miércoles, 26 de febrero de 2014

Ecología: Destruyendo la vida y los colores

Mario R. Fernández (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Entre las tantas especies en peligro en nuestro deteriorado mundo están las mariposas Monarca de Norteamérica, hermosos insectos de alas rojas o amarillas y blanco con líneas y figuras negras como que llevaran una gran parte de la belleza de la naturaleza en sus frágiles alas.



La mariposa Monarca (Danaus plexippus) que también existen en Nueva Zelandia, Australia, India y otros lugares, tiene cuatro etapas en su ciclo de vida: huevo, larva, pupa o crisálida y mariposa adulta, y cada año cuenta con cuatro generaciones. En los meses de febrero y marzo, todavía invierno en Norteamérica, la última generación de hibernación en la Sierra Madre (México) y el sur de California sale en busca de pareja para emigrar al norte a través de las Montañas Rocallosas y de ahí al este de Estados Unidos y Canadá. Los machos llevan una pequeña mancha negra en cada una de las alas traseras, que las hembras no tienen.

Recorren más de 4000 kilómetros, siendo el único insecto que en un clima helado hace esta proeza para solamente reproducirse, y sus crías –la primera generación, viven solo entre dos y seis semanas. La segunda generación nace en mayo y junio, comenzando el verano; la tercera entre julio y agosto y la cuarta entre septiembre y octubre. Esta última pareciera una generación superior ya que no muere en seis semanas sino que vive de seis a ocho meses para completar la misión de emigrar de nuevo al mismo pino abetos de sus antepasados en México y a los árboles eucaliptos en el sur de California –desde donde comenzaran de nuevo su fascinante ciclo de vida y colores.

Cuando se completa la metamorfosis de esta especie la mariposa adulta puede alimentarse del néctar de cualquier flor como las abejas, pero cuando vive la etapa de larva y pupa solo se alimenta de asclepias –o algodoncillo, una especie de maleza que contiene un líquido lechoso vital para el desarrollo de las Monarcas y que también contiene un alcaloides tóxico que ellas acarrean como defensa frente a los predadores que encuentren –alcaloide que no es peligroso para los humanos simplemente porque estas mariposas nunca tocan ni buscan gente.

El zoólogo canadiense Fred Urquhart encantado desde su niñez con las mariposas Monarca se preguntaba, como otros niños se preguntan, ¿a dónde van las mariposas en invierno? Desde 1937 Urquhart estuvo investigando las rutas que las Monarca usan en su viaje migratorio. Contó en esto con su esposa Norah, ambos se dieron por entero a la tarea de identificar miles de mariposas pegándoles una marca en sus alas con la esperanza de reconocerlas en algún lugar lejano. En 1976 Fred fue el primer científico capaz de documentar, con la colaboración en especial de Kenneth C. Burger y Catalina Trail, ambos naturalistas aficionados, y con la ayuda de un gran número de voluntarios, el viaje de las Monarca y encontraron el lugar que estas usan en el invierno. Fue este un descubrimiento de valor logrado luego de muchos años de observación; un hallazgo que despertó ampliamente la curiosidad de muchos otros científicos. Desde 1993 se ha estado midiendo y observando la travesía de estas interesantes mariposas y verificando un constante declive en su número –en particular notorio en los últimos diez años. En el invierno del 2012 se registró una gran baja y se calculó que 60 millones de mariposas volvieron en tiempo tardío a México y un reducido número estuvieron en Canadá. El invierno del 2013, semanas atrás se reportó que el retorno de las Monarca se había reducido un 44 por ciento con respecto al 2012. Se ha formado consenso sobre el riesgo de colapso de su migración y por lo tanto de la especie misma.

Las razones de este posible colapso de las Monarca son variadas: el cambio climático que produce exceso de calor y sequías afecta a los seres vivos que viven de las plantas, la tala de sus árboles favoritos es parte de la desaparición de su medio ambiente de primavera y verano, la apertura de terrenos relevantes para ellas que hoy son poblados, cultivos o carreteras también tienen un efecto negativo. Además el polen del maíz genéticamente modificado (plantado en el centro de Estados Unidos) sopla sobre las plantas de las que se alimentan estas mariposas reemplazándolas. Finalmente, los herbicidas usados en los cultivos del maíz y la soja, tienen tolerancia selectiva y destruyen las plantas de algodoncillos que son vitales para su desarrollo.

Importantes recursos han sido dedicados a la investigación de las Monarca, se han filmado varios documentales sobre su travesía y su imagen ha sido fotografiada por miles. Muchos artistas las han pintado innumerables veces. Hasta los escolares las dibujan diariamente. Sus colores han sido estampados en insignias y banderolas. En Estados Unidos algunos estados como Alabama, Idaho, Illinois, Minnesota y Texas eligieron a la Monarca como el insecto oficial. Otros como Vermont y West Virginia eligieron a la Monarca con la mariposa de su estado. La Monarca cuenta hasta con pequeños refugios artificiales; no faltan las organizaciones voluntarias que nos incitan a plantar algodoncillo para que no les falte su alimento fundamental y otras organizaciones se encargan de pegarles una identificación en sus alas para saber más sobre ellas. Muchos admiran estas mariposas; otros las ven como atracción turística y con el potencial de ganancias económicas –tal es el caso de México, en el estado de Michoacán que organiza cada año el Festival “Cultural” de las Mariposa Monarca como un evento turístico que atrae 150 mil visitantes que las fotografían y consumen.

A pesar de toda la atención que se les da a las Monarca no parecen escaparse de quizás su principal destructor, el propio ser humano que las trata igual que trata a la naturaleza toda y mantiene a pesar de los ejemplos una actitud avasalladora y abusadora. Es la misma actitud que predomina en Canadá con otras especies, como los osos polares, cuyo hábitat continúa en vías de desaparición por el aumento de la temperatura mundial que afecta también al Ártico. Los osos polares nadan cientos de kilómetros en verano en busca de hielos y alimentos; muchos sucumben agobiados en su intento, es una tragedia que impresiona. Otro ejemplo conmovedor de destrucción es lo que está sucediendo a los bosques de la provincia de British Columbia -unos de los más extensos del mundo; sus árboles se vuelven rojos contaminados y devorados por los escarabajos de pino –cuyo número no decrece en el invierno debido al aumento de la temperatura. Cada año la plaga y el daño son más vastos. Roto el balance fundamental que nos ha permitido emerger y sobrevivir como especie. Nadie nos informa, la falsimedia reina en Canadá como en el mundo y estos asuntos fundamentales no son tema más que esporádicamente y se enfocan muy superficialmente también.

La máquina civilizatoria al servicio de las élites históricas y de su séquito de administradores y adulones, ha sido y es devoradora de toda vida, naturaleza y color. Su mundo es blanco y negro, un mundo sin variedad, un mundo de consumo y de ganancias, un mundo irracional, ridículo, pero que se sostiene como la única opción racional posible. Un mundo insatisfecho e insatisfactorio pero que se define como meta de toda satisfacción humana. Algunos muy ricos hasta se dan el lujo de, a través de sus fundaciones, aportar recursos a la protección del medio ambiente que ellos mismos directamente destruyen con sus empresas, y ganan renombre como filántropos o que aplica a individuos también aplica a países, por ejemplo, las instituciones cristianas de caridad en Canadá que apoyan pequeños proyectos en África supuestamente conmovidas por la pobreza son a la vez enemigos acérrimos de todo proyecto liberador que estos pueblos levanten. No faltan los personajes del espectáculo y de la política que usan la inquietud por el deterioro del medio ambiente para parecer más interesantes y hacerse más famosos. Finalmente, hasta los movimientos y partidos políticos ecologistas cuando logran una pequeña cuota de poder rápidamente olvidan sus principios de existencia para integrarse a la máquina civilizatoria irracional. Entonces, los verdaderos luchadores y defensores de la vida y del medio ambiente son pocos, muchos son personas comunes, pobladores de un lugar, viven en la naturaleza y la defienden y por ello son blanco continuo de la falsimedia, no pueden escaparse de sufrir desprestigio y represión.

El conocimiento humano sin duda ha aumentado, se descubren especies, su biología, su hábitat, sus padrones migratorios si los tienen, pero no por ello han de salvarse las especies de la destructora maquina que hemos formado y que concebimos como por encima del mundo natural. La ciencia ha avanzado espectacularmente en los últimos tiempos, en particular en el estudio de las especies y los recursos naturales pero no tiene poder para cambiar nada. Produce reportes y datos que se acumulan en los archivos como que fueran un pasa tiempo humano. Los corruptos, los pro acumulación de riqueza, los antisociales, los destructores de la economía vital para la humanidad, son los que tienen el poder y ellos imponen su agenda destructiva en la mayoría de las sociedades y países. Vemos entonces pasar los ciclos y los años, mientras el deterioro de la naturaleza y de la vida aumenta, pareciera que estuviéramos atados de pies y de manos incapacitados para defender nuestro entorno. Acaso vale la pena preguntarnos ¿de qué nos sirve todo lo construido en la historia de la humanidad, si no sabemos defender la vida?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.