miércoles, 16 de abril de 2014

Corrupción: Como principal manifestación del Trastorno Ético-Mental

Enrique Campang (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



¿En que se parece el Papa Francisco con el presidente de China Xi Jinping? En que cada uno representa a más de un billón de personas y están seriamente preocupados por la corrupción tanto en el Vaticano como en China, que amenazan la credibilidad de la Iglesia Católica y del Partido Comunista. Ambos recomiendan la austeridad y honestidad.

Corrupcións. f.

1 Entrega o aceptación de dinero o regalos para conseguir un trato favorable o beneficioso, especialmente si es injusto o ilegal.
2 Alteración de la forma o la estructura original y verdadera.
3 Degeneración de la moral y las costumbres.

Corrupción de menores Delito que se comete al obligar o inducir a una persona menor de edad a realizar un acto ilegal, especialmente a prostituirse o a mantener relaciones sexuales con adultos.
Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

Corrupción f. Acción y efecto de corromper o corromperse. Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L. corrupción (korup'θjon) sustantivo femenino 1. Soborno acto ilícito que consiste en otorgar dinero a cambio de algo deseado corrupción política 2. Vicio cambio o perversión de algo o alguien corrupción de costumbres

CORRUPCIÓN: acto deliberado, oportunista, con conciencia de ilegalidad o inmoralidad en del desvió de fondos, recursos, dinero, atención hacia otros fines ajenos a los pactados. E.C.

“Érase una vez un niño llamado Paz, teatro, (E. C. 1976)”: El Niño Paz es el hijo de una buena relación entre Mamá Pueblo con Papá Gobierno;, pero cuando Papá Gobierno se aleja de Mamá Pueblo y toma como amante a Corrupción, el Niño Paz se enferma y retira del país, para que proliferen los niños Guerra, Crimen, Narcotráfico. Sólo la buena relación de Mamá Pueblo con Papá Gobierno sin la amante Corrupción permite que el niño Paz regrese...

La corrupción ha provocado la caída de imperios, desde Roma, las dinastías en Chinaa gobiernos en Guatemala; causa de las revoluciones francesa, rusa, cubana; quiebra de empresas, competencia desleal, malestar, guerras, revoluciones y crímenes de todo tipo. Para los que ven sus impuestos robados, mala calidad en los servicios públicos, carencias en los hospitales, abandono en las escuelas, policías que se ponen del lado de los criminales, hasta jóvenes que reciben el dinero para estudiar en las universidades y se dedican a divertirse. Ver NINISIFAS (Ni estudia, Ni Trabajan, Si Fastidian).

La corrupción fue una de las causas principales en el conflicto armado interno de Guatemala, que causó la muerte de más de 200,000 personas; que se inició con el levantamiento del ejército en 1960 y las protestas de estudiantes y obreros en las jornadas de marzo - abril de 1962; largos meses de gases lacrimógenos, balazos, bombas, estado de sitio, toque de queda, represión policial; los agentes secretos de “La Judicial” causaban desaparecidos, heridos y muertos. Fui testigo de todo ello, ocurrió en el Centro Histórico donde vivía. Se protestaba en contra del gobierno corrupto del general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes.

El general mexicano Álvaro Obregón (1880-1928) cuando hablaba de la corrupción decía “Ningún general o funcionario público aguanta un cañonazo de 50,000 pesos”. Un soborno puede hacer cambiar fidelidad o conducta de cualquier oficial; como el soborno del gobierno de Taiwán al presidente Alfonso Portillo que fue de $ 2.6 millones.

En otros casos la corrupción sirve para mantener los lujos de las familias, primeras damas y amigos. (Imelda Marcos y sus 3,000 pares de zapatos, al delirio imperial de Bokassa en Centroáfrica.

Todo corrupto, criminal, genocida padece del Trastorno Ético Mental, no tiene conciencia del prójimo -el Otro-, o lo desprecia, se aprovecha de él. Se ofende, enoja, reprime asesina si es señalado; es un adulto con mentalidad de niño malcriado; irresponsable, sumamente peligroso si alguien se atreve a criticar o poner en tela de juicio sus bienes.Que sea un problema generalizado o parte de la cultura no lo justifica en lo absoluto.

El dinero en sobredosis envenena la mente, destruye la moral, la ley, la paz. Se da la intoxicación y la locura por dinero; que muchos ven como normal divertida o quisieran contraer el mal; como la locura de los corredores de bolsa en Wall Street.

Sucede como le pasó al mítico Rey Midas que pide al dios Dionisio que todo lo que tocara se convirtiera en oro, ya que nada lo hacía más feliz que tener mucho de ese metal; casi se muere hambre y enloquece cuando sus alimentos , el agua, su gata y su amada hija se convertían en oro con sólo tocarlos.

La moraleja del cuento es que se da cuenta que el oro no lo es todo, se arrepiente y pide que le quite este poder, para vivir una vida sencilla en una cabaña.

En 1997 un monje tibetano exilado en Nepal me advertía: “desconfía de las personas que le dan demasiada importancia al oro, adornos, vestimentas, joyas y al dinero; incluso en las religiones”.

La corrupción se asocia con oportunismo, clientelismo, nepotismo, tráfico de influencias, dictadura, contrabando, evasión de impuestos, en que se encuentran posibilidades en el sistema de impunidad para provecho propio en vez de dejar la justa circulación de la riqueza.

PAN SUCIO DE LA CORRUPCIÓN. El Papa Francisco en su homilía de Santa Marta del viernes 8 de noviembre de 2013, arremete contra la corrupción, y el pan sucio que alimenta a sus familias y empleados; aparte en su alocución a las víctimas de la mafia, les dice:¡Por favor, cambien de vida, conviértanse, dejen de hacer el mal! Y nosotros rezamos por ustedes: conviértanse. Lo pido de rodillas. Es por su bien”.

El pan sucio contamina a las personas, a familias y poblados enteros que se mala costumbran del dinero del crimen. Desde los sicarios a empleados domésticos que viven de las actividades inmorales. Las amas de casa que dan alimentos a los secuestrados; niños que cobran extorsiones, transportan droga o cometen asesinatos amparados por la inimputabilidad que gozan.

Son los que cultivan la amapola en Afganistán o Guatemala, la hoja de coca en Bolivia o Colombia, habitantes de pueblos que defienden a sus jefes que les dan protección, dinero a cambio de su fidelidad feudal en contra de la ley.Pueblos, municipios, departamentos o estados que viven del pan sucio del narcotráfico y no de las actividades productivas legales. Sinaloa, Michoacán, Izabal, Jutiapa o San Marcos.

Lo sucio se extiende a las escuelas, universidades con los PUNTEOS SUCIOS, logrados con copias, plagios, trampas, alegatos, ayudas escritas ilegales en los exámenes (chivos, chuletas); y los DIVIDENDOS SUCIOS de las empresas a costa de la explotación laboral, evasión de impuestos, el fraude a los consumidores o negocios corruptos con el Estado.

En el deporte los que usan sustancias prohibidas para elevar el rendimiento; consiguiendo medallas, patrocinios, viajes, como los casos de Lance Armstrong y Ben Johnson; castigan a los que se esfuerzan por mérito propio y juego limpio El deporte como empresa lucrativa ofrece grandes premios a los que destacan, que es la tentación a las prácticas corruptas.

Así el capitalismo salvaje rompe con el cuadro de la armonía especialmente a partir del entusiasmo triunfalista de la Revolución Industrial del siglo XVIII. Se abren las puertas a los sistemas de explotación, abuso, exclusión y destrucción del medio ambiente.

Tanto un capitalista, socialista o religioso corrupto y/o incompetente pueden causar mucho daño. La diferencia está en la calidad emocional y ética de las personas y no sólo en la formalidad de su orientación ideológica, que pueden usar como máscaras para posicionarse o engañar. “Prefiero a un capitalista honesto y capaz que un socialista o religioso corrupto o incompetente, o al revés”.

Es lo que menciona Erich Fromm (1900-1974) en El Corazón del Hombre: “el hombre ordinario con poder extraordinario es el principal peligro para la humanidad y no el malvado o el sádico”

En las instituciones o empresas, los responsables de compras y contrataciones aceptan sobornos para la adquisición de productos o servicios a precios elevados, pasando la factura a los consumidores. Unos proveedores pasan generosos regalos, viajes, mercadería, para obtener el favor de los encargados de compras o calificar licitaciones del Estado. O médicos sobornados por las farmacéuticas o laboratorios que recetan medicinas o exámenes innecesarios y caros.

En unos casos las roscas de poderes fácticos detrás del trono(Maquiavelo, Richelieu, los Borgia, Medici, Kissinger, Cheney, Montesinos) impulsan o eligen a personas de carácter débil o ambiciosos, que actúan como títeres que dan la cara; les alimentan el ego de que es el presidente, caudillo; para ser manipulado por detrás por los grandes poderes (empresarios, financistas de campaña, ejército, partidos políticos, mafia, narcotráfico, transnacionales o gobiernos extranjeros) como varios presidentes y dictadores que hemos tenido o seguramente tendremos.
.
El mensaje del Papa Francisco: “quiero una iglesia pobre para los pobres” no se ha entendido bien; ser pobre o necesitar poco o llevar una vida sencilla nos inmuniza de la tentación del pecado y delito de la corrupción y el crimen para lograr una riqueza sin medir las secuelas.

Es la pobreza, por elección de conciencia, con madurez, un modo superior de vivir sin necesitar mucho. Diferente es la pobreza por imposición violenta, injusta, por explotación provocada por sistemas de exclusión.

La elección a conciencia de la vida sencilla con poco, lo necesario, con madurez, es el mejor testimonio en contra de la corrupción. (Buda, San Francisco de Asís, Mahatma Gandhi, Madre Teresa, José Mujica de Uruguay)
.
Las sociedades con madurez ciudadana, que eligen y vigilan a sus gobernantes disfrutan de estabilidad, eficiencia en los servicios, buen manejo de los impuestos, poca conflictividad social. Vale la pena controlarla desde sus orígenes en la atención a la calidad moral y emocional desde los niños a los adultos.

¿QUE HACER?: para los corruptos viejos, irreformables, se aplica el refrán “a la gallina que le gusta el huevo aunque le quemen el pico”, justicia y castigo. Para los que se dan cuenta: arrepentimiento, la conversión, el perdón y la reparación de los daños. Para los jóvenes educación en valores destacando la importancia del ser sobre el tener. Tarea difícil pero vale la pena.

Decir que un corrupto, genocida o criminal padece de un trastorno ético y mental, no es insultarlo, es definirlo tal como es.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.