miércoles, 2 de abril de 2014

Democracia y socialismo: Una exégesis del libro “Sembrando Utopía”

José Guillermo Mártir Hidalgo (COLATINO)

Reproducimos aquí un análisis hecho por José Mártir Hidalgo del libro “Sembrando utopía. Crisis del capitalismo y refundación de la Humanidad”, colección de escritos de varios autores, algunos de los cuales son colaboradores regulares de Argenpress Cultural, oportunamente presentado en nuestras páginas.



“Algunos años atrás, el triunfo de la revolución socialista era inexorable. Pero, tres o cuatro décadas después, el mundo presenta un panorama distinto. La expresión triunfante del capitalismo fue el Neoliberalismo. El capitalismo actual es un sistema basado en la obtención del lucro, pero, ha sufrido mutaciones en su dinámica: ahora se basa en la especulación, en la destrucción como negocio y en la concentración de la riqueza. El sistema cada vez se independiza de la gente y cobra vida propia”. Esta es la introducción que Marcelo Colussi hace en el libro “Sembrando utopía: crisis del capitalismo y refundación de la Humanidad”, donde ha compilado catorce trabajos de diversos autores.

El primer trabajo de dicho libro, “Terrorismo Global de Estado”, fue escrito por Gilberto López y Rivas. Éste autor Define Terrorismo a la violencia premeditada con motivación política, contra objetivos no combatientes. Noam Chomsky y William Schulz definen Terrorismo de Estado a aquel que transgrede los marcos ideológicos y políticos de la “represión legal”, apelando a “métodos no convencionales” a favor de grandes intereses y perjudicando a los débiles. Estados Unidos, ha elevado el terrorismo al rango de política estatal global.

Jon Illescas Martínez escribe “Introducción al enfoque del Sistema Mundial: oxigeno internacionalista para el marxismo”. Nos dice que Immanuel Wallerstein es quien inaugura el enfoque metodológico del análisis del sistema mundial o Sistema-Mundo. Dicho enfoque se basa en que en el mundo hay un único sistema económico, el sistema capitalista. Los países ricos controlan el comercio de los bienes mundiales y se denominan “Países Centrales”. Los especializados en materias primas y mercancías de bajo valor añadido, se llaman “Periféricos”. Los que están a caballo entre unos y otros se conocen como “Semiperiféricos”. Actualmente, nos encontramos en el desplome de la potencia hegemónica de los Estados Unidos, en nuestro Sistema-Mundo Capitalista.

Alejandro Perdomo Aguilera escribe el siguiente capítulo titulado: “Paraísos fiscales, lavado de dinero y drogas en el «nuevo mundo» americano”. Nos dice que cuando se sigue la ruta del dinero, los paraísos fiscales de nuestra región y de Estados Unidos, son un punto de encuentro de narcotraficantes, empresariado transnacional y altos funcionarios políticos latinoamericanos y estadounidenses. Los paraísos fiscales son micro territorios o Estados, con legislación fiscal floja o inexistente, caracterizándose por baja tributación y secreto bancario. Se lavan unos seis siento mil millones de dólares anuales, provenientes del crimen organizado mundial, bajo la anuencia del sistema bancario legal. En los paraísos fiscales no solo se limpian el dinero del crimen organizado, sino, lo insertan en el sistema monetario internacional, apoyando la especulación financiera y la lógica del capital.

Por eso Marcelo Colussi en su trabajo “Del capitalismo «serio» al capitalismo corrupto” nos dice, que los “negocios sucios” han pasado a ser la fuerza principal que dinamiza el sistema en su conjunto. La ganancia se asegura al precio que sea. El capitalismo contemporáneo se asemeja, cada vez más, a una estructura mafiosa.

Nuevamente, Alejandro Perdomo Aguilera nos presenta otro trabajo: “Los llamados «contratistas» en guerra contra las drogas”, en los que nos plantea que el uso de contratistas-mercenarios, es una práctica extendida del Gobierno de los Estados Unidos para solventar sus pretensiones geoeconómicas y geopolíticas, que exigen efectivos militares y sus logísticas. Los contratistas-mercenarios, son un instrumento ideal para callar la opinión pública norteamericana.

Rafael Cuevas Molina y Andrés Mora Ramírez escriben: “América Latina, la época contemporánea y la crisis civilizatoria”, nos dicen que el momento actual en el continente se caracteriza por el fin del proyecto modernizador iniciado con la conquista y la crisis del modelo desarrollista neoliberal. El momento actual se caracteriza por la diversidad extrema de todo tipo de movimientos de protesta y lucha. Así como una prevalencia del capital financiero y el mercado.

En otro trabajo titulado: “¿Hay algo nuevo en la relación Estados Unidos-América Latina?”, Marcelo Colussi expresa que la historia de Latinoamérica es una historia monumental de violencia, la que ha sido una constante en las relaciones sociales. La dictadura y el terror barrió Latinoamérica. Ahora las democracias han retornado, sin la posibilidad de alterar la estructura real de poder de cada país. Y aunque el gigante del norte está en decadencia, su presencia no ha desaparecido en Latinoamérica.

Emilio Corbière, Oscar Amado y Marcelo Colussi escriben el trabajo “El nuevo panóptico y la revolución comunicacional”. En dicho trabajo, estos autores plantean que la globalización comunicacional nos acerca a personas y a regiones, pero, el mundo virtual nos separa de la relación cotidiana y de la interacción humana. El panóptico sintetiza los poderes de dominación sobre personas, individuos y sociedad. Cada uno está vigilado por todos los demás. Esta vigilancia es mediante la utilización de satélites espías. Teléfonos, celulares, Internet y fax pueden ser captados por sistemas de espionaje tales como Echelon (norteamericano), Enfopol (europeo), Sorm (ruso) y otros.

Seguidamente, Alejandro Perdomo Aguilera escribe: “Redes sociales: hegemonía y contra hegemonía entre los Estados Unidos y Latinoamérica”, ahí nos plantea que las redes sociales en Internet, son un mecanismo de dominación ideológica y poderoso instrumento del Gobierno de los Estados Unidos para extraer información, pero, es la nueva arma de las revoluciones. La lucha política, diplomática y cultural se va del campo real al virtual, desarrollando en los pueblos un mayor incentivo hacía la participación política.

El siguiente capítulo titulado “Movimientos indígenas latinoamericanos: un desafió”, es escrito por Marcelo Colussi, quien asevera que la aparición de los pueblos indígenas, como nuevos actores políticos en el escenario latinoamericano, plantean las reivindicaciones más solidas y articuladas como los Estados Plurinacionales.

Seguidamente, Alejandro Perdomo Aguilera nos presenta “La nueva gobernanza de la UE a la carta, ¿Y la democracia?”. En dicho artículo nos dice, que la nueva gobernanza económica de la Unión Europea (UE) ha sido impuesta. La armonización de las políticas fiscales de la UE resulta difícil, dada la heterogeneidad de los países que la componen, haciendo más preponderante la voluntad de los países más fuertes. La crisis, dice Perdomo Aguilera, ha posibilitado reconocer a otros actores internacionales como Brasil, Rusia, India y China (BRICs) y la imposibilidad de un mundo unipolar.

El siguiente capítulo es escrito por Anthony W. Fontes, el cual tituló: “Asesinando por control: la evolución de la extorsión de las pandillas”. Sostiene que en América Latina y más allá, las maras, pandillas de delincuentes juveniles, son el modelo para la violencia homicida, impulsado por la narco economía y otros negocios ilícitos. Los barrios donde operan, son los asentamientos urbanos más pobres que nunca han formado parte de la economía capitalista. Las víctimas pagan una tarifa formalizada por la promesa de protección. Y las consecuencias a su negativa son: amenaza inminente de violencia física a él o a miembros de su familia. Sacar a los pandilleros de las calles y aislarlos en bloques de celdas especiales, los dispuso a utilizar una violencia excepcional para alcanzar sus objetivos. La prisión, es la base de operaciones para la proyección de dominio del crimen organizado en toda la nación.

El penúltimo capítulo es escrito por John Illescas Martínez y lleva el título de: “Derribar al capitalismo construyendo el Socialismo Internacional”. El capitalismo, nos dice, no es capaz de garantizarnos una vida digna, pero, después del fracaso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), faltan alternativas desde la izquierda para proponer un sistema alternativo a las mayorías explotadas. El Socialismo Democrático hace suya la Comuna de París y aspira a que todos los cargos de mayor importancia sean de elección popular. Propone ser más críticos con “nuestros líderes”. El líder es una figura propia del infantilismo político. Líder significa pensar que un “héroe-líder-profeta” vendrá a salvarnos. Es mejor mantener una organización donde el poder se distribuya lo máximo posible. El último capítulo es escrito por Edgar Borges, al cual ha titulado “La otra realidad”. Éste autor nos dice, que el capitalismo construyó una cultura para defender su modelo económico. El capitalismo no está muriendo, está cambiando su piel. La mutación persigue desmontar el orden físico del comercio, para controlar el todo desde la red virtual. La izquierda solo podrá salir de las cuerdas, si diseña un modelo realmente alternativo.

Y “a modo de conclusión”, Marcelo Colussi plantea que establecer una nueva sociedad es refundar la humanidad, dado el grado de complejidad en el Proceso de Globalización y la interdependencia de todo el planeta, que hace imposible construir una isla de socialismo con posibilidades reales de sostenimiento.

Ideas principales

Marcelo Colussi propone, en “Sembrando utopía: crisis del capitalismo y refundación de la humanidad”, tres grandes ideas. La primera, develar las diversas patologías sociales que el capitalismo actual fomenta, a causa del clima de negocios que domina el mundo, donde los “negocios sucios” dinamizan el sistema: terrorismo de Estado, paraísos fiscales, capitalismo gansteril, contratistas-mercenarios, bases estadounidenses, espionaje del ciber espacio por medio de satélites, venta de protección por pandillas, etc.

La segunda idea es, presentarnos el enfoque del Sistema-Mundo de Immanuel Wallerstein, como un enfoque radical y revolucionario para entender la realidad actual de la Economía-Mundo capitalista, que nos impulse a construir una hegemonía socialista y democrática a nivel mundial.

Y la tercera gran idea es, la construcción del Socialismo Democrático, donde propone como modelo democrático, “la Comuna de París”. El compilador va en contra del partido único y propone “vanguardias” que no discriminen a minorías, se opone al líder y propugna por organizaciones donde el poder se distribuya lo máximo posible y estén en permanente diálogo con las masas. Nos dice que es necesario diseñar un modelo realmente alternativo, donde la lucha sea local, pero, la perspectiva planetaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.