miércoles, 30 de abril de 2014

Bailando joropo

ARGENPRESS CULTURAL

El joropo es un baile típico de los Llanos venezolanos y colombianos. Veamos una hermosa demostración de cómo se baila.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Inmortalidad de Gabo

Manuel Humberto Restrepo Domínguez (Desde Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Gabriel García Márquez ha empezado a ser un inmortal. Buen comienzo para el hombre que mejor ha puesto las letras del alfabeto para interpretar la patria grande de Bolívar en el siglo en que vivió, que en Colombia abrió sus puertas con la guerra de los mil días y las cerró con el conflicto armado más largo del siglo.



Él fue uno solo en cuerpo y mente, integró sus ideas con sus deseos, palabras y actuaciones. Sus ideas y escritos tienen la misma base ideológica, pertenecen al hombre político, que por cuenta propia tomó una opción por la vida, sin imparcialidad, sin desmayo. Habló de la condición humana y defendió una formula de justicia terrenal, por la cual fue perseguido y empujado al exilio, siempre fue un extranjero aun en su propio suelo, pero responsable ante los compromisos con su de su tiempo y con su gente, con la América Libre y sin imperio.

Con integridad ética y creatividad literaria supo volver universal una historia de realidad y ficción nacida en la franja de América llamada Colombia, la misma que aun no sale de su tragedia, ni comprende lo que ocurre, y que es conminada a negarse a hacer memoria.

Hasta en sus últimos momentos fue un ser humano generoso, silencioso, no entregó su cuerpo al morbo noticioso de la prensa oficial, ni se dejó seducir por las predecibles visitas ilustres, muchos de los cuales con precisión política intentarían llegar a la foto final. No hubo lágrimas para despedirlo, tampoco el flash relampagueante sobre el rostro quieto. Quizá como Úrsula no quiso darle a nadie el gusto llorar por él, la sobriedad y la prudencia fueron el verso acompañante de su entrada con honores a la inmortalidad.

Por una semana su muerte le arrebató los micrófonos a la prensa oficial, empeñada en insensibilizar y banalizar un dolor al que cada vez resulta más difícil ponerle limites sobre todo a la ficción por la crueldad. Gente destrozada por los ácidos de quienes quieren desaparecer el rastro y el rostro a sus víctimas, gentes cortadas en pedazos metidas entre maletas y tiradas en la calle, gentes picadas en pedazos por desquiciados al servicio de las mafias, gestos y vítores de muerte incrustados en el poder que celebran la muerte del otro y creen que algunos seres humanos deberían ir al infierno que ellos representan en la tierra para allí seguirlos picando.

La obra de García Márquez ha contribuido a completar la otra Colombia, de la misma manera que Aureliano encontró que Úrsula había sido la única capaz de desentrañar su miseria y pudo mirarla a la cara. A través de instantes le descubrió los arañazos, los verdugones, las mataduras, las ulceras y cicatrices de la vida cotidiana de más de medio siglo de existencia, y comprobó que esos estragos no suscitaban siquiera un sentimiento de piedad.

De similar modo García Márquez, descubrió esas mismas ulceras y laceraciones en el cuerpo de las gentes humildes de Colombia y las hizo universales, las puso en evidencia. Vivió, soñó y padeció la misma patria en la que un día vio pasar la interminable fila de vagones del tren más largo del mundo cargado con los muertos de la masacre de las bananeras que serian tirados al mar, sin piedad, sin clemencia, sin respuestas del poder que aun se mantiene en el poder.

Supo decir también de muchas formas que en otra época por lo menos los poderosos experimentaban un confuso sentimiento de vergüenza con lo que ocurría, como cuando Aureliano era sorprendido en su propia piel el olor de Úrsula o cuando encontró que todo había sido arrasado por la guerra. Perdone, dijo Aureliano, esta guerra ha acabado con todo y en los días siguientes se dedicó a destruir todo rastro de su paso por el mundo, simplifico todo y enterró sus armas en el patio.

García Márquez, quizá quiso llegar a la muerte como llegó el coronel al armisticio según lo dispuesto, sin cohetes, ni campanas de júbilo, ni vítores, ni ninguna otra manifestación que pudiera alterar el carácter luctuoso del armisticio, tampoco hubo retratos de su cuerpo muerto. En torno a sus cenizas en el palacio de las Bellas artes, se sentaron los familiares, los delegados, los presidentes y no se perdió tiempo en formalismos, como lo señaló Aureliano cuando firmaba el armisticio, aquí firmaba su inmortalidad.

Con la voz de Aureliano se supo que macondo era un lugar prospero y bien encaminado hasta que lo desordenó y lo corrompió y lo exprimió la compañía bananera, cuyos ingenieros provocaron el diluvio como pretexto para eludir compromisos con los trabajadores. Enseñó con detalles precisos como el ejercito ametralló a mas de teres mil trabajadores acorralados en la estación y como cargaron los cadáveres en un tren de doscientos vagones y los arrojaron al mar, contradiciendo la verdad oficial de que no había pasado nada, y los expedientes que cerraban la historia indicando que la compañía bananera jamás había existido.

Como si fuera su vida misma, Gabriel dormía cuando llegaba la hora y esta vez había terminado de descifrar todos los pergaminos y terminado su tarea, en adelante su memoria se guarda en el seno de su pueblo, el de la gota fría, el de las flores amarillas, el que ve morir a sus muertos sin saber si es ficción o realidad. Su paso a la inmortalidad quizá contribuya a construir una Colombia en paz como la segunda oportunidad que no estaba prevista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mujeres árabe-suramericanas: La pobreza agrava las condiciones para la paz

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La pobreza para las mujeres árabes y sudamericanas es uno de los principales factores que agrava e impide una vida con dignidad. Es el principal mensaje del Foro ASPA Abril 2014, “Mujeres líderes transformando al mundo”, realizado en abril en Lima, en cumplimiento de la III Cumbre ASPA Octubre 2012.

Tal advertencia adquiere mayores dimensiones con su llamado a la paz y la igualdad de género, porque en ambas latitudes persisten formas de violencia que afectan el presente y porvenir de la niñez y de la población en general.



El documento final del foro, Declaración de Pachacamac, en un santuario pre inca a 50 kilómetros al sur de Lima, consigna la preocupación de las participantes de los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Liga Árabe, porque la restricción de sus derechos fundamentales, impuesta por la pobreza, les impide tener autonomía.

La primera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno ASPA se celebró en Brasilia. Participaron 22 países Árabes del Medio Oriente y el Norte de África y 12 de Sudamérica. La II Cumbre, en Doha, Marzo 2009, se realizó en un contexto de crisis económica internacional, tema que fue central en las rondas de negocios.

En el reciente foro de Lima relacionado con la Mujer se remarca que ella es un pilar en el desarrollo de sus sociedades y proclama el compromiso de promover el desarrollo político, social y económico de la mujer en el mundo, como lo expresan varias lideresas:

Bolivia, Silvia Lazarte

La mujer tiene participación igualitaria en política

Política y dirigente campesina boliviana. Militante del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS). Entre 2006 y 2008 fue presidenta de la Asamblea Constituye que impulsó la nueva constitución de su país.

En Bolivia la organización de las mujeres en sindicatos y la persistencia para reivindicar sus derechos unidos a la voluntad política del actual gobierno, permitieron la promulgación de leyes nacionales que garantizan la participación igualitaria de las mujeres y los hombres en todos los sectores de la política nacional, regional y local.

La participación política de la mujer se considera necesaria en diversos países de Sudamérica y los Países Árabes por lo que se promueve con normas que garantizan cuotas del 30% de participación para las mujeres en los puestos políticos y públicos, aunque defiende la equidad de género.

En Bolivia en los 90 la participación de la mujer era nula, la Constitución Política vigente en ese tiempo era machista. “Hicimos una nueva constitución y hoy la situación ha cambiado. Hoy, la mujer en Bolivia está participando en todas las instituciones”. Ella fue secretaria ejecutiva de la Federación Nacional de Mujeres Campesina de Bolivia y concejal municipal de la Alcaldía de Villa Tumari en Chapare durante 1999 al 2001.



¿La mujer boliviana puede tener acceso a la propiedad de la tierra?

-Las mujeres bolivianas ya pueden ser propietarias de sus tierras y no solo los hombres. Sin embargo, debemos tener claro que los hombres no son enemigos de las mujeres sino que ambos deben luchar juntos por defender la tierra y por sus hijos. Nosotras, como mujeres, vamos a luchar por una igualdad absoluta de derechos porque los hombres y las mujeres tienen la misma capacidad.

¿Cuáles son logros del gobierno de Evo Morales?

-Tengo el orgullo de haber sido presidenta de la Asamblea Constituyente de la República y haber hecho la constitución de mi país. El gobierno siempre ha dado fortaleza a las mujeres. El gabinete ministerial cuando fue elegido presidente estuvo formado 50% por mujeres y 50% por hombres.

En el Senado también tenemos esta misma conformación. En la cámara de diputados también su presidenta fue una mujer. La cámara de senado también fue una mujer. La región de Santa Cruz es una fortaleza. En el terreno municipal tenemos a mujeres titulares y suplentes hombres y mujeres de manera alternada.

En el ámbito local estamos mejorando en salud y educación, porque las mujeres cuando tenían un hijo no recibían ninguna ayuda, ahora tenemos un bono. Los niños tienen su bono para estudiar y los abuelos también.

Con los hidrocarburos estamos apreciando los ingresos y estamos saliendo de la lista de pobres. Antes nos trataban como deudores y nos hacían creer cuando en la práctica no era así.

¿Los cambios en Bolivia de qué manera se pueden convertir en irreversibles o ya son irreversibles?

-No creo que haya un retroceso porque ya están en la Constitución, salvo que se exista otra constitución. Pero para hacer eso habría que pasar por encima de todo el pueblo de bolivianos y bolivianas. Por primera vez nuestra Constitución ha sido aprobada por el pueblo, por personas desde los 18 años, con su voto aprobatorio. Es muy difícil que el Parlamento pueda revertir, cambiar estas decisiones populares.

La verdad en Bolivia, el pueblo conduce el país con la cabeza del presidente Morales. Es una experiencia que algunos no aceptan. Tenemos algunos errores de algunos sectores. Hay todavía intereses y enemigos internos que se visten de lobos. Ya hemos dado pasos importantes.



¿Cómo se traducen los cambios en el manejo económico?

-El gobierno nacional distribuye los recursos equitativamente, de acuerdo al número de habitantes de cada departamento. Las gobernaciones están ligadas a las instancias locales y regionales. De esa manera cuando hay necesidades grandes, por ejemplo, para mejorar la salud y educación, es el presidente quien viabiliza económicamente.

¿Cómo se ataca la corrupción, porque en América Latina es una lacra difícil de combatir?

-También mejoramos y exigimos la transparencia en el manejo de los recursos. No permitimos la existencia de corruptos. Ya se han detectado casos y los culpables están en la cárcel. Los recursos naturales deben ser administrados por los bolivianos.

¿De qué manera el capital transnacional opera?

- Las grandes empresas se han capitalizado. Han traído profesionales para administrar el petróleo, hidrocarburos, pero ni siquiera han implementado avances en educación, querían privatizar la empresa para manejar los recursos. Nosotros ahora somos los que administramos.

Los capitalistas ahora no existen. Si bien quieren invertir las condiciones son diferentes. Antes, del 100 por ciento de las ganancias el 18 por ciento era para Bolivia. Para ellos era 82%. Ahora para nosotros es 82% y para ellos 18%. Por lo tanto, es un buen avance. Hemos tomado la decisión en conjunto.

¿Y el tema de salud como se conduce?

-En salud era tan difícil. Tenemos médicos que ni siquiera quieren trabajar ocho horas. El presidente Morales trabaja las 24 horas. Hay que servir porque hay mucha demanda. Mientras los médicos, lamentablemente atienden por hora en los centros de salud, como si fueran clínicas privadas y particulares. Eliminar este esquema nos está costando mucho esfuerzo. Exhortamos a todos los médicos para que puedan colaborar con todos. Todavía no podemos conseguir el seguro para el campesinado. Hombres y mujeres no contamos con el seguro correspondiente.

Hay profesionales, aunque con sueldo mínimo, ya tienen el seguro. Los campesinos estamos en ese objetivo.

El modelo cubano en medicina es muy reconocido. ¿La educación ha sido clave?

-Durante el gobierno de Sánchez de Lozada, en los años ochenta, la atención médica era muy deficiente. Yo tenía un mal del corazón. Gracias a los medios cubanos me demostraron capacidad.



En Educación, los profesores se han puesto las pilas para enseñar. Se está mejorando la ingeniería, los idiomas regionales. Las universidades son autónomas, representativas y participativas. Antes había que ser hijo de abogado para seguir esta carrera o hijo de capitán, de general para ser militar. Así era la educación. Los campesinos no tenían el derecho de estudiar. Con el sistema del Tupac Catari, la educación va mejorando con lindas canchas deportivas, centros de salud, educación básica.

¿UNASUR cumple sus objetivos?

-Unasur, es una actividad positiva. Ojalá los acuerdos podamos llevarlos adelante, sepamos reconocer nuestra identidad cultural, tomando en cuenta la madre tierra. Quisiera que con Unasur defendamos los derechos de los países menores.

-

BENEDETTI, NO TE RINDAS

La uruguaya Teresa Aishemberg, directora de exportadores de su país, promotora de la pequeña empresa, remarcó que juntos haremos una buena educación para los nuestros.

Su exposición la resumió con la frase “No te rindas, siempre estar dispuesto a empezar de nuevo”. Y la audiencia pudo escuchar, como síntesis de esta filosofía el poema de Mario Benedetti, vinculado con la resiliencia:

NO TE RINDAS

No te rindas, aún estás a tiempo/De alcanzar y comenzar de nuevo,/Aceptar tus sombras,/ Enterrar tus miedos, /Liberar el lastre,/Retomar el vuelo./No te rindas que la vida es eso,/Continuar el viaje,/Perseguir tus sueños,/Destrabar el tiempo,/Correr los escombros,/Y destapar el cielo./No te rindas, por favor no cedas,/Aunque el frío queme,/Aunque el miedo muerda,/ Aunque el sol se esconda,/Y se calle el viento,/Aún hay fuego en tu alma/Aún hay vida en tus sueños./Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo/ Porque lo has querido y porque te quiero/ Porque existe el vino y el amor, es cierto./Porque no hay heridas que no cure el tiempo./ Abrir las puertas,/Quitar los cerrojos, /Abandonar las murallas que te protegieron,/Vivir la vida y aceptar el reto,/Recuperar la risa,/Ensayar un canto,/ Bajar la guardia y extender las manos/Desplegar las alas/E intentar de nuevo,/Celebrar la vida y retomar los cielos/ No te rindas, por favor no cedas,/ Aunque el frío queme,/ Aunque el miedo muerda,/ Aunque el sol se ponga y se calle el viento,/ Aún hay fuego en tu alma,/Aún hay vida en tus sueños/ Porque cada día es un comienzo nuevo,/Porque esta es la hora y el mejor momento./Porque no estás solo, porque yo te quiero./

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Interesante documento: El origen militar de algunas frases



Curiosidades interesantes: algunas frases tienen cuño militar en su origen, pero tan popularizadas están que no lo sabemos. Veamos un poco de qué se trata.

Descargar presentación completa desde aquí (formato pps)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Interesante documento histórico: La explotación laboral de mujeres y niños

Ver documento desde aquí

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine clásico: “Alexandre Nevski”, de Sergei M. Eisenstein (Unión Soviétiva, 1938)

ARGENPRESS CULTURAL

Director: Sergei M. Eisenstein
Guión: Sergei M. Eisenstein & Piotr A. Pavlenko
Música: Sergei Prokofiev
Fotografía: Eduard Tissé (B&W)
Reparto: Nikolai Cherkasov, Nikolai Okhlopkov, Alexandr Abrikosov, Dmitri Orlov, Anna Danilova, Vera Ivacheva
Productora: Artkino

Sinopsis

Siglo XIII. En 1938, después de una década sin estrenar ninguna película, Eisenstein volvió a rodar otra obra maestra: un relato épico sobre el príncipe Alexander Nevsky, que defendió victoriosamente el norte de Rusia del ataque de los teutones: la batalla se libró sobre la superficie helada del lago Peipus. También tuvo que hacer frente a la invasión de Rusia por el ejército mongol dirigido por Gengis Khan. La película se rodó por encargo de Stalin para levantar los ánimos del pueblo ruso ante un posible ataque de la Alemania nazi. Desapareció de los cines un año después tras la firma del Pacto Molotov- Ribbentrop (pacto de no agresión entre la URSS y el régimen nazi). La música es una cantata de Prokofiev. (FILMAFFINITY)

Comentario de Jesús Dapena Botero

Sería encantador embarcarse por el río Neva y caminar por la Avenida Nevsky, seguramente en honor de Alejandro Nevsky, ese héroe ruso del que Eisenstein nos da la mejor versión, como liberador de las orillas del profundo y ancho Neva, al oponerse al invasor sueco, por su patria rusa. Es hermosa la integridad y el orgullo de ese personaje cuasi mítico, quien no se deja tentar por los tártaros y seguir dispuesto a luchar contra los teutones. No olvidemos que esta película fue hecha en 1938, cuando Hitler ya estaba en el Poder, dispuesto a desencadenar la Segunda Guerra Mundial.

Obsérvese que los arrogantes caballeros teutones, portadores de la violencia y la muerte, auspiciados por la religión de Roma, supuestamente los malos van vestidos de blanco, color de la pureza, de la bondad y que el ejército ruso lleva un vestuario negro, como advertía Santiago Fernández, mostrando que Eisenstein así hubiera querido romper con viejos simbolismos.

Pero los rusos siempre han tenido claro que no quieren someterse a los alemanes y esperan a Alexander Nevsky como un Mesías que venga a redimirlos de la tragedia; pero la lucha contra los teutones es un asunto delicado; no es lo mismo que luchar contra los suecos; es un asunto para pensarlo. El enemigo se acerca y avanzan, mientras hacen temblar a los invadidos, ante lo cual Alexander decide atacar con todo su Poder y contará con la alianza de los campesinos. Y el pueblo se levanta en armas. ¡No entregarán a Rusia ni serán derrotados! De lo que se trata es de salvar a la comunidad rusa. ¡La pelea será a muerte, bajo la guía de Alejandro! ¡Hasta las mujeres están dispuestas a derrotar al enemigo y premiarán el valor de sus hombres! La guerra ha sido declarada, en pleno invierno. Pero las huestes alemanas son incontables, les informan. Nevsky planea una emboscada en un lago helado, mientras la línea teutona avanza y la música de Sergio Prokofiev acompasa una excelente escena de suspenso hasta que se da el fragor de la batalla, hasta la victoria siempre, para comprobar que si un pequeño gorrión es un ave, también uno pequeño ejército es una milicia, por lo menos en las guerras clásicas.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Tamaña expresión de arte en la 4 de Mayo de Porlamar y no obstante, una fabulosa mulata de fuego la interrumpió

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Como dijese Rilke, sí, ese mismitico, el de los Sonetos de Orfeo, aunque en otra ocasión, que nada es tan ineficaz como abordar una obra de arte con las palabras de la crítica.

Pero el jueves de la semana santa contemplamos, con desbordada fruición -en la Avenida 4 de Mayo de Porlamar- una magnífica exhibición del arte en la estatua viva de un “Pescador Margariteño”.



Ahí en plena acera estaban no una sino dos estatuas vivas, porque al lado del uno estaba una jovencita también, haciendo de levitante. Cuando nos aproximamos, mi chofera divisó el tumulto y fue quien advirtió de que se trataba, por lo que se puso alante (adelante), me dijo que observara bien pero que “tú no me hagas coger rabia, no te pongas de necio a perturbar” y, por añadidura, que “yo te conozco a ti”.

Ella entro a la tienda mientras me quedé como un pajarito al que le abren la puerta de la jaula, sin celuloko y sin nadie que me diese pisotón sobre el callo y eventualmente un discreto codazo por las costillas, a menos que un pellizcón en el brazo de lanzar.

¡Tamaña expresión de arte! A tres o cuatro metros de distancia yo pensé por un instante, seriamente, que se trataba de una figura de bronce, algo fantástico a sabiendas de que era una persona porque de otra manera no hubiera habido tumulto alrededor ya que ninguna propiamente estatua contempla la salida del Sol ni la gente se le arremolina.

Así que me aproximé de a poco, sin prisa, y contemplé sin prejuicio y sin intención de intervenir de modo alguno, pero, la obra me sedujo; y como bien dijera Borges, argentino inmortal -valga la hipérbole-, que “No se puede contemplar sin pasión. Quien contempla desapasionadamente, no contempla”.

A veces la palabra adquiere gran fuerza de acuerdo al momento, es lo que sé, por lo cual habría sido imprudente perturbar tan sagrada solemnidad del arte; sé también que la presencia de canas no implica más prudencia, así que fui seguro a lo que la pasión de contemplar me empujó y como un niño dispuse jorungar, eché bromas tras bromas para sacar de quicio a la imperturbable estatua viviente para ver si pestañaba o siquiera se movía perceptible, y nada que nada; pero menos mal que la autoridad nada que salía del hipermercado, así que andaba yo realengo, andaba y desandaba la acera y volvía a la carga con esmerada discreción.

Y, afortunadamente ¡oh! que una deslumbrante mulata de fuego apareció ataviada con un camisoncito de espanto y brinco y se plantó ahí para que una señora le tomara una foto, y seguramente el artista pestañó por fin ya que ¿quién no se deslumbra? Y, luego que la luz del mediodía se apagó yo volví a la carga y le pregunté ¿qué te pareció esa barbaridad? y ahí largó el artista una sonrisota, al tiempo que me dedicó una venia quitándose su sombrero a modo aprobación.



Tuve la certeza de la autenticidad del artista porque su arte me conmovió de veras, y para más, tal vez porque yo me vi representado en él.

Mas, pocas veces omito cotejar la realidad y esta vez no fue excepción. El contraste indica, por una parte, que un pescador nuca anda inmóvil sino todo lo contrario; en cambio, mediante expresión de arte se hace mostrar inmóvil. Y ahí parece haber una clave: La separatidad entre la realidad y su representación.

¿Qué es el amor al arte? ¿Dónde, por qué y cómo comienza y/o termina?

¿Es el arte un trabajo, puede definirse como tal?

Pienso que una cosa es el artista y otra cosa es su arte, pero cuando un artista se funde y se confunde con su obra ésta se revela verdaderamente conmovedora; en cambio, cuando el artista va por un lado y su obra por otro, ésta decae y pierde sentido.

A mi modo de ver una obra de arte es magnífica sí sensibiliza al hombre.

“Estatua de bronce: Pescador margariteño” y “Estatua levitando” una y otra obra en conjunto constituyen instrumentos de paz.

Hay que sacar el arte de la pasividad del apolillado museo y exhibirlo en las calles como eficaz instrumento de paz y de justicia, y quiero que otros irreverentes me tomen la palabra y hagan suya esta idea y la enriquezcan porque la paz, independientemente de quien la proclame, es indispensable para forjar los desarrollos democráticos.

La autoridad, chofera, secretaria pública y privada (y etc) de éste que soy, yo mismitico, convicto y sinfeso, por mera suerte halló la puerta de salida del establecimiento y pudo admirar en detalle todo lo que era admirable, a la vez que corroboró mi apreciación.

Acto seguido entrompamos vía Juan Griego; las calles de Porlamar lucían relativamente desiertas, de vez en cuando avistábamos grupitos de gente vestidas de morado, indicios de que había una iglesia cercana a la que ir a cumplir con el culto religioso, lo que no era conmigo, lo que yo quería era divisar un bodegón abierto para buscar ahí cierta cuestión, mas, no fue posible, todo estaba cerrado.

Pero nunca falta en la vía una taguarita y así fue, para refrescarnos.

Tarde nos percatamos de que había que surtir gasolina urgentemente por lo que nos desviamos hacia “El Espinal”, donde tuvimos suerte; la señora que nos atendió en la bomba se explayó conmigo a pura risa creyendo que yo era el Doctor Lupa, honor que me hizo, pero ignoré el porqué. Luego proseguimos hasta llegar a nuestro maravilloso destino.



Es que ir a Margarita, tan solo a conversar con el margariteño de pura cepa, es extraordinario. ¡Qué gentilicio autóctono!

Abracé y besé a mi sobrino preferido -“Gordinflón”- antes que a nadie ya que él tiene la llave de “San Simón” pero tuve que regañarlo también por si las moscas.

-Tío, la vaina que me ocurrió, me tomé unos traguitos y me ajumé, así que vine y me eché en esa hamaca y a la madrugadita me paré a mear y cuando veo pa´l cielo, coooñññooo, una tronco e´luna rojita…me cagué.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: El violín en el jazz

ARGENPRESS CULTURAL

El violín no es un instrumento que esté especialmente ligado al jazz; pero tampoco le es ajeno por completo. Ha habido muchos violinistas que se dedicaron a la música de jazz.



Las primeras referencias al concierto de jazz utilizando el violín como instrumento solista se dan durante las primeras décadas del siglo XX. Algunas orquestas como la de Eddie Sur incluyeron violinistas, o Jimmy Wade en Chicago, u otros como Cosas Smith, Claude "Fiddler" Williams, quien tocó con Andy Kirk y sus Doce de la Alegría. Joe Venuti era mejor conocido por su trabajo con el guitarrista Eddie Lang durante la década de 1920. Georgie Stoll era violinista de jazz, y luego se convirtió en un director de orquesta y director musical de películas.

Desde entonces han sido muchos los violinistas que destacaron en el jazz con improvisaciones soberbias como Noel Pointer, Stéphane Grappelli y Jean-Luc Ponty. Si bien no principalmente violinistas de jazz, Darol Ira y Mark O'Connor han pasado una parte significativa de sus carreras haciendo este género, mientras que los artistas emergentes como Scott Tixier y Jeremy Kittel se han dedicado casi exclusivamente al jazz progresivo y al "pasado de moda". Violines también aparecen en conjuntos de cuerdas o bandas grandes que suministran fondos orquestales para muchas grabaciones de jazz.

El violín es un instrumento de cuerda frotada. Es el miembro más pequeño y más agudo de la familia de instrumentos de cuerda frotada, que también incluye la viola, cello y contrabajo. Tradicionalmente está asociado a la música académica de origen europeo, pero dada su versatilidad puede adecuarse a los más diversos estilos y posibilidades, tal como nos lo demuestran estos ejemplos de música jazz:

1. Georgie Stoll

2. Jean-Luc Ponty

3.

4.

5. Noel Pointer


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Habana, la puerta de Cuba al mundo

Luz Marina Fornieles Sánchez (Desde La Habana, Cuba. Servicio Especial de la AIN. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



Con casi cinco siglos acumulando historia, La Habana, en particular su Centro Histórico, constituye en conjunto una de las más bellas urbes iberoamericanas.

De ese museo viviente, los turistas podrán recorrerlo y recordarlo todo. A los viajeros de este nuevo siglo se les presenta esta localidad marinera como una Habana diferente, nueva, emergida sobre las ruinas, restaurada ante el paso inexorable de los años.

La memoria histórica se remonta a casi cinco centurias atrás. Cuenta la leyenda que a la sombra de una ceiba, el 16 de noviembre de 1519, se fundó la entonces llamada Villa de San Cristóbal de La Habana, justo en el sitio donde se ubica ahora el Templete, testigo entonces del primer cabildo y la primera misa.

Precisamente, Cuba se prepara para el aniversario 495 de la fundación de su capital, con el desafío de continuar las labores de restauración y conservación.

Muchos son los lugares que distinguen a tales dominios citadinos: el Castillo de los Tres Reyes del Morro, el de la Real Fuerza, la Catedral, el malecón, amplio muro de más de cinco kilómetros de longitud que separa aquí la tierra firme del mar (ahora vuelto a remozar y con una moderna iluminación); el Hotel Nacional y la estatua del Cristo de La Habana, por solo mencionar los más descollantes.

La Habana ve pasar un año más, mientras sus calles de adoquines y sus lugares históricos continúan deleitando a visitantes extranjeros e, incluso, a sus mismos habitantes que descubren en paisajes ya frecuentados una nueva belleza.

Descrita por el barón prusiano Alejandro de Humboldt, considerado el segundo descubridor de Cuba, como “una de las ciudades más pintorescas de América”, con el transcurrir del tiempo otras personalidades, foráneas y autóctonas, la encuentran hoy tan hermosa como antaño, vestida con el barroquismo secular de la madera, los vidrios, los enrejados y sus muchas columnas, en una comunión de estilos extendidos también al neoclásico y el eclecticismo.

UN GRAN CAUDAL…

Poseedora de un gran caudal de historia, cultura y tradición, La Habana es el destino cultural por excelencia de la mayor de las Antillas.

El Premio Nobel de Literatura, Ernest Hemingway, decía que, en belleza, solo la superaban Venecia y París. Una ciudad bulliciosa, marítima, abierta, alegre y desprejuiciada que sabe, sin embargo, vivir su propia vida interior.

 San Cristóbal de La Habana atesora múltiples atractivos en su condición de destino turístico: playas de calidad, una arquitectura colonial de genuinos valores y numerosos sitios de recreo. En ella se concentran los grandes hoteles, los cabarets más rutilantes y los más afamados restaurantes.

En la capital cubana el turismo de eventos crece cada año. Por otra parte, la náutica y la salud ofrecen ventajosos programas para su desarrollo. También se puede disfrutar de clubes, marinas, parques recreativos, museos, teatros, complejos deportivos y de excursiones y recorridos dentro y fuera de sus límites geográficos.

Esta nación caribeña está conectada hoy con 51 ciudades del orbe mediante 36 líneas aéreas y mantiene en funcionamiento 10 aeropuertos internacionales, de estos el más importante y moderno el de ciudad de La Habana; en tanto la conexión por mar se establece gracias a una decena de marinas, entre éstas las capitalinas Tarará y Marina Hemingway.

Más del 50 por ciento de los turistas arriban al archipiélago por La Habana, la puerta de Cuba al mundo; y ahí mismo, desde el impacto visual primario, sumada la idiosincrasia del cubano, comienza a gestarse entonces el ajiaco de sentimientos que la capital de la Isla despierta en sus huéspedes, esos mismos que, sin haberse puesto de acuerdo previamente, a su regreso a sus países de origen empiezan a promover el destino entre amigos y familiares.

Tan relevante polo local dispone de una empleomanía que supera los 30 mil; en tanto son unas 13 mil sus habitaciones, en 70 hoteles. Sus aportes financieros representan alrededor del 33 por ciento de los ingresos totales del giro a nivel nacional.

La ciudad se renueva, se rejuvenece para sus pobladores y para los miles de vacacionistas de otras latitudes, quienes sienten sobre sí el magnetismo de la mayor ínsula del Caribe.

Desde su nacimiento hasta acá, la Villa de San Cristóbal- y no solo su centro histórico- ha sido testigo de una renovación constante, con atisbos de hechos milagrosos, en muchos casos. Aún así queda mucho por hacer, en un largo camino por delante, que, sin embargo, NO impide ver con mirada positiva cuántas buenas iniciativas retocan el rostro de estos dominios.

Y entre las proyecciones se auguran novedades en materia de infraestructura hotelera y extrahotelera (campos de golf), así como la futura transformación de la bahía citadina en un extraordinario puerto turístico, que se consolidará como uno de los más relevantes destinos de la región en la modalidad.

Estos nuevos aires contribuyeron a que La Habana reinara entre los destinos emergentes más populares de 2013 a nivel universal, de acuerdo con el sitio de viajes Trip Advisor. Se posesionó así en el primer puesto del Premio Traveler´s Choice en la categoría de Destinos en Alza, que otorga el referido sitio a partir de las calificaciones de millones de usuarios, al encabezar una lista de 54 lugares de todo el planeta.

Y por si solo no bastara tal distinción, trascendió también que la capital clasificó entre las 28 finalistas para ser una de las “7 ciudades maravilla”, proyecto patrocinado por la fundación suiza "New 7 Wonders". La presentación en Zúrich de este listado marcó el inicio de la etapa final de la elección global, que se ejecutará en tres fases de eliminación hasta designar a las localidades vencedoras en diciembre venidero, según informaron fuentes de esa entidad.

Considerada con justeza la capital de todos los cubanos, La Habana, compartirá con Francia y el producto de circuitos, el protagonismo de la XXXlV Feria Internacional de Turismo de Cuba FITCUBA 2014, convocada del seis al 10 de mayo entrante, en su ya tradicional sede del Complejo Morro-Cabaña.

Tras celebrar los más de tres decenios de que la UNESCO inscribiera a su Centro Histórico en la lista del Patrimonio Mundial- hoy con más de 800 integrantes: 117 de América y de ellos, ocho en Cuba-, la principal urbe cubana sigue siendo mística, con un valor asentado por los siglos y con una cultura y arquitectura ricas, cimentadas en la sustancia de cada una de sus piedras, adoquines y en sus propios moradores, que la hacen indiscutiblemente auténtica y viva.

Por eso la campaña de la imagen turística del país titulada Auténtica Cuba, tiene por objetivo primordial, según explicara el propio Ministro del ramo, Manuel Marrero, “el mostrarnos al mundo tal y como somos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El rey pelotas de goma

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Era un rey, Thartac, rey dios de los heveos con cabeza de Asno, un poco porquero, sencillo, y, lo más cierto, con malicia rústica, y muy ahorrativo para su gobierno, pues que, después de las manifestaciones de indignados y desahuciados, y pobres a priori que no se meten ni por pienso, iba buscando y recogiendo las pelotas de goma que habían arrojado, días antes, contra las personas sus guardianes, las echaba en un zurrón y decía que estas sabían a hostias, no importándole el daño producido y, alegrándose porque estas volverían al armamento de sus cuerpos represivos, ahorrándose así bastante dinero en pelotas.

Un día que iba a inaugurar una señal en un camino de un monte donde perdió Sancho su Asno y don Quijote reconocido que Sancho no tenía tan bellas calidades como Rucio, e iba como un rey delante de una recua de asnos, que le seguían, él, vuelto hacia ellos, elogiador de sus Rebuznos, porque no perdiese a ninguno, les iba lanzando, echando mano a su zurrón, una pelota de goma, que cada cual debía coger al vuelo, pues así les nombraría Caballero o Caballera, como dice que hizo en su día el rey Arturo con los Jumentos de la tabla redonda, tal cual lo creemos, y si fueron héroes dependió siempre de los Asnos.

Refieren que a un tal Pablo se le cayó una pelota, al ir a cogerla y le dijo: “Guarda, Pablo. Conozco bien el mundo y a los Jumentos. No eres útil ni conveniente. No me vales como caballero, pero, como soy justo, he de darte lo que es tuyo, que así lo aprendí en conventos y colegios de Rebuznos”. Y comenzó a lanzarle a los ojos y al bajo vientre cuantas pelotas le quedaban en el zurrón. Los Asnos, inspirados, muy bien seguros y satisfechos con su rey, Rebuznaban con esmero, pues así lo había dictado la real justicia más o menos. Así lo ha hecho siempre. Curiosos muy aporreados lo confirman. Y no es cuento Es un hecho confirmado que es asignatura verídica del tiempo. Las crónicas lo dicen, lo confirman los mamotretos. Y, ahora, enseña a otros que repetirlo deben, por cierto. “Que el Asno hace guerreros a los hombres. Y si es con pelotas de goma, mejor que mejor”, como el mismo dicen que dice.

Y quedó por refrán que las pelotas honran mucho al Asno. Y nota.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La “guerra contra las drogas” en la política exterior y de seguridad de Estados Unidos hacia “Nuestra América” (2013-2021)

Alejandro L. Perdomo Aguilera (Desde La Habana, Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Introducción

La Administración de Barack Obama asumió el gobierno con el reto de cambiar, al menos en términos de imagen pública, el rostro militarista y unilateralista de su predecesor, George W. Bush (2001-2009). Para ello, su gobierno ha aplicado como doctrina de la política exterior y de seguridad, al “poder inteligente” (smart power) (1) y las tres D, entendiendo la Diplomacia y el Desarrollo como complemento de la Defensa.

En tal sentido, el gobierno de Obama ha intentado complementar los retos de la economía, con las acciones en los campos diplomáticos y de seguridad. Con ello se concibe que si bien la economía está en el centro de la política exterior y de seguridad, se utiliza la diplomacia y los acuerdos de seguridad para fortalecer la economía, consolidar la hegemonía y renovar el liderazgo estadounidense en “Nuestra América”.

Manteniendo una lógica entre la teoría y la práctica político-diplomática y de seguridad, puede considerarse que el “smart power” contiene la metodología adecuada para mejorar la capacidad de diálogo, tanto entre aliados como de adversarios en la región. En estas relaciones se hace énfasis en el poder de negociación, a partir de la persuasión y la atracción de países influyentes y de sectores claves para favorecer los intereses de dominación de Estados Unidos.

 Desde esa perspectiva, el gobierno de Obama se ha orientado hacia una política exterior y de seguridad que atienda los retos fundamentales de ese Estado-Nación en los próximos años. El nuevo contexto internacional y regional presenta retos que debe enfrentar Estados Unidos en la economía, y en las políticas domésticas e internacionales que deberá reajustar, para preservar el liderazgo internacional.

En la agenda exterior y de seguridad se aprecia un incremento del interés por el trabajo en la promoción del desarrollo, los derechos humanos y la seguridad ciudadana. También se perfilan las acciones diplomáticas, económicas y de seguridad, mediante un uso más dinámico y creativo del poderío informacional y la capacidad de influencia de ese Estado-Nación como fórmula para captar y hacer cooperar a un mayor número de países de la región, en favor de sus intereses geoestratégicos.

En consecuencia, se afianzan las relaciones diplomáticas, comerciales y de seguridad con países como México, Colombia, Perú y Chile, consolidando el eje del Pacífico. Con ello se pretende el mejoramiento de la credibilidad internacional y la reducción de los excesivos gastos militares. No obstante, la reducción de los gastos de seguridad no se comporta de forma homogénea en las subregiones de Latinoamérica y el Caribe, así como en las diferentes partidas del prepuesto del Departamento de Defensa y el Estado.

Independientemente de los reajustes del presupuesto nacional, el gobierno estadounidense ha continuado desarrollando los programas de seguridad, dándole curso al Plan Colombia, la Iniciativa Mérida, la Iniciativa de Seguridad Regional para América Central (CARSI) y la Iniciativa de Seguridad para la Cuenca del Caribe (CBSI). En la continuación de la asistencia de seguridad en la región ha sido clave la relación establecida entre Washington y el gobierno de Colombia presidido por Juan Manuel Santos; apreciándose a ese gobierno como un “socio fundamental para la cooperación en seguridad regional”, en el entrenamiento de fuerzas de seguridad de otros países del área en la lucha contra las drogas. (White House, 2013)

Según el gobierno de Obama, “Colombia ha evolucionado hasta transformarse en un exportador regional de preparación especializada en materia de seguridad y está compartiendo sus conocimientos a fin de ayudar a desarrollar la capacidad de los demás países para mejorar la seguridad ciudadana y hacer frente a los efectos del crimen organizado transnacional, incluido el tráfico de drogas ilegales.” (White House, 2013)

Esa tendencia se corresponde con la visión de “responsabilidad compartida” que intenta otorgarle Washington a la securitización de las relaciones con la región. En esa dinámica, las fuerzas de seguridad trabajan más en la preparación de los efectivos policiales y militares a la usanza estadounidense, lo que por una parte recorta los cotos económicos y disminuye las consecuencias en términos mediáticos y político-diplomáticos.

Como complemento de la proyección imperial hacia la región, se recalcan las amenazas globales sobre las que la diplomacia debe trabajar desde el Departamento de Estado y la USAID. En las acciones diplomáticas se aprecia un creciente uso del sector privado, con el empleo de contratistas y subcontratistas (civiles y militares). Este fenómeno privatiza elementos estratégicos de la seguridad y la economía en los países de la región; reducen las opciones de los gobiernos nacionales para mitigar la influencia estadounidense.

En el orden diplomático, se aprecia un trabajo más dinámico con la sociedad civil (Acanda, 2002), con un mayor uso de instrumentos diplomáticos, jurídicos, culturales e informacionales como complemento de la seguridad; partiendo de la comprensión de las diferentes culturas y realidades de cada país, para así poder lograr los intereses estadounidenses.

Ante los difíciles retos económicos que enfrenta Estados Unidosse aboga por una mayor cooperación con otros gobiernos e instituciones, aunque Washington mantiene su papel de liderazgo. Ello se corresponde con las necesidades económicas y con la envergadura de problemas globales como el terrorismo, el tráfico ilícito de drogas y otros delitos conexos, que ameritan de una atención más colectiva. Para ello se impulsan los temas relacionados con los derechos humanos, la seguridad humana y la responsabilidad de proteger; con una clara inclinación a los intereses geoestratégicos del gobierno estadounidense. Estas medidas actualizan la proyección exterior del imperio a las nuevas circunstancias internacionales.

Los temas fundamentales para la región se concentrarán en: la promoción de oportunidades socioeconómicas, estrechamente vinculado al trabajo en la llamada “ayuda al desarrollo”, “los derechos humanos”, la “gobernabilidad democrática”, la “seguridad ciudadana”, y la “lucha contra el terrorismo y el narcotráfico”. (Valenzuela, 2011)

Las tendencias político-diplomáticas manifiestan rasgos de continuidad en cuanto a los temas priorizados hacia el Hemisferio Occidental. Ello está en concordancia con los criterios que manifestara el ex Subsecretario (2) de Estado para la región, Arturo Valenzuela, al considerar: “(…) los conceptos sobre los que se sustenta el QDDR guiarán también nuestra estrategia de “participación dinámica”, que pretende impulsar los intereses de Estados Unidos en colaboración con toda América Latina, y a la vez reconoce la importancia de adecuarse a diversas necesidades e intereses.” (Valenzuela, 2011)

Siguiendo los objetivos prioritarios para la consolidación del liderazgo estadounidense; la política exterior promueve la democracia representativa y la economía de mercado. En este sentido se reconoce la necesidad de una “interdependencia compleja”, que perpuetúe el liderazgo estadounidense sobre el sistema-mundo.

En líneas generales, pudiera caracterizarse la agenda internacional de la Administración Obama, por la preservación y consolidación del régimen imperial, basado en un uso efectivo de los instrumentos del poderío nacional. Para ese objetivo, se trabaja para que la diplomacia y la “ayuda al desarrollo” sean efectivos complementos de los temas de seguridad, otorgándole credibilidad a través de la promoción del desarrollo y una relación con Latinoamérica y el Caribe más ajustada a la realidad de cada subregión y país.

La guerra contra las drogas en la geoestrategia de Washington hacia Nuestra América

Las drogas han evolucionado paralelamente con la sociedad en esta compleja y cada día más interconectada “aldea global”. Tras años de enfrentamientos militarizados de Estados Unidos, el agravamiento de los problemas de producción, trasiego y consumo han incrementado la criminalidad y la violencia en los países más afectados de América Latina y el Caribe.

Por el contrario de los objetivos enunciados, la permanencia de esta guerra ha limitado las alternativas de desarrollo, en un clima de debilidad político-institucional que fractura el Estado de Derecho y la “gobernabilidad democrática”. Ante estas circunstancias, resulta necesario precisar el término de “guerra contra las drogas”, el cual se entiende en este trabajo como las políticas y medidas antidrogas de Estados Unidos que tienen una orientación hacia diversos objetivos de dominación geoestratégica en la región, por lo que no se limitan al control del trasiego de drogas ilegales hacia ese país.

Sobre este término, se asume la definición realizada por las académicas Coletta Youngers y Eileen Rosin, quienes precisaron: “(…) El presunto “enemigo” no es un ejército organizado que puede identificarse y vencerse, sino el soporte al tráfico de drogas constituido por un conjunto de fuerzas socioeconómicas. La mentalidad de la guerra contra las drogas asegura que los recursos estadounidenses asignados al control del narcotráfico se encuentren sesgados a favor de la interdicción de los esfuerzos realizados por las fuerzas del orden público.” (Youngers & Rosin, 2005, pág. 17)

Tomando en cuenta ese análisis, vale la pena reconsiderar los fallos y limitantes que han permanecido década tras década y el porqué, pese al manifiesto fracaso, el gobierno estadounidense no define cambios trascendentales hacia una política antidrogas más viable. Las difíciles realidades que viven hoy las provincias y regiones más afectadas por el flagelo de las drogas, reclaman cambios dónde todo nicho de colaboración resulta necesario. Pero esa colaboración debe rebasar de una vez los pilares militaristas; acudiendo hacia aquellas esferas que pueden combatir de raíz, los incentivos que sostienen y desarrollan el crimen organizado trasnacional vinculado al tráfico ilegal de drogas y sus delitos conexos.

Sin embargo, tratar los nuevos problemas que concurren hoy -como consecuencia del tráfico ilegal de drogas y su militarizado enfrentamiento- con las viejas fórmulas resulta más que obtuso, descontextualizado de la realidad que enfrenta la región. Ante un panorama que registra gran dinamismo del trasiego de drogas sintéticas y precursores químicos, con un mapa del consumo regional que ha sufrido el efecto globo del negocio; esparciendo los cárteles y adictos hacia toda la región, deben fortalecerse la colaboración entre los países de la región y Estados Unidos, desde una óptica que considere las peculiaridades históricas y culturales de cada país y subregión.

El llamado efecto globo, al decir de Bruce Bagley (Bagley, 2011) como el desplazamiento de los grupos criminales de un lugar a otro debido a los operativos en el lugar donde se encontraban, ya ha invadido el negocio de las drogas ilícitas; convirtiéndolo en un fenómeno cuya producción, trasiego, comercialización y consumo está globalizado. En esas circunstancias, debe atenderse el fenómeno de las drogas como un tema de seguridad pero, también, como un problema de salud; viendo en ambos casos las múltiples implicaciones que tienen para la sociedad civil, los gobiernos, las instituciones, el Estado de Derecho, los derechos humanos y la democracia.

La corrupción política y administrativa seducida por los grupos de narcotraficantes, han transnacionalizado el crimen organizado a niveles que hacen fracasar aquellos enfrentamientos que pretenden partir de una visión unidireccional, incluso si la misma parte del gobierno de Estados Unidos. Por tanto, se requiere de una colaboración dinámica y racional, donde no se politicen los temas de seguridad y salud pública, al punto que puedan culminar lacerando paz y el desarrollo.

Uno de los temas de mayor preocupación con el efecto globo de las drogas en Latinoamérica y el Caribe es el aumento del consumo en países pobres, con bajos índices de seguridad como los de Centroamérica. La extensión de estos problemas hacia ese tipo de países, perpetúa la violencia y criminalidad. Paralelamente, se restringen las alternativas de desarrollo y reproducción de la vida; reduciendo a su vez las posibilidades de diseñar políticas de enfrentamiento y seguridad pública viables.

“América Central y el Caribe continúan siendo las grandes áreas de tránsito para la cocaína traficada desde América do Sul hacia el mercado de América del Norte. El tráfico de cocaína por la sub-región del Caribe está aumentando, después de presentar una disminución en los últimos años. El efecto desestabilizador provocado por el tráfico de drogas en la seguridad regional aumentó y la región fue afectada por conexiones entre el tráfico de drogas y la violencia relacionada a tales sustancias.” (JIFE, 2013)

En el acrecentamiento de los problemas derivados del negocio de las drogas tienen una alta responsabilidad el mercado, que continúa liderado por Estados Unidos. Esta situación compromete al gobierno de ese país en el proceso de enfrentamiento y canalización de fondos para la promoción de alternativas al desarrollo hacia los países y subregiones más afectadas. Sin embrago, esta responsabilidad no sólo debe ser compartida sino también diferenciada; atendiendo a las peculiaridades de cada país, cuidando que las asimetrías existentes no resquebrajen más la institucionalidad, el Estado de Derecho y la seguridad ciudadana de los pueblos latinoamericanos y caribeños.

A la luz de más de cuatro décadas del que el presidente Ronald Reagan fijara a la guerra contra las drogas como prioridad para su proyección hacia la región, los problemas asociados al tráfico ilícito de drogas y sus delitos conexos, se han fertilizado. Los índices de producción, trasiego y consumo que hoy registra Nuestra América, reflejan el fracaso de la militarización defendida por Washington. No obstante, el gobierno de Estados Unidos persiste en alentar el Complejo de Seguridad Industrial a partir de la lucha antidroga.

Cambios y continuidades de la lucha antidrogas de Estados Unidos hacia la región

La lucha antidroga ha adquirido cambios importantes en la Administración de Barack Obama (2009-2017), que incidirán en la forma de encarar y percibir el problema de las drogas, tanto en el segundo mandato de Obama como en el del Presidente que lo sustituirá entre 2017 y 2021. Sin embargo, los matices en la forma de desarrollar esta cruzada no conllevan necesariamente a una reforma integral de las políticas “antinarcóticos”. Por el contrario, estas reformas se orientan a encubrir la impunidad y la violencia generada por las fuerzas militares, policiales y privadas, que actúan en los países más afectados de América Latina y el Caribe.

Siguiendo la historia de guerrerista contra las drogas se perciben como consecuencias más lamentables; el manifiesto fracaso respecto a la reducción del “narcotráfico” y la penetración político, militar y diplomática en la región. Pero esta guerra ha presentado algunas modificaciones en los últimos años, fundamentalmente en la forma en que se proyectan el binomio del Pentágono y el Departamento de Estado, y sus más fieles agencias: la DEA y la USAID.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas (DEA) vienen consolidando sus nexos en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas (TID) en la región desde finales del segundo mandato de Ronald Reagan (1985-1989). En ello se ha acrecentado la participación de las Unidades de Investigación Confidencial (SIU) (3), que son “(…) son grupos ultra secretos de agentes élite, casi siempre policiales, de la región que son equipados, entrenados y sometidos a escrutinio por parte de agentes de la DEA. Sus integrantes deben pasar por indagaciones de antecedentes, y someterse periódicamente al polígrafo y a pruebas por consumo de drogas. (…) Las SIU tienen acceso a las bases de datos de inteligencia de la DEA.” (Isacson, Haugaard, Poe, Kinosian, & Withers, 2013, pág. 9)

A ellos se le suman, en franca alianza con sus embajadas en la región, las acciones desplegadas desde la CIA y el Comando Sur o Meridional, en el incremento del uso que tienen en el segundo mandato de Obama (2013-2017), las Fuerzas Especiales Inter-Agencias Conjuntas Sur (JIATF-S), un componente del Comando Sur que opera desde Key West, Florida, y los medios no tripulados (drones). Estas se complementan con las Fuerzas Especiales Bravo, ubicadas en Honduras; las Fuerzas Navales Sur (también conocidas como la Cuarta Flota), y las Fuerzas de la Marina Sur, así como las agencias dependientes del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, que incluyen la Guardia Costera y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos

Estos cambios dan una medida de la trasformación de la militarización que está ocurriendo en Estados Unidos y que, sin dudas, trascenderán el periodo de Obama sea republicano o demócrata el presidente de que lo sucederá el 20 de enero de 2017. Ello tiene su reflejo en la una securitización de la “guerra contra las drogas” que cuenta con un personal más capacitado y mejor equipado y, por tanto, no precisa de un gran número de efectivos.

En esta dinámica la DEA está empleando a los Equipos de Apoyo en Asesoría Destacados en el Exterior (FAST). “FAST es un programa táctico de ofensiva que despliega escuadrones de aproximadamente 10 agentes de la DEA con entrenamiento militar en todo el mundo. Los FAST han sido destacados al menos en 15 oportunidades en América Latina, y han estado presentes en cinco países: Haití, Honduras, República Dominicana, Guatemala y Belice.” (Isacson, Haugaard, Poe, Kinosian, & Withers, 2013, pág. 9)

El despliegue de las Fuerzas de Operaciones Especiales sobre diversos países manifiestan un cambio de forma, mas no de contenido en cuanto a los propósitos geoestratégicos de Washington. Por el contrario, continúa la visión intransigente respecto a una reforma integral de las políticas antidrogas, que tomen en cuenta las características de los países de la región así como los verdaderos niveles y tipos de consumo tanto en Latinoamérica y el Caribe como en Estados Unidos.

Paralelamente, el debate por una mayor tolerancia al consumo de la marihuana gana espacios al interior de Estados Unidos. “Actualmente, 18 estados y el Distrito de Columbia permiten el uso de la marihuana como un medicamento. Esta es una medida mucho más amplia que la simple despenalización porque incluye que el estado aprueba la venta para fines medicinales. A la vez, cuatro Estados (California, Washington, Colorado y Oregón) han considerado iniciativas para legalizar la marihuana. El 6 de noviembre de 2012, votantes en dos de ellos, Colorado y Washington, aprobaron nuevas leyes para regular e imponer impuestos a esta sustancia.” (OEA, 2013, pág. 69)

Evidentemente el tráfico las armas de fuego, la guerra contra carteles y la diseminación de la violencia y la criminalidad en la región, valoriza la necesidad de reformas hacia una mayor tolerancia, ante el obstinado enfoque unidireccional con que tradicionalmente se ha orientado la política antidroga estadounidense.

Las políticas de mayor tolerancia son defendidas por varios gobiernos Centroamérica, Suramérica y el Caribe han entrado al debate sobre la despenalización y legalización o no del cannabis (marihuana), esta última subregión a través de la CARICOM. Para ello se parte de la lógica de legalizar los aspectos menos nocivos en los países más afectados, atendiendo a las particularidades de cada país, sus culturas y situaciones sociopolíticas e institucionales. Para ello se tienen en cuenta los índices generales del consumo de la marihuana. Según la UNODC: “El cannabis sigue siendo la sustancia ilícita más consumida en el mundo. Se registró un pequeño aumento de la prevalencia de consumidores de cannabis (180,6 millones, es decir, el 3,9% de la población de 15 a 64 años de edad) en comparación con las anteriores estimaciones en 2009.” (UNODC, 2013)

La situación caribeña resultará de gran atención en los próximos años (2015-2021) por la reactivación de esa zona como ruta de trasiego de drogas, lo que ha manipulado a su favor Washington para incrementar la militarización del área del Gran Caribe, a partir de la Iniciativa de Seguridad Regional para América Central (CARSI) y la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI). En tal empeño se ha incrementado el empleo de drones y Fuerzas de Operaciones Especiales. Según los datos del Informe del Informe Comando Sur de 2014, en 2013 el flujo de la cocaína destinada a Estados Unidos a través del corredor del Caribe aumentó a 14 % del flujo total estimada. (US. Southcom, 2014)

En el despliegue estadounidense sobre las costas del Caribe y el Golfo de México se ha resaltado la Operación Martillo desde enero de 2012. Ello se “justifica” con el creciente trasiego de drogas por la zona. “Los Estados Unidos estimaban que, en 2012, más del 80 por ciento del flujo principal de cocaína traficada hacia este país, transitaba inicialmente a través del corredor de América Central”, señala el Informe de Estrategia para el Control Internacional de Estupefacientes del Departamento de Estado para 2013” (INCSR , 2013) Esta cifra es superior según del jefe del Comando Sur, general John Kelly, quien considera que “ (…) un volumen estimado de 92-94 por ciento de la cocaína destinada a los Estados Unidos aún fluye a través de América Central, de hecho, en 2012, según el Comando Sur, mediante la Operación Martillo interceptó152 toneladas de cocaína”. (Southern Command, 2013)

Para profundizar el cuidado de Centroamérica y el Caribe, el Comando Sur ha desplegado dos iniciativas subregionales: la CARSI y la CBSI. La CARSI cuenta con el apoyo de la Oficina de Asuntos Internacionales sobre Estupefacientes y Fiscalización (INL) del Departamento de Estado, del FBI y respalda las Unidades Transnacionales Anti-Pandillas (equipos TAG), las cuales son unidades policiales en El Salvador, Guatemala y Honduras (Triángulo Norte),que comparten información sobre las actividades de los grupos de narcotraficantes.

Llama la atención en medio de los recortes presupuesto militar, se incrementen las partidas de dinero en asistencia en seguridad para las Fuerzas de Operaciones Especiales y las Iniciativas de Seguridad para Centroamérica, el Caribe y Perú. En el caso peruano, viene a consolidar el posicionamiento geoestratégico en la subregión andina, llegando a establecer en ese país 9 bases militares.

Esta tendencia continúa en el presupuesto solicitado por Obama para el año fiscal (FY) 2015. En el Fondo de Apoyo Económico (ESF) de Estados Unidos para América Latina y el Caribe, de un total de 392 millones 900 mil dólares, se propone para la CARSI 60 millones de dólares, y 132 millones 900 mil dólares para Colombia. (Presupuesto Federal para el Departamento de Estado, 2014)

En el caso de los fondos canalizados para el programa de Control de Narcóticos y Aplicación de Ley (INCLE), se proponen fondos para programas antinarcóticos y de seguridad pública en Colombia, 117 millones; para Perú (37 millones) y para la región centroamericana, 70 millones. (Presupuesto Federal para el Departamento de Estado, 2014)

El incremento de la presencia de Fuerzas de Operaciones Especiales, junto a las acciones del personal de inteligencia y los contratistas y subcontratistas (civiles y militares), le otorga una menor trasparencia e impunidad la proyección exterior de seguridad de Washington en la región. Entretanto, Colombia se involucra más en el entrenamiento de militares y policía en el exterior auspiciado por agencias estadounidenses, que aumentan su influencia sobre los efectivos de seguridad de varios países latinoamericanos y caribeños.

Con ese objetivo, en “(…) 2013, esta asistencia en el ámbito de la seguridad incluyó 39 actividades para el desarrollo de capacidades en cuatro países centroamericanos que se centraron en áreas tales como la confiscación de bienes, las investigaciones, los exámenes poligráficos y las interdicciones. Estados Unidos y Colombia anunciaron el Plan de acción correspondiente al año 2014, que pretende aumentar la asistencia a 152 actividades para el desarrollo de capacidades en seis países de América Central y el Caribe.” (White House, 2013)

Estas circunstancias denotan un difícil panorama de inestabilidad en los países más afectados, lo que limita su capacidad para proyectar líneas políticas coherentes de manera unilateral, por lo que hace insoslayable la búsqueda de consensos a nivel regional, y la colaboración con el gobierno de Estados Unidos. El mayor reto en esa dirección, radica en cómo ajustar esa colaboración para que no se comprometa la soberanía, la integridad territorial y la seguridad de los países que más sufren por este flagelo. A esas complejidades se suman las contradicciones entre las políticas desarrolladas por el gobierno de Estados Unidos para contrarrestar el flagelo de las drogas con las normativas internas de los Estados latinoamericanos.

Ese problema limita la promoción de políticas antidrogas coherentes con cada país y región, donde se incite la inclusión ciudadana en los programas sociales y políticos. Ello tiene como trasfondo el mantenimiento de una visión unidireccional que prepondera la seguridad en las fronteras estadounidenses, incrementando los costos humanos para la región lo que, a la larga, resulta perjudicial también para Estados Unidos

No obstante, los mayores afectados con la sostenida militarización de la guerra contra las drogas siguen siendo los países de la región, que con el curso de los años no sólo amplían sus vínculos en el mercado de estupefacientes estadounidense, sino que generalizan las rutas y el consumo de drogas ilegales por toda la región. La extensión de tráfico ilegal de drogas en la mayoría de los países de la región, ha conllevado a una serie de ajustes en la proyección exterior y de seguridad de Estados Unidos Ello ha tenido implicaciones para la forma en que se realiza la militarización en la región y para los programas diplomáticos, económicos y de inteligencia que se encausan hacia los países de mayor interés en las Américas.

Valorando esas realidades, se reducen los grandes despliegues militares, siendo sustituidas por un mayor uso las Fuerzas de Operaciones Especiales en correspondencia con la concepción de la “Huella Ligera” (light footprint) y la “Guerra de Cuarta Generación”. (4) En ese contexto, varios países latinoamericanos aumentan las presiones tanto a nivel gubernamental como por parte de la sociedad civil para lograr, de forma paulatina, la despenalización y legalización del consumo de algunas drogas, particularmente la marihuana y algunos estupefacientes de origen sintético y semi-sintético. Según siga creciendo la demanda de drogas ilegales (DI) en los países se hace más difícil contener la oferta.

Entretanto, las multimillonarias ganancias del trasiego ilegal de drogas continúan incrementado la corrupción, el blanqueo de capitales y el fomento de paraísos fiscales y centros offshore; favoreciendo los fondos de los bancos y empresas transnacionales que participan o se benefician, de alguna manera, en las diferentes fases de este negocio.

Esa realidad amerita considerar el impacto económico de los flujos ilícitos transnacionales. El tráfico ilícito de cocaína genera anualmente montos superiores a los 85 mil millones de dólares. (UNODC, 2012) “Al año, el crimen organizado mundial mueve unos 870 mil millones de dólares. De esa cantidad, el narcotráfico maneja 320 mil millones de U$; 32 mil millones se movilizan por “trata de personas”; siete mil millones en torno al tráfico ilegal de migrantes; casi 80 mil millones por negocios delictivos relacionados con la madera y especies animales; 140 mil millones por juego de apuestas ilegales.” (Rambaldi, 2012)

Estas cifras dan una medida de la situación de los intereses y los vínculos con empresarios y políticos que tiene el crimen organizado trasnacional. Esa interconexión dificulta su enfrentamiento, dado el amplio abanico de oportunidades que se abren, ante las vulnerabilidades en la seguridad y la asistencia social que presentan los Estados-nacionales.

Los derroteros del crimen organizado transnacional, recrudecen los problemas socioeconómicos y políticos que padece Nuestra América, con un gran impacto sobre los procesos electorales, los proyectos de gobierno y la proyección exterior de los líderes de la región. Bajo esas circunstancias, el Consejo Sudamericano de Defensa (CSD), resulta una opción para el enfrentamiento, al menos de forma más autónoma, contra flagelo de las drogas. Esta Institución, creada como respuesta de la región, bajo la impronta del ex presidente brasileño Lula Da Silva, en el marco de la UNASUR, resulta un intento por dar respuesta, a los problemas más urgentes que atentan contra la paz y a seguridad latinoamericana.

Fortalecer los enfoques desde el sur al enfrentamiento antidroga es una necesidad existencial, ante las proyecciones del Comando Sur y el perfeccionamiento de las facilidades militares del hegemón en la región; la cual combinan con un paquete de cooperación en materia de asesoría jurídica, policial y “apoyo institucional”, que acentúan sus intereses sobre la región.

Según el último Reporte del Comando Sur, correspondiente al año 2014, se definen como 4 prioridades para las operaciones del comando: Detención “humana y digna” estadounidenses en: 1) Fuerza de Tarea Conjunta de Guantánamo, 2) Lucha contra la Delincuencia Organizada Transnacional (CTOC). 3) La creación de capacidad de los asociados, inter-operatividad, alianzas inter-institucionales, socios inter-agencias y 4) La planificación de contingencias. (US. Southcom, 2014)

Conforme a las prioridades se trabaja en el incremento de la seguridad pública, la estabilidad política, el estado de derecho, el fortalecimiento institucional, la eficiencia de los programas antidrogas y contra el trasiego ilegal de armas de fuego. En relación al problema de la corrupción se aprecia la corrupción en la región como amenaza a los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos

En consecuencia con la reducción del presupuesto, se mantiene la tendencia en los próximos diez años, a la reducción de los despliegues de personal, barcos y aviones producto de las limitaciones fiscales. Ello repercute en un menor poder de despliegue de ejercicios y actividades de participación una desproporción, pero esta tendencia se complementa con la mayor utilización de las Fuerzas de Operaciones Especiales (Huella Ligera).

Esta limitación de fuerzas reduce el poder de influencia en el plano de seguridad pero puede incrementar la influencia diplomática y la efectividad de las Fuerzas de Operaciones Especiales, que requerirán cada vez más de menor personal en el terreno de operaciones. Además, se reconoce la expansión sin precedentes de las redes criminales y pandillas violentas está afectando a la seguridad ciudadana y la estabilidad en la región. En ello tiene una importante relación con el efecto globo de la producción y trasiego ilegal de las drogas por toda la región, a partir de las estrategias fallidas en el control e interdicción de drogas lideradas por el gobierno estadounidense.

Respecto al trasiego de drogas, el citado informe refleja que la mayor parte de la heroína que se vende en los Estados Unidos proviene de Colombia o México, con un aumento en las sobredosis relacionadas con la heroína y muertes en Estados Unidos. En consecuencia, el tráfico de cocaína sigue siendo la actividad más rentable y el reto de la seguridad predominante en toda la región, con un estimado de 84 mil millones en ventas anuales. (US. Southcom, 2014)

Por su parte, el Informe sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos (INCSR) de 2014, de la Oficina de Narcóticos y Aplicación de la ley Asuntos Internacionales, refiere que la cooperación bilateral pasó de la entrega de equipo a gran escala, al entrenamiento y construcción institucional, así como a la expansión de programas a nivel Estatal y Municipal, más que Federal. (INCSR, Control Strategy Report, 2014) Ello se corresponde con las tácticas de seguridad más ajustadas a la realidad de cada territorio, que además reducen los gastos con el entrenamiento de fuerzas de seguridad en la región, y la utilización de terceros países como Colombia para ese fin.

Paralelamente, se trabaja en el fortalecimiento institucional a partir del sector judicial, encaminado a la reducción de la demanda de drogas y las iniciativas de una cultura de legalidad, las cuales tendrán mayor prioridad. En la lucha antidroga, continúan como temas centrales el trabajo en el fortalecimiento institucional, el Estado de derecho y la lucha contra el lavado de dinero fortaleciendo las leyes y las técnicas de interdicción. (INCSR, Control Strategy Report, 2014)

A pesar de que los delitos de blanqueo de capitales, corrupción, trasiego de armas de fuego y precursores químicos, forman parte esencial de la cadena criminal que apoya y reproduce el negocio de las drogas, estos resultan menos atacados que la esfera de la producción de estupefacientes. Ello tiene una razón eminentemente geoestratégica, puesto que su enfrentamiento supone la ubicación de facilidades militares en zonas de alto interés geopolítico y geo-económico para la élite del poder de Estados Unidos Ello explica la continua penetración político-diplomática y de seguridad en regiones claves de la región, entre las que resaltan la Amazonía y la Triple Frontera, sin olvidar la importancia para su seguridad nacional de México y, en un segundo orden, los países más afectados de Centroamérica y del área caribeña.

La prioridad de México se evidencia también en el presupuesto solicitados por el gobierno de Obama para 2015. En el caso del Fondo de Apoyo Económico (ESF), se solicitaron 35 millones de dólares para México. Respecto al Control de Narcóticos y Aplicación de Ley (INCLE), se propone un gasto de 80 millones para ese país, con el objeto de dar continuidad a la Iniciativa Mérida y, en particular, al mejoramiento del estado de derecho y la institucionalidad. (Presupuesto Federal para el Departamento de Estado, 2014)

La militarización de la región se ha intentado justificar durante décadas porque una de las drogas ilegales (DI) consideradas más perjudiciales, la cocaína, registra sus mayores producciones en países de Latinoamérica, lo que ha servido de pretexto para profundizar el pilar militarista de las políticas antidrogas, a pesar de su manifiesto fracaso. Sin embargo, en las trasformaciones ocurridas en la última décadas, se aprecia una mayor producción y consumo de drogas sintéticas. Los países que tradicionalmente eran productores y/o rutas han incrementado sus índices de consumo. La expansión de este problema de la subregión andina hacia toda Nuestra América, con sus particulares efectos en México y Centroamérica, evidencian el doble rasero del enfrentamiento de las políticas antidrogas de Estados Unidos

Entretanto, las “(…) estimaciones de la cantidad de cocaína fabricada, oscilaron de 776 a 1.051 toneladas en 2011, cifra igual en gran medida a la del año anterior. Las mayores incautaciones de cocaína del mundo (sin ajustar la pureza) se siguen notificando en Colombia (200 toneladas) y los Estados Unidos (94 toneladas). El consumo de cocaína sigue disminuyendo en los Estados Unidos, el mayor mercado de cocaína del mundo. Por el contrario, un aumento significativo de las incautaciones se ha observado en Asia, Oceanía, América Central y del Sur y el Caribe en 2011.” (UNODC, 2013)

Los cambios de patrones de consumo en los principales mercados de la droga a nivel mundial (el estadounidense y el europeo) unido a los éxitos que han conllevado políticas antidrogas de mayor tolerancia y valoración a las culturas y las situaciones específicas de cada país y región, descolocan la intransigencia del gobierno estadounidense en la guerra contra las drogas. En estos cambios de los patrones de consumo, resalta el auge del trasiego de precursores químicos y el incremento del consumo de las drogas sintéticas. “Comercializadas como "drogas legales" y "drogas de diseño", (…) están proliferando a un ritmo sin precedentes y presentan desafíos imprevistos en el área de la salud pública. (…).” (ONUDC, 2013)

El dinamismo de la producción de drogas sintéticas, la variedad de sus tipos y formas de comercialización, desmonta las vías tradicionales de control e interdicción. Para que se tenga una idea, “(…) sólo en Europa se registraron en 2011 un total de 49 nuevos tipos de drogas sintéticas, lo que representa un récord en los últimos años, ya que en promedio cada semana llega al mercado una nueva droga. (…) entre 2010 y 2012, aumentó hasta 690 el número de páginas web que ofrecen sustancias estupefacientes producida en laboratorios, las así llamadas "drogas de diseño", bajo nombres como "Legal Highs" o "Herbal Highs".” (Notimex, 2013)

A pesar de estos cambios, Washington prosigue con la llamada política de mano dura contra las drogas hacia Latinoamérica; “justificándose” en la necesidad de interdicción de cocaína, cuando los estudios internacionales más avanzados revelan transformaciones en el consumo, que priorizan las sustancias sintéticas. La rigidez de esta política puede explicarse por los intereses colaterales que encierra para la política exterior y de seguridad de Washington en la región.

Independientemente de los cambios burocráticos que se realicen en los Departamentos de Estado y de Seguridad, en Latinoamérica y el Caribe continuará politizándose la lucha antidrogas. Para ello se perfecciona constantemente el poderío militar, político, diplomático e informacional destinado hacia la región, tanto con la penetración de fuerzas militares del gobierno como de contratistas y subcontratistas a su servicio. Las cuotas de control y poder que confiere la guerra contra las drogas a los intereses geoestratégicos de ese gobierno en la región, hacen factible realizar los cambios y matices necesarios, para prolongar el combate armado contra los grupos de narcotraficantes, cuánto sea posible y necesario.

Analizando la evolución y las tendencias de la lucha antidrogas en la política exterior y de seguridad de Estados Unidos puede puntualizarse una mayor importancia de las políticas antidrogas estadounidense en las dinámicas político-diplomáticas y económicas entre Estados Unidos y América Latina y el Caribe; donde crecen las implicaciones del capital trasnacional estadounidense en el blanqueo de capitales.

Además, se aprecia el auge de la tendencia a la despenalización y legalización del consumo de marihuana y algunas drogas de origen sintético, con disímiles consecuencias sociopolíticas y culturales. Ello tiene implicaciones para la relación norte-sur y para el sostenimiento de la errada guerra contra las drogas de Washington. Ese fenómeno cuenta con el impulso de los gobiernos de la región, donde se destacan los casos de Uruguay y Guatemala, con sus peculiaridades internas, que tienen como precedente las experiencias de países de Europa Occidental como Portugal y Países Bajos, donde se han registrado resultados favorables respecto a la reducción de la violencia y la inseguridad.

La legalización de las drogas blandas ha cobrado fuerza en la región, con el apoyo de figuras políticas como el ex presidente mexicano Vicente Fox, que el 19 de octubre de 2011 impartió una conferencia en el Cato Institute de Washington, abogando sobre la legalización de las drogas. Juan Manuel Santos se sumó a Fox en la no contención de la política impulsada para la legalización de las drogas.

El subsecretario general de la ONU y director de la división para América Latina del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el chileno Heraldo Muñoz, argumentó ante una que: “ (…) ni el PNUD ni la ONU tienen posición sobre el tema, pero nos parece legítimo que se empiece a discutir, como han propuesto algunas personalidades, regularizar o legalizar algunas drogas (…) el narcotráfico acabará minando la democracia en América Latina si no se aborda desde el lado de los países consumidores” (El País, 2011)

Los efectos que pudiera conllevar a mediano y largo plazo un escenario de legalización y despenalización de las drogas, principalmente de las drogas marihuana, sin descartar el de otras sustancias de origen sintético, conllevaría a importantes modificaciones en las políticas antidrogas de Estados Unidos. La rígida posición de Estados Unidos ante las presiones de movimientos y gobiernos parece desmontarse en el tiempo. Por otra parte, luego de la legalización en Washington y Colorado del consumo de marihuana, el tema a debate no sólo cobra importancia en la conformación de la política exterior y de seguridad de Estados Unidos hacia el Hemisferio Occidental sino también en el orden interno. Los históricos problemas del consumo de estupefacientes y psicotrópicos en ese país obligan a una reevaluación sobre la visión y posibles acciones del gobierno en ambas direcciones.

En la pasada Cumbre de las Américas, celebrada en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, en abril del 2012, se evidenció la voluntad de algunos gobiernos latinoamericanos de estudiar los beneficios que podría producir para sus correspondientes países, una política de mayor tolerancia legal hacia el consumo de algunas drogas.

Para un análisis más holístico respecto a los flujos ilícitos trasnacionales, resulta pertinente interrelacionar el tráfico de drogas ilegales y su enfrentamiento con el trasiego de armas de fuego a la región, donde existen escandalosos precedentes que implican al gobierno estadounidense como la Operación Rápido y Furioso.

La relación de negocio de las drogas con otros delitos como la trata y contrabando, el lavado de dinero y el tráfico de precursores químicos, conllevan a una valoración más integral respecto a los flujos ilícitos transnacionales. El trasiego de precursores químicos, acelera el dinamismo del consumo de sustancias sintéticas. Ello tiene implicaciones prácticas en la modificación de las rutas y en su enfrentamiento, debido a las facilidades de su producción, puesto que no se requieren de territorios específicos.

Por otra parte, la ausencia de una colaboración multidimensional, limita el papel de las políticas públicas, ya que no se aprecia la importancia de la participación ciudadana en la credibilidad y la eficiencia de las políticas antidrogas. Para ello se necesita de una verdadera colaboración, que tome en consideración la visión de todas las partes y las características culturales, políticas y socioeconómicas de cada país y subregión; de manera que se diseñen estrategias que viabilicen la cooperación al desarrollo. Para lograr esos objetivos, es preciso que la colaboración abra un abanico de acciones hacia temas no militares, que incentiven la seguridad ciudadana, el desarrollo de la economía, la protección del medio ambiente y la seguridad ciudadana.

La persistencia de fórmulas militaristas y la continua politización de la lucha antidroga, denota el doble rasero de la guerra contra las drogas de Estados Unidos en la conformación de la política exterior y de seguridad hacia Nuestra América. Ante esa realidad, se necesita de la articulación de fuerzas políticas y actores diversos, que pugnen por una verdadera cooperación al desarrollo. Ello viabilizaría cambios trascendentales, donde se parta de un enfoque crítico, interdisciplinario y regional, sobre los diversos problemas asociados con los flujos ilícitos entre América Latina, el Caribe y Estados Unidos En ello deben estar incluidos los actores estatales y no gubernamentales, regionales y trasnacionales, en aras de proveer alternativas de políticas cooperativas, que tengan en cuenta el carácter transfronterizo y trans-regional de ese flagelo.

Conclusiones

El tráfico ilícito de drogas es un problema de dimensión global. El impacto de este flagelo sobre la humanidad tiene consecuencias incalculables sobre la calidad de vida de la sociedad, la estabilidad política, la seguridad ciudadana y la gobernabilidad, por lo cual se ven seriamente afectados los países de la región. Estas circunstancias denotan un difícil panorama de inestabilidad en los países más afectados, lo que limita su capacidad para proyectar líneas políticas coherentes de manera unilateral, por lo que resulta insoslayable la búsqueda de consensos a nivel regional y la no por contradictoria menos necesaria, colaboración con el gobierno de Estados Unidos.

El mayor reto en esa dirección, radica en cómo ajustar esa colaboración para que no se comprometa la soberanía, la integridad territorial y la seguridad de los países de la región. A estas complejidades se suman las contradicciones entre las políticas desarrolladas por el gobierno de Estados Unidos para contrarrestar el flagelo de las drogas con las normativas de mayor tolerancia que promueven varios gobiernos latinoamericanos.

Los mayores afectados con la sostenida militarización de la guerra contra las drogas siguen siendo los países de la región, que con el curso de los años no sólo amplían sus vínculos en el mercado de estupefacientes estadounidense sino que generalizan las rutas y el consumo de drogas ilegales por toda la región. La extensión del tráfico y consumo de drogas en la mayoría de los países de la región, amerita de nuevos re-ajustes en la proyección exterior y de seguridad de Estados Unidos Sin embargo, ello pude conllevar a nuevas amenazas para la región, si bien existen mayores oportunidades para colaborar y plantear alternativas más autónomas en la lucha contra el flagelo de las drogas.

Valorando esas realidades, se reducen los grandes despliegues militares, siendo sustituidos por un mayor uso las Fuerzas de Operaciones Especiales (Huella Ligera) y la “Guerra de Cuarta Generación” con un mayor uso de las TICs para labores de monitoreo y enfrentamiento a los a los flujos ilícitos trasnacionales. Ello posibilita una militarización más efectiva y menos numerosa, que pudiera conllevar a confundir y reducir las “presiones” en el plano político- diplomático.

A pesar de que los delitos de blanqueo de capitales, corrupción, trasiego de armas de fuego y precursores químicos, forman parte esencial de la cadena criminal que apoya y reproduce el negocio de las drogas, estos resultan menos atacados que la producción de estupefacientes. Ello tiene una razón eminentemente geoestratégica, puesto que su enfrentamiento supone la ubicación de facilidades militares en zonas de alto interés como la Amazonía y la Triple Frontera, sin olvidar la importancia para su seguridad nacional de México, y en un segundo orden, los países más afectados de Centroamérica y del área del Gran Caribe.

En consecuencia, América Central, el Caribe y Perú se mantienen como prioridades y área de mayor dinamismo en asistencia de seguridad y se acoge Colombia como modelo y principal aliado geoestratégico. El mantenimiento de la militarización de la guerra antidroga por los sucesivos gobiernos estadounidenses de Reagan al presente, demuestra la prioridad que le otorga la élite del poder del Estado-Nación-Imperio, a la guerra contra las drogas en la política exterior y de seguridad hacia “Nuestra América” para el periodo 2015-2021.

Notas:
1) El “smart power” es un concepto ideado por Suzanne Nossel, quien lo acuñó en un artículo del año 2004, publicado en la revista Foreign Affairs donde “(…) proponía la política del Internacionalismo Liberal y sugería al gobierno estadounidense utilizar el poder militar y otras formas de poder blando ("soft power") de forma alternativa y según las circunstancias.(Nossel, 2004)
2) En la actualidad Roberta Jacobson se desempeña como Subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental.
3) En la actualidad Estados Unidos apoyan 11 programas SIU en todo el mundo. En el Hemisferio Occidental, se sabe que operan en Belice, Panamá, Guatemala, México, Colombia, Ecuador, Perú y República Dominicana. (Isacson, Haugaard, Poe, Kinosian, & Withers, 2013, pág. 9)
4) Guerra de IV Generación originó en 1989 cuando William Lind y cuatro oficiales del Ejército y del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos, titularon un documento: "El rostro cambiante de la guerra: hacia la cuarta generación". Ese año, el documento se publicó en la edición de octubre del MilitaryReview y la Marine Corps Gazette. En 1991 Martín Van Creveld publicó La Transformación de la Guerra obra que le daría cuerpo intelectual a la Guerra de IV Generación.

Bibliografía:
- Acanda, J. L. (2002). Sociedad Civil y Hegemonía. La Habana, Cuba: Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cuba “Juan Marinello”.
- Andina. (25 de abril de 2013). Andina: Agencia Peruana de Noticias. Recuperado el 8 de mayo de 2013, de http://www.andina.com.pe/Espanol/noticia-el-negocio-las-drogas-mueve-al-ano-84000-millones-dolares-456398.aspx#.UjIVp3Lp8ps
- Bagley, B. (31 de enero de 2011). Recuperado el 9 de marzo de 2012, de http://razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/1743-el-efecto-globo-o-por-que-se-esta-perdiendo-la-guerra-contra-las-drogas.html
- Clinton, H. (junio de 2011). IIPDigital. Obtenido de http://iipdigital.usembassy.gov/st/spanish/texttrans/2011/06/20110623125007x2.171814e-03.html#ixzz7GotQjTrb
- Clinton, H. (15 de diciembre de 2010). Obtenido de http://www.state.gov/j/tip/rls/tiprpt/2012/192366.htm
- El País. (4 de octubre de 2011). Es legítimo que se empiece a discutir la legalización de las drogas. El País .
- INCSR. (4 de March de 2013). Sitio Oficial del Departamento de Estado. Recuperado el 13 de agosto de 2013, de http://www. state.gov/j/inl/rls/nrcrpt/2013/.
- INCSR, Control Strategy Report. (Marzo de 2014). Sitio oficial del Departamento de Estado. Recuperado el 30 de 2014 de marzo, de http://www.state.gov/j/inl/rls/nrcrpt/2014/vol2/222461.htm
- Isacson, A., Haugaard, L., Poe, A., Kinosian, S., & Withers, G. (2013). Hora de Escuchar: Tendencias en Asistencia de Seguridad de los Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe. Obtenido de http://www.wola.org/sites/default/files/downloadable/Regional%20Security/Time%20to%20Listen/Hora%20de%20Escuchar.pd
- JIFE. (2013). Informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes correspondiente a 2012. Naciones Unidas, JIFE; Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, Nueva York.
- Kurata, P. (11 de febrero de 2013). Kerry dice que cumplirá con la promesa de la democracia de Estados Unidos. Washington. Recuperado el 25 de febrero de 2013, de http://iipdigital.usembassy.gov/st/spanish/article/2013/02/20130211142402.html#axzz2LwVoUW3
- Notimex. (5 de marzo de 2013). Notimex. Recuperado el 4 de mayo de 2013, de http://www.altonivel.com.mx/34446-en-aumento-creacion-y-consumo-de-drogas-sinteticas-onu.html
- OEA. (2013). OEA. El problema de las drogas en las Américas. . Organización de Estados Americanos, Secretaría General.
- Presupuesto Federal para el Departamento de Estado. (5 de marzo de 2014). Departamento de Estado. Recuperado el 3 de abril de 2014, de http://www.state.gov/documents/organization/222898.pdf
- QDDR. (2010). State Department. The First Quadrienal Diplomacy and Development Review. Leading Through Civilian Power. Departamento de Estado, Washington D.C.
- Rambaldi, H. G. (16 de 9 de 2012). El Ciudadano. Recuperado el 3 de diciembre de 2012, de http://www.elciudadano.cl/2012/09/16/57294/870-mil-millones-de-dolares-maneja-el-crimen-organizado/
- Southern Command. (2013). Posture Statement to Congress. United States, Southern Command, Miami.
- UNODC. (2011). Informe mundial sobre las Drogas 2011, Situación del consumo, la producción y el tráfico de drogas ilícitas a nivel mundial, UNODC. Obtenido de http://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/WDR2011/ExSum-tran
- UNODC. (2012). Sitio Oficial de la UNODC. Recuperado el 4 de enero de 2013, de http://www.unodc.org/documents/southerncone//Topics_drugs/WDR/2011/Executive_Summary_-_Espanol.pdf
- UNODC. (26 de junio de 2013). Sitio Oficial de la UNODC. Recuperado el 2 de diciembre de 2013, de http://www.unodc.org/lpo-brazil/es/frontpage/2013/06/26-world
- US. Southcom. (26 de febrero de 2014). Sitio Oficial del Comando Sur. Obtenido de http://www.southcom.mil/Pages/Default.aspx
- USAID. (2011). USAID’s Policy Framework 2011-2015.
- Valenzuela, A. (6 de enero de 2011). Obtenido de En: http://spanish.panama.usembassy.gov/sp010611.html
- White House. (3 de diciembre de 2013). LA CASA BLANCA, Oficina del Secretario de Prensa, Hoja Informativa: Estados Unidos y Colombia, socios estratégicos. Obtenido de http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2013/12/03/hoja-informativa-estados-unidos-y-colombia-socios-estrat-gicos
- Youngers, C., & Rosin, E. (2005). Drogas y democracia en América Latina. El impacto de la política de Estados Unidos. Buenos Aire: Editorial Biblos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Gabo, de política y otras mariposas

Hernando Calvo Ospina

Lo hizo salir huyendo del país la única dictadura oficial que tuvo Colombia en el siglo pasado, la del general Gustavo Rojas Pinilla. Fue en 1955. Trabajaba en el diario bogotano El Espectador. La culpa fue de “Relato de un naufrago”, una simple noticia convertida en una vigorosa y extensa narración, redactada a partir del dialogo con un joven marinero de la Armada Nacional. Durante 14 entregas narró los pormenores del hombre que pasó varios días en el mar. Y a la dictadura no le gustó la controversia pública que se armó, pues el buque iba atiborrado de contrabando. Para protegerlo, las directivas del diario le propusieron irse a Europa como corresponsal.



Lo que no vivió con la dictadura colombiana, lo vivió en el país de los Derechos humanos. Luego de pasar por Roma, “una helada noche de diciembre de 1955” se bajó de un tren en Paris, como él mismo contó. Justo en esas fechas el pueblo de Argelia estaba luchando contra la invasión francesa. Gabo recordó que fue arrestado y escupido por la policía parisina, al confundirlo con un argelino. “De pronto, la policía bloqueaba la salida de un café o de uno de los bares de árabes del Boulevard Saint Michel y se llevaban a golpes a todo el que no tenía cara de cristiano. Uno de ellos, sin remedio, era yo.” Lógicamente los otros detenidos desconfiaban de él, a pesar de su cara de “vendedor de telas a domicilio”. De tanto pasar por las comisarias, durmiendo arrumado entre argelinos, terminó ganando su confianza. Y con un revoltijo de idiomas y señas, se comunicaron. “Una noche, uno de ellos me dijo que para ser preso inocente era mejor serlo culpable, y me puso a trabajar para el Frente de Liberación Nacional de Argelia. Era el médico Anied Tebbal, que por aquellos tiempos fue uno de mis grandes amigos de París.” Y el periodista exiliado fue militante en una de las causas revolucionarias que, para la época, era de las más peligrosas para la seguridad personal, realizando algunas acciones subversivas. Por ello, años después, con Argelia libre, Gabo fue invitado varias veces a las festividades de la liberación. En una de ellas declaró: “la revolución argelina es la única por la cual he estado preso.” (1)

Paris seguía recibiendo a Gabo con los brazos cerrados. El insistía en lograr su cariño, pero la suerte le volteó la espalda. En Bogotá, El Espectador fue clausurado por el dictador, y el periodista se quedó sin salario. El estómago de Gabo debió acostumbrarse a jornadas sin recibir ni un trozo de pan, cuando a la mano extendida no caía la limosna del transeúnte. Tuvo una novia, Tachia Quintero, una bella vasca, también exiliada. Además de los besos, compartían la miseria. La misma que los incitaba a las peleas, pues no daban con el cómo salir de ella. Y entre lecho, hambre y pobreza nació “El Coronel no tiene quien le escriba”. (2)

En 1959 triunfó la revolución cubana. Bajo el impulso de Ernesto “Che” Guevara, en abril se crea la agencia de información Prensa Latina, cuyo primer director sería el periodista y guerrillero argentino Jorge Ricardo Masetti. Gabo acepta la invitación de participar en el proyecto, y se instala en La Habana durante seis meses. Poco después se responsabiliza de crear la oficina en Bogotá. En 1960 se va a Nueva York como corresponsal de PL. Había que tener agallas y compromiso para aceptar tal responsabilidad, pues la CIA y la contrarrevolución asesinaban a tiros o bombazos a quienes estaban con la Revolución. Fue tal la presión y amenazas sobre el colombiano en Estados Unidos, que en 1961 se instaló en México. Se puede decir que fue la primera vez que se asiló por intransigencia política. Pero ni en ese país se salvó de que lo calificaran de ‘comunista’ y ‘agente castrista’.

Es ahí cuando escribe su obra cumbre, “Cien años de soledad”. Publicada en 1967, luego que el primer editor a quien la había propuesto le dijera de ella: «Yo creo que esa novela no va a tener éxito, yo creo que esa novela no sirve». La Editorial Sudamericana de Argentina la publicó, y salvó a la ya familia García Márquez de un buen lio con los propietarios de mercados. Ellos fiaban y fiaban comida bajo la promesa de que mañana llegará un dinero.

Cuando en 1963 Gabo quiso regresar a Estados Unidos por motivos profesionales, le negaron la visa. Hasta 1971 lo hicieron una y otra vez. En 1984 se la volvieron a negar, aunque estaba invitado por la Universidad de Columbia. Se dice que lo vinculaban con comunistas y anarquistas. Una mezcla política que solo se le puede ocurrir a los “sabios” del gobierno estadounidense. Las prohibiciones de tocar suelo estadounidense se repitieron, hasta que en 1994 el gobierno Clinton le concedió visa, y el presidente lo invitó a cenar. El mandatario lo consideró como su “héroe literario”.

Es que Gabo no solo era amigo de Fidel Castro y la revolución cubana. También tenía muchas amistades en la izquierda mundial. Aunque después de “Cien años”, la derecha también lo miró con simpatía, y él no tuvo impedimento en dejarse coquetear. Coquetear, pues no se tienen pruebas de que se haya vendido ni alquilado. Razón tenía. Eso es hacer política.

Gabo fue definitivo en la creación y desarrollo de la revista Alternativa. Sin lugar a dudas, la mejor revista de izquierda que ha tenido Colombia en su historia. Desde 1974 hasta 1980, Alternativa revolucionó la información desde la otra orilla política. Contrainformó de manera moderna, con lenguaje de calidad para todos los públicos. Las investigaciones y reportajes semanales siempre sacaban chispas y provocaban dolores de cabeza a la clase dirigente y al gobierno. En un país donde la intransigencia política ha sido monarca, las amenazas a los periodistas y las bombas a la sede no pudieron faltar. Alternativa ha sido el único proyecto periodístico que logró reunir a destacados miembros de la intelectualidad pequeño-burguesa, y a unos de más arriba. Estos, por esa ocasión, supieron mirar y plasmar la situación de los de abajo y al nefasto corazón del poder. La maquinaria del sistema logró ahogarla económicamente.

A comienzos de 1981, durante el gobierno de Julio César Turbay Ayala, la entonces organización guerrillera M-19 intentó desembarcar armas por la costa Pacífica. Por primera vez en la historia del país se vivió una represión generalizada contra todo lo que oliera a oposición política. Las cárceles se llenaron de torturados, la mayoría sin relación con las guerrillas. En Bogotá, a las caballerizas del ejército fueron llevadas cientos de personas. Entre otras técnicas de tortura, los caballos estaban entrenados para infligir terror: estos trataban de violar a quienes estaban amarradas y untadas con miel. Posiblemente ahí se pensaba llevar a Gabo después de detenerlo. La “inteligencia” militar consideraba que él era del M-19, y tenía que ver con los desembarcos, pues presuntamente las armas venían de Cuba y pocas semanas antes Gabo había estado allá.

El escritor, que ya era el personaje colombiano más reconocido en el mundo, tuvo que partir de nuevo al exilio. México le volvería a brindar abrigo, aunque sus servicios de seguridad lo seguirían vigilando: también pensaban que sus pasos no eran tan correctos políticamente. Es lo que han contado, hace poco, documentos desclasificados de la seguridad mexicana.

Digamos, cínicamente, que los militares, dueños desde entonces del poder en Colombia, hacían su ‘trabajo’. Algo que la gran prensa debería rechazar. Pero, como se volvió norma desde entonces, fue esa quien le puso la soga al cuello a Gabo. Desde un editorial dominical, publicado en el principal diario del país, El Tiempo, se dieron los ‘motivos’ por los cuales Gabo era ‘culpable’. Rafael Santos Calderón no tuvo la hombría para firmarlo, y puso el seudónimo de Ayatola. Luego, sobre ello, el vilipendiado escribiría en una nota pública: “No sé a ciencia cierta quién es, pero el estilo y la concepción de su nota lo delatan como un retrasado mental que carece por completo del sentido de las palabras, que deshonra el oficio más noble del mundo con su lógica de oligofrénico […]”. Y pasa a decir del diario, el cual empeoró con los años, que era “como un engendro sin control que se envenena con sus propios hígados. Sin embargo, esta vez el engendro ha ido más allá de todo límite permisible y ha entrado en el ámbito sombrío de la delincuencia. De un lado está un Gobierno arrogante, resquebrajado y sin rumbo, respaldado por un periódico demente cuyo raro destino, desde hace muchos años, es jugárselas todas por presidentes que detesta.”

Desde entonces Gabo solo pasaba por Colombia.

Ese Gabo que fue la contraparte de esa pésima imagen que pesa sobre los colombianos: el narcotráfico, tan auspiciado y aprovechado por las clases dirigentes.

Aún así, se ha dicho, y hasta después de su muerte, que “odiaba” a sus conciudadanos. Que era un pretensioso y por eso no vivía entre ellos. Y claro, no han faltado los señalamientos preferidos: amigo de terroristas, chavista y castrista. Un “comunista despreciable”, diría un periodista que supuestamente escribió su biografía. El mismo día de su muerte la senadora María Fernanda Cabal le deseó que se fuera al infierno junto a Fidel Castro y Hugo Chávez. Era lo que siempre le había deseado el jefe político de ella, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

“Inmortal”, tituló en inmensas letras la edición digital de El Tiempo al morir Gabo. Sin mencionar que el diario había sido coautor del exilio en 1981.

Murió Gabo en México. Y en México lo incineraron. Hasta allá tuvieron que ir el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, y varias autoridades del país, a rendirle “homenaje”. Ningún responsable político, incluido el presidente, ha tenido la honestidad de explicar por qué su cuerpo no fue trasladado a Colombia, e incinerado allá. Nadie lo sabe. Nadie lo quiere saber.

Eso sí, aprovechando su desaparición física, el presidente Santos utilizó su nombre para mentir sobre reuniones y negociaciones con las guerrillas colombianas. Lo hizo en una entrevista para la BBC de Londres. Dijo: “yo fui muchas veces a Cuba a reunirme con sus dirigentes, convocados por Gabo y por Fidel Castro.” (3) Hasta donde el autor de estas letras averiguó, es una baja mentira. Nunca, ni Gabo ni Fidel, lo convocaron para ello. La verdadera historia no miente.

Así las cosas, Gabo sigue exiliado.

Notas:
1) http://elpais.com/diario/1982/12/29...
2) http://www.elpais.com.co/elpais/col...
3) BBC Mundo, 22 de abril 2014.

Hernando Calvo Ospina es periodista y escritor colombiano, residente en Francia y colaborador de Le Monde Diplomatique.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.