jueves, 22 de mayo de 2014

Chávez comunicador

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



Entre otros medios impresos, el líder bolivariano creó Todosadentro como una herramienta para la difusión de los valores y manifestaciones culturales del Pueblo venezolano.

Volvimos a tener voz. Después de años de silencio todo empezó a llenarse de palabras. Pero esta vez, las palabras sabían de roces, esperanzas, encuentros y sueños. Tenían la dimensión exacta del futuro y la memoria viva. Cuando aprendimos a decir Pueblo supimos que éramos para siempre fuerza indetenible y cuando gritamos Patria por primera vez entendimos que se trataba de la construcción colectiva del país de todos y de la casa nuestra. Así nos sorprendió el futuro a la vuelta de la página, con todas las palabras para decirnos el presente y hacer realidad el abrazo que asegure el porvenir. Y eso fue precisamente lo que nos enseñó Chávez.

Cuando aquel joven militar se paró delante de las cámaras de televisión, una madrugada de 1992, a asumir la responsabilidad de la intentona militar, y a confirmar que solo por ahora no se habían cumplido los objetivos, lo que realmente quiso decir es que las palabras servían para edificar el futuro y trazar la hoja de ruta que permitiera hacer realidad la utopía. Un poco por eso, propuso la redacción de una nueva carta magna. Y también tal vez sea una de las razones por las cuales la Constitución que por primera vez aprobó la mayoría del Pueblo, tiene como preámbulo la voz de un poeta. Porque Chávez, invicto en todas las batallas, entendió pronto que las palabras no son inocentes y para hacer una revolución hacen falta muchas ideas y muchos versos.

Hugo Chávez es sin duda uno de los más brillantes comunicadores que ha tenido Venezuela y buena parte del mundo. Él es el gran fabulador de la América posible, la que antes habían soñado Miranda y Bolívar, Martí, Mariátegui y el Che, entre tantos nombres imprescindibles de estas tierras y de nuestras gentes.

De la televisión al tuiter

Largas horas en radio y televisión demostraron que Chávez era un político de alto vuelo. Sus discursos tuvieron permanentemente el matiz de quien sabiéndose escuchado no perdería la oportunidad no sólo de esgrimir argumentos sino de poner el acento en el carácter pedagógico de la comunicación.

En la entrevista de años que Ignacio Ramonet le realizó al Comandante Chávez y que en Venezuela publicó la Editorial Hermanos Vadell con el título de Mi Primera vida, ya en la primera pregunta quien fue el Presidente venezolano más controversial y más amado del país, se remitió a la lectura. Y es que para Chávez los libros permitían no sólo la formación intelectual sino y sobre todo, el diálogo del lector con su tiempo y las infinitas aristas para abordar la realidad.

Con él se inauguró un tiempo nuevo. La información le dio paso a una comunicación abierta y directa con la gente. Chávez interpelaba durante sus encuentros con medios, pero sobre todo se dejaba interpelar por el pueblo. De allí que salió por primera vez al aire “Aló, Presidente”, en Radio Nacional de Venezuela, el 23 de mayo de 1999. Un programa que pronto marcó la agenda política del país, por lo que pasó de radio a televisión en agosto del 2000.

Quince años demostraron lo importante que es la batalla comunicacional en todos los frentes. Al recibir el Premio Rodolfo Walsh, en Mar del Plata, Argentina, en marzo de 2011, el líder de la Revolución Bolivariana, subrayó que “este reconocimiento nos es para mí sino para el pueblo de Venezuela, el pueblo de Simón Bolívar, a los pueblos que luchan contra el colonialismo cultural y económico, contra la dominación. Contra la hegemonía imperialista, neoliberal y capitalista”. De allí se desprende lo que para Chávez significaba la comunicación, una de las herramientas para la liberación de los Pueblos.

Por este motivo, impulsó por un lado el fortalecimiento de todo el sistema de editoriales del Estado, la Biblioteca Ayacucho volvió a brillar y a ser punto de referencia del pensamiento nuestroamericano, así como Monte Ávila Editores y las publicaciones de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, abrieron sus brazos a numerosos escritores del país, y la creación de la editorial El Perro y La Rana que acogió a centenares de voces nuevas que emergían desde cada uno de los estados. Y en segundo lugar, redimió la voz libertaria de Simón Bolívar con la creación en el 2009 del Correo del Orinoco, un periódico que tuvo y tiene la tarea ser portavoz desde la crítica y la profundidad, de los logros, aciertos y tropiezos del proceso de transformación.

Pero la comunicación en Chávez trascendió los medios impresos y entonces, decidió reimpulsar el canal de televisión del Estado que ahora cuenta con equipos tecnológicamente adecuados a los tiempos que corren. Telesur y la Radio del Sur son invenciones del Chávez comunicador. Dos espacios que son una rendija abierta a las voces diversas, originarias y populares de Nuestra América.

Después del Golpe de Estado de 2002 surgieron en Venezuela decenas de emisoras comunitarias, porque no sólo Chávez entendió que la comunicación en tiempos de revolución es una trinchera de lucha, sino que lo comprendió a cabalidad el pueblo que se organizó para gritar a los cuatros vientos con la voz que ya nunca más podrá ser silenciada.

No hubo medio en que la voz de Chávez no apareciera para convocarnos a ser mejores. Creó canales de televisión como Tves y Vive, le abrió espacio a la televisión digital abierta, conectó a miles de venezolanos con las nuevas tecnologías de la información gracias a la puesta en órbita del Satélite Simón Bolívar, entregó millones de computadoras a niños y niñas de las escuelas públicas, todo con el objetivo de abrir espacios de encuentro y de permitir la libre circulación del pensamiento. Hasta en tuiter, una de las más conocidas de las redes sociales, Chávez supo encender el debate y los venezolanos se zambulleron a encontrarse con él y a señalarle las debilidades del proceso cuando hizo falta.

Chávez es el gran comunicador, el amoroso quijote que palabra en voz supo decirnos de dónde veníamos para que juntos hiciéramos nacer el futuro. Su imagen y su palabra cierta, su hechura humana, se queda en cada venezolano que mirándolo supo reconocer el tiempo que aún está por venir.
___________

Galardón Extraordinario a Chávez como comunicador

Fragmento del veredicto del jurado del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2013

“Este año 2013, por unanimidad, el jurado decidió entregar un galardón Extraordinario del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2013 al Comandante Hugo Chávez Frías, quien fue creador e impulsor de medios públicos y populares, y le devolvió la palabra y el protagonismo al pueblo venezolano e hizo suya la causa de los oprimidos del mundo, especialmente de Latinoamérica y el Caribe. Además, el Comandante Chávez en su rol de comunicador social, de gladiador invicto en su batalla contra la mentira y la manipulación mediática, no solo contribuyó al rescate de nuestra historia, nuestras tradiciones y nuestra cultura, sino que luchó sin descanso y sin tregua, para que hoy los venezolanos y venezolanas podamos enarbolar con orgullo ante el mundo que tenemos patria como lo soñaron nuestros libertador, con Simón Bolívar a la cabeza”.

Terrorismo mediático

Por Hugo Chávez

“El terrorismo que ejercen algunos medios de comunicación es uno de los más grandes problemas que enfrenta la humanidad. Hay una gran maquinaria mundial, que utiliza medios muy poderosos para confundir, manipular, engañar y tratar que la hegemonía del capitalismo continúe su perversa dominación sobre los pueblos del mundo. Es uno de los más grandes problemas que enfrenta la humanidad”.

(Fragmento del discurso en acto de graduación de Técnicos Superiores Universitarios de la Universidad Bolivariana de Venezuela, el 29 de marzo de 2008).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.