miércoles, 26 de febrero de 2014

Blackberry, WII, IPOD, IPAD MP3, Playstation, USB, etc. Agujeros negros: Del tiempo, el dinero y las calificaciones

Enrique Campang (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Los agujeros negros en la astronomía son masas de materia con una fuerza gravitacional tan enorme que no dejan escapar nada, ni la luz, y todo lo que se les acerca queda atrapado: fueron planteados y estudiados por Einstein y Hawking. Tomando esta figura, existen los Agujeros Negros electrónicos que consumen el tiempo, dinero, la atención en clase, los punteos en las calificaciones e inteligencia, destruyen familias, amistades, relaciones.

Son los aparatos de comunicaciones y entretenimiento que usados prudentemente son muy útiles; pero pueden causar adicción; es esa poderosa fuerza que lo devora todo; son las modas de los nuevos productos electrónicos o e-gadgets. Hay obsesión por tenerlos producen “Tecnoestrés” por estar pendiente de ellos las 24 horas, no se duerme, trabaja o estudia bien; se está atento a ellos en todas partes en la cama, las clases o reuniones. Nomofobia: pánico por quedarse sin celular, perderlo, sin saldo, sin carga

El dinero desaparece tratando de mantenerse al día con las últimas novedades que ya están programadas a volverse obsoletas al poco tiempo. Hay angustia por tener lo último, para ser los primeros en tenerlos.

Se olvidan de hacer ejercicio, alimentarse bien, llevar una vida saludable, del contacto con la naturaleza, meditar, ayudar al prójimo, acercarse a Dios. Es la fuerza irresistible que domina a todo lo que se le aproxima, imposible de separarse o apagar. Se puede ofender a cualquiera, menos dejar un mensajito sin contestar.

El mismo sistema estimula el estado niño del cliente, con muchos deseos, poco conocimiento y ausencia de límites. La inmadurez del consumidor es la mina de oro del capitalismo. Las empresas manipulan su deseo de destacar, competir o lucirse, de estar a la moda; se riega entre los círculos sociales como pólvora; es un juguete fuera de control que alimenta el ego.

Para los esquemas educativos, de desarrollo social, y la implementación de los valores se compite en desventaja con cuanta moda electrónica aparece; estos son más emocionantes que los aburridos consejos o las clases. En la familia aparece el tercer padre, el Padre electrónico que pasa más tiempo y ejerce mayor influencia sobre los hijos que los padres reales.

En el mundo pueden estar pasando las cosas más maravillosas, pero la visión y atención se concentra en el punto focal de la pantalla de estos aparatos. Nos hay espacio humano que no esté contaminado, en las misas, clases, reuniones familiares, conciertos, el lecho nupcial, inodoro o en la regadera bien protegidos por una bolsa plástica.

Si bien el ya difunto Steve Jobs, llevó la tecnología al acceso de todos, también deja un legado ambiguo del consumismo de la electrónica, de la basura electrónica, que aunque sea sofisticada no deja de ser basura; y hace crecer los vertederos con aparatos que rápidamente pasan de moda. Su afán agresivo de producir le hace perder la dimensión humana de la comunicación.

En unos casos facilita el intercambio de ideas y provocan revueltas políticas como en Túnez y Egipto, Kiev, se obtienen datos inmediatamente, se hacen amigos, unos buenos, otros dudosos; unos alumnos lo usan para reforzar los contenidos en clase, o para pasar las respuestas durante los exámenes.

Lo que resulta difícil es establecer cuando se cae en usos incorrectos, fomente el embrutecimiento o sea peligroso. No son pocas las riñas entre novios, accidentes de tráfico o laborales que dejan muertos, se deben a ellos. Se convierte en un factor de irritación social, un molesto acompañante que interrumpe a cada rato, fomenta la descortesía.

El pasado colapso del sistema BlackBerry en todo el mundo pone de nuevo el riesgo de una Babel Electrónica que dependen cada vez mas de estos aparatos; estudiantes, empresarios o instituciones se hacen vulnerables al caos, si los sistemas fallan..

Unos bajan sensiblemente su rendimiento académico; interrumpen, distraen, molestan, entran y salen de la clase para responder; y dejan sus estudios como un queso suizo lleno de agujeros en sus calificaciones.

Se olvidan de hacer las cosas bien.

Por un lado desarrollan habilidades excepcionales en manejar los tecleados o pantallas, pero son torpes en las cuestiones elementales de la vida como pensar, prestarle atención a la persona que tiene enfrente.

Al final de cuentas recuerde que el órgano más sensible e importante que tenemos es el cerebro, no dejemos que sea desperdiciado; guarde la distancia de estos Agujeros Negros electrónicos, sepa desconectarse de ellos antes que quede atrapado, sin dinero, sin ganar las clases, pensamientos propios, tiempo, sano juicio o amigos.…

“Papi ya tengo mi Ipad Smartphone, Bluetooth, Google glasses, Tablet, Laptop, USB, Ipod, para estudiar, ¿y tú que usabas?…hijo mío: la cabeza” Boletín Digital. URL



Advertencia: el consumo de este producto puede causar adicción, estupidez o locura; dejarlo sin graduarse, dinero, tiempo, trabajo o amigos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.