viernes, 24 de enero de 2014

¿Sará mago?

Marcos Winocur (Desde Puebla, México. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Y cayó la URSS.
Y se llenó el mundo de comunistas arrepentidos.
Y un día
cuando ya nadie lo esperaba
le dieron el Nobel 98
a José, un comunista inarrepentido, acaba de morir,
después de que, el Nobel 97,
lo recibiera un anarquista de toda su vida, Darío Fo
y antes que, el Nobel 99,
le tocara a un inadaptado de izquierda, Günter Grass.
¿Qué pasa? dijeron todos.
¿Enloqueció la rubia academia?

O es que comunistas inarrepentidos
y radicales
y otra gente de izquierda
dejaron de ser peligrosos,
más bien folklóricos,
tengan, camaradas, tengan su Nobel
son buenos escritores
y chicos buenos,
ellos también lo merecen.

Sí, señor,
la academia había dejado esperando a Borges
Proust y Joyce,
Henry Miller y Rulfo, Moravia,
Virginia Woolf y siguen los nombres,
a Neruda, finalmente se lo dieron.
Sartre, enojado, lo rechazó.
En adelante, todo cambiará.
¡El Nobel a quien lo merezca
sea quien sea
piense lo que piense!

O bien todo lo contrario
la academia nunca ha perdido
un tinte político
y allá van tres dardos de izquierda
ya habrá ocasión
de restablecer el equilibrio.
Es otra posibilidad.

Y cayó la URSS, les decía.
Y se llenó el mundo de comunistas arrepentidos,
Lenin se quedó sin ciudad.
Desde entonces, dicen,
su fantasma anda suelto;
de noche,
tira de las patas de Yeltsin.
Y un día,
hace poco,
el fantasma acudió al llamado del inarrepentido José;
sí, escuchó La Internacional en la vitrola,
setenta y ocho revoluciones, incluyendo la soviética.
Vio banderas rojas, hoz y martillo
agitarse en manos de José, el inarrepentido.

Entonces el fantasma de Lenin decidió bajar
como arcángel
por razones de seguridad.
Para dar la nueva anunciación
porque de los inarrepentidos se sirve Dios.
Y dijo el arcángel:
José, esta vez tú eres el padre de la criatura
¡Cristo! exclamó José
espera, déjame decirte:
escribiste el evangelio faltante y tendrás tu premio

sí. El Nobel ya tuyo es.

¿Sará mago?
Es otra posibilidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.