martes, 19 de agosto de 2014

Mandela todo un hombre

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Fuiste un Hombre de futuro sí
Y por venir, por suceder
En inquietud, alboroto, sedición
Dándole color a la vida de color
Con tu “largo camino hacia la Libertad”
Autobiográfico.

Le diste médula al Arte de la Revolución
“Qué lejos hemos llegado los esclavos”, dijiste
Y muchos regaron con su sangre y sus vidas
Las flores más deliciosas de Sudáfrica
África del Sur con todos los Continentes
Siendo Tú la semilla de esa flor
De esas flores llamadas Reconciliación
Progreso y Alfabetización de la Infancia
Curtidas en guerra de guerrillas
La Libertad rehilando
Buscada en la lucha contra el Apartheid
Ese Guajamón, bestia de pelo bayo
Tirando a amarillo, con cabos blancos.

Fuiste un sustituto leal y legal a la Vida
“Jalando la rama de un árbol
Llamado Libertad”
(Rolihlahla)
Que no es parte de la Vida
Sino Vida misma
Vida Viva, la más grande, la más esplendorosa
Que hizo despertar una Nación
Contra la segregación racial
Ese crimen de lesa humanidad
Hacia un Democracia
Para vivir, para amar
Para ser y lanzar al hombre y la mujer
Al Arte de vivir
Por los caminos de tus lanceros
Recordados en el ejército
De Umkhontowe Sizwe
(La Lanza de la Nación)
La única fuerza que habló de Amor
Que creó con Amor
En simbiosis internacional y permanente
De una filosofía de la Vida
Con sus anhelos, sus miedos
Sus tierras holladas
Por donde se va de un lado a otro
Como cuando te echaste al camino
Haciéndote Bandido de Amor
Sabiendo que quien siembra en el camino
Cansa los bueyes y pierde el trigo
Indignado, pues la vida no es sumisión
Sino Libertad en el Amor
Cual segunda miel que se saca
De la caña dulce
Una Libertad
Que parece que los hombres no aman
Porque no la entienden
Por culpa de quienes no podrán entenderla nunca
Por tener su mente en la opresión.

Pero sabed
Que el Amor de Mandela
Nos acerca al Arte de la Vida
Por el camino de los revolucionarios
Que no se contentan con los huesos roídos
Como los perros
¡Y hasta qué punto roídos¡
De esa remensa o servidumbre colonial
De la que se está sometido a ella
Encontrando la Democracia entre renglones
Donde los gobernantes nos engañan
Igual que todas las iglesias con embustes
Y falsas esperanzas
Pues, como él dijo:
“Una nación se juzga
No por el trato dado a los ciudadanos de pro
Sino por el trato recibido por los que tienen
Poco o nada”
Que la Libertad reina
Donde el Sol nunca se pone
Por los gloriosos logros humanos conseguidos
De Armonía, Justicia y Unidad
Que no lo es por un requiario
O formalidad nimia o rodeo innecesario
En que se pierde el tiempo
Antes de hacer o decir una cosa natural o sencilla
Como la Vida misma.

Con Mandela la lucha se eleva
A la altura de la Vida
Y nos despierta cada día
Con esa gloria imperecedera
De los esclavos de la Historia de la Humanidad
Que fueron los que crearon y crean
Las más grandes canciones de Liberación
Sí, Mandela
Cogió el Amor en tu mano
Y dio vida a la Revolución
De un Sol de Justicia, Paz y Amor
Para siempre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.