jueves, 13 de febrero de 2014

Algunos apellidos

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Cada vez que tenía que decir su nombre suscitaba sorpresa o una sonrisa. A veces le preguntaban: -“¿me estás cargando?”

Su nombre era Asamudia Pergansoro. El apellido de su padre, Armando Pergansoro. Por el que cuando era chico en la escuela primaria, y a veces en la secundaria lo cargaban y llamaban Pergansorete. Lo que causaba furiosas peleas.

Así iba pasando la vida de Asamudia hasta que un día, en el trabajo, conoció a un reciente empleado: Parnosio Condisirles.

Apenas supieron el nombre del otro se apasionaron profundamente. Hasta que se casaron (por el civil, ya que eran ateos) y ella pasó a llamarse Asamudia Pergansoro de Condisirles.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.