miércoles, 14 de enero de 2015

Persona marcada

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENRPESS CULTURAL)



En la vida de Ricardo hubo un momento en que se le juntaron dos épocas.

La época en que vivía solo, estaba en la Facultad y cada tanto invitaba a su casa a una colega a estudiar juntos, tomar un cafecito o comer algo. Y también siempre cogida. Y después, la amable propuesta para rajarla: “-Te acompaño al colectivo”.

Propuesta que, por algunas, era recibida con cara de rabia, por otras con indiferencia, y por algunas con una sonrisa.

Pero hubo una vez que, aparentemente iba a estudiar con dos. Una llegaría antes, y la otra después.

Así que cogió primero con Nora, la que llegó antes. Cuando después llegó la otra no se le ocurrió hacer una cama redonda (de lo que tiempo después se arrepintió). Le dijo a Nora sonriendo, como si fuese algo banal: -“Te acompañamos al colectivo”

Y así fue. Pero Nora con cara de mucha bronca.

Y después la época en que algunos grupos místicos preparaban lo que llamaban “la lucha armada”. De los que Nora era parte de un grupo.

Ahí conoció a Daniel, que a Ricardo una vez llamó de “traidor” porque no concordaba con su crítica a los militares, solamente por ser militares. Ricardo le respondía que lo que había que criticar era la política económica vendepatria, entreguista. Solo eso. No a los militares.

Se encontraban en un café del centro, donde charlando descubrieron que aquel llamado de “traidor” por él era el mismo que una vez había cogido y después pateado a Nora, para después quedarse con la otra. Así fue que decidieron que Nora llame a Ricardo y le diga solamente una cosa, que en esa época era algo serio: -“A la persona que está en esa casa la tenemos marcada”

-“La que estás marcada sos vos. Y por boluda”, le respondió.

Y así fue que al escuchar ese llamado amenazante, que en esa época era algo serio, Ricardo decidió mudarse de casa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.