martes, 19 de agosto de 2014

Rayuela como efecto secundario

Marcelo Luján



Sé que un día llegué a Madrid, sé que estuve un tiempo viviendo de prestado, haciendo lo que otros hacen y viendo lo que otros ven. Sé que trabajabas en unas oficinas cerca de Tribunal y que nos cruzamos por casualidad en aquellas escaleras de aquella librería que olía a gallinero. Y que nos hablamos. Esa tarde todo anduvo mal, porque mis costumbres argentinas me hacían ir constantemente pendiente de no sé qué absurdos peligros callejeros, mientras vos me guiabas con ademanes infantiles, y me exigías prisa, y yo todavía no terminaba de entender por qué usabas con tanto descaro el verbo coger. Entonces te seguía de mala gana, encontrándote petulante y malcriada, hasta que te cansaste de no estar cansada y nos metimos en un barcito escondido de una calle que ya no recuerdo. Y de golpe, sin que viniese a cuento, me explicaste que siempre iba a ser un extranjero.

Marcelo Luján es escritor argentino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.