jueves, 20 de febrero de 2014

¡Se soltó la Jauría!

Chara Lattuf (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

En pocos días, unos pocos, sitian las ciudades principales del país, convirtiendo a Venezuela en un foco de violencia. Luego de una marcha estudiantil, donde se concentraron en las cercanías del Ministerio Público en Caracas, ya al culminar la manifestación, un reducido grupo comienza a arremeter contra la Edificación de la Fiscalía y los 5 vehículos policiales estacionados comienzan a arder cuando el fuego los consume al ser lanzado bombas molotov por parte de un reducido grupo, con el resultado de dos muertos y decenas de heridos. Termina así una protesta que comenzó pacifica; pero que fue utilizada como una arma por agentes externos al ámbito estudiantil .De la misma forma actuaron en otros estados como Táchira, Carabobo, Aragua y Miranda ; aunque solo focalizados en algunos sitios, desencadeno en tráfico, trancas y suspensión de clases en las universidades.



El mismo libreto de los intentos de golpe utilizados por militares y sectores económicos durante la presidencia de Hugo Chávez. En este caso no lo acompañan ningún sector de la Armada; pero si hay, ahora, preocupación por parte de algunas organizaciones nacionales e internacionales. Se pronuncian periodistas de algunos medios de comunicación, de la OEA y la ONU. Renuncian siete Comunicadores en la planta de TV Globovisión y periodistas de Cadena Capriles protestan de la línea editorial, del tratamiento informativo, calificándolo de autocensura, de muy blando en su contenido. El grupo gremialista Colegio Nacional de Periodistas llaman a sus afiliados a plegarse al código de ética y hacerlo cumplir. Lo que parece insólito es que estos mismos comunicadores sociales no se alarmaron, ni se oyó, ni se publicó una sola queja cuando los intentos de golpe durante la gestión presidencial de Chávez; del cual se desinformó a la población de los supuestos pistolero del Puente Llaguno, justificación montada en imágenes televisiva que desencadenaron la intervención militar por parte de los golpistas.

La jauría se mueve abierta y solapadamente escondida entre políticos, rectores complacientes de universidades públicas que han acompañado a cualquier manifestación antigobierno que se presente. En el estado Carabobo, el gobernador de esa entidad Ameliach, acusa a un directivo de la universidad de Carabobo y al alcalde de San diego de incentivar y financiar los movimiento de protestas estudiantiles que han ocasionado la quema de vehículos particulares y de un camión utilizado en el asfaltado de una vía.

En estos momentos está en proceso una logística utilizada como paso previo a un golpe de estado, desconociendo autoridades y sin compasión afectando a los ciudadanos. Esto es otro error de la oposición al subestimar a un pueblo que en las 19 últimas elecciones, 18 de ellas le han dado respaldo a un Proceso de cambio, con sus errores y virtudes, han conseguido una forma de participación del cual han sido beneficiados gran parte de aquellos que fueron excluidos durante décadas y del que no van a renunciar fácilmente a una decisión, como lo es el de asumir el destino de un colectivo y no de los intereses económicos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.