viernes, 19 de diciembre de 2014

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



La arboleda no emerge en los penachos
de su base final
con mis precipitudes. El precipicio
de lo determinado re-vienta sus sulfatos
de clorofofila, su respiradero
arti-ficial
de celulosa, cosechando el polen de los demás.

Caminemos entre los robustos arbustos
de las hueras palabras sin compromiso, insumisos
al aire de alguien que llegará
trans-luciente como hierro, fuerte
como el agua que nutre
y sus amibas. ¡Oh vegetación borbollante!

El ron ron neo de sus primeras goticas sobre mis poros
refresca mi marchito desjúbilo, lo empina
a desfondada in-mensidad des-cierta. Deambula
sin apoyo
en voces inemitidas.

Bolsitas de plástico -de piel también-, craquean
su trans-parencia, frustraciones inman-
entes
que man-
tienen
titilante el tictac im-preciso -marcapaso de arcilla-,
estrujando un trisito
el convite que queda.
La frágil oscuridad de un inseguro amanecer
por
venir.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.