miércoles, 14 de enero de 2015

Tres poetas cordobeses

ARGENPRESS CULTURAL

1. Clari Goicoechea

Tía Telita

Por más que lo escondiera,
le dolía la vida,
el sol, la lluvia, el aire
y por donde caminaba.
le dolía el pasado
los días, los meses y los años.
A veces, se sentía quebrada,
se calzaba la risa,
sus alas de alondra,
o de mariposa
y partía a enfrentar la vida
como si levitara,
sutilmente,
casi etérea.
Se iluminaban sus ojos
regresando al pasado,
solía inundarse de tristeza
con la soledad de la gente
y aún perdida en sus olvidos,
su alma reconocía al amor.
Así abandonó su cuerpo,
lentamente,
dejándolo sin pena
y asida a su cordón de plata
para emprender su viaje eterno,
con la esperanza de volver



2. Norma Estela Ferreyra

Saltando charcos

Estoy preparada
y voy a saltar.
Ya caminé senderos
atravesando el miedo
y el veneno,
los puentes del odio
y del amor.
Anduve por calles
pobladas de nostalgias,
sentí la furia del cielo
en las tormentas
y atraqué las naves
siempre en puerto.
Aprendí a cerrar puertas.
A soltar manos.
Y aquí estoy
salpicada de ternuras
y alimañas,
de flores amarillas
y rosadas,
de pájaros con alas
o sin ellas,
de gente que se arrastra.
Mientras tanto,
voy a saltar los charcos
para llegar primera
a pintar el amor
en las palabras



3. Gonzalo M. Blanco Laxague

Versos de un anarquista

El vacío
(jaula abierta que
no es jaula ni celda
ni barrotes que encerrando
en el más cruel de los destinos
a animales sufrientes
confinados a la mirada
estúpida y perversa del torturador
que orgulloso contempla
a lo que antes era libre
y ahora es esclavo como ellos)
será su condena.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.