miércoles, 30 de octubre de 2013

“El marketing de la locura”

Argenpress Cultural

Interesante video que nos muestra cómo la salud mental puede convertirse en un jugoso negocio para algunos….



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Batalla

Paula Orellana (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Teníamos que combatir el silencio
Ya no aguantábamos más
Tú, besándome el cuello
Yo, chupándome los labios
Pero sin ningún sonido.

Teníamos que combatir el silencio
Ya no aguantábamos más
Tú, descosiéndome la blusa
Yo, arrancándote el pantalón
Pero nadie decía nada.

Seguíamos luchando.

Teníamos que combatir el silencio
Ya no aguantábamos más
Tú, corrompiendo.
Yo, pecando.
Pero no nos atrevíamos a hablar.

Teníamos que combatir el silencio
Ya no aguantábamos más.
Tu, penetrándome.
Yo, bailando sobre ti.
Hasta que ganamos.
¡Ganamos la batalla del silencio!
Salió mi gemido. Del mismo placer del orgasmo,
Del mismo placer con el que me tomaste el pelo,
Del mismo placer con que me besaste el cuello,
Del mismo placer del pecado,
Del miso placer de la gloria.
De ese mismo, de haberle ganado al silencio.

Ninguna guerra fue tan disfrutada
Y tan bien terminada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La ciudad bajo el mar

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El mar es la reserva más grande de la vida humana. Esta afirmación, décadas atrás era una verdad insoslayable. Sin embargo, la creciente e irracional explotación de los recursos marinos y su conversión en un depósito de desechos, pone en riesgo la destrucción de los océanos.

Esta advertencia proviene desde Meriterras, nombre de “La Ciudad bajo el mar”, que cuenta con tres colonias de niños corales, obra en la cual participan más de 70 actores entre 9 y 15 años.



En este nuevo espacio nacen niños corales cada 25 años que pueden permanecer despiertos solo treinta y siete horas. Y el renacimiento se altera porque han quedado atrapados en masas de plástico. Los niños ponen en alerta a la ciudad y con un equipo de buzos se rescata a los niños corales, quienes se sumergen en su mágico sueño.

“La Ciudad bajo el mar, es un llamado de atención a la humanidad. Mediante un lenguaje lleno de humor e ironía y música grata a los oídos ofrece ejemplos del buen uso de los medios de comunicación para cuidar el mundo submarino y las saturadas urbes de la tierra.

“La Ciudad bajo el mar”, con el libreto de Maritza Núñez y la dirección musical de Nilo Velarde, es una obra que nos ofrece el Ministerio de Cultura, a través del Coro Nacional de Niños, en el faraónico Teatro Nacional del Perú, que el público comienza a conocerlo y apreciar la potencialidad que tendría por delante, cuando se experimenta en la Región un creciente desarrollo del arte escénico, no obstante la pereza estatal.

Maritza Núñez, escritora, es graduada en dirección coral y pedagogía musical en Moscú, ha publicado cerca de una decena de poemarios, ha realizado estudios de teatro en la Universidad de Helsinki y la Escuela Superior de Málaga, entre otros méritos, sobre todo en el exterior.

Nilo Velarde, compositor, nació en Chimbote. Ha ganado el Premio de Composición Casa de las Américas. El Festival Klem Kurata de Berlín le encargó componer la obra “Del mar y sus orillas”. La creación musical de “La Ciudad bajo el mar” es su tercera colaboración con el Ministerio de Cultura del Perú.

La obra que presenta el Coro Nacional de Niños expresa también el nacimiento de jóvenes valores no solo en la actuación sino de especialistas en dirección musical, escenografía, arte multimedia, diseño de vestuario, iluminación, gestión y formación de públicos y sobre todo el tierno compromiso por un mundo mejor.

El Teatro Peruano ha comenzado a mejorar no solo desde un punto de vista cultural, después de una serie de limitaciones, logrando convocar a distintas generaciones.



El Teatro Quechua y su influencia durante la conquista y la república, marcó el inicio de una etapa que llega hasta el presente con sus tradiciones y remembranzas de sus antepasados.

El teatro en algunas de las capitales de Latinoamérica, hoy no es el mismo que hace dos décadas. En la actualidad es una manera de cómo se concibe la imagen de realidad representada.

Al parecer, los modos tradicionales con que se representaba la realidad en el teatro dejaron de ser convincentes. Los medios de comunicación que “bombardean” sobre el entorno compiten con el teatro, creando, ideas, creencias, imágenes y representaciones que remiten a un mundo plural, en el que no hay cabida de los textos oficiales y los discursos marginales y periféricos.

El nuevo teatro que se posiciona en el ámbito latinoamericano, ayuda a redefinir los términos de una realidad que se fundamentaba sólo en el poder referencial de la palabra, ampliando sus dimensiones significativas a otros códigos teatrales no verbales. En la historia reciente el teatro muestra la posvanguardia, el teatro experimental, y el teatro espectacular.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Pablo de espuma, Pablo de arena

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Ilustración obra de la artista plástica argentina Beatriz Palmieri: Niño en el mar.

Aquí nomás, a pocas cuadras de donde el mar rinde su fuerza ante la arena, duran los días de un niño-hombre que se me ocurre de espuma.

Que se me ocurre de arena.

Su cuerpo esmirriado cumplió diecisiete años, su cerebro, protegido por una maraña empiojada de pelos negros, se plantó en huelga de brazos caídos por tiempo indefinido atorándose en los siete.

Tiene los ojos oscuros de mirada vacía como urgueteando un pasado que lo marcó para siempre dejando huellas de fuego sobre su alma casi errante, tan hueca como dicen que es la nada.



Me acompaña cuando salgo a hacer las compras, ese es su pasaporte diario que le permitirá la entrada al kiosco donde habrá de saciar sus ganas infantiles con alguna golosina inaccesible para él, de otra manera.

-Tené cuidado con ese pibe, me dicen algunos de los pocos vecinos residentes en este pueblo de turistas veraniegos. Anda en malas juntas, te va a afanar en cualquier momento, agregan.

(Por qué será, me pregunto, que la pobreza siempre se enlaza, como ley inexorable, con el delito. Por qué será, me pregunto, que la marginación representa, para muchos, un vínculo entrelazado con la degradación humana. Por qué será, me pregunto, que los verdaderos degenerados de la historia pasada y la presente: los chupasangre, los expoliadores, los saqueadores, nunca ofrezcan un mínimo de sospechas, pese a ser los colaboradores inmediatos para que sigan vagando Pablo de espuma, Pablo de arena.)

Pablo me cuenta historias de un ayer desgarrador, habla de su madre ahogada en alcohol, prostituta, fallecida una noche de excesos con estómago vacío. Habla también de su padre “suicidado” en una cárcel donde pagan sus culpas los que han sido cazados, también, por ser de espuma y arena, como el niño-hombre inacabado.

Suele agarrarse a trompadas con otros chicos porque:

-Me puteó a mi madre y eso no puedo dejarlo pasar, doña, dice justificando sus arranques de ira demasiado asiduos, tanto como lo son las agresiones que recibe de hijos de buenas familias que no dudan en recordarle su historia a este pequeño “animalito” abandonado a su (mala) suerte.

Me cuenta que cuando termine la escuela, cuando supere el segundo grado donde se encuentra anclado desde hace tantos años, quiere ser policía para poner orden en el pueblo.

Me cuenta que todas las noches da vueltas por la calle comercial para avisarle a la cana cuando andan los chorros. Y hace “vigilancia” también por mi vereda.

-Porque yo patrullo, doña y te cuido, comienza su monótono, repetitivo relato todas las tardes al regresar de la playa.

-Hoy faltó la maestra, miente, cuando durante semanas enteras anda por la arena jugando con su perro tan callejero como él. Tan de espuma, tan de arena, tan sin nada como el niño-hombre. Sin control de ningún tipo. ¡De ningún tipo! Sin asistencia, sin caricias, con la panza empachada de ausencias.

Pablito y yo pasamos horas conversando pero su mente divaga, se dispara como flecha enloquecida, da en el centro del blanco del absurdo y vuelve a contarme que ya se anotó en la escuela de policía para cuando termine de cursar sus años detenidos en un ayer.

-Yo te cuido, doña, repite cada vez que nos encontramos. El sigue mis tiempos, espera que abra mi ventana para demostrarme que es cierto, que él me protege para que no me pase nada.

-Claro Pablo, vos sos mi guardaespaldas, respondo, mientras su perrito mueve la cola dándome también los buenos días, creo que comprende el vínculo que se generó entre nosotros.

-Tené cuidado con ese pibe, me repiten los vecinos que ya han puesto un sello de delito inminente sobre ese cuerpecito donde la vida transcurre rodeada de vacío.

Pablo de espuma, Pablo de arena, sonríe dejando ver el espacio sin nada donde el abandono expulsó a sus dos dientes centrales. Va con un palo en la mano que imagina un garrote de policía. Corre gaviotas, desafía al miedo patea caracoles y espera un mendrugo de pan viejo, como el que le dan en la escuela donde no llega el pan fresco para los pobres.

Y por esas paradojas que aparecen cuando la hipocresía rodea la cintura de la vida, los ladrones conocidos, protegidos, asalariados oficiales, de mirada siniestra pero no vacía, siguen caminando por las calles desoladas sin ofrecer ningún tipo de sospecha.

Aquí nomás, a pocas cuadras de donde el mar rinde sus fuerzas ante la arena, todos saben, todos callan, todos miran desde el silencio que cobija al miedo. Y me alertan sobre este Pablo esquelético que anda por la vida rodeado de soledad y estancamiento.

Y yo, que aprendí que en la vida no todo es como me lo cuentan, sigo pensando qué carajos hago para que este niño hombre deje de arrastrar su cruz por esta vida que lo llenó de estigmas, convirtiéndolo en sospechoso de un mañana sin sol y noches sin lucero.

-Yo te cuido, doña, dice con ternura mientras arroja piedras contra un árbol reseco como su piel y sigue su tiempo de sueños abortados. Pablo de espuma, Pablo de arena. ¡Pablo de nadie!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Amigo asiduo

Andrés Eloy Hernández (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Saber fértil, infértil.

La polinización significa el estadio de vida en expansión. Cósmico porque en él se genesifican las estructuras, formas y capacidades constructoras. Pero fueron logicidad de dimensiones y diversidad que al poseer la gramática de la abarcación, es garantía de dominio de los puntos, direcciones y orientaciones para la laboriosidad, creatividad y riqueza de vida. Ningún poder emerge del caos, de transgresiones del equilibro con la naturaleza.

Tal vez, el saber arquitectónico no es hoy otra cosa que ruptura con la naturaleza, en tanto lo urbano es sustitución y aplastamiento de la vida bajo la premisa del alojamiento, el confort y la mejor utilización de los medios que maneja.

En educación, principios y premisas marcan una lucha que desproporciona los saberes hacia magnitudes y ensanches en dirección al vértigo de la posesión de sus medios. En especial los tecnológicos, en procura de recursos ilimitados hacia cada campo y especialización, sin las consideraciones de regeneración del propio planeta, en cuanto proyección espacial y recuperación de medios para el sostenimiento de la propia vida.

No es casual que la sabiduría esté asociada a la fertilidad, aun a lo sagrado en las antiguas civilizaciones. La observancia del simbolismo que representan en las antiguas culturas, la araña, el escarabajo, el gusano, la hormiga, el caracol, etc., nos informan de mitologías, leyendas y expresiones orales milenarias, en relación con cada uno de los elementos, aun muchos más, inclusive acuáticos, donde el dolor y la alegría, diligencia, lealtad y aun de buena suerte, expresionan una hermandad no menor en acción colaborativa con el éxito de las estaciones y cosechas. La hormiga es quizás el más diminuto y universal de los símbolos de un trabajo individual y colectivo hacia el asociacionismo con la previsión natural.

No afirmamos desvanecimiento en la esperanza humana. Hablamos, sí, de un saber que al ser mutado en direcciones opuestas a la naturaleza y al hombre mismo, anulación y muerte voluntaria de la especie, por las tremendas tensiones ejercidas sobre el globo y sus elementos vitales, están en conducción ilimitada e inexorable hacia crisis de agua, oxígeno, hacia una extinción observada bajo los auspicios de una celebración de ritual y mito en un consumismo donde todo es obnubilación bajo estrellas de oro.

El saber es así convertido en danza mágica y ceremonial de desaparición en espirales de ruptura de espacio y tiempo, de degeneración cognitiva en los falsos augurios de crecimientos económicos y devorada en danza en llamas extintoras de la vida, del más extraordinario proyecto de la creación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Lugares increíbles del mundo

Argenpress Cultural

Lugares fabulosos que dan ganas de visitar.



Descargar presentación desde aquí (formato PPS)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine clásico: “El gordo y el flaco en el Oeste” (Estados Unidos, 1937)

ARGENPRESS CULTURAL

El gordo y el flaco fue el nombre que se le puso en español al famoso dúo cómico Laurel & Hardy, formado por el actor estadounidense Oliver Hardy (el gordo) y el actor inglés Stan Laurel (el flaco).

Su carrera como pareja se inició en el cine mudo, en la tercera década del siglo XX, y se alargó hasta la segunda mitad de ese mismo siglo. Considerados como una de las mejores parejas cómicas del cine, consiguieron aunar sus diversos estilos de comedia en una sincronía casi perfecta.



Sinopsis de “El gordo y el flaco en el Oeste” (Estados Unidos, 1937)

Cumpliendo con la promesa que le hicieron a su difunto socio, Laurel y Hardy se dirigen a un pequeño pueblo del Oeste llamado Brushwood Gulch, donde se encuentra Mary Roberts (Rosina Lawrence), la hija de su amigo a la que han de entregar el título de propiedad de una valiosa mina de oro. Pero el malvado dueño del saloon donde trabaja Mary como fregona, Mickey Finn (James Finlayson), junto con su esposa, Lola Maxwell (Sharon Lynn) se las ingenian para arrebatarles los documentos y con ello casi la mina.

TÍTULO ORIGINAL: Way Out West
AÑO: 1937
Duración: 65 minutos
DIRECTOR: James W. Horne
GUIÓN: Charles Rogers, Felix Adler, James Parrott
MÚSICA: Marvin Hatley
FOTOGRAFÍA: Art Lloyd & Walter Lundin (B&W)
REPARTO: Stan Laurel, Oliver Hardy, Sharon Lynne, James Finlayson, Rosina Lawrence, Stanley Fields, Vivien Oakland
PRODUCTORA: Universal Pictures. Productor: Hal Roach
PREMIOS 1937: Nominada al Oscar: Mejor banda sonora original
GÉNERO: Comedia



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las flores y el agua

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Las flores
se abren
para dar
color
y olor.
El pasto crece
para dar un verde
que a veces se pierde.
La lluvia cae
para dar agua
al pasto
a los árboles
a las flores
a los nenitos
las señoras
y los señores.
Agua en que se bañan
y que beben
que sale como pis
que se hace nieve
que sube como vapor
que baja como garúa
o chaparrón
que acaricia
o es inundación
que se hace río
que a veces se bebe
en la mesa de un bar.
Agua bendita
cuando está en la leche
agua maldita
cuando tiene veneno
agua mala
y agua buena
agua en el moco
y la saliva
en la sangre
y en la savia
de árboles
y flores
en conchas
amores
y sudores.

Agua que hace mar
para que los barcos
puedan flotar
y en algunas piletas
la gente nadar.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El caño de la discordia

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Lomo de ternera al merlot y papines dorados, es la carta de este encuentro.

El master sobre asaltos diversos, en la vía pública, a medios de transporte y algunos intentos de llevarlos a las casas particulares de quienes iban a ejemplificar, suponía una clara letanía y perdón por la cacofonía, cuyo incierto desarrollo me hacía sospechar una necesidad adicional de paciencia. Entendía que nada nuevo iban a aportarme los expositores, y a esa altura de un noviembre casi tórrido, mi reticencia, me parecía atendible aunque a nadie le explicara esta disquisición.



Me parecía, en principio, una tarea insalubre que me encomendara Yon porque, según él, los resultados los iba a portar al país vasco, donde tendría lugar un juicio popular a la ETA, algo que los propios vascos parece, todavía, no pueden reunir coincidencias; nunca termino de entender porque me enredo en esas cosas, y hacer de oidor, no era algo que me sedujera en particular. Mi enumeración para legitimar la renuencia, me parecía excesiva y suficiente, por eso esperaba a Yon, porque Eibar, su apellido, sólo garantizaba la marca de una escopeta y no me amilanaba pese a todo.

La tormenta nocturna en Alejandro Korn, era mi debut en esa clase de fenómenos naturales, en este nuevo sitio de mi peregrinaje vivencial, en finales del 2011 y, sobre todo, de la majestad de ese poder misterioso que ofrece el tiempo, en una infinita variedad casi como el tres de Rachmaninoff que hace retroceder a los pianistas, esa cervalidad que produce el miedo, al no saberse de donde viene, unido a la apabullante presencia, de rayos cruzando la noche, me habían construido una teatralidad casi convincente; como saldo, varias hojas de palmera, con sus agujas temibles parecían despojos arrasados después del viento. El pasto, días antes cortado, se movía ostentando la perla del agua que regocijaba el futuro.

- Postergá todo, nos vamos a Chanquette, para comer, paso a buscarte porque tengo un documento que necesito veas, publicar jamás, menos estas cosas, pero esperame para explicarte - , fue su escueto comentario. Yo me mantuve en silencio, seguro de la dosis superlativa de ese material, el silencio, que dispongo con prodigalidad. Como no sabía de donde me llamaba decidí hacer morosamente las cosas diarias de mantenimiento, vigilado por el trío canino que no me da tregua. En esa árida tarea estaba alternando con la imagen de la mujer dorada que salía de escena, por este repentino compromiso, que me avergoncé frente al espejo porque todavía me tolera. Finalmente me quedé prendado de la idea, poco feliz, de que el vasco Yon Eibar estaba nervioso y eso no ocurre a menudo por lo que decidí esperar.

El puentecito de varas de madera a la entrada de mi casa en Alejandro Korn, se quejó en tono grave, cuando el Alfa gris y reluciente se posó sobre él, crujían las ansiedades, pensé. El vasco con su elegancia fuera de control, me hizo señales de apurar el trámite de la limpieza razón por la que lo dejé que se arregle solo para estacionar provisoriamente bajo las palmeras. Sus anteojos para sol, blindaban accesos y su suave lavanda, inundó el predio haciendo estornudar a Olivia, que él bien sabe es mi debilidad, sin restar afecto a Román y a Enriqueta, que suelen ser concierto, sobre todo al momento de marcharnos, algo que ellos no soportan, protagonismo puro el de este trío. Mi curiosidad rondaba el menos diez, pero el apetito era más cien.

Anduvimos un rato largo, porque Chanquette, no resulta cerca de nada y menos de Alejandro Korn, así que me dispuse a amodorrarme como me gusta, algo que el vasco no acepta, para mostrarme dos sobres necesarios de revisar, por mí, aunque la buena voluntad andaba por otros sitios. El sol no daba tregua cuando escuché – el buen vino es el que se comparte, según Dios, pero para mí que exagera, reservé, redundando, las reservas de Cruel que resulten necesarias, mientras te explico, plato mediante, porque estos motivos me preocupan - , sintetizó el vasco quien en realidad más parece un paréntesis que camina, como suma de recelos.

Chanquette está en la loma de una esmeralda verde de césped que deslumbra, después el paisaje es amarillo vivo, entornando una extracción tunecina donde los colores se disuelven en una misma superficie, claro que el único que le daba bola a la observación era yo, pero los vegetales de un verde furibundo, amartelados con pollo y champignoness, navegando salsa guacamole, enviaba mensajes de texto a la selección de Crueles, porque de mirar estaba sediento. La madera oscura recuperaba levedad para la espartana decoración que gráciles azafatas hacían más amable eso de detener y mutar el tiempo. Tomamos asiento mientras un buen jerez, helado, se mecía en una mesa apartada para el vasco, algo que no alcanzo a comprender, todavía. Yo bebí con el mal disimulado apuro que confunde a propios y extraños, pero mi sed suele ser incontrolable. Luego de las cortesías para la gente, Yon me extendió los sobres marrones, como siempre, honrados por las banderitas de los 50 estados más uno, en silencio y escueto – después te explico – no tuve más remedio que abrirlos y leer.

“(“Foto de la "inundación") resultante de la rotura del caño de agua corriente de fundición de 300 m.m. de diámetro ocurrida en la Av. Libertador, de Buenos Aires, Argentina, hace poco tiempo..

“Este caño es similar al que había en la calle Arroyo y que pasaba por la vereda de la embajada de Israel en 1992 y debería haber causado similar "inundación" algo que no ocurrió, si la explosión que destruyó la sede diplomática el martes (17/3) de ese año, hubiera ocurrido realmente en el hoyo del supuesto cráter, aparecido días después de la voladura, en la calle y parte de la vereda, como quedó probado por los ingenieros peritos designación de la Academia Nacional de Ingeniería en la Audiencia Especial de Compatibilización de pericias del 14/5/1997”, resulta sano, no aclarar porque oscurece..

“Un "pequeño detalle": las ocho horas de debates de la Audiencia Especial, por resultar adversas a la "versión oficial", impuesta por los gobiernos de Israel y EE.UU., fueron convertidas en resguardado secreto y sus conclusiones soslayadas por la investigación que le siguió, para culminar, en 1999, con un "fallo", basado en pocas pistas falsas plantadas, testigos truchos y contundente prueba que indicaba lo contrario”.

Esa reivindicación trucha reza:

1. Que el atentado fue cometido por ¡un conductor suicida "argentino"! ("converso" él), lo cual además de falso, es simplemente ridículo y demuestra que el que la truchó nos conoce muy poco a los argentinos. La Corte Suprema buscó y rebuscó por años un "desaparecido" que pudiera ser ese "suicida" y obviamente no lo pudo encontrar.

2. Que el "motivo del atentado" habría sido vengar el asesinato del jefe de Hezbollah entonces, jeque Abbas Mousawi y su familia, perpetrado por un helicóptero artillado del ejército de Israel el 17/2/1992 mientras estos se desplazaban en automóvil.

Pero he ahí que el 24/2/1992, cuando a los Mousawi los estaban velando todavía en Beirut, en la lejana Buenos Aires ya se iniciaba el "atentado", ya que ese día un presunto brasilero con un documento falso compró la pick-up Ford que se usaría como falso coche-bomba.

La decisión de realizar esa alegada venganza en Buenos Aires, les habría insumido varias semanas, si tenemos en cuenta que deberían haber consultado con Irán primero y luego de ésta varias más, para preparar un "atentado" de esa envergadura en un lugar lejano para ellos en todo sentido.

Por lo tanto claramente el asesinato de Moussawi y familia no tuvo nada que ver con el "atentado" a la Embajada, porque fue un hecho muy posterior a la decisión de llevarlo a cabo”.

El cráter

“El tema del cráter fabricado lo desarrolló el ingeniero perito Puppo en la Audiencia Especial del 14/5/97.

A pesar de que luego de ésta las actas fueron convertidas en totalmente secretas, de filtraciones posteriores tenemos que éste argumentó lo siguiente:

Realmente, en el análisis de las fotografías tomadas desde el momento de la explosión hasta el anochecer del mismo día, el 17 de mano de 1992, en todas las fotografías que hemos considerado, que son muchas, yo diría que más de 1.000, no hemos encontrado la presencia del cráter” (folio 68)!

“Yo he mostrado acá dos fotografías donde aparece una grúa que entró en el lugar al anochecer de ese primer día. Allí vemos que en la posición que da para el cráter el informe de Gendarmería Nacional tenemos ubicada una grúa, con un peso de muchas toneladas, sobre un pavimento que está totalmente liso...” (folio 68).

Además, tenemos otra cosa más. Nosotros hemos pedido un informe a Aguas Argentinas, mejor dicho: lo pidió la Corte por solicitud nuestra. Y nos han informado que con 80 centímetros de tapada y 80 centímetros hacia afuera de la línea municipal, la tapada es del plano de la vereda hacia abajo, tenemos ubicado un caño de un material frágil, de hierro fundido. Entonces, de acuerdo con la posición del cráter, no es admisible que ese caño no se haya destruido completamente en el momento de la explosión...” (folio 68)

Además, el perito de la Gendarmería dice que la carga explosiva estaba guiada en una dirección, apuntando hacía el frente de la ¡Embajada. Sin embargo, el cráter es al revés. El cráter que aparece allí es uno que tiene el diámetro mayor de la elipse en la dirección longitudinal de la calle Arroyo. Eso es otra cosa que llama la atención. (folio 69)!

También tenemos, con respecto a esto del cráter, otra cosa que es sugestiva. Quisiera hacer un comentario particular sobre una apreciación del señor perito de la Gendarmería, que dice que no se puede hacer un cráter si no es con una explosión. La ciudad de Buenos Aires está llena de cráteres y no hay explosiones todos los días. Entonces, eso desvirtúa totalmente esa hipótesis. Con un pico es perfectamente posible hacer un cráter en unos minutos... Por otra parte, esto está avalado por la muy baja resistencia que tiene el hormigón en esa zona, de acuerdo con los mismos ensayos que presentaron. (folio 69)

Estos son los elementos que nosotros encontramos para pensar que en los primeros momentos, es decir esa tarde, el "cráter" no estaba allí. (folio 69)”.

Crónica de una mentira

“La falacia "cráter" fue corroborada también por las crónicas periodísticas de la época, ya que en la misma madrugada del miércoles 18M el Ministro de Interior Manzano le había anunciado a los periodistas que estaban en la Casa de Gobierno: "que había aparecido el cráter de la explosión en la calle frente a la puerta de la embajada".

Ese mismo día miércoles cientos de periodistas salieron a buscar ese "cráter anunciado", sin poderlo encontrar por ningún lado. El sábado 21/3 La Nación publicó un pequeño art.: "¿Cráter?" en donde decía que éste no aparecía por ningún lado y el domingo 22 otro: "Muchas dudas y pocas certezas en la pesquisa", en donde, entre otras cosas dice: "...que ninguno de los periodistas del diario destacados en el lugar, unos 12, habían podido hallar el cráter anunciado...".

Obviamente los miembros de la Corte Suprema dieron por verdadero el tal falso "cráter" en su "fallo" y a las actas de la Audiencia Especial las hicieron "desaparecer".”

Me quedé pensando y reclamando al sedimento de neurona que me queda operativo, un esfuerzo adicional sugestivo. No obstante de ese documento, bastante más extenso, recogió –con perdón de la palabra -, que la firma al pie del informe no era una casualidad, pero no se debe averiguar lo que no quieren contarte y el abuelo Miguel decía, el mejor secreto es el que no se cuenta. Lo miré al vasco quien entrecerró los ojos, cautamente, bebió un sorbo de otro Cruel, tipo Merlot, y le dije - ¿esto es de José?, Yon dejó deslizar pestañas y no respondió. Quedé sumido en cierta reflexión inconclusa, pero si encontré más razones, para fundar el asco que produce la realidad porque el murmullo de la tarde me decía, estás en los cierto Chapu, estás en lo cierto, apuré el penúltimo sorbo, para pensar en la mujer dorada, pero esa ya es otra historia, casi sin histeria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un sueño muy extraño en la isla Carex

Antonio Prada Fortul (Desde Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)


Luis Guerrero Macott nació en Punta Arena, poblado al este de la isla Carex, sus padres y familiares eran isleños. Su madre había fallecido tres años atrás víctima de un paro cardiaco cuando él tenía doce años, fue una pérdida irreparable.

Luis estudiaba en Cartagena y al finalizar su semana escolar, regresaba a la isla.

Ese sábado después de desayunar, salió con varios amigos al arrecife para hacer acrobacias desde lo alto de las rocas. En el trayecto al atolón de caprichosas formas, se sumaron varios amigos de la infancia.

Querían acompañarlo y mostrar el regocijo que producía su llegada a la isla.

El mar Caribe tenía tal transparencia, que permitía ver el retozo de los peces en el rocoso y florido fondo. Disfrutaban lo diáfano del mar, y se lanzaron a las aguas buceando langostas y caracoles por los laberintos de coral.

Uno de los presentes, se lanzó de lo alto del arrecife en una elegante cabriola sumergiéndose en las aguas serenas, en un perfecto y magistral clavado, todos se lanzaron desde las rocas y cuando le toco el turno a Luis, se impulsó con fuerza elevándose por los aires en un salto inverosímil y hermoso.

Se contorsionó el joven nadador en los aires extendiendo sus brazos a lo largo del cuerpo buscando equilibrar este, luego en una verticalidad perfecta, se sumergió en la transparencia de esas tibias aguas que en esos momentos tenía los colores de Yemayá la dueña de los corales y los mares del mundo.

Un silencio rayano en lo místico acompañó el hermoso salto del joven isleño que como saeta mandinga, penetró raudo en el agua dejando un rastro de ondas circulares en el azul cristalino del mar. Fue un clavado perfecto.

La sangre de Luis que salía a borbotones, tiñó las aguas de un escarlata profundo. Los amigos se sumergieron en esos fondos pensando en el ataque de un escualo.

En el rocoso lecho marino, yacía el jóven isleño con los ojos cerrados en la llanura multicolor de ondulantes algas danzarinas e hilado musgo de profundo verdor, la maleza submarina se movía en armonioso y cadencioso vaivén y los helechos marinos y juguetones, acariciaban su rostro.

Lo subieron a la superficie y llevaron a la orilla, le dieron respiración boca a boca y varios jóvenes se dirigieron al pueblo a buscar ayuda.

Minutos más tarde, familiares, amigos, vecinos y habitantes de la isla estaban en el lugar prestándole los primeros auxilios.

Cuando se normalizó la respiración, fue embarcado en una lancha y lo llevaron directamente a uno de los hospitales de Cartagena de Indias.

Tenía una herida en la cabeza y contusiones en diferentes partes del cuerpo, en la pierna derecha tenía una cortada de la que manaba un hilillo de sangre.

Fue atendido en el hospital mientras la familia esperaba.

Tres horas después un médico dijo que Luis no había recuperado el conocimiento, y estaría en observación dos días, después de ese lapso podían dictaminar.

Los presentes abatieron sus rostros mientras el padre y los hermanos del joven isleño lloraban angustiados.

Dos semanas después Luis seguía en un coma profundo, sus heridas sanadas y su condición estable, pero su cuerpo se adelgazaba ostensiblemente.

En el seráfico mundo en que estaba Luis, recordaba el golpe que se había dado con las rocas del fondo, no “planeó” a media agua porque no tuvo tiempo de arquear su cuerpo y eludir las filosas rocas del fondo marino.

En el sueño caminaba por el sembradío de su padre cerca la casa que compartía con sus hermanos en ese sitio amparado de los vientos ciclónicos por los verdes farallones de los acantilados.

Admiró la coloración de las flores y lo podado que estaba el entorno del corral, siempre fue renuente a cortar la hierba; caminó por el florido sendero y al doblar el recodo, escuchó una voz tierna, dulce y amorosa que lo llamaba: ¡Luisito!

Reconoció en esa voz la entonación que daba su madre al llamarlo. En la vera del camino, estaba una mujer con un halo refulgente rodeando su entorno corporal, era una luminosidad de coloración dorada y blanco azulosa que casi lo cegaba.

Era su madre que en medio de esa iluminación sobrenatural, lo llamaba con ternura mientras lloraba de alegría: ¡Hijo mío!, decía la mujer mientras lo abrazaba y acariciaba con un amor sobrenatural. Se acercó a su madre sin temor y al igual que ella lloró por la separación y ausencia de esta.

¿Cuándo llegaste mamá?... ¿Dónde has estado? ... ¡Decían que habías muerto y sufrí mucho, no dejaré que te vayas, te quedarás con nosotros para siempre!

La madre sin dejar de abrazarlo y llorar inconteniblemente se quitó el heliotropo que tenía detrás de su oreja, desabrochó la cadena que colgaba de su cuello y entregándola a su hijo dijo con dulzura: ¡Toma hijo, dale a tu hermana!

Agarró tiernamente a su hijo por los hombros, besó con amor y ternura su frente y dijo con voz amorosa: ¡Hijo mío, sigue el camino a tu derecha, allá te esperan!

Con profunda tristeza se despidió de su madre y caminó por el sendero indicado, había desaparecido el agobiante dolor de cabeza y se sentía vigoroso.

Al doblar el recodo que conduce al “Bajo de los sábalos”, extrañamente ya no estaba en la isla, se encontraba en el centro de Cartagena de Indias, caminando por la calle del curato del Barrio de san Diego, al costado de la iglesia de Santo Toribio.

Lo desconcertó la situación ubicacional, pero una fuerza superior lo impulsaba a caminar por las callejuelas en esa espectral semipenumbra de las seis de la tarde.

Siguió andando hasta al antiguo convento donde estaba el Hospital Santa Clara.

Nadie le impidió la entrada y sin darse cuenta se encontró en una habitación donde estaba su padre y sus hermanos gimiendo desconsoladamente, no vio la persona que estaba en la cama porque una fuerza sobrenatural, ciclónica y divina, lo arrancó del sitió y en un abrir y cerrar de ojos, se sintió acostado en ese lecho.

Estaba desconcertado, a su lado una persona con una bata blanca lo examinaba.

Cuando llamó a su padre el galeno dejo caer la lupa.

¡Papá! Repetía Luis sin saber que sucedía.

¡Cálmense! Decía a todos que no paraban de llorar.

Al decir que había estado una hora antes con su mamá, el llanto se hizo más profuso y empezaron a mirarlo de una manera extraña.

¡Es cierto! dijo. ¡Me dio esta cadena y la flor para María! Cuando Luis mostró la cadena que había pertenecido a su madre y el recién cortado heliotropo húmedo aún por los serenos del más allá, su hermana se desmayó cayendo en el piso ajedrezado del hospital.

Su padre después de atenderla y hacerla volver en sí, escuchó a su hijo cuando le repetía, ¡Mi mamá me dio estas cosas antes de venir, ella me indicó el camino!

Cuándo el joven isleño se percató que estaba vestido con ropa de hospital le preguntó intrigado a su padre... ¿Dime papá, desde que horas estoy aquí?

Hijo, contestó el aludido, hoy cumpliste tres meses de estar en coma en este hospital, Todos estamos aquí esperando tu deceso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El hacedor de muñecas a Yurras

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La naturaleza del Macho
Nos habla de la Hembra
Un autor habla de un libro
Se habla por señas
Con banderas
Y por otro procedimiento
Yo hablo con muñecas hinchables
De plástico duro
Compradas en Inglaterra
Sin pies ni cabeza
Diciéndoles lo que siento
Sin círculos ni ambages
Como quien hace las crines
O las cuartillas a una bestia
Lo hago con juicio, de frente
Con burlas y estimación
Haciendo de galán
En esta comedia
Haciendo el tonto y el oso
Como en Amor del verbo Amar
Lo hacemos todas y todos
Estas son mis muñecas
Sumando tres y dos
Hacen cinco
A pluma y a pelo
Haciendo una sonada
O una de pópulo bárbaro
Halconeando con ellas
A la caza de aventuras
Estas son mis amantes en plástico
Con las que celebro matrimonio
Clandestinamente
A Yurras sin presencia de párrocos
Ni de testigos
El cual no admite la iglesia
Desde el Concilio de Trento:

Zuiderzee, golfa del mar del Norte
Que practicó sexo
En el barrio chino de Amsterdam
Y en Utrech;
Ulrica Zuinglia, célebre concubina
Con la que soñaron Lutero
Fraile agustino y hereje
Y Calvino, famoso hereje
Y ambos zoantrópicos
Que se imaginaban, cuando enfermos
Que se habían convertido
En animales
En giro aparente de nuégado
En forma de canutillo;
Zoe, mujer de Romano III
Manchado a listas pardas y negras
Quien destronó a su marido
Para poner a su amante Miguel IV
Casando después con Constantino X
Acabando ella sola su reinado
Relacionado
Con el movimiento del Sol
En la Eclíptica;
Zobeida, única mujer legítima
Del califa de Oriente
Aarun al Raschid
Madre de su sucesor Anún
A ella se le atribuye
La fundación de Tauris
Ciudad de Persia
Llamada también Tabriz;
Zenobia, bastarda de Mitrídates
Quien sabía veintidós lenguas
Mujer de Radamisto
Rey de Iberia, actual Georgia
Famosa por lo dramático de su vida.

Las traigo y las llevo
De una parte a otra
Como un zarandillo que va desde el foco
O uno de los focos de una curva
A cualquier punto de ellas
En rafe del pirineo y el escroto
Como Rafael a los frescos
Del Vaticano
A pierna suelta.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Joan Báez y la canción de protesta

Argenpress Cultural

Joan Chandos Báez (Staten Island, Nueva York, Estados Unidos, 9 de enero de 1941), más conocida como Joan Báez, cantante estadounidense de música folk, conocida como "La reina de la canción protesta". Caracterizada por una voz potente, aguda, próxima a la de una soprano, y con un vibrato controlado para potenciar la dramatización de las letras de las canciones, es la máxima figura de la canción protesta surgida en los años sesenta, al calor de la Guerra de Vietnam. Su repertorio, no obstante, abarca también lo puramente tradicional, el country y el pop-rock.

Hija de una profesora de literatura, prima del físico John Báez, e hija del conocido físico mexicano-estadounidense Albert Báez, co-inventor del microscopio de rayos X y autor de importantes libros de física. Su padre rechazó trabajar por convicciones personales en el desarrollo de la bomba atómica en el Proyecto Manhattan y más tarde rechazó trabajar en lucrativos puestos en la industria armamentística, hecho que influyó en la joven Joan. La familia Báez, muy religiosa, se convirtió al culto cuáquero durante la niñez de Joan.



Su carrera musical comienza en Boston, donde consiguió una gran repercusión con su actuación en el Newport Folk Festival de 1959, a los 18 años. Como resultado de ello, grabó su disco de debut en octubre de 1960, titulado sólo con su nombre para la compañía Vanguard. Compuesto por 13 canciones tradicionales, algunas de ellas baladas infantiles, sus versiones han resultado con el tiempo casi canónicas. Tuvo un éxito moderado, pero la edición de un segundo volumen de canciones en 1961 hizo recuperar para el gran público aquel primer disco, y ambos se convirtieron en grandes éxitos, como también lo sería su tercer disco: Joan Báez in Concert (1962).

Entre 1962 y 1964, Báez fue el rostro más popular de la música folk y de protesta, siendo la estrella de festivales y giras y cantando en actos políticos, entre los que se incluyen la Marcha sobre Washington de 1963 por los derechos civiles junto a Martin Luther King. Cantó en prisiones y como los afroamericanos no podían ir a los teatros de los blancos, Joan fue a cantar a sus teatros. Durante este periodo, empezó a estudiar el trabajo de Bob Dylan y, paulatinamente, su repertorio se desplazó del material tradicional al de tipo socialmente comprometido, en consonancia con la emergente generación de artistas de los años sesenta. Vivió con Bob Dylan entre 1963 y 1965 y juntos se ganaron el título del Rey y la Reina de la Canción protesta. Luchó en contra de la guerra de Vietnam y a favor de los derechos civiles. Por negarse a pagar el 60% de los impuestos que ella consideraba se usaban en Vietnam, fue encarcelada varias veces y vigilada por el FBI durante décadas. También usaba una gran parte de lo que ganaba en apoyar a organizaciones por los derechos civiles y la no-violencia.

Como otros intérpretes de folk, Báez se vio influenciada por la aparición de los Beatles en Estados Unidos y por el folk rock de Dylan. Como consecuencia de ello, aumentó su instrumental, que hasta el momento se basaba únicamente en su guitarra acústica, llegando a usar una orquesta entera en Joan (1967). Continuó experimentando a finales de los sesenta, como se comprueba en discos como Baptism (1968), en el que recita poesía, y en Any Day Now (1968), un doble disco de canciones de Bob Dylan con ambiente de country.

En marzo de 1968, Báez se casó con el líder antibelicista David Harris. De esa unión nació un hijo, Gabriel, que Joan tuvo sola porque Harris estaba en prisión por negarse a ir a la guerra. Mientras estaba embarazada participó del famoso Festival de Woodstock en 1969, que fue filmado y se convirtió en un suceso mundial. Ese año graba el disco David´s Album, dedicado a su marido, y en 1970 One Day at a TimeyThe First Ten Years (recopilación de sus mejores temas). También en 1970 participó en el Festival de la Isla de Wight (Inglaterra), otro de los eventos que reunió a varios cientos de miles de personas en torno a una música que expresaba la rebelión de una generación. Su marido continuaba encarcelado en Estados Unidos por motivos de conciencia y, a pesar de que su turno de actuación fue inmediatamente posterior al de un Jimi Hendrix que estaba en el cenit de su carrera, fue una de las artistas de más perdurable impacto en la memoria de este evento sin precedentes a escala europea.

En 1971 graba en vivo un disco y film antibélico, Carry it on, en el que las canciones de Joan se intercalan con discursos pacifistas de Harris. Ese mismo año junto al músico Ennio Morricone compone la música y letra de la banda sonora de la película Sacco y Vanzetti. Su tema Here´s to You (Esto es para Usted) se convirtió en un éxito mundial. Dado que Harris era aficionado al country, Joan regresó a este estilo en varios discos. Con su álbum de 1972 para A&M Records Come From the Shadows se aproximó al pop.

En diciembre de 1972 fue a Hanoi (Vietnam del Norte), en misión humanitaria llevando cartas y regalos a los prisioneros de guerra estadounidenses, y soportó lo que fue el peor bombardeo de toda la historia de la guerra. A su regreso a Estados Unidos dio una conferencia en Sanford titulada Under the Bombs (Bajo el bombardeo), Hanoi diciembre de 1972. La conferencia fue publicada y distribuida gratuitamente a todo el que la solicitara por el Institute for the Study of Non-Violence (Instituto para el Estudio de la No-Violencia) que ella había fundado en 1963, con apenas 22 años, en Palo Alto, California, siguiendo las enseñanzas de Mahatma Gandhi. La revista Rolling Stone anunció en su portada de febrero de 1973 una entrevista a Joan sobre su visita a Hanoi titulada: Joan Báez´Vist to Hanoi. En la portada salía Diana Ross. Ese mismo año Joan Báez graba "Where are you now, my son?", con grabaciones hechas en Hanói en los refugios antiaéreos y en las calles después de los bombardeos, uno de sus discos más conmovedores.

Uniendo siempre su canto con la lucha por los derechos humanos, Joan graba el disco a la Vida en 1974, cantando en español en homenaje a las víctimas de Pinochet quien acababa de dar un sangriento golpe de estado en Chile. Realiza su primera gira latinoamericana en 1974 y aprovecha sus conferencias de prensa para denunciar la situación de Chile, difundir el trabajo de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, de la cual ella formaba parte, y la importancia de la lucha no-violenta. En Argentina realizó dos conciertos en el estadio Luna Park con llenos completos y le concede una entrevista a la famosa revista Crisis dirigida por el escritor uruguayo Eduardo Galeano.

Años más tarde crea Humanitas, organización internacional pro Derechos humanos que defendió a los vietnamitas que huían en frágiles botes del régimen comunista implantado en Vietnam al terminar la guerra. Humanitas publicó una lista con la firma de muchos intelectuales denunciando esa situación en varios diarios de Estados Unidos, lo que provocó que Joan Báez fuera atacada tanto por los partidos de izquierda como por los de derecha. Joan Báez soportó con estoicismo los ataques, que repercutieron en su carrera, y pocos años más tarde la misma gente que la había atacado salió a "denunciar" los horrores que se cometían en Vietnam.

En 1981 viajó a Latinoamérica en nombre de Humanitas, a darle su apoyo a los pueblos oprimidos por las dictaduras. En Argentina la dictadura puso bombas en el hotel donde ella estaba y la siguieron de día y de noche. En Brasil los militares le prohibieron cantar minutos antes de salir al escenario y con el teatro lleno. Entonces ella descubrió que un baño tenía una ventana que daba al teatro y desde allí dio su concierto. En Chile se reunió con las madres de los detenidos-desaparecidos, con víctimas de las dictaduras y se convirtió en su voz cuando regresó a Estados Unidos, presentado un informe en Washington. Su gira fue registrada en el documental There But For Fortune: Joan Báez in Latin America, estrenado por PBS (Public Broadcasting System). Desde entonces Joan no ha regresado a América Latina.

A finales de los sesenta y principios de los setenta, Báez se centró en el pop rock y empezó a escribir sus propias canciones, lo que culminó en el superventas Diamonds & Rust (1975), que fue seguido por el enteramente escrito por ella Gulf Winds (1976). Grabó varios discos para diversas compañías y, en 1993, Vanguard realizó Rare, Live & Classic, un triple disco de retrospectiva. Cantando en español, Joan Báez grabó dos versiones de "Gracias a la vida" de la chilena Violeta Parra, una como solista en 1974 en su disco "Gracias a la vida" y otra con la cantante folklórica argentina Mercedes Sosa, con la que realizó muchas giras por Europa y a la que la unía una gran amistad.

Ha escrito dos autobiografías: Daybreak (1968) y And a Voice to Sing With (1987). Y un libro que recoge todas las canciones escritas por ella: And then I Wrote 1979.

En 1976 se reencuentra en los escenarios con Bob Dylan, cuando éste la invita a sumarse a su gira. También actúa en la película "Renaldo y Clara", dirigida y actuada por Dylan. Algunos festivales en los que participó: Woodstock, Newport, Monterrey, Live.

En 2008 edita un nuevo disco, Day After Tomorrow, y en 2009 se estrena en el Festival de Cine de Toronto, Canadá., un documental sobre su vida titulado How Sweet The Sound.

Joan Báez fue la intérprete de "Rejoice in the Sun", canción escrita por Diane Lampert y Peter Schickele en 1972 para la película Silent Running (en español, Naves misteriosas), en la que las extinciones masivas de plantas y animales han eliminado toda la biodiversidad del planeta Tierra y los últimos bosques y fauna supervivientes han sido preservados en "biocúpulas" enviadas al espacio exterior.

También participó de la famosa película Fame cantando en vivo Blowin' in the Wind y con la misma canción formó parte de la banda de sonido de otra famosa película: Forrest Gump con Tom Hanks. Participó muchas veces en El Show de los Muppets.

En 1962, con apenas 21 años, fue portada de la revista Time. Dos veces fue portada de la revista Rolling Stone: en 1976 con Bob Dylan y en 1983.

Joan Báez ha recibido numerosos premios tanto como cantante como por su labor humanitaria.

Presentamos aquí algunos de sus más connotados éxitos:

1. Balada de Sacco y Vanzetti


2. The night they drove old Dixie dowm


3. Donna donna


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica. Desde Uruguay: Joaquín Torres García

(Montevideo, 1874 - 1949) Pintor uruguayo, considerado uno de los artistas uruguayos con mayor proyección internacional. En su juventud, Torres García se había trasladado a España junto con su familia. En Barcelona se integró en el grupo de intelectuales catalanes liderados por el pensador Eugenio D´Ors, quien afirmaba que Cataluña estaba llamada a continuar en el siglo recién comenzado la tradición clásica y humanista de la cultura mediterránea, retomando las formas e ideas de la antigüedad griega. Imbuido de estas tesis, Torres García pintó en el salón de San Jorge de la Diputación de Barcelona varios murales, hoy desaparecidos, que representaban imágenes de una mítica Arcadia con figuras humanas de porte clásico.

Su casa de entonces, Mon Repòs (en Terrassa, cerca de Barcelona), denotaba también la influencia griega en la arquitectura y en los murales que él había pintado en sus habitaciones. En los primeros años del siglo XX colaboró con el arquitecto catalán Antonio Gaudí en la realización de vitrales para el templo de la Sagrada Familia. Sin embargo, según cuenta Torres García en el libro Historia de mi vida, Gaudí no supo apreciarlo como artista, aconsejándole que se dedicara a la docencia. En 1910, por encargo oficial, pintó los paneles del pabellón uruguayo de la Exposición Internacional de Bruselas.

A partir de 1915 comenzó a experimentar la influencia de las vanguardias, al tiempo que conocía a pintores innovadores como Barradas, Robert Delaunay, Piet Mondrian y Theo Van Doesburg, entre otros. Viajó a Nueva York, donde lo invadió el ritmo trepidante de la ciudad; después estuvo en París y más tarde en Madrid. En esos años de viajes fue dando forma a su propuesta artística: el universalismo constructivo. En 1930 fundó en París la revista y el grupo Cercle et Carré junto a otros artistas, con los cuales realizó algunas publicaciones y organizó una de las exposiciones de arte concreto más importantes de la época. Por aquel entonces ya exponía sus cuadros en galerías relevantes de París.

Cuando regresó a Montevideo en 1934 ya tenía clara cuál era su misión y cuál sería su mensaje: crear una escuela de arte en el sur de América. A partir de entonces fundó la Asociación de Arte Constructivo (1935), publicó la revista Círculo y Cuadrado (1936-1943), dio numerosas charlas y conferencias, dictó clases en la universidad y en el SODRE y finalmente, en 1944, creó el Taller Torres García. Trabajador incansable, no dejó nunca de pintar y realizó numerosas exposiciones, al tiempo que expresaba sus ideas en varios libros sobre arte y estética, como Estructura (1935), Universalismo constructivo, contribución a la unificación del arte y la cultura en América (1944) y Mística de la pintura (1947).

Torres García definió su pintura como una superficie organizada en sección áurea, en la que todas las partes se relacionan entre sí y con el todo. El rechazo de la perspectiva y el uso de la bidimensionalidad, que evocan las formas del arte primitivo y egipcio, facilitan la comprensión de su mensaje plástico. Para Torres García el arte no debe copiar la naturaleza, pero tampoco debe negarla. Los pictogramas que pueblan sus pinturas recrean el mundo: el pez (la naturaleza), el triángulo (la razón), el corazón (los afectos), el hombre y la mujer. Sus símbolos son permanentes y fáciles de decodificar, pues el pintor buscó un arte eterno, que no renegara del pasado, tratando de encontrar imágenes que trascendieran las épocas. Entre sus cuadros, muchos de ellos premiados, deben mencionarse Un puerto (1941), Naturaleza muerta (1941), Mentón (1944) y Sala de espera (1946).

Desde sus comienzos, concurrieron al Taller Torres García jóvenes que querían aprender los principios del constructivismo y algunos artistas ya reconocidos en el medio, como Carmelo de Arzadun, quien ensayó por un breve período la pintura estructurada que predicaba el maestro. En el Taller Torres García se exploraron diferentes técnicas, entre ellas cerámica, tapicería y pintura mural. El arte, según pensaba Torres García, debía estar integrado a la vida: siguiendo este principio, pintó con diecinueve de sus alumnos siete murales al óleo en el pabellón Martirené del hospital Saint Bois de la capital uruguaya. Estos murales han corrido diversa suerte: algunos están muy deteriorados, otros se perdieron y otros fueron recuperados y se encuentran en el Museo Torres García de Montevideo.

A la muerte del artista, en 1949, sus alumnos más cercanos continuaron con la publicación de la revista Removedor, creada en 1945, y mantuvieron la actividad de su taller, que se cerró en 1967. Si bien mantuvieron las premisas básicas enunciadas por el maestro, sus discípulos buscaron lenguajes pictóricos individuales. Entre los más destacados están Augusto y Horacio Torres (sus hijos), Francisco Matto, José Gurvich, Manuel Pailós, Gonzalo Fonseca, Uruguay Alpuy, Edgardo Ribeiro, Manolo Lima, Alceu Ribeiro y Jonio Montiel. Varios de estos artistas vivieron largos años en el exterior, como Fonseca (radicado en Nueva York) y Alpuy (en París).

La influencia de Torres García ha rebasado las fronteras uruguayas; el grupo Madi, fundado en 1946 en Buenos Aires, o la asociación Arte Concreto Invención, liderada por Tomás Maldonado también en la capital argentina, lo reconocieron como mentor.



Ver su obra aquí

Fuente

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Porque te llegas y a-pareces en la antesala de la hipotonía total.
Porque ves un adobe sin hacer -también tu perro
ladra a su ladrillo-
o irruyes con tu raída ida,
hoy llegan y te encuentran. Hoy llegan y te captan
en fase crítica que arrastra tu umbral a despoblado.

Ya es de noche y te vencen. Te vencerán,
aunque triunfes a luz abierta,
como a este puñado de fibrillas que no conoces ni sientes y te ponen así.

Pero, con todo, no me quejo. Pienso también que está de noche
y con este vientecillo no me refresco todavía.
Las palabras negadas me saben a mí mismo,
a mi dispersa madeja de ilusiones
que espero realicemos.

Ahora tu fulgor está delante de mis ojos
y esparce sus tenues lacunarias
hacia donde reposa
-por su puesto impasible-
el libro imposible
que aún no leo.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Libros: “Prendí la radio y se encendió el aire. Selección de relatos breves”

LRG 300 RADIO UNIVERSIDAD

Este libro reúne ciento veintidós relatos breves escritos en respuesta a la consigna “Prendí la radio y se encendió el aire”. La selección fue convocada por radio UNCocalf (LRG 300 FM 103.7) en octubre de 2012, como una forma de celebrar 25 años al aire. Es homenaje también a la persistencia de las radios entre la multiplicidad y la variedad de los medios de comunicación actuales.

Participaron con sus textos oyentes del Alto Valle de Río Negro y Neuquén y de la mayoría de las provincias argentinas; de otros países americanos -El Salvador, Venezuela, Nicaragua, México, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, Chile, Perú, Uruguay, Ecuador-, de varias regiones de España, de Canadá y de Australia.



Muchos de ellos evocan los tiempos de la infancia, cuando la radio era la única fuente de información y entretenimiento de la casa. Hay, entonces, referencias a los radioteatros, los programas infantiles como Tarzán y a las trasmisiones del fútbol. Otros abordan experiencias históricas y de la imaginación.

En conjunto, los relatos ofrecen “una posibilidad de lectura que permitirá asomarnos a un universo amplio y diferente que rompe con las convenciones esperables de cualquier emisión radial”, como opinó el jurado al expedirse.

Descargar texto completo desde aquí (formato PDF)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Fotografía: Hermosos paisajes otoñales en Estados Unidos

El Ave Fénix



Descargar presentación desde aquí (formato PPS)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Desde Cuba. Interesante…

Argenpress Cultural

Everardo Jiménez, personaje pintoresco vecino de la ciudad de Camagüey, se distingue por su tabaco de grandes proporciones y su sombrerón.

Es un ciudadano amable y sencillo y siempre se le puede ver en los alrededores del Parque Ignacio Agramonte y la Plaza San Juan de Dios, en Camagüey.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.