jueves, 16 de octubre de 2014

Poema

Guillermo Henao



Sobre el acantihelado.
Desde esta placa en llamas,
a tra-vés del viento
que lleva tus cabellos a tu rostro
una y otra vez,
se deshace
el último rayo de la tarde.
-“Amo el último rayo de sol sobre esta playa.”
-“Mejor amémonos nosotros”.

¿Por qué dices el último?
¿Cómo lo identificas?
Aquí sí,
y el sol sigue y seguirá con sus fuegos.
¿O el postrer que llega a tu sonrisa?

Haz
rayo
radio radío y acéntrico
líneas de luces
ondas de cuerpos
y cuerpos
y cuerpos.

Y tú y yo, abrasados con la brisa y el rumor de las olas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.