miércoles, 24 de septiembre de 2014

Poema 20

Pablo Neruda



Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanquear los mismos
árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Porque en noches como ésta la tuve entre mis
brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Alhambra, cuentos e imaginación

Andrés Eloy Hernández (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)


“El inconsciente personal se compone de todos los contenidos
que han sido conscientes y que luego se olvidan o reprimen.”

C. G. Jung

Pasearse por la Alhambra es como un viaje al subconciente. Hay mucho de mito y espiritualidad. Convergen mundos de sueños en vigilia sin dejar de aceptar que hay como un Déjà Vu que nos invita a caminar de nuevo. Lugar que nos separa y abstrae de los cuentos orales que nos han echado, los vuelos de aves, la aridez de un paisaje en verano, la fuerza de Granada en la andanza. Cuento, cine o vivencia no deja de poseer cada uno su lenguaje.

Irwing Washington nos introduce en sus cuentos en un laboratorio de imágenes de multimedia subconsciente, con sus trazados de historia, de un espacio habitado por los niños que nunca separaron la consciencia de un alma, que es introducida en un cine que se hace hipótesis sin reflexión, conduce a instantes de plenitud de goce estético, invita a un lenguaje no inventado aun, de la síntesis del signo de lo onírico, con la pasión de la elocuencia de la imagen hecha jardín y arquitectura. La Alhambra es la continuidad de la Paz en plena coexistencia con la visión del asombro, en las aprehensiones del ser que recupera la sorpresa. Uno siente la serenidad de unos pasos en sandalia, que se acompañan de un canto de los siglos en posesión poética y perfecta, rondando el espíritu viviente de los pájaros que acompañan los visitantes para que no se marchiten en olvido.

Por supuesto que Freud nos convoca hacia los lenguajes y metalenguajes de los sueños, que el cine nos transportó a través de la galaxia prendida con luces de la imaginación, que el humanismo convirtió en visión, más allá de la metáfora de la palabra y de la luz. Y uno no deja de admirar el anciano señalando el Castillo en el que se blindó aquel rey moro, asediado por Isabel, que para sorpresa del mismo relato, trepó el laberinto del camino conducida por la aparición de la misma Virgen. Todo después de rodear la intrepidez del moro con fuertes tropas, que se reía con las nubes en la intrepidez de sus adentros.

Jung nos recuerda que el inconsciente es el auténtico ambiente multimedia que no necesita de efectos especiales, porque ellos forman parte genuina de los artefactos del espíritu y la imaginación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Luis Camilo Guevara emprendió camino al mar

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



Justamente este 2014 el poeta fue uno de los tres homenajeados del Festival Mundial de Poesía de Venezuela, junto a Luis Alberto Crespo y Edmundo Aray.

Hace casi un año lo vi por última vez. Tuve la suerte de escuchar sus versos en una tarde de aire acondicionado con complejo de Polo Norte. Maracaibo nos recibía en la Feria Internacional del Libro de Venezuela 2013 y Luis Camilo Guevara estaba esperándome con sus libros y sus poemas para enamorar, por lo menos eso quería creer yo, que apenas con el programa en la mano dejé maletas y salí corriendo al Centro Cultural Lía Bermúdez para encontrarme con una de las voces más entrañables de esta tierra de cantos en todos los tonos, que van desde el ordeño hasta la epopeya. El complejo cultural me recibió con un penetrable de Soto que siempre sabe abrazar y que invita a la alegría de la niñez, para viajar río adentro hasta llegar al mar. Así es precisamente la poesía de Luis Camilo, un andar de río que desemboca en el Atlántico. El Orinoco, presencia mágica de estas tierras del sur del país, es confidente de quienes andamos por sus orillas dejando versos y adivinando amores, probablemente este poeta del Delta del Orinoco, es quien más supo descifrar los murmullos del río viejo, del que próximo y prójimo nos encuentra siempre en su transcurrir de tiempo y de silencio.

De la mano de Dios al Sol

Luis Camilo Guevara nació en Tucupita, estado Delta Amacuro, en 1937 y falleció en Caracas, el 03 de septiembre de 2014. El alumbró siempre con su palabra de soles y aguas. Su paso por el mundo tiene el tacto exacto de la tierra, la dimensión del paisaje de su infancia y la nostalgia del que siempre lleva consigo el rito primigenio. Supo temprano de barcos de La mano de Dios y es que su padre, Ramón Guevara, era un “capitán de verdad” como le contó a Antonio Trujillo, en una entrevista a propósito del poema El sol, publicada en el libro Regiones verbales, editado por Fundarte. “El sol es un lenguaje. Por eso el poema «El Sol» ya no pertenece a este libro, pertenece a todos los libros, este poema es el timón de todos mis libros, él significa para mí lo que era mi padre, aquella goleta «La Mano de Dios».

“El Río cuya magnitud / Deviene / A pesar del largo olvido / Ese color de sol / Untado a mi cuerpo para siempre / Estos huesos afincados a su errante dispersión / Por lugares nunca desertados”, reclama con voz de hasta siempre Luis Camilo. Y es que a veces a los poetas se les da por decir adiós, aunque en realidad se queden prendidos de las voces que volvemos a ellos para salvarnos de un lunes cualquiera, cuando todo sabe a día que no sabe pasar.

Sabana grande

Luis Camilo Guevara perteneció, a la Pandilla de Lautréamont, en Sabana Grande, en Caracas. Un grupo de transgresores entre quienes también estaban su amigo el Chino Valera Mora, Mario Abreu, Pepe Barroeta y Caupolicán Ovalles, entre otros, quienes supieron conjugar el oficio de la palabra con el saber mirar el mundo y corregirlo en la denuncia, los versos y la amistad. De ese tiempo escribió Reverso de una navidad lejana, allí queda de manifiesto su amorosa profundidad, el eclipse entre en el asombro de la ternura y el vértigo, siempre con su andar de río que en el Delta se extiende como las lenguas de las mariposas besando una flor. “Déjame coger vuelo. Los muchachos del Chicken Bar se han ido convirtiendo en pequeños dioses, laberintos, pájaros y sedosas pieles de asombro. Estoy esperando aquí un pedazo de la otra estación que se nos ha ido olvidando, así, entre las manos, parecido a la carta de amor escondida ya en el curso de los caños, un poco más adentro de Tucupita, que es como decir lo que nos importa y se nos hace presente como para hacer este pequeño ejercicio de amor y de nostalgias”.

En fin, a Luis Camilo le debe haber quedado del río el tacto de las corrientes y el rumor de las orillas que se juntan en el Delta formando remansos y caños que despacito llegan al mar. Festejos y sacrificios; Las cartas del verano; La daga y el dragón; Vestigios rurales, Devociones, y un largo y memorioso relato cuyo título definitivo es Aún no se hace firme, son algunos de sus libros, allí vivirá siempre el poeta, allí nos esperará con rumor de aguas para contarnos cómo el paisaje le creció en el abrazo y se lo llevó a navegar con las velas hinchadas de buenos vientos por la eternidad.

El prestidigitador
Por Luis Camilo Guevara

Me convierto en un personaje múltiple
Busco el cubo de cristal y desde adentro
Reconozco cada lugar y piedra del presente
EI país vuela en un trampolín loco
Esgrime contra mí su desconcierto como si fuera demasiado
Elegante para caer
Con estrépito Su peso flotante
Sigue el curso de la cometa más desasistida
Intenta confundirme y fracasa bajo un sol pálido
Conjuro mis poderes
Someto el porvenir a la bola cuyos designios son inapelables
De esa forma la carta de juego adquiere brillante lucidez
Entreno con atletas dedicadas al fuego
Y hacedores de maleficios
Con ellos me insinúo en la partida que comienza
De antemano sé que resultará vano todo intento para envilecerme
Me ofrecen seguridades a plazo
Bajo un continuo asalto de calumnias
Sirvo para que los menos puros me elijan
Como tiro al blanco
Y ejecuten ciertas proezas al estilo de los ases
Sirvo para que se me señale como estigma
Puesto que llevo la marca de siempre
Mi elección fue echada al viento de tal manera
que resulto adverso para otros compromisos
Tomado como rehén por la discordia
Mi caminata sobre el vacío no destruye
El color del heliotropo en pleno descenso
Apenas ahora
Me convierto en mago y doy el último amor.

Tributo a Luis Camilo Guevara (fragmento)
Por Jorge Valero

“El juglar marinero ha iniciado su andar por las aguas inconclusas de la eternidad. Y en momentos en que se buscan poetas bisoños para que rimen en tiempos de terciopelo, Luis Camilo, con la profecía de su palabra esperanzada, es un oráculo del que puede beberse –como decía su hermano Víctor Valera Mora- en su benevolente corazón, ya que es… esquirla y alborada, abriendo todos los párpados caídos.
Paz perpetua a un alma buena y generosa que nos ofrenda, con su verbo encantado, todos los caños del Orinoco”.

Ginebra, 4 de Septiembre de 2014

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuando te miro

Liliana Perusini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Cuando te miro…
veo tus días y tus noches.
Veo tu corazón apasionado,
encendiendo tu piel
con todos los fuegos.

Veo los deseos
de claros y de lunas,
iluminando como siempre,
tus ojos oscuros.

Cuando te miro…
veo el sol en tu mirada,
en tu sonrisa veo tus cielos,
veo al hombre enamorado,
fiel a su manera,
con historias sin silencios.

Cuando te miro…
veo tu alma,
tus amores verdaderos,
veo poesía y veo ternura
y los surcos de los años,
solo muestran que has vivido.

Cuando te miro…
veo vida en tu hermosura,
pasiones y nostalgias,
bienvenidas, adioses…
veo al hombre real,
y al hombre imaginado
en el laberinto inacabado
de mis sueños.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A golpe de pecho

Su Gea (Desde Buenos Aires, Argentina. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



Los sábados absuelven a golpe de pecho
aquellos vacíos y algunos silencios.
Sin sentencia previa, tal vez una tarde
se rinda la sangre y se torne hielo.
Quizás una lluvia anúnciese dentro
del árbol-arteria y sea menos
que nada, la corriente de las venas.
Y que por arte del viento se olviden
apenas un puñado de miradas, o...
simplemente, el alma se vuelva ciega.

No sé si los pasos se volverán palomas
o si los cántaros no se rompen en el refrán
remanido de la fuente y esas cosas...
no sé,
pero los sábados piden disculpas, a solas
y ahora ni el domingo sabe que muere
luego de esas veinticuatro largas horas.

Sin embargo, como si nada, como si no supiesen,
siguen floreciendo rojas, las amapolas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Un paseo por la cumbia

ARGENPRESS CULTURAL

La cumbia, una de las especies más populares de la llamada “música tropical”, es en la actualidad conocida en todo el mundo. Oriunda del Caribe (Colombia, Cuba), hoy por hoy está ampliamente difundida por los distintos países latinoamericanos.



Son inconfundibles sus ritmos así como los pasos de su baile; decir “cumbia” es sinónimo de música alegre, movida, bailable, “sabrosa”.

No puede decirse que haya “una” cumbia típica, tradicional; como toda producción cultural, ha sido sufriendo modificaciones y evoluciones con el paso del tiempo. En otros términos: se ha enriquecido.

Para hacer un más que rápido paseo por algunas de sus expresiones más significativas, presentamos algunos hitos: la cumbia colombiana, la cumbia cubana y una sub-forma que hace tiempo viene ganando terreno, la cumbia villera, nacida en Argentina.

Cumbia colombiana


Cumbia cubana


Cumbia villera


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La muerte ronda en las comunidades amazónicas

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

No hay necesidad de retroceder tres siglos, desde la colonia, para concluir que los pueblos nativos de la Amazonía siguen siendo presas de la muerte impune.

Sus luchas contra las actividades ilícitas que ponen en riesgo nuestros ecosistemas y la vida de los indígenas, terminan en la anomia de un Estado que pretende hacer inclusión social desde la capital del país y no de la descentralización y el desarrollo local.



Los dirigentes asháninkas Edwin Chota Valera, Leoncio Quincima Meléndez, Jorge Ríos Pérez y Francisco Pinedo han sido asesinados recientemente por bandas criminales asociados a la tala ilegal que aún siguen fugitivos.

Diversas voces comparten los mensajes de la Defensoría del Pueblo: que el Estado emprenda los operativos que permitan ubicar los restos mortales de los fallecidos y la captura de los criminales responsables de los hechos ocurridos contra la Comunidad Nativa de Alto Tamaya Saweto (Ucayali), en el distrito de Masisea, frontera con Brasil, y con el Pueblo Indígena Asháninka.

Los dirigentes indígenas que han perdido la vida, denunciaron públicamente, desde hace varios años, la extrema debilidad estatal en la zona y la situación de vulnerabilidad en la cual se encontraban. Pidieron a sus autoridades, en diversas ocasiones, protección de sus derechos fundamentales.

En junio último, los dirigentes asháninkas se trasladaron a Lima para reiterar sus demandas. La Defensoría del Pueblo convocó a dichos dirigentes y a los representantes de la Presidencia del Consejo de Ministros, y de los Ministerios de Cultura, Relaciones Exteriores, Agricultura y Riego, Defensa, Desarrollo e Inclusión Social, de la Mujer y Ambiente, Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (OSINFOR).

En dicha cita, Edwin Chota denunció las amenazas contra él y otros dirigentes de su comunidad por personas que se dedicaban a las actividades de tala ilegal dentro de sus territorios comunales. En ese espacio se asumieron compromisos orientados a atender sus preocupaciones por la titulación de sus tierras, la superposición con el Bosque de Producción Permanente de Ucayali, la falta de servicios públicos básicos y la tala ilegal de madera dentro de sus territorios comunales, entre otros conflictos.

Los sectores del Estado convocados se comprometieron a evaluar una visita a esa localidad, pero solo OSINFOR ha sido la única entidad que ha tomado contacto con la zona para investigar las denuncias de tala ilegal.

La Defensoría del Pueblo exige que se realicen los operativos que permitan la inmediata ubicación de los restos mortales de estos dirigentes y la captura de los criminales responsables de estos hechos.

De igual modo, considera necesaria la presencia de altas autoridades gubernamentales en la Comunidad Nativa de Alto Tamaya Saweto para brindar a sus familiares todo el apoyo que requieren, así como adoptar medidas urgentes y eficaces para proteger la vida, integridad y garantizar los derechos colectivos de los miembros del pueblo asháninka.



Se encargó a Lisbeth Castro Rodríguez las funciones de Jefa de la Oficina de Defensoría del Pueblo en Loreto, por el periodo del 8 al 19 de setiembre de 2014.

La AIDESEP da cuenta que cuatro líderes asháninkas fueron asesinados a balazos en manos de madereros ilegales y en las propias tierras de su comunidad. Según referencias extraoficiales los cuatros hermanos indígenas fueron asesinados delante de todo los vecinos de la comunidad. “Los delincuentes agarraron a las víctimas, las amarraron y las balearon en el campo deportivo”, contó Robert Guimaraes.

El difunto Edwin Chota Valera habría presentado repetidas denuncias ante las autoridades forestales de Pucallpa, en contra de los madereros que actúan ilegalmente en la zona, explotando indiscriminadamente los recursos naturales de la comunidad. Estas denuncias no han tenido éxito y los madereros ilegales aún actúan impunemente en el Alto Tamaya.

“Por el Respeto a la vida, la integridad física y los derechos colectivos de los pueblos indígenas”, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana – AIDESEP, exige al Estado Peruano y al Poder Judicial, hallar a los responsables y sancionarlos.

AIDESEP exige al Estado Peruano, dar cumplimiento con lo establecido en el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y los demás tratados internacionales firmados por el Perú, en defensa y respeto de los derechos colectivos de los pueblos indígenas. Finalmente reitera el compromiso por la defensa de los derechos colectivos, sus territorios ancestrales y mantenerse firmes en el objetivo de proteger y conservar nuestros bosques “NUESTRA CASA GRANDE”. La comunidad de Alto Tamaya exige la titulación de sus tierras, como punto de partida para que sus derechos no sean conculcados y para evitar cualquier incursión de empresas que perjudican el cuidado ambiental.

Las comunidades campesinas y nativas del Perú controlan al menos el 55 por ciento de las tierras agrícolas, pero muchas comunidades deben hacer frente a problemas de titulación de tierras, debido a que el Estado no ha cumplido su compromiso de destinar los recursos necesarios para el saneamiento legal de los actos de titularización. Un nuevo marco normativo ha liberalizado el tratamiento de las tierras, pero ha generado en el seno de las comunidades una desigual expectativa respecto a la titulación de tipo individual; esta situación ha creado no pocas tensiones.

Las dificultades con que tropieza el saneamiento legal-revela la FAO, se ven agudizadas por el desconocimiento de los comuneros de sus derechos en materia de tierras comunales. Es necesario reforzar la información sobre la importancia y utilidad de la titulación tanto de las tierras de comunidades como de las tierras de propiedad familiar. Es fundamental conocer los intereses de los propios comuneros y sus expectativas respecto al proceso de titularización, y revisar y modificar la legislación comunal.

Estas tareas son tanto más urgentes cuanto que el Estado, desconociendo los derechos de las organizaciones campesinas, ha vuelto a manifestar su interés por las vastas tierras eriazas de propiedad de las comunidades, y ha declarado su intención de entregarlas a inversionistas privados, denuncia AIDESP y la prensa brasileña.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El preguntón descolocado

Aldo Luis Novelli (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

a L. Lamborghini



el tipo preguntó por los pájaros desposeídos
por las patas de esos pájaros
que se lavan en la fuente.
preguntó por los pájaros hambrientos
por el pico de esos pájaros
gritando 'no pasarán' en esta tierra piquetera.
por los pájaros poéticos
por las manos de esos pájaros
escribiendo papeles sin fe ni sudor.
el tipo preguntó por los pájaros
por el vuelo de esos pájaros
pichones que se embolsan la cara
para escuchar la voz de Dios.
preguntó por los pájaros
por los ojos de esos pájaros
al ver la íntima luz de una niña
vejada por el patrón.
por los pájaros
por las alas de esos pájaros
cuando sangra el ano de un niño
violado por la respetuosa santidad.
el tipo preguntó por los pájaros
y se fue volando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Hemingway, un cubano más

Natasha Vázquez (RIA NÓVOSTI. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



Tras recibir el Premio Nobel de Literatura, en 1954, quien fuera quizás el más popular escritor norteamericano del siglo XX, confesaba ante las cámaras de la televisión cubana su amor y sentido de pertenencia por esta isla del Caribe, al declararse “un cubano sato”. Una historia de amor mutuo que comenzó mucho antes (con el primer viaje del joven Ernest a Cuba en 1928) y que llega hasta nuestros días.

John y Patrick Hemingway, nietos del novelista, han venido a La Habana tras las huellas del abuelo, para celebrar aquí dos fechas importantes de su vida, los 60 años del Premio Nobel y los 80 de adquirir el yate Pilar. Ocasión propicia para promover también programas de cooperación sobre recursos naturales en el Estrecho de la Florida, que tantas veces vio navegar al novelista.

Cuatro días llenos de emociones en los que, con ellos, Papa Hemingway volvió a pasearse por Cojímar, el pueblo marinero donde atracaba cada día el Pilar; escenario de su obra maestra “El viejo y el mar”; donde vivió Gregorio Fuentes, patrón del barco y amigo; donde aún se come en La Terraza; donde los vecinos recogieron bronce y le hicieron un monumento al conocer de su muerte, donde aún le recuerdan con su gorra y pantalones cortos bromeando con los pescadores más humildes a los que dedicó sus más importantes lauros.

Esta es la primera vez para John, quien nunca antes había estado en Cuba. “Cojímar sobre todo ha sido una experiencia maravillosa. Llegar por mar en un yate como el Pilar, y conocer a sus pobladores, es algo indescriptible. Este viaje me ha permitido entender más del carácter de mi abuelo y de muchos de sus escritos”, asegura.

Por su parte, Patrick viene a Cuba desde hace 10 años, “tal vez porque encontré lo mismo que mi abuelo, que amaba este país y a su gente”.

Y sin dudas así tiene que haber sido, para que el abuelo Hemingway visitara la isla en doce ocasiones antes de mudarse de forma definitiva en 1939, cuando él y su tercera esposa Martha Gellhorn se instalan en lo que sería su hogar y lugar de inspiración durante más de 20 años, Finca Vigía.

Cuando Patrick y John recorrían la casa, donde todo se conserva tal como lo dejara su abuelo hace medio siglo, esperábamos que en cualquier momento se asomara el escritor con su sonrisa socarrona, preguntándose el porqué de tanto revuelo. Quiénes eran los que esta vez no solo miraban desde la ventana, como todo el mundo, sino que se atrevían a hojear sus libros, a observar de cerca las desgastadas fotografías familiares, a admirar los quietos recuerdos de sus cacerías africanas… Allí estaba el Papa, riéndose al recordar el porqué de un grueso volumen sobre aviones sujetando la puerta de su habitación; o las anotaciones de peso y otros memorándums cotidianos en la pared del baño, que se resisten a esconderse tras una capa de pintura.

Hasta la misma torre desde donde escribió –de pie, según dicen– las obras que lo consolidaron como autor, llegó para la ocasión la medalla del Premio Nobel, ofrendada por el propio Hemingway a la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

"Siempre tuve suerte escribiendo en Cuba", cuentan que dijo una vez. Y lo cierto es que la isla fue más que morada y refugio para él, fue inspiración y parte intrínseca de su obra.

“Pienso que mi abuelo hubiera estado incompleto como hombre y como escritor si no hubiera pasado 20 años de su vida en Cuba.”, afirmó John, quien por cierto, se alojó en el Hotel Ambos Mundos, primer refugio del escritor en la isla.

Patrick, por su parte, aunque nunca conoció a su ilustre abuelo, tiene mucho en común con él. “Amo a Cuba, su gente, su música, su mar. Espero vivir algún día aquí”. ¿Serán los genes Hemingway?

Natasha Vázquez, periodista y realizadora audiovisual cubana. Graduada del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO). Ha trabajado para medios de prensa de Cuba, España y otros países. Autora de varios documentales, todos multipremiados. Su trabajo ha recibido decenas de reconocimientos, entre ellos, el Premio Internacional de Periodismo “Rey de España”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Madre mía

Ariel Aloi



Ay madre mía,
uno se cansa del tiempo
y de la impaciencia
y de la paciencia misma
arrogante y duradera
Ay madre mía,
uno, desconsoladamente y sin cura,
se cansa de los carnavales
de los puros
del cansancio mismo
de los errores del abismo
Ay madre mía
cuánto agotamiento
por cansarse uno mismo
del pudor ajeno, de
los buenos modales
y de los viernes de canto
Sí, madre mía y de todos,
uno se cansa, y
se cansa desesperadamente
de los falsos profetas
y los caminos divinos
Ay madre mía,
¿qué decir ante tanta pena,
y tanto llanto,
y tanta pérdida,
y tanto olvido?
Madre mía
¿cómo no cansarse
de los bombardeos,
de las masacres
y de las muertes televisadas?
Cuanta pena irreparable
por este cansancio crónico
y esta desolación
y esta sangre derramada.
Madre mía
no es el canto alegre
pero lo es amargo
por la demora
por la paz de cementerio
Sí, madre mía
este cansancio desencantado
que se encanta en la memoria
y duerme en el castigo
Ay madre mía,
¿será evitable cansarse del proxeneta
y del baile, y de la palabra,
y de las balas justicieras,
que se cansan de la espera?
No sé madre mía,
será el miedo que nos tiembla
en lo posible,
aunque, sí, no dude,
llegará ese día.

Ilustración de Jorge Gessaga

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Las botellas de tabaco

ARGENPRESS CULTURAL



A finales de la Dinastía Ming, el tabaco llegó a China, por lo que las botellas de tabaco se desarrollaron gradualmente. La habilidad con dichas botellas se hizo muy floreciente en la dinastía Qing. La pintura dentro de la botella de tabaco apareció en el año del emperador Qing Jia. Esta habilidad continuó y ahora es muy requerida.

Es una forma de arte única. Se utiliza una pluma delgada especialmente diseñada con una curva en la punta, la cual se inserta a través del cuello.

Un artista consumado trabaja en el pequeño espacio de la cavidad de la botella; él es capaz de grabar diseños vivos y caligrafía en la superficie interior de la botella. El resultado es una serie de exquisitas miniaturas de paisajes, bodegones, retratos y caligrafía que les encanta a muchos coleccionistas.

Descargar presentación completa desde aquí

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una hectárea de agua de mar puede ser tan productiva como una de tierra pero excepto por lo del combustible

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Hoy es viernes -me dije sin decir a mí mismo-, antes de entrarle a la cena caliente sería bien bueno pasar por la farmacia de Luis y zamparme una cervatana bien elodia y decir a pleno pulmón que “shabat shalom, salam aleikun y pax vobis”, o como diría Walter, que un tal oceanoatlanticoetc es cleptómano.

Seguro que hoy no sabré cuánto cuesta un quintal de oro ni una onza troy de café ni lo que le interesa a su graciosa majestad, porque para entonces yo ande en el quinto sueño y la única y contaminada estará dando vueltas sobre su propio eje.

Pero, qué vaina, soñar no cuesta nada, yo que meto los pies bajo la mesa, la preciosa majestad consorte prende un bicharengo y aparece la noticia en la pantallita: ¡barcos de pesca que no pescan, contrabandean gasoil!

_¿Cómo es esa vaina?

_Ah, ya esa noticia la dieron ayer.

¡Hijos de puta, no son empresarios sino empresaurios!

Pienso que es bueno y necesario explicarle sencillo y concreto al pueblo llano, aproximadamente, lo que pasa en el mar respecto a la pesca, os hago una sucinta descripción:

Hay barcos pesqueros de distintos tonelajes y por lo general los grandes pesqueros tienen máquinas Diesel que trabajan con gasoil, a diferencia de un peñero, que se dedica a la pesca artesanal ahí mismitico, cerquita de la costa, y usa fuera de borda que trabaja con gasolina y aceite. Tú puedes ir a pescar con un peñerito ahí a un cuarto de milla inclusive a canalete puro si no eres flojo (la milla marina tiene 1852 metros mientras que la milla terrestre tiene 1609 metros, así que puedes sacar tu cuenta).

Las aguas territoriales se extienden hasta unas 12 millas, de ahí pa´lante uno dice que es alta mar o aguas internacionales; como es de suponer, las aguas territoriales son regidas por la jurisdicción de cada país mientras que a las aguas internacionales entra sin peo el que quiera, no obstante, hay una jurisdicción establecida por la Convención de derechos del mar, por parte de la ONU.

Pero, al grano:

Un pesquero promedio puede tener doce cubas y cada cual una capacidad de setenta toneladas, para salir de pesca en ese bicho tú llenas cinco cubas de agua natural y tres cubas de agua fría, ésta para almacenar el atún sea el caso; además, y por obvia razón, hay que llenar de combustible cuatro cubas, eso es más que suficiente.

Por añadidura e imprescindible es necesario que lleves al menos dos mil sacos de sal para templar la congelación y ya verás como suministras la sal a medida del templado.

Supongamos que vamos a pescar a unas doscientas millas de las aguas territoriales, todo eso se necesita, aparte de hombres de brega, tú no vas a embarcar a esos que se dicen del alto clero porque a medio pasaje ellos se van a echar a llorar, ningún hombrecito de esos tiene un callito en sus manos, ellos comen sin trabajar, esa es su ley.

Para que la congelación de la pesca sea eficaz y apropiada debes echarla en agua fría; ¡eh, peringano, deja la modorra y échale cuarenta sacos a la cuba tal, y tú, mingano dale cien sacos a la cual, y etc.

Cuando la pesca es buena tú puedes coger trescientas cincuenta toneladas en un día y las compresas no te dan abasto, eso quiere decir que en tres días se capturan novecientas toneladas de pescado, aproximadamente, y en once días se está de regreso. En esas circunstancias los marinos tienen que dormir en cubierta para con eso ahorrar el frío de los camarotes, frío que se dedica a las cubas, uno siempre tiene que resolver las vainas sobre la marcha, según las circunstancias.

Antes, cuando había una repentina superabundancia de pesca antes del tiempo calculado no te quedaba más solución que botar el combustible y/o regalarlo a cualquier otro barco que tuviere menos suerte; naturalmente había que lavar la cuba para meter el pescado a su conservación, pero los tiempos han cambiado y hoy por hoy la cosa ha llegado a tal extremo que muchos pesqueros dejan de pescar para traficar con el combustible, en alta mar, contrabandeando, eso es lo que pasa, ¡una fatal degeneración del debido trabajo!

Yo pienso que debemos hacerle espacios a Maduro para que él aprieté la mano contra todos esos carajos sinvergüenzas que inventan una flota pesquera para enriquecerse contrabandeando nuestro combustible y de paso explotar a los marinos de abordo.

Pero hay otros detalles colaterales que deben citarse, no es extraño que ya en aguas internacionales, e inclusive algunas veces en las territoriales, te sorprenda una patrulla gringa y te pida el nombre del capitán del barco y de otros datos que no tienes porque revelar; tamaño abuso y eso hay que denunciarlo ante la ONU, aunque ésta se limpie el culo con los alegatos de los pescadores.

Hay que alertar al pueblo acerca del deber ineludible de reforzar nuestra Asamblea Nacional con un mayor número de diputados revolucionarios para así poder reformular las leyes que castiguen a quienes pretendan ir contra los sagrados intereses de la patria y arruinarnos a todos, llevarnos a la miseria, eso hay que machacarlo de día y de noche.

Una hectárea de agua de mar puede llegar a ser tan productiva como una de tierra, e inclusive más todavía, pero hay que protegerla no sólo de la perniciosa contaminación sino además, del latrocinio y de la rapacidad enemiga.

En un metro cuadrado de agua de mar se produce 90 % más oxígeno que en un metro cuadrado de tierra, en promedio, y ese oxígeno es para todo el mundo; en un metro cúbico de agua de mar hay inclusive oro, el mar es estratégico para todo.

Razón de sobra tuvo el poeta Alí Primera cuando cantó que “…el que ha sido marinero cuando ve la mar suspira / y el que vive en la oscurana con mucha luz se encandila / abre brecha compañero que viene es un tiempo de agua /…”.

Otra bien buena fue ésta de Agustín Lara: “…acuérdate de Acapulco / de aquella noche / María bonita … / acuérdate que en la playa ... / … las estrellitas … / …tu cuerpo del mar juguete nave al garete venían las olas lo columpiaban / y mientras yo te miraba, lo digo con sentimiento, me traicionaba / te dije muchas palabras de esas bonitas con que se arrullan los corazones/ pidiendo que me quisieras, que convirtieras en realidades mis ilusiones / la luna que nos miraba ya hacía tantico se hizo un poquito desentendida / y cuando la vi escondida me arrodillé para besarte… / amores habrás tenido muchos amores María bonita María del alma, pero ninguno tan bueno como el que hiciste que en mi brotara…/ te juro María bonita que iré a llevarte a ver…/ … los pajaritos del bosque, los pececitos de colores y las florecitas de la montaña…

Ah, pero en una playa contaminada de petróleo nadie tendrá inspiración para cantar tan bueno a una princesa ni ella se va a bañar en suciedad, hasta para eso hay que mantener limpio el mar.

Sólo a un anciano medio loko se le ocurre cantar salomas, sea pleamar o bajamar, de día o de noche, sea enero o abril, lunes o domingo, en el mar / la vida es más sabrosa / en el mar hay la felicidad /… y serás sirena de mi amor / que una concha nos sirve de abrigo /…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Aquí hay una meada de gato

Daniel de Cullá (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Sentado en el antepecho o baranda
Del pequeño estanque de lavazas
Agua sucia mezclada con porquería
De lo que se cae en ella
Alrededor, pedazos de sembrados y matorrales
De muy espesa vegetación
Junto al Monasterio de San Pedro de Cardeña
En Burgos
De época feudal
Habitado por monjes de la base del Císter
Familia de la Trapa
Llamado “de Cardeña”
Por la abundancia de cardos y cardoncillos
Que le rodean
Voy tirando piedrecitas, tres
En lecanomancia
Adivinación por el Ruido que hacen
Al caer en una zafa palangana, jofaina
O este estanque
Piedras preciosas romanas
Que fueron documentos para la historia
Pues cuentan los lugareños de Carcedo,
Villa en la provincia
Fueron piedras tan preciosas
Como la Granate, Venturina, Aljófar
De la familia del Cid
Hospedada en el monasterio
Brotando gorgoritas, burbujas pequeñas
Desde meatos o diminutos espacios
Que hay en el tejido celular
De las plantas que sobresalen del lecho
Del fondo del agua
Asemejándose las pequeñas ondas
A fuellecillos formados
En el agua a semejanza
De las hojas de la lechuga.

Antes de tirar la primera piedra
Miro y veo que, justo al lado
Hay un lechino, especie de olivo muy feraz
Como el que se cría en tierras de Ecija
Ciudad en la provincia de Sevilla
Y aceituna que produce.

Voy y tiro la Granate
especie de rubí ordinario
Silicato doble de alúmina y cal
Y se me aparece Gaspar Lavater
Pastor protestante en prosa y verso
Leccionario del libro de coro
Que contiene las lecciones de los maitines
Primera parte del oficio divino
De cada día
Tan piadoso como el mear hacia el cielo
Y caerle en su fisonomía
Dando aspecto particular al rostro
Hasta la exaltación más elocuente
De quien da la última mano
Al blanqueo de una lechada
Con un paño mojado
A esta que él llama Majá
Especie de culebra boa de Cuba
Como hace la puta Vidente
De Villagonzalo Pedernales
A cuatro kilómetros de Burgos
Con una rodea o paño de cocina
Después del orgasmo
Como purificando o quitando un defecto
Mancha o descrédito
Con asco y cantando:
“Lo que en la leche se mama
En la mortaja se derrama”
Estando con la leche en los labios.

Tiro la Venturina
Piedra preciosa que sobre un fondo
De color de café
Está salpicada de puntos dorados
De mica amarilla
Y se me aparece Luisa de la Baume
Le Blanc de Lavalliere
Famosa manceba de Luis XIV de Francia
Quien la cazó con cierto artificio
Para cazar conejos
Con la que tuvo hijos cual conejos, sí
Reflexionando sobre la misericordia divina
Mirándose el Chichi
En un espejo de aumento
Pintando un dibujo a la aguada
En ceremonia de lavalabios
Como hace el monje sacerdote
En la misa antes de tocar la sagrada forma
Con los dedos.

Tiro la Aljófar
Perla pequeña de figura irregular
Y se me aparece Juan Law, escocés
Quien, con sus proyectos financieros gigantescos
Y falaces
Causó una verdadera revolución
En la sociedad francesa
En tiempos de la regencia del duque de Orleans
Adelantado a las naciones piratas y bandoleras
Como la nuestra
Que ha causado y sigue causando
Esta gran revolución de Crisis Estreñida
En un pueblo que ladra y lazra
Padece y sufre trabajos por culpa de ladrones y lechuzos
Que andan en comisiones de apremio
Y otras semejantes
Con carcamanes, bancos malos
Carroñeros y corrompidos
Cual arpellas
Cierta ave de rapiña diurna.

En esta estampa
Se apareció un clérigo lechal
De los que se emplean en enseñar a los catecúmenos
Los rudimentos de una paja
Que me dijo, precipitada y arrojadamente
Como despepitando, quitando las pepitas
A cualquiera fruta que las tenga
Mostrando vehemente afición a mí:
“Observa la lecha
El licor seminal de este pez”
Respondiéndole yo:
“Esa lechuga no es de su huerto”
Prosiguiendo:
Quítame allá esta paja
Aquí hay una meada de gato”
Respondiendo el clérigo:
“cada cual tiene sui modo
De pajear”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Estás seguro de ver lo que estás viendo?

MDZOL

El fotógrafo alemán Sebastian Bieniek creó una serie en la que con un simple truco hace que te cuestiones lo que estás viendo. Dejate sorprender.

El fotógrafo alemán Sebastian Bieniek se decidió a confundirnos (o al menos a poner en juego nuestra percepción), y para eso realizó la sorprendente serie Doublefaced, en la que, a través de un recurso muy simple, consigue que miremos dos veces o más hasta entender lo que vemos.

Dejate sorprender por lo que Bieniek hace sólo con un delineador y un lápiz de labios.

Vale la pena verlas y disfrutarlas.













Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La furia del odio

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Despertó el Cancerbero
-que en realidad nunca anduvo muy dormido-.
Al sacudir su cabeza,
desparramó su baba purulenta
contaminando más allá de sus fronteras.
Cuando Caribdis dio la orden
bien precisa, ¡bien de mierda!:
“Quiero almas que ardan
ardor eterno, incineradas, chamuscadas entre barro,
olivo, acacia, ciprés,
granado, higuera”.

¡Quiero que ardan las almas,
en su propia tierra! Gritó la bestia
y el odio dibujó desalmado su mejor sonrisa.

Y se cambió la historia, se volvió calco de otra historia.
El invasor hostil que un día fuera mártir,
Se convirtió en caníbal
de su propia raza, de su propia estirpe,
de su propia sangre.
¡Presencia el mundo tamaña delincuencia!

Yacen los cuerpos siendo
un revoltijo de arterias, venas,
huesos rotos, dolor, nudos, torturas.
Espuma, odio, blanco móvil,
llanto y espera.
Salpican la Mafghoussa,
Musakhkhan, la Mujaddara
con fluidos del cuerpo
de su propia hermana.

¡Tanto el horror y tanta la desgracia
Programada!

Es Palestina la víctima,
el Maldito Sionismo, es su verdugo,
cuenta con aliados en oriente y occidente
y un silencio cómplice que rompe
las entrañas más profundas de la tierra.

El mundo sigue su giro enloquecido,
¡Si es para no creer tanta locura brutal
Que estamos viendo!
¡Maldita guerra, malditos asesinos!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Caras o palabras

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



En la época de la dictadura militar Andrés vivía con miedo. Como-por diferentes razones- casi todos los argentinos. Es que antes había escrito en un diario de izquierda del que mataron a casi todos los que en él escribieron. Él se salvó porque firmaba sus artículos con otro nombre. Así que, cuando pudo, se exiló en Perú.

Y fue ahí que empezó a conocer ese nuevo universo digital. El mundo de la internet. Y fue por la internet que se reencontró con un antiguo amigo con el que se intercambiaba e-mails continuamente, con noticias o comentarios sobre política y cosas personales.

Después de la dictadura Andrés volvió varias veces a Buenos Aires. A participar de encuentros, congresos. Recorrer lugares, que era como recorrer su historia.

Pero le fue pasando una cosa extraña con su amigo. Cada vez que iba a Buenos Aires le daba cualquier pretexto para no encontrarse. Que estaba enfermo, que tenía un compromiso de trabajo. Siempre alguna razón por la que no podían encontrarse. Verse.

Lo que, con el tiempo, fue siendo un enigma para Andrés. ¿Por qué ese que creía su amigo de tanto tiempo no quería encontrarse con él? ¿Verlo?

Hasta que una vez, mirándose al espejo, tuvo la respuesta: se vio casi pelado, con el poco pelo que le quedaba blanco, y su cara algo arrugada. Ahí se dio cuenta de que su amigo no solamente no lo quería ver así sino que tampoco quería que le vea la cara de viejo que también debía tener.

Era mejor, entonces, ver palabras y no caras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La vagina censurada

Reinaldo Spitaletta (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El arte, además de tantas cosas, es crítica de las ideas, de los comportamientos humanos, de la sociedad y la política. Es una versión del mundo y sus desamparos. El arte, aparte de hacer que la vida tenga una posibilidad para el goce estético, también debe hacer pensar.

Acaban de prohibir la exposición Mujer en Custodia, de la artista María Eugenia Trujillo, que se iba a realizar en el Museo Santa Clara, de Bogotá. La censura, que es una muestra de debilidad (el censor teme), vuelve a aparecer en asuntos referidos a la creación e interpretación artística. Los que se han opuesto a la exposición aducen que en las obras hay ataques a los símbolos religiosos de la eucaristía y la fe cristianas.

Quizá a los mismos moralistas que ahora atacan la obra, una serie de relicarios y custodias intervenidos por la artista, que puso una vagina tejida en el centro de las custodias, se les pasó por alto otra exposición allí mismo que realizó el artista norteamericano Andrés Serrano, que en una fotografía muestra a un crucifijo dentro de una botella de orines. En fin, que quizá estos mismos censores, hubieran puesto en la hoguera a León Ferrari, artista argentino a quien hace algún tiempo le prohibieron una exposición en Buenos Aires.

Precisamente, Ferrari muestra, entre otras creaciones, a un Cristo crucificado en un bombardero. Cuando el arte irrumpe para cuestionar poderes, cualesquiera que estos sean, las inquisiciones están listas para “purificarlos” a autores y obra en el fuego de la censura. Las quemas de libros de los nazis (ah, y en Colombia hasta las hogueras de textos provocadas por fanáticos, entre los que estuvo el hoy procurador); las prohibiciones de autores en la Rusia zarista y en la pseudocomunista; las persecuciones a escritores musulmanes, como el caso de Rushdie y Los versos satánicos, son muestras de las debilidades de esos poderes.

En Colombia, las denominadas ligas de la decencia, las juntas de censura de espectáculos públicos, las persecuciones a escritores como sucedió en el siglo XIX con el Indio Uribe y otros, las prohibiciones de lecturas y de exposiciones artísticas, son parte de nuestra historia de intolerancias y barbarie. Para recordar algunos casos: el de la pintora Débora Arango. Católica y conservadora, la gran artista de Envigado sometió a la sociedad a la crítica implacable de su pincel.

Sus desnudos, cuando las pintoras se habían dedicado a las flores y los bodegones, revolucionaron la hipócrita mirada de pacatos y rezanderos. Sus cuadros de prostitutas y de llagas sociales causadas por los inequidades, pero, sobre todo, sus obras sobre políticos corruptos y asesinos, la convirtieron en blanco de censuras y amenazas de excomunión. Así como pintaba a un monje sentado en una bacinilla, mostraba a una madre agobiada por la violencia. En España, el dictador Franco descolgó los cuadros de Débora en una exposición en Madrid. Caso similar le ocurrió unos años antes a la artista (en 1948) en Medellín, una ciudad que entonces tenía más zonas de prostitución que iglesias.

Otro artista antioqueño, Carlos Correa, fue vetado por sus obras, calificadas de irreverentes y contestatarias. Una de ellas, La Anunciación, que muestra a una mujer desnuda, embarazada y plácida, al lado de una imagen de la Virgen y el arcángel Gabriel, fue retirada del Salón Nacional de Artistas, en 1941. En Bello, Antioquia, hubo un pintor que escandalizaba a la parroquia con sus cuadros en los que aparecían las vísceras de Jesús (el hígado, el páncreas, el bazo) y un niño Jesús en poses masturbatorias. Creo que no hubo ningún “pulpitazo” contra el artista que se hacía llamar Jesucristo Bedoya.

El arte, en todo caso, puede ser la negación de lo convencional. Otra manera de ser y sentir. No pueden ponerse cortapisas y talanqueras al artista. Ni a sus obras. Como diría el controvertido Oscar Wilde, un libro (y por extensión, una obra de arte) no puede ser moral o inmoral. “Los libros están bien o mal escritos. Esto es todo”, advirtió en su prefacio de El retrato de Dorian Gray.

Cuando al arte se le observa con los ojos de la moral (moralina, muchas veces), aparecen las pesadillas del censor. Sus debilidades y cegueras. Lo dijo mejor Salomón: “El suplicio de los espíritus ciegos es su propia ceguera”. El censor es ciego. O se hace. Y si uno lo observa con la lupa de él, verá que es más pecaminoso que los que aquel considera “pecadores”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Recuerdo en 8``x 10``

Eté Dazton (Desde Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



El hambre lanza al águila agotado por un gran ayuno sobre su presa.
¡Ay!, pudo esconderse.

-cuento en una línea-

Las manecillas del reloj marcaban las 5 y 55 minutos de la tarde. 55 minutos lloviendo. Entre truenos y relámpagos como voces en la bóveda celeste, venían desplomándose desde las nubes grandes goterones de agua con la que el viento recorría la ciudad de sur a norte. Estrellando como en una obra de Pollock al disolvente universal contra las paredes. Hácelas aullar como lobos en las noches del duro invierno en las estepas rusas. En la plaza las ramas de los árboles se cimbran al vaivén dionisiaco del viento. El frío como un punzón de acero
pincha la piel y, cala poco a poco en los huesos tenebrosos de los habitantes de la ciudad. Todo es lluvia. La gente escampa. Por las avenidas de la ciudad transita un río de agua que nace en la Vuelta de Lola bajando por la Hoyada de Milla y por la Avenida Universidad, para unirse en la redoma del símbolo adeco de Picón Salas, y abrirse en la Plaza Chaplin, formando las Avenidas Uno y Dos, y desde la plaza Milla en su parte inferior la calle 14 Ricaurte, trazar en la meseta andina las líneas de la cuadrícula del casco de la ciudad. En la paralela natural del río Chama y el río Albarregas. La Avenida Uno Rodríguez Picón que va desde la calle 11 Amadís de Gaula hasta la calle 19 Cerrada desembocando en la Avenida Dos Lora que es la línea de margen real por ir desde la plaza del surrealista Chaplin hasta la prolongación en la calle 43 Bonpland uniéndose allí con la Avenida Urdaneta; la Avenida Tres Independencia que nace en la calle 13 Colón a las puertas de la antigua casa para el Director de la Escuela Vicente Dávila, cortándose en la calle 38 Francisco de Miranda y de allí se ha de llamar Avenida Urdaneta; la Av. Cuatro Bolívar que nace en la calle 13 Colón, en el dominio del barranco, ahí donde se le hace la primera honra a Bolívar mundialmente: La Columna a Bolívar dándole el nombre a la avenida en 1842 y que llega hasta calle 36 Glorias Patrias, al tomar a la izquierda en la plaza Glorias Patrias la disfrazan con el símbolo adeco: Picón Salas que ha de morir en la plaza de Las Madres, para ir a caer a la Avenida Urdaneta; la Avenida Cinco Zerpa que nace en la calle 13 Colón en la esquina del cuartel y que muere en la calle 25 Ayacucho, pasándose a llamar Don Tulio Febres Cordero que, la detiene el adequísimo aeropuerto Alberto Carnevalli, y que al bordearlo va a dar en llamarse de ahí en adelante Avenida 16 de Septiembre; la Avenida Seis Rodríguez Suárez y la Siete Maldonado que salen de un callejón sin salida en la calle 15 Piñango, se les acaba la vida en el Estadio Lourdes, en la calle 26, prolongación viaducto Campo Elías; la Avenida Ocho Paredes que nace en la entrada de la cuesta de Belén, en la calle 16 Araure llega a la calle 26 y al bordear el Estadio y delimitar el barranco, ha de llamarse Avenida Paseo de la Feria, para unirse en la calle 30 San Mateo con la Avenida Don Tulio, todas sin excepción caen en el desagüe, el colector en Pie del Llano, para que los desechos arrastrados sean lanzados al río Chama, para que con sus quibas sean molidas hasta quedar desechas, traza de nada. Llueve, aúlla el viento y el frío se hace temerario.

D***, el portador de su propia antorcha en esta caverna sombría que es la sociedad, luego de haber llamado desde el móvil a las cinco y cuarto a I***., para saber dónde se encontraba ubicada, ya que se habían comprometido en verse a las cinco y treinta en la biblioteca del edificio Administrativo. Ella tomando café, leyendo “El talón de hierro” de Jack London y esperando que escampase en la panadería “El Llano”, al frente de la plaza de homónimo nombre. Él, sentado en las escaleras de granito de la Casa Cultural Juan Félix Sánchez entumecido de frío por no tener chaqueta, ya que el hampa que campea como el Cid por la ciudad, lo ha despojado de ella, al igual que su maletín, y padeciendo de calambres, ya que no consigue tiamina en las farmacias, está a la espera. Del agua que circula por las calles le llegan al cerebro exhalaciones de cristal, embajadores del Sol, como si fuese un video de YouTube con las estrellas falsas que han brillado en el cielo
político del país y, que han caído como las perseidas en agosto.

Y, como Prometeo que le otorgó la memoria a los mortales en la mitología griega deja estos trazos coloridos, no para los que ya lo saben, sino para aquellos que los han de saber, y el que pueda, se los imagine, sienta su acción y participe con una visión coherente en el relato. Sí, ese jueves 23 de enero de 1958 a las nueve de la mañana, después que el General en la madrugada huyese desde la Carlota en la “Vaca Sagrada” dejando un maletín, por el apuro, con un millón de bolívares prueba de su corrupción; de todas las ventanas de los bloques obreros que había construido el General, para sacarlos de los ranchos en que habitaban en los cerros, en la fiebre de la alegría arrojaron toda la iconografía para amontonarla a los pies de los muñecos con su imagen, y, como a un Judas en Semana Santa entre la gritería de la multitud fuese quemado, muriendo así sin pena, ni gloria el amor hipócrita que se le tenía al “Cochinito” que había gobernado por diez años en el país. Vino entonces el Plan de Emergencia que preparó las elecciones para consolidar el Pacto de Nueva York en el que Betancourt a través de Nelson Rockefeller ante el Departamento de Estado Norteamericano se había comprometido a endeudar el país como garantía que Venezuela estaba acta para la democracia. Pacto que fue ratificado en la casa de Caldera llamada Punto Fijo. De allí, el nombre de Pacto de Punto Fijo, donde fueron excluidos los comunistas. Betancourt repudiado en Caracas gana las elecciones con los votos del interior de la República. En ese entonces Venezuela era Caracas y de Chacaíto en adelante monte y culebra y, en lo económico, al no haber podido preparar un presupuesto para endeudar el país por la movilización social, comienza la corrupción desde la base, con la orden de saquear en cuenta gotas a los ministerios, hospitales, toma estos lápices, agarra aquí esta engrapadora, llévate esa resma de papel, necesitas alcohol, cobijas, almohadas esto es la democracia, así como la de crear una nueva plutocracia que sustituyese a la plutocracia perezjimenista. En lo político se inicia la era más represiva que ha conocido la historia en este país, con los slogan de “dispara primero y averigua después”, “disparen al aire, pero al aire de los pulmones” y al que le consigan papeles subversivos le aplican el Decreto 447 y para la cárcel. De lo tragicómico de la época fue que Dostoievski como ruso, que fue, era considerado subversivo, al igual que el libro “Rojo y negro” de Stendhal por ser los colores del anarquismo. Como contrapartida el pueblo ante la agresividad de las bandas armadas de los adecos de la Sotopol y la Cobra Negra escribían en las paredes ¡Mueran las ratas blancas! ¡Unámonos! A Betancourt le siguió Leoni que fue aún peor, ya que tras la derrota militar de la insurrección revolucionaria en 1964 impartió la orden de “El que no canté que reviente” ahí está la prueba de Alberto Lovera y, una cantidad de desaparecidos asesinados en la tortura con la modalidad de ser lanzarlos desde un helicóptero en los Teatros de Operaciones (T.O.). Luego en la década de los setenta le toca a Caldera “El intelectual” que con su bajeza moral allanó dos veces a las universidades y fue el paladín en los asesinatos estudiantiles, llamado “El pacificador” al iniciar la legalización de los excombatientes que renegasen de los principios y de su participación en la lucha armada, e inaugura la época de la llamada “Bonanza”. Con el crac en la economía mundial, el petróleo pasó de valer tres dólares a siete dólares, éste aumentó el salario mínimo de siete bolívares a catorce y mantuvo los precios en los bienes. Pasando a gobernar Carlos Andrés, la gran pompa de jabón, mientras en América Latina la represión militar fue brutal en Argentina, Chile y Uruguay, aquí el petróleo pasó a valer treinta y seis dólares, se crean los parques industriales, el salario mínimo pasó a veintiún bolívares y los precios de los bienes se mantuvieron, el whisky rodaba por la calle, los ejecutivos cambiaban los carros anualmente, y la gente en masa viajaba a Miami y los llamaban dame dos está barato. Pero, en el ochenta y tres el gran capital aplicó las medidas técnicas de capital devaluación de la moneda, alta tasa de interés, medidas fiscales –el dinero de goma– y todo empezó poco a poco a venirse abajo. Los noventa se presentan con el derrumbe del Bloque socialista, el fin de la Guerra fría y la muerte de los principios ideológicos que da paso a la charlatanería política. En América Latina con la globalización, el Departamento de Estado Norteamericano estimula los gobiernos democráticos de centro izquierda como amortiguadores de la lucha de clases con la condición de pagar la deuda. En Venezuela con el caracazo y los nueve mil muertos que registro la Peste en el Cementerio General del Sur, liquidado el excremento ideológico de la socialdemocracia y el socialcristianismo, el par de cuadrillas de estafadores políticos que habían gobernado en el país, preparan el electroshock del 4-f, ese día Caldera profirió en el Congreso: Esos son los militares patriotas que han venido a resguardar la vitrina de exhibición de la democracia en América Latina, rompe con el Pacto de Punto Fijo y se alía con el chiripero para así ganar las elecciones.

Para pasar entonces al populismo radical de Chávez que barnizó al Estado capitalista, y como le dijo su padre putativo Caldera ahora les toca ustedes saborear el líquido tibio y perlino que mana de la teta del Estado, pero el Estado no es hembra, sino macho. En lo económico, ni los más viejos han visto semejante calamidad e incompetencia administrativa en el Estado. Y, su socialismo es la negación viva del marxismo que señala que en el comunismo habrá bienestar, la fuerza de trabajo no será una mercancía y que el socialismo no puede ser una economía de mercado sin capitalistas. En lo político dicho en neto castellano tiene un sonoro y rotundo nombre en la historia: ¡Demagogia! El gobierno arrancó con el primer discurso en Miraflores, al día siguiente de recibir el mandato: Ayer en la noche estaba leyendo “La tempestad” de Shakespeare y me sentí como los personajes de esa comedia acto tercero, escena tercera. Rodrigo: Ha llegado el momento de fundar una República de holgazanes, bellacos y putas. Pasando luego a realizar la gran carrera del patico de huele en el Parque del Este, era la época de los amoríos con Alfredo Peña y Miquilena, el chulo de su nuera ¡Abre las ventanas! Los rojos se apropiaron de la tesis sobre la distinción entre sindicalismo y labor sindical para acabar con el sindicalismo amarillo de la CTV, pero crearon el peor potingue sindical que ha existido en la historia de la lucha obrera. Escamotearon el patrimonio anarquista de Mérida para prostituirlo y, el comandante y sus adláteres saliéndose la baba por la comisura de los labios exclamasen: ¡Ahora “La Hojilla” le besa la parte inferior del testículo izquierdo al comandante! Se explicó cómo el sistema escolar degrada y degenera al educando, para hacerlo depender políticamente, pero ellos sólo admiten la ciencia de la ignorancia o la sabia ignorancia de la ciencia, y arremetieron con el cerco de silencio y hambre. De allí que, se escriba con el beneficio que le han hecho a la sociedad. Ya que el perdón es inmoral. Y si alguno puede señalar que los trazos reseñados son una insensatez, no por eso dejarán de ser rigurosamente ciertos. Cosa curiosa y digna de analizar es el grado que se le da al comandante: El Comandante Supremo. El Supremo es el Altísimo, es decir, Dios el Todopoderoso. Pero obviando esa pequeñez, como Supremo en la historia ha de estar por encima Alejandro Magno, Ciro “El Grande, Gengis Kan, Carlosmagno, Pedro “El Grande” Ho Chi Minh, y en América por encima de Bolívar, Artigas, San Martín y del “Che” Guevara siendo su única acción militar un Coup d`Etat fallido y en el golpe del 11 de abril de 2002 como una doncella atemorizada ponerse de hinojos y clamar al cielo ¡Ay! ¡aay! ¡aaay! Diosito ayúdame, por ello hay que contrastarlo con la posición del “Che” Guevara: “Sé que vienes a matarme. Párese derecho y apunte bien, que está por matar a un hombre. Dispara, cobarde”, y se refiere por esa lealtad animal y esa veneración supersticiosa que existe en el país. Como el gobierno no tiene una razón clara, no se le vislumbra ningún camino. Se dirá como diría un francés: c'est la vie, Je chie dans dix égale Y, parafraseando el relato de Cagliostro de Vicente Huidobro, en el que Cagliostro le enseña el porvenir a Luis XVI en un espejo: Todas las cabezas de la corte degolladas, aquí en este trazo está el reflejo: La carcoma de la historia derruyendo al cadáver disecado en el Museo de Monte piedad. De joven, casi niño, me fue inculcado no hacerle culto ni a lo divino, ni a lo humano y, que estudiase para que no fuese un instrumento servil a los tiranos, ni juguete vil de las pasiones: ¡Anarquía! Sin dominio, ni jerarquía.

Cesa de llover, al levantarse a D***., se le contrae el músculo endureciéndosele a nivel de hipocondrio izquierdo, se frota con las manos y se estira para extenderlo, y piensa para sí, el premio está en la lucha y no en la victoria, porque quien ama el éxito reniega de laverdad. Saca el móvil del bolsillo izquierdo del pantalón y, llama a I***., diciéndole:¬– Me aguanto diez minutos para que amaine el agua que baja por las calles y a las seis y cinco arranco a buscarte, a las seis cuarto estoy allá, hoy suspendemos la actividad, sabes que no es muy saludable andar de noche en la ciudad y es mejor prevenir que lamentar. I***., le responde:– estoy al final de la panadería, dos necios se me sentaron al lado para plantear paparruchadas y defender lo indefendible, les molesta que la gente lea, y me tuve que mudar, gracias por el libro es genial la demostración matemática de la posibilidad de construir el comunismo. Te espero y abrazo libertario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Medellín, levemente tendida en la llanura...

Gregorio Gutiérrez Gonzalo



A Julia
Juntos tú y yo vinimos a la vida,
Llena tú de hermosura y yo de amor;
A ti vencido yo, tú a mí vencida,
Nos hallamos por fin juntos los dos!

Así te dije. ¡Oh Dios!.... ¡Quién creería
Que no hiciera milagros el amor!
¡Cuántos años pasaron, vida mía,
Y excepto nuestro amor, todo pasó!

¡Con cuánto orgullo yo añadí: mi brazo
Te servirá en la vida de sostén!
De nuestro amor el encantado lazo
Risueño, ufano, al mundo lo mostré.

Mucho, mucho, mi Julia, hemos sufrido;
Un abismo descubro entre hoy y ayer;
Mas el débil fui yo, yo fui el vencido;
Tú, fuerte de los dos, tuviste fe.

Y tu fe te ha salvado y me ha salvado,
Pues unidos vinimos hasta el fin,
Cual dos olas gemelas que han rodado
En busca de una playa en qué morir.

Basta para una vida haberte amado;
Ya he llenado con esto mi misión.
He dudado de todo... he vacilado,
Mas sólo incontrastable hallé mi amor.

Julia, perdón si al fin de la carrera
Fatigado y sin fuerzas me rendí...
¡Si tu suerte enlazada no estuviera
Con mi suerte, tal vez fueras feliz!

Tú fuiste para mí como la roca
Al solo y casi náufrago bajel,
Que el ancla en ella al arrojar provoca
Las tempestades que en contorno ve.

Empero, la borrasca no te arredra,
Aunque se avanza hacia nosotros dos,
Y has querido morir como la hiedra
Que se abraza del olmo protector.

Fue desigual la unión de nuestros lares;
Yo con mis faltas, tú con tu virtud;
Tú dándome tu amor, yo mis pesares...
¡Oh! debiste salvarte, sola tú.

Mas de la vida en la penosa lucha,
Ya en el fin, como yo debes hallar
Un consuelo supremo: Julia, escucha:
Si no como antes, nos amamos más.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Y para terminar, un poco de música

Argenpress Cultural

Todo es música. ¿Qué sería el mundo sin ella?
Cerremos con dos ejemplos de creaciones musicales, muy diferentes entre sí, pero ambas con su cuota de belleza:

Con el gallo mojado, de Aniceto


Gloria de la Misa de Coronación, de Mozart:


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.