miércoles, 30 de julio de 2014

La cultura argentina

Libertad Libertadora



Recibimos el presente material que, presumiblemente, está firmado con pseudónimo. Es muy provocativo, y es probable que más de algún argentino reaccione negativamente a él. De todos modos, por amplitud democrática y en nombre de la libertad de expresión, nos pareció oportuno difundirlo, porque abre un debate necesario, silenciado en muchos casos. ¿Existe un “ser argentino”? ¿Tiene razón lo que indica nuestra colaboradora? ¿Qué significa esto de ser “chanta”?

Argenpress Cultural

__________

¿Cómo hace un argentino para suicidarse? Se sube a lo más alto de su Yo y se deja caer. Desde tan alto es seguro que se hace mierda…

Avergonzarse de lo que una es no sirve de mucho. Avergonzarse, ponerse toda colorada y en consecuencia castigarse, flagelarse por la falta cometida, es una pura estupidez. Así no se soluciona nada, y en todo caso se continúa con la tan cuestionable tradición judeo-cristiana que marca nuestra historia como occidentales: ¿será cierto que por nacer ya somos “pecadores”? Pero, ¿qué carajo significa ser pecador al fin y al cabo? ¿Quién dijo esa taradez? ¿Por qué no tomar la vida como una bendición, como algo que hay que gozar, usar, gastar? ¿Por qué vivir sufriendo arrojados a una falta original que no tenemos la más reputa idea qué significa?

En todo caso, decía, quizá no sirve tanto una actitud “vergonzosa” sino autocrítica, que no es lo mismo. ¡Hay que ser autocrítica, autoreflexiva!, pensar seriamente y con valentía en nuestras mezquindades, en nuestras taras (¡que por supuesto todas y todos tenemos!) para encontrarle salidas. La cuestión no es justificarse, tapar los problemas, hacer la del avestruz en definitiva. La cuestión es analizar… y ¡cambiar lo que no va!

Los argentinos (vamos a usar siempre las palabras en masculino, sobreentendiendo que eso incluye ambos géneros; por tanto, nada de “argentinos y argentinas”, o la otra más exótica de “argentin@s”), los argentinos, decíamos, tenemos tendencia a sentirnos dioses. Somos agrandados, fanfarrones, expansivos. Bueno…, al menos algunos argentinos. Quien ha tenido oportunidad de viajar al extranjero puede haber descubierto esto en forma directa: en muchos países vecinos, en América Latina en general, los argentinos son vistos como arrogantes, soberbios, altaneros.

Insisto: ¡no todos los argentinos son así! Generalizar siempre conlleva una cuota de peligro. Un peón de estancia de Corrientes, un coya de Jujuy, un “negro villero” de la capital, un sub-ocupado o desocupado (de los que cada vez hay más), alguien que participó en saqueos de supermercados para llevarse un pedazo de pan a la boca, un piquetero, una de los tantas y tantas víctimas de los planes de privatización y pago de la deuda externa que condenaron al país a la decadencia, no puede sentirse muy arrogante, soberbio ni altanero. ¡Ni siquiera puede alardear con el Campeonato Mundial de Fútbol, porque los Panzer alemanes nos pasaron por encima y no nos permitieron sentirnos campeones! (como sí lo permitieron los milloncitos pagados a algunos peruanos en el ya lejano Mundial de 1978). Cuando pensamos en esta fanfarronería, sin dudas tenemos presente la imagen de un clase media porteño. Y Argentina es más que eso, por supuesto.

Bueno…, esto ya se sabe: no es nuevo. Pero creo que nunca está de más recordarlo. Vamos a repetir una vez más la trivial frase de “Argentina no termina en la General Paz”. Aunque repetido, no deja de ser cierto.

De todos modos, es sabido que el espíritu clasemediero, urbano y en muy buena medida porteño que define la argentinidad, es algo bastante difundido. Recuerdo que en el extranjero justamente (creo que fue en Colombia), alguien me dijo alguna vez, en plena era menemista cuando la debacle ya había comenzado (no con el Innombrable, claro: él fue el que puso la cara, porque el proceso es más complejo), alguien me dijo que era hora que los argentinos sufrieran un poco y dejaran de ver por arriba del hombro hacia Latinoamérica.

Ahora Argentina está golpeada. Si queremos creernos que con el matrimonio Kirchner las cosas mejoraron…, podemos creerlo. Pero no pasa de una pura cuestión de creencia: Argentina decayó en forma monumental en estos últimos años. Fue una caída brusca, monstruosa, sin anestesia. De haber sido productor del 50% del Producto Bruto total de Latinoamérica para la década de los 60 del siglo pasado, ahora retrocedió dramáticamente para ser la cuarta economía de la región. Eso, por supuesto, trajo consecuencias enormes. Consecuencias no sólo económicas, políticas y sociales. También culturales. Hondamente culturales, en el corazón más íntimo de la gente. Y hasta psicológicas.

Por varios años, según los indicadores de los organismos especializados de la Organización de Naciones Unidas, el país tuvo los índices de suicidio más altos del mundo, así como el nivel de disfunción sexual masculina más elevado. Evidentemente, cayó todo… ¡no sólo la economía!

Y cayó también la producción cultural.

De todos modos, varias décadas, casi un siglo de acumulación cultural no se borran de un plumazo. La cultura argentina (medio europea, che…, nos guste o no) sigue teniendo un cierto valor de baluarte en la región. Sin embargo, está en proceso de decadencia.

Y es sobre eso que me permito abrir esta breve y provocativa reflexión: pese a estar alicaídos, un poco muertos de hambre, sin perspectivas positivas para el mediano plazo, con una economía que quedó estancada en la producción sojera para el mercado mundial y un parque industrial totalmente empequeñecido en relación a lo que fuera años atrás, con retrocesos notables en los satisfactores sociales básicos (salud, educación, vivienda, seguridad social, acceso al empleo), teniendo -como se dijo sarcásticamente- Ezeiza como única salida, el “ser argentino” sigue siendo fanfarrón, altanero, soberbio. Dicho en buen argentino: un poco chantapufi (aunque golpeado, claro…)

Sentirse un verdadero argentino es ensalzar valores que, analizados objetivamente, podrían avergonzar. Es decir: se levantan y endiosan prácticas cuestionables. De algún modo, esos valores (corrupción, impunidad, racismo, altanería -¿por qué decimos tan frescos “la negrada”?-) están presentes en el imaginario que nos construye como argentinos. Dicho de otro modo: hay una cultura tramposa en juego.

¿Cómo entender, si no, los símbolos nacionales? Y no nos referimos a esas boludeces que nos enseñan en la escuela, que por supuesto nadie se cree (¿cuál es la flor nacional? ¿Y el árbol nacional?). El principal ícono de la música popular, representación casi por antonomasia de la argentinidad, es el Zorzal criollo, el Morocho del Abasto: un verdadero “macho” que “la bate de querusa”, pero que en realidad era un homosexual de origen francés; o en todo caso, uruguayo. Ni machito, ni argentino… ¡Por dios!

¿Cómo es posible que otro ícono que nos representa sea un gol hecho “con la mano de dios”? ¿Cómo puede llegarse a entronizar la trampa, asumida como tal, de un muchacho tóxico-dependiente? Si nuestros quasi símbolos patrios son una flagrante mentira (un macho homosexual, un gol ilegal) ¿qué nos dice eso? ¿Semo uno mentirosos terrible semo?

La cultura argentina dio cosas fabulosas, que marcaron época. No voy a enumerar aquí la larguísima producción. Pero junto a eso también tenemos una Mirtha Legrand, una Susana Giménez o un Tinelli. O un Mundial comprado. Y lo peor: un Menem (¿un Facundo Quiroga trucho?..., bueno, por las patillas podría ser) que prometió, pidiendo que lo siguiéramos porque no nos iba a defraudar (¿?), que ya entrábamos en el Primer Mundo. Pero mucho peor aún, infinitamente peor que eso: la fantasía de mucha gente que se lo creyó. ¿Es como un gol hecho con la mano? Papeles truchos, taxis truchos, títulos truchos… ¡Todo es trucho! ¿Eso somos?

Viajando siempre, también en Colombia -y en Venezuela, y en Cuba, y en un largo etcétera- pude constatar que ven al matrimonio Kirchner como los revolucionarios, y a la vieja que se hace la joven, estiramientos mediante (¿también hay algo de trucho en eso?, ¿aparentar lo que no se es?), la consideran como la compañera “montonera” que está luchando contra el Fondo Monetario Internacional.

Tal vez lo que me decía ese colombiano vez pasada llevaba razón: quizá el cachetazo que se está viviendo desde hace algunos años nos sirve para despertar. ¿O seguiremos siendo truchos per secula seculorum?

Sentirse dios, mirar por arriba del hombro, es una absoluta mierda. Eso -imprescindible es decirlo- no es sólo de argentinos. ¿Lo estarán haciendo ya los brasileños ahora que son potencia regional? Todo aquel que está un escaloncito por arriba del otro mira para abajo y desprecia al supuestamente “inferior” (¿ley del gallinero?). ¿Qué hacen los franceses con nosotros sino eso? ¿Y qué hacen los yanquis con los europeos sino eso? ¿Harán eso también los alienígenas que conquisten a los terrícolas? Lo importante a rescatar es que nadie, en nombre de nada, puede (¡¡¡debe!!!) mirar por arriba del hombro a nadie. Y si por años eso hemos hecho los argentinos, ahora que estamos en la peor mishiadura de la historia, más cerca de un banana country que del Primer Mundo (pobreza, corrupción, violencia, villas miserias, huida en masa del país, nuevamente analfabetismo, nuevamente enfermedades ayer eliminadas, ética del naufragio: “sálvese quien pueda”), es oportuno plantearse todo esto.

¿Semo piola porque lo cagamo a todo haciendo gole con la mano?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La belleza de las flores

Cada flor es filmada durante dos días fotografiándola cada 7 minutos, produciendo este efecto, es como un ballet de flores...



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuento africano: La gallina de Guinea que se convirtió en hijo

Alexander McCall Smith



Lo que se esperaba de un hombre rico como Mzizi -dueño de mucho ganado- es que tuviera mucha descendencia. Pero, desgraciadamente, su mujer, Pitipiti, no podía tener hijos. Ella lo estuvo consultando con mucha gente, sin embargo, aunque se gastaba mucho dinero en cuidados y medicinas para quedarse embarazada, seguía siendo estéril.

Pitipiti amaba a su marido y le daba mucha tristeza ver que su cariño hacia ella se iba desvaneciendo mientras él esperaba el nacimiento de un hijo. Finalmente, cuando ya estaba claro que Pitipiti no podía concebir hijos, su marido tomó por esposa a otra mujer. Entonces, se fue a vivir al gran kraal1 con su nueva y joven compañera, y Pitipiti oía las carcajadas que provenían de la choza de la nueva esposa. Pronto nació un niño y, después, otro.

Pitipiti fue a llevarles regalos a los niños, pero la nueva esposa la echó fuera.

“Mzizi perdió el tiempo contigo durante tantos años...” -así se burlaba de ella la nueva esposa- “y mira ahora... ya ves en qué poco tiempo le he dado hijos; no queremos tus regalos”.

Ella buscaba en la mirada de su marido algún signo del amor que él solía mostrarle, pero todo lo que vio en él fue el orgullo que sentía de ser padre. Era como si ella ya no existiera para él. A Pitipiti se le heló el corazón, dio media vuelta y se dirigió a su solitaria choza, allí se echó a llorar. Ahora, eso era lo que le quedaba en la vida. Su marido no tendría a bien que ella se fuera lejos con sus hermanos, así que tendría que arreglárselas sin vivir a costa de nadie. Pitipiti se preguntaba si sería capaz de soportar tanta soledad.

Algunos meses más tarde, Pitipiti estaba arando sus campos cuando escuchó un ruido, era como un cacareo que provenía de unos matorrales cercanos. Detuvo a sus bueyes y se arrastró sigilosamente por la maleza, echando un vistazo por dentro. Allí, escondida en la oscuridad, había una gallina de Guinea. El ave la vio y se puso a cacarear otra vez.

“Estoy muy solo,” -dijo la gallina de Guinea- “¿querrás que sea tu hijo?”

Pitipiti exclamó riendo: “¡Yo no puedo tener una gallina de Guinea como hijo! Todo el mundo se reiría de mí”.

Por la respuesta, parecía que la gallina de Guinea ya había desistido, pero no se rindió.

“¿Me dejarás ser tu hijo sólo por las noches?” -preguntó- “Por las mañanas, puedo salir de tu choza muy temprano y así nadie lo sabrá”.

Pitipiti pensó en ello. En efecto, eso sí sería posible: si la gallina de Guinea estuviera fuera de la choza justo al amanecer, entonces, nadie tendría por qué saber que ella lo había adoptado. Y pensó que estaría bien eso de tener un hijo, aunque sólo fuera una gallina de Guinea.

“Muy bien”, pensó, tras unos momentos de reflexión. “Puedes ser mi hijo”.

La gallina de Guinea estaba encantada y, aquella noche, nada más ocultarse el sol, entró en la choza de Pitipiti. Ella le dio la bienvenida y le preparó la cena, al igual que lo haría cualquier madre con su hijo. Los dos eran muy felices.

Pero la nueva esposa de Mzizi aún seguía riéndose de Pitipiti. Algunas veces, solía pasar por los campos de Pitipiti y se burlaba de ella, preguntándole por qué hacía crecer sus cosechas si, en realidad, no tenía ninguna boca que alimentar. Pitipiti no hacía caso de sus burlas, pero cada una de ellas era como una pequeña lanza afilada que le cortaba cada vez más por dentro.

Un día, desde el árbol donde estaba posada, la gallina de Guinea escuchó los insultos y cacareó furiosamente; aunque para la nueva esposa, aquellos sonidos sólo eran los sonidos de algún pájaro en un árbol.

“Madre,” -le preguntó la gallina de Guinea aquella noche- “¿por qué aguantas los insultos de la otra mujer?

Pitipiti no pudo encontrarle una respuesta. A decir verdad, ella poco podía hacer ante ello, porque si se le ocurría ir tras la nueva mujer, entonces, su marido estaría muy enfadado con ella y a la vez podría echarla. No había nada que hacer.

No obstante, el ave pensaba de forma muy distinta. Él no estaba dispuesto a que insultara a su madre de esa forma, así que, al día siguiente, se levantó temprano y voló hasta el árbol más alto desde donde podían verse los campos de la nueva esposa. Allí, cuando despuntó el alba, cantó una melodía de las gallinas de Guinea:

¡Venid amigos, hay grano para comer!

¡Venid y comed todo el grano de esta mujer!

No tardó mucho tiempo la nueva esposa en darse cuenta de lo que estaba sucediendo. Gritando enojada, entró corriendo en los campos y mató a la gallina de Guinea de Pitipiti y también a sus amigos. Luego, se los llevó a su choza, los desplumó y empezó a cocinarlos.

La nueva esposa llamó a Mzizi para el festín y, entre los dos, se comieron todas las gallinas de Guinea de una sentada. Fue una comida deliciosa y ambos se encontraban muy contentos consigo mismos por haber empezado el día con tan buen pie.

Tan pronto como hubieron terminado el último bocado, Mzizi y la nueva esposa escucharon un sonido: alguien cantaba dentro de sus estómagos. Eran las gallinas de Guinea cantando sus canciones de gallinas de Guinea. Aquello, por supuesto, aterrorizó a la pareja y, a todo correr, echaron mano de dos largos cuchillos que se clavaron en el vientre para detener el ruido. Al clavar los cuchillos en su piel, la sangre brillante empezó a salir a borbotones y se desplomaron. Una vez en el suelo, la gallina de Guinea y sus amigos salieron de sus heridas cacareando con júbilo al verse libres. Pronto estuvieron en el campo, comiéndose todo el grano que quedaba.

Pitipiti estaba encantada porque ya no volvería a escuchar los insultos de la nueva esposa. Ahora sería la dueña del ganado de su marido y ésa era la causa por la que muchos hombres esperaban casarse con ella. Por supuesto, todos ellos estaban encantados con la idea de poder casarse con una esposa cuyo hijo fuera tan listo y tan especial.

Alexander McCall Smith, “Guinea Fowl Child”, del libro de cuentos africanos The Girl Who Married A Lion, Canongate Books, Ltd, Edinburgh, 2004, pp. 1-4.

Traducción de Teresa Iturriaga Osa

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El color de los espejos

Erasmo Magoulas (Desde Canadá. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



“El oficio de escribir está poblado de canallas, pero que además
 también está poblado de tontos, que no se dan cuenta de la inmensa
 fragilidad de lo efímero”

Roberto Bolaño

Hace un par de meses conversé con un escritor. El encuentro se dio de manera casual. El lugar fue en un comercio, con la más variada gama de artículos. Desde tanques de oxígeno para submarinismo, hasta pañales descartables. El lugar del excedente, el sobrante, el superávit. El comercio se fue transformando en un referente casi imprescindible de la ciudad. Es mucho más atrayente y excitante que un mall, e infinitamente más que un supermercado. Comenzó siendo un depósito y lugar de venta de indumentaria militar, y memorabilia bélica, pero con el tiempo se fue tornando en el sitio que nunca nos defrauda en encontrar eso que nos hacía falta; y no me refiero al oficio literario, o a nuestra propia voz narrativa. No se pongan sarcásticos.

Tenía tiempo libre. No hay nada mejor que tenerlo. Jugar con él, acariciarlo tiernamente como lo hacemos con nuestro gato, o hacer con él jueguitos maradonianos como si fuera una esfera amaestrada. Sentirnos su amo y maestro. Humillarlo si es necesario.

El lugar no es solo peculiar por lo que vende, sino también, y fundamentalmente por sus clientes. De repente, caminando por el área de artículos para el automóvil, me encuentro con dos motociclistas de alguna de las tantas hermandades o cofradías. Uno de ellos lleva tatuada, sobre su enorme brazo izquierdo, una calavera feroz y el nombre de la banda Motörhead, el otro, una cruz gamada y en letras góticas AC/DC. Sus barbas y melenas de vikingos, no intimidan a un par de jubilados que se pasean por los corredores, ni a una adolescente, ni a su bebé, que desde el carrito los mira fascinado.

En definitiva, ese es el sitio que a nadie se le pasaría por la cabeza cruzarse con un escritor. Me puse a fantasear sobre un encuentro con Vila-Matas en el lugar de los excedentes y los sobrantes. No, de ninguna manera, a éste le gustan más las pocas cafeterías que aún frecuenta, de su barrio barcelonés; o con Paul Auster, no tampoco, seguro éste estaría en un avión con destino a alguna conferencia. Ni pensarlo con Javier Marías, a Marías este lugar le daría un poquito de asco. Tal vez con Laiseca. Si a éste se le descompusiera el lavarropas, seguro que me lo encontraría en la sección de ferretería. Comencé a construir un escenario criminal, donde yo entraba al departamento de Laiseca para arruinarle el imprescindible artefacto. Laiseca estaría obligado a visitar el sitio de los excedentes y sobrantes, allí lo secuestraría con la ayuda de los motociclistas, quien uno de ellos tendría poderes hipnóticos. Bajo ese estado, entre el sueño y la conciencia, Laiseca me revelaría su arte poética. El secreto laisecaniano. Laiseca es en sí mismo un personaje literario, en torno al que se podria construir una historia. Piglia seguro me daría la razón. En definitiva, toparse con un escritor, es cuestión de suerte y no depende excluyentemente de un lugar en particular.

El escritor de marras, que no fue ni Laiseca, ni Vila-Matas, ni Marías, ni Auster, que estaba a diez mil metros de altura camino a Manila, dizque a una conferencia; me sorprende con su saludo. Yo estaba concentrado en la lectura de las características técnicas de una pantalla plana. Después del saludo, me pregunta por mi reciente viaje. Sabía de mi viaje. Le cuento algo del mismo.

Nos habíamos conocido hacía algunos años, pero nos veíamos muy de tanto en tanto. La última vez surgió una cierta disputa acerca de las particularidades del cuento. Él lo centraba exclusivamente en su extensión –veinte o veinticinco carillas-, y yo trataba de convencerlo de que existían otros componentes intrínsecos a la propia narrativa. No hubo caso. Me contó que le iban a publicar su segunda novela en España. Yo venía de estar en ese país por un período de tres meses. Me había atiborrado de anagramas, seix barrales y Tusquets. Pensé, Jorge Herralde se habrá fumado algo muy fuerte para su edad. Pere Gimferrer se volvió loco, se quiere hacer el harakiri, pero si es catalán, tal vez estuvo leyendo mucho a Yukio Mishima últimamente, un tipo tan cuerdo que parecía; y Juan Cerezo, apenas llegado va a meter la pata hasta el cuadril, otra cosa sería con Beatriz de Moura, otra cosa seguro, con el Angel de Tusquets. El escritor, Román –pero todos lo llaman Roman- me había pasado algo de sus materiales hace unos años. ¿Cómo explicarlo? Mejor lo hace Vila-Matas en una conversación con Juan Villoro, en un bar de Barcelona. Le dice Enrique a Juan, parafraseando algo que le había escuchado a Bioy Casares, “a veces hay amigos que te mandan sus libros, y pareciera que lo hacen para que acabes perdiendo la fascinación por la literatura”. Demoledor. Un T-90 este Bioy. Dicen que era un buen tipo.

Román me dice el nombre de la editorial. Me gusta el nombre. Me recuerda Italia. Lleva el nombre de una isla del Mediterráneo. La isla carga miles de fantasmas, sombras que desaparecen por un tiempo, pero que siempre vuelven, para recordarnos su existencia. Lo felicité. Nos despedimos. Revisé la página virtual de la llamada editorial, y la cosa comenzó a oler a podrido. Decidí montarles un jueguito a los de la editorial con nombre de isla del Mediterráneo. Me comuniqué con ellos y me presenté como un escritor joven, interesado en que la editorial conociera mi obra. Me contestaron inmediatamente, diciéndome que estaban ansiosos de leer mi trabajo. Tomé la obra de un autor poco conocido, un tipo con un final trágico, suicidio. Primero había pensado en Laiseca, que inexplicablemente es un desconocido en España, pero el maestro está completamente vivo, y me causaba una sensación de desamor jugar con su obra. Salvador Benesdra había escrito una sola novela, más de seiscientas páginas, El traductor. Una obra de arte. Literatura de altísimo nivel. Benesdra se había tirado desde el balcón de su departamento, en un décimo piso, un día caluroso del verano porteño del 96. Le cambié el título. El juego inconcluso. Me disculpé con Salvador, bueno, con su espíritu, que me pareció verlo rondar por las habitaciones de mi casa, mientras estaba releyendo su novela. Le dije que la causa era noble, desenmascarar a unos hijos de puta que juegan con las ansias de éxtasis de pobres infelices. Le dije que él hubiera hecho lo mismo estando en mi estado, le aclaré, corpóreo. Hice un par de copias y les mandé una a los supuestos editores. A los quince días me contestaron, vía correo electrónico. Me preguntaban si quería la impresión de veinte, cuarenta, o cien ejemplares. Me informaban que para la primera opción tendría que realizar una transferencia bancaria por ciento noventa y cinco Euros, para la segunda, doscientos cincuenta y dos, y para la tercera trecientos cuarenta y cuatro. Me ponían al tanto de que no hubo necesidad de corrección ortográfica, ni de estilo, aunque creían que era una literatura algo compleja. También me aseguraban que quedaría muy satisfecho con el diseño de la tapa y la contratapa; y que no me olvidara de enviarles una foto para la solapa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Preguntas de un viejo

Miguel Longarini (Desde 9 de Julio, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Quién se llevó mi monte
Mis pájaros y mi nido
Tesoros de mis agüelos
que me dejaron de niño.
Quién se llevó la vida…
envenenando a mí río…
dicen que es pa’mejor
sembrar hasta el molino.
Pero pa’qué, me pregunto
si ya no quedan criollos
pura taperas el destino
vaya si me escucharan
los políticos argentinos
Si repararan en un viejo
tal vez yo sepa el camino…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: El Canon



En música se entiende por “canon” la composición polifónica en la cual las voces se introducen de manera sucesiva, cada una imitando al canto que le antecede. La voz original se denomina propuesta; a una cierta cantidad de compases de distancia, comienzan las voces que se conocen como respuesta.

A fines del siglo XVII, el compositor alemán Johan Christoph Pachelbel escribió una de sus obras más recordadas: el Canon en Re mayor para tres violines y bajo continuo. Esta pieza goza de gran popularidad tanto en el ambiente académico como en el popular, y sin duda colaboró considerablemente con la aceptación del canon como tipo de composición.

Otros grandes compositores, como Haydn y Mozart, han escrito cánones en sus obras, aunque Bach llevó esta forma a su esplendor, el cual se fue perdiendo con la llegada del romanticismo, donde el texto y el mensaje cobraron más importancia que las melodías.

Según las transformaciones que sufran las voces, se distinguen varios tipos de canon, entre los que se encuentran:

Canon circular: también llamado infinito, es aquél donde la repetición podría no acabar jamás, dada su estructura;

Canon en espiral: en cada respuesta, se produce una modulación con respecto a la voz anterior, dificultando mucho su ejecución, sobre todo si se trata de una pieza cantada;

Canon de movimiento contrario: la repetición es la inversión de cada intervalo del tema canónico, donde en general se mantiene el tipo de intervalo diatónicamente, lo cual no garantiza que la distancia tonal resultante sea la misma. Un claro ejemplo es tomar la línea DO RE y generar el canon DO SI, donde la segunda mayor se convierte en una segunda menor, ya que entre DO y RE hay dos semitonos y entre DO y SI, uno solo.

Escuchemos algunos ejemplos de canon:

Canon en Re mayor, Johann Pachelbel:
https://www.youtube.com/watch?v=oDvtJlmIJgc

Canon a 2 voces, instrumental:
https://www.youtube.com/watch?v=XiYmsLy3Rj8

Canon a 3 voces: coro infantil:
https://www.youtube.com/watch?v=WtQ0jYoXePY

Frère Jacques Canon a 4 voces Flauta dulce:
https://www.youtube.com/watch?v=XNtqyyT-DEk

Canon a 3 voces: "Freundschaft ist der Quelle wahrer Glückseligkeit", WoO 164. L. van Beethoven:
https://www.youtube.com/watch?v=krpN6K60c4A

Dona Nobis Pacem, traditional canon:
https://www.youtube.com/watch?v=OSdGW_HBrLE

En La Tienda de Enriqueta. Canon a 3 voces:
https://www.youtube.com/watch?v=L7tNjh79OG8

Canon Hebreo:
https://www.youtube.com/watch?v=jefC_QEjFXE

Asociación Coral de Mujeres Rosario de Acuna - Antonino - XVII Festival de Masas Corales:
https://www.youtube.com/watch?v=4m10Nt79GQk

"Edel sei der Mensch", Canon a 6 voces en Mi mayor, WoO 185. Ludwig van Beethoven:
https://www.youtube.com/watch?v=nwGDmuKCths

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La innovación de las Regiones: La mancomunidad de Los Andes

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace cuarenta años/ Que quería romper el horizonte,/
Ir más allá de mis propias narices,/Pero no me atrevía./
Ahora no señores/ Se terminaron las contemplaciones:/

Nicanor Parra

En Huamanga, donde se selló la Independencia del Perú, ha nacido La Comunidad de los Andes, una institución que recoge el profundo anhelo de los pueblos del Perú. Es una clara respuesta ante el discurso derrotista y desde los extremismos neoliberales que pretende evitar que la Descentralización y Regionalización avancen, encontrando justificación para justificar el centralismo las graves y condenables anomalías en las Regiones Ancash, Tumbes, Loreto y otras, denuncias y delitos que la Justicia y las poblaciones indignadas siguen muy de cerca en espera de las sanciones más adecuadas.



La Asamblea de la Comunidad Regional significa una nueva organización. Se inicia con las Regiones Apurímac - Ayacucho - Huancavelica - Ica y Junín, con el lema: “Por un nuevo modelo de gestión pública en el país”, poniendo como horizonte los desafíos del Bicentenario de la República.

Esta anhelada reacción nace el 14 de junio del 2011 en Huamanga, donde se reúnen por primera vez los representantes de las Regiones de Apurímac, Ayacucho y Huancavelica, con el fin de “Erradicar la pobreza extrema, la desnutrición crónica infantil y anemia.”

La Mancomunidad Regional de los Andes se ha trazado tareas inmediatas, como promulgar la respectiva normatividad, brindar servicios públicos con un servicio administrativo público de calidad y competitivo. Su base jurídica es la Ley 29768, su correspondiente reglamento y estatuto institucional.

Entre sus acciones estratégicas figura en primer lugar su responsabilidad con “La Niñez Andina Competitiva”, con intervenciones en la primera infancia, un nuevo modelo de gestión en salud territorial, articulación con las regiones, intervención en salud mental comunitaria y mejoramiento de la calidad de los servicios educativos Interlocutores.



En su Dimensión Económica, la Comunidad de los Andes apuesta por la ampliación del Ferrocarril Central Junín - Cusco, con conexión Apurímac - Puerto Inca. En igual forma se programa los corredores turísticos e infraestructura hídrica para riego tecnificado.

En los campos de la protección ambiental e Institucional sus principales apuestas son la gestión social del agua, buen uso de montaña y preservación de los recursos naturales, Inversión Pública para generar valor entre las Cuencas Hidrográficas.

En Gestión Andina, los presidentes de los gobiernos involucrados, ponen énfasis en servicios públicos de calidad, modernización y simplificación administrativa. Lo más novedoso es la gestión interregional, consenso para aportar fondos económicos, gestión de megaproyectos para el proceso de Descentralización y Regionalización y priorizar la gestión de recursos financieros del sector privado nacional y provincial.



Los procesos de Descentralización y Regionalización, tal como están concebidos desde sus inicios, no han concluido porque se han detenido en los límites de un Departamento para alcanzar 25 Regiones. Desde el Gobierno Central no se han dado los pasos suficientes para formar microrregiones. La Comunidad de los Andes, nos plantea la dimensión participativa, creativa y futurista, de trabajar contra el centralismo, contra el poder tradicional que desde la Capital a lo largo de la Historia República se ha resistido a plasmar demandas de los lugares más apartados, y el centralismo limeño, si se refresca la memoria, arroja delitos que no han tenido la atención judicial correspondiente.

La Descentralización y Regionalización, según apreciamos demanda también un control estricto de los gastos públicos. No basta partidas presupuestales, ni los agotables canon mineros o petro-gasíferos, sino trabajar en busca de la unidad del Territorio del Perú, sin olvidar el gran rescate de la cultura y las costumbres que caracteriza un país uno y múltiple a la vez.

Esperamos que los Poderes del Estado vean en esta Mancomunidad, la semilla del nuevo Estado que todos los ciudadanos esperamos y soñamos como una utopía posible, cercana. Bien lo explica el abogado Isaac Humala, hace cuatro o cinco décadas solo la oligarquía usufructuaba ilícitamente usufructuaba los dineros del fisco, ese fenómeno se ha extendido a diversas instancias provinciales y regionales del Perú, realidad que puede atacar con la creación de un partido innovador y anuncia que adquirirá planillones para inscribir una propuesta innovadora para fiscalizar el dinero público para atender adecuadamente las demandas populares.

LA MANCOMINIDAD SEDE EN LIMA

Yris Martínez Buleje, presidenta. Aruturo Ccoñás Béjar, Jorge Chávez Benites, Lili Ramos Anampa, Margot Córdova, Rusby Zela Anamaría, Zoila Bellido Jorge, Sixto Ibarra Salazar y Walter Quintero.

El Comité Ejecutivo: Efraín Pillaca Esquivel, presidente regional (e) de Ayacucho.

Directores ejecutivos: Alonso Navarro, Presidente Gobierno Regional de Ica, Efraín Ambia Vivanco, Presidente Regional (de Apurimac), Augusto Olivares presidente regional (e) de Huancavelica, Américo Mercado Méndez presidente regional (e) de Junín. Y gerente general: Jesús Oswaldo Quispe.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Matisse y las musas

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



El lunes 07 de julio de 2014 fue repatriada la Odalisca con pantalón rojo, obra del artista francés que pertenece a la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

A lo mejor está esperando o tal vez solo mira a alguien que se va. Lo cierto es que ella está ahí, sentada, sola. A su lado un ramo de flores y apenas un poco más allá un baúl guarda quizá viejas cartas de amor. Apenas la cubre un pantalón rojo. Ella es una de las odaliscas del artista francés Henri Matisse.

La Odalisca con pantalón rojo data de 1925. Y en 1981 el cuadro fue incorporado a las piezas del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. El pasado lunes 07 de julio, después de doce años de ausencia, el cuadro que había sido sustraído del museo, retornó a Venezuela gracias al esfuerzo conjunto entre la Cancillería, el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y la Fiscalía General de la República, ratificando así la importancia que tienen los bienes patrimoniales para el Gobierno Bolivariano. Según declaraciones del titular de Cultura, Fidel Barbarito, la obra será expuesta nuevamente para el disfrute del pueblo venezolano, a quien a fin de cuentas le pertenece esta obra.

De la forma al color

Henri Matisse quien junto a Pablo Picasso está considerado como de los más grandes artistas representantes del siglo XX, nació en un pueblo al norte de Francia el 31 de diciembre de 1869 y falleció el 3 de noviembre de 1954.

Todo en su obra es color, fluir de pinceles que alumbran estrellas, barcos, rostros, música y movimiento.

El arte le vino del azar, cuando convaleciente de una enfermedad su madre le llevó colores y pinceles. Su camino se abrió ante la magia que nace de los lienzos y que siguen allí en la memoria de quien los disfruta para recordar el instante en que el color le dio sentido a una mirada.

Entonces, lo dejó todo y partió a París a aprender la técnica. En 1892 ingresó en la Escuela de Bellas Artes. En sus primeros años practicó el dibujo del natural, poco después la luz se instaló en su trabajo cuando pintó paisajes de Córcega y de la Costa Azul. Con el comienzo del siglo su obra adquirió paletas y trazos que rompieron con los patrones estéticos de ese tiempo, nació así el fauvismo. Nombre que le pusieron a un grupo de artistas que presentaron sus obras en el Salón de Otoño de París de 1905, entre los que se encontraban Matisse y Derain, otro artista francés. Aunque al principio el término resultó peyorativo (salvaje en español), los integrantes de esta vanguardia se animaron a buscar a través del color una nueva forma de expresarse.

No hay duda de que Matisse lo consiguió. Él sostenía que el color debía aportar la sensación de armonía y belleza a quien mirara la obra, el color más que la forma era el instrumento para interpretar la vida.

África y las musas

Durante la primera década del siglo XX, Matisse visitó Argelia y Marruecos y, como tantos otros pintores, el color y la luz del norte África se instalaron en su mirada y en el tacto con el que tomó los pinceles. Arabescos y odaliscas aparecieron en su obra como constatación de sus viajes.

A partir de los años veinte, Matisse recuperó la sensación de volumen y de espacio que había dejado a un lado en el período anterior, pero desde una perspectiva nueva, en una reinterpretación personal del mundo. Las odaliscas y sus interiores con ventana abierta son las obras más características de esta época, en la que precisamente se inscribe la Odalisca con pantalón rojo.

El color empieza a diluirse al entrar la tercera década del siglo XX, y la forma se sintetiza en leves curvas y contracurvas.

Lamentablemente sus últimos años estuvieron signados por una salud frágil. El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana, llevó a la cárcel durante unos meses a su mujer y a su hija, más dolor en su vida de esos tiempos.

Tal vez por estar en cama incorporó a su obra una nueva técnica, los papeles pintados con la técnica gouache, una especie de acuarela opaca que posteriormente recortaba y pegaba sobre el soporte fuera lienzo, papel o tapiz, alcanzando así una pintura plana y sintética. En los años siguientes los detalles fueron diluyéndose para volverse cada vez más abstractos.

Matisse supo jugar con el color y la forma, supo regalarnos también las musas, algunas como la Odalisca con pantalón rojo, esperan el amor en los ojos de quienes ahora podrán disfrutarla nuevamente cuando visiten al Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, uno de los tantos museos del país que ahora tienen abiertas las puertas al Pueblo.

Vuelta a la Patria

“Esto es un logro más de la Revolución Bolivariana, de un gobierno sensible a las artes, la cultura que ha abierto las puertas de los museos para el pueblo. Hace 15 años estas obras estaban dedicadas solamente para una élite de nuestra sociedad”, expresó el ministro Fidel Barbarito al recibir la Odalisca con pantalón rojo.

Recordó también que la recuperación de la obra es parte de una larga y continua labor del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, durante su gestión como canciller del país. “Fue durante su gestión como canciller cuando se realizaron todas las diligencias para iniciar los trámites de repatriación de la obra”.

El titular de Cultura informó que la “Odalisca con Pantalón Rojo” es la única de la serie Odalisca del pintor francés Matisse que tiene un museo latinoamericano. Por lo tanto, anunció que la obra volverá a ser parte de una colección exclusiva del Museo de Arte Contemporáneo, la cual será permanentemente expuesta para el disfrute de todos los venezolanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Bien. Cuanto me circunda puede constituir tu hoguera,
pero lo que hoy me con-tiene, esta brasa esparcida,
ni lapso ni rincón; enseres en seres.
Son voces que también morirán, palabras pro-visionales,
cauzales, que no quiero apartarme.

Adicióname más, un poco más, de esto mismo que tengo,
porque cuánto más hay para averiguar.
Son días que acaso llegan a punto y pasamos de puntillas
y en los que mucho también puede ser transformado.
Sólo basta tu voz junto a las otras,
temerosa de un no sé qué que todos conocemos
y que aún así nos acuita y fortalece.

Uno no sabe cómo ser feliz -lo que todos buscamos-
y se imagina encontrarloavecesno;
se llega a pesquisar en un bolsillo, en un cráneo abierto,
bajo el pellejo personal
y,
a una hora igual -ninguna lo es-, en una tierra idéntica e imprevista,
todas lo son y no,
toparse con que quizás han construido algunas soluciones.

Qué más puede uno sentir sino alegrarse en su pequeño y abierto mundo,
esforzarse en ingerir y acercarse desde adentro
para com-prender lo que en ese momento se piensa definitivo.

En todo caso, las cosas tienen su límite
y ahora te pido que me ayudes a encender tu llama incandescente
y hagamos
nuestro fuego tuyomíodetodos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Requiem por los pájaros

Norma Segades-Manías



Ella hacía las compras, jabonaba pañales, enjuagaba y tendía.

No había dinero para descartables.

Transcurrían los soles sobre sus necedades y sus manos exhaustas.

Fue el año del Mundial y aquella ceremonia de los niños risueños, vestiditos de blanco. Todo tan ensayado. Todo tan impecable. Los estadios enormes, los partidos de fútbol que miraban en familia desde el refugio tibio de la cama.

Era invierno. Hacía frío. Preparaba pasteles con dulce de membrillo mientras las calles eran un desierto que, de pronto, poblaban millones de gargantas trepándose a las cúpulas del triunfo.

Fue el año de la copa. El mundo en esos brazos, en ese anonimato que invadía balcones, envuelto en la bandera de la patria. Muchedumbres corriendo, dilapidando euforias sobre los bulevares.

Y ella invitando a su hombre a salir a la calle. Justamente a su hombre, inquilino de rabias e impotencias, gritándole que él no se prestaba... que todo era un engaño, una grandiosa farsa para esconder la mugre debajo de la alfombra...

Y el barrio en la vereda, esperando que alzara a la pequeña, que cantara canciones, que acompañara al hijo en su inocencia porque toda la tarde era festejo.

Y en los días siguientes continuar caminando su mundo de manteles, de risas controladas, de limpieza, de pulir las cerámicas, de regar los canteros, de comprar ornamentos para tantas repisas.

Disimulando siempre la pobreza con sus manos groseras, casi toscas, dos simples instrumentos de trabajo que anhelaban, a veces, las caricias.

Después, ese regreso al mundo en democracia. Acusaciones, juicios, testimonios. El corazón sin miedo denunciando. Treinta mil expedientes aguardando en despachos.Volúmenes enteros de nunca más indulto obediencia debida.

Mientras su culpa busca a los que faltan.

Mientras blancos pañuelos se disfrazan de jueves en la plaza reclamando un retazo de plegaria para aquellos que fueron otros hijos.

Mientras Scilingo entrega su cargo de conciencia porque voló la muerte con capucha cuando la noche era siniestra y lúgubre y el Río de la Plata un sepulcro sin nombre cargado de secretos.

Y ella culpable, loca, estupefacta, cómplice del silencio -incapaz de dudar, presentir, darse cuenta de la gran mascarada-, alcanzado certezas, comprendiendo que hay pájaros perdidos en la niebla y hay historias de aullidos y picanas.

Y algo peor todavía, ahora que condena su figura embriagada de cánticos, escuchando las voces de sus padres, sus sandeces rotundas, sus prejuicios, sus sentencias, su nomequedandudas, su algohabránhecho, enalgohabránandado. Su acostumbrado juego de mordazas.

Ahora que comprende que le vendieron un mundial de fútbol y ella compró su cuota de estandarte y la correspondiente oblea distintiva de derecha y humana.

Porque en este país, en este sitio, todo estaba ordenado, circunspecto, prolijo, bien lustrado y pintamos de blanco los parques y las plazas y permitimos que destrocen nidos porque ensuciaban mucho las aceras y adherimos a todos los decretos por que el hombre vistiera como hombre, llevara el pelo corto y no osara meterse donde no lo llamaban.

Tiempos en el que Dios fue indiferencia.

Tiempos en los que nadie tuvo en claro que hubieran terminado con los pájaros porque nunca encontraron los cadáveres.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Santa Pe en catalepsia

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



A Mi hermana Guada

Santa Pe apenas se queja
Simplemente imita esa pena eterna
Que abraza la vida y la muerte.
No se lamenta
Pero siente el dolor y sufrimiento
Como victima propicia que es
Del Ser y la Nada.
Doctora Álvarez
En algún lugar de su alma
Tiene que haber un resto de Vida
Que la deje amar
Y pueda rezar la fe de su dios
La virgen del Henar
Y sus santitos Amaro y Antoñito.
Ella es la inocente
Que el demonio de la locura
Raptó en el frescor de su vida
Basada en el silencio
Y el amor a los demás.
En algún lugar de su alma
Tiene que haber un despertar
A la sensatez y olvido
Del juego auto aniquilador
Cuya raíz no es más que esquizofrenia.
En este Hospital Universitario
Del Rey Juan Carlos
En Móstoles, Madrid
Y en su planta séptima
Tiene que haber un sueño y esperanza
Para “mi Guada”
Como le dicen las Residentes de Mayores
De Villaviciosa de Odón.
Que su ensueño de amor y pasión
De amores imposibles: Garbancito
Psiquiatra en el Hospital Militar Gómez Ulla
Fernando, el de la Nuclear
Yoga y porrerito
Ballarri, su enamorado compañerito
De clase de Primaria
Se haga realidad
En el beso de su lengua equivocada
Que ahora muere oprimida
En el silencio de su rala boca
Rígida y adormecida
En su otro mundo
Admitido en tu pecho, Doctora
Que yo admiro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Caricaturas políticas

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Andrés siempre gustó de dibujar. Para eso cuando chiquito siempre trataba de reproducir, lo más semejante posible, el objeto o el lugar que iba dibujando. Como si fuera una fotografía, pero dibujada.

Y poco a poco se fue interesando en acentuar, al dibujar, los rasgos más propios, específicos, característicos de aquello que dibujaba. Los que le daban identidad propia y lo que lo diferenciaba de otros. Por lo que supo que eso se llamaba “caricatura”. La intensificación de los rasgos propios, específicos, de lo que dibujaba.

Con el tiempo Andrés se empezó a dar cuenta que eso no era solamente propio de los dibujos, las caricaturas. También había hechos, actos que representaban toda una política, la forma de ser, lo específico de un país. Caricaturas políticas.

Como el bombardeo israelita a Gaza. Que para él representaba, confirmaba, lo que siempre fue el sionismo. Que por eso empezó a llamar de “nazionismo”. El nazismo judío.

Bombardeo que, para él, pasó a ser la intensificación cuantitativa, la caricatura de lo que siempre fue el estado nazionista de Israel.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El elíxir idiociático - Ejercicio narrativo

Eté Dazton (Desde Mérida, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Los políticos dicen las cosas sencillas de una forma compleja para que nadie los comprenda. Los poetas dicen las cosas obscuras de una forma clara para que todo el mundo los entienda. Por ello es más creíble una mentira que una verdad.

En la sierra merideña a lo largo de todo un día fresco de julio, entre esa locura que tiene la naturaleza con el tiempo, que, nevó en Madrid el jueves tres en la tarde; la aguja de las brújulas no indican el polo norte magnético, sino a Siberia; con una de las sequías más fuertes que ha habido en el país y, un día después del fin de la enajenación del mundial del futbol en Brasil con la derrota de Argentina. Sin ganas de salir a la calle ¿a qué? Días atrás le había propuesto a una gracia divina derrochadora de físico: ¡Vente a vivir conmigo y sé mi amor! y sonriente me respondió: Eres un poeta sin suerte, los burócratas de la Zona Educativa te quitaron el trabajo por no querer ser corrupto, no cargas dinero en la cartera y amor con hambre no dura. Las ideas son para los ilusos que viven pensando en el futuro, lo mío es comer, beber y vestirme bien hoy, mañana Yavhé proveerá. Como mi objetivo no es ese, sino todo lo contrario, que es el de querer destruir el elíxir idiociático de los papelitos mágicos que lo putean todo, sea humano o divino. Me entretuve entonces, para pasar el tiempo, releyendo a autores de toda confianza que no pueden ponerse en duda.

En la cosmetología social, la historia se maquilla o se repite con peculiaridades, al igual que en la tragedia. La cual expone las pasiones humanas, por ejemplo la “Medea” de Eurípides o el “Otelo” de Shakespeare. Pero también hay pasiones dignas de burla como la codicia que fue expuesta en las fábulas de Esopo o la hipocresía en la comedia del “Tartufo” de Molière. Por lo que, los más grandes científicos han coincidido, lo cual comparto con ellos, en señalar que las pasiones son el producto social donde impera la propiedad. Ya que, el comunismo primitivo al basarse en la comunidad de los bienes generaba la solidaridad mutua entre sus miembros. Como reseñan Charles Darwin, Andrew Huxley y Ernst Haeckel entre otros, siendo confirmado en sus investigaciones sobre el origen del hombre y la propiedad en el devenir histórico natural del ser humano como especie sobre el planeta.

Homero narra en su inmortal obra la “Odisea” que Circe convirtió a los amigos del astuto y sagaz Ulises en cerdos, para que comiesen de su propia mierda como refiere la parodia de Aristófanes “Pluto” en donde, para usar una terminología moderna, redujo al absurdo el concepto de la redistribución de las riquezas, hoy en boga. Y, cosa digna de saberse es lo que está señalado en ella, porque allí se describe el paso previo de tales situaciones políticas precedidas por la desvergüenza, el fraude y la malicia, de la tontera y la avilantez que garantizan el principio de la propiedad y los privilegios del poder. Pues que, para gobernar a los pueblos no se requieren hombres de bien, instruidos, ni con buenas costumbres… ¡Se requiere de un ignorante! De un malvado. Que se los gane con palabritas azucaradas y antojitos de cocina y, sus dotes han de ser: Una voz estridente y retumbante, un nacimiento bajo, modales callejeros y esto es todo lo que se requiere para ser un gobernante el cual plantee la redistribución de las riquezas. Y esto fue señalado hace dos mil quinientos años en los inicios de la democracia en la sociedad esclavista griega. ¿Qué les parece? ¿No han visto nada parecido por ahí?

Las costumbres en la sociedad se hacen hereditarias, genéticas, en razón a que se conciben por imitación, como está demostrado en el tratado de Darwin “La variación en los animales domésticos” en el que se afirma que: Las especies varían de la misma manera bajo idénticas circunstancias. De allí que, sí, el fundamento del Estado es la corrupción, se tendrá un pueblo corrupto y depravado. Y…, la política en la república federal de este país arranca en el llano, con la frase de Antonio Leocadio Guzmán cuando dijo: Como ellos se han llamado conservadores, nosotros nos hemos de llamar liberales. Porque si ellos se hubiesen llamado liberales nosotros nos llamaríamos conservadores, pero eso sí, a toda nuestra acción política se le tendrá que anteponer la palabra revolución y, que empiece La Revolución Liberal gritó y, dio paso a la acción. Esa es la historia real en este país que nunca ha aprendido por antagonismo, que es la negación a toda esa inmundicia histórica de las revoluciones en Venezuela.

Erasmo de Rotterdam afirmó y demostró en su portentosa obra “Elogio a la locura” que para Dios no hay imposibles: Resucitó un cadáver de cuatro días violando las leyes de la naturaleza, por lo que pudo haber venido a predicar a este mundo en forma de asno o de calabaza, la cuestión está en cómo se habría podido crucificar a una calabaza. A Dios todo le es posible ya que no existe un puente entre lo general y lo particular, es el dominio de la pura imaginación. Y, como los poetas son creadores de mundos donde se mezcla la realidad y la ficción como en la Biblia, entonces son unos pequeños dioses en los que se albergan los destinos futuros de los pueblos. La Iglesia católica apostólica y romana aceptó la evolución compleja de la materia como hecho evidente, lo que niega de sí la creación, pero como siguen embruteciendo al pueblo con el cuentico de la bolita de barro y la creación, haciendo un triste papel en la historia del conocimiento, y, no habiendo papel higiénico en el país, después de evacuar, me limpio con el papel que hace la Iglesia en el mundo cristiano.

En la Revolución Francesa, que fue una auténtica revolución, en la que se dio el pasó del poder de las manos de una clase social a otra, y decapitaron en la guillotina al rey, la reina, el infante y a los miembros de la aristocracia que no pudieron huir. En esos tiempos fue enjuiciado Jean Paul Marat y, sus acusadores cometieron la torpeza de citar como ejemplo la Constitución norteamericana que amparaba la esclavitud del hombre por el hombre, negando de hecho la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano fruto de la revolución. Y se señala el caso porque aquí los políticos dicen cada barrabasada para pasar por genios de la idiocia. Alguien desempolvó la frase de uno de los reaccionarios más grande que ha tenido el país Carlos Rangel que, en su libro “Del buen salvaje al buen revolucionario” acuñó: Esos son marxistas trasnochados, porque apelan a los principios, están como los artistas en Venezuela que se hicieron surrealistas en la década del sesenta. Estos revolucionarios de pacotilla que su fuente es la reacción, igual que rotularse de antiimperialistas, frase cursi y ridícula, porque ello es convertir al imperialismo en política negando que el imperialismo es una fase del capitalismo, que de pasó feneció, estamos en la globalización. Ese error teórico fue señalado por el cachipelado contra el renegado Kautsky. Son antiimperialistas, pero partidarios de la organización burguesa del trabajo: El movimiento lo es todo, el objetivo final nada. Niegan la emancipación del trabajo de su condición de mercancía, la abolición de la propiedad privada, los privilegios de clase y la destrucción del poder que encarna el Estado. Si estos politicastros medianamente entendieran lo que leen, que es el mal que produce el sistema educativo y que el gobierno no quiere corregir, se darían cuenta que en la historia política de las democracias llamarse socialistas es el accionar de los demagogos y los oportunistas, como se señala en el Manifiesto Comunista.

En el Quijote mutilado que imprimió el gobierno no aparece el párrafo donde está reseñado el gigante Caraculiambro, ni la mejor parte en la que el Quijote le da los consejos a Sancho Panza para que hiciese un buen gobierno en la ínsula de Barataria. Por eso este gobierno es tan malo, que parece fuese un gobierno adeco-copeyano. El socialismo es un capitalismo filantrópico que no puede estar haciendo recortes a la ayuda social como el capitalismo neoliberal. Pero, y mosca con los peros. Los herederos del gigante Caraculiambro le han cambiado el nombre a la ciudad, que de arrancada la querían llamar Cuica, pero en sesudas discusiones de los miembros del Consejo Legislativo, para evitar que un poeta trasnochado en una farra de alcohol, comiéndose una letra escribiese en esta Cuca podrida por la basura y las ideas que en ella imperan en cada rincón de la ciudad Techo y cultural del país, los legisladores están violando la Constitución y el Decreto presidencial al no homologar las pensiones especiales al salario mínimo. Los sesudos han cumplido con el fin de crear el placebo de que ahora se llame la Mérida Bolivariana, para así hacer una inversión de papel y de reacomodo de la propaganda en un gasto extraordinario que genere comisión y, los pensionados especiales a aplicar la política de las pocetas limpias, si no comes no cagas. Para buscar recursos e incrementar la burocracia y el gasto de papelería si están presto. Como hubiese dicho el ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha: Malandrines malolientes desfagan ese entuerto o conocerán del rigor de mi espada.

En el reloj son las seis de la tarde y hay que comer algo, porque aunque digan que un poeta no trabaja por tener una enfermedad incurable y pegadiza, no puede ser llevadera su vida sin pagar los impuestos al gobierno de las tripas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Amigos

Aldo Luis Novelli (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



afuera hace frío
hace muerte absurda
hace hambre injusta/
allá lejos hace guerra
hace genocidio en Palestina
hace dolor y esclavitud.
amigos debemos reunirnos
y encender un fueguito
para hablar de nosotros
de nuestras historias
más entrañables
cara a cara/ corazón a corazón
es necesario y urgente
hay que salvar al niño
que está muriendo en la calle.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Protestar sin voz en el reino de los hombres

Laura M. López Murillo (Desde México. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



“El hombre moderno ya no ve en la naturaleza el sentido divino y se siente perfectamente libre de comportarse como un poderoso conquistador y tirano”.

Aldous Huxley

En algún lugar veleidoso, entre las espirales del código genético se desplaza una mutación esquiva que imprime los rasgos en la estirpe de una bestia altiva que trasciende los límites de la crueldad…

En un futuro cercano, las jaulas serán un artefacto en extinción en Costa Rica porque en ese ambiente pletórico de vida el gobierno promueve el respeto a la naturaleza y, en congruencia con ese proyecto político, ordenó el cierre definitivo de todos los zoológicos del país con un argumento que me parece incuestionable y contundente: “es posible generar una nueva conciencia ambiental donde se erradique el pensamiento primitivo de la supuesta hegemonía del ser humano sobre las demás especies”.

Así, el gobierno de Costa Rica es un ejemplo a seguir en la aldea global cuando la polémica respecto al maltrato animal tiende a generar la reflexión ante los eventos grotescos que exhiben la insuperable capacidad del hombre para infringir dolor en los seres más vulnerables: son virales las escenas y las imágenes de la mutilación de mascotas en las redes sociales, el suplicio de una leona africana en la jaula de un circo en Morelia, la deformación de un oso pardo al que le arrancaron los colmillos y ya no puede masticar, la pesadumbre de un oso polar que languidece en el verano argentino, el asesinato de una jirafa en Dinamarca por considerarla “impura” o el asesinato de un osezno sano, pero acosado por su padre, con la que sepretende enseñar a los niños suizos la crueldad que predomina en el reino animal y muchas otras bestialidades más.

La causa animalista se yergue entre las denuncias de la crueldad hacia todos los seres vulnerables en el yermo entorno de la “hambruna moral”. Recientemente, en varios estados de la República Mexicana se han promulgado leyes que prohíben la presencia de animales en los circos y el Distrito Federal es el primer estado en castigar el maltrato a un animal. La defensa de los que no tienen voz en el reino de los hombres es tenue, tibia, pero es un inicio alentador porque aún festejamos la tauromaquia, porque los gallos se juegan la vida en los palenques, porque no descienden las apuestas en los hipódromos y porque aún creemos que el razonamiento es un don exclusivo de los hombres.

Y parafraseando a Edison, la evolución implica la extinción de la violencia y hasta que no desistamos de lastimar a otros seres vivos, seguiremos siendo la más salvaje e irracional de las especies, la estirpe de una bestia altiva que trasciende los límites de la crueldad…

Fuentes:
- Agencias. (2014). Conoce los estados y municipios que prohíben los circos con animales. Recuperado el 27 de Julio del 2014, de http://sipse.com/mexico/estados-y-municipios-de-mexico-prohiben-circo-con-animales-104017.html
- Chávez Echavarría, Orlando. (2014). Grupos protectores de animales van ahora contra corridas de toros. Recuperado el 27 de Julio del 2014, de http://diario.mx/Estado/2014-06-29_9f14f17e/grupos-protectores-de-animales-van-ahora-contra-corridas-de-toros/
- CNN. (2014). Autoridades aplican el primer arresto por maltrato animal en el DF. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://mexico.cnn.com/planetacnn/2014/07/09/autoridades-aplican-el-primer-arresto-por-maltrato-animal-en-el-df
- CNN. (2014). Maromas y malabares contra ley del DF que prohíbe los animales en circos. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://mexico.cnn.com/nacional/2014/07/22/maromas-y-malabares-contra-ley-del-df-que-prohibe-los-animales-en-circos
- Excelsior. (2014) ¿Qué Estados han incluido maltrato animal en su Código Penal? Recuperado el 27 de Julio del 2014, de http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/07/26/972440
- Gordon, Geroge. Lord Byron. (2014). Lord Byron. Recuperado el 27 de Julio del 2014, de http://es.wikiquote.org/wiki/Lord_Byron
- Los Ándes. (2014). Cerrarán todos los zoológicos en Costa Rica. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://www.losandes.com.ar/article/cerraran-todos-los-zoologicos-en-costa-rica
- Meza Pestaña, Karen. (2014). Anuncian amparo vs. Ley que prohíbe el uso de animales en los circos en Puebla. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2014/07/23/anuncian-amparo-vs-ley-que-prohibe-el-uso-de-animales-en-los-circos-en-puebla/
- Noriega, Sergio. (2014). Costa Rica cierra todos sus zoológicos. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://www.sexenio.com.mx/articulo.php?id=48872
- PanamáAmérica. (2014). Polémico por oso polar. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://www.panamaamerica.com.pa/mundo/polemica-por-oso-polar
- Pianzola, Natalia. (2014) ¿Realmente está deprimido Arturo, el último oso polar de Argentina? Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140722_ciencia_arturo_ultimo_oso_polar_mendoza_argentina_np.shtml
- Pirineros de Jaca. (2014). Sociedad protectora de animales y plantas “Pirineos” de Jaca. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://www.protectora-jaca.org/citas.htm
- Reolid Rodenas, Marillanos. (2013). Relación entre maltrato animal y violencia. Recuperado el 27 de Julio del 2014, de https://www.facebook.com/notes/por-los-que-no-tienen-voz/relaci%C3%B3n-entre-maltrato-animal-y-la-violencia/544987468872761
- Smith-Spark, Laura y Brumfield, Ben. (2014). Zoológico en Suiza mata a un osezno y lo uso para enseñar a los niños la crueldad animal. Recuperado el 23 de Julio del 2014, de http://cnnespanol.cnn.com/2014/06/26/zoologico-en-suiza-mata-a-un-osezno-y-lo-usa-para-ensenar-a-los-ninos-la-crueldad-animal/
- Van Oosten, Marsel. (2014). Actualizando Facebook. Fotógrafo de la vida silvestre del año 2014. Recuperado el 27 de Julio del 2014, de http://estilos.prodigy.msn.com/fot%C3%B3grafo-de-vida-silvestre-del-a%C3%B1o-2014-18#image=6
- Zavaleta, Noé. (2014), Exigen a Duarte prohibir animales en circos y cancelar corridas de toros. Recuperado el 27 de Julio del 2014, de http://www.proceso.com.mx/?p=376670

George Gordon, Lord Byron: “Cerca de este lugar reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad, y todas las virtudes del hombre sin sus vicios. Este elogio, que constituiría una absurda lisonja si estuviera escrito sobre cenizas humanas, no es más que un justo tributo a la memoria de Boatswain”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Una visita a la Galería Nacional de Londres



En Londres, capital del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (que pese a su declarado desarrollo sigue manteniendo una parásita casa real… ¡absurdos de la historia!, ¿verdad?), se encuentra la Galería Nacional, el museo más grande del país, que exhibe una espectacular pinacoteca del siglo XIII al XX.

Aprovechemos la tecnología virtual para hacer una visita.

Descargar presentación completa desde aquí (formato pps)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Para que nunca te olviden, Palestina

Isabel Fagúndez Gedler (Desde La Habana, Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Para que nunca te olviden
Las niñas que nacen hoy
Se llamarán tierra de libertad
¡Palestina!
Tengo vergüenza
Por el grito que no llega
Las razones me demuestran
Sus verdaderas caras
Los tratados internacionales
… la cara de dios
Me parecen tan iguales
Y la terrible indiferencia
De los que siguen viviendo
Como lamentando
Como explicando
Como olvidando
Como muertos ya
No por las bombas
Que fragmentas tus esperanzas
Palestina
No por los asesinos
Que se arrastran en tu tierra
Para despojarte de la vida
No
Son los muertos
Sin criterios
Sin dolor
Los muertos por el egoísmo
Los muertos que no sufren de nauseas al comer
Viendo los rostros de sangre de tus niños
Palestina
Son muertos sin dignidad
Que mantienen un imperio de muertos
Yo a cada niña le pondré tu nombre
Porque cada mujer debe sentirse así
Latierraviolentada
Laniñezdetenida
Lalibertadasesinada
Laorgullosaresistencia
Y las miradas
Hacia culpables
Que por siempre
Serán los asesinos
Sin mascaras
Asesinos por siempre
Los muertos sin dignidad
Que cada madre
Cada niño
Cada hombre
De la tierra palestina
Lleva tu nombre en sangre por la vida palestina
Que cada asesino se reconozca como muerto
Desde siempre
Muertos sin dignidad.
Subsisten atropellando
Sobreviven invadiendo
Se superan con injusticias
Dominan por fuerza
Imponen desde sus lugares
Ocupados con la sangre
Y la pobreza.
Pobre imperio de muerte.
Estás viva palestina
Cada niña que nazca
Llevará tu nombre
En libertad
En justicia
En pueblo
En amor
Y en fuerza
Palestina
Palestina
Palestina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Por una Revolución Poética Mundial



El Movimiento Poético Mundial se declara en rebeldía ante la lamentable historia humana.

Nos oponemos a la historia guerrera de las bárbaras civilizaciones, que han producido cientos de millones de muertos a través de la mal llamada evolución humana sobre la Tierra.

Nos oponemos a las mezquinas y peligrosas prácticas de la expoliación de la Naturaleza y de los pueblos del mundo, que han deteriorado y dañado los océanos, lagos y ríos, la atmósfera y el clima y derribado los bosques, invitando a avanzar a los desiertos sobre el glorioso verde del planeta, y aprisionando a la especie humana en una dimensión miserable.

Nos oponemos a la esclavitud material y a los rígidos dogmas religiosos, que han destrozado la libertad y la dignidad de millones de personas encadenándolas al abatimiento a la desesperanza.

Contra el fracaso de los modelos económicos, políticos, sociales y culturales que nos aprisionan, llamamos a la humanidad a desarrollar una Revolución Poética Mundial.

Llamamos a los seres humanos a levantarse desde el polvo de la derrota y a construir con gran energía, antes que sea irremediablemente tarde, un mundo superior, colmado de poesía, justicia social, dignidad y verdad, belleza y plenitud, un mundo esplendoroso emancipado, en el abrazo de la fraternidad y la confluencia del mutuo reconocimiento.

Prepararemos gradualmente un Festival Mundial Nómada, de país en país, de continente en continente. Construiremos una Escuela Mundial de Poesía. La poesía se expresará masivamente en todas las calles de todos los países, en todos los idiomas, en las bocas de todos, niños, mujeres, hombres y ancianos, para anticipar el día de la victoria definitiva de la vida sobre la muerte.

Invitamos a los poetas y a los artistas del mundo, a sus organizaciones, a las organizaciones sociales del mundo, a los pueblos originarios, a tomar parte en una continuada acción espiritual y cultural internacional, por un planeta sin guerras y sin hambre, por una Tierra emancipada y justa, en el abrazo indestructible de una Revolución Poética Mundial.

Comité Coordinador del Movimiento Poético Mundial
Medellín, Colombia, 25 de julio de 2014

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Y para terminar, un clásico de la música popular latinoamericana: Atahualpa Yupanqui - “El arriero”

ARGENPRESS CULTURAL



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.