miércoles, 9 de julio de 2014

La palabra de Surinam

Shirinvâsi



De la magnífica revista literaria "Facundo" que edita el poeta rosarino Eduardo D'Anna.

Lengua materna

Las diversas corrientes
buscan un camino,
¿hacia dónde?
La selva de la imaginación
se extiende
sobre sus orillas.
En días sofocantes
suben hacia el sol
mientras su idioma muere
y crece,
con fuerza inusitada,
por las lluvias nuevas.
Los cauces
deben romperse,
las montañas y las colinas,
bajo el martillo de nuestro tiempo,
deben forjar
una nueva boca.
Tras años, las corrientes
fluirán unidas,
sobre los límites del siglo,
en una flamante marea,
con el ritmo
de su joven naturaleza
Entonces,
un niño
cantará en el corazón de mi País:
elevará,
entre campos danzantes,
un nuevo himno de alabanza,
y la amalgama
de la lengua materna
comprenderá a todos.
Entre el Marowijne
y el Corantijn,
el mar
y la selva.
SURINAM
Este país
he escogido:
plantar aquí
en el ciclo de
los días y las noches
mi vida,
junto al mar hambriento
que la playa
de mi corazón
devora
y despedaza
en momentos precisos,
pero forma,
en un gesto de piedad,
entre las raíces de la desesperación,
la costa
para las generaciones futuras.

Surinam, la antigua Guayana Holandesa, está poblada por indostanos, criollos, cimarrones, javaneses, etcétera, que utilizan sus respectivas lenguas, además de la en su momento lengua oficial, el neerlandés; configurando un problema de identidad y de unidad que se suma a los conocidos males del subdesarrollo. Shirinvâsi (seudónimo de Martinus Haridat Lutchman), nacido en 1926 en el distrito de Commewijne, algunos kilómetros al este de la capital, Paramaribo, tiene como uno de sus asuntos principales esa problemática. Junto con Trefossa (1916-1975) y Michael Slory (1935) es considerado uno de los más grandes líricos de Surinam. El poema que presentamos corresponde a Sangam, su último libro, aparecido a principios de los '90. La traducción se debe a Fernando Fantín (Rosario, 1979). Cursó estudios de historia, y ha publicado cuentos y poemas en diversas revistas de la ciudad y el extranjero. De su residencia de varios años en Holanda proviene el conocimiento de la poesía de Shrinvâsi.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.