martes, 3 de marzo de 2015

Con tu efigie popular



Víctor Hugo Parés Lores
Cuba, 1997.

A los campaneros de las revoluciones.
a los que sabemos por quién doblan las campanas.

¿Te apresan, estás herido
sin armas para el combate?
/ No/, porque no hay quien nos ate
de la campana el tañido.
El guerrillero nacido
en pos del amanecer,
no se logra fenecer
con bala o golpe de suerte;
porque la vida sin muerte
nadie la puede vencer.

Nuestro símbolo ¿apresado?
¿En cuál celda colosal?
¿Cuál sería el tribunal
donde puede ser juzgado?
¿Qué decir del acusado?
¿Y cuál condena terrible
por ser voz, fusil sensible
y piel que al fuego se quema?

Asesinar tu poema
y esconderlo es imposible

Un símbolo verdadero
desborda su pedestal,
no cabe en lo material
no es muerto ni es prisionero.
Tú eres concepto certero
de luchar y hacer la historia
por clasista trayectoria,
y tu osamenta gloriosa

vuelve hecha flor poderosa
del pueblo, arma y victoria.

De junio viene la rosa
heroica, y es la de Enero
la que forjó al guerrillero
que combate y no reposa.
La flor de octubre en tu losa
va por Camilo hasta el mar,
flor de espada, batallar
de Martí, Fidel, Maceo;

flor que anuncia el tableteo
con tu efigie popular

Es tu efigie popular
y tu osamenta gloriosa,
contenido y forma honrosa
de lo humano, lo ejemplar
El siglo va a terminar
entre dudas y lamentos,
traiciones a juramentos
y olvidos de la memoria;
tus huesos son voz de historia
a todos los parlamentos

Sí, Bolívar, es Guevara
el de Cuba, de Argentina
hecho antorcha que ilumina
con la luz más pura y clara.
El pedestal tornase ara
para ser voz y lección
teórica, junto a la acción
por los pobres de este mundo;
su grito es eco rotundo:

/ Unidad / / Revolución /

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.