miércoles, 11 de marzo de 2015

En el día de la mujer trabajadora: In memoriam Domitila Marín Porcar

Olivier Herrera


Presidenta honorífica de POETAP y prototipo de Mujer Trabajadora, Honesta y luchadora hasta el fin de sus días

El día 24 de febrero murió mi madre y este es mi testimonio homenaje el día de la mujer trabajadora.

Quiero empezar estas líneas agradeciéndole a Antonio Ros el haberse ocupado de redactar y enviar la nota informativa sobre el fallecimiento la madrugada del día 24 de Febrero del 2015 de mi madre Domitila; era una cuestión urgente y a mí personalmente me era imposible hacerlo anímica y materialmente.

Luego durante todo el día 24 y 25 empezaron a llegarme vuestros mensajes de condolencias y apoyo, mensajes por WhatsApp y por e-mail, les respondí dándoles las gracias a los primeros y pospuse la respuesta a los e-mails y en Facebook hasta mi regreso a París donde puedo escribir en mi PC con mayor facilidad y tranquilidad.

Regresé el día tres de marzo pero no fui capaz de ponerme ante el ordenador y lo he demorado hasta hoy, día de la mujer trabajadora para ofrecerle a mi madre Domitila en particular, a mi amante compañera, a mi hija, a mis amigas de POETAP y del alma y a todas las mujeres en general lo mejor de mí mismo.

Debo deciros que vuestras muestras de afecto y de solidaridad fueron un bálsamo ante lo que siendo ley de vida nunca terminamos de estar preparados para asumirlo, y se nos quiebra la voz y nos derrumbemos a la hora de la verdad. Y son un estímulo para seguir mientras yo viva (y más allá de la vida, en la poesía) defendiendo y honrando la memoria y el nombre de mis padres Olivier Herrera García y Domitila Marín Porcar.

El 25/2/2015, a las diez de la mañana, en la iglesia del pueblo donde yo nací y me crie para plantarle cara al régimen franquista, y ganarle al sistema la batalla de la opinión pública, con la firmeza de carácter e inteligencia que me enseño mi madre, desde mi niñez y mi adolescencia. En el mismo pueblo donde torturaron y mataron a mi padre el 22 de Abril del 1948 (cuando él tenía 28 años) en un interrogatorio de la Guardia Civil, despedimos 66 años más tarde a mi madre. Carlos, el cura del pueblo, tuvo unas muy correctas y emotivas palabras en memoria de Domitila y terminada la misa (tal y como habíamos convenido) me cedió la palabra para que yo me dirigiera desde el altar mayor a nuestro pueblo y pudiera cerrar debidamente un acto que empezó siendo religioso para convertirse en civil y reivindicativo del trabajo y la lucha diaria y lucida, inquebrantable de Domitila referencia y símbolo en Alcalá de Xivert y prototipo de las mujeres sencillas, valientes y dignas, víctimas de la represión fascista que hicieron frente a la adversidad dándoles a sus hijos la cultura del amor y la libertad, Domitila, con su serena y humana actitud, supo ganarse el respeto profundo y la admiración de todo el pueblo, desde la derecha triunfante y clerical a la izquierda que abatida por la sangre y el horror de la represión franquista le profesaba un incondicional y rendido amor. Domitila fue en Alcalá el espejo diáfano de su sociedad civil al saber dar con el testimonio de su vida esa lección imperecedera que nos enseña a SER y AMAR el Amor y la Vida.

No me fue fácil, dadas las circunstancias, pero una vez más me crecí ante el castigo para poder decir y transmitir cuanto quería y debía decir sin que me fallara la voz ni la memoria al hacer una breve semblanza In Memoriam de Domitila Marín Porcar teniendo delante el pueblo que me vio nacer y crecer, y a mis espaldas, el retablo que representa en un solo hombre a todos los hombres y mujeres libres que fueron y son perseguidos, torturados y asesinados por los imperios desde Roma a USA, pasando por el nacionalcatolicismo franquista, el nacionalsocialismo del Tercer Reich y todas las dictaduras fascistas de Latinoamérica y de la Aldea Global, una imagen impactante por inusual de la auténtica, humana y solidaria teología de la liberación.

Lectura de la carta de Olivier In Memoriam de Domitila
A los hermanos en Cristo-Hombre, desde el Altar Mayor
De la Iglesia de Alcalà de Xivert, el 25 de febrero del 2015.

¡¡Gracias!! ¡¡Gracias!! De todo corazón, a quienes hoy habéis venido a decirle adiós y hasta siempre a Domitila antes de partir hacia la que será su última morada.

Su vida fue una constante de sencillez, de lucidez y de coraje, para ser todo un ejemplo de trabajo y de integridad, de honradez y de humanidad.

Domitila, supo sacar fuerzas de su flaqueza para llorar en silencio el amor perdido y superar su infortunio educando a sus hijos en el más profundo respeto y entrega a nuestro pueblo, Alcalá de Xivert, Alcossebre y Capicorb y en el valor del trabajo y el amor a la vida.

Ella nos enseñó a amar y honrar, guardar y defender el nombre y la memoria de nuestro padre, enseñándonos que la vida merece la pena ser vivida. Y que debíamos vivir y crecer libres. Sabiendo, que después de leerla y aprenderla de memoria, debíamos de pasar página, para poder SER y ser dignos hijos de Olivier Herrera García y Domitila Marín Porcar.

Domitila,
La meva mare,
Era xicoteta i dolça
Com una pruna,

Era valenta i dura
Segant amb la falç
De sol a sol,
De lluna en lluna.

I jo sóc oli, el seu fill
I el fill de l’ olivera
La pols dels teus camins,
Alcalà, Mareta Meva.

(Traducción al castellano)

Domitila / Mi madre / Era pequeña y dulce / Como una ciruela / Era valiente y dura / Segando con la hoz / De sol a sol / De luna a luna / Y yo soy Oli *, su hijo / Y el hijo del olivo / El polvo de tus caminos / Alcalà Madrecita Mía.

* Aceite, en catalán

Domitila, hoy te decimos adiós y hasta siempre que tu nombre y tu pequeña historia es ya parte de la historia intemporal de Alcalà, tu pueblo, ayer por la noche de México; Zaida Cristina Reinoso y de Argentina; Gladys Beatriz, de Chile; Alfred Asís, desde Isla Negra, Wiulfredo Dorador y Milena Ortiz desde Antofagasta y Nilda Correa desde Santiago de Chile, de Perú; Cesar Aching, de Berlín, José Pablo Quevedo, de París, Luis Rigou y de España; Francisco Vaqueros, director de la casa museo Federico Garcia Lorca de Valderrubio, en Granada, Antonio Ros, Antonino y Tomás Cardozo desde Madrid, desde Europa a Latinoamérica me llegan los mensajes de apoyo y condolencias honrando tu nombre y tu memoria. Que tú, Domitila, ya eres parte inseparable del todo, de la historia universal de Alcalà y de la poesía, que tú, no has muerto, has ido más lejos para vivir en la memoria, el corazón y el alma inmortal de tu pueblo y ser la SEMILLA fecunda que cabalga la lluvia y el viento de la Tierra.

Y termino, os abrazo a todos y todas y le decimos hasta siempre, Domitila, con tres poemas a su memoria.

LA BICICLETA DE DOMITILA

Era una bicicleta negra
De mujer y de paseo
La bicicleta de Domitila.
Con ella iba los sábados
Y domingos todo el día
Por las masías y corrales
Con una vieja romana
Y dos grandes cestas
–una delante y otra detrás–
Pesando el queso de oveja
Que los lunes iba a vender
En el mercado de Castellón.

Domitila iba todos los días
A la finca de los abuelos;
Isabel la del Mas de Culla
Y Quico él de Benafigos.
Y allí ante el Mediterráneo,
Entre Sol de Ríu, la Torreta
I l’ermita de Sant Antoni.
Domitila segaba de sol a sol
La hierba que subiría el carro
Del tío Vicente a Alcalà,
Y le vendería su niño
Al caer la noche.

Su niño recorría las calles
Gritando con toda su fuerza,
Cuerdas vocales y pulmones
De un niño de diez años.
¡DO-NES, HER-BA TEN-DRA!
Domitila encendía el fuego
Con leña seca de almendro:
Daba la comida a las gallinas,
Los conejos y la cerda de cría,
Luego ponía la olla del día,
Lentejas con tres butifarras,
Sémola y pan o sopa de ajos.

Domitila, la más valiente,
De cuantas mujeres vistieron
Pantalones los años cincuenta.
Pedaleó montada en bicicleta,
Peleó por sus niños noche y día,
Al enviarles limpios a la escuela
Para darles cultura y conciencia.
Esposa, amante y compañera,
Y de sus hijos madre y padre,
Ella halló la fuerza y el coraje,
Sacó su nervio de gata salvaje,
Sus garras de pantera viuda.

__________

DOMITILA

Hija del sol y la lluvia,
Nieta del relámpago,
La hoz y del arado.

Eres la campesina
Más dulce y linda,
Valiente y digna.

Eres quién me dio
Leche y sangre
Para que viviera.

Eres quién me dio
Amor y vida
Para que creciera.

Eres el origen,
Pasado y presente
De mi vida.

Eres Domitila:

Fuiste el amor
De mi padre
Y eres mi amor.

Niña salvaje
Tierra fecunda
Agua limpia.

__________

LA SEMILLA

Todo pasa en la vida,
El amor y la muerte,
Y es nada la fortuna.

Que si algo queda:
Es la voz y el verbo,
El valor del alma.

Que si algo queda
Más allá del tiempo
Es la memoria.

Es la huella eterna
Del que lo dio todo
Sin esperar nada.

Que si algo queda
Es el sol y la semilla,
Es el mar y el viento.

Es el nombre y valor
Del que dio su vida
Por el amor y la vida.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.