miércoles, 9 de julio de 2014

Manifiesto de otoño (observación necesaria: borrador en constante mutación, o no)

Rafael Britez (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Todo acto es político
toda muerte es política
cada lágrima vertida sobre el asfalto
lavarse la cara y mirarse en el espejo
planificar el día respetando la propia coherencia
es político
elegir el desayuno: mate o café, es político
levantar la voz o elegir el silencio, es político
regalar la mejor sonrisa
o ser agreta por tener un mal día, es político
leer La Nación, Clarín, Página/12 o La Garganta Poderosa
es político
darle unas monedas al pibe que deja una estampita
sobre la mesa... o mirar por la ventana, es político
subrayar alguna frase de Saramago, el Che, Vargas Vila,
Vargas Llosa (sobre todo el de antes del derrape) o Rodolfo Walsh,
es político
escuchar a Gardel, a Piazzolla, al Polaco,
a Lenny Kravitz, a Silvio, a Ray Charles
a Mozart, Brahms, Zitarrosa o a Raly
...es político
fumarse un charuto de rasta
de cosecha propia, es político
caminar y caminar
de noche y de día
por una causa, es político
tomarse un vino a carcajadas
arreglando el mundo con los cumpas
es político
todo preso es político
dar siempre el mejor esfuerzo, con sol
o día nublado, es político
leer a Cervantes noche y día sin dormir ni comer
hasta perder el juicio
es político
buscar el santo grial de la revolución
en los escritos de Trotsky, es político
hablarle al perro, convencido de que entiende
es político
enarbolar como un grito de guerra
¡Viva Perón, carajo!
sin importar la filiación partidaria
por complejas contingencias de la historia
es político
putear en veinte idiomas
a jueces corruptos políticos salidos de una gran matriz marketinera
artistas ávida dollars comerciantes chorros
canas gatillo fácil tacheros fachos
es político
leer a García Lorca en enjambre romancero
es político
ver el aleph con Borges y desesperarse por comprender
la simultaneidad barroca del universo, es político
político es decir "preferiría no hacerlo"
amasar pan es político
ver todo Kurosowa
arrojar colores abigarrados o armónicos
desde el borde de los ojos hacia el horizonte
besar el suelo de los padres
guardar la luz de la infancia en cuadernos amarillentos
mirar a través del vidrio la tormenta
salir a mojarse bajo los plátanos
atesorar una hoja del álamo carolina
agrietar cada día la distancia
fisurar la lealtad al pibe que jugaba en la vedera
olvidar que alguna vez fuiste bello desde adentro
resplandecías
ensuciar a tu paso los jardines
no percibir el ladrillo picado del sendero abandonado
de los juegos y los besos
maltratar a quien no puede o no sabe
apichonar la esperanza
custodiar los sueños, acunarlos,
alejarse de la dádiva del poderoso
como de la peste
respetar la lucha ajena, sumarse si es preciso,
desbaratar el engaño
joder a sabiendas la ilusión del vecino
perpetuarse a la sombra del ego
buscar al amigo
tener claro al enemigo
no olvidar, no perdonar, no reconciliarse
con los sembradores de odio y muerte,
cosechar el dulce fruto del trabajo esmerado
estrechar la mano del humilde
apagar el rencor del desengaño
cultivar la palabra sanadora
pescadora y náufraga
todo acto, a cada instante,
en cada encrucijada
optar por el norte o el sur
el este o el oeste
elegir cada noche
amanecer en tus brazos, amor, es político.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.