



Sueños es una confrontación de la lucha de una ciudad convulsionada por los problemas cotidianos. Todo esto compartido de sueños y pesadillas. Tiene un final feliz, con un amanecer distinto, con expectativas y esperanzas. Es una revelación de jóvenes que han encontrado el amor durante los ensayos. “Yo buscaba a un hombre perfecto, un hombre perfecto por dentro. Seguro que lo encontró.

Sueños es más que un libro impreso. Es un mensajero con frutos que se multiplican. Ecuador desde 2010 desarrolla, un trabajo de inclusión social. Ha creado una metodología de gestión y que se ha enriquecido con las experiencias en los pueblos fronterizos, como Tumbes, en el Perú.



La integración cultural se extiende a los países de la Cuenca Amazónica. Un acuerdo binacional de la comisión de cultura Ecuador-Perú, suscrito en Guayaquil el 14 de agosto de 2013, abre el camino para llevar adelante programas sociales de atención a las personas con discapacidad, empezando por la niñez y la adolescencia de la Cuenca del Napo.

El Viceministerio de Poblaciones Vulnerables del Perú lidera una comisión multisectorial, la cual compromete la participación de la Armada Nacional, con una flota de embarcaciones para unirse a la acción de los gobiernos locales, regionales y comunidades nativas, que conforman El Oro de la Aldea, que según una acuciosa investigación de Julio Rojas y Julio Kuroiwa, plantea el radicalismo de la ética, premisa para alcanzar el desarrollo sostenible de nuestra sociedad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Desde Estados Unidos, Dale Chihuly: soplador de vidrio

El Ave Fénix

Dale Chihuly (nacido el 20 de septiembre 1941 en Tacoma, Washington, Estados Unidos) tiene un bastante insólito oficio: es un soplador de vidrio.

1967 - Master en Ciencias de la Escultura, Universidad de Wisconsin.

1968 - Estudia el arte del vidrio en Venecia y recibe un Máster de la escuela de diseños de la Isla de Rodas.

1971 - Con la ayuda de John y Anne Hauberg ha fundado la escuela de soplador de vidrios en Stanwood, Washington.

1976 - En Inglaterra tuvo un accidente que le costó su ojo izquierdo. Después de haberse recuperado, continúa soplando vidrio hasta que se dislocó el hombro haciendo surf.

Presentamos aquí parte de su increíble y bellísima creación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bandoleros

Daniel de Culla (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Soy jefe de bandoleros
Y al frente de mi partida
Nada mi pecho intimida
Nada me puede arredrar.

Copla popular

Desde la llaga o juntura existente entre dos o más ladrillos o piedras del puente romano sobre el Guadalvin, vemos al andova de turno dando garrote a la anguí, dislocando la anilla del reloj social para robarlo.

Bailitos, ladronzuelos y bailones, ladronazos, marchan de la mano a recoger en su atarazana o casa junto con el producto en preferentes de sus fechorías, en concierto de que si les descubren no devolverán nada.



El tapia o consorte del ladrón ha puesto en banda o en condiciones de que en democracia se roba con facilidad y mejor.

El pueblo de Barbalote, en la Insula Barataria, es fácil de robar; victima propicia. Aquí la novedad es que el Euro tiene dos caras y dos cruces, esperando la ballena de corsé untada de pez en uno de sus extremos que extraiga de los bolsos de los imponentes las monedas.

Las historias de ladrones y bandidos vuelven a correr por las calles. Que buen ejemplo para la futura generación.

Quien iba a decir a la gente de ayer del hampa, de los delincuentes habituales llamados maleantes y bandoleros que les iban a superar unos señorones y señoritos, levosas, finos y elegantes, individuos de ciertas profesiones y oficios que han hecho de Ayuntamientos, Diputaciones, Sindicatos y Partidos aduanas o establecimiento de peristas.

Vemos cómo se destornillan de risa Diego Corrientes, el bandido generoso, el de Orejita, el de Palillos, o del de Francisco Esteban, el Guapo, al ver que los alcantarilleros de entonces, escaladores que horadan los pisos para robar, han sido superados por los bancos con sus desahucios.

En partida, Andrés Vázquez de los “Siete hermanos bandoleros”, los Siete Niños de Ecija, en amarre contable de fullería, divide el amarre en sencillo, doble, matemático, astillando el producto del robo.

Capitán Ojitos, Cara de Hereje, José María “Tempranillo”,y algún otro capitán de bandoleros, “del pobre protector, ladrón sensible”, que fueron siempre con el rico inexorables, distribuyendo entre los desgraciados lo que habían robado a los ricos, se llevarían las manos a la cabeza al ver que aquí los bandoleros hoy roban a los pobres para dárselo a los ricos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica literaria: “Expatriados”, de Chris Pavone

Pedro Luis Ibáñez Lérida (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Premio Edgar 2013 a la mejor primera novela.
Punto de lectura. Santillana Ediciones Generales S.L.
Traducción de Laura Vidal



La identidad no sólo posee perfil psicológico y rostro físico. La inviolabilidad del ser humano es reconocible, precisamente, en el atractivo de descubrir sus entresijos. En nuestra vida diaria observamos y somos observados. Nuestra mirada y consecuente análisis gravita en quienes se relacionan con nosotros o, sencillamente, en los que nos cruzamos en la calle de forma casual y anónima. En ese intercambio de miradas enfrentadas y contrapuestas, surge inevitablemente la necesidad de adentrarse en el otro, aunque sólo sea por imaginar la vida y el pensamiento que lo acompaña. A veces las conversaciones son tan elevadas de tono que es imposible obviarlas. Y escuchamos pacientemente una perorata sobre tal o cual cosa. En otras, la comunicación se repliega abigarradamente en el auricular de la telefonía móvil, cuya resonancia es común en calles y transportes. La vida se retransmite en primera persona. Aunque esa necesidad de saber del otro, tiene límites razonables que se mantienen desde en la percepción arbitraria y cotidiana. Individuos con los que nos cruzamos y en ese intervalo, desde la aproximación hasta pasar por nuestro lado, se reducen al olvido. No sin antes catalogar brevemente sus facciones, su vestimenta, su actitud, la forma de caminar, etc. Existe en el ser humano el ansia de reconocerse en el gesto que otros harían por él. Pero, ¿qué ocurre cuando el desconocido es tu pareja, el esposo y padre de tus hijos, que considerabas tan distante de todos los recovecos del encubrimiento...?

Expatriados -Premio Edgar 2013 a la mejor primera novela, Punto de lectura. Santillana Ediciones Generales S.L. Traducción de Laura Vidal-, es una historia de suspense y misterio en la que nadie conoce a nadie y nada es lo que parece. Las identidades de los personajes confluyen en una trama basada en la mentira. Se inicia en el presente, durante la jornada de un día en el que se descubrirán todas las cartas de un juego rocambolesco iniciado dos años antes. El lector se verá inmerso desde las primeras páginas en la vida de Katherine, exagente de la CIA, que en un intento de dejar atrás su pasado, accede a trasladarse con su marido, Dexter Moore y sus dos hijos, a Luxemburgo por motivos laborales de éste. Es una manera de recomenzar la vida y encajarla en el lugar que más desea o, al menos, que cree desear. Antes debe pasar por el protocolo de interrogatorios de la agencia de espionaje, paso previo a su nueva vida civil. En el personaje de Katherine subyace una tensión interna que no logra calmar por ese grado de culpabilidad que parece arrastrar, "Se convertirá por fin, en una mujer que no se pasa la vida mintiendo a su marido, sobre lo que realmente hace, sobre quién es en realidad". Aunque ello no reduce la total convicción en cambiar de vida, "Esta es la oportunidad -se dijo una vez más- de reinventarme a mí misma". Un suceso acaecido durante su doble identidad, ocurrido cinco años antes, la perseguirá hasta el presente, "Pero nada de su vida en Luxemburgo estaba siquiera tangencialmente relacionado con lo ocurrido en Nueva York, con aquella acción que tanto se había esforzado por enterrar. Aquella que le hizo comprender que no podría seguir siendo un agente de operaciones". Secretos que se verán sobrepasados por otros que le esperan en su nueva residencia europea. Y que propiciará que retorné a las prácticas de su anterior vida de espía, tratando de defender a su familia de una posible amenaza que no consigue sacudir.

Chris Pavone invita al lector a acomodarse y disfrutar de una aventura vibrante que no le defraudará. La audacia del autor, en la que es su primera novela, nos transmite una historia envolvente, en la que el tiempo avanza y retrocede con el sentido de ir desgranando datos y pormenores de un rompecabezas apasionante. El presente se describe como cerradura sobre la cual girar la llave y traspasar el umbral. La novela recorre la linde del género negro con una serie de connotaciones valedoras de su naturaleza conspirativa: inversiones bursátiles, fraude, tráfico de armas, intervención del FBI y de la CIA. El secreto no se halla en lo profundo del pasadizo apenas iluminado, "Los mejores escondites no están escondidos; son los sitios donde nunca se busca nada". El eje de la novela oscila entre la interpretación de una realidad esquiva, los deseos de protagonizar una nueva vida desde la veracidad y la ética de asumir o no que el fin justifica los medios. Un inesperado final descompone la utilería, de la que se ayuda el autor para disponer al lector en busca de la verdad que se esconde.

Edward Snowden ha protagonizado en fechas recientes una de las aventuras más sobresalientes en cuanto a defender la privacidad e intimidad del ciudadano frente al estado norteamericano y otros de latitud europea como Inglaterra y Francia. Pero no nos engañemos, este tipo de vigilancia, control y espionaje los mantienen todos los estados sin distinción. En cierta manera es inherente a su naturaleza en la que el poder considera la amenaza del individuo. De ahí las labores de espionaje desde las tapaderas diplomáticas y servicios de inteligencia. Chris Pavone nos manifiesta a través de Katherine que una vez "(...) había empezado una mentira tenía que seguirla hasta el final. Ese era el secreto de las mentiras: no tratar de encubrirlas". En esta obra los espías son espiados y, de alguna manera, tratan de expiar las acciones que les han llevado a la manipulación de la mentira es un estado mental de autodefensa en permanente estado de alerta para evitar que se descubra, por ello no es difícil comprender a Katherine cuando "Al darse cuenta de ello, lo primero que sintió fue alivio, alivio por aquella solución inesperada a un problema inabordable".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Estética, arte, literatura y política populares

Odiseo Runa (Desde Ecuador. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los valores estéticos predominantes en el mundo capitalista e imperialista corresponden a este sistema por ahora dominante.

La actividad fundamental, que, en el plano artístico y/o literario se realiza en el mundo capitalista es valorada con la visión de la estética burguesa cuyo arquetipo es el individualismo que predomina sobre cualquier otro valor estético y que responde a la concepción según la cual, “el mundo” gira en torno del ejecutivo, del trust, del monopolio, lleve el nombre de Bill Gates, de Rockefeller, de un jeque de Arabia Saudita, o de cualquier otro multimillonario de Japón, Alemania, China imperialista u otra de las grandes potencias imperialistas cuyos rostros representan al capital financiero internacional.



Con este arquetipo estético burgués se reproduce en forma inconmensurable los prototipos y estereotipos en las diversas formas del arte espectáculo de masas o del arte de elite: música, teatro, escultura, pintura, cine, televisión, modas, etcétera.

Artísticamente envuelto en la arquitectura del rascacielos de acero y vidrio que flota esplendoroso sobre las brumas de Londres, New York, Paris o cualquier otra ciudad de los grandes países imperialistas; las “Catedrales de Luz” se enlazan con las antiguas arquitecturas del período feudal: el barroco, el gótico u otras de sus formas artísticas arquitectónicas predominando la arquitectura moderna y postmoderna sobre las del período feudal.

Estas arquitecturas, imbricadas a la monumental arquitectura antigua del período esclavista: Las Pirámides de Egipto, la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla en China, muestran la fusión del esplendor progresista de los diversos períodos históricos que ha recorrido la humanidad, caracterizados, sin embargo del papel jugado por los extraordinarios arquitectos, ingenieros, artistas de cada época y de cada cultura, por haber sido levantados en base del esfuerzo de los pulmones, la sangre y el cerebro de los pueblos, de los de abajo, de los oprimidos.

El arte moderno y postmoderno burgués e imperialista, que se asienta en ese pasado progresista y a la vez inhumano, se extiende a todas las formas del arte: pintura, música, literatura, teatro, cine, televisión, Internet, etcétera, e inclusive, aquellas formas y contenidos democráticos, progresistas y hasta los populares como el jazz y el blue, como la pintura realista y el cine crítico, como la literatura cuestionadora del sistema capitalista las absorbe en “demostración” de su “amplitud democrática”, siempre y cuando no afecte sus intereses como clase dominante opresora y explotadora.

Las “Catedrales de Luz” son llamadas así por los apologistas de esta forma arquitectónica del arte imperialista bajo cuyos destellos, durante el día; y bajo cuyos descollantes perfiles se destacan, durante las noches, el mundo de las mercancías que flota iridiscente, mágico, subyugante ante los ojos de quienes pasan ante sus lujosas vitrinas; el mundo de las mercaderías iluminado por el proliferar de gigantescos, luminosos letreros de neón hiperbolizados por la “belleza” de “l@s tops models” que las exhiben en mallas, gigantografías a través de las cuales se promueve la venta de aquella interminable gama de productos del mundo capitalista, muestra el desorbitante esplendor que este irradia y se introduce en todos los poros de ésta, creando la cultura, la inconsciencia de la sociedad mercantilista que pregona exultante, abiertamente, que vive para acumular riqueza en las manos de una minoría: los dueños de los medios de producción, los capitalistas.

Tras ese espectáculo que aflora en las avenidas de las grandes ciudades capitalistas que se encumbran con sus edificios y rascan los cielos, se oculta el mundo de quienes las fabrican; de quienes construyen con sus manos las mercaderías: desde un automóvil “Rolls Royce” o “Mercedes Benz” hasta un reloj “Pathek Philipe”: los obreros especializados y no especializados: la talentosa y esforzada clase obrera que deja lustrosas y sobre todo útiles las mercaderías que salen a exhibirse en la interminable cadena de promoción y venta de aquellas.

Más he aquí, que tanta riqueza, tanta producción, tanta fastuosidad y lujo, de pronto se estanca. De pronto, el mundo capitalista estalla en mil pedazos –en Estados Unidos, en Francia, en España, en Portugal, en Grecia; Y, como algo increíble, que llena de pavor a los dueños de ese mundo ilusorio de las mercancías: también se levantan airados, irrefrenables, los pueblos de Túnez, de Egipto, de Libia, de Yemen, reclamando, como lo hizo aquel profesional egipcio: ¡Gano 70 euros al mes y pago 60 euros de alquiler! ¿Con que dinero doy de comer a mi mujer y a mis hijos?

Tanta mercadería y el dinero no llega a los que las producen ni para comprar el pan ni pagar el arriendo. El clamor de los trabajadores y los pueblos explota.

Ha estallado la crisis de superproducción que Marx señalaba era consecuencia inevitable de la acumulación de riqueza en manos de un puñado de capitalistas, y la acumulación de hambre, de pobreza y miseria en los pulmones y estómagos de la amplia mayoría, precisamente de los aquellos que producen esas mercaderías: Las crisis cíclicas que en el “Manifiesto Comunista”, Marx y Engels destacaban, era el inevitable resultado donde conduce una sociedad injusta e inhumana, refiriéndose al capitalismo como “un mago infernal que no puede controlar sus conjuros”.

Este mundo contemporáneo donde las ciudades modernas y postmodernas se esfuman tras los pincelazos y borrones abstractos pictóricos –que ejercieron un papel dominante tras la Segunda Guerra Mundial a través de pintores abstractos como Dobliev, De Kooning, Pollock- éste comprado por la CIA-, que dieron curso a la “escuela”, o tendencia, del “expresionismo abstracto”, sirve para ocultar detrás de sus borrones anti realistas la fastuosidad y el poderío que ejercen sobre las clases trabajadoras de la ciudad y del campo, los banqueros y empresarios, quienes, fusionados en el capital financiero, controlan la producción capitalista monopólica que es sostenida por las espaldas, músculos, sudor, sangre y cerebro de aquellas.

Esta clase todopoderosa que en el siglo veinte y veintiuno se ha enriquecido y vuelto más fuerte con las megafusiones, controla las manifestaciones del arte y maneja a los grandes monopolios de la industria del espectáculo masivo como la Sony Music, la Wagner y otras que se enlazan con las grandes cadenas televisivas y los medios imponiendo de manera apabullante el modelo, el arquetipo del individualismo.

En estas formas del “arte masificado” desaparecen las oscuras figura dela obrera y el obrero fabriles, de los asalariados agrícolas, el desempleo que genera la pobreza. En este mundo de la concentración de la riqueza en pocas manos, los pueblos son ocultadas por el arte burgués.

Sin embargo aparecen en los canales de la CNN, de la CBS como “noticias objetivas” que “sorprenden al mundo” y que, a través de determinados “organismos humanitarios” asistencialistas que “organiza” el mismo imperialismo -como UNICEF-, se cacarea sobre el hambre y la desnutrición de los niños acusando a la “humanidad” de esta “paradójica situación”, pero ocultando la híper acumulación de capital que llevan a cabo los grandes monopolios.

Los verdaderos productores de la riqueza, los trabajadores, son relativamente invisibles en el sistema capitalista.

El arte que forjan los poderosos dueños del capital, de los medios de producción y cambio, es para embellecer su sistema capitalista presentándolo como el sumun de las maravillas que se exhiben en los grandes y lujosos “Malls” y Centros de Venta de las mercaderías: automóviles de lujo, collares y relojes de marca, ropa lujosa que brota entre las escaleras de fantasía enloqueciendo a millones de personas, la mayoría imposibilitadas de comprar laptops, grabadoras, cámaras de filmación, enormes televisores plasmas, celulares “Samsung Galaxy”, etcétera, en fin, un mundo de sueños inalcanzable, alimentados por fotografías gigantes, cuadros, pantallas líquidas, los últimos videos de los artistas del espectáculo en sus diversos ritmos: rap, reagueton, rock metálico, pop, salsa, vallenato, cumbia, donde lucen sus formas eróticas mujeres y hombres jóvenes que alimentan la “belleza” del mundo de las mercaderías donde se oculta sutilmente quienes las fabricaron.

El capitalismo jamás puede reflejar la verdad de quienes son los que trabajan y hacen producir todas las mercaderías existentes: la clase obrera. Los explotadores de la fuerza de trabajo no pueden develar este fenómeno en su verdadera, profunda realidad.

El papel de los forjadores de la riqueza social: los trabajadores y los pueblos no aflora en las esferas del mundo capitalista. Y este fenómeno del ocultamiento de la verdad es el que aflora en las artes y literaturas predominantes de este sistema injusto.

 Este no es un reclamo “owenista”, utópico. Es natural que quienes ejercen el poder político y tienen en sus manos los medios de producción a través de los cuales explotan y someten a la opresión política y espiritual a los trabajadores, oculten y/o mediaticen el papel de los verdaderos productores de la riqueza: los trabajadores de las fábricas, los campesinos y asalariados agrícolas, quienes, por esta visión estética burguesa, son mimetizados y ocultados en todas las esferas del arte por el gran capital y particularmente por las grandes empresas que monopolizan el espectáculo artístico masivo.

II

Esto ocurre, aún a pesar de que, en los momentos presentes, una profunda crisis cíclica azota y da ramalazos al mundo capitalista; crisis cíclica que afloró en los Estados Unidos y se ha extendido a Europa adquiriendo en Grecia, Portugal y España estallidos que muestran las entrañas debilitadas del mundo capitalista.

Son los resultados de esta crisis cíclica que han llevado a la palestra de la vida política a quienes producen la riqueza social: los trabajadores y los pueblos, quienes, enarbolando los puños contra el capital financiero y las medidas ejecutadas por sus gobiernos, que descargan esta crisis sobre sus espaldas, muestran de cuerpo entero la descomposición de este sistema.
Con plena conciencia de que la clase obrera y los pueblos que se levantan no deben de ser mostrados en el ejercicio de su papel protagónico, el imperialismo oculta, en las esferas del arte y la literatura, estos acontecimientos, para impedir que sean reflejados de manera fehaciente, cruda.

III

El mundo de la moda femenina y masculina, por ejemplo, recuerda aquel cuadro pincelado por Jhon Reed durante la Revolución Socialista de Octubre: En algunos salones de la vieja Rusia Zarista, como si no estuviese ocurriendo ese fenómeno que trascendió en la historia mundial, las parejas pequeño burguesas bailaban, tomaban té, o licor, desentendidas del profundo remecer que en Octubre de 1917 estallaba.

En el “mundo de la moda” ocurre algo similar: Los “especialistas de la moda chic” se encargan de vestir a las clases que, a pesar de la crisis, se esfuerzan por mantenerse en ese mundo imaginario donde “la belleza” burguesa supervive y los overoles, los cascos, el trajín que se tizna de hollín en la fábrica y el campo, no aparece en las pasarelas cruzadas eróticamente por las -y los- model@s que muestran los últimos diseños de las prestigiadas casas comerciales de marca: De Gucci, Ives Saint Lorent, etcétera.

Otra de las esferas del arte burgués lo dominan las grandes empresas del espectáculo comercial de masas que explotan las cualidades artísticas con personalidades como Jennifer López, Mark Anthony, Juanes, Beyoncé, Britney Spears, Madonna, Shakira, mostrando, con reluciente erotismo, espectáculos que enardecen a las multitudes de “fans”.

Una muestra de ello es que la canción ícono del reciente Mundial de Futbol en donde participaron una variedad de artistas, pero a cuyo centro se ubicó a esa cantante colombiana del espectáculo artístico de masas, Shakira, aún repiquetea en los oídos de quienes vimos otro escenario del arquetipo del arte individualista: Al jugador multimillonario que hace encandilar el espectáculo que llena estadios y hace pegar las narices y los ojos de los espectadores a las pantallas líquidas de los gigantes televisores “Plasma” en donde somos atrapados por el arte del manejo de la redonda de Messi, Cristiano Ronaldo u otra estrella del capital financiero mundial que maneja la orquesta financiera de la FIFA.

La concepción estética que predomina en el mundo capitalista, es regodeada regularmente con los tradicionales “comics” llevados al cine -Superman y Batman-, y por otros como X-Men, o “Los Fantásticos”, “Iron Man”, surgidos de la imaginación que produce miles de millones de dólares y euros a sus creadores y productores, a través de los cuales predomina el arquetipo del individualismo en base de cuyos estereotipos se deforma la mente de la juventud y los pueblos del mundo.

Para los asiduos al espectáculo que, cargado de colores, rutilante asombra ojos y retinas en las pantallas líquidas, la crisis del mundo capitalista que envuelve a los trabajadores y los pueblos, es –como las guerras de Irak, de Afganistán, de Medio Oriente y Colombia-, un fogonazo que distrae de “la belleza” que les brindan los dueños del omnipotente capital que maneja el espectáculo masivo, multicolor, que aliena a las masas y que enriquece a los grandes monopolios diversivos; que atrae como miel a las moscas de los espectadores; aquí cabe destacar otra de las esferas del masivo arte espectáculo: las modernas pantallas de los centros del espectáculo del cine marketing que concentra a las juventudes y las atrapa en las redes de sus famosas “zagas” del cine comercial alienante como ocurre con “Crepúsculo”, cuyos “héroes” son vampiros -o lobos- y muchachas hermosas dispuestas a darlo “todo” para convertirse, en unos u otros; zaga que ha vuelto millonarios a aquellos actores jóvenes promotores del individualismo, la ausencia de trabajo productivo y la alienación más aberrante de carácter erótico que atrae a la juventud de las capas altas, media y baja; lo propio ha ocurrido con la saga de Harry Potter que ha hecho multimillonarios a la escritora, a los productores y a los niños que se han hecho jóvenes durante los años que han durado aquellas producciones llevadas al cine. Y así por el estilo.

Toda otra visión que se contraponga a este arquetipo y a sus prototipos –los héroes- brotados del mismo, donde se idealiza al individualismo como concepción del mundo, no es considerada “bella”; no entra en el rango de la “estética” predominante del sistema capitalista- imperialista mundial; esta visión estética burguesa- individualista se riega por los países dependientes y adopta sus propias formas y expresiones, como ocurre con la zaga del narcotráfico proveniente de las telenovelas colombianas del estilo de “ Sin Tetas no hay Paraíso”, “Rosario Tijeras”, el “Cartel de los Sapos”, “El Capo”; o en programas que elevan a condición de “arte” el lenguaje y los prototipos del lumpen en el Ecuador como ocurre con el Programa “Vivos” y “La Familia Feliz” donde prototipos como “La Mofle”, “El Panzón” -quien trabaja en una empresa que no produce nada-, y “Rayo Vac” la sirvienta erótica.

La situación alcanza proporciones notorias, cuando, y a nombre de esta concepción estética predominante, se califican de “populares” diversas expresiones artísticas que contribuyen a condimentar esta confusión reinante donde desaparece, o se difumina, cualquier otra expresión estética que no se subordine a estos cánones que impone, en diverso grado, el imperialismo y la burguesía cuyo propósito es ocultar, dentro de este marasmo artístico dominado por los grandes monopolios del espectáculo artístico de masas, las causas y los causantes de la crisis del mundo capitalista.

Las diversas expresiones artísticas y literarias folclóricas, locales, regionales, provenientes naturalmente de los pueblos resisten la ofensiva del arte burgués e imperialista pero deben enhebrarse con el arte y la literatura que confronta directamente al arte burgués - imperialista.

El imperialismo y la burguesía, la intelectualidad que copula y medra de los enormes recursos que le rinde la praxis de esta visión estética, muy a pesar de sus esfuerzos se confronta en la vida con diversas expresiones artísticas que hacen resistencia a la cultura artística dominante: El folklore y las diversas expresiones locales y regionales de las culturas étnicas practicadas por los pueblos mestizo, indígenas y negro del Pacifico, de El Caribe y del mundo: La belleza natural que dimana de sus ritmos, bailes, vestimentas, imaginarios, mitos, leyendas, cuentos, etcétera, siempre han sido una barrera natural que cierra el paso a la penetración cultural extranjera y criolla dominantes en el mundo capitalista; todo ello, porque y a pesar de las multimillonarias inversiones capitalistas e imperialistas, aquel arte y aquella literatura burguesas, pese a su capacidad de penetración espiritual, chocan con la vida, con las condiciones de desempleo, hambre, desnutrición, miseria y opresión que los trabajadores y pueblos soportan sobre sus espaldas, frente a los cuales se desarrolla el descontento que estalla en una huelga, una toma de tierras, en los alzamientos parciales y generales de los pueblos, entre los cuales descuellan altas expresiones de la lucha del pueblo en armas como ocurre en Colombia, Filipinas, en la Franja de Gaza –Medio Oriente- con Hamas; en Afganistán e Irak, etcétera.

Lo “evidente” ante los ojos del publico, oculta la percepción estética que debe afirmarse en el “ojo” del creador “popular”.

Lo “evidente”, en la actualidad, es aquello que predomina, que satura, que aplasta la concepción estética proletaria debido a su volumen, a la celeridad de su difusión, que ha llegado al extremo de considerar que “la estética es una mierda”; y que “hablar de estética” es “distraer de una justa apreciación política proletaria a los artistas y escritores populares”.

Tal apreciación ligera, superficial, considera que “lo popular” solo proviene de las creaciones “folklóricas”, o de las identidades locales, provinciales o regionales; de las diversas formas del arte que llevan a cabo, que practican en todas las latitudes los pueblos pertenecientes a diversas culturas étnicas, sean éstas indígenas, negra o mestiza.

Esta visión hace loas a algo que, inevitablemente brota de manera espontánea de la vida, de la cultura de los pueblos, de sus entornos sociales, de sus lenguas e imaginarios; y que, por desarrollarse bajo las circunstancias del predominio de las culturas dominantes, en buena parte está trasegado por elementos de aquellas culturas hegemónicas.

De allí que, restringir, subordinar “lo popular” a estas expresiones naturales, espontáneas, de la vida de los pueblos, es reducir lo popular a lo espontaneo en los terrenos del arte y la literatura. A la resistencia natural de los pueblos a la agresión cultural extranjera y criolla.

El arte y la literatura populares son, por concepción, naturaleza y carácter, parte de la ofensiva general de la revolución; y con esta concepción debemos influir en las manifestaciones provenientes de otras clases y capas sociales revolucionarias: Para que construyan expresiones que se sumen a la ofensiva general de las ideas revolucionarias que se imbrican con los combates y batallas liberadoras de los trabajadores y los pueblos.

La Estética popular con su arquetipo basado en la ciencia: “Los pueblos hacen la historia”, del cual emanan los “prototipos” del arte proletario y popular, existe y se fortalece en la vida, durante los combates parciales y generales del proceso revolucionario.

Por ello es que la creación artística basada en la Estética popular es un arma fundamental para la conciencia que los artistas y escritores populares deben tener para resistir, enfrentar y pasar a la ofensiva por medio del arte popular; para que enfrentemos el peso de la concepción Estética burguesa e imperialista predominante en el mundo capitalista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La ciudad en vacaciones

Alberto Moncada (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los núcleos urbanos adelgazan en julio y agosto. La demografía disminuye aunque Madrid, Barcelona, Sevilla y otras ciudades incorporan nuevos vecinos temporales, los millones de turistas que nos visitan, equilibrando vacíos en museos, hoteles y restaurantes antes de desbordarse por playas y montañas. Muchos españoles dejan de trabajar durante dos o tres semanas del verano aunque, dada la peculiaridad de nuestra economía, otros tantos solamente trabajan en el verano haciendo de temporeros de la industria del ocio. España es de los pocos países del mundo desarrollado donde la agricultura temprana e intensiva y el turismo proporcionan los cuatro o cinco meses de trabajo al año con los que se tienen que conformar los que no tienen otro empleo. Algo es algo.



¿Cuanta gente veranea en España? Los medios de comunicación crean la imagen de que España entera está de vacaciones en julio y agosto e instala sus centros de información en esos lugares, Marbella, Mallorca donde acontecen las cosas triviales que hay que contar a falta de otras noticias. Los noticiables del verano no son los mismos del invierno y la imagen de una España en holganza se convierte en el retrato oficial del país. Pero la realidad es muy otra. Menos del treinta por ciento de los españoles pasan más de una semana en verano en lugares distintos al que viven y solo la mitad de ellos lo hacen pagando una estancia hotelera. Lo que pasa es que muchas industrias, muchos comercios y casi toda la Administración echan el cierre en agosto y sus trabajadores se ven obligados a hacer algo distinto con su tiempo. Hay un veraneo vergonzante de quienes no tienen dinero para salir ni incluso para cosas extra y se esconden en sus casas hasta que pase la estación del ocio y los trasiegos. De los cuarenta millones y pico de españoles, sólo cuatro millones constituyen ese núcleo duro de pudientes que pueden pagarse, para sí y los suyos, un veraneo largo, de aquellos que disfrutaba la más delgada clase media de hace treinta años. Las familias pudientes ya no se toman aquellas vacaciones de dos y tres meses que era lo normal en una clase media hecha fundamentalmente de funcionarios. La economía moderna mide las vacaciones en semanas, salvo para ese resto de trabajadores, profesores, maestros que todavía vacan de julio a septiembre.

Como alternativa al veraneo familiar la gente, especialmente la gente joven se va en pareja, en pandilla, en grupo después de ahorrar o gorronear lo necesario para la huída, ese “get away” que la universal cultura americana puso de moda como sustancia verdadera de la vacación. “Quitarse de en medio es el remedio”, decía un viejo anuncio americano y los españoles empezamos a preferir eso a reconstituir la vida familiar en otro sitio pero con los mismos paradigmas. Hasta empieza a ponerse de moda en parejas pudientes las vacaciones matrimoniales, una semanita de perder de vista al marido o a la esposa en compañía de los amigotes/as. A la vuelta, para los que tienen capacidad de crédito, les espera la cuenta de débito de la tarjeta.

El bullicio y el amontonamiento urbanos se reproducen en verano en las playas, especialmente en ese Levante donde la gente de tierra adentro se tuesta al sol y grita y se solaza con modos que a los más antiguos incomodan. “Hacen falta tres generaciones para que la gente acceda a la educación de la clase media”, se queja un viejo veraneante ante las costumbres diurnas y, sobre todo nocturnas, de la nueva mayoría.

Pero en el verano hay gente que prefiere ir a contracorriente y no sale de su ciudad y no siempre por hacer de la necesidad virtud. Precisamente ese amontonamiento de playas y lugares vacacionales echa para atrás a los que consideran que el descanso consiste fundamentalmente en eso, descansar. Para tantos madrileños o barceloneses, para tantos urbanos vocacionales, quedarte en tu casa y aprovechar los vacíos de los que se han ido es la mejor vacación. Disfrutan cómodamente de los espacios comunes, se puede aparcar y hasta los Ayuntamientos hacen la vista gorda en la ORA. “Madrid, en verano, con calor y sin familia, Baden Baden” era el slogan de aquella desaparecida tribu de los Rodríguez.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuadro de Honor de la escuela es una mala costumbre que debe ser eliminada porque daña la integridad de los niños

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Topé con “Rubén” y “Resiliencia: Un concepto discutible”, ambos cuento y ensayo de Britto García y de Marcelo Colussi; sin ninguna duda dos colosos de la literatura contemporánea en cierne pero firme.



Estas opiniones no comprometen en nada a los escritores aludidos, son por lo contrario exclusivamente mías, no vaya a ser que se me interprete mal ya que de ninguna manera el coloso Colussi ni el coloso Britto García refieren ni expresamente ni de soslayo, en sus respectivas obras, que el “Cuadro de Honor” tan de moda en las escuelas, actualmente, sea una aberración.

Lo de aberración lo digo yo independientemente de que ande equivocado o en lo cierto pero es lo que deduzco, es lo que puedo apreciar, e intentaré sustanciar mi apreciación, pero antes, veamos lo que a mi modo de ver es el tuétano de las respectivas consideraciones de los dos aludidos colosos.

Extracto de un párrafo de “Rubén” (1980), dice:

“…estudia Rubén traga Rubén no brinques Rubén no corras Rubén no rayes las paredes Rubén saluda a tu tía Paulina Rubén no te enamores Rubén no le respondas a tu madre Rubén córtate el pelo Rubén no pelees Rubén reza Rubén no cantes Rubén no ensucies la camisa Rubén no corras Rubén quita esos afiches del Ché Guevara Rubén no digas yanquis go jome Rubén no te soples los mocos como Ismael García Rubén no rompas los juguetes Rubén no te metas con la muchacha de servicio Rubén no faltes a catecismo Rubén no juegues trompo Rubén no te metas el dedo en la nariz Rubén no dejes que te metan en la lista negra Rubén no me mortifiques Rubén no le saques la lengua a la maestra Rubén no quemes cauchos Rubén no protestes a la maestra Rubén…” (Más o menos Sic).

Extracto de párrafos de “Resiliencia: un concepto discutible” (2013), dicen:

“…Resiliencia es un término controversial, discutible…que puede entrampar puesto que hace un planteamiento adaptacionista ante el sufrimiento, que deviene de una maquinaria trituradora (el aparato ideológico imperialista), que busca adaptarnos a una “normalidad peligrosa”, que silencia las voces discordantes… es un concepto problemático traído desde un campo extraño a la reflexión de las ciencias sociales, proviene de las ciencias de la conducta estadounidense, ingeniería humana funcional a los poderes constituidos y es en consecuencia una anestesia que sirve para domesticar en vez de ser instancia emancipadora y niega todo intento transformador de la sociedad y el individuo…” (Casi Sic).

Entre muchas otras importantes consideraciones el coloso Colussi destaca ejemplos elocuentes, he aquí el siguiente:

En medio de la dictadura que azotó Argentina entre 1976 y 1982 y en la que fueron desaparecidas 30 000 personas que disentían de esa atroz dictadura, que buscaban un mundo distinto, el gobierno de los militares presentó por todos los medios de comunicación una propaganda donde se veían distintas escenas con ruido enloquecedor (un taladro taladrando, un bebé llorando y etc. demás ruidos) sobre las que aparecía una enfermera indicando que “¡el silencio es salud!”.

Y, se pregunta el escritor, ¿el silencio es salud, qué significa en ese contexto ser resiliente? ¿callarse la boca y aguantar esa flagrante inequidad o luchar contra ella?

El escritor pide abrir una crítica contra el concepto, dice que Resiliencia es un lastre ideológico; que parafraseando la tesis XI de Feuerbach, de Marx, podría decirse entonces que no se trata de saber soportar resignadamente la esclavitud sino de transformar el mundo hacia un estado de bienestar para todos.

El coloso Britto García da a entender -desde mi modesto punto de vista-que a Rubén, de niño, trataron de despersonalizarlo.

Resta saber lo que ocurrió con Rubén, ya de adulto, lo que es otro tema no ajeno a éste pero, otro tema.

Los niños rebeldes no figuran en el cuadro de honor de la escuela, ahí sólo figuran los dóciles, el cuadro de honor de la escuela es la “lista blanca” a la que alude por moraleja Britto García cuando expresa “…no te dejes meter en la lista negra Rubén…”.

De lo que señala Colussi -cuando ironiza que “…el patito feo también puede llegar a ser el patito bonito si se torna obediente y, en consecuencia sube al cuadro de honor…”- yo infiero que él hace alusión a la despersonalización del niño, también.

Yo pienso que brindarle ternura, libertad y esmerado cuido a un niños, es como darle alas a un pajarito para que vuele por encima de las más altas montañas y, de alguna manera, las referencias aquí citadas, son una grande contribución a la defensa de los pequeñitos, no sólo de los errores de la escuela sino también de los errores de muchos padres autoritarios.

Los niños que acceden al cuadro de honor son por lo general muy egoístas, creídos; y los que no acceden, se acomplejan muchas veces a tal punto que pueden perder el rumbo; no es nada sano separar a los niños en clases de buenos y de malos.

Además de engendrar egoísmos, esa vieja nodriza de disociación psicótica que es la escuela vieja y por derribar a martillazos, se encargada de difundir miedos entre los cuales el miedo a la cultura autóctona es el peor de todos; la broca de diamante que gira en punta del enorme taladro que trepana la cabeza del pueblo trabajador es la prensa capitalista, por medio de ésta se dispone la transfusión de miedos directamente a la cabeza del trabajador; se nota que el peor colonialismo es el colonialismo cultural, el enemigo lo sabe y va al grano pero nosotros también lo sabemos, sólo que todavía no hemos podido derribar ese aparato de tortura, esa máquina de guerra que es la prensa sedicente, pero podremos.

La prensa al servicio del imperialismo -esto es periódicos televisoras cines radios comic McDonalds- se comporta(n) como bestias sueltas pero con bridas, éstas para meter la coba.

Los más vulnerables al ataque inclemente de esas bestias son los niños, e inclusive sutilmente son atacados inadvertidamente por vías de sus propios padres, a su vez víctimas del veneno inoculado.

A tal punto hemos llegado que tanto la escuela como McDonald conforman un binomio que casi es parte de la prensa mortal: Luego de subir al Cuadro de Honor los niños son llevados a McDonald a comer basura para terminar de intoxicar.

Estoy seguro que haciendo un estudio retrospectivo de personajes funestos encontraremos que muchos de ellos figuraron por exceso o por defecto en el cuadro de honor; dicho de otra manera, que propiamente estuvieron o no en ese bicho pero que es su referencia del éxito personal.

Para estos tiempos es imprescindible diseñar otras maneras de exaltar -¡sí, cómo no!- las virtudes de los niños pero no para fomentar el individualismo sino el holismo social.

La Resiliencia, en acepción que predica resignación como puntilla ideológica, es algo de lo que se vale el academicismo norteamericano como elemento de colonización cultural, dicho término proviene de la metalurgia y significa en esa disciplina la capacidad que tienen los metales para deformarse sin llegar a quebrarse y retomar su estado original, en tal caso, la servidumbre; de ahí que el escritor haga mención -reitero- a lo de la llamada “ingeniería humana”.

Yo pienso que nada, o casi nada, para no ser tan radical, después de cierto haber transcurrido, vuelve a ser como originalmente era; evoco a Heráclito de Éfeso: “Nadie se baña dos veces en el mismo río”.

No es que para el filósofo el agua cambiaba a cada instante sino que hasta el cauce también cambia de instante en instante; lo que desde ese punto de vista, aplicable también a las personas, determina que nadie vuelve a ser el mismo luego de haber estado sometido al sutil condicionamiento de la conciencia.

De modo que aunque sea un miligramo de culillo va a quedarte luego y eso frena a cualquiera luego de bañarse en el río de la resignación, la mente es muy compleja, a veces no nos damos cuenta de que somos muñequitos con hilos, monigotes, monifatos, peleles, bolsas.

Fomentar el concepto de Resiliencia y peor aceptarlo mansamente es como desviar la atención de la causa de la dominación y centrarse en la capacidad de soportarla: ¡Voy a portarme bien, voy a portarme bien, voy…!

El escritor lo ilustra con letra de canciones, particularmente tangos: ¡…qué el hombre macho / no debe llorar…! (¡yo te aviso, chirulí!).

¡Sea feliz, no se queje, y etc.! -predica la Resiliencia- en tanto el escritor se pregunta ¿es beneficioso criticarme menos?

Lo anterior parece como el que barre la casa y echa la basura debajo de la alfombra o debajo de la cama; todo lo que a diario tú dejas sin resolver, es seguro que se te va a convertir en conflictos, más tarde.

Colussi da a entender que el conflicto social y psicológico del hombre está siempre ahí, tangible, que el sujeto escindido, alienado, jodido, representa el “fuego eterno” del que habló Heráclito hace más de 2000 años y que es retomado por Hegel en el siglo XIX y para quien la realidad misma no es ni menos ni más que la lucha perpetua, es decir, que toda realidad está calada por el conflicto, eso es en algo la dialéctica.

Digo yo entonces, ¿debemos apoyarnos en esa conflictividad para avanzar?, acá en mi ignorancia pienso que sí, que el mal es parte del bien, tú nadas en el agua empujando tus manos hacia atrás para avanzar, tú caminas porque las suelas de tus zapatos rozan con el piso y si las suelas están gastadas caes porque resbalas, diría mejor que la armonía de la contradicción constituye un acicate para avanzar, se trata de procesos dialécticos en que armonizan razonamientos contradictorios para resultar una verdad unívoca.

La revolución bolivariana avanza y avanza con más butría a medida que la escualidad mete y mete y mete la pata; a medida que esa gente procede bruta y cobarde, nosotros nos hacemos más inteligentes y audaces, tal vez acicateados por inercia de la dialéctica.

Que todo fluye, es una inequívoca verdad axiomática; y más, que el fuego cósmico sea precisamente el origen de todo lo que existe, tal como verdad heraclitana, es a lo que se refiere Colussi con esas vainas del “fuego eterno” al que aludió el tal Heráclito; pues bien, aquí lo que hay es candela que jode y lo digo no en sentido figurado sino concreto, mira tú como el escualidismo antibolivariano y, naturalmente antichavista, le prendió fuego a los centros de salud, abastos de alimentos, escuelas y todo lo que huela a revolución, porque el relambeñema que ellos postularon a presidente perdió hasta los estribos ante Nicolás Maduro.

¿Y, qué culpa tiene la estaca si el sapo brinca y se ensarta, ah?

Este mundo en el que vivo y en el que vivimos todos no es el mismo de hace un minuto; seguramente Obama disparó bombas contra Bombay; tal vez no ahí, pero pudo ser contra Afganistán, o contra Vietnam; o, contra Siria, Irak, Irán, Palestina,…; o, acaso, contra “El Caimán de la Dignidad”, que lo tiene a pata´e mingo.

Ah, olvidaba citar a Hiroshima y Nagasaki, tan lejanas de acá que no vale la pena citar porque de seguro a Estados Unidos no les importa un bledo ni un pepino ni un carajo para echarles bombas, pero, eh, que cuando el río trae piedras, suena.

Obama no es simplemente Obama, Obama es Bush, es Nixon, es Kennedy, es Lyndon Johnson, es Ronald Reagan, es Bill Clinton, es etc. y en definitiva es Washington o James Monroe, todos todos salvo una que otra diferencia de matices entre esa gama de personas.
Pero, de cierto, todo fluye, todo se mueve, y de entre tantas cuestiones que se mueven de vértigo, merece considerar a la opinión pública puesto que ésta es determinante en la manera en que el individuo puede percibir la realidad.

Yo no quiero pensar en el próximo minuto porque tengo la certeza de que el imperio norteamericano habrá matado al menos 20 de los 21 niños que mueren a cada minuto en el mundo, cifras de la UNICEF (Fondo de la ONU para la Infancia).

Nota:

Os adjunto “Narrativa CARTA PARA GABRIELA” (Lectura prohibida para escuálidos mayores de edad, a menos que estén acompañados de sus menores hijos, nietos, tataranietos, chorros y/o bordones. No vaya a ser que les dé un wwwsoponciopuntocom)
Se trata de una madeja contentiva de reflexiones que hice en 2007 y en las que intento condensar lo que pienso de esa “escuela autoritaria y caduca”.


“CARTA PARA GABRIELA”

Hoy cumples un año de estar en este mundo lleno de números y letras que te podrán servir de mucho si le das un uso adecuado cuando empieces a apropiarte de tales herramientas, a medida que crezcas.
Gabrielita, preventivamente me adelanto a escribirte, pensando que ¡ojalá! otra niña u otro niño mayor que tú se entere de esta carta, así que ahora, por esta razón, no te echaré bromas, no te diré “Bubita” ni “Cachetona” ni “Desnutrida”.
Pese a que a los niños les tienen sin cuidado las cuestiones serias abstractas y lógicas te hablaré seriamente a riesgo de causar fastidio. Es que a los niños lo que les gusta es jugar y echar bromas pero, por si algún adulto fisgón, de esos que se meten adonde nadie los ha llamado, se pone a leer las consideraciones que yo, hereje impenitente y sempiterno, hago para ti y de ser posible para cualquier otro muchachito, es por lo que no te pido de manera expresa que seas bien desobediente cuando pretendan castigarte pero tú entenderás lo que quiero decirte.
Crecer, Gabrielita, no es solamente aumentar de tamaño y de peso sino, esencialmente es desarrollar las potencialidades del legado genético que tu papá y tu mamá te aportaron desde el momento de tu creación, por supuesto, desde antes de tú nacer.
Además, el medio social en que has de vivir será otro factor fundamental para tu desarrollo. Luego hay que considerar un tercer factor que es el tiempo.
Resumiendo, has de saber que la herencia genética, el medio ambiente y el tiempo son los tres factores básicos más determinantes del desarrollo humano.
Si el ambiente no es apropiado los niños no se desarrollan plenamente. Si queremos que los niños se comporten como adultos, antes de tiempo, eso es equivocado. Imagina que tú tienes una semillita de maíz en excelentes condiciones pero la siembras en una tierra inapropiada y, para colmo, no la riegas con agua, adecuadamente, entonces la planta no se desarrollará.
Bueno, hagamos una comparación: La semillita es tu herencia genética; la tierra donde has sembrado es el ambiente; y, el agua con que has regado es el tiempo.
Sí la tierra es buena y tú riegas la planta apropiadamente, la matica crecerá robusta e igualmente le sucede a los niños que tienen un ambiente bueno y sus padres los ayudan a vivir su tiempo de niños dando por descontado que el legado genético siempre es bueno.
Más adelante la matica puede ser podada; esto quiere decir que cuando los niños se enferman o asumen conductas contrarias a la ética y a la moral hay que curarlos y orientarlos pero nunca castigarlos.
Cada quien interpreta a su antojo la manera de guiar a los niños y es ahí donde debemos ponernos de acuerdo.
La vieja escuela es deficiente y represiva, tiene un sistema de premios y castigos injustos e inútiles, esa escuela vieja premia con altas calificaciones a los niños mansos y sumisos; y castiga con bajas calificaciones a los niños rebeldes; aparte de ello, los niños rebeldes reciben coscorrones físicos y psicológicos.
Lo mejor y más útil de esa vieja escuela es el ratico de recreo pero éste es muy breve, debería invertirse la relación, es decir, que los muchachos tengan cuatro horas de recreo y sólo una de clase, por ejemplo.
Yo abandoné la escuela en el tercer grado de primaria porque mi maestra me llamaba burro, es que yo tenía dificultad para distinguir la “N” de la “M” y entonces me fugué porque los rebeldes no soportan cadenas.
Más tarde, Gabrielita, aprendí a diferenciar por mi mismo pulso esas dos letricas y me percaté de no ser burro sino rebelde; entonces entendí que era la escuela la que estaba equivocada, no yo.
Esa reflexión me hizo perdonar a mi Maestra y, un día la encontré, entonces la abracé y le di unos besitos, la quise mucho porque era muy buena, ella actuaba de buena fe pero a su vez era producto de esa cadena que debe ser rota. Esa vieja escuela no sirve y la culpa es del viejo Estado que se arrodilló al imperialismo y siguió al pie de la letra el dictado de ese modelo perverso destinado a someternos y hacernos dóciles.
En conducta, aplicación y aseo personal tuve siempre las peores notas pero, en cambio, me fugaba para jugar y con ello compensaba las cosas. Me iba al río o al mar con otros niños a lanzar piedras, a pescar, a nadar, a tantas cosas, y entonces yo hacía con barro o con arena las benditas letricas causantes de mi libertad maravillosa.
Labraba con mis propias manos mis trompos, a los que además pintaba con colores llamativos y al lanzarlos a girar sobre su baqueta de clavo, yo me imaginaba a La Tierra girando en el espacio, así aprendí a entender el mundo desde los espacios abiertos, que era mucho mejor que escuchar explicaciones teóricas encerrado en esa especie de cárcel flexible que es la escuela por derogar ahora y que tiene muchísimos años echando a perder muchachos, excepto a los que nos escapamos.
A los niños les gusta ensuciarse pero a los adultos les gusta hacer reproches a favor de la limpieza.
Nada es más lindo que la imagen de un niño cochambroso porque anda jugando; a los niños les fascina rayar las paredes y ¡qué bonitas se ven las paredes con dibujitos de los niños! Pero, muchos padres dan más importancia a la pulcritud de las paredes que a la creación de los niños y, entonces los regañan en vez de felicitarlos.
Para los niños es muy importante jugar, insisto en eso, los niños necesitan pensar sobre algo concreto, no en el vacío; es que el juego le permite al niño avanzar apoyado en sus propias experiencias; el juego es la más estupenda opción para conocer las dimensiones del juguete, la textura de una piedra, los colores de una mariposa, las normas, las trampas, los errores, las rectificaciones, la lejanía , lo cercano y mil y más cosas necesarias que permitan conocer por sí mismo sus capacidades.
Por si fuese poco, cuando los niños juegan se generan solidaridades con los amiguitos y eso facilita la convivencia social tan necesaria en épocas de cambios tales como los que vive Venezuela.
El Consejo Comunal tiene el deber de orientar a los niños para que se incorporen a la vida de la comunidad y eso se traduce en capacidad para vivir en el socialismo.
Si todas estas condiciones se soslayan la convivencia se dificulta porque, entonces el egoísmo inculcado desde la televisión y desde la escuela, prevalece.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine clásico: “Nosferatu el vampiro”, de F. W. Murnau (Alemania, 1922)

ARGENPRESS CULTURAL

Nosferatu, eine Symphonie des Grauens (Nosferatu, una sinfonía del horror), conocida en castellano como Nosferatu y Nosferatu el vampiro (España), es una película muda de1922 dirigida por F. W. Murnau.



Thomas Hutter es un empleado de una compañía inmobiliaria en Wisborg, Alemania, que vive tranquilamente con su esposa. Un día su jefe, Knock, recibe una extraña carta escrita con símbolos que reconoce como del Conde Orlok, quien desea comprar una casa en Wisborg. Knock envía a Hutter a los Cárpatos para concretar con el Conde Orlok la venta de la casa. Hutter deja a su esposa Ellen en casa de su amigo Harding y se embarca.

Cerca de su destino, Hutter se hospeda en una posada en la cual menciona que se dirige a ver al Conde Orlok. Todos los presentes se aterran de sólo escuchar el nombre del Conde y tratan de convencerlo de no ir. Hutter encuentra en su cuarto un libro sobre vampiros el cual tilda de supersticioso, pero que mantiene consigo como material de lectura. Al día siguiente parte hacia el castillo. Un cochero contratado lo lleva hasta el bosque que rodea el castillo, pero se niega a cruzar el puente que conduce hacia este. Al rato, un cochero misterioso se identifica como cochero del Conde. Éste lo lleva a una velocidad naturalmente imposible. En el castillo es recibido por el Conde Orlok quien le invita una cena, pero mientras Hutter come, éste se dedica a leer la carta de parte de Knock. En un momento, Hutter se corta el dedo y Orlok trata de chuparle la sangre, pero es detenido por el crucifijo que portaba en el cuello. Hutter se queda finalmente dormido y al despertar amanece con dos heridas en el cuello que atribuye a los mosquitos.

A la noche siguiente concreta la firma de los documentos legales para la transacción de la casa. Hutter encuentra el libro sobre vampiros en su maleta y empieza a sospechar que Orlok es un vampiro. Conforme la noche avanza, Hutter se esconde en su habitación, pero la puerta es abierta por Orlok, quien entra. Al mismo tiempo, Ellen es descubierta caminando dormida y cae en un estado como de coma precisamente después de gritar el nombre de su esposo. El grito parece provocar que Orlok deje de lado a Hutter.

En Wisborg, la llegada del vampiro causa una plaga de ratas que causa la muerte de sus pobladores. Hutter también llega y se reúne con su esposa. Ella lee el libro sobre vampiros, a pesar de la negativa de su esposo, y aprende que para matar al vampiro una mujer de corazón puro debe entregarse voluntariamente antes de que cante el gallo. Finalmente, Nosferatu se dirige hacia ella, quien se entrega voluntariamente a él precisamente cuando el gallo inicia su canto. Nosferatu muere en una nube de polvo y con él, la plaga.

Murnau quiso realizar una adaptación cinematográfica de la novela Drácula, de Bram Stoker, pero su estudio no logró hacerse con los derechos de la historia. De modo que decidió filmar su propia versión de la novela y el resultado es una película que tiene un gran parecido con la historia original de Stoker. El nombre de "Drácula" se cambió por el de "Nosferatu" y también se cambiaron los nombres de los personajes: el Conde Drácula es aquí el Conde Orlok, por ejemplo. Su papel fue interpretado por Max Schreck (Schreck significa terror en alemán). Harker es Hutter, Mina es Ellen y la Inglaterra victoriana es la ciudad de Viborg, o de Bremen en la versión francesa, así como también en la inglesa. Sin embargo, la viuda de Stoker demandó la película por infracción de derechos de autor y ganó el juicio.

El tribunal ordenó que se destruyeran todas las cintas de Nosferatu, pero un reducido número de copias de la película ya había sido distribuido por todo el mundo y permanecieron escondidas por particulares hasta la muerte de la viuda de Bram Stoker.

Con el paso de los años se hicieron más copias de esas cintas (algunas de muy baja calidad y con cortes importantes). Nosferatu se labró la reputación de ser una de las mejores películas sobre el mito del vampiro y uno de los máximos exponentes del Expresionismo alemán. Rodada en escenarios naturales, una práctica poco habitual ésta que la aleja de los postulados del cine expresionista alemán, abundantes planos de Nosferatu están inspirados en pinturas románticas.

Ahora, la obra Nosferatu de Murnau pertenece al dominio público en Estados Unidos, y existe un gran número de copias en vídeo, generalmente de muy baja calidad ya que provienen de copias hechas a partir de otras copias de las primeras cintas distribuidas para la exhibición internacional. Muchas de ellas presentan diferencias notables de metraje, puesto que en cada país se exhibió una versión diferente de la película. Así pues, la copia francesa no es la misma que la alemana, por dar un ejemplo. No obstante, recientemente se han publicado ediciones restauradas de la película en las que se ha recuperado casi todo el metraje completo de la película original. La reconstrucción más fiel de la película fue presentada en el Festival de Berlín de 1984.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Desde Buenos Aires, Aníbal Troilo, “Pichuco”, ícono del bandoneón tanguero

Aníbal Troilo nació en la calle Cabrera 2937, entre Anchorena y Laprida (en pleno barrio del Abasto) pero desde los ocho años de edad (después de la muerte de su padre) vivió en Soler 3280, entre Gallo y Agüero (en el barrio de Recoleta).



Sus padres se llamaban Felisa Bagnoli (hija de Marco Bagnoli y Raffaella Sammartino) y Carmelo Troilo. Su padre le pondría el seudónimo de Pichuco, nombre por el cual llamaban a uno de sus mejores amigos; el apodo podría ser una deformación del napolitano picciuso, que significa "llorón". Tuvo dos hermanos, un varón, Marcos, y una mujer, Concepción, que murió de corta edad.

Durante su niñez, Troilo escuchaba tocar el bandoneón en los bares de su barrio. A los 10 años convenció a su madre para que le comprara su primer bandoneón. Felisa lo compró a 140 pesos de entonces, a pagar en 14 cuotas de 10 pesos; pero luego de la cuarta cuota el vendedor desapareció y nunca reclamó el resto.

Con ese bandoneón, Troilo tocó casi toda su vida.

Un año después, en 1925 (cuando contaba con 11 años de edad) Pichuco realizó su primera actuación, en un bar pegado al Mercado de Abasto (el mercado central de frutas y verduras de Buenos Aires). Más tarde integró una orquesta de señoritas. A los 14 años ya había formado un quinteto.

En diciembre de 1930 fue contratado para formar parte del famoso sexteto del violinista Elvino Vardaro, el pianista Osvaldo Pugliese y Alfredo Gobbi (hijo) (quien era apenas el segundo violín del conjunto, pero más tarde se haría célebre como director de orquesta). Allí tuvo como compañero a Ciriaco Ortiz, de quien Troilo más adelante se consideraría deudor. Ese sexteto no realizó ninguna grabación discográfica.

Troilo pasó por numerosas orquestas, entre otras, las de Juan Pacho Maglio, Julio de Caro, Juan D'Arienzo, Ángel D'Agostino y Juan Carlos Cobián.

Con su orquesta (cuyos integrantes fueron variando muchísimo) trabajó casi ininterrumpidamente, tanto en presentaciones en vivo como en grabaciones, hasta el año de su muerte, 1975. Desde 1953 hasta mediados de los años 60, Troilo mantuvo durante un tiempo una actividad musical paralela a la de su orquesta en dúo junto al guitarrista Roberto Grela, que después se convirtió en el Cuarteto Troilo-Grela. En 1968, ya distanciado de Grela, formó su propio cuarteto. Además de esto, Troilo grabó dos temas (El motivo y Volver) a dúo de bandoneones junto a Astor Piazzolla.

En 1938 se casó por civil con la griega Zita (Ida Dudui Kalacci). Cuando su madre Felisa murió, como homenaje la pareja se casó por iglesia. (En realidad, Pichuco no se fue a vivir con Zita hasta la muerte de su madre).

La muerte de su mejor amigo, el poeta Homero Manzi (1907-1951), le produjo una profunda depresión que duró más de un año. En su memoria compuso el tango Responso. En 1971 Troilo inauguró la plaza Homero Manzi (en conmemoración de los veinte años del fallecimiento del poeta).

Lamentablemente, como muchos de los más grandes artistas tanto de aquella época como de siempre, Troilo padecía de alcoholismo y de adicción a la cocaína (droga más común de lo que podría pensarse en las primeras épocas del tango). "La llamaban pichicata. La droga, en especial la cocaína, tenía bastante difusión entre los músicos de tango. Las causas son inextricables, pero se pueden aventurar algunos indicios: el trabajo de noche, la necesidad de estar desvelado, el ambiente arduo, decadente de la mayoría de los cabarets, la bohemia sin fin." (Matías Bauso, "Apuntes para una anatomía del nocturno bandoneón", en "Todo es Historia" 442, marzo de 2004).

El Bandoneón Mayor de Buenos Aires murió el 19 de mayo de 1975 en el Hospital Italiano, a causa de un derrame cerebral y sucesivos paros cardíacos; se encuentra sepultado en el "rincón de los notables" del Cementerio de la Chacarita, al lado de Agustín Magaldi.

Sus obras son incontables. Sólo para presentar algunas, dejamos aquí tres, hermosas en todos los casos:

1. Quejas de bandoneón


2. Sur (canta Roberto Goyeneche)


3. Danzarín


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El misterio del espacio

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La saliva está en la boca
la boca está en la cara
la cara está en el cuerpo
el cuerpo está en la Tierra
la Tierra está en el espacio.

Y el espacio
¿dónde está?



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Voces del extremo. Encuentros de poesía anticapitalista

Ana Patricia Santaella

Desafiando al hábito intruso de la acomodación y la desmemoria surgen iniciativas que suponen un trago de agua fresca, que merecen ser nombradas y conocidas. Hablo, de “Voces del Extremo”, se preguntaba Thoreau, ensayista y disidente nato, inspector de ventiscas y diluvios, según su propia auto denominación, que significado tendría la belleza de la naturaleza cuando los hombres eran malvados, a parecidas conclusiones deben de haber llegado un nutrido de hombres y mujeres que llevan encontrándose desde 1999, fecha en la que arranca el primer encuentro de Voces, encuentros de poesía y artes diversas anticapitalista, en Moguer (Huelva).



Coinciden casi todos ellos, casi seguro, con Thoreau, con las mismas aspiraciones de libertad, de ausencia de prejuicios, y empujando el barco contra viento y marea de la resistencia civil y pacífica, enfurecidos también ante las iniquidades, y casi con toda probabilidad afirmarían lo que él: “mostradme un Estado libre y un auténtico tribunal de justicia, y lucharé por ellos si es necesario”. 1

Y, “Tengo la sensación de que de algún modo el Estado ha interferido negativamente en mis legítimos asuntos”.

Pues bien, estos encuentros que superan los diez años de vida, se acercan a los quince, y que tienen su punto de partida indirecto en Edita (Encuentro de editores y escritores independientes), de Punta Umbría. Pensaron en buscar un espacio autónomo para desarrollar de forma contestataria la poesía, surgió Moguer para rescatar el viejo ideal de la insumisión, del no serviré. Y el espíritu de lo colectivo: el humanismo. (Antonio Orihuela, poeta y coordinador).

Después de casi veinte años de una lírica apegada a la forma (novísimos, venecianos, culturalistas), sin mencionar a la poesía de la experiencia, venían a abrir caminos de búsqueda, contenidos, reflexión crítica desde explícitos posicionamientos: alternativas creativas y consistentes al yugo del capital, redes humanas fraternas, una plena y comunitaria utopía, el emplazamiento de un diálogo desinteresado, de un intercambio generoso, donar y recibir en suma, según escribiría en el prólogo colectivo de la antología poética que compila este devenir poético-crítico de “Voces”, (J. Jorge Sánchez).

Otro compañero, Eladio Méndez, de los más asiduos a estos encuentros, las palabras que ha escogido para definirlo son exactamente: Fraternidad y asombro.

La agradable y sincera fraternidad que allí sintió, le hizo rememorar añorados momentos infantiles donde todo se compartía. Comprobó cómo se desvanecía el “yo” para fortalecer el “nosotros”, sus versos, su fuerza, arraigaron tanto en su pecho que sigue escribiendo con minuciosa objetividad sobre la crudeza y la verdad de la realidad que a todos nos rodea.

Otra participante reincidente, Begoña Abad, comenta:”acostumbrada a asistir a encuentros de poesía donde lo importante es leer para “ser el mejor”, mi asombro, mi grato asombro, fue descubrir que aquello era otra cosa bien distinta. Nadie hacía sombra a nadie, cada cual alzaba su voz para unirla al compañero en el gozo de permanecer juntos”. “Tengo la sensación de pertenencia a ese grupo humano, al que aporto y del que recibo lo que me hace seguir convencida de que otro mundo es posible”, añade.

Antonio Orihuela, poeta y coordinador de los encuentros, a los que acuden gentes de otros países incluso, en la entrevista que concedió al sindicato C.G.T, explica que: “Voces del Extremo”, ha propiciado un marco amplio de convivencia, cooperación, puesta en marcha de proyectos comunes, antologías, organización de foros, apoyo a movimientos sociales, etc.,

Y nos recuerda con acierto: “Es triste leer poemas donde no vive nadie y escuchar poetas perorar sobre sus ombligos, si además estas formalizaciones de lo poético son ensalzadas y subvencionadas por las instituciones culturales públicas y privadas, pues está claro que tenemos que huir de ahí, que ésa es la poesía de la vida muerta entregada en holocausto al poder y capital.”

“La poesía de la conciencia crítica, es la poesía anticapitalista de nuestros días, una apuesta por llevar el debate al primer plano social”, para la transformación individual y colectiva fuera del sometimiento del capital, de forma autónoma, cooperativa y auto gestionada.

Justo y oportuno es mencionar el apoyo incondicional que la Fundación Zenobia Juan Ramón Jiménez les ha brindado infinidad de veces, donde se han celebrado recitales musicales, flamencos y poéticos, y ha contribuido editando la antología que recoge los poemas y textos de los participantes (Antología 1999-2011) impresa por Francisco Peralto con mimo y exquisitez en su propia imprenta y con sus mismas manos.

“Lo que hago en ti
Lo que haces en mí,
es lo que quedará después
cuando no estemos.”

MOGUER, TIEMPO Y ESPACIO

A mis compañeros de “Voces del Extremo”

Tener la certeza de pertenecer
al árbol que eres rama
y de reconocer las raíces
desde la tierra que lo alimenta
hasta la última de las criaturas.
que en él anida o se posan.
Confiar en que el viento
que nos azote fuerte
sólo conseguirá que las hojas
canten la misma cantinela
y que, llegado el otoño,
las que caigan serán abono
para las que vuelvan a nacer en primavera.

(extracto)
Begoña Abad

Bibliografía:

Thoreau Henry D. Desobediencia civil y otros escritos. Estudio preliminar de Juan José Coy. Editorial Tecnos, 1987, Madrid.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



¿Así es como crees que te has de forjar un día?
Si un viento incógnito sacude los árboles del cuello,
los estremece, los agita,
les hace expeler cuanto escondían en sus bocas
¿te alegrarías porque está lista la cosecha?
En algo parecido te quieren con-vencer.
Más bien hagamos un bajo,
repensemos. Subamos
a contemplar las carreteras
de tal nube; allí las flores aglutinan su vuelo; allí,
en la solapa de las vías públicas (privadas),
se ha visto más que un grito, un fruto untado de miseria,
una viviente esfera vacua y deformada
escapando desnuda del paso resonante de los policías.
Un asalariado protesta porque le destriparon cuántos ojos sino todos;
otro lamenta pues le falta su zapato; en un bolsillo
han recogido un par de dientes.

Vamos, decídete, te en-cantará este viaje.
Rescatarás algunos dedos
que perdiste y no sabías,
quizás algunos centímetros cuadrados de tu piel.
Entonces te dirás en dónde estoy,
y con en-ojo,
verás
que penetraste
a donde siempre te han tenido maniatado. Pero sal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Libros: “Sembrando utopía. Crisis del capitalismo y refundación de la Humanidad”. Varios autores

ARGENPRESS CULTURAL



Dejamos aquí una obra inédita, colección de varios artículos y ensayos de distintos autores que se plantean los nuevos caminos del socialismo.

Son ellos: Oscar Amado (Argentina), Edgar Borges (Venezuela), Marcelo Colussi (Guatemala), Emilio Corbière (Argentina), Rafael Cuevas Molina (Costa Rica), Anthony Fontes (Estados Unidos), Jon E. (Jon Juanma) Illescas Martínez (España), Gilberto López y Rivas (México), Andrés Mora Ramírez (Costa Rica) y Alejandro Perdomo Aguilera (Cuba).

La recopilación y edición estuvo a cargo de Marcelo Colussi.

¡Feliz lectura!

Descargar libro desde aquí (formato pdf)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.