viernes, 3 de enero de 2014

Muerto de amor

Federico García Lorca

¿Qué es aquello que reluce
por los altos corredores?
Cierra la puerta, hijo mío,
acaban de dar las once.
En mis ojos, sin querer,
relumbran cuatro faroles.
Será que la gente aquélla
estará fregando el cobre.

*

Ajo de agónica plata
la luna menguante, pone
cabelleras amarillas
a las amarillas torres.
La noche llama temblando
al cristal de los balcones,
perseguida por los mil
perros que no la conocen,
y un olor de vino y ámbar
viene de los corredores.

*

Brisas de caña mojada
y rumor de viejas voces,
resonaban por el arco
roto de la media noche.
Bueyes y rosas dormían.
Solo por los corredores
las cuatro luces clamaban
con el fulgor de San Jorge.
Tristes mujeres del valle
bajaban su sangre de hombre,
tranquila de flor cortada
y amarga de muslo joven.
Viejas mujeres del río
lloraban al pie del monte,
un minuto intransitable
de cabelleras y nombres.
Fachadas de cal, ponían
cuadrada y blanca la noche.
Serafines y gitanos
tocaban acordeones.
Madre, cuando yo me muera,
que se enteren los señores.
Pon telegramas azules
que vayan del Sur al Norte.
Siete gritos, siete sangres,
siete adormideras dobles,
quebraron opacas lunas
en los oscuros salones.
Lleno de manos cortadas
y coronitas de flores,
el mar de los juramentos
resonaba, no sé dónde.
Y el cielo daba portazos
al brusco rumor del bosque,
mientras clamaban las luces
en los altos corredores.

Tomado de “Romancero gitano”, 1928.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Desde España, el zorongo

El zorongo es un palo flamenco, típico en Granada, España. Fue muy conocido en el siglo XVIII y el XIX. Proviene de un baile afroamericano que adaptaron los gitanos a principios del siglo pasado, aflamencándolo de tal modo que ha pasado a ser un estilo propio de muchos bailaores y guitarristas. Se interpreta al son de guitarras, vihuelas y panderos. En el zorongo hay mucho movimiento convulsivo y, aunque es típico en toda la región andaluza, en las zambras se sitúa como uno de los bailes más genuinos.



Su nombre se debe a que en una de sus letras más populares aparece a modo de estribillo la palabra zorongo: “¡Ay, zorongo, zorongo, zorongo!”, y parece ser que fue uno de los bailes originales de las agrupaciones zámbricas del Sacromonte.

El inmortal Federico García Lorca lo rescató en sus “Canciones populares españolas” grabadas en 1931, con el poeta al piano acompañando la voz de La Argentinita sobre un ritmo lento de 3x4 (aquí presentamos esa versión, como grabación histórica).

Dejamos aquí varios ejemplos, para cerrar con una versión histórica donde el mismo García Lorca ejecuta el piano:

1. Zorongo interpretado por Paco de Lucía y Ricardo Mondrego


2. Zorongo, interpretado por Ana Belén


3. Zorongo gitano (danza mora)


4. Zorongo interpretado por Paco de Lucía


5.Zorongo gitano (interpretado por Encarnación López, La Argentinita -voz- y Federico García Lorca – acompañando al piano-), grabación histórica de 1931


En 1931, Federico graba junto a Encarnación López "La Argentinita" varios discos gramofónicos de pizarra de 25 cm. y 78 revoluciones por minuto (RPM) que contenían una canción en cada cara. El éxito de estas grabaciones, realizadas por la discográfica La Voz de su Amo, fue inmediato y desde entonces estas canciones son obras claves del cancionero tradicional. La Argentinita puso la voz, el zapateado y las castañuelas y Federico la acompaña al piano. Para adentrarse más en el tema, ver aquí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Con las uñas pintadas…

Marcelo Colussi (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Comenzaron a ir al barrio los primeros días de abril. Aún no habían llegado las lluvias y el calor se hacía insoportable.

Para esa época Sor Hongo estaba especialmente contenta por tres motivos. Por un lado, su congregación no obligaba a llevar los hábitos de religiosas. Esas pesadas prendas habrían sido insoportables en días de calor como los que ahora se vivían; la comodidad de un pantalón vaquero y una sencilla blusa le alegraban el alma… y también el cuerpo.

Por otro lado, el nuevo nombre que había adoptado como miembro de la Orden de las Santas Beatas Adoratrices del Señor Resucitado, “Hongo”, le resultaba particularmente apropiado al combinarlo con la partícula Sor: Sor Hongo. Para ella tenía algo –o mucho– de placentero haber elegido la designación de un ser vegetal para autonombrarse. Las posibilidades que le dio la Madre Superiora –distintos nombres de flores– no la convencían: Sor Margarita, Sor Rosa, Sor Clavel... Haber arrojado un pañuelo desde el segundo piso del convento hacia el jardín esperando tomar el nombre de la planta donde cayera, le había parecido un verdadero y profundo ejercicio espiritual. Al hacerlo, había rezado con toda la intensidad del alma pidiendo que el pañuelo fuera a parar sobre un hongo o un cactus. Incluso sobre una piedra. Su deseo más encendido era portar un mote que la avergonzara, que la estigmatizara como castigo perenne por lo que ella consideraba su perfil de “asquerosa pecadora”. Se había ordenado monja habiendo tenido una relación sexual en su adolescencia (coito anal), cosa de la que jamás había hablado con nadie, ni con sus padres ni con su jerarquía en la Orden; y al día de hoy, pese a continuos y atormentadores castigos para intentar evitarlo, seguía masturbándose. Esas dos cosas la angustiaban sobremanera. Tanto, que en más de alguna oportunidad había pensado quitarse la vida por su causa. Llamarse de un modo tan despectivo la alegraba. “Soy un gusano inmundo”, solía decirse. “¡Ahora soy un hongo venenoso!”.

El tercer motivo de felicidad era el trabajo que estaba comenzando: iba a participar, junto a alguna de las otras religiosas de la congregación, en un acompañamiento a sexoservidoras del asentamiento marginal más grande de la ciudad. Eran más de doscientas trabajadoras del sexo que se atendían.

La intervención ya había comenzado hacía varios meses; ahora Sor Hongo se incorporaba sobre una experiencia ya en curso. Eso le facilitaba las cosas, sin dudas. Aunque no era ése el verdadero motivo de su alegría, sino el sentido de lo que estaba haciendo. Todo esto le resultaba, según su parecer, un aporte fundamental para la situación de unas cuantas mujeres. Pero más aún, era un mensaje universal, un compromiso con la toda la humanidad. Así lo sentía ella, al menos.

Anteriormente había trabajado en un proyecto con niños de la calle, así como en un hogar de ancianos. Todo ello le parecía muy importante, sin dudas. Sin embargo, la posibilidad de contactarse e incidir con prostitutas tenía para ella un sabor especial. “Unas pobrecitas descarriadas”… era como las veía. No las juzgaba en sentido estricto, con carácter moral, sino que le daban cierta lástima. “Compasión cristiana”, para decirlo con las palabras que Sor Hongo solía emplear. “Estas pecadoras no saben lo que hacen”.

El primer contacto con las muchachas le resultó más duro de lo que imaginaba. Se hizo fuerte y prefirió no mostrar su impresión, pero secretamente quedó muy tocada. No podía entender lo que sus ojos veían. ¿Cómo “tanto pecado” no las contrariaba? ¿Cómo era que hasta parecían gozar con todo eso? Quedó asombrada.

Luego de su primer día de trabajo en la zona, en su cuarto rezó ininterrumpidamente por espacio de más de una hora pidiendo por las almas de esas “perdidas”. Con sinceridad, sentía tristeza por la vida de esas muchachas. Su vida había sido tan distinta que no lograba entender cómo ellas podían estar tranquilas, o aparentemente tranquilas, con un destino tan desdichado. “Tener sexo es pecado”, se repetía insistente recordando el sexto mandamiento. “Pero tener sexo por dinero es un asco, ¡es repugnante!”.

Los temas ligados a la sexualidad le aparecían continuamente. Aparentemente no los buscaba pero, ¡oh casualidad!, siempre estaban ahí en primera fila. Sor Hongo hubiera deseado fervientemente que no fuera así, pero no podía oponerse. Le surgían con fuerza incontenible, sobrepasándola amenazantes. La masturbación –práctica de la que jamás hablaba con nadie, ni siquiera con su confesor, el padre Aquiles– la tenía desesperada. Quería evitarlo a toda costa; ya no sabía cómo impedirlo, pero había una fuerza superior a ella que la empujaba a hacerlo. Cada vez que la practicaba quedaba con un sentimiento de culpa por varios días, lo cual la desesperaba. Había probado castigarse quemándose la vagina con fósforos, echándose cloro, poniéndose pimienta y frotándose con papel de lija. Pero más allá de los tormentos conseguidos –por los que nunca había consultado un médico– el dolor moral no la abandonaba. Empezar a trabajar ahora con prostitutas era una forma de no alejarse del tema. De castigarse en cierta forma, pero al mismo tiempo de estar cerca de toda esa “cochinada asquerosa, pues sólo conociendo al enemigo se lo puede vencer”.

En un principio las muchachas con quienes se acercó la hermana lo tomaron como una excentricidad. “Como nunca tiene sexo, seguramente por eso está tan asombrada con lo que escucha de nosotras”, pensaron ellas. Llamaba un poco la atención tanto interés, tantas preguntas sobre detalles tan pequeños, la avidez con que averiguaba esas intimidades. Notaron también, cosa que les provocaba risa, que cuando tocaba estos temas sus ojos tomaban un brillo especial, se acaloraba. En otros términos: se excitaba. ¡Y se excitaba mucho! “¡Pobrecita!”, concluyeron todas. “Lo que le hace falta, en el convento nunca lo va a conseguir”, bromearon entre ellas.

El trabajo que realizaban las religiosas con las sexoservidoras era una mezcla amplia y también confusa de cosas: educación sanitaria, exhortaciones religiosas, nociones de organización sindical (el secreto interés de la congregación era poder llegar a formar un sindicato de trabajadoras sexuales). Sor Hongo tenía además su propia agenda, muy personal, no declarada: quería recabar las más morbosas historias para escribir unas memorias que, alguna vez, daría a conocer. Y si escribía un libro que se vendiera y generara ganancias, ese dinero iría para “sus descarriadas”. Su minuciosa búsqueda de cada caso con que se topaba empezó a despertar curiosidad entre las prostitutas. “¿Qué le pasará a esta monjita, la más joven, que quiere averiguar tanto?”, se comenzaron a preguntar algo extrañadas las muchachas del barrio.

Eran todas trabajadoras sexuales de las más baratas de la ciudad, de las menos cotizadas, pero por eso mismo de las más atareadas. Clientes pobres sobraban. Por tanto, había de todo, pero lo que más abundaba eran cuarentonas gordas, con várices y prominentes abdómenes, a veces sin dientes, mal maquilladas –se podría decir ¡grotescamente maquilladas!, en los casos en que usaban cosméticos, siempre los de menor costo y en general con un toque algo bizarro, de risible mal gusto–. Muchachas jóvenes había, pero en mucho menor cantidad. Eran las más atractivas, y las que más clientela atraían.

La sorpresa de muchas no se hizo esperar cuando Sor Hongo comenzó a interrogarlas sobre aspectos demasiado íntimos. Quería saber cosas que, en realidad, asombraba a las mismas muchachas trabajadoras. “¿Hacen tríos a veces? ¿Usan consoladores en su vida personal? ¿Alguna vez las contrató un travesti? ¿Pudieron tener orgasmos no fingidos en alguna oportunidad?” Ninguna otra religiosa preguntaba esas cosas. ¿De dónde podía sacar Sor Hongo todo eso? Incluso a veces preguntaba cosas que las descolocaba. “¿Tragan el semen cuando hacen sexo oral sin preservativo?”

Era obvio que sus intereses iban mucho más allá de la “espiritual ayuda” que ofrecía la Orden de las Santas Beatas. Hubo casos en que varias prostitutas enrojecieron ante los interrogatorios de la hermana. “¿De dónde sacaría todo esto?”, comenzaron a preguntarse las sexoservidoras. Rápidamente llegaron a la conclusión que Sor Hongo sabía “demasiado” del tema, y de seguro que tenía fuentes de información no muy santas por ahí; al menos, más osadas que las otras religiosas. “¿Será que nos está poniendo a prueba?”…, se preguntaban. “¿O conocerá de primera mano sobre todo esto?” No tardó en circular el chiste entre todas las trabajadores sexuales que su confesor era el padre Aquiles… Toco. Aunque parezca un chiste de mal gusto, Sor Hongo muchas veces se masturbaba pensando en él.

Nunca nadie se enteró –y al día de hoy sigue siendo un misterio cómo hizo para entrarlos en el convento– que la joven y dulce hermana mantenía más de una docena de videos pornográficos en discos que reproducía en su computadora personal, guardados bajo las más estrictas medidas de seguridad, disimulados, muy bien ocultos. Por cierto abundaban las escenas de orgías, y no faltaban pasajes de zoofilia. La de un cerdo vestido con la camiseta del Barça y una gorra marinera era, seguramente, la más osada de todas. Cuando posteriormente la Madre Superiora supo de eso –no los quiso ver completos– sufrió un desmayo por el que hubo que llamar a los paramédicos. También es cierto que misteriosamente desaparecieron de los aposentos de Sor Hongo y nadie más volvió a hablar del tema en el convento.

Las preguntas que formulaba fueron tornándose más agresivas. Lo que contaban las prostitutas de esa barriada –esas “gordotas cuarentonas llenas de várices, feas y mal maquilladas”, como alguna vez en confianza se atrevió a describirlas con una de las más jovencitas y atractivas, una hondureña de 18 años apodada La Tigresa con la que trabó gran amistad– no le parecía en verdad muy procaz ni concupiscente. Ella esperaba encontrar lo que veía en sus secretos videos. Había descartado ya encontrarse con esculturales rubias de ojos verdes, más con aspectos de modelos publicitarias que de amas de casa vestidas con patéticas minifaldas que dejaban ver piernas mal afeitadas y con várices, tal como encontraba que eran sus “descarriadas”. Incluso los clientes de las muchachas no eran lo que enseñaban esas películas: musculosos negros con cuerpos trabajados en gimnasios con penes inconmensurables, o perfectos atletas rubios de ojos azules que podían estar media hora fornicando sin cansarse. Pero al menos esperaba encontrar en esos relatos algo más de morbo. Sin embargo, lo que hallaba en esas confesiones de “sus” prostitutas era mucho menos lascivo, menos excitante. En general los actos amatorios –“¿se le podría decir “hacer el amor” a eso?”, se preguntaba inquieta nuestra heroína– que relataban las sexoservidoras eran aburridos y anodinos orgasmos masculinos conseguidos en escasos minutos, en segundos en algunos casos, sin la más mínima emoción, con la luz encendida y mientras seguía sonando sin interrupción y a todo volumen alguna ranchera o alguna cumbia. Las mujeres no contaban en lo más mínimo en todo eso. No pasaban de ser un orificio que, en el mejor de los casos, a veces pronunciaba alguna palabra y pedía la paga. No más.

Todo esto tenía bastante consternada a Sor Hongo. Para ella una prostituta era lo que veía en sus secretas películas, sin límites, haciendo todas esas “atrocidades”… “¡tan placenteras!”. Además –cosa que la ponía especialmente mal– ninguna de las muchachas de esa pobre barriada que atendía su Orden se pintaba la uñas. En todo caso, las tenían siempre a medio pintar, mostrando rastros de algún esmalte que se había quitado con el duro trabajo doméstico que también les tocaba hacer (casi todas tenían varios hijos y llevaban una dura vida de ama de casa pobre).

Sus compañeras de la hermandad, las otras beatas que trabajaban con ella, transmitían un mensaje moralista, buscando el arrepentimiento de las mujeres prostituidas. La idea en juego era mostrarles que ese camino estaba equivocado y que el Señor las acogía de todos modos, pero mucho mejor si se componían, si dejaban de pecar. El llamado final, en definitiva, era promover un acto de arrepentimiento que les cambiara su estilo de vida.

“¿Cambiar? Y… ¿para qué a estas alturas, hermana?” fue la respuesta que más escuchó. Casi ninguna, o ninguna de las mujeres producían nunca el esperado cambio. Esperado, claro está, para las monjas de la Orden. La promiscuidad, la pobreza y la resignación iban de la mano. Lo qué más le impactaba a Sor Hongo era justamente la resignación. Y era eso lo que más destacaba. Esa barriada pobre de algún arrabal de cualquier ciudad latinoamericana hacía tiempo había perdido las esperanzas. Para estas doscientas y tantas mujeres prostituidas, tener clientes todos los días era la única esperanza que quedaba. Y no siempre se concretaba. Que llegara algún albañil con su quincena recién cobrada, algún borrachito melancólico que quería olvidar penas o un jovencito que se estrenaba en las lides de la sexualidad era motivo de alegría. “Nacimos putas, en la pura mierda, y putas moriremos, hermanita”, era la resignada consigna casi obligada que las religiosas escuchaban a diario.

Después de la fuerte impresión de los primeros días, Sor Hongo empezó a encontrar cada vez más natural la forma de actuar y pensar de las trabajadoras sexuales. Llegó a justificarlas, incluso. “Lo que ellas hacen no es sexo; es puro comercio informal para sobrevivir”. Ello le valió acaloradas discusiones con sus compañeras de la congregación, y un fuerte regaño por parte de sus superioras.

Seguramente fueron esas recriminaciones las que la llevaron a tomar la decisión. En vez de hacerla retractar, la radicalizaron más aún: “Cuando me ordené monja hice voto de castidad. Y por supuesto lo voy a respetar: jamás me uniré carnalmente con un hombre. Pero lo que hacen estas pobrecitas no tiene nada que ver con el sexo, mucho menos con el amor: es un vulgar negocio de compra y venta, pues no tienen otro medio para sobrevivir”. ¿Se habría vuelta loca? Lo cierto es que lo hizo. Venciendo todos sus pruritos, sus prejuicios más arraigados y su visceral repugnancia, decidió que también ella podía ayudarlas en el negocio. Quería probar cómo era eso de vender su cuerpo por dinero.

Lo hizo en el más absoluto secreto. Por supuesto, ocultó hasta el más mínimo detalle y la más insignificante pista de su decisión con las monjas de la Orden. Para ello urdió una esotérica explicación donde se veía obligada a salir unos días de la ciudad para marchar de urgencia a atender problemas familiares. A regañadientes, la Madre Superiora concedió el permiso, pero poniéndole como condición que viajara con otra hermana. Sor Hongo debió corromper a la designada entregándole una muy fuerte suma de dinero diciéndole que había una vida en juego, pero que de momento no podía explicarle más nada. Sor Juventina, la designada para acompañarla en su supuesto viaje, se ausentó de la ciudad por unos días simulando salir juntas, temblando por el miedo a ser descubierta en su complicidad.

Si le resultó difícil sortear todos esos obstáculos con las compañeras de su hermandad, más difícil aún se le representó poder explicarlo en el barrio. Por eso optó por un camino más expedito: lo haría casi de incógnito, metiéndose en la casucha de alguna de ellas –decidió que lo haría con La Tigresa, que había pasado a ser la más íntima de todas– esperando que llegara algún cliente y, luego de probar la experiencia una vez, marcharse igualmente en secreto, así como había llegado.

Como no usaba hábitos, no le fue tan difícil conseguir la ropa adecuada para la nueva ocasional profesión. Se maquilló convenientemente y, detalle fundamental según su parecer, se pintó muy prolijamente las uñas de manos y pies. La hondureña la acogió sin problemas. Pero Sor Hongo –que tomó el nombre de Lola para la ocasión– no contaba con un pequeño gran detalle. Sabía que eso sucedía, pero creyó poder escapar de esas redes en su fugaz paso por esta experiencia; de todos modos, antes que el primer cliente, la visitó el rufián que contralaba buena parte de las prostitutas.

Era un personaje repulsivo. De edad imprecisa –cara de niño imberbe pero cicatrices de muchos años de dura vida– su bestialidad era proverbial. Lo primero que hizo fue moler a patadas a La Tigresa por no haberle dicho de la presencia de esa nueva pupila. Junto al cuerpo golpeado y sangrante de la hondureña, poseyó brutalmente a Sor Hongo –Lola para el caso– sin saber que se trataba de la religiosa. De hecho, para sorpresa de la misma monja, del proxeneta y de la compañera de desgracia, La Tigresa, el cuerpo de Sor Hongo, mujer de 29 años virgen vaginalmente hasta ese entonces, era perfecto y no parecía hecho para el voto de castidad.

Para su propia sorpresa también, esa bestialidad, algo de sangre y tres orgasmos conseguidos uno tras otro le cambiaron la vida. Después de la violación –porque eso fue, aunque los orgasmos los haya sentido exquisitos– ya no se atrevió a decir que era la hermana Sor Hongo. En esas circunstancias, con una atrevida minifalda y tacones de tres pulgadas, maquillada y con las uñas pintadas de un penetrante color rojo, nadie se lo hubiera creído. Ahí entendió qué le querían decir las sexoservidoras cuando hablaban de resignación.

Al día de hoy atiende clientes y sigue viviendo en esa modesta casa con La Tigresa –secretamente son pareja, y ahora están pensando escaparse para irse a los Estados Unidos como inmigrantes irregulares; allá, si pueden, quizá adopten un hijo–. Su rufián, que también lo es de la joven hondureña, le vio cara conocida, y por un momento pensó que era muy parecida a una de las monjitas que visitaba el barrio, idea que descartó rápidamente. Con las hermanas de la Orden, cada vez que llegan a “rescatar perdidas”, nunca volvió a cruzarse. De hecho, siempre las supo evitar. El día que, a lo lejos, Sor Elena creyó reconocer a Sor Hongo, Lola inmediatamente se esfumó de la escena.

Ahora se tiñó el pelo de anaranjado y usa atrevidos escotes, siendo una de las más buscadas de la zona; ya se hizo popular entre los clientes por lo osada que es en la atención. Incluso presta muchos servicios sin cobrarlos, “gentileza de la casa” ofrece ella, cosa que al proxeneta irrita sobremanera, motivo por el que ya la ha golpeado varias veces. Lo curioso es que sigue convencida que sólo hace el amor con su pareja, La Tigresa; con los clientes es sólo negocio. Por tanto, y aunque parezca mentira, desconociendo la violación que sufrió, se sigue sintiendo virgen. “A una la desfloran sólo si una se entrega de corazón”.

Cada noche, antes de acostarse con su novia, reza y pide por sus compañeras. “Ojalá todas algún día puedan salir de esta cloaca. Pero con unas monjitas que den consejos y regañen, eso no va a ser posible”. Meticulosamente, no hay día que no se pinte las uñas.

Tomado de su libro “Cuentos filosóficos”, de pronta aparición.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Montserrat Costas: La murga y la poesía

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Montserrat Costas (Capelladades, Anoia, BARCELONA 1976), es poeta. Su obra se caracteriza por el estilo conciso y sobrio, el toque de humor e ironía y la predilección por los temas contemporáneos.

Ella forma parte, entre otras, de una de las antologías de poesía -editada por Fernando Sabido Sánchez- en la que se registra 10,700 poetas del siglo XXI de 180 países. Se trata de un revelador documento que nos acerca a la Poesía, como parte esencial -la más esencial- de las expresiones de la cultura universal. Montserrat está presente también en diversas antologías de poesía catalana, y parte de sus obras se han traducido al noruego y el último al japonés.

Montserrat, es licenciada en Periodismo, editora en Ara Libre. Ha publicado los libros L’amplitud del sangles (2003), Hibrid (1999 e ironía, con Jordi Condal) y Poesía egocéntrica (1977).



Ha recitado su poesía por todos los Países Catalans: En Barcelona, Tarragona, Palma, Búger, Badalona, Villafranca del Penedés, con Quark Poesía en la Universitat Autónoma de Barcela, en el festival Códols de Cerdabyola del Vallés, en Valencia, en el festivaal de literatura de Lillhammer Norsk Litterstur festival y en Oslo.

Un incordio

Montse Costas, nos ofrece una nueva entrega, su cuarto libro, lleva el título de La Murga (Lapizlázuli Editores, 2013), un excelente trabajo experimental en el campo de la poesía.

Define la Murga como “aquella cosa que provocó la molestia pequeña. No es una tortura, no es algo letal. No es algo que puede producir un sufrimiento imposible de soportar, pero si son aquellas cosas que impiden que la felicidad sea completa o que la perfección sea absoluta total”.

La Murga “podría ser la picadura de una avispa, o un pelo de un cocinero en un exquisito plato de sopa. Algo que es molesto, y que nos recuerda que no podemos escapar de ella. Pero tampoco he dicho desde un punto de vista airado sino desde una vista real”.

July Balarezo Alayo, historiadora y pintora, le inquiere, en Lima, si la murga tiene que ver con la acepción caribeña de la alegría colectiva que puede llegar al caos.

Montse cree que no: “La murga es una expresión catalana que explica este tipo de Incordio. Se que la palabra existe en otros lugares y con otros significados, inclusive más musicales y precisamente ha sido bastante difícil traducir del catalán al japonés. Y el traductor Japonés Ko Kutazawa, el mejor especialista en la literatura del Japón, quien ha tenido que sufrir mucho para encontrar una palabra adecuada en el idioma japonés, que no existía.



¿En la región donde tú vives la mayor parte del tiempo se siente mucho la murga?

En verdad estamos de suerte. En mi región hay una corriente muy favorable, sobre todo de la poesía recitada en directo, hay muchos festivales oficiales y en muchos locales, donde se programa recitales de manera regular y un público que asiste regularmente a estos encuentros. Hace unos diez años que existe esta corriente, de estar bien visto asistir a recitales de poesía.

¿El género de la poesía nunca estará en crisis, más de dos milenios nos acompaña?

Siempre estamos bordeando. Yo creo que hay para todos los gustos y estilos. Hay una diversidad muy grande y muchas expresiones diferentes. Hay poesía más experimental, clásica, y realmente la poesía se está ensanchando mucho, bordeando otros géneros que no son la poesía o la literatura.

La poesía permite extenderse es el slam poetry, dar una batalla de poetas a la semejanza de las batallas de raperos, o por ejemplo poesía hibridada, con audiovisuales, música, otra poesía más parecida con el humor o stand up comedy, comedias norteamericanas tan difundidas. La poesía, hay veces, más parece un show de humor que un recital de poesía. Creo que es mi caso, se parece a un show de comedia que un recital al uso.

¿Barcelona tiene una visión orgánica de promover la poesía entre las diversas manifestaciones de la cultura?

La poesía es un género que mucha gente se gana la vida. Esto permite un campo muy grande para la experimentación. Barcelona tiene algo que es muy bueno para la cultura. Es un polo de atracción de gente de varias partes del mundo y se está dando varios circuitos de difusión de la poesía tanto por internet, libros, recitales en varias lenguas diferentes. Es posible encontrar poesía escrita en catalán, castellano, inglés. Hay en Barcelona poetas de Inglaterra que han creado sus circuitos de poesía. Esto me parece algo extraordinario y me parece enriquecedor.

¿Cómo se comporta la prensa en esta una nueva sociedad del espectáculo?

Hay prensa especializada que se porta bien, de hecho, con la poesía. La poesía es un género marginal, no aspira a nada más. Pues también hay medios especializados. Sus corrientes críticas que se conocen como Capelletas, (equivalente a cofradías), esto es inevitable, pasa por todos lados. Hay algo de crítica, hay pequeñas editoriales que han surgido. Lapizlázuli, la que ha publicado La Murga es una, son pequeñas editoriales de una o dos personas. Hay una editorial Bureau que publica muchas poesías. Terrícola Visión, hay otras muy pequeñas que tienen gran simpatía con los medios, vienen a ser un soplido de aire fresco.

¿Es comprensible asociar la labor editorial y la poesía?

Son dos cosas separadas. La poesía es el campo donde me muevo más libremente y realmente el hecho de escribir poesía es un reto intelectual, no es una labor comercial.Tengo la suerte de trabajar también como editora de libros de otros géneros.

Desde hace un año, viene incidiendo su compromiso con extender el círculo de lectores de Poesía, con reseñas de libros de poesía en la revista Caracteres, como parte del Jurado del premio de poesía Juan Perucho–Villa de Aaseó. Ha sido distinguida con los premios de Villa Martorrell 1999 1999 y Divendres Culturas de Cerdanbyola del Vallés 1996. Es miembro de la Asociaccióm d´Escritores en Llengua Catalana.

Viajera impenitente, estuvo hace poco en el Feria de Libros de Guadalajara y para iniciar el nuevo año 2014 en el Perú, donde es parte del directorio del Instituto de Descentralización y Desarrollo – IDD, organización creada en los noventa por el filósofo y jurista Adolfo Omar Céspedes Zavaleta (Trujillo 1972 – Piura 2011) y su hermano Jorge, administrador de empresas, con la participación inicial y el apoyo de intelectuales y funcionarios de la Unión Europea, del BID, diario Gestión, Cambio16, comprometidos con la Integración de nuestras comarcas. La finalidad es impulsar el proceso de modernización de los países andinos, alentando publicación de libros de especialidad, asesoramiento a regiones y gobiernos locales tan ligadas a la historia de Europa.

La murga, según la Editorial Lapizlásuli:

En paisaje idílico siempre hay un poste de la luz que estropea la fotografía, en un plato de sopa deliciosa hay un pelo del cocinero, en el árbol más sólido siempre hay una sombra de duda que nos mortifica, en un poema sublime seguro que sobra una sílaba. La Murga, de Monserrat Costas, es un libro de humor, hay inteligencia, hay crítica social, hay ironía y por encima de todo eso hay una poesía personalísima que es el reflejo o más bien la refracción del tiempo y del lugar donde se ha gestado la Barcelona del año 2000. El Libro cuenta con el prólogo del poeta San Perucho y traducción japonesa de Ko Tazawa, 2003.

Algunos poemas de 'la murga'

Boixets

I no teníem temps mai d'acabar
les vànues impossibles.
S'esmuny el fil si el vols nuar.
Et nua quan l'ignores.

Job en desgracia

Si el pes dels anys et fa encorbar
encrossa'l amb paciència.
Que és de justos repartir,
d'honestos abdicar,
de savis badallar.
Estrany privilegi, bipedisme,
caducs com som.

-Hem fet tard

A la sorra calenta,
o a l'asfalt, o al sembrat,
el vent s'ha endut sempre les últimes roderes.
Hemfettard
A la sorra calenta, /o a l'asfalt, o al sembrat,
elvents'haendutsempre les últimesroderes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Petitorio: Pueblos afrodescendientes de Venezuela

Caracas, 14 DE DICIEMBRE DE 2013
Ciudadanos:
ASAMBLEA CULTURAL REVOLUCIONARIA
Su despacho.-



Nosotras y nosotros, expresiones de los diferentes pueblo negros y negras que integramos la venezolanidad, ubicados en la parroquia San Agustín del Sur (Región Capital de Caracas, Venezuela) y miembros del Colectivo que integra la Prensa Comunitaria EL NEGRERO, reunido en asamblea los días 20 y 21 de Noviembre de 2013, pedimos que se integre la siguiente propuesta dentro del documentos que el GPP Cultura le entregará al presidente Nicolás Maduro, solicitado por él para la batalla económica. Para que sea tomado en cuenta entre las diferentes directrices que lo conforman, como máxima expresión organizativa de nuestro pueblo y sus expresiones identitarias que se vinieron a conformar en rasgos y que se hacen visibles a través de las diferentes expresiones que conforman las comunidades negras venezolana,

Conscientes de la significación histórica de este documento, exponemos los siguientes para que sea insertado en el documento a producir:

DECLARAMOS QUE:

1. Nos manifestamos orgullosos de nuestros ancestros y epónimos libertarios que resistieron y combatieron el proceso de desarraigó y esclavización que quisieron imponerles las culturas africanas, los blancos caucásicos europeos, los blancos criollos, los mantuanos y pardos venezolanos…, los cuales se convirtieron en pioneros de la libertad en las nuevas naciones que vinieron a conformar el continente americano.

2. Celebramos con profundo interés la convocatoria y preparación de tal iniciativa autónoma para la expresión y toma de decisiones de las diferentes expresiones de los movimientos negros que integran la venezolanidad, donde se hace predomínate la presencia de su sentido de pertinencia cultural, sus expresiones de organización colectiva, idiosincrasias, etc., encaminadas a definir los mecanismos de interlocución entre los pueblos venezolanos que poseen una piel negra, el gobierno nacional y la sociedad venezolana, la definición de rutas e instancias organizativas y procesos de concertación de agendas y actuaciones movilizadoras.

3. Respetamos la diversidad e integralidad del estado venezolano; frente al que declaramos nuestro legítimo derecho de autodeterminación y autogobierno y, por lo tanto, la necesidad de constituir libremente instituciones y entidades autonómicas propias dotadas de la suficiente potestad administrativa, presupuestal, financiera, territorial y política nacida del reconocimiento como pueblo venezolanos que poseemos una piel negra.

4. Las discusiones y decisiones tomadas en nuestras diferentes asambleas, reuniones, encuentros cara a cara con las diferentes expresiones organizativas que conforman los pueblos que poseen una piel negra en Venezuela, son insumos para el debate interno y la preparación del Primer Encuentro Nacional de los Pueblos que se caracterizan por poseer una Piel Negra en Venezuela, por lo mismo, no constituyen ni suplen los requerimientos formales y sustantivos de la consulta previa libre e informada, a los cuales está obligado a acudir el gobierno nacional.

5. Recogemos las lecciones aprendidas en las diferentes experiencias organizativas y movilizadoras que anteceden este convocatoria, cuyo acumulado nutre la expresión de nuestra identidad y la presencia histórica del pueblo negro venezolano en el contexto local, regional, nacional e internacional.

6. Las diferentes expresiones identitarias y culturales de los pueblos que se caracterizan por poseer una piel negra en venezolana, constituyen un aporte significativo a la vivencia de la herencia negra producto del desarraigo africano y a la construcción de espacios autónomos que nos caracterizaron como sujetos colectivos creadores de cultura. Estas expresiones se enriquecieron y fortalecieron, con los aportes de las culturas blanca criolla y europea, el aporte de los originarios, al preservar la vida comunitaria en los territorios ancestrales y reconfigurar la distribución de nuestro pueblo en nuevos territorios en los centros poblados y ciudades en los que hoy vive el mayor porcentaje de nuestro pueblo que se caracterizan por poseer una piel negra (Estadio Miranda, Vargas, Aragua, Zulia, etc.) y donde debemos dejar claro, que junto a las poblaciones morena conformamos el 52 por ciento del total de la población venezolana.

7. Resulta pertinente la instalación y funcionamiento de las comisiones consultivas del pueblo en las diferentes instancias y territoritos (nacional, departamental, municipal, distrital), en tanto constituyan espacios de interlocución y legitimación de decisiones del pueblo que se caracterizan por poseer una piel negra en Venezuela para el seguimiento, control, inspección y vigilancia en la implementación de políticas públicas implementadas por el Gobierno Bolivariano.

8. La autonomía constituye el soporte fundamental de nuestra existencia como pueblo, por lo cual los diferentes espacios de diálogo y negociación que se implementen deben reflejar la composición identitaria y las diferentes expresiones territoriales y organizativas de los pueblos venezolanos que se caracterizan por poseer una piel negra en Venezuela.

9. El fortalecimiento y cualificación de la representación política, debe reflejar la composición étnica del país, razón por la cual la misma debe ampliarse al mínimo poblacional reconocido en el Censo de Habita y Vivienda que se realizó en Venezuela en el 2011, por el instituto Nacional de estadística (INE); estimulando la constitución de una organización política nacional unitaria.

10. La articulación de una agenda nacional, departamental y local del movimiento donde estén reflejados el aporte que hicieron las poblaciones negras a la venezolanidad, en diálogo con los otros venezolanos, debe ser la expresión de las prioridades expresadas por nuestras comunidades y sus diferentes expresiones organizativas en los territorios rurales, campos y ciudades en los que se la debe consolidar; concertar y controlar. La implementación de mecanismos, procedimientos e instrumentos de control y veeduría de la agenda y su implementación debe reflejar la estructura organizativa que el pueblo venezolano adopte como expresión del movimiento negro venezolano y fortalezca los espacios de diálogo, concertación, coordinación tramitación de las diferencias y articulación de las distintas visiones y perspectivas a su interior.

11. Para articular las diferentes expresiones poblacionales y territoriales de nuestro pueblo, se requiere la articulación de la Autoridad Nacional de las Poblaciones Negras venezolana, bajo procesos de elección libre y autónoma para su escogencia, donde deben participar los diferentes pueblos que se caracterizan por poseer en su núcleo central y periferia de sentido, los rasgos que las caracterizan como cultura negra venezolana.

12. La consulta previa no constituye un instrumento gubernamental sino un derecho del pueblo venezolano que se caracteriza por poseer una cultura negra venezolana; cuya realización debe responder a principios éticos, procedimientos y espacios convenidos por las diferentes expresiones del pueblo venezolano, en condiciones que garanticen participación amplia, representatividad legitimada y deliberación suficiente para la toma de decisiones que, en todo caso, convengan a las comunidades involucradas.

13. La protección del territorio propio y de los recursos naturales debe garantizar el fortalecimiento de la identidad cultural y la autonomía del pueblo venezolanos que se caracterizan por poseer los rasgos de la cultura negra producto del desarraigo africano y de la transculturización positiva de la cultura caucásica europea, como criolla, mantuana, parda y originaria (mal llamados indígenas), contando con el desarrollo legislativo y el funcionamiento de las instancias organizativas, participativas, reglamentarias y de veeduría necesarias para garantizar y asegurar el futuro de nuestro pueblo; razón por la cual se deben incorporar mecanismos de consulta previa en todos los asuntos que incidan en el desarrollo de las diferentes comunidades; en especial en los planes de desarrollo nacional, departamental municipal y distrital, los temas mineros, en la distribución de regalías, la protección medioambiental, el desarrollo de concesiones y la implementación de proyectos agroforestales, hidroeléctricos y de ordenamiento territorial.

14. La salvaguarda de los territorios ancestrales y sus riquezas mineras deben fomentar el derecho de prelación de las comunidades étnicas en la extracción y disfrute de los títulos, posesiones y concesiones; de manera que se proteja y preserven las prácticas de minería tradicional y ancestral, se controle eficazmente la presencia y operación de empresas multinacionales y corporaciones privadas y se contengan los riesgos humanos, ambientales y culturales de las actividades de extracción, sin menoscabo del bienestar, la reparación y la contención del daño a las comunidades.

15. El fortalecimiento de la identidad de la Cultura Negra Venezolana y el respeto a la cultura venezolana, requiere enfrentar radicalmente la institucionalización del racismo y la discriminación racial en el país, para lo cual resulta necesario promover acciones institucionales sistemáticas y sostenidas que garanticen la educación, reglamentación, judicialización y la desinstalación de este fenómeno en todos los espacios en los que se lo reproduce.

16. La promoción de las culturas Negras venezolanas debe apuntar a una educación que haga transparente el proceso que conllevó a convertir a seres humanos inteligentes que poseían identidad africana en desarraigados, la participación de los africano en la caza y venta de su coterráneo a los barcos negreros europeos, su inserción como esclavos en los nuevos estados-nación nacientes (a los cuales consideraron una propiedad), su participación en las diferentes gestas libertarias, y luego su trasformación en sujetos creadores de cultura, en el que se le debe reconocer los aportes sociales, culturales, políticos y económicos de las poblaciones negras venezolanas y fomente la interculturalidad y la negociación interétnica constitutivas de la nacionalidad venezolana.

17. La planeación del desarrollo social y económico de los pueblos venezolanos que se caracterizan por poseer piel negra, requiere de la implementación de estrategias que protejan y fortalezcan el bienestar, garanticen la realización de derechos y estimulen la gestión de los recursos, la salvaguarda medioambiental, la corresponsabilidad, el fortalecimiento organizativo y la implementación de un sistema de indicadores de desarrollo humano con enfoque diferencial.

18. Fomentar el diálogo intergeneracional y la participación efectiva de la juventud venezolana que se caracteriza por poseer una piel negra, en los diferentes espacios y territorios, constituye un soporte estructural para garantizar la sostenibilidad cultural, la incidencia política, la preservación de prácticas identitarias y su transformación creativa a partir de sus aportes

19. La participación, representación política e incidencia pública de las mujeres venezolanas que poseen una piel negra, resulta fundamental en la garantía de sus derechos, así como en la promoción de su protagonismo y la valoración de sus aportes identitarios y culturales en los diferentes territorios, contextos y expresiones constitutivas del pueblo venezolano.

20. Los procesos educativos para los pueblo que se caracterizan por tener rasgos de la cultura negra venezolana, deben fomentar el fortalecimiento de su proceso educativo, desarrollo de la capacidad de gobernar, fortalecimiento de la cualificación y formación política, protagonismo de las mujeres y los jóvenes, la inclusión de la población con discapacidad y las diferentes expresiones del pueblo venezolano.

21. Incorporar en una próxima revisión de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la expresión “desarraigados negros y negras” en el Preámbulo de la misma, cuando dice: “El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes, y de los precursores y forjadores de una patria libre y soberana que se caracterizaron por poseer una piel negra…”.

22. Rechazamos la construcción de concepciones historiográficas que nos muestran como parte del pasado, que eliminan nuestra gloriosa participación en las luchas por la independencia, que invisibilizan los aportes culturales de los desarraigados venezolanos que se caracterizan por poseer una piel negra, imponiendo estereotipos y paradigmas que desprecian su condición humana y que niegan qué los “negros” o “negras” se convirtieron en sujetos colectivos que se transformaron en creadores de culturas.

23. Reivindicar los esfuerzos que hacen la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), con el propósito de que se reconozcan los aportes morales, políticos, sociales y culturales de las poblaciones negras que fueron producto del desarraigo africano, en la conformación de los pueblos que conforman el Continente Americano, como la instauración de políticas públicas, tendientes a erradicar la pobreza, la exclusión, la xenofobia y el racismo que permitan armonizar los sistemas educativos y las política culturales, en función de una historia común y transparente que permita el desarrollo económico comunitario para avanzar hacia una integración etnos-comprensiva.

24. Nos consideramos descendientes de los millones de hombres y mujeres que supieron sobreponerse al desarraigo africanos y europeo que sobrevivieron a la trata transatlántica de esclavizados, al dolor y sufrimientos causados por estos procesos impíos producidos por las culturas africanas y europeas caucásica.

Es por ello que en base al art. 51 Constitucional, les hacemos el siguiente petitorio:

• Que el término Negro se perciba como una cultura de resistencia que le ha hecho aportes importantes a la diversidad venezolana y que no se vea como un Perfil Fenotípico Racial Discriminatorio, o como una distinción que conlleve a su prohibición dentro de la idiosincrasia venezolana.

• Que no se vea el término negro, como una expresión peyorativa o como lo conceptualiza el Subcomité de Estadística de poblaciones “Afro descendientes” (Instituto Nacional de Estadística): “Es toda persona de piel fuertemente pigmentada, pelo muy rizado, nariz achatada, y labios gruesos. Puede tener prácticas culturales de origen africano, aun cuando no la identifique como tales”. Distinción” y “Perfil Fenotípico Racial Discriminatorio” que no tiene cabida en la realidad venezolana que se ha convertido en una herramienta discriminatoria en contra del aporte que han hecho los sujetos de la acción que poseen una melanina negra y otras culturas a la diversidad venezolanas.

• Si las culturas populares constitutivas de la venezolanidad gozan de atención especial en el Venezuela, en el que se reconoce y respeta la interculturalidad bajo el principio de igualdad de las culturas, se debe asumir el aporte hecho por la cultura negra a la venezolanidad en la nueva Ley de Cultura y que se plasme de forma escrita y expresa que el Negro: Toda Persona nacidas en el territorio venezolano que se caracterizan por poseer uno rasgos culturales producto del desarraigo africano, en el que se le quito su identidad africana y los convirtieron en piezas de ébano.., que se reconocen en sí mismo como venezolano sobre la base de su percepción, valoración y ponderación de los componentes históricos, generacionales, territoriales, culturales, producto del desarraigo y la imposición tribual africana, la cultura indígena y la cultura europea, teniendo como característica principal una identidad que en su núcleo central de sentido y periferia de sentido, sus estereotipos se identifican con el ejemplo, heroísmo y sacrificio de los precursores y forjadores de esta patria libre y soberana que dieron origen al Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia Venezolano y que tiene como designio regirse por los principios de integridad territorial, cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad.

• El reconocimiento y la protección de la diversidad étnica y cultural y el derecho a la igualdad de todas las culturas que conforman la nacionalidad venezolana.

• El respeto a la integralidad y la dignidad de la vida cultural de las comunidades que se caracterizan por poseer una piel negra en Venezuela.

• La participación de los venezolanos y venezolanas que poseen una piel negra y sus organizaciones sin detrimento de su autonomía, en las decisiones que las afectan y en las de toda la Nación en pie de igualdad, de conformidad con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV).

• incluir los aportes morales, políticos, culturales y sociales de las y los estratos negros venezolanos en la Ley Orgánica de Cultura, como en la Ley Orgánica de Educación, en sus diferentes niveles y modalidades, como su difusión a través de la producción de libros de texto, que conlleven a la transparencia de enfoques que permita eliminar la discriminación y xenofobia en los diferentes estratos que conforman la población venezolana, con el propósito de seguir desarrollando su identidad, saberes, testimonios que permitan la recuperación y construcción colectiva de nuestro sentido de pertinencia cultural.

•  En vista que la Ley Orgánica Contra la Discriminación Racial, reconoce el sentido de pertinencia que tiene en la idiosincrasia venezolana la cultura negra venezolana y que juega un papel importante en la idiosincrasia venezolana, en la siguiente cita: “…las insurrecciones del “Negro Miguel” (1552); la impulsada por los negros en Margarita y costas de Cumaná (1525-1555, 1603)…”, se hace necesario revisar el concepto de descendencia y ascendencia dentro del marco jurídico venezolano.

• El Estado democrático y social de Derecho y de Justicia que impera en Venezuela, debe reconocer y garantizar a las comunidades negras el derecho a un proceso educativo acorde con sus necesidades y aspiraciones etnoculturales.

• La autoridad competente adoptará las medidas necesarias para que en cada uno de los niveles educativos, los currículos se adapten a esta disposición.

• El Estado sancionará y evitará todo acto de intimidación, segregación, discriminación o racismo contra las comunidades negras en los distintos espacios sociales, de la administración pública en sus altos niveles decisorios y en especial en los medios masivos de comunicación y en el sistema educativo, y velará para que se ejerzan los principios de igualdad y respeto de la diversidad étnica y cultural.

• Para estos propósitos, las autoridades competentes aplicarán las sanciones que le corresponden de conformidad con lo establecido en el Código Nacional de Policía, en las disposiciones que regulen los medios masivos de comunicación y el sistema educativo, y en las demás normas que le sean aplicables.

•  La educación para las comunidades negras debe tener en cuenta el medio ambiente, el proceso productivo y toda la vida social y cultural de estas comunidades. En consecuencia, los programas curriculares asegurarán y reflejarán el respeto y el fomento de su patrimonio económico, natural, cultural y social, sus valores artísticos, sus medios de expresión y sus creencias religiosas. Los currículos deben partir de la cultura de las comunidades negras para desarrollar las diferentes actividades y destrezas en los individuos y en el grupo, necesarios para desenvolverse en su medio social.

• Los programas y los servicios de educación destinados por el Estado a las comunidades negras deben desarrollarse y aplicarse en cooperación con ellas, a fin de responder a sus necesidades particulares y deben abarcar su historia, sus conocimientos y técnicas, sus sistemas de valores, sus formas lingüísticas y dialectales y todas sus demás aspiraciones sociales, económicas y culturales.

• El Estado debe reconocer y garantizar el derecho de las comunidades negras venezolanas a crear sus propias instituciones de educación y comunicación, siempre que tales instituciones satisfagan las normas establecidas por la autoridad competente.

• La educación para las comunidades negras venezolanas deben desarrollar conocimientos generales y aptitudes que les ayuden a participar plenamente y en condiciones de igualdad en la vida de su propia comunidad y en la de la comunidad nacional.

• El Estado debe adoptar medidas que permitan a las comunidades negras venezolanas conocer sus derechos y obligaciones, especialmente en lo que atañe al trabajo, a las posibilidades económicas, a la educación y la salud, a los servicios sociales y a los derechos que surjan de la Constitución y las leyes venezolanas.

• A tal fin, se recurrirá, si fuere necesario, a traducciones escritas y a la utilización de los medios de comunicación en las lenguas de las comunidades negras venezolanas.

• Los miembros de las comunidades negras venezolanas deben disponer de medios de formación técnica, tecnológica y profesional que los ubiquen en condiciones de igualdad con los demás ciudadanos.

• El Estado debe tomar medidas para permitir el acceso y promover la participación de las comunidades negras venezolanas en programas de formación técnica, tecnológica y profesional de aplicación general.

• Estos programas especiales de formación deberán basarse en el entorno económico, las condiciones sociales y culturales y las necesidades concretas de las comunidades negras. Todo estudio a este respecto deberá realizarse en cooperación con las comunidades negras venezolanas, las cuales serán consultadas sobre la organización y funcionamiento de tales programas. Estas comunidades asumirán progresivamente la responsabilidad de la organización y el funcionamiento de tales programas especiales de formación.

• El Estado velará para que en el sistema nacional educativo se conozca y se difunda el conocimiento de las prácticas culturales propias de las comunidades negras y sus aportes a la historia y a la cultura colombiana, a fin de que ofrezcan una información equitativa y formativa de las sociedades y culturas de estas comunidades.

•  El Gobierno destinará las partidas presupuestales para garantizar mayores oportunidades de acceso a la educación superior a los miembros de las comunidades negras venezolanas.

• Así mismo, diseñará mecanismos de fomento para la capacitación técnica, tecnológica y superior, con destino a las comunidades negras en los distintos niveles de capacitación. Para este efecto, se creará, entre otros, un fondo especial de becas para educación superior, administrado por el Icetex, destinado a estudiantes en las comunidades negras de escasos recursos y que se destaquen por su desempeño académico.

• El Estado apoyará mediante la destinación de los recursos necesarios, los procesos organizativos de las comunidades negras con el fin de recuperar, preservar y desarrollar su identidad cultural.

• Como un mecanismo de protección de la identidad cultural, las comunidades negras participarán en el diseño, elaboración y evaluación de los estudios de impacto ambiental, socioeconómico y cultural, que se realicen sobre los proyectos que se pretendan adelantar en las áreas a que se refiere esta ley.

Esto quiere decir, que no podemos seguir viendo a la venezolanidad dentro de la postura afro centrista y mono centrista europea, en el que tenemos que hacer transparente que sin la participación del Sistema Tribual Africano, jamás fuera nacido el capitalismo en el mundo; en el que hay que rescatar, que al momento de su llegada, éste era un territorio inhóspito, lleno de animales desconocidos, compuesto de múltiples enfermedades tropicales, etc., además que los europeos se encontraban físicamente en estado deplorable, desgastados producto de los vaivenes producidos por el desconocimiento y por la tenencia de una incipiente tecnología marítima.

La lógica nos dice que está claro que sin la participación del Sistema Religioso Tribual Africano, dicha expansión no se fuera dado, en donde el jefe tribual jugó una parte importante en este proceso de desarraigo que vivió África, puesto que tenía la potestad sobre su territorio (llamado en el derecho contemporáneo jurisdicción) y consideraba a sus súbditos como el bodeguero que es dueño de su bodega. Por ello hemos viniendo sosteniendo que ya basta de que la historia siga siendo vista desde una postura centrista y excluyente, que nos presenta a los europeos solamente como los malos y a los africanos como los buenos y eso se debe a los sesgo históricos y personales que han influido y jugado un papel importante en nuestro desarrollo y manera de ver las cosas, lo cual ha traído como consecuencia que continuemos viendo la historia de nuestros países desde la óptica africana y no desde la conformación de los distintos bloques que sirvieron de referencia para la conformación de la venezolanidad. Es por ello que hay que desmitificar los diferentes campos del saber y empezar a crear nuevas postura para poder entender la influencia que tuvieron las diferentes dinámicas que interactuaron en ese proceso que llevó a que los negros se convirtieran en sujetos creadores de cultura, en el que pudiéramos decir, que los europeos eran los que poseían el mayor poder de fuego simbólico, y de esta manera estaríamos desmitificando los diferentes sistemas de representaciones que el hombre ha hecho del mundo y de sí mismo, porque en la medida que se van haciendo transparente, las iremos percibiendo y esclareciendo es vasto sistema de interpretación que las ha deforman y que trabajó como una especie de mecanismo subliminar que tienen como propósito que no se conozcan sus diferentes entramados y por ende, no vamos a entender el papel que juega el pensamiento en el desarrollo de la personalidad, más…, cuando ésta está internalizado. Es por ello, que hay que aceptar que su debate se hace indispensable y no se puede obviar, porque la historia está allí, puesto que el tema no ha tenido el tratamiento adecuado, en el que se ha querido obviar que la caza de esclavos en África era común, la cual se había transformado en una institución donde se cazaban a blanco, negros etc., lo que quiere decir que era sociedades muy primitivas gobernadas por un sistemas de formas elementales, caracterizadas por culturas mecánicas, donde prevalecía la imposición del tótem, en base a un sistema de creencia impuesto y donde los jefes eran dueños de la vida de quienes estaban en sus predios por voluntad divina.

Esto representa que los emporios que formamos parte de la venezolanidad, poco a poco hemos venido entendiendo el momento histórico que vivieron, donde la imposición de sus formas culturales por parte del europeo (...) fue relevante y conllevó a crear una propuesta de acción donde el impactos de estos hechos históricos debe servir de principios y estar ligados a un propósito político que debe comprender el fortalecimiento de nuestro autoestima, con la finalidad de instaurar la convicción de que los esfuerzos colectivos y la participación organizada, se conviertan en la base para la materialización de la república que está naciendo y allí la cultura juega un papel fundamental, ya que es el lugar donde se recrea la unidad simbólica del pueblo, considerada como un valor universal de mucho calibre, compendio de las actividades espirituales y materiales de la sociedad, puesto que es el vehículo más eficaz y legitimo para estimular y enaltecer las posibilidades de expresión del pensamiento y las aspiraciones del hombre en sociedad (por ello, no podemos olvidar que hay que visibilizar la dinámica histórica que trajo como consecuencia el sanguinario e inhumano Sistema de la Trata Negrera, como no podemos seguir in visibilizando que sin la presencia o participación de los pueblos o culturas aristocráticas africanas, dicho sistema no se fuera dado, porque es imposible creer que un grupo de aventureros buscadores de oro y de piedras preciosas que cruzaron mares, en galeras construida con una incipiente tecnología, físicamente agotados y demacrados por la trayectoria, pudieron apropiarse de todo un continente y adueñarse de su patrimonio material y espiritual. Lo cual permite deducir que el conquistador supo comprender la ingenuidad del contrario y dentro de ella, la incipiente cultura que habían alcanzado en comparación a la de ellos, la poca importancia que se le daba a la vida, a los estratos más pobres, papel social que tenían la aristocracia tribal dominante (su carácter inhumano), etc., permitiéndoles ganar tiempo, dividirlos, percibir su diferentes sistema de representaciones, las cuales consideraron extrañas a toda idea de divinidad que el europeo concebía, a las cuales miraron como especulación, maltrato y desprecio, manejándolas a su antojo, porque no se puede negar que hubo una tendencia por parte de las culturas africanas aceptar el nuevo estilo de dominación, como del componente idiosincrático, jurídico e ideológico que esto implicaba, en el que no predominó una dinámica cultural en el cual prevaleciera un libre intercambio de sus elementos interno, ni una lucha que les permitieran crear un bloque histórico como respuesta ante la presión aculturadora.

Por ello sostenemos que el problema de la invisibilización del aporte a nuestra diversidad, por parte del “negro venezolano”, no es un problema solo de sólo sector social, porque también lo es, de las culturas que vinieron a conformar la venezolanidad..., no es de razas, ni exclusivo de los traídos como desarraigados a estas tierras americanas. Por eso la deuda social no es solo es con los “negros venezolanos” sino también con las otras culturas que engrandecieron la cuna de Bolívar..."

Pero en el caso de la cultura negra, la realidad de éstas, es diferente, al de los otros emporios humanos (es una situación especial, que no se ha podido superar, puesto que el impacto que tuvo el ser cazado, vendido y traicionados por su propia naturales -por los propios africanos-, no ha sido superado y viene a corroborar lo que algunos investigadores en el área mantienen, donde a pesar que fueron visibles las crueldades, el sistema tribual africano, siguió intensificando la caza hasta posteriores del siglo XIX) y que hoy, se quiere de manera ladina (maliciosa) imponer el término “afro descendiente”, con la intención de invisibilizar tales hechos históricos, sin reconocer la capacidad, potencialidades e inteligencia del negro para convertirse de esclavo, mercancía o producto, en creador de una cultura propia, innovador de categorías y argumentos paradigmáticos que no se pueden ver aislados del resto del país, que tiene que verse integrada dentro del aporte que permitió la conformación de la venezolanidad, y en condiciones de igualdad, en el que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela lo asume como una condición especial, en vista que debe comprenderse su situación..., del cual depende la perpetuidad de su existencia y reconocimiento en el tiempo, en vista que fueron dejado a la deriva, sin ningún tipo de apoyo, ni representación jurídica que lo protegiera.

Esto representa que África jamás tuvo le interesó reclamar el trato inhumano que se le dio a nuestra ascendencia biológica (no cultural, en vista de la perdida de la geografía espacial y de la creación de una nueva por la intervención de otros factores, en el que no se puede hablar de la presencia de la ancestralidad africana, porque se perdió la originaria), porque de un sólo golpe aceptaron el sistema impuesto por el extranjero que conllevaba a entregar y convertir a sus originarios en Pieza de Ébano o mejor dicho…, en productos que podían ser adquirido por cualquier ciudadano europeo por cualquiera vágatela en cualquiera de las vitrinas de sus poblaciones de origen o en sus provincias), porque no les importaban su situación y es por ello que se pusieron al lado de quienes detentaron el poder porque eran parte del sistema de acumulación que se estaba gestando en el mundo y de la forma tan descarada, como éste fue ganando espacios (véase el papel que jugó la nueva División Internacional del Trabajo) y para ello se necesitaban de insumos que se convirtiera en mercancías y una mano de obra barata que se consolidó a través del Sistema de la Trata Negrera (donde millones de humanos fueron convertidos en piezas para fortalecer una realidad que no era la suya, a los cuales no se le reconoció su inteligencia, como sus diferentes capacidades, porque eran cosa sin valor, no eran reconocidos por la institucionalidad africana y europea como humanos), lo cual debe explicarse por el carácter que tuvo su expansión y el papel que jugó, la heterogeneidad histórica y sociocultural que se constituyó a través de un constructo ideológico (en el sentido de la falsa conciencia), cuya finalidad sirvió para enmascarar dicha realidad y desentrañar sus condiciones estructurales de explotación, dominación y agresión simbólica de quienes en África se convirtieron en minorías, en el que se menoscabó el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de sus derechos y libertades (por ello los texto de carlós Marx no sirven para su estudio, puesto que al referido analista no le importó tal realidad, a pesar que en el segmento de tiempo que vivió y que le dedicó al nacimiento del Capitalismo liberal, todavía se encontraba en boga los residuos de tales actos inhumanos).

Por ello, siempre hemos dicho que somos venezolanos creadores de la cultura negra, ya que por encima de nuestras cadenas (impuesto por el Sistema Tribal Afro europeo), nuestra ascendencia fue capaz de entender lo que les estaba pasando, puesto que tenían conciencia de la dinámica histórica que estaban viviendo, como de la necesidad de su apropiación, porque se presentaba una oportunidad para ser reconocidos y la supieron aprovechar..., dentro de esa estructura de contradicciones, de explotación, dominación y agresión simbólica que permitió que los constructos para la dominación y la dependencia se impusiera como tipos ideales, los cuales fueron utilizados para la imposición del logo centrismo y el afro centrismo, que los conllevó a negar su estética, construyendo hegemonía frente colectivos de menor impacto. Por lo tanto, no fue fácil nuestra aceptación como poblaciones que nos habíamos convertido en originarios de los incipientes estados nación que se estaban emergiendo en un ambiente donde no se reconocía que éramos el producto de los cambios que se dieron y que vinieron a influir a la nueva estructura social venezolana (aunque se siguió manteniendo los mismos paradigmas que mantenían al estado social europeo), lo cual conllevó a una serie de conflictos que trajeron como consecuencia que la esclavitud se remozara y adquiriera otro carácter, donde las ventajas fueron a favor de los caudillos y de los hacendados (Se abolió la esclavitud, con grandes pérdidas para el estado venezolano y un gran negocio para los caudillos y dueños de haciendas, en vista que los negros quedaron desprovisto de tierra y dineros para su sustento y sobrevivencia, lo cual conllevó a que el vínculo con los hacendados se acentuara, profundizándose el conuco como un sistema de explotación y de neocolonialismo, ya que se impulsó la figura jurídica del arrendamiento, donde la convención no fue a título oneroso para los negros venezolanos), aunque tardíamente se comprendió la importancia estratégica para que se incorporaran a las luchas de independencia que se venían gestando en nuestro país y por ello se promulgó una serie de decretos, leyes en Pro de su abolición y fue en 1854 (con la llegada al poder del General José Gregorio Monagas, el cual no estaba de acuerdo, porque sostenía que tal medida perjudicaba a sus propietarios) que se tuvo garantía de una acción jurídica que puso en vigencia su liberación con la puesta en marcha de una justa indemnización que contribuyó acrecentar las arcas de los hacendados.

Es por ello que venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo que el término "afro descendiente", es antijurídico, intrascendente, anti histórico que irrumpe en contra de las fuentes que sirvieron para crear la República (1811), donde no se explica que se utilice este momento, en el que la Revolución Bolivariana está propiciando un nuevo sistema de participación centrado en la cohesión y corresponsabilidad que incluye el relanzamiento de nuevos paradigmas que favorezcan una generación de alternativas que auspicien un sistema que fomente procesos que transfieran su efectividad dentro del contexto local y para ello se hace necesario adecuarlos dentro de una serie de principios y valores consustanciados con el proceso histórico que estamos viviendo, en donde la participación conlleve a la cimentación de una visión compartida que genere un pensamiento holístico en función de concebir un ciudadano que tenga una capacidad de comunicación proactiva que a la vez pose a un esquema conceptual actualizado y socializado, con el propósito de que se pueda discernir en cuando al uso agudo de herramientas que confieran su formación particular, lo cual implicaría compartir una imagen de futuro que permita el desarrollo de la energía generativa de lo humano, con la finalidad de afirmar la nacionalidad venezolana y reconstruir un país más justo y ético que tome en cuenta la importancia que tienen los principios y valores para el desenvolvimiento de sus potencialidades, la imaginación productivas, la sensibilidad de percepción y la comprensión del espíritu (por ello... la lucha por su memoria no se puede separar de su nueva geografía espacial, ya que la ancestral se perdió, no existe, se transformó y nació otra, puesto que la cultura negra no es producto de lo africano solamente, sino también de lo blanco y lo indígena, en el que ninguna de estas culturas se puede adjudicar su origen, aunque fenotípicamente la pigmentación sea parecida a la africana en algunos casos, pero en otros responden a colores matizados que deja entrever aspectos fenotípicos diferentes.

Petitorio que hacemos a los catorce días del mes Diciembre del dos mil treces, en la ciudad de Caracas (Venezuela).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El Machu Picchu (para ver y extasiarse)

El Ave Fénix

Bellísimo video interactivo del Machu Picchu,

Ver aquí: http://www.airpano.ru/files/Machu-Picchu-Peru/2-2

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mahmud Darwish, el poeta palestino

Erasmo Magoulas

“Se puede amar o no a una patria, pero a una patria libre.
Si está ocupada siempre la amarás”

Mahmud Darwish

La Colección Sur tuvo el acierto de editar La Patria de las Palabras, del poeta palestino Mahamud Darwish. La edición de fines de 2012, estuvo auspiciada por el Festival Internacional de Poesía de La Habana, el Movimiento Poético Mundial y el Instituto Cubano del Libro. La Colección Sur está dirigida por el poeta cubano Alex Pausides. La traducción de la poesía de Darwish,del Arabe al Castellano, estuvo a cargo de Pedro Martínez Montávez, Mahamud Sobh, Abdellatif Laâbi y Luis Gómez. Como ha dicho – escribe Pausides en el prólogo de La Patria de las Palabras – el destacado intelectual marroquí Abdellatif Laâbi, refiriéndose a los poetas palestinos de la resistencia, el poeta es el hijo dejado atrás, custodio de la madre, guardián de la casa, depositario y defensor de la tierra, mientras el padre sale en busca de un mejor destino, Ulises cuyo sueño es la tierra, patrimonio irreductible y definitivo de sus padres. El poeta es el joven Telémaco que se erige en el sostén de la madre, ante los designios de los que la codician, en una lucha sustentada en la preservación de las raíces y la memoria y en donde permanece intacta la antigua dignidad. La dignidad de los desterrados dentro de su propia tierra, los privados de sus árboles milenarios, los expropiados de sus casas y de sus tradiciones culturales, los silenciados a toda costa, porque bien se sabe que la palabra puede ser una herramienta para cimentar no solo la identidad amenazada, sino levantar la vida y reparar la alegría perdida en el despojo diario del oxígeno, cuando el ocupante entra a la casa como un dueño.

El mismísimo General sionista Moshe Dayan, tras la Guerra de los Seis Días, en junio de 1967, dijo de la poesía de la poeta palestina Fadwa Touqan, “sus poemas son más subversivos que diez atentados”.

Mahmud Darwish nació en una aldea arrasada en 1948 por la violencia sionista, cuando solo contaba con siete años de edad. Darwish padeció desde temprana edad la condición del exilio, dentro y fuera de su patria, dice Pausides en el prólogo del libro. Por ello, no es extraño que las condiciones en que vivieron y viven los palestinos bajo la ocupación resultara un elemento vital de la germinación de sus convicciones, sus ideales y sobre todo, en la prodigiosa floración de su poesía.

Privado de la patria –continúa Alex Pausides–, de los espacios de su infancia y los sitios de labor de sus antepasados, ha edificado con sangre y privaciones una patria que es inmune a la barbarie y la codicia de los ocupantes; una patria en la poesía y en la seguridad de su credo: Sostenerse por encima de la catástrofe y la ruina, más allá de la duda y la incertidumbre.

La Patria de la Palabras incluye poemas de Darwish aparecidos en dos de sus libros fundamentales: Hojas de olivo de 1964 y El fénix mortal de 1995.



Carné de identidad

Escribe
Queso y árabe,
Y el número de mi carné es el cincuenta mil;
que tengo ya ocho hijos,
y llegará el noveno al final del verano.
¿Te enfadarás por ello?

Escribe
Que soy árabe,
Y con mis camaradas de infortunio
trabajo en la cantera.
Para mis ocho hijos
arranco, de las rocas,
el mendrugo de pan,
el vestido y los libros.
No mendigo limosnas a tu puerta,
ni me rebajo
ante tus escalones.
¿Te enfadarás por ello?

Escribe
que soy árabe;
soy nombre sin apodo.
Espero paciente, en un país
en el que todo lo que hay
existe airadamente.

Mis raíces,
se hundieron antes del nacimiento
de los tiempos,
antes de la apertura de las eras,
del ciprés y el olivo,
antes de la primicia de la yerba.
Mi padre…
de la familia del arado,
no de nobles señores.
Mi abuelo era un labriego,
Sin títulos ni nombres.
Mi casa es una choza campesina
de cañas y maderos,
¿te complace…?
Soy nombre sin apodo.

Escribe que soy árabe,
que tengo el pelo negro
y los ojos castaños;
que, para más detalles,
me cubro la cabeza con un velo;
que son mis palmas duras como la roca
y pinchan al tocarlas.
Y me gusta el aceite y el tomillo.
Que vivo
en una aldea perdida, abandonada,
sin nombres en las calles.
Y cuyos hombres todos
están en la cantera o en el campo…
¿Te enfadarás por ello?

Escribe
que soy árabe;
que robaste las viñas de mi abuelo
y la tierra que araba,
yo, con todos mis hijos.
Que solo nos dejaste
estas rocas…
¿No va a quitármelas tu gobierno también,
como se dice…?

Escribe, pues…
Escribe
enel comienzo de la primera página,
que no aborrezco a nadie,
ni a nadie robo nada.
Mas, que si tengo hambre,
devoraré la carne de quien a mí me robe.
¡Cuidado, pues…!
¡Cuidado con mi hambre,
y con mi ira!

A mi madre

Añoro el pan de mi madre,
el café de mi madre, el tocar de mi madre.
La infancia crece en mí día tras día,
y amo la vida, porque si muriera
me avergonzarían las lágrimas de mi madre.

Si un día vuelvo,
úsame como lazo de tus pestañas,
y mis huesos oculta bajo esa yerba
bautizada con la pureza de tu pie.

Átame fuertemente con un mechón de pelo,
con el hilo que brilla en la cola de tu vestido,
ypodré ser un dios.

Me haría dios si tocara el fondo de tu alma.
Cuando vuelva,
enciende conmigo el horno de tu casa,
hazme ser la cuerda de tu azotea
para tender la ropa.
No puedo levantarme sin la oración
de tu mañana.
Me he hecho viejo.

Vuélveme las estrellas infantiles.
Para que, en el camino de la vuelta
al nido de tu espera,
acompañe a las crías de los pájaros.


El gorrión, tal cual

Paradojas de la rutina: este crepúsculo que
se derrama
tras el cristal iluminado, me ayuda
a mitigarla. No he soñado mucho contigo,
gorrión. Hace tiempo que un ala no sueña
con la otra…
Los dos estamos inquietos.

Posees lo que yo no tengo: el azul por
hembra
y un remolino de viento por morada.
Vuela tan alto como la sed del espíritu;
que me da el espíritu; aplaude a los días,
que tejen
tus plumas; renuncia a mí si así lo deseas,
pues mi casa, como mi palabra, es exigua.

Es un huésped siempre alegre que frecuenta
el tejado
y el tiesto de albahaca absorto, como la abuela,
en la ventana… Sabe donde hay pan, agua,
y donde está el cepo de los ratones…
Agita las alas como se agita el chal de una
mujer que se nos escabulle.
Y emprende el vuelo azul…

Impulsiva como yo, es esta celebración
impulsiva.
Él araña el corazón y lo arroja a la paja.
¿Durará lo que el simple temblor de un día
en bandeja de plata?
A mi correo le faltan distracciones:
vendrás, oh gorrión, por mucho que
la tierra encoja y se desborde el horizonte.

¿Qué aprenderán tus alas de mí?
Estírate, y evapórate como un día
cualquiera.
Las plumas necesitan un grano de trigo
para ser libres. ¿Qué aprenderán de ti
mis espejos? Mi estro necesita
un firmamento para que el absoluto lo vea.

Tú eres libre y yo soy libre. Nos anhelamos
mutuamente. Pósate para que yo me eleve.
Elévate
para que yo me pose. ¡Oh gorrión! Regálame
la campana
de la luz, y yo te ofreceré una casa habitada
por el ahora.
Y así cada uno se completará en el otro,
entre cielo y cielo,
al separarnos.

La periodista Muriel Steinmetz del periódico L’Humanité, realizó una entrevista al poeta en mayo de 2004. La misma fue traducida por el escritor y periodista español Manuel Talens (1). Al comienzo de la entrevista, Steinmetz hace referencia a un título de una nota realizada sobre Darwish con anterioridad: Palestina como metáfora. Darwish contesta: “Para mí, Palestina no es sólo un espacio geográfico delimitado. Remite a la búsqueda de la justicia, de la libertad, de la independencia, pero también a un lugar de la pluralidad cultural y de coexistencia. La diferencia entre lo que yo defiendo y la mentalidad oficial israelí –incluso diría la mentalidad dominante hoy en Israel- es que esta última conduce a una concepción exclusivista de Palestina, mientras que, para nosotros, se trata de un lugar plural, ya que aceptamos la idea de una pluralidad cultural, histórica y religiosa en Palestina. Este país la heredó. Nunca fue unidimensional, ni perteneció a un solo pueblo. En mi escritura, me confieso hijo de varias culturas sucesivas. Hay lugar para las voces judía, griega, cristiana y musulmana. La visión opuesta concentra toda la historia de Palestina en su período judío. No tengo derecho alguno a criticar la concepción que ellos tienen de si mismos. Pueden definir su identidad como deseen. El problema es que esa concepción de la identidad significa la negación de la del otro.”

Ante la pregunta de si la poesía podría constituirse en una alternativa la religión, el poeta contesta: “William Blake decía que la imaginación es una nueva religión. Todo el movimiento romántico busca sustituir la inspiración poética por la inspiración religiosa y profética. Yo creo que la religión y la poesía nacieron de la misma fuente, pero la poesía no es monoteísta. Tal como dijo Heidegger (Martin), nombra a los dioses. La poesía está en rebelión permanente contra sí misma. No cesa en modificarse. La religión es estable, fija, permanente.” Ante la cuestión del integrismo religioso y la poesía, Darwish contesta: …”el integrismo impide que florezca la poesía. Su maniqueísmo sin apelación no conviene en absoluto a la poesía. El integrismo tiene respuestas totalmente preparadas. Es poeta quien duda y acepta al otro. Para mí, la poesía está ligada a la paz. Está en perpetua adoración ante la belleza de las cosas y, desde luego, ante la belleza femenina. El integrismo aísla a la mujer y la esconde. A la poesía le gusta el vino, el integrismo lo prohíbe. La poesía sacraliza los placeres en la tierra. El integrismo se les opone ferozmente. La poesía libera los sentidos. El integrismo los reprime. La poesía humaniza a los profetas. Por eso la cultura engendrada por el integrismo religioso es anti-poética por excelencia. El integrismo puede llegar a suprimir todo lo que sea contrario a su concepción del mundo.”

“El fundamentalismo musulmán es en sí mismo una reacción al fundamentalismo y al integrismo estadounidense e israelí. El despotismo universal de Estados Unidos, tal como se despliega hoy en día, está legitimando el integrismo musulmán.”

“La lucha actual, que se nos presenta como una lucha entre civilizaciones, no es más que una lucha entre integrismos. No es una guerra de civilizaciones, sino una guerra entre diferentes barbaries.”

En el año 2006 la periodista italiana Geraldina Colotti le realizó, para el periódico Il Manifesto, una entrevista a Darwish. La misma fue traducida, para la página electrónica rebelion.org, por Beatriz Morales Bastos (2). El poeta nos ofrece algunas reflexiones e imágenes sobre el silencioso holocausto palestino, que son al mismo tiempo abrumadoramente claras y estremecedoras: “Los israelíes son como los blancos de Sudáfrica y nosotros como los negros. Hemos aceptado ser los negros, pero no es bastante; para ellos no podemos ser ni blancos ni negros, ¿qué quieren? Mi única conclusión es la siguiente: los israelíes no están preparados para la paz, tienen miedo de la paz.”

“Los israelíes tienen una obsesión por la seguridad, debida a dos tipos de miedo: uno, legítimo, debido a lo que sufrieron a manos de los europeos. Pero en parte, han sido indemnizados por ello a expensas de los palestinos; y apoyándose en el sentimiento de culpabilidad de Europa, viven de un crédito infinito en el plano moral, económico y militar. Hasta tal punto que hoy en día criticar la política israelí equivale a anti-semitismo. Pero hay otro tipo de miedo que, aunque se presentara un nuevo Freud (Sigmund), nosotros no podemos resolver: es el miedo por lo que han cometido contra nosotros”.

“A lo largo de toda la historia, los israelíes han tratado de monopolizar el papel de víctimas y no soportan otros competidores. Incluso Bush (George W.) se dice víctima del terrorismo. Pero, cómo hace una víctima para ocupar Iraq y Afganistán, aterrorizar al mundo entero y tener incluso la hegemonía política sobre Europa, una Europa que ya no es independiente como antes. No me gusta el papel de víctima. Entre el verdugo y la víctima hay una tercera opción: ser un ser humano normal. Los israelíes no quieren ser un Estado normal, porque podrían perder su trato distintivo y su unidad interna, una vida normal podría suscitar preguntas sobre la naturaleza de la sociedad israelí.”

(1) Para mí, la poesía está ligada a la paz
www.manueltalens.com/traductor/activista/59darwish.htm

(2) Israel tiene miedo de la paz
www.rebelion.org/noticia.php?id=40552

Otra lectura recomendada: Se puede amar o no a una patria, pero a una patria libre. Si está ocupada siempre la amarás. www.mundoarabe.org/entrevista_a_mahmud_darwish.htm

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

7 Claves para comprender la política mundial

Carlos Santa María

Según 'The Financial Times', una encuesta de la Fundación Marshall manifiesta que la mayoría de europeos y estadounidenses rechazan a Rusia y a China como líderes mundiales, aseverando que este liderazgo es "indeseable". Para quienes conocen las claves que permiten saber exactamente lo que se pretende con esa información y los mensajes que se descubren detrás de ella, son nítidos su dirección y propósito: el Plan Marshall tuvo su origen en una propuesta destinada a la reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial, unido a un proyecto reservado que era detener el avance del comunismo, creado fundamentalmente por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, de cuyo Secretario recibió la denominación. Así se entiende nítidamente el mensaje dado a la comunidad internacional: es conveniente rechazar a naciones que puedan afectar a las potencias tradicionales. De allí que es preciso buscar herramientas que le permitan a un número cada vez más alto de personas comprender la realidad política mundial, ya que, teniendo claro los fundamentos, se posibilita explicar lógicamente lo que parece una anarquía. Que la Conferencia de Ginebra se realice, que Irán esté sometido supuestamente a lo que plantee el gobierno de Francia, que la ONU sea una organización eficiente-ineficiente en términos de paz mundial, que el terrorismo suspenda su acción armada en Siria producto del aprendizaje en "talleres" para negociar, si pagará Chevron la extrema destrucción ambiental en Ecuador o si existirá resolución pronta del problema palestino, qué impedirá el acuerdo nuclear de Irán, etc., están dentro de la guerra político-mediática, tanto como se prevé afortunadamente una situación proactiva con el fin de impedirla. Desde una óptica dialéctica humana todo es comprensible e incluso es factible proponer nuevos escenarios a las problemáticas presentes. Para ello, es fundamental utilizar claves metodológicas que pueden ser compartidas en la academia, en seminarios, en las fábricas, en la cotidianidad tanto como en la charla familiar.

Clave 1. Existen élites y transnacionales mundiales de poder omnímodo.

El primer elemento a tener en cuenta es que hay un desconocimiento en el mundo de la existencia de megapoderes que actúan de modo invisible a los ojos de la gente y que no aparecen en las imágenes de los medios. Estas transnacionales de la decisión mundial, a través de una dirigencia reservada, determinan cómo debe ser el movimiento económico en las bolsas internacionales, qué guerra puede o no convenir a sus intereses, cuál es la ganancia en la obtención de un mercado nacional, entre otras. A los riesgos que encarnan las políticas soberanas en los países es a lo que prestan más atención, pues implica no tener certeza sobre la posible pérdida del control de los recursos básicos y mercado de éstos. El negocio, fuente del objetivo que guía sus actuaciones, es la temática principal independiente del sufrimiento, dolor o enfermedades que puedan causar sus decisiones. Las últimas revelaciones sobre las 10 compañías que manejan la alimentación transnacional, asociadas a complejos militares y financieros, corroboran la tesis sobre enclaves de poder mundial.

Clave 2. Estas poseen intenciones no ligadas a la nacionalidad ni autonomía social.

Lo que guía la acción de estos complejos es básicamente la unidad de dos valores sustanciales: enriquecimiento y disfrute. En ese sentido, no poseen nacionalidad efectiva y la pueden variar dependiendo de su fin máximo. Para el logro poseen un elemento sustancial: su mentalidad. Ella los dirige hacia ese camino, sin remordimientos, convencidos incluso en una visión divina (poseen altos grados de fe religiosa) y poseídos de la creencia en el poder de definir los destinos del orbe (lo que han logrado en la historia).La hipocresía y la perversidad son dos de sus características necesarias. Los países poseen gobiernos con tendencias y, por tanto, sus inversiones deben ser protegidas a través de dinero en altas magnitudes (miles de millones de dólares), los cuales hay que cuidar pues los intereses son prioritarios… y están vigentes ahora mismo. El interés soberano de las naciones, población, hambre o desarrollo, son secundarios frente a sus propias inclinaciones mercantiles.

Clave 3. Las vinculaciones ocultas y el poder magno.

Estas organizaciones poseen una red amplísima de contactos para ejercer sus proyectos, que van desde el uso de instituciones reconocidas como la ONU-OTAN (y asociadas), el FMI, el BM, derechos humanos (como el Observatorio Sirio), culturales (USAID),"fundaciones independientes" (Marshall), junto a un sistema de relaciones del más alto nivel (presidentes, primeros ministros, jerarcas), hasta llegar al lumpen mismo como ejecutor de sicariato. El golpe de estado o la desestabilización son herramientas comunes. El dominio de la información internacional (CNN, AP), más lo local (periodismo interno), posibilita la función de propaganda disfrazada y el manejo de las críticas a través de coacciones oscuras a la prensa que calla, y con uso hábil de la farandulización como temible ideología para construir una mentalidad ocupada del consumismo e individualismo. Simplemente, como ejemplo, en un nuevo atentado terrorista donde un autobús escolar con niños fue atacado y hecho explotar en Siria, este dato no aparece en los medios occidentales en una clara intención de ocultar la información. El uso de la tendencia a crear miedo si hay posibilidad de cambios es frecuentemente utilizada.

Clave 4. Existen tendencias contrarias o ligadas a la democratización.

Sin embargo, el mundo ha pasado lentamente a convertirse en un espacio multipolar donde ese dominio de estos megapoderes inclementes ya tiene opositores que cada día se van afincando con mayor fuerza y denunciando dichas empresas de perversión, incluso desde el interior de sus propias fuerzas consideradas "leales". No sin razón, la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), no apoyará el tratado contra la 'piratería' y las falsificaciones ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement), propuesto y defendido por Estados Unidos, pues este tratado podría poner en peligro otros derechos y libertades. A nivel internacional el nacimiento del BRICS, una alianza estratégica entre cinco grandes naciones: Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica, pone sobre el tapete la oportunidad de creer en nuevas organizaciones más proclives a sistemas solidarios. La CELAC en el caso latinoamericano, que une a 33 países, busca la institucionalidad regional donde converjan los Estados de la Cumbre de América Latina y el Caribe y el Grupo de Río en un bloque político que muestre la voz del continente americano y "se consolide como una zona de paz, de democracia" ( Hugo Chávez). Cercana a los 600 millones de habitantes con una extensión de más de 20 millones de kilómetros cuadrados, donde por vez primera no participan Canadá ni Estados Unidos en un hecho histórico, su significado se liga a nuevos aires de libertad. La presencia de Rusia, China, Líbano, Irán, Siria, en conjunto con países que comienzan a prestar oídos a la necesidad de una solución política en Oriente Medio, muestra que los propósitos colectivos pueden aflorar.

Clave 5. La existencia de multipolaridad permite que exista un equilibro relativo.

Es gracias a la multipolaridad, donde existen potencias que pueden enfrentarse a los imperios, que millones de seres están vivos. No es por milagro, pues en Irak la pérdida de vidas humanas se estima en más de un millón y ellos son el síntoma de que los débiles no tienen oportunidad para escapar del azote inquisidor si no hay quien defienda derechos inconculcables. La oportunidad en este nuevo siglo para que sean protagonistas otros actores internacionales, además de varios pueblos que han adscrito su obra a la soberanía, es lo que ha posibilitado que las órdenes de hincarse y pedir clemencia no sean tan permanentes. Afortunadamente, Siria, pese a que cada día asesinan a sus niños por efecto de obuses mortales (situación que la prensa occidental en todos los continentes calla, oculta y deforma), ha mostrado la altivez ante estos nuevos sátrapas. Irán no se rendirá, ni Venezuela, pese a la inversión de millones de dólares para sabotear la economía, situación que tampoco se ve en las imágenes televisivas. Por el contrario, en la Alianza del lado oscuro, Francia ejerce el papel donde sus rodillas tocan con el suelo permanentemente contrastando con los principios sagrados de la Revolución francesa.

Clave 6. El mundo se mueve en esta tensión.

Todo lo que ocurre de magnitud en la arena internacional y también en gran parte del mundo invisibilizado, incluso lo cotidiano, marcha conforme estos juegos de poderes se equilibran, donde uno adquiere más poder que otro o se debilita. Sin embargo, todo hace pensar que la dignidad se está consolidando cada día más por sobre la falsedad y la maldad torturadora, opresora y destructora del ser humano. No es tarea fácil aunque se percibe una tendencia esperanzadora. Por tanto, los conflictos continúan existiendo y, a su vez, las contradicciones se agudizan o resuelven dialécticamente. El caso del control de Internet es un ejemplo preciso de cómo estos criterios de democracia y autoritarismo se enfrentan cada día y en cada momento. Las denuncias de Julian Assange sobre el TPP negociado por Australia, Chile, Brunei, Singapur, Malasia, Perú, México, Canadá, Japón, Vietnam y Nueva Zelanda, muestran cómo su promotor, Estados Unidos, pretende limitar la libertad en el acceso a Internet y coaccionar a los dueños de derechos de autor a suprimir determinados contenidos que considere necesarios, creando nuevos derechos inexistentes en ningún instrumento de propiedad intelectual, dificultando el acceso a la cultura y el conocimiento, lo que es sujeto de oposición.

Clave 7. El método dialéctico humano contribuye a la lectura analítica comprensiva de la realidad.

El uso de una metódica que emplee categorías confiables y en forma estructurada ofrece rigurosidad para comprender con mayor claridad los sucesos mundiales. En esta dirección, el uso de la historicidad, la dialéctica, proactividad y equicracia, contribuyen notablemente. La historicidad implica ubicarse en el mundo de hoy, con sus conflictos, intencionalidades, oportunidades y propósitos, mostrando la realidad en su dimensión objetiva. La dialéctica se refiere a que los fenómenos están en movimiento y no definidos por siempre sino que adquieren alta movilidad y se someten a cambios incluso coyunturales. Proactividad es una visión fundada en el optimismo histórico por el cual se posee la convicción que los mejores propósitos humanos serán cada día más propios de la vida del ser. Y la equicracia se refiere a la búsqueda de una sociedad donde la justicia equitativa sea por fin recuperada. Pese a ello, habrá oponentes que propiciarán formas diferentes de ver la sociedad y que creerán que este mundo debe marchar según sus intereses. En este orden de ideas está el ex consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Sbigniew Brzezinski, quien se ha opuesto radicalmente a las opciones por sociedades realmente democráticas manifestando que la "resistencia populista" es la que impide un Nuevo Orden Mundial (naturalmente manejado por las élites que tienen el derecho a enriquecerse a costa de los negocios bélicos y el saqueo a las riquezas de diversas naciones), por lo cual, según su opinión, se hace necesario un "movimiento mundial de resistencia" al "control externo" (¡¡), impulsado por el activismo populista de pueblos políticamente despiertos e históricamente resentidos. Parece ser que estos planteamientos se resumen en un lamento acerca de los "populismos" que muchas naciones lo expresan como recuperación de su territorio y la dignidad perdida por obra de relaciones de domesticación que deberán ser superadas. En la medida que los esfuerzos de las naciones, organizaciones y movimientos que postulan la democracia real como el objetivo a alcanzar en el mundo, pilar para la paz social, posean cada vez más fuerza persuasiva soportada en los fundamentos que dan las ideas, sin descuidar lo militar que es lo definitivo que las disuade, se podrá imaginar un mundo cada vez más en prosperidad y, obviamente, superando las cicatrices dejadas por las guerras, el hambre y la explotación de los hombres. Ese momento llegará y ya son los tiempos para avanzar más decididamente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.