viernes, 7 de febrero de 2014

Eh, tengo ganas de ponerle 100 puntos al Papa Francisco porque anda a millón como el Relámpago del Catatumbo

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Yo no sé leer pero me escriben porque no soy coronel sino soldado raso, y es tanto así como me pongo en antecedente de cosas de trascendencia muy notable; sobra patriota bondadoso y gentil, cualidades que no se compran en la botica sino que emanan de un largo proceso complejo de formación de la personalidad; latentes estuvieron siempre en la esencia de todos los patriotas, tantas virtudes, pero inequívocamente el Comandante Chávez fue el catalizador que desató con fuerza de ciclón esa tan cara solidaridad entre nosotros, de compartir, no tan sólo el pan de cada día sino además, el conocimiento.



Es que salí a la mañanita con la autoridad a estirar las canillas, yo a paso de vencedores, es decir, apaciblemente, y ella a paso de perdedoras, valga que esgaritá, esmachetá, por lo que ella no pudo compartir la conversa tan buena que tuve con un patriota que me abordó en marcha.

_Mira, “ñtlfxcv%•*btnkif” (pronunció mi apodo), te mandé una vaina del carajo para que le saques punta, y tal y que se yo y etcétera.

_Anjá, veo la vaina y te diré después porque por de pronto tengo que botar puntos, es que últimamente tengo demasiados puntos acumulados y eso no es bueno para el colesterol, tu sabes cómo son las autoridades que cuando tú te portas demasiado bien ellas te cogen de mojiganga.

_ Y, a propósito de puntos, coño, es seguro que le vas a poner 100 puntos al Papa.

Bueno, regresé al templo y me puse a escarbar las vainas y he ahí que me doy por enterado, que el Papa Francisco I parece andar, efectivamente, como el Relámpago del Catatumbo.

Fijaos:

El Papa le metió la mocha a la lucha contra la prostitución del sacerdocio e inclusive botó a doscientos curas implicados; y también prohibió, por si fuese poco, los títulos nobiliarios, así que no habrá más monseñor Lückert ni, Diego Padrón, ni Porras y ni etcéteras de la misma calaña que anden “como pedro por su casa” conspirando contra los pobres.

Ah, pero a los referidos los dejó asentados todavía en vez de derogarlos a todos, principalmente a Monseñor Urosa Savino, que de paso, también es cardenal.

Soy hombre sin religión pero al Papa lo que es del Papa, si Su Santidad El Papa Francisco I, mete en cintura a la Conferencia Episcopal Escuálida Venezolana -valga CEEV-, yo le pongo 100 puntos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.