jueves, 17 de julio de 2014

Sobrevivientes

Miryam Colombotto de Seia (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



El vértice del sendero se acerca
y aún en la memoria llevo
restos de infancia igual a
trozos de buen pan.
En este viaje hay voces submarinas
que no puedo explicar, me habitan,
duelen como arpones. A veces
caen.
Diluvio impiadoso pidiendo:
espacios/mares/aires/barcas/viajes
que no pude revelarles.
Ya el vértice se acerca.
¿Qué ensenada nos recibirá?

Abrazo a mis sobrevivientes,
les doy mi pan.
(Que no sepan del naufragio).

La tarde se adormece como si alguien la meciera.
La voz de un canto
nos de..sa..gua..

Sobrevivientes
El vértice del sendero se acerca
y aún en la memoria llevo
restos de infancia igual a
trozos de buen pan.
En este viaje hay voces submarinas
que no puedo explicar, me habitan,
duelen como arpones. A veces
caen.
Diluvio impiadoso pidiendo:
espacios/mares/aires/barcas/viajes
que no pude revelarles.
Ya el vértice se acerca.
¿Qué ensenada nos recibirá?
Abrazo a mis sobrevivientes,
les doy mi pan.
(Que no sepan del naufragio).

La tarde se adormece como si alguien la meciera.
La voz de un canto
nos de..sa..gua..

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.