jueves, 8 de enero de 2015

El Alto de rodillas

Macario Coarite Quispe (Desde Bolivia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



El cielo ha caído;
Dios está llorando;
en El Alto, gimotea.

¡Llanto de Dios!
No me ahogues
en el estrecho sendero.
Por qué lapidas mí espíritu.
Por qué renunciaste a nosotros,
los de piel metal ¡Dios!

Mis dos esferas sensoriales
Comienzan a llover.
El Alto de rodillas,
El Alto lloriquea.
Yo de pie,
estoy lloviendo…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.