viernes, 24 de enero de 2014

Plástica: Qué es la pintura rupestre

Las pinturas rupestres son dibujos y pinturas realizadas con pigmentos sobre superficies rocosas. Los grabados y la pintura rupestre son dos tipos de arte parietal (también llamado rupestre).



Las muestras de pintura rupestre en mejor estado de conservación se han encontrado en el interior de cuevas, pero eso no quiere decir que no se realizasen en otras superficies rocosas menos protegidas, pero más luminosas y accesibles, como barrancos, farallones, abrigos rocosos, etc.

Materiales y técnicas de la pintura rupestre en la prehistoria

Al analizar las características de las pictografías y los restos de utensilios prehistóricos en los yacimientos con pinturas rupestres se ha desvelado parte del procedimiento de trabajo de estos artistas primitivos.

Se empleaban por lo general uno o dos colores. El rojo es el color más frecuente junto con negro, ocre, amarillo y blanco en distintas gradaciones resultado de la mezcla de pigmentos.

Para la creación de pinturas se usaban pigmentos minerales molidos (óxidos de hierro y manganeso, hematita, limonita, arcilla, yeso…) y carbones vegetales. El pigmento en polvo era aplicado directamente o aglutinado con otras sustanciales o fluidos orgánicos (grasa, resina…) para modificar la calidad de la pintura y aumentar su fijación y permanencia sobre el soporte.

Además de pintar con las manos, el hombre primitivo hacía uso de instrumentos como por ejemplo:

• Pinceles de pelo animal para conseguir trazos finos o pintar grandes superficies.
• Ramas quemadas y bolas de pigmento y resina para dibujar.
• Cañas huecas con las que soplar la pintura a modo de aerógrafo.

Para dar la sensación de volumen en ocasiones se tenían en cuenta las irregularidades originales de la roca, los salientes y las hendiduras, en el diseño de la pintura. También se han encontrado pinturas cuyos contornos han sido grabados con un instrumento afilado sobre la piedra.

El arte rupestre es una manifestación artística y cultural universal, con presencia en los cinco continentes y practicada desde la prehistoria hasta la actualidad.

La siguiente lista de lugares de arte prehistórico está ordenada cronológicamente según el año en que fueron declaradas por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad:

1. Valle del Vézère, Francia (1979)

En el valle del Vézère se han contabilizado 25 cuevas y 147 yacimientos paleolíticos. En ellas se han descubierto obras tan importantes para el estudio del arte prehistórico como las pinturas de la cueva de Lascaux, el friso de los caballos de Le Cap-Blanc o la Venus de Laussel en Marquay.

2. La Val Camónica (Valcamonica o Al Camònega), Italia (1979)

El conjunto de Valcamonica, con más de 140.000 petroglifos grabados a lo largo de 8.000 años, es la mayor colección de arte rupestre encontrada en Europa hasta la fecha.

3. Parque Nacional de Kakadu, Australia (1981 - 1987 - 1992)

En el Parque Nacional de Kadaku se encuentran algunas de las pinturas rupestres más antiguas del mundo. Los yacimientos de Ubirr, Nourlangie y Nanguluwur, lugares habitados desde hace más de 20.000 años, son los más destacados.

4. Tasili n’Ajer (Tassili N’Ajjer), Argelia (1982)

El de Tasili n'Ajer es uno de los conjuntos más importantes del Paleolítico Superior y del Neolítico con 15.000 ejemplos de pintura y grabado rupestre realizados entre el sexto milenio antes de nuestra era y los primeros siglos de la Historia.

5. Tadrart Acacus, Libia (1985)

En el sitio de Tadrart Acacus, área desértica parte del Sahara y contigua a la previamente mencionada Tasili n'Ajer, se cuentan por miles las pinturas rupestres con una amplia variedad de estilos y fechas de creación (desde el año 12.000 a.C. hasta el siglo I d.C.).

6. Altamira y otras cuevas del norte de España (1985 - 2008)

En total un conjunto de 17 cuevas con ejemplos del arte rupestre del paleolítico desde el año 35.000 hasta el 11.000 a.C. Junto a la cueva de Altamira, la más conocida, se han inscrito también: La Peña de Candamo, Tito Bustillo, Covaciella, Llonín, El Pindal, Chufín, Hornos de la Peña, El Castillo, Las Monedas, La Pasiega, Las Chimeneas, El Pendo, La Garma, Covalanas, Santimamiñe, Ekain y Altxerri.

7. Fiordo de Alta, Noruega (1985)

La particularidad de los petroglifos y pinturas rupestres de Alta es que evidencian la existencia de actividad humana en el Gran Norte, cerca del circular polar ártico, entre los años 4.200 y 500 a.C. La única zona abierta del público (en total se han identificado 7 localizaciones con 45 sitios) es el área de Hjemmeluft/Jiepmaluokta con 3.000 petroglifos.

8. Parque Nacional Serra da Capivara, Brasil (1991)

El Parque Nacional Serra da Capivara contiene el grupo de sitios prehistóricos más grande de América y algunos de los más antiguos (25.000 años). 912 sitios de los cuales 657 posee pinturas rupestres (alrededor de 30.000 figuras). En el circuito de los Venadillos azules (Veadinhos Azuis) se descubrieron además las primeras pinturas rupestres de color azul.

9. Sierra de San Francisco, México (1993)

La colección de pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco es famosa a nivel internacional por su estado de conservación gracias a localización, la variedad de las representaciones, su extensión y la calidad de sus colores.

10. Tanum, Suecia (1994)

En la región de Tanum abundan los monumentos megalíticos y los yacimientos funerarios del Megalítico y la Edad de Bronce. Sus grabados sobre piedra, actualmente pintados de rojo para mayor visibilidad, fueron realizados entre el 1.500 y 500 a.C.

Fuente: http://arte.about.com/od/Critica-De-Arte/a/Pintura-Rupestre.htm

Ver pinturas desde aquí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.