miércoles, 18 de febrero de 2015

No haya duda

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



No haya duda: los poetas y escritores no leen a los poetas y escritores. Estoy a la sombra de un pesebre limpio con unos amigos, en el corral de “Pellé”, alambrador y picapedrero, en Vallelado, Segovia y, viendo a los gallos y Jumentos advierto que en potencia y en esencia los hombres y mujeres son émulos todos de ellos, y que siempre lo fueron.

-Pues habéis de saber, les dice “Acullá”, que después de haber ofrecido diez ejemplares de mi libro “Siempre es nuevo el Amor!” gratis, a través de la prensa literaria y cultural, a los diez primeros escritores o poetas que me enviasen una postal hecha a mano solicitándole, plazo hasta el 31 de Enero, no he recibido alguna, pudiendo comprobar dignamente que la lectura les importa un bledo.

-Es que a la gente, responde “El Chotillo”, a los literatos y poetastros tan sólo les interesa el kikirikear del gallo o el Rebuznar del Asno, pues ellos bien saben, porque lo han aprendido en Colegios, Universidades, Conventos y Seminarios, que las grandes victorias y la fama se consiguen Rebuznando, como las canonjías y los gobiernos.

-Rebuzna para que te aprecien, y de esto la Academia sabe mucho, dijo un sujeto llamado “El Chovilla”.

Dorotea, “la Culona”, una poetisa, llegó en ese momento, diciendo:

-He llegado mareada, andando todas las calles del pueblo, hasta encontraros gracias a un fuerte Rebuzno que resonó a lo lejos.

-Nuestros libros, siguió “Acullá”, se quedan en el olvido de las estanterías en actitudes vergonzosas puestos. Un autor fidedigno y de concepto me dijo: “a mí me ha pasado lo mismo.” Y no creáis que invento ni que engaño. Nada de eso. El Asno “Origen de las Palabras”, como Herodoto, es nuestro maestro. Jumentos y mulos escuadrones de poetas y escritores le siguen gritando a los cuatro vientos, urbi et orbi, como el Jumento del papa, que el Rebuzno es breve y bello, puro y neto, y expresa la belleza que halaga y suspende el ánimo produciendo en el hombre o la mujer un placer puro y emocionante.

Un sujeto, “Carasucia,” con “oficio de varón” como él decía, y que se sabía los nombres de los ríos, mares, océanos, de los montes, de los volcanes, de los meses, de los días de la semana y de las notas de música, le cortó, diciendo:

-Rebuznar es lo más bello de las Bellas Artes. Yo he traducido mucho y bien el Rebuzno de los Asnos. Por ejemplo, ese que estamos escuchando ahora, y que nos llega de un Buche mamándole a su madre, a pesar de haberle puesto “El Chotillo” un libro como tableta para impedirle el mamar, nos dice:

¡Oh, la madre!

Pienso en ti. Y bendigo la madre a o la madre que te parió.

“El Chotillo”, sonriendo, exclamó:

-De este caso hay ejemplos en los clásicos. Cervantes dice: “no les hallé más mayores”.

También de Calderón y de Santa Teresa podríamos citar Asnales ejemplos similares. Por ejemplo, santa Teresa dijo: A quien dios se le diere, el Rebuzno, san Pedro se le bendiga”. Además, recordad lo que dijo Sancho Panza, don Quijote, a su vez, elogiando el grito del animal de tanto aprecio: “Rebuznar es la más bella de las Bellas Artes”.

-Que yo recuerde, “Pellé cortó la explicación de “El Chotillo”, los únicos escritores que se leyeron un poco, y por su Asnal Rebuzno de “Lucha entre Poetas”, fueron Quevedo y Góngora; López de Vega y Góngora. Ellos hicieron Verdad aquel refrán que salió de sus anécdotas, que canta:

“Rebuzna un Asno

Comúnmente

Cuando oye Rebuznar
A un compañero” (Elogio del Rebuzno)

-Sí, sí, exclamó “El Chovilla”, prosiguiendo: Si Rebuzna un Borrico, al instante vemos a otros Borricos el Rebuzno recitar. Que el bostezo de escritores y poetas es igual al de los Jumentos; lo mismo que el joder.

-El Asno se asomó al balcón, cabe decir por sí, exclamó, también, “Pellé”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.