miércoles, 11 de marzo de 2015

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Vuelco en hueco fondo
mi honda
desazón,
al son
de la razón
de no permanecer resquebrajada, ajada,
atada a piedra ingrávida
con lazos de piel torcida y ajena.

El fruto insalobre -e insalubre- del vientre, del pecho también,
deja amargas huellas sin re-emplazo,
complemento vacío
de continuos fracasos.

Qué será de mí
-destino individual conocido-. Re-salto
a saltos
el traje de fatiga que no ven. Ven, llénalo tú,
créale móvil piso siquiera, o si quieres exponte
a mi teleobjetivo de modelo barato, deja el puente
que te aleja, ponte
a quemarropa,
arropa mi friito.
En fin:
-Reconozco que no conozco mi alti-vez,
mi pretendida autosobrancia.
Desecho de lo hecho,

también he deshecho la sencilla presencia,
la inmanencia de lo ahí afuera.

Entonces,
si me viera como soy, si comprendiera
que todo ya casito se pierde de ante-mano. Alza la tuya
para pegar mi fuego,
mas no puedo decirlo. Espero
tu deseo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.