jueves, 16 de octubre de 2014

Miniserie televisiva: “Una historia plástica”. Guión completo

Marcelo Colussi



Síntesis

Ambientada en Venezuela.
Están por llegar las fiestas navideñas. La familia Gómez se prepara. Yulimar, la hija mayor, decide ponerse implantes de siliconas en los pechos. Eso crea un estado de deliberación dentro de la familia: el padre y el hermano no están de acuerdo, la madre y la hermana menor sí. El hijo lo adversa por puro machismo, porque no quiere ver a su hermana como objeto. El padre, por el contrario, ve en lo del implante otra demostración más de consumismo banal. Yulimar amaga con irse de la casa si no le permiten colocárselos. Su aspiración última es poder competir en concursos de belleza. Luego de varias discusiones fuertes sobre el tema del consumismo y la moralidad entre todos los miembros de la familia, la madre comienza a cambiar su punto de vista, pasando a ser ella la principal opositora a la idea de los implantes y los concursos de belleza. Finalmente Yulimar desiste y también cambia su punto de vista.

Descargar el guión completo desde aquí (formato pdf)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista al pintor argentino-mexicano Juan Gaudenzi

ARGENPRESS CULTURAL

Juan Gaudenzi, argentino de nacimiento, viajero incasable, periodista, escritor, cargando ahora ya algunos años, comienza a dedicarse a la pintura radicado en México. Y por supuesto, tal como lo ha caracterizado cualquier actividad que emprendiera, también aquí nos regala una hermosa obra.

No se siente un pintor profesional. Pero sin dudas tiene una sensibilidad que le permite transmitir mucho a través de esta expresión artística.

Argenpress Cultural lo entrevistó en su país adoptivo, México, y pudo observar su obra. Vale la pena escuchar lo que nos dice, así como apreciar su pintura.


____________

¿Por qué la pintura después de toda una vida dedicada al periodismo?

Desde niño dibujé y pinté como entretenimiento. Siempre me emocionó la belleza en todas sus manifestaciones.. Pasé raudo por algunas escuelas de pintura donde no aprendí nada así que puede decirse que soy autodidacta. Como los antiguos griegos asocio la belleza con la verdad, pero tardé bastante en descubrir que el periodismo, aunque puede ser bello - las películas de Sergei M. Eisenstein; “México Insurgente”, de J. Reed o “A sangre fría”, de T, Capote - no es el camino más adecuado para llegar a la verdad, pese a que existen grandes excepciones como las investigaciones de Bernstein y Woodward sobre el caso Watergate u “Operación Masacre”, de R. Walsh. Siempre recuerdo un cartelito dirigido a los reporteros sobre el escritorio de un alto funcionario estadounidense: “Yo respeto su derecho a preguntar lo que quiera. Usted respete el mío a contestar lo que me plazca”. Mucho de lo que se difunde no tiene nada que ver con la realidad porque existe un muro generalmente infranqueable entre el periodismo y la esencia, las verdaderas motivaciones, las causas primeras. Es una crítica al periodismo desde el platonismo elemental: lo que transmitimos es casi siempre una imagen - más o menos distorsionada por nuestra inevitable subjetividad - del reflejo de las cosas, acontecimientos y personajes, tal cual ocurren o son detrás de las paredes de los despachos, las viviendas, en medio de la selva o el desierto. Es una lucha perdida de antemano contra el poder que, para serlo, necesita ocultar, desinformar, vivir en la obscuridad. Y nosotros, los periodistas mediocres - pobres ilusos - creemos que basta vocación, principios y un poco de talento para iluminar allí donde no hay linterna que funcione. Entonces, en el mejor de los casos estaremos acercando a nuestros lectores a la verdad, pero difícilmente lleguemos a ella (y esto sin mencionar la mediocridad supina de los medios de “tierra adentro”, ni los intereses creados, la corrupción o la complicidad de las grandes corporaciones mediáticas). Cuando ya veterano di clases de periodismo de investigación hablaba sobre esto para alentar la deserción de los alumnos. Jajaja. Actualmente, el único recurso para hacer verdadero periodismo es siendo un “hacker” -las facultades de Comunicación en lugar de periodismo deberían enseñar a “hackear” porque un funcionario público no debería tener derecho a ningún tipo de privacidad - o un Julian Assagne. “Con la pintura no pasa lo mismo. No existen esencia ontológica ni causas primeras. Hasta me animaría a decir - en contra de toda mi formación materialista dialéctica - que para el Arte la realidad independiente de uno tampoco existe. Está en uno. Para algunos es un universo, para otros un inodoro. Ambos contemplamos un árbol, una puesta de sol. ¿Qué vemos? Dos árboles y dos puestas de sol diferentes. Tantos mundos como personas. Y, si en lugar de hacer periodismo renunciamos a los mitos de la “objetividad” e “imparcialidad” (inclusive en el hiperrealismo tan de moda) y pintamos, cada cual pintará su propio árbol y su propia puesta de sol tal como está dentro suyo. Por eso creo que, en última instancia, el único y verdadero tema del artista (sea escritor, pintor, escultor, etc.) ha sido y seguirá siendo él mismo. El objeto, material u onírico, es sólo un pretexto, un detonante, para esta desesperante necesidad de expresarse. ¿Sobre qué escribió Borges? Sobre Borges. ¿A quién pintó Dalí? A Dalí. Por eso fueron únicos. La condición “sine qua non” es no engañarse a sí mismo (no pretendo pintar acuarelas como Turner, sino como Juan Gaudenzi, inclusive si copio una acuarela de Turner). Aunque tu árbol sea técnica y artísticamente mejor que el mío. Que eso lo decida el público, ¡jamás los críticos, por favor, ya que no existe en el mundo una maestría o un doctorado en sensibilidad! Pero, esa es otra cuestión. Cuando me cansé de las limitaciones del periodismo - a cierta edad uno se cansa de muchas cosas - decidí dedicarme a la pintura profesionalmente. Creo que fue Gustave Flaubert el que dijo: “Ama el arte. De todas las mentiras es, cuando menos, la menos falaz”.

¿Pintar te convierte en un artista?

Para nada. Yo siempre digo que pinto, no que soy un pintor. Se atribuye a Dalí el haber dicho: “El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar pacientemente una pera rodeado de los tumultos de la historia”. Yo nunca antepuse el arte a la política. Es más: enviaría a todos los pintores a sembrar papas si con eso se terminara el hambre en el mundo. ¿Un manifiesto contra los pintores? Todo lo contrario. Aunque no textualmente cito a Marx: El arte florecerá cuando de la sociedad de la necesidad se pase a la sociedad de la libertad; del ocio bien entendido. Supongo que para un artista “puro” hubiese sido más terrible la destrucción del Museo Wallraf-Richartz, en Colonia - posee una colección de bellas artes desde la época medieval hasta comienzos del siglo XX. - que la quema de Reichtag. No es mi caso. Tampoco sueño con mis pinturas antes de concretarlas, como dicen que le ocurría a Van Gogh. Creo que para ser un artista se requiere algo más que sensibilidad, talento, oficio, dedicación. ¿Qué más? Ni el propio artista lo sabe. El famoso “don” que nadie sabe qué es, pero que hace la diferencia. Mejor dicho, que “hacía” la diferencia entre Mozart y Antonio Salieri, por ejemplo. Claro, en esa época era común atribuirlo a la gracia divina. Actualmente, como esa explicación no cuenta con mucho consenso se ha optado por no hablar más del “don”. Está permitido llamarse artista sin contar con él. Yo discrepo y por eso no me considero un artista. Carezco de ese “don”.

¿Desde hace mucho tiempo se viene hablando sobre la muerte del arte en general y de la pintura en particular ¿Qué opinas al respecto?

Todo lo contrario. El certificado de defunción del Arte (Hegel) es muy anterior al “fin de la historia” pero opera de la misma manera. Si (supuestamente) hemos logrado la sociedad perfecta: mercado y democracia ¿para qué necesitamos que la historia continúe avanzando dialécticamente? Si (supuestamente), gracias a la tecnología; la cibernética; las computadoras; ilustradores; diseñadores; decoradores de interiores, parques y jardines ¡y hasta la naturaleza toda! - en el medio del Amazonas esas lianas se verían mejor si las iluminamos con “led” y a todas las especies animales desaparecidas las reemplazamos con bazofias de peluche - estamos rodeados de “belleza” - los caseríos miserables los ocultamos con unas bardas y listo - ¿para qué queremos pintores a la antigua usanza, de caballete y oleo o ¡acuarela!, exponiendo sus cuadritos, con marco y todo, en galerías y museos? Yo le doy la más cordial bienvenida a esta postmodernidad política y artística. Porque en términos políticos el resultado del “fin de la historia” no es otro que hacer más urgente que nunca la necesidad de la Revolución y más vigente que nunca el pensamiento de Marx y Engels. Y la muerte del Arte y su sustitución por “conceptos”- les cedo una idea gratuitamente: en lugar de pinturas de flores, un ambiente vacío perfumado con atomizadores controlados por computadora ocultos en las paredes - ; textos sin relatos ni autores; exposiciones de chatarra, acrílicos y laser; un despeñadero hacia la nada intolerable, a corto o mediano plazo, para la humanidad, pese a todo el lavado de cerebro al que está sometida. ¿Más lavado de cerebro que en la Edad Media? Y, sin embargo, se produjo algo llamado “Renacimiento”. Pero esta vez no será volver al pasado (absolutamente falso que los griegos antiguos hayan sido los niños de nuestra cultura) sino un inimaginable salto hacia un futuro en el que sociedad y Arte serán una misma cosa.

En tiempos de expresionismo abstracto, arte conceptual y tantas otras yerbas “pop” o “post”, tú no pareces preocupado por la moda.

Por principio todo eso me resulta altamente sospechoso. ¿Por qué? Aparentemente, tanta innovación; tantos recursos ¿estéticos? pero, sobre todo, técnicos, disímiles; tanta individualidad - aún las más desquiciadas -, tanto anti-arte o contra-arte; obedecen a una reacción contra el arte masivo y masificador; contra la producción planificada y en serie; contra la llamada “industria cultural” heredera de la Ilustración y los valores más o menos clásicos, por no llamarlos “cliches”. Pero ¿y se tratara simplemente de una cuestión de marketing? Veamos que ha ocurrido en la industria de bienes durables y no durables. A medida que las clases medias altas y altas fueron concentrando la riqueza socialmente producida y la competencia, las ansias de sobresalir entre sus pares, el individualismo, fueron creciendo exponencialmente, esas industrias - supuestamente interesadas en satisfacer las necesidades y los gustos de una demanda cada vez más selectiva (y adinerada) - necesidades superfluas y gustos sofisticados o extravagantes que la oferta se encarga de imponer a través de los medios de comunicación dirigidos a ese público - decidieron que la hora de la producción masiva y en serie había terminado y que el negocio consistía en la producción personalizada. No más el mismo automóvil de lujo para los que podían pagarlo, sino un automóvil de super-lujo a pedido de cada cliente - de ser posible con su nombre impreso en alguna parte -. Lo mismo con relojes y alhajas, artículos de escritorio, muebles, equipos domésticos y de decoración - y aquí entra el llamado arte de nuestro tiempo -, para no hablar de vestimenta y accesorios. ¿Por qué no pensar que la nueva “industria cultural” funciona de la misma manera? Bienes (mercancías) únicos y exclusivos para clientes únicos y exclusivos, a precios siderales. Solo basta ver el tamaño: descomunales. “Obras” - por llamarlas de alguna manera - que únicamente pueden decorar mansiones de miles de metros cuadrados y las fachadas o jardines de las sedes de las más grandes corporaciones. En el tamaño está la primera clave de la sospecha. La segunda: para su despliegue y ostentación se necesitan enormes espacios completamente vacíos. La tercera: la paleta, cuando se trata de obras pictóricas. Los colores más estridentes, los contrastes más inusitados y agresivos. El contenido no le importa a nadie - ni al autor ni al comprador -, con la condición de que no se parezca a nada que pueda tener su vecino o socio. Con todo esto quiero decir que la pretendida originalidad y vanguardismo es un truco. Si observas detenidamente cuadros o esculturas contemporáneos seguramente encontrarás en ello una serie de patrones comunes. Para el “artista” lo que menos importa es el arte; su prioridad es la venta y hacerse de un nombre porque entre sus clientes - que de arte entienden tanto como yo de esperanto - se cuentan dos o tres ricos y famosos. Un ejemplo: Jeff Koons, considerado por una crítica funcional a esta nueva industria como uno de los artistas más importantes, populares y controvertidos de la segunda mitad del siglo XX, además del más cotizado. ¿Qué produce en su fábrica (no confundir con taller)? Monumentales réplicas en aluminio (supongo) de globos inflables! Su escultura Balloo Dog (Orange) fue vendida en noviembre de 2013 por 42 millones de euros en Christie's y, como el “auto-bombo”es lo que cuenta ha trabajado con Lady Gaga en la portada de uno de sus discos. Andy Warhol ha quedado a la altura de un poroto. Ahora, si alguno de estos “exitosos” me demuestra que no es un oportunista y que llegó a las réplicas de los globos inflables después de haber incursionado con maestría en otras etapas, en otros estilos, desde los más convencionales, como Picasso, me saco el sombrero.

¿Cómo definirías tu estilo?

Ecléctico, sencillo, más bien tímido, visualmente agradable, conceptualmente vital y honesto, técnicamente, pese a mi edad, me falta mucho camino por recorrer. Artísticamente, si logro algo que me satisface, no me importa la moda ni la fama. No trabajo pensando en ninguna de esas cosas. Si a alguien le gusta alguna de mis pinturas y la vendo ¡qué bueno! Si no, aumento mi colección privada. Observar mis pinturas me produce placer - aunque soy muy autocrítico - Creo que esto es lo más importante.

Ver su obra desde aquí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sueños

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Sueños que no fueron sueños
sueños haciéndose añicos
rondan ahogando la vida
chacales y desencuentros
cuando el amor se hizo nido
de interminables lamentos.

Tristeza honda, profunda
aquerenciada tan dentro
del alma que se resiste
a olvidarla por completo.

Laten sueños desvelados
En horizontes inciertos,
como jinetes del odio
cabalgan entre los nuestros
robándonos la esperanza,
matándonos el presente.
¿Cómo lograr que la calma
Se instale en el pensamiento?

Ilustración: “Jinetes” de Beatriz Palmieri

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El fin del mundo

Norton Robledo (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Sólo un viejito cano, que hubiera sido profeta,
Pero no es profeta porque tiene otro quehacer,
Dice amarrando los tallos de tomates:
No habrá otro fin del mundo,
No habrá otro fin del mundo.

Czeslaw Milosz

Y yo diré: “El mundo no puede terminar
porque las palomas y los gorriones
siguen peleando por la avena en el patio”.

Jorge Teillier Sandoval

El fin del mundo no será anunciado
en la televisión ni en los diarios
quizás llegará en la rutina
del séptimo día de la semana
Las mujeres estarán sentadas ante el ordenador
y en un intento de desordenar los limites
existenciales del hastío
conversarán con sus amigas o con un
amante virtual de su lista secreta
Los hombres mirarán el partido de futbol
o hablarán con su última conquista en la red
Los niños sentados ante el computador
jugarán a matar el aburrimiento
o la incomunicación que habitan
en los computadores de sus padres
Los jóvenes navegando por los espacios
cibernéticos de los tiempos modernos,
hablarán con sus amigos reales o imaginarios
En la plaza del pueblo, los ancianos sentados
en los viejos y desgastados bancos,
leerán el diario , comentarán las noticias y dirán
que todo tiempo pasado fue mejor,
en el centro de la plaza los evangélicos
anunciando el fin del mundo y el juicio final
llamarán al arrepentimiento,
las gentes cansadas de tantas profecías,
pasarán de largo sin prestarle atención
a sus palabras apocalípticas.
Yo sentado en el balcón, contemplaré los geranios,
miraré el cielo buscando un signo, una señal.
beberé vino tinto y escribiré" Mientras exista la poesía,
las palabras, el verbo testimoniando la vida
el fin del mundo seguirá siendo un dogma, un mito,
una profecía prolongada en el tiempo"

Del poemario a publicar: El árbol de la vida

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Auschwitz o el horror que no acaba

Reinaldo Spitaletta (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



“La aspiración innata del hombre a la libertad es invencible; puede ser aplastada pero no aniquilada”.

Vasili Grossman en Vida y destino

Primero se me quemó la piel, después los huesos, luego me convertí en humo y ceniza, y como tal salí por la chimenea, y gaseado, transformado en nada, aún pude leer el aviso que había a la entrada: “El trabajo os hará libres”. Auschwitz, la confirmación de que el siglo XX había sido el más sangriento y cruel de la historia de la humanidad. ¿Humanidad? ¿Acaso era humano aquello? O tal vez sí: era la comprobación de todo lo que un humano -deshumanizado- es capaz, con su carga destructiva, de hacerle a otro.

Auschwitz, el infierno terrenal, aunque afuera, como diría Primo Levi, no estaba el paraíso. Horrores inconcebibles sucedieron. La dignidad vapuleada. La humillación sin límite del detenido, la atrocidad que la palabra no alcanza a describir, el genocidio planificado, la presunta civilización transmutada en barbarie. Las cámaras de gas, los hornos crematorios, los pelotones de fusilamiento, el sometimiento de niños, mujeres y hombres a una condición infame. A la pérdida de la identidad, de la cultura y, claro, de la existencia.

El olor a carne quemada aún continúa señalándonos desde la historia, casi setenta años después de la liberación de ese campo de ignominia. La archiconocida frase de Theodor Adorno de que “escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie”, podría interpretarse como una suerte de exorcismo, de ultimátum, un llamado al nunca más, que, sin embargo, no ha frenado la deshumanización ni la catástrofe. En Auschwitz, como lo dijo otro sobreviviente del horror, murió la idea del hombre. “El fascismo y el hombre no pueden coexistir. Cuando el fascismo vence, el hombre deja de existir”, advirtió Vasili Grossman en su monumental novela Vida y destino.

La muerte de casi dos millones de personas en un campo de concentración, entre 1940 y 1945, no fue un retorno a la caverna, ni siquiera lo que se ha dicho de que el hombre no desciende del mono porque éste no es tan perverso, sino la mayor vergüenza para el ser humano. Su bestialización (con la venia de las bestias). El oprobio nazi ensañado contra judíos, gitanos, comunistas, librepensadores, en un episodio que, por la magnitud de su brutalidad, parece inverosímil. El Reich y su fábrica de muerte y destrucción mostraron en Auschwitz y en otros campos de exterminio su esencia sanguinaria, como, hasta antes ningún otro imperio la tuvo. León Felipe, que, pese a Adorno, siguió escribiendo poesía, mandó a callar a Dante y Virgilio y Blake y Rimbaud, poetas que no alcanzaron jamás a imaginar un infierno tan espeluznante como el de Auschwitz. “Pero ahora, aquí, rompo mi violín… y me callo”.

En Auschwitz, tal como lo cuentan algunos de los sobrevivientes, el ser humano sometido a la peor bajeza, perdió por momentos la solidaridad, la capacidad de resistencia, y algunos se iban contra sus hermanos de prisión por un mendrugo de pan. Pero quizá los ecos que allí llegaron de la derrota de los nazis en la heroica Stalingrado, a orillas del Volga, también hicieron crecer la esperanza y, sobre todo, por diversos territorios de Europa se fue desmoronando el mito de la invencibilidad del Reich hitleriano. Muchos no alcanzaron a ver la derrota total de aquél, pero murieron con el presagio infalible de que estaba próxima la caída de esa maquinaria de atrocidades.

Por los días del sexagésimo aniversario de la liberación (2005), se revivieron las crónicas, las películas, las fotos, los testimonios, los libros que hablan de aquel horror sin par. Uno de los más inquietantes recuerdos, lo expresó un soldado del Ejército Rojo soviético. Antes de llegar a Auschwitz, las tropas soviéticas encontraron pueblos enteros incendiados con toda la población ejecutada, pero no se habían topado con un escenario tan desolador como el que encontraron en ese campo: “Al vernos llegar, los prisioneros lloraban, otros demostraban su alegría. Todos eran esqueletos vivos, tan flacos que se les veían las venas y los huesos a través de la piel. Vi montones de cadáveres de prisioneros que acababan de ser asesinados o que murieron antes de nuestra llegada”, relató, todavía con el horror vivo, sesenta años después. Y concluyó: “Nunca olvidaré las pilas de zapatitos de niños”.

Los espectros de los muertos de Auschwitz aún nos gritan. Porque después de aquel espanto, el genocidio, las violaciones a la dignidad humana, las masacres no han parado. Es más: se han perfeccionado los instrumentos de destrucción. Ahí están, como ejemplo de la renovada barbarie, los bombardeos atómicos a Hiroshima y Nagasaki; la carnicería gringa en Vietnam; los gulags soviéticos; la invasión rusa a Afganistán; los ataques aéreos también a ese país de parte de los Estados Unidos; la ocupación estadounidense en Irak; los desaparecidos del Cono Sur; las torturas en Abu Gharib; el genocidio en Ruanda; el Apartheid; el martirio del pueblo palestino; el atentado contra las Torres Gemelas…

Así que el gran escritor judío italiano, Primo Levi, sobreviviente de Auschwitz, tenía razón. Allá era el infierno, pero afuera de ese campo de concentración no estaba el paraíso. Y, con perdón del lobo, el hombre sigue siendo lobo para el hombre. ¡Ah!, y lo peor es que, dentro del capitalismo, el trabajo tampoco hace libre al hombre. Ni al lobo. ¿Hasta cuándo?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La envidia

Alicia Susana Gómez

(Basado en el cuento “La honda” de Ricardo Piglia)

Aquel hombre sentía una profunda aversión a los niños. Tal vez habría tenido una infancia dura e infeliz. Nadie supo si pudo desplegar sus fantasías como lo hacen los chicos cuando juegan, o no tuvo la contención de un abrazo en la oscuridad de una pesadilla. Lo cierto, es que decía que a él no podrían engañarlo cuando mentían aparentando inocencia o burlándose de todo.



Una tarde de domingo, su patrón decidió que trabajen juntos en un depósito donde se almacenaban objetos de metal.

Mientras caminaban hacia la zona de los galpones, un coche con altoparlantes anunciaba propagandas. El ruido acalló las voces de una pandilla que, amparándose en el día feriado, se dedicaba a juntar descartes de hierro para arrojar con sus hondas. Cuando doblaron un paredón, el sonido se atenuó y los adultos pudieron escuchar sus gritos y risas.

Al darse cuenta que iban a ser descubiertos, los chicos trataron de ocultarse entre las chapas. De todos modos, ya era tarde. Inventaron excusas, pero fue en vano. El patrón los encaró, arrojó las hondas en un foso y, para darles una enmienda, los obligó a trabajar duramente bajo el sol.

Así lo hicieron durante muchas horas. El más fornido, ayudó en la tarea al eterno enemigo de los menores. Realizó la labor manteniéndose a su par y sin descanso.

Confiado, el muchacho se atrevió a preguntarle si podía colaborar para recuperar su honda. Éste, mintiendo complicidad, le respondió que el castigo no dependía de él.

El hombre observaba el cuerpo musculoso sudando por el trajín. Dedujo que era el líder del grupo porque miraba, de vez en cuando, a sus compañeros. Creyó que lo hacía para que mantuvieran la calma, a pesar de la rudeza que fueron sometidos. Le molestaba que aquello lo hiciera sentir culpable.

No obstante, movido por su profunda envidia, decidió fingir que consideraba su pedido. Planteó que tiraría un martillo al pozo donde se hallaban las hondas y, con la excusa de recogerlo, el otro podría recuperar la suya.

El joven, confiado, se arrojó al foso en el momento pactado. Tuvo que hundirse para encontrar la suya y, cuando la guardaba entre su ropa, escuchó, anonadado, que el hombre le gritaba a su patrón denunciando, arteramente, que él la había escondido en su camisa...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bosquejo de un poema olvidado

Aldo Luis Novelli (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



llueve en la estepa.
sobre el horizonte
se recortan las bardas
oxidadas de tiempo
imbuidas de lujuria salvaje/
un pájaro viene volando
desde el sur del temporal/
no lo veo
pero lo presiento
un zorzal o un chimango
tal vez un águila mora.
en la tierra silvestre
de éste caótico territorio
del fin del mundo
se puede ver el viento
andando como puma por el cielo
atados a su lomo van
los ruidos ferales de animales
los siseos de plantas espinosas
y los lamentos de los perdidos
en los laberintos del desierto/
se puede escuchar
el suspiro final de moribundos.

se acerca el pájaro
puedo ver sus ojos
brillando entre la tierra
que vuela por el aire/
es un poema transparente
un poema de lluvia
que viene a hablarme
del sinuoso río del devenir.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao



Sobre el acantihelado.
Desde esta placa en llamas,
a tra-vés del viento
que lleva tus cabellos a tu rostro
una y otra vez,
se deshace
el último rayo de la tarde.
-“Amo el último rayo de sol sobre esta playa.”
-“Mejor amémonos nosotros”.

¿Por qué dices el último?
¿Cómo lo identificas?
Aquí sí,
y el sol sigue y seguirá con sus fuegos.
¿O el postrer que llega a tu sonrisa?

Haz
rayo
radio radío y acéntrico
líneas de luces
ondas de cuerpos
y cuerpos
y cuerpos.

Y tú y yo, abrasados con la brisa y el rumor de las olas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: El arte cinético

SABERIA

El arte cinético es una corriente artística, principalmente pictórica y escultórica, basada en el movimiento. Las obras cinéticas están dotadas de movimiento real, juegan con efectos ópticos que lo simulan o incluso provocan que sea el propio espectador el que se mueva para experimentar con sus distintas interpretaciones.



Fue en la extinta Unión Soviética, en 1920, cuando Naum Gabo y Antoine Pevsner aprovecharon su Manifiesto Realista para hacer alusión por primera vez al arte cinético, corriente que se hizo especialmente popular en las décadas de los 60 y 70.

El arte cinético no sólo está presente en museos y galerías, sino también en los hogares: objetos móviles y coloristas con que se decoran las cunas, juguetes de movimiento continuo.

Ver obras desde aquí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

América Latina vive un cambio de época

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los foros de los gobernantes o de sus representantes son una buena práctica democrática que alientan el libre debate sobre la dinámica que sigue América Latina para afrontar su realidad por los caminos de la paz. El objetivo concurrente es superar las grandes brechas que persisten no obstante el notable crecimiento de las economías en un mercado global. Los foros son abundantes y diversos. La Alianza del Pacífico creada en el 2011, la CELAC y el vigésimo encuentro de los partidos integrantes del Foro de Sao Paulo, para no citar otros, merecen una reflexión sin pasiones ni dogmatismos, para no sucumbir en el irremediable fracaso de todos.



“Hablar actualmente de neoliberalismo en América Latina se asemeja cada vez más a hablar de arcaísmo. La democracia se está convirtiendo en el medio y espacio cultural de la Revolución", manifestó el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, al inaugurar en La Paz, en la última semana de agosto, el vigésimo Foro de Sao Paulo.

A manera de síntesis de lo que viene sucediendo en la Región, remarcó que el mundo de ahora es otro: “la historia continúa, la ideología y el falso macro relato del hit de la historia se ha derrumbado ante la emergencia de lucha, proyectos e insurgencia que se han expandido por América”.

García Linera, recordó que el primer logro para profundizar los procesos revolucionarios es la democracia como método revolucionario: “Antes se había asumido la democracia como una sospechosa etapa previa a la revolución, y nos habíamos preparado para ello, las circunstancias de dictadura habían creado la visualización de esa etapa previa de un proceso llamado Revolución”

Bolivia como país anfitrión dio a conocer que los cambios realizados por el gobierno del MAS-IPSP, tienen que ver con la construcción del Estado Plurinacional y la aplicación de un modelo económico que genera excedentes y los redistribuye en beneficio de toda la población a través de distintos mecanismos. No hay receta única para alcanzar este fin.

El encuentro en São Paulo y la declaración del Grupo de Trabajo en Managua en febrero de 2014, expresan su apoyo a la constitución del Estado Palestino de acuerdo con las resoluciones de la ONU, con soberanía sobre los territorios ocupados por los israelíes desde 1967.

La independencia que plantea un sector de Puerto Rico, el derecho de autodeterminación de Martinica, Guadalupe, Aruba, Bonaire, Curazao y la Guyana Francesa, la recuperación de la soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas y el diferendo boliviano-chileno mediante la salida soberana de Bolivia al mar, son aspectos reales que no pueden soslayarse.

En los últimos años los gobiernos que pertenecen al Foro de Sao Paulo no han perdido las elecciones en ningún país de América Latina después de haberlas ganado. Los casos donde han perdido el gobierno como Honduras y Paraguay han sido por golpes de Estado.



La defensa en los cinco continentes de las comunidades originarias es vital para detener los conflictos socio-ambientales, territoriales y culturales, porque son derechos avalados por la comunidad internacional. El Perú se suma en condición de sede de la COP 20, diciembre próximo en Lima. En Paris será COP21. Ecuador encuentra respaldo para defenderse de la agresión externa de la Chevron en su Amazonía.

Los gobiernos de Chile, Colombia, México y Perú firmaron en abril del 2011 la creación de la Alianza del Pacífico (AP) que, según la Declaración de Lima, trata de “alentar la integración regional, así como un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad “de las economías de sus países y “avanzar progresivamente hacia el objetivo de alcanzar la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas”.

Prosiguen desde el 2012, las negociaciones para un Acuerdo Estratégico Transpacífico de Cooperación Económica o TPP (por sus siglas en inglés), tratado de libre comercio multilateral, que involucra a 12 naciones: Estados Unidos, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, y los latinoamericanos México, Perú y Chile.

En Sao Paolo se advirtió la necesidad de buscar la integración en términos de igualdad y no de subordinación a las grandes economías. En este horizonte, destaca la importancia de la reunión de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), para crear un Banco de Desarrollo y la “Cuota Acuerdo de Reserva”. De la misma forma el Mercosur, el ALBA, PETROCARIBE y CARICOM, forman parte de un proceso de ampliación de la integración iniciada en el Cono Sur.

América Latina transita un camino democrático y multipolar en un contexto de crisis económicas, sociales y políticas y un descenso relativo de la unipolaridad norteamericana. Pues los pueblos de LAC no están lejos, ni indiferentes de los conflictos armados en Gaza, Irak y Libia, que han llevado al crecimiento de grupos armados fundamentalistas como el “Estado Islámico” y las agresiones externas multinacionales en contra de Siria, Ucrania. También está presente el pueblo saharaui y los derechos territoriales negados por la monarquía marroquí y el proceso de innovación socialista de la experiencia cubana.

Como una ratificación de principios el foro emitió una resolución especial de respaldo a las candidaturas de Dilma Rousseff en Brasil, Tabaré Vázquez en Uruguay y Evo Morales en Bolivia, a quienes los asistentes manifestaron el profundo reconocimiento y le brindaron su más amplia solidaridad y respaldo en los triunfos a obtener”.

La Declaración Final del Foro de Sao Paulo, consigna como objetivo derrotar la pobreza para conquistar el Vivir Bien, el Desarrollo y la Integración Regional sobre la base de la solidaridad entre los pueblos, con cooperación y complementariedad, justicia social, democracia y participación popular, conceptos que sin duda coinciden todas las fuerzas políticas.

Nota: El presidente Evo Morales no asistió al cierre del evento y el foro que concluyó en La Paz es el primero en el que no participó algún mandatario de la región. En el anterior estuvieron el presidente Morales y el ex mandatario Lula da Silva.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Grasas

Gustavo Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Años después se le ocurrió que podría haber sido una broma. In this place are grass. Así decía en una piedra de Huina-Huainu, a diez kilómetros de Macchu-Picchu que recorrió con mochila y esa mujer en un camino de incas. Por eso buscaba entre las piedras, en las ruinas, bajo los troncos, alerta al mortífero centelleo de una coral.

De pronto el día desapareció y los precipicios se transformaron en grandes pozos negros. El mismo silencio de antes pero sin el luminoso ruido del sol.

Poco a poco nuevos sonidos: susurros, chistidos, cortos alaridos anunciaban la noche de la selva.

El seguía buscando. A esa mujer le irritaba el desprolijo pasto que envolvía las ruinas, la oscuridad salvaje, el miedo. La luna, que apareció atrás de una montaña, no la tranquilizó: su luz hizo más negra la sombra y blancas y temblorosas las ruinas. Cuando pensó en el gran hotel que junto a Macchu-Picchu, cerca, tenía agua caliente, alfombras, camas, odió al imbécil que tenía al lado.

El seguía buscando: levantó piedras, apartó plantas, escarbó, metió la mano, hurgó con un palo. Nada. Ella lo miraba en silencio. Después, asqueada, se metió en la bolsa de dormir.

El hubiera seguido buscando, pero ni la linterna ni la luna eran suficientes.

Al día siguiente bajaron corriendo, tropezando, con la mochila en la espalda, usaban palos como bastones para no caer en los precipicios. Si perdían el tren sería otra noche en las ruinas. A él no le importaba, pero sería con hambre.

Llegaron, y mientras esperaban un coya le contó la leyenda del Paititi, ciudad oculta en la selva, refugio secreto de los últimos incas. Y que una vez, cuando un indio dejó su tribu en la selva para conocer la ciudad de los blancos tuvo que atravesar un lugar maldito y prohibido desde siempre, de extraños monumentos, grandes piedras, avenidas e infinitas calles desiertas.

Al llegar contó lo que había visto. Se organizó una expedición.

En un día de sol un helicóptero se acercaba. Pero aparecieron de pronto negras nubes de las que salían rayos. El helicóptero tuvo que volver. Así muchas veces, hasta que dejaron de buscar. Igual que él con el grass, pensó aquella vez.

Pero años después, argentino en San Pablo, sentado en un bar, entre ruido de motores y humo y palabras portuguesas, supo que recordaba cada lugar, las pequeñas piedras, las grandes, y las afiladas sombras de ese mundo, solamente porque ahí había grass. Nada más que pasto. Estaba escrito.

Y aquella mujer que había estado con él, era analfabeta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mi segunda novia fue emborrasquilada

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Como pareja de mi primera novia, todavía no habíamos tomado la embocadura a nuestro amor. Yo deseaba vencer las primeras dificultades de ella. Los amigos ya nos habían embocado la noticia de que el día de boda era tragar y comer mucho y deprisa, pensando en la luna de miel. Yo siempre decía “que mas vale mujer a mano que puta follando”, que es un refrán de la putería, que me dijo un cuñado mío muy mujeriego, que es decir que es mejor tener una mujer a la mano que salirle a una puta y andarle follando, pagando.

Yo la quería, y le dije que le metería algo por la boca, y entraría con el miembro por su parte estrecha. Ella no quiso creer, pensando, con recato artificioso, que no era cierto, enfriándose un poco la relación, aprovechando el momento una señora del pueblo, “la Egilona”, y su marido, Rodrigo, que estaba bien escarmentado de su primera mujer y de esta, los cuales me convidaron a unas chuletas de lechazo a la parrilla en su bodega.

Con engaños y alegrías trajeron antes a Egílope, mujer silvestre, “rompesacos” que ya me abonaba, y clavaba tablones de amor sobre mis hombros como si fuera sobre los del forro de un buque para aumentar su manga. La metieron en la bodega, alrededor de la cual colocaron gavilla o atado de sarmientos como se hace alrededor de los zarzos donde se crían los gusanos de seda, para que nosotros después de quitadas nuestras mudas nos amemos penetrando, montando a hacer como los gusanos de seda sus capullos, cual embojo o enramada que se les pone para que hilen, y nosotros para que el mozo, entrando y saliendo de ella, le de a la mujer de los calostros, cual primera leche del pene después de pajeado.

Yo soy Eginardo, nombre del historiador y secretario de Carlomagno, a quien con embuste y chisme, como a Egílope, para igualar el año del macho con la hembra, nos metieron en la bodega, saliendo ellos y cerrando su puerta, para nosotros dos separar de las pieles el pelo cerdoso antes de aprovechar el que es útil para la fabricación del fieltro. Nos abrazamos desnudos con objeto de modificar en cada instante la relación entre las capacidades de nuestras partes, delante y por detrás, enrareciendo o comprimiendo así los fluidos que dentro de nuestros cuerpos se contienen.

La emboqué. Pasé mi cosa por su parte estrecha. Labré su boca y eche boquilla a su sexo labiado, untándole con boñiga perdida para las plantas. Le puse albardilla cual a ave para asarla. Eché borrones, haciendo sexo deprisa y desaliñadamente. Cubrí el rostro hasta las narices o hasta los ojos con el embozo lechoso. Le prometí amor eterno, y me pidió casarnos.”Sí, quiero”, le dije en conversión espontánea en polvo. Con el acaloramiento de los ánimos, su sexo estaba excitado, desprendiendo burbujas gaseosas a través de un líquido en exhalación o evaporación de espíritus vitales o de vapores de algunos cuerpos.

Por el ventanuco enrejado de la bodega, se apostaba gente. Vi caras como bustos de monedas, sellos y medallas. En voz alta, disputándose con vocería y alboroto la palabra, se les oyó decir: “Mira, mira, Egílope, “la Emborrasquilada””, de emborrar, dar segunda carda a la lana, y esquilada, cencerrada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Imágenes de 1944

ARGENPRESS CULTURAL

Evocando tiempos idos a través de bellas imágenes…



Descargar presentación completa desde aquí (formato ppsx)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: La Fuga

ARGENPRESS CULTURAL

La fuga es una forma de construcción musical, con un procedimiento de creación y estructura muy determinados. Su composición consiste en el uso de la polifonía vertebrada por el contrapunto entre varias voces o líneas instrumentales (de igual importancia) basado en la imitación o reiteración de melodías en diferentes tonalidades y en el desarrollo estructurado de los temas expuestos. Cuando esta técnica se usa como parte de una pieza mayor, se dice que es una sección fugada o un fugato. Una pequeña fuga se llama fughetta.



Hasta el final de la Edad Media el término fuga fue ampliamente utilizado para describir las estructuras y obras canónicas, en el renacimiento servía para designar específicamente a los trabajos basados en la imitación. No será sino hasta el Siglo XVII cuando fuga cobraría el significado que se mantiene en la actualidad.

La fuga es la manifestación técnica y artística más madura y libre de la escritura contrapuntística. Es imposible encasillar todas las fugas escritas bajo un solo patrón uniforme. Cada una difiere en uno u otro detalle estructural de las demás, aunque se pueden incluir en dos grandes grupos: la fuga libre y la fuga de escuela o escolástica. En esta última la estructura es fija e imperturbable y sigue unos patrones estructurales, formales y de modulación preestablecidos. Hay musicólogos que se niegan a describir la fuga como una forma musical, prefiriendo hablar de procedimiento fugal o de textura en lugar de forma, debido a la gran variedad de formas que puede asumir la combinación de elementos de una fuga. Sin embargo, es posible dar un esquema general de sus características más importantes.

Las fugas generalmente tienen tres o cuatro partes, es decir, voces melódicas; pero existen composiciones orquestales de hasta ocho o diez voces. Son raras las fugas de dos partes, donde el tema sólo puede ir de la voz superior a la inferior. Un ejemplo de fuga a dos partes es la Fuga en Mi menor del primer libro de El clave bien temperado de Johann Sebastian Bach.

En la fuga, una breve frase musical llamada sujeto se superpone y alterna con otra frase llamada contratema o contrasujeto.

Hasta ahora hemos mencionado los elementos más importantes de la textura de la fuga. Con relación a su forma esencial, la fuga está integrada por tres secciones: exposición, sección o secciones medias, sección final y final:

1. La exposición es la primera parte de la fuga donde el tema se expone una o más veces en cada una de las voces que intervienen.

2. La sección media sigue a la exposición y en ella se introducen uno o más episodios de gran riqueza modulatoria: tonalidad relativa, subdominante o dominante. Es frecuente el uso de pausas o silencios de larga duración en esta segunda sección, con el propósito de que cuando aparezca nuevamente el tema, adquiera más relieve e interés.

3. La sección final generalmente empieza cuando el sujeto vuelve a la tonalidad inicial de la fuga y de aquí a la culminación de la obra. El final de una fuga suele consistir en varios compases añadidos a la estructura principal, concluyendo así la obra con una floritura. Esta conclusión es la coda.

Todos los recursos técnicos descritos en el canon son aplicables a la fuga. Hay además otros que la diferencian de ésta: el stretto y el pedal.

Elementos de la fuga:

a) Sujeto: es el tema principal de la fuga, el elemento del que todo deriva. Generalmente sólo hay un único sujeto, pero existen fugas con dos o más sujetos. Las fugas con dos sujetos se denominan Fugas Dobles.

b) Respuesta: es el tema a la 5ª del sujeto, es decir en el tono de la Dominante. En ocasiones, como en la fuga de la Tocatta y Fuga de J. S. Bach, la respuesta se encuentra en el tono de la subdominante, y cuando esto ocurre, esta respuesta, y por extensión la fuga completa, se le denomina Plagal.

c) Contra-sujeto/s: son partes libres que acompañan tanto al sujeto como a la respuesta en la fuga. Puede haber uno, varios o ninguno. Cuando acompaña a la respuesta en ocasiones se le denomina “contra-respuesta”.

d) Episodios o Divertimentos: son partes en las cuales no se produce ninguna entrada ni del sujeto ni de la respuesta. El material temático de los episodios está generalmente extraído de elementos (motivos) del sujeto, la respuesta o los contrasujetos. Rara vez aparece un elemento nuevo.

e) Estrechos: ocurren hacia el final de la fuga, y en ellos las sucesivas entradas de los sujetos y respuestas (o sus diferentes combinaciones) se van “estrechando”, es decir, entra uno antes de que haya acabado el anterior. Una fuga NUNCA empieza en estrecho. Hay estrechos canónicos (cuando las voces se imitan exactamente), no canónicos (cuando hay alguna modificación), dobles (a 3 voces), triples (a 4 voces), etc. Nota Pedal: suele aparecer hacia el final de la fuga un episodio construido sobre una pedal de Tónica o Dominante.

Tipos de fugas:

1. Vocal: escrita para voces

2. Instrumental: escrita para instrumentos o para teclado

3. Libre: cuyas partes no son fijas

4. Escolástica: sus partes y forma son fijas y rígidas. El tipo de fuga de Escuela más extendido es el de la Fuga Escolástica Francesa.

5. Real: cuando la respuesta es la copia exacta del sujeto a la 5ª ascendente.

6. Tonal: cuando la respuesta no es la copia exacta del sujeto a la 5ª ascendente, es decir, que una o varias notas no se hallan en el tono de la dominante. La nota modificada se denominan "mutación", y corresponden en general a un descenso de la quinta a una cuarta en la respuesta, cuando la primera o segunda nota del sujeto es el quinto grado de la escala.

Algunos compositores

La fuga tuvo su época dorada entre los siglos XVII y XVIII, gracias a ilustres músicos del renacimiento tardío y el barroco:

D. Buxtehude (1637-1707)
J. Pachelbel (1653-1706)
G. F. Händel (1685-1759)
J. S. Bach (1685-1750)

Época clásica:

Mozart

Época romántica:

L. van Beethoven

Siglo XX:

Max Reger
Igor Stravinski

Fuente: http://cpms-estilosyformas.blogspot.com/2010/05/la-fuga-es-una-forma-de-construccion.html

Ejemplos de fugas:

• Bach, "Pequeña" Fuga (Sol menor, BWV 578)


• Bach, Fuga en La menor, BWV 904


• Pachelbel, Fuga POP 153 (Magnificat primi toni)


• Händel, Fuga (Sonatina) en Sol Mayor, HWV 582


• Bach, Toccata y fuga en Re menor


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sarisariñama

Andrés Eloy Hernández (Desde Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La niebla venía envuelta de siglos y perfumes vegetales
Los Tepúes de dos mil metros mostraban su estatura
Allí trescientos metros de profundidad como una boca intacta
Pronunciando silencios y cantos de aves y gritos de la selva
La lluvia es canto a tu sed que celebra los ríos subterráneos
Tus nubes prehistóricas y sus primeros cantos
Seres diminutos que comunican historias gigantes ancestrales
Cuando aun la Patria no existía y solo ella guardó sus recuerdos
Sólo esa selva tejedora de mitologías verdes
De Roraima poseedor del calendario secreto de sus siglos
Historia de misterios y extraña en sus mensajes y sus signos
Allí está, diciendo cosas infinitas hacia el infinito.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poemario: El metal del ombligo y otros poemas

Daniel Montoly

Se escucha el percutir
de máquinas
saliendo
por esos ojos
de obsidiana
encendida
como el llanto
de madera
triste
como voces
de pieles maduras
entregadas
al fruto del viento.
Y abrazo
el dedo índice
que he mordido
para verte
dentro
de ese espejo
lleno, oscuro
y silente,
como
masa grávida
que sostiene
los huesos
poliándricos
de tu boca
de mimbre rojo.
Con el sonido
industrial
en el ombligo
levantas
la velocidad
dinámica
de tus labios
echados al vuelo
del crujir
crujiendo.
Pisas, y grito
de cámaras
decapitan
la música
con la cual camino
por tus ineludibles úteros
con lengua
y aire de forastero.

PIÉLAGO DE FUEGO
Yo no conozco el amor
masoquista
del hierro
por los golpes
del martillo
pero conozco
las manos
que escupen
salivas lumínicas
para crearle
huesos
que tú y yo
comeremos
visualmente
al abrir
la cerradura
de sus nobles
sueños
en los catálogos
de una tarde
robada al arte
de mentir.
Colgadas, tersas
y peludas
variaciones
suyas, exhiben
sus rabos
redondos
azul cobalto
materializado
como carne
invisible
del sonido
sobre el hierro
luego de besar
el golpe sincero
del angustiado
martillo
que es el tiempo.

CAMELLOS
Mi actitud
es similar a la de los camellos.
Cuando me la como
saboreo su sangre
con la puntilla de mi lengua
o el ardor de esas espinas
clavadas en el esófago
que baila con mi terquedad de animal
marido de sus dunas
descansando siempre
en mi torso.

TORERO MUERTO
La luna
se escondió en mis pantalones
a torear mi toro
con sus cráter húmedo.
Cargué su peso
en mis oídos insomnes
y levanté
su palidez del suelo
para vestirla con el color
de mis eclipses.

LA LLAGA
La vieja llaga hambrienta
se negaba a cerrar
como zíper anciano
por el desuso.
Y a través de ella
podía verse
la antigua furia
contenida
por aquel cuerpo
pasada gloria
de una juventud
displicente
cuyos vestíbulos
merodeaban ladrones
fumándose
los mejores días
sin importarles
que aquella llaga
con la lengua
de cráter femenino
llorara de rojo
su viudez.

PRECAUCIONES DE PRIMER ORDEN
Mantengan a los poetas
alejados
de los puentes
prohíbanles
acercarse a los ríos
alejénlos de los mares
enfurecidos
y de las tijeras
quiténles
las pastillas
y escondan
sustancias radiactivas
de su alcance.
Rompánles
en pedazos la botella
destiénrrelos
de la cercanía
de los cementerios
recojan los cuchillos
que andan
silvestres por la casa
arranquen
los hongos venenosos
del jardín.
Manténgalos
alejados
de aparatos
eléctricos
de sábanas blancas
de túnicas rojas
de balcones viudos
de minaretes
sagrados
de campanarios
nocturnos.
Alejénlos
de los cuadernos
con espirales
metálicos.
Nieguénles
acceso a tinta china
a peces venenosos
a mariposas
grises.
Despojenlos
del verbo
porque al menor
descuido
se ahorcan con el silencio
de la palabra.

CANARIO EN UNA JAULA NOCTURNA
Labios rojos carbón
ensanchados con presura en aquel cuerpo diminuto/
que solo alcanza a cargar con el peso
de poder venderse/ trozo de carne/
con un conejito rojo
colgando entre sus pechos de hule/
devorado por las fauces nocturnas./
Envejece cuando la observo desplazarse
entre la indiferencia de los automóviles./
Ahora sus labios
de rojo carbón/son púrpuras alucinógenos/
con sus mañanas de milagros encendidos/
con su faldita de poliester chino/
va contando miserias labiales/testigos anónimos/
de su precoz cautiverio./

EGO TRIP
... la excusa de ser genial
no fue suficiente
para entretenerla.
Acercó su boca
hasta besar mi nombre
entre los tantos otros.
Le preguntó a mi cuerpo
por el carnet de identidad
hasta enfermarme
con su arrogancia.

MEMORIAL PARA CANÍBALES
Tengo la certeza escrita y cuadriculada
por el cuaderno de tus ojos
aquel beso que no quisiste
recoger de mi boca
la ira del corazón
enterrada en el jardín
donde solo cultivo cadáveres
tengo la corbata masticada
por tus dientes
evidencia de la angustia
que compartimos dentro de las sábanas
junto a los huesos del osito de peluche
que nos comimos juntos.

TRATADO DE VOLCANOLOGÍA
Es alto conocido
que a los volcanes no les encantan los humanos/
las estadísticas/ como también los estudios
de volcanología confirman
su odio visceral hacia éstos/
o el desprecio que sienten
hacia cualquier actividad humana
cerca de sus nidos/ tienen una predilección fatal
por atacar a quienes se acerca a sus huevos/
escupiéndoles con rocas y fuego/
con destrucción y cenizas/ pero los humanos/
ingenuos y desaprensivos
como turistas ajenos al peligro/ construyen
ciudades en torno a ellos/ robándole su habitad/
ignorando la furia que hizo de Pompella/
el museo arqueológico más grande
erigido para observar
la angustia de los muertos/

EL COLOR DE LOS ESPEJOS
If you black me out
I become a mirror

Nikky Giovanny
Yo soy el espejo racial
donde el día
mira
con sospecha
al viejo rostro
blanco
escondido
por la noche,
la superficie
plana oscura
la música
que desprenden
las alas
de los pájaros
convertida
en nubes
sosegadas
por el machismo
de relámpagos
anglosajones.
Yo soy el espejo
donde tu voz
y mi voz
practican el viejo
amor
de abrazarse
con la alegría
del dolor
transformado
en frenesí
el brillo
donde
se mira, y se
acuesta
paralelo
al ojo diagonal
donde alguna vez
las dudas
crecidas en el calor
de mi piel
se hicieron
tuyas.

ODA A YUKIO MISHIMA
Yukio quiso volar con alas
tomadas prestadas
a las mariposas
rehusó ser
un hombre sosegado
por el viento
de la grandeza
escaló un muro
llevando
en la mano
un relámpago
gritó contra
la eutanasia
del conformismo.
Mishima:
Quijote
que despertó tarde
al sueño del Imperio
con las ruinas
en sus uñas
buscando
con intrepidez
agarrar el sol
para borrar sombras
dejadas
por las ofensas
extranjeras
Mas los tiempos
no respondieron
al grito
nadie vivía ya
las solemnes marchas
de los caballos
sobre la nieve
tampoco los sables
tenían el brillo
de morir
por la lumbrera moral
del samurai
sino la sangre
de mujeres
y niños:
ofensas fúnebres
contra el código
del honor
Mishima,
rebelde olvidado
de una causa
que nació
perdida,
estoico paladín
de un país robotizado
con el hedonismo
de los inventos.



Daniel Montoly, Poeta y escritor dominicano, nacido en Montecristi, República Dominicana, en 1968. Estudiante de la carrera de derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Fue finalista en el concurso de poesía Latin Poets for Humanity, ganador del concurso de poesía de la revista Niedenrgasse y del "Editor's Choice Award" de The Internacional Poets Society. Ha publicado en el Primer Volumen de Colección Sensibilidades (España, Alternativa Editorial), Maestros desconocidos de la poesía contemporánea hispanoamericana (USA, Ediciones El Salvaje Refinado), Antología de jóvenes poetas latinoamericanos (Uruguay, Abrace Editores) y en Jóvenes poetas cantan a la paz (Sydney, Australia, Casa Latinoamericana). El Verbo Decenrrejado (Apostrophes Ediciones, Santiago de Chile) Antología de Nueva Poesía Hispanoamericana (Editorial Lord Byron, Lima, Perú) y en la antología norteamericana: A Generation Defining Itself- In Our Onw Words (AMW Enterprises, North Carolina). Algunos de sus poemas han sido traducidos al portugués, inglés y alemán. Colabora activamente con diversas publicaciones literarias y dirige el blog The Wrong Side, dedicado a la difusión de la literatura hispanoamericana. Es miembro del Comité Editorial de Analecta Literaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Trabajo de investigación histórica: Religión y la violencia en documentos de los años cincuenta en Colombia. Las cartas del Capitán Franco

Gustavo Adolfo Mesa Hurtado



Un interesante aporte histórico sobre un fragmento de la vida de Colombia, que vale la pena leer atentamente.

Descargar texto completo desde aquí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Y para terminar: Música tradicional de Burundi, el corazón del África Negra

ARGENPRESS CULTURAL



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.