miércoles, 18 de febrero de 2015

Cosido por el hilo taimado

Miriam Miki González (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Tengo dos muletas quebradas por la osteoporosis del desvarío
En el centro de mis ojos que nunca han sido jardines.
La madera tullida no me deja ver, sin alaridos,
Los desfalcos del que han sido objeto las margaritas extraviadas
Bajo el humus cosido por el hilo taimado de sayones.
En mi salmodiado pellejo de arpillera
Ya no hay lugar para un agujero menos que los que me condecoran.
Cuando las hormigas nos han declarado la guerra,
Nadie con pies goteando azufre,
Tiene el derecho de solapar
Las enjundias de los que se rebelan.
Alguna vez, en algún sitio, en algún tiempo…
Con algunos fósiles de luto, más o menos…
Tanto tizne sobre tantas fosas.
Tantos nudos sobre tantas horcas.
Tantos patíbulos sobre tanta mierda.
Al final de las banderas,
Al bies del chorro impropio de los que nos mearon.
Al término del beso de la patria,
Al sesgo del pleonasmo de la infamia…
Vendremos a bebernos las cenizas de los artificiales héroes
Con vinagre y lavandina…
Escanciadas…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.