martes, 19 de agosto de 2014

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Unas palabras bastan,
distensiones del tuyo,
para ionizar
mi mal
tratado trajinar.
Has diluido al máximo (has concentrado al máximo)
tus forcejeos comunes.
Porque llega un momento en que no se puede más y te obligas a actuar.

Todo lleva su término
aun cuando en un caso dado no suele pensarse en ello
y, entre tanto, por ejemplo,
nos vemos de im-proviso derrota tras derrota.

Son hechos irremediables por ahora,
quizás porque enafueraoenadentro
o porque no captamos que era el momento, la oportunidad.
Es un mare mágnum que se adquiere entre todos, una cosa simplísima
que suele durar siglos,
que se concentra y se convierte en eluctable,
y entonces ya no se puede más y siempre hay que luchar a diario.

Otros encuentran también la solución,
yo me disuelvo, y gracias. Un tono dicho así,
un sonido in-tenso no e-mitido,
unas palabras ya no bastan
y todo dizque queda terminado aún sin empezar.

Pero empieza. Comprométete,
di-lúyete en fuerzas agrupables,
asume lo di-viso, cuerpo en alto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.