jueves, 27 de marzo de 2014

Objetivamente

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Algunos recordarán que hay palabras y frases que son metáforas, representan una época.



Palabras y frases comunes en la vida cotidiana, dichas habitualmente, entre otras cosas.

Como las de la época de la dictadura, donde era común escuchar: “-Se lo llevaron a…”. Y a veces la respuesta podía ser una crítica o un elogio: -“Por algo habrá sido…”

Otra palabra que en una época se pronunciaba mucho era “objetivamente”. “Pero objetivamente, compañero…”

Palabra que implicaba que la verdad, sobre todo política, estaba solamente en las cosas y en los actos. Como si decir no fuese también un acto. Un decir que podía ser coherente o no coherente con lo que se hacía. Así, la verdad estaba en los actos, las cosas que se hacían o dejaban de hacer. En lo observado y no - también - en quien observa.

Las palabras de miedo de esperanza o de certeza no tenían valor. No importaban. Todo tenía que ser “objetivo”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.