jueves, 22 de mayo de 2014

Cuando las lilas vuelvan

Amelia Arellano (Desde San Luis, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Si las lilas regresan.
Diles, que no la he olvidado.
Como no olvido su brevedad de pájaro ni el secreto del rezo.
Incendio de pañuelos en sus manos y su vuelo en caballos de fuego.
Dile que el perfume de los cirios
Es alimento de mi sangre y de mis huesos.
Dile, también, que cuando resbalaba,
era para caer en el pozo profundo de su mirada clara.
Y en la falda de su falda.
Hasta el miedo era leve.

Dile, que a su sombra aprendí
Que las espigas no solo se mecen con el viento.
Sino también con el aliento de la rosa.

Cuando las lilas vuelvan, diles
Que ya he partido, pero la antorcha aún yace encendida.
Que su llama jamás fue traicionada ni extinguida.
Cuando las lilas vuelvan, diles
Que no la he olvidado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.