jueves, 17 de julio de 2014

Echale la culpa a río...

Gustavo Robles (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Se acabó el mundial. La pantalla más grande de los políticos que hacen las cosas a espaldas y contra el pueblo: ahora tendrán que lidiar nuevamente con el humor popular de todos los días.

Lamento que la selección no haya ganado, sinceramente. Más allá de las críticas que tuve y aún tengo, quería que la selección alzara la Copa. Soy futbolero de alma y desde chico, me siento un poco jugador de fútbol y, además, quería que mi hijo tuviese esa alegría que ya los de mi generación tuvimos en el 86 y, con las salvedades del caso, en el 78.

Hubiese querido abrazarme con Maxi de la misma manera que lo hice cuando ganamos la semifinal. No pudo ser.

No puedo dejar pasar lo que siempre he criticado: LA MENTIRA MESSI. No por el pibe, que casi no tiene la culpa, sino por todos los que han inflado al GLOBO MÁS GRANDE DE LA HISTORIA DEL FÚTBOL MUNDIAL. Como él, vi cientos de jugadores antes. MEJORES, otras decenas más.

Un pibe elegido por las corporaciones que lo patrocinan, pero que está LEJOS de los mejores de la historia del fútbol mundial. La premiación de la más que CORRUPTA FIFA como el "mejor jugador del mundial", después de una actuación mediocre del 10 del equipo, no deja de corroborar esa realidad incontrastable.

La SOBERBIA ARGENTA, masivamente expandida, ha recibido un cachetazo que no debería venir mal. El país no es un partido de fútbol, la banderita no hace una sociedad justa, y un mundial no reparte equitativamente la riqueza: al contrario, se vio muy elocuentemente que aquellos que pudieron viajar al país hermano, y ni qué hablar los que entraron a la cancha, son de los poquísimos privilegiados que viven del sudor ajeno y pueden gastar más de $100.000 para pagar una entrada.

No me voy a olvidar que muchos me han insultado y tildado de "antiargentino" por decir lo que era más que evidente, y ahora se corrobora: que el seleccionado era un equipo "medianito", que llegó a la final por la suerte que tuvo en el sorteo de grupos y de llaves, y que Messi... bueno, ya dije lo que pensaba de él. Duele pensar que hay quienes, mientras aplauden el saqueo y la entrega propiciada por el kirchnerismo, acusen de "antipueblo" al que tiene una opinión simplemente futbolera, más cercana a la realidad que al fanatismo religioso.

Ahora, volverá la realidad, esa que nos hace pagar los aumentos de gas, agua, transporte, combustible y comestibles. Todo mientras se arregla de rodillas ante los Buitres y el Imperio cómo pagarles para que nos sigan considerando "parte de su mundo". Y... además, seguir saqueándonos con la colaboración del cipayaje que nos gobierna.

Una más: viendo al pobrecito de Messi (INVENTO como jamás vi) y a los pobrecitos de arriba (sobre todo al impresentable Higuaín), no dejo de preguntarme cómo puede haber un técnico que se precie de tal, que pueda haber dejado a TEVEZ afuera de la convocatoria: APACHE, SE NOTÓ TU AUSENCIA. Con vos hubiese sido otra cosa.

Ah... me saco el sombrero ante Mascherano... un GIGANTE DE VERDAD. Con 11 como ese, le juego al que se ponga adelante.

Lástima, ahora hasta dentro de cuatro años, en Rusia, millones de habitantes de este país ya no se van a sentir tan "argentinos" como en este último mes, dejando la construcción de la REALIDAD en manos de... los GARKAS DE SIEMPRE.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.