jueves, 13 de noviembre de 2014

Ya no

Ariel Lemoine (Desde Buenos Aires. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Hay un canto perpetuo que se acaricia en el viento,
y en direcciones improbables.
Y en tu boca húmeda y temblorosa,
un silencio tan presuroso
que derrocha figuras extensas e incontenibles.
Anidan, también, un cielo y su cielo
inclemente de deseo
y nubes borrosas, inexactas
como una constelación lejana.

Hay tantas penas en el canto,
y una breve oscuridad, como una sombra,
y en los labios una herida abierta, y mis labios ásperos,
¿por qué siempre los labios curan al tiempo?
Y en tu boca, amor, no hay clemencia
si en la sordera del desierto
hay un grito imperfecto de agua, y ríos,
y extensos cielos andando sobre la tierra.

Hay un canto que tiene sentido
en la hora necesaria para los olvidos,
un canto de sabores ansiosos, de espera,
y los vientos transportando aromas lejanos
y de pronto, inesperadamente, acurrucados en la cercanía.
Tus labios de nube risueña, en mis labios;
ya no hay soledad mi amor, ya no,
ya no hay tiempo, ni lejanía.

Ilustración: Poemario sin nombre, de Ariel Aloi

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.