miércoles, 19 de marzo de 2014

Una cosa es decir..., soy negro y otra…, soy africano o afro descendiente

Antonio José Guevara Y Brunilde Palacios (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS
CULTURAL)

“Si inicia el texto con esta frase: -Se ha tratado de ocultar o de invisibilizar que las culturas africanas cazaban y vendían sus congéneres a los europeos...-. Nadie ha tratado de ocultar esto, al menos en España, en donde siempre estuvo claro en la historia que la esclavitud no habría sido posible sin la colaboración de numerosos pueblos africanos, fundamentalmente árabes, que, en connivencia con los europeos, se encargaban de la captura de los lotes de individuos de raza negra en el número que se les encomendaba, que luego eran cargados en los barcos y conducidos a América. A menudo eran retenidos durante un tiempo en Cádiz, en sucias ergástulas, a la espera de poder embarcar para América”

Domingo Machado

En Venezuela, en el Censo 2.011 el pueblo se reconoció como moreno con un 48.9 por ciento, negros con 2. 8 por ciento, blanco con 42.6 y afro descendientes con un 0.7 por ciento, es decir que si juntamos o asociamos a los negros y morenos aproximadamente sería más de la mitad de la población venezolana (51.7 por ciento del total de la población venezolana), representando que cada día nuestra identidad se está haciendo transparente.

Por ello, creemos que en muchos países donde existe la presencia de los estratos negros, no se ha profundizado, acerca de la importancia que tiene, la participación de los africanos en el negocio negrero, lo cual originó un tiempo histórico que permitió la consolidación del capitalismo en el mundo, en donde diferentes fuentes revelan que fueron expropiados en contra de su voluntad, aproximadamente, más de 120 millones de personas que fueron desarraigadas del continente africano, a los cuales se les impuso el apelativo de negro para diferenciarlos de quienes eran africanos y es lo que nos llevó afirmar que…, “Una cosa es decir..., soy Negro y otra…, soy africano o afro descendiente”, donde las diferencias se hacen muy notables, convirtiéndose una herramienta para ese sistema de castas creada por los africanos y europeos para controlar a su interior las distintas culturas africanas, en el que no existió un gesto de humanidad, porque eran considerada por el europeo, como culturas muy híbridas y con un conocimiento muy pobre, acerca de la importancia de la vida.

Por ello, a través de la mezcla los europeos, impusieron que los africanos se dedicaran a cazar, vender a su propia gente1 y permitir que los europeos hicieran en sus tierras lo que quisieran y es tanto la trascendencia de tal dinámica…, que nos les importó cazarlos como animales y venderlos a los barcos negreros europeos (En esto hay que profundizar Mucho) y creemos que no se quiere hacerlo, para asumir una cultura que no nos pertenece y que echa por el suelo que los negros se convirtieron en sujetos creadores de cultura y originarios de los nuevos estado nación que se crearon en el mundo para seguir imponiendo el cliché de la africanidad, lo cual no les permite entender, que los estratos negros hicieron aporte importante al mundo (que no lo hicieron los africanos que fueron utilizados como tontos útiles para fortalecer el sistema feudal en tránsito hacia el capitalismo liberal). Como tampoco se quieren entender el papel jugado por el tiempo histórico, el cual cambia los hechos y los conceptos.

Nosotros hemos notado que los países donde existe la presencia de los estratos negros, no hemos visto que sean tratado en condiciones de igualdad jurídica, económica y política, donde se exprese que los negros y negras son muy inteligentes y que gracias a esa inteligencia, lograron superar ese escenario de discriminación, marginalidad, crueldad y xenofobia instaurada por el sistema tribual africano y los europeos.

Cuestión que no podemos olvidar tan fácilmente y que nos demuestra que los desarraigado que les impusieron el apelativo de negro y negra, renegaron de su condición de africanos y asumieron la cultura de los países donde se les dio el estatus de esclavos y fueron tan, tan inteligentes que se dieron el lujo de hacer una revolución…, primero que la francesa y al estilo de los negros, en donde el modelo que se impuso era el europeo porque fue la cultura asimilada. Esto quiere decir, que tenemos que comprender que los negros y negras alcanzaron un nivel muy alto en cuanto al manejo de los grandes enciclopedistas de la época (Cuestión que nunca les perdonaron los europeos a Haití).

Demostrándose que hay que hacer trasparente la historiografía, donde los negros jugaron un papel tan importante que originó la liberación de los nuevos estados nación de los imperios de la época. Por ello no podemos aceptar que no vengan a decir ahora…, que somos afro descendientes, y menos que vengan con un discurso que no guarda una relación con lo que paso en los nuevos países conquistados por los europeos e independizados por los negros y negras , en el que tenemos que tomar en cuenta, que por encima de la situación impía, cruel, inhumana y xenofóbica que vivieron, irrumpieron contra los patrones impuestos por la premisas impuesta por el positivismo en el mundo.

Tiene toda la razón. De África salieron simplemente negros, una mercancía humana que vino a fortalecer las haciendas que producían materia prima para el capitalismo europeo. La patria de esos negros es Nuestra América, no el Congo, Dahomey, Guinea...Esa patria la hicieron los negros con su sangre y su sudor. En el caso venezolano, esos negros son barloventeños, guaireños, tuyeros, sur del Lago, Carupaneros, Cumaneses. Monaguenses, guayaneses, etc., cuya cultura y cuya herencia genética se encuentra representada directamente en el 80% de la actual población venezolana. (Prof. Saludos. Mario Sanoja).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.