jueves, 13 de noviembre de 2014

Mi Buenos Aires querido y un concierto

Rodolfo Bassarsky (Desde Galicia, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Querida Magalí:

Muchas gracias por esas fotos y e1 video sobre Buenos Aires.

Toda la vida me sentí porteño y siempre dije que Buenos Aires tiene encanto. La enumeración que se hace me pareció bastante apropiada, exceptuando algunos detalles sin importancia. Muchas noches y muchos días de mi vida disfruté paseando por Palermo, por Corrientes, la 9 de Julio, por la ibérica Avenida de Mayo, por Florida o por mi calle Belgrano y mi barrio o yendo al Tigre o admirando algunos ejemplos de la arquitectura de Bs.As. El Botánico y el Jardín zoológico, Recoleta. La Boca y Caminito, Puente Alsina. Aún ahora, cuando estuve la última vez, caminé mucho solo y me emocioné. Muchísimos recuerdos.

Aprendí en esta última etapa española de mi vida que los argentinos en general nos miramos el ombligo y perdemos la perspectiva. Con mucha frecuencia nos creemos el centro del universo. Eso no ocurre en Europa, por razones históricas y geográficas.

Cualquier capital europea o cualquiera de las cientos de ciudades importantes tiene tanto encanto o más (generalmente) que Buenos Aires. El título de una de las fotos, Arte por todos lados, es una exageración comparativa. La constante fusión entre lo viejo y moderno, es otra. Esa fusión está muy lejos de ser "constante". Lamentablemente son más constantes las villas miserias periféricas o los baches o las veredas rotas o las infinitas vergonzosas rejas que protegen comercios y viviendas y plazas. O la suciedad o los cartoneros deambulando con sus familias. O las constantes invasiones de las calles por manifestaciones varias. No vayas a creer que soy enemigo de las manifestaciones. Soy enemigo de las causas que originan a la mayoría y de las que se hacen por motivos inexistentes o con fines bastardos. El video no me gustó, ¡la concha de tu hermana! No es demostratrivo del lenguaje "tradicional" del porteño. Como tengo muchos años, pude vivir la mutación del lenguaje porteño varias veces. Un lenguaje que se pone de moda y dura una o dos décadas y luego se desvanece. Me acuerdo, por ejemplo, del lenguaje petitero. El chico que habla en el video es un ejemplo de cómo habla la generación presente de adolescentes y jóvenes: seguramente una moda que se irá extinguiendo. Existe un lunfardo "básico" que permanece bastante inalterado y que podría corresponder a una tradición constante a largo plazo.

El porteño que habla arrastrando las palabras, simpático y buen tipo, bastante exagerado en sus opiniones o sus observaciones, generalmente bastante ingenuo aunque socarrón y pícaro, nostalgioso, etc., corresponde cada vez menos al porteño "promedio". Ese prototipo se está perdiendo probablemente en la misma medida que está desapareciendo la clase media argentina que nació a mediados del siglo pasado. El culto a la amistad es un tópico cada vez menos frecuente. Sellar un compromiso con un apretón de manos es un hábito extinguido.

Todos los sábados a la mañana la televisión pública española emite "Los conciertos de la 2". Hoy se me piantaron varios lagrimones viendo ese concierto dedicado al "Tango mano a mano". Termino de verlo y me encuentro tus 28 motivos para vivir en Buenos Aires que no me hicieron piantar ningún lagrimón porque los que tengo para eso, los derramo cada vez que camino en vivo y directo por mi Buenos Aires querido. Cada vez que paso por mi casa natal, por el atrio de la iglesia de Montserrat, por la plazoleta adyacente al para mi eterno "Ministerio de Obras Públicas" (*) con su antena de TV o cuando toco el obelisco con las manos o cuando cierro los ojos y veo el tranvía 2. O cuando este año estuve en el pasaje Lobería en Floresta, cerca de Lacarra, viendo la casa de mi bobe y mi zeide deshabitada y deteriorándose y el predio de la esquina de Rivadavia donde Shulem tenía la vidrería. Y otra casa de mi zeide (ya viudo y casado otra vez) en la calle Corro a metros de Rivadavia. Entré en un café de por ahí y me puse a hablar con un vecino viejo… Podría describirte decenas de escenas que formaron parte de mi infancia, de mi adolescencia y de mi juventud de memoria entrañable e indisolublemente asociadas al paisaje de la ciudad. Mis personales e íntimas escenas porteñas.

Hace unos años fuimos con Lina al "Poble español" en Barcelona. Al pasar por una puerta escuchamos un tango con acordes modernos y resonancias rockeras. Tu hermana me dijo que era "tango fusión" y que a ella le gustaba mucho. A mí no me emocionó. Y le comenté que me conmovía el tango "puro", el tango bien porteño, el que no está "manipulado" ni arreglado con fines comerciales o con propósitos oportunistas, como el "tango for export", por ejemplo. A mí me gusta Troilo, Pugliese, Firpo. Gardel, Magaldi, Libertad Lamarque, Julio Sosa, Goyeneche, Piazzolla, Jorge Sobral… etc., etc…

El concierto de hoy es tango de concierto interpretado por la orquesta sinfónica de TVE con arreglos de un guitarrista que también participa. Participa también un bandoneón joven excelente.

Cantan el andaluz José Manuel Zapata, un prestigioso tenor de actualidad y Pasión Vega, una madrileña que tiene requiebros flamencos y una voz magnífica. Muy poco de "tango puro" y menos de porteño. Sin embargo una calidad interpretativa de todos, ejecutantes y cantantes, extraordinaria. Un "tango fusión" en el que se fusionan Gardel, Piazzolla, etc., el acento andaluz y los pases flamencos. Un toque probablemente algo "demagógico" y pasión y entrega de Pasión y José Manuel. Me resultó - insólito - muy conmovedor. Reflexioné que ese tango está destinado a un público universal y muy especialmente al público español y al argentino residente en España. Que estas circunstancias legitiman la mutación. Lo sentí como un tango inusitado, con destellos insospechados, un tango que inesperadamente me llegó al alma. Y se me piantaron unos cuantos lagrimones. Quizás debido a mi hipersensiblería senil...

Un beso. Tu papá



*) en la fachada que da sobre la Av. 9 de Julio se puede leer MOP

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.