miércoles, 30 de abril de 2014

Plástica: Miniaturas medievales

Origen

Las miniaturas medievales tienen su origen en las pequeñas ilustraciones que se realizaban en los libros, cuya
representación más antigua, se encuentra en el "Libro de los Muertos" en el 2000 a.c. en Egipto. Su utilización permitía amenizar e ilustrar la lectura de los manuscritos, y en el caso concreto del "Libro de los Muertos" indicaba cómo debían ser los rituales de embalsamamiento de los cuerpos de los faraones.

El auge de estas representaciones pictóricas se centró durante los siglos XI al XV, en el XVI su representación disminuyó ya que el nacimiento de la imprenta le restó importancia a estas ilustraciones. Lo que quiere decir que se manifestó durante un largo período de tiempo agrupando varios estilos artísticos a los que se fue adaptando variando los temas de las composiciones, así encontramos miniaturas durante el período románico, gótico (con ilustraciones de carácter sacro) e incluso durante el Renacimiento o la Edad Moderna (con temas más civiles).

Normalmente se encontraban en los márgenes de las páginas de los manuscritos, pequeños motivos ornamentales que ilustraban el texto. Los más importantes sin duda eran las letras capitales al comienzo de los textos, aunque también se utilizaban para separar párrafos. Solían tener apariencia de formas arquitectónicas, pero también eran utilizados motivos naturales, como haces de hojas o tallos de enredaderas, que rodeaban los márgenes del texto o subrayaban los títulos.

El término miniatura deriva del minium, un óxido de plomo de color rojo que se utilizaba como componente fundamental para fabricar la tinta. Se comenzó a emplear para la iluminación de los códices manuscritos en letras capitales, márgenes y, posteriormente, con la evolución de la ilustración medieval, en representaciones de gran colorido y complejas composiciones.

Los grandes nombres del arte de las miniaturas y los libros ilustrados son: Jean de Poucelle, Jaquemart de Hesdin o los hermanos Limbourg; y pintores toscanos como Simone Martini y otros. Durante la etapa de la pintura gótica, los libros son obras que facilitan el intercambio cultural y consecuentemente la difusión de las corrientes artísticas por las Cortes y otros centros artísticos de toda Europa. Son justamente destacados libros como el Breviario de Felipe el Hermoso, el Salterio de San Luis, el Salterio de la Reina Mary y, muy especialmente, el libro de Las muy Ricas Horas del Duque de Berry de los hermanos Limbourg, conservado en el Museo Conde de Chantilly (Francia). En España, los manuscritos ilustrados más antiguos datan del siglo XI en el primer Románico; son la Biblia de Ripoll procedente del Monasterio de Ripoll y la Biblia de San Pedro de Roda procedente del antiguo Monasterio de San Pedro de Roda.

Miniaturas medievales: concepto y características generales.

Las miniaturas medievales son representaciones gráficas de gran colorido que ilustraban los libros en la Edad Media.

Además de caracterizarse por el uso de una gran variedad de colores, también reflejan la realidad en dos dimensiones: los personajes, lugares, objetos… todo lo representado, lo está de forma plana, sin cuerpo, pero cargado de un gran simbolismo que variará dependiendo de la época y cultura. Su nombre puede llevarnos a un equívoco: no son pequeñas ilustraciones sino que reciben ese nombre debido al uso del minio como pigmento que se utilizaba para las representaciones gráficas.

Las miniaturas ilustraban los textos, que eran enviados a los miniaturistas, ilustradores o iluminadores para dibujar en ellos. Estas representaciones no cumplían una mera labor estética, sino que se convirtieron en indispensables para comprender los textos en los que se ubicaban, sobre todo en el ámbito científico, incluso para localizar párrafos de la obra que estaban relacionados con los dibujos (podemos encontrar una funcionalidad de las imágenes en el arte primitivo, donde las imágenes eran utilizadas con fines mágicos). Estos manuscritos eran muy voluminosos, estaban realizados sobre pergaminos que posteriormente eran cosidos entre sí, se les añadían unas tapas duras que, normalmente, estaban decoradas con metales preciosos. Para realizar un manuscrito ilustrado (o iluminado, como se les denominó), se precisaba de gran tiempo. Para su adquisición, era indispensable tener cierto nivel económico e intelectual.

La mayoría de manuscritos de la Edad Media tuvo su origen en los monasterios cristianos; esta es una de las causas por la que la mayoría de las personas no tuvo acceso a ellos (además de la analfabetización ya nombrada con anterioridad) que se realizaban en el ámbito religioso. Poco a poco esto fue cambiando y otros grupos comenzaron a tener libros, a usarlos, pero esto no tendría una especial relevancia hasta el siglo XII. La iluminación de estos libros fue el movimiento artístico más importante hasta el siglo XV.

Las miniaturas se dibujaban a mano, una a una; si se hacían 200 libros, el miniaturista o iluminado debería hacer 200 dibujos. Esto cambió con la industrialización de los libros. Nos podemos imaginar todo lo que se perdió por el camino cuando la imprenta de Gutenberg comenzó a funcionar. Se podían hacer mayor número de copias a precios muy económicos ya que el tiempo empleado era mucho menor. Las miniaturas ya no se dibujaban una a una en cada libro, sino que se producían en serie. A Gutenberg le preocupaba que la imprenta hiciese que se perdiesen los hábitos de la escritura, por ello, su pretensión era que los nuevos libros pareciesen realizados a mano. Para ello utilizó una letra de estilo gótico que se asemejaba a la utilizada en la época, pero como sabemos por nuestra propia experiencia, esto no fue suficiente.

Pero volvamos a las miniaturas. Lo que intentaban los medievales era que sus dibujos se entendiesen, que fuesen simples pero concisos, que fueran fácilmente interpretables. Las imágenes debían aportar algo más que pura decoración. Las miniaturas aportaban más información, hacían al texto más comprensible. Esto es muy importante porque como ya hemos resaltado, la alfabetización en esta época era mínima, el acceso a la cultura estaba muy restringido.

Ver imágenes desde aquí.

Fuente: http://diloengrafico.wikispaces.com/Miniaturas+medievales

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.