martes, 9 de septiembre de 2014

Neblina entre escombros

Chara Lattuf (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



El caminar pausado entre la neblina y el sonido de la respiración le hacía sentir que la vida era solo un soplo que se perdía en un laberinto. Se detiene y levanta la mirada; quedándose admirada de tanto azul del cielo; en solo fracción de segundos escucha una estruendosa explosión que le hizo titilar un silbido en sus oídos. Luego, una estela de humo seguido de gritos, lamentos. Como pudo se levantó, al percatarse que se había caído y comenzó a tantear, a recobrar el equilibrio al caminar. Solo vio escombros y algunas personas que trataban de sobrevivir, saliendo entre paredes caídas y montones de cementos apilados; de lo que antes era un edificio de ocho pisos. Lo sucesivo fueron detonaciones cercanas y aquel ruido ensordecedor, seguido del paso de aviones en toda la región. No había duda, Carica estaba siendo bombardeada. Una población de tres mil habitantes, quedan solo las ruinas. María Rodríguez observa como una película que se suceden esas imágenes pasadas de generación tras generación; eso le pasó a sus abuelos, a sus padres en plena juventud y así otras generaciones que presenciaron de un país vecino que se apoderaron del territorio de Carica, así como de su desarrollo, estancados por bloqueos, cerrándolos en unos pocos kilómetros, cual si fuera una cárcel gigantesca.

María logra levantarse entre los escombros, junto a ella, centenas de mujeres, niños y hombres ; emergen sueños por conquistar en una vida plena y un sabor amargo los acompaña, de aquellos seres queridos que perdieron sus vidas por ambiciones de poder y la debilidad de quienes podían detener ese horror en una franja que delimita la vida y la muerte. María levanta la mirada y en una profunda respiración observa un cielo azul, libre, infinito, sin límite de espacio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.