miércoles, 2 de abril de 2014

De Pacaritambo al Río Bravo: Camino sin retorno

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los más lúcidos teóricos y líderes políticos de América Latina coinciden que el desarrollo debe girar alrededor del bienestar de las personas, más que en el crecimiento económico. Es ineludible invertir en salud, educación y productividad de la gente para mejorar el desarrollo de los países. El problema de cómo aumentar la productividad de los países es en realidad un problema de desarrollo en sí mismo. Veamos, por ejemplo, la realidad rural y la explosiva migración interna de las dos últimas décadas del Perú actual.



Pacaritambo es un lugar esencial en la historia de América Latina. Este pequeño distrito cusqueño, en la provincia de Paruro, en el macizo de los Andes, es la cuna donde, según una leyenda, los ocho hermanos Ayar fundaron el Imperio de los Incas, por encargo de su Dios Sol.

En el siglo XXI, ese referente ha sido olvidado por la Arqueología y el Estado, no obstante que la teoría y la praxis de la descentralización económica aconsejan dar prioridad al desarrollo rural y local, para lograr una población saludable y con educación de calidad.

En Pacaritambo, dos tercios de los dos mil quinientos habitantes, son de la tercera edad, y el resto niños y niñas. Los adolescentes y jóvenes dejan sus hogares, huyendo de la pobreza, con la promesa de retornar en cuanto puedan.

Muy cerca de Pacaritambo está Wancaspata, sede de una de las ferias agropecuarias más concurridas, comparable al juego de la oferta y demanda de un Wall Street, en la gran manzana neoyorkina. Asistían ganaderos del altiplano peruano-boliviano, para vender y comprar vacunos y ovejas, inclusive animales menores y aves de corral. Es un mercado especializado en las prácticas de engorde del ganado, con el uso de pastizales naturales (ichu) y cultivados con los cursos de aguas que bajan de las montañas.

Esas ferias siempre catalizadores de la agricultura y la ganadería como fuentes de vida y de relativa estabilidad social. Desde hace dos décadas estas ferias han distorsionado sus fines principales. Actualmente ofrecen productos, casi en su totalidad, de origen externo, que ingresan, sin control alguno, por la frontera sur. El contrabando de prendas de vestir, alimentos envasados, licores, perfumes y cigarrillos, artefactos eléctricos ha quebrantado la economía del autoconsumo, la destreza en la producción de variada artesanía con fibra de los camélidos americanos (alpaca y vicuña), la orfebrería de plata y oro, y sobre todo su cultural tradicional, empezando por sus festividades mágico religiosas.

Los cóndores y la diáspora

Una cruzada internacional. En “Paccarectambo”, en el 2006 se inició un proyecto para promover la crianza del Cóndor, como una alternativa para repoblar con esta especie tan valiosa en la agricultura y la vida campesina. Se inició con la Cooperación de Italia y la Fundación D´arrigo, prosiguió en la región de Apurímac y en el Cañón del Colca, en Arequipa, con escasos recursos de la Universidad San Antonio del Cusco. La presencia multisectorial es esencial para multiplicar iniciativas de turismo ambiental, investigación, como concibieron sus gestores. National Geographic, Deutsche Welle, Cambio16, en solidaridad con los promotores, también alentaron esta filosofía.

La Fundación D´arrigo, creó una escuela en la colaboración entusiasta del alcalde distrital, pero las demás instituciones nunca le dieron el debido respaldo, como confirman los testimonios de sus moradores.

Días atrás, conocí a un joven de Pacaratimbo, conduciendo un taxi en el laberinto del Centro Histórico de Lima. Saturnino Ernesto Huillca huyó de su casa a los 10 años de edad, porque no soportó el caminar quince kilómetros diarios para ir a la escuela, teniendo que llevar para comer solo un pequeño atado de papa o maíz. La idea de dejar la tierra natral nació con las primeras clases del profesor de aula, oriundo del puerto del Callao.



Saturnino, después de su partida nunca más supo de sus familiares hasta quince años después. Protagonista de una infinidad de peripecias comunes a la masa de adolescentes anónimos que trabajan en calles y plazas, empezó otra etapa de su vida en la ciudad autogestionaria Villa El Salvador. Después se fue a la frontera con el Ecuador, se enroló al ejército, pasó a Colombia, Panamá y desde la costa atlántica terminó en México, luego en Benito Juárez. Cruzó el torrentoso río Bravo e ingresó a El Paso Norteamericano, empleándose en los campos de cultivo como si fuera los mismos tiempos de las uvas de la ira, como lo señala John Steinbeck, Nobel de Literatura 1962

Su recorrido continuó por las costas de California y Los Angeles y se embarca al Japón, como ayudante de cocina. En ese país, no encontró formas de subsistir, el empleo es muy difícil, imposible.

Su aventura, incluye el proyecto de retornar al Perú. El dinero que consigue lo invierte en un automóvil usado. Trabaja catorce horas al día. Conoce la capital peruana de palmo a palmo. Su secreto es cobrar lo que le ofrece el pasajero. Ha cultivado el arte de conversar. La franqueza de sus palabras transmite una bondad infinita yconfianza en el fugaz pasajero.

Hace medio año retornó a Pacaritambo. La memoria de su familia nunca se borró. Viajó a la casa de sus padres, llevando una camioneta para que su padre y su hermano menor puedan trasportar los animales domésticos y cosechas de la chacra familiar a la feria dominical más cercana.

El retorno a Pacaritambo, después de recorrer mares y cielos, debió colmar de alegría y también inmenso dolor a sus padres. Su hermano menor siguió el mismo camino. No se sabe dónde se encuentra. Se especula que podría haberse ido a Madre de Dios para enrolarse en la extracción del oro, de las orillas del Tambopata.

La verdad es que el vehículo, en Pacaritambo, de poco o nada servirá a la familia Huillca, porque el mercado de la aldea está saturado con alimentos industriales procesados y traídos de otros lugares.

La radio es un medio que podría ayudar a ubicar al hermano. Le pido algunos datos. En medio del bullicio de la calle, agradece la sugerencia y la posibilidad de ayuda, pero cuando le solicito su correo, su silencio y respuesta le brota del fondo de su ser: “No sé leer, no sé escribir”.

Mitos

Uno de los mitos más difundidos sobre el origen del Imperio de los Incas por Garcilaso de la Vega es el de Manco Capac y Mama Ocllo, y el de los hermanos Ayar, recogida por cronistas como Juan de Betanzanos, Pedro Cieza de León, Felipe Guaman Poma, Juan Santa Cruz Pachacuti y Pedro Sarmiento de Gamboa, según María Rostworowski.

El mito se inicia a seis leguas de Cusco, en el cerro Tampatoco, cerca de Pacarictambo, nombre quechua que significa “posada de la producción” o “posada del amanecer”. Este cerro tenía tres cuevas o ventanas llamadas Maras Toco, Sutic Toco y Capac Toco, de las cuales, como lo indica la tradición oral, aparecieron de forma espontánea los grupos étnicos Maras, Tampus y Ayar.

Los hermanos Ayar eran ocho, cuatro hombre y cuatro mujeres, llamándose los primeros Ayar Uchu, Ayar Manco, Ayar Cachi y Ayar Auca. De estos el nombre de los tres primeros tiene relación con los alimentos comunes en la alimentación inca, pareciendo evocar un viejo culto a la tierra y sus frutos.

Ayar significa quinua silvestre, al parecer cañihua (chenopodium palladicaule aellen). Uchu es ají (Capsicum anuum). Manco se asocia a un antiguo cereal en desuso (Bromus mango) y el de Cachi a la sal. Ayar Auca, guerreo o de la actividad guerrera. Las hermanas Ayar se llamaban Mama Ocllo, Mama Raua, Mama Ipacura y Mama Huaco, esta ultima, sería figura importante en la conquista del Cusco.

“Paccareqtambo”, hoy considerada como el Ayllu de los Tambo Tóqós, tambien se ubican es este territorio la tribu de los Chelkes que permanecieron inhabitables ante la arremetida de los Incas, Mikas y Mayumpampas.

En la actualidad la Provincia de Paruro ha sido dividida políticamente en los siguientes distritos: Accha, Ccapi, Colcha, Huanoquite, Paccareqtambo, Omacha, Pilpinto y Yaurisque los cuales cuentan con comunidades y anexos.

En los años de 1919 y 1920 la Provincia de Paruro recibió el reconocimiento por parte de España como la primera provincia productora de trigo de calidad con cuyas semillas se elabora el mejor pan integral de la zona.

El Alcalde 2012-2014, es el profesor Juan de Dios Ramos Pariguana. Los Regidores: Rosi Honorato Delgado Escalante, Edmundo Álvarez Sinchi, María Frida Córdova Granilla, Vladimiro Angulo Iturriaga, Marco Cesar Huamán Candía, Yrma Jacqueline Pancorbo Huarcaya, Mario Gutiérrez Olivera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.