miércoles, 18 de febrero de 2015

El eclipse

Augusto Monterroso



Cuando fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.

Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo.

Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas.

Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.

-Si me matáis -les dijo- puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.

Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén.

Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.

Augusto Monterroso, más conocido como “Tito” Monterroso, nació en Honduras en 1921, pero vivió prácticamente toda su vida en Guatemala, habiendo tomado la nacionalidad de ese país. Murió en México en 2003. Es famoso por sus cuentos cortos, hermosos e impactantes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

L'amour, toujours l'amour….

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS CULTURAL)



La quería entrañablemente. Había sido un amor fulminante, a primera vista. Cuando llegó a Tokio para estudiar su maestría en informática, temía que su precario japonés no le permitiera desenvolverse bien. Trasladarse desde Colombia a un país tan lejano, sin ningún familiar, sin ningún amigo, para estudiar más de diez horas diarias en un ambiente tan desconocido, era todo un reto. Muchas veces pensó que no lo lograría, pero conocer a la bella Takako -también estudiante de la maestría- le animó y le llenó de energía.

Noviaron por espacio de casi los dos años que duraba su beca. En Colombia, igual que en tantas partes del mundo, era una extendida fantasía estar con una geisha japonesa. A veces no podía creer todo lo que estaba viviendo. No fueron pocas las veces que les encontraba el amanecer luego de toda una noche de amor, aún con más ganas de seguir amándose.

Estaba comenzando a contemplar la posibilidad de quedarse en forma definitiva en Japón, incluso contraviniendo el contrato que le obligaba a retornar a su país natal. El amor por la hermosa Takako estaba más allá de todo. Hasta que sucedió lo impensable. Un mes antes de finalizar la beca la descubrió besándose con un varón. Jorgelina no pudo tolerarlo y mató a su novia japonesa.

Ahora, detenida en Tokio, ha contemplado la alternativa de suicidarse. Pero hay que ser japonés de origen para atreverse a practicar un harakiri.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mis muertes que no fueron

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Cuántas veces me morí, me sentí suicidada. Me imaginé gen recesivo, Diana cazadora sin flecha, Juana de Arco sin espada, Alfonsina sin mar, Cibeles sin leones. Yo sin mí. Siendo tantas para terminar siendo ninguna.

Comencé a morirme de a ratos, como dije, suicidada. Me moría de día y revivía de noche, cuando todos dormían y podía desplegarme tal como creía ser: rebelde, puro impulso, paridora de alegrías y enterradora de angustias. Llanto y risa, mariposa y ancla; una cosa de carnehuesoarteriasvenassangrehumores, siempre viva aunque no lo consiguiera del todo.

 Me suicidaba al despuntar el día; a veces se puede pasar la vida muriendo por momentos, respirando sin oxígeno, mirando sin ver y escuchando aún con los oídos perforados por el estampido del silencio, que asesina sin necesidad de uranio ni plutonio.

Fui sintiéndome, en este trajinar descolocado, como un ente sin rostro trepando como un mono por las aristas de la vida, siendo todo y siendo nada. Apenas durando en la tremenda telaraña donde quedan atrapadas las ilusiones.

Aprendí a tomar lecciones de acerbidad eliminándolas al pretender elaborar la tesis final. Aprendí a subir escaleras apareciendo en el suelo sin caer y asimilé que la luz a veces enceguece tanto que termina dejándonos sin la posibilidad real de observar.

Traté de andar despejando mis tinieblas y me metí de lleno entre la bruma, tantas veces, que ya ni pude contarlas.

Asistí a mis propias exequias y me alegré en cada resurrección, nunca bendita (mucho menos bendecida) más bien terrena, afirmada en una nube con rueditas que me va acercando a la estación que quiero.

Y así espero seguir en este trajinar dentro del caos donde…

¡Donde me parece descolocado hablar de mí cuando hay tanto por decir de nosotros y yo aquí, perdiendo el tiempo en esta divagación ego centrista!

¡Hay otra realidad colectiva fuera de esta que soy y de lo que creo sentir! ¡Hay otra sustantividad que está más allá de donde copulan fronteras de la muerte en serio, del descarne verdadero, donde no soy protagonista sino simple testigo involuntario y puedo ver que huestes de algún infierno trastocado se abalanzan sobre tantos, inseminando el virus más peligroso que no tiene origen en el África olvidada hasta por la historia corriente!

¡En esta realidad tan ajena como propia, genocida: Acomete la estrella de seis puntas clavándose en los intestinos de niños cuya “arma letal” fue la sonrisa, fiel compañera de la alegría irrespetuosa de vivir sin obtener permiso para ello!

¡Asola el norte feroz sobre ¿cuántos pueblos?! ¡La estatua prostituta yergue su antorcha símbolo del incendio del mundo y tiene hambre de guerra, de vísceras, de sangre coagulada, de tendones y músculos! ¡Tiene hambre de niños y de viejos, de recursos no propios sino adquiridos a fuerza de terror y llanto!

¡Tiene espanto en sus ojos de cemento bilioso descompuesto y está dispuesta a saciarlo como sea!

¡Irrumpe la ambición más descarnada por encima de la lógica irreversible volviendo loco al mundo que se parte, se incinera, se desgaja; se ahoga como se ahoga el niño por nacer en la placenta desprendida antes de tiempo!

¡Y yo aquí, irresponsablemente, contando de mis muertes que no fueron, de mis estúpidos suicidios, de mis yo sin mí, de esas tantas sin llegar a ser ninguna!

¡Y yo aquí, perdiendo un tiempo de oro que no vuelve, describiendo mis sentires con tanta cosa para hablar que no alcanzarían las vidas de cien mil gatos para describir con la ecuanimidad que corresponde!

¡Y me avergüenzo!

Ilustración: “Guerra” de la artista visual argentina Beatriz Palmieri

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Algunos micropoemas

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



La estrella
es bella.

El grano de pus
no tiene luz.

La vaca
no se hamaca.

La virgen María
nunca fue mía.

El mar
es amar.

La tierra
es guerra.

El cielo
a veces
no es consuelo.

El codo
no es todo.

Casi ninguna argentina
es cochina.


Hay mirada
puñalada

Lo que flota
no es idiota.

La lengua
no corta
solamente el cuchillo
que corta una torta.

Perón y Platón
un solo corazón.

Ella no espera
una pera
él la quiere
meter entera.

No toda mesa
tiene princesa.

No todo labio
es sabio.

A veces se ama
también en la cama.

Haciendo caca
y haciendo pis
a veces
se es feliz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cajamarca 2015: Coplas del carnaval andino

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los señores de las minas/nos quieren cojudear./ Dicen que las truchas mueren/ que no saben nadar.
Acacau mi Cajamarca/ la jodió la minería/ porque aparte del mercurio/ trajeron la putería.
Compadrito Lucifer/ chambita vas a tener/enseñar a gobernar/ a Ollanta y su mujer.



Estas son algunas de las inspiraciones que canta a la vida y a la muerte el pueblo de Cajamarca, especialmente en febrero, mes de carnavales, y que expresan, sin censura, su entorno, sus relaciones humanas, como un sentimiento colectivo.

Las coplas, algunas picantes y atrevidas, otras dedicadas al amor no correspondido, para el pueblo cajamarquino no existe mejor manera de cantarle al sentimiento que en época de carnaval.

“Son una metáfora al jolgorio”. Edmundo Murrugarra Florián, explica, por ejemplo, que la putería, en las ciudades mineras, donde el trabajo es solo para los hombres (la mujer no ingresa a los socavones como tampoco sube a las lanchas de los pescadores), el comercio es muy dinámico, promueve la prostitución, en tanto los capitales dirigidos a la extracción de los recursos naturales, a lo largo de la historia, solo han dejado relámpagos de bienestar local, y sí mucho para los herederos de Pizarro, que dieron muerte a Atahualpa, en el Cuarto del Rescate.

Las coplas son inspiraciones del pueblo, comenta Murrugarra, natural de Cajamarca - Contumazá, 1937, tres veces senador de la República, fundador del partido Vanguardia Revolucionaria (VR) en los sesenta, estrecho colaborador del extinto líder de la izquierda peruana Alfonso Barrantes Lingán, en los ochenta y ahora activo miembro del Comité Malpica, presidido por Ricardo Lets.

Al mismo tiempo que recita las coplas de su tierra, Murrugarra recuerda que hace tres años, en Ollanta Humala la izquierda peruana veía una nueva oportunidad para salir del letargo en que se hundió veinte años atrás, en tanto Humala no se alejara del proyecto nacionalista. “El nacional considera que él ya no está viviendo de ese pasado, estoy muriendo de eso. Esa izquierda vieja está muriendo y tiene que morir; tiene que refundarse el socialismo peruano.

Es obvio que la realidad en el 2015, es otra. El proyecto nacionalista ha sido reemplazado por un programa de la Confederación de Empresarios y una agresiva inversión de las reservas del Banco Central, en cuestionados mega proyectos gasíferos, petroleros y carreteras y vías transversales y longitudinales.

Volviendo al carnaval, existen diversas publicaciones. Por ejemplo, Lluvia Editores con ´300 Coplas por el Carnaval de Cajamarca´, selección de Esteban Quiroz, con versos acompañados de fotografías de Hermann Bouroncle: “Las coplas cajamarquinas son “una insinuación, una metáfora al jolgorio”, que acompañadas de agua, baile alrededor de “la unsha” o corta monte, abundante chicha de jora de maíz y fiesta, forman parte de una costumbre que identifica al pueblo cajamarquino, como los el Carnaval de Oruro para Bolivia o el de Rio de Janeiro para Brasil.



El "Cilulo", "La Carolina", "Cumbe-Cumbe" y "La Matarina", son algunas de las composiciones tradicionales del carnaval de Cajamarca; además es tradicional bailar al rededor de «la unsha» - árbol adornado con regalos. El Rey Momo, es el personaje que preside la algarabía. Muy cerca, de la ciudad de ciudad de Cajamarca está Porcón, con un bosque de 10 mil hectáreas de pinos, de propiedad de una asociación cooperativista de campesinos, en su mayoría evangélicos - luteranos, que no participan directamente de esta fiesta.

Ellos no cesan de trabajar para atender al creciente turismo y abastecer a la región con sus productos forestales, agrícolas y ganaderos, resultado de una ingeniosa creatividad local y el apoyo de los mejores técnicos de la centenaria Universidad Agraria de La Molina y la cooperación para el desarrollo de Bélgica, con su experiencia en ingeniería forestal y que este año celebra medio siglo de presencia en Cajamarca habiendo contribuido a que esta zona andina del Perú multiplique sus extensiones de bosques.

Lienzos de July Balarezo, 2007

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Derecho propio

Amelia Arellano (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Hembra soy, y diosa y loba. Por derecho propio.
Soy gacela y ocelote. Mariposa, ceniza de madera.
Puedo amamantar un limo seco.
Nutrir un árbol desmembrado.
Puedo ser néctar o mandrágora .Desesperada sed. Agua.
Yacer en arpilleras de enero, en andenes de julio.
Puedo ser, y soy. Machorra y madre.
Mantis religiosa y pulpo hembra.
Santateresa o Santa Rita, parra virgen.
Enamorada del muro enredada a tus riscos.
Saciedad de tu hambre, avena venenosa del oeste.
Meditación de hojas. Andamios de deseos somnolientos.
Intensos jadeos derramados en lluvia.
Y se postra la noche entre cuchillos.
Y la loba. Ah, la loba. Loba de tierra.
Loba alfa. Y aúlla y delimita el universo de su goce.
Y lame. Lame, amorosamente.
Desnuda vida. Savia. Subsistencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los Negros Venezolanos nos pronunciamos ante la Guerra Económica

Brunilde Palacios (EL NEGRERO)



Creemos desde Venezuela…, que la oposición venezolana acaba de cultivar una madeja que la está llevando al fracaso, puesto que el Gobierno Bolivariano ha sabido responder con mucha sapiencia y de manera correcta, en el que se pone de manifiesto, la manera tan bárbara como vienen utilizando los mecanismos sublímales positivista y tratando a la gente como cosas, a los cuales no les importar los efectos tardíos que puede producir en futura generaciones, porque al parecer, para ellos, destruir lo más apreciado de la sociedad venezolana, les importa poco (como la juventud), al cual vienen bombardeando, sin ninguna contemplación, por sus asesores mediático.

Desde hace mucho tiempo, nos venimos pronunciando como MEDIO ALTERNATIVO Y COMUNITARIO ESCRITO que pertenecemos a la Mesa de los MAC, porque sentíamos preocupación y nos habíamos dado cuenta, sobre esta realidad que se avizoraba de manera sublimar y no entendíamos la posición de los gerentes públicos que creyeron que solamente con un twitter se solucionaba el problema; los cuales nunca entendieron la complejidad de la problemática, porque casualmente esas acciones, estaban dirigidas a trabajar los sueños o la Oceanía que se producen en el inconsciente y que son traídos a la realidad a través de sus estudios (Vean las diferente tópicas del Psicoanálisis, planteadas por los estudios realizados por el médico y neurólogo austríaco Sigmund Freud -1856-1939-, y el conductismo neo positivista, como fuente y base teórica del Capitalismo), donde los impulsos instintivos que son reprimidos por la conciencia permanecen afectan al sujeto. Casualmente estos impulso son los que vienen trabajando e imponiendo, la oposición venezolana, a través de los diferentes medios de comunicación de masas y para ello cuentan con un equipo multidisciplinario, imbuidos, por psicólogos, semánticos, historiadores, geógrafos, antropólogos, sociólogos, artistas plásticos, letristas, diseñadores gráficos, comunicadores alternativos y comunitarios, comunicadores sociales etc., profesionales especialista en el trabajo de los signos, imágenes, códigos, arquetipos, y otros, que permitan la colocación de mensajes que se convierten en dispositivos, que puede ser activados por medio de otro canal (Por ejemplo vea lo que sucede con la Harina PAN, cuyas siglas se han convertido en un accionar para llevar a cabo la desarticulización emocional que conlleva a crear ansiedad colectivamente y a buscar el producto cada vez que aparece en cualquier anaquel donde se exhiba).

Por tales razones, venimos asumiendo y haciendo público nuestra denuncias, porque nos preocupaba la manera tan inhumana y cruel, como la oligarquía venezolana, venía imponiendo, los supuestos teóricos colonizadores que tienen que ver con la estética comunicacional, bienestar, confort, y otros…, y ello, con un falso concepto de la equidad, proporcionalidad, justicia, participación protagonismo, etc., que tenían que ver con la imposición de patrones que se salen de la posibilidad de los que tienen menos recursos, a los cuales trataron como iguales y les hicieron creer que estaban bajo las misma condiciones, en el que debemos aceptarnos, los unos a los otros sin distinciones, racismos y conductas xenofóbica…, (por ejemplo escribimos un artículo que tenía que ver con Los Precios Marcas, casualmente publicado por Aporrea.org), porque en los estudios que realizamos de contacto cara a cara dentro de diferentes comunidades y algunas posturas teóricas que revisamos, notamos que los artículos más caros los exhibían los estratos más pobre y la clase media baja y para ello utilizaron el mes de diciembre para profundizar su política de desabastecimiento, lo cual nos llevó a la conclusión que algo andaba mal y que muy pronto iba acontecer estos violentos hechos que han cambiado, en cuando a su dinámica, porque ante utilizaron el paro petrolero, los estudiante y ahora los productos de primera necesidad, en vista que su desclasamiento era evidente, donde le hicieron creer al pobre que podían ponerse a nivel de los ricos, lo cual era notorio y evidente, porque no es mentira el nivel de calidad, mejoramiento de la vida, dignificación humana, alcanzado por los más pobres (principalmente por los estratos negros e indígenas) y el nivel político alcanzado por muchos sectores comunitarios y que hoy, vienen dando respuesta a la Guerra Económica producida por los sectores oligárquicos (porque no es mentira, que las políticas del gobierno en materia de abastecimiento, son exitosa y de ataque al acaparamiento, sobre precio y la usuras,), lo cual permitió que dichas políticas hambre se convirtieran y se revirtieran en contra de ellos mismos, convirtiéndose en una piedra para esto sectores que dudamos, que puedan superar los efectos negativos que contra ellos han producido…,que para algunos investigadores son irrecuperables y para algunas encuetas de opinión el saldo negativo, es totalmente negativo, porque les están trayendo grandes pérdidas desde el punto de vista económico, porque el estado venezolano ha logrado revestir su impacto, convirtiéndose tales imposiciones en una herramienta para que el pueblo venezolano desarrollen sus capacidades y potencialidades, en el que muchos sectores han comprendido la importancia que tiene su organización y para ello, así como la disciplina, capacitación para trabajar cada día con dignidad, conforme a nuestros sueños, al ideal Bolivariano, Martiano y Chavista, para obrar en base al bien, la buena convivencia, el ser justo y equitativo, el ser solidario, como debe ser, el comportamiento de un ciudadano que ame la patria de Bolívar, dentro de un estado democrático y social de Derecho y de Justicia, para poder obtener el lugar que nos merecemos, porque nosotros somos una cultura diferente, somos único, con una belleza natural, unos encantos, sabores, olores y corporalidad que se nota en nuestra forma de ser, que demuestra lo que somos, porque somos el color purpura, la melaza que le hace mover a cualquiera, la herencia que se hace presente en cada uno de los humanos que posee este color.

Por ello creemos que la pelea que venimos dando los venezolanos que conformamos lo estratos negros venezolanos, es la correcta y se basa en la organización y politización productiva, con consciencia, para librar la batalla, en contra de esa Guerra Económica que está llevando a cabo en Venezuela la Oligarquía Criolla, con el objetivo de sacar al Presidente Nicolás Maduro de la Presidencia, que solamente busca entregar las riquezas del país al Imperio Norteamericano y por ello estamos cada día tratando de vivificar nuestro aporte a la conformación de la venezolanidad, fortaleciendo lo que fueron estás vivencias, cuando los epónimos negros y negras pusieron sus granito de arena para que este país se independizara del Imperio español…, por otro lado, hemos venido dando la batalla por salir de ese supuesto que se ha convertido en una especie de axioma, que lo que ha hecho profundizar su imposición…, y que siguen vendiendo que solamente servimos, como ejecutantes del tambor y no como sujetos activos y orgánicos que hemos hecho un gran aporte al campo del saber, porque, se han dado a la tarea de vender esa pretensión.
Por lo tanto, debemos apartar los sesgos aun lado, porque se han convertido, en una herramienta negativa que se impone, en un mundo globalizado, en el que se ha impuesto una forma de ser, por medio del proceso que implica la mediática (eso lo podemos ver, a través de las secuelas de la Guerra Económico).

Por lo tanto, entender la historia no es tarea fácil, y por tal razón, debemos empaparnos de nuestro legado negro, porque nuestra historia y legado se encuentra en América, para poder asumir posición para contrarrestar ese dispositivo sublimar que no nos permite avanzar…, que lo que busca es descalifica nuestro aporte a la venezolanidad; lo cual no permite nuestra liberación completa, puesto que mientras, no accionemos nuestra diferentes potencialidades y capacidades, jamás no vamos a deslastrar de otros supuesto que no nos permiten elevar nuestra capacidades y llegó el momento de cambiar nuestra periferia de sentido y ya es hora que comencemos hablar de los negros/negras, como sujetos creadores de cultura; ya que otros calificativos, nos limita, descalifica, subestima y nos ponen en desventaja…, imponiéndose y colocándose en el inconsciente, como una especie de dispositivo, que se reactiva, cada vez que queremos desprendernos o deslastrarnos de tal nefastos supuestos, que lo que ha hecho, es ponernos en una posición humillante ante las demás cultura, porque a pesar que se quiera afirmar lo contrario…, la realidad tiene otros maneras de ser asimiladas y percibida, en el que se hace necesario, cambiar tal percepción (principio fundamental del ideal Bolivariano y Chavista).

Prensa Alternativa y Comunitaria EL NEGRERO

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: La Quinta Sinfonía de Beethoven



La Sinfonía Nº 5 en do menor, op. 67, de Ludwig van Beethoven fue compuesta entre 1804 y 1808. Esta sinfonía es una de las composiciones más populares e interpretadas de la música clásica. Consta de cuatro movimientos: empieza con un allegro de sonata, continúa con un andante y finaliza con un scherzo ininterrumpido, que comprende las dos últimas partes. Desde su estreno en el Theater an der Wien de Viena el 22 de diciembre de 1808, dirigida por el compositor, la obra adquirió un notorio prestigio, que aún continúa en la actualidad. E. T. A. Hoffmann describió la sinfonía como «una de las obras más importantes de todos los tiempos».

La sinfonía, y este motivo en particular, son conocidísimos mundialmente, apareciendo frecuentemente en la cultura popular, con nuevas interpretaciones en otros géneros, tales como la música disco y el rock and roll, y también con apariciones en películas y la televisión.

La Quinta Sinfonía tuvo un largo proceso de maduración. Los primeros esbozos datan de 1804 tras haber acabado la Tercera Sinfonía. Sin embargo, Beethoven debía interrumpir su trabajo en la Quinta para preparar otras composiciones, incluyendo la primera versión de Fidelio, la Sonata para piano Appassionata, los cuartetos de cuerdas Rasumovsky Op. 59, el Concierto para violín, el Concierto para piano n.º 4, la Cuarta Sinfonía y la Misa en do mayor. La preparación final de la Quinta Sinfonía, que tuvo lugar entre 1807 y 1808, fue llevada en paralelo con la Sexta Sinfonía, que fueron estrenadas en el mismo concierto.

Cuando Beethoven la compuso ya estaba llegando a los 40 años, su vida personal estaba marcada por la angustia que le causaba el aumento de su sordera; pese a esto, había entrado ya en un imparable proceso de “furia creativa”. Europa estaba marcada decisivamente por las guerras napoleónicas, la agitación política en Austria y la ocupación de Viena por las tropas de Napoleón en 1805.

La obra fue estrenada el 22 de diciembre de 1808 en el Theater an der Wien en un monumental concierto de cuatro horas que consistía exclusivamente en estrenos de Beethoven, y que fue dirigido por el mismo Beethoven. Las dos sinfonías aparecieron en el programa nombradas al revés del orden por la cual las conocemos hoy: la Sexta fue la primera y la Quinta apareció en la segunda mitad.

La obra fue publicada por Breitkopf & Härtel: las partes de la obra en abril de 1809 y la partitura en 1820. La partitura autógrafa fue regalada en 1908 por la familia de Felix Mendelssohn a la Biblioteca Estatal de Prusia (Preußische Staatsbibliothek) en Berlín en donde se conserva en la actualidad (ahora Staatsbibliothek zu Berlin).

La obra fue comisionada por el conde Franz von Oppersdorff en junio de 1807, complacido por la Sinfonía n.º 4 que también había encargado. Le pagó en total 500 florines, primero un adelanto de 200 y el resto en noviembre de 1808, cuando Beethoven le entregó la partitura completa, y le otorgó el uso exclusivo por seis meses. Sin embargo, dedicó la sinfonía a dos de sus patrones y amigos, al príncipe Joseph Franz von Lobkowitz y al entonces conde Andrey Razumovsky. Oppersdorff no volvió a comisionar más obras a Beethoven.

La sinfonía pronto adquirió la condición de pieza central en el repertorio. Como emblema de la música clásica, la Quinta fue tocada en los conciertos inaugurales de la Orquesta Filarmónica de Nueva York el 7 de diciembre de 1842 y en el de la Orquesta Sinfónica Nacional de Estados Unidos el 2 de noviembre de 1931. En Latinoamérica el concierto inaugural de la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú en 1938 en el Teatro Municipal de Lima, bajo la dirección de Theo Buchwald incluyó esta obra. Marcando un punto de quiebre tanto en por su impacto técnico como emocional, la Quinta ha tenido una gran influencia en los compositores y los críticos musicales, y ha inspirado la obra de compositores tales como Johannes Brahms, Piotr Ilich Tchaikovski (en particular en su Sinfonía n.º 4), Anton Bruckner, Gustav Mahler y Hector Berlioz. La Quinta permanece junto a la Tercera y Novena sinfonías como la obra más revolucionaria de Beethoven.

Escuchémosla aquí, en versión de la Filarmónica de Berlín dirigida por Herbert von Karajan



Fuente: Wikipedia

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cosido por el hilo taimado

Miriam Miki González (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Tengo dos muletas quebradas por la osteoporosis del desvarío
En el centro de mis ojos que nunca han sido jardines.
La madera tullida no me deja ver, sin alaridos,
Los desfalcos del que han sido objeto las margaritas extraviadas
Bajo el humus cosido por el hilo taimado de sayones.
En mi salmodiado pellejo de arpillera
Ya no hay lugar para un agujero menos que los que me condecoran.
Cuando las hormigas nos han declarado la guerra,
Nadie con pies goteando azufre,
Tiene el derecho de solapar
Las enjundias de los que se rebelan.
Alguna vez, en algún sitio, en algún tiempo…
Con algunos fósiles de luto, más o menos…
Tanto tizne sobre tantas fosas.
Tantos nudos sobre tantas horcas.
Tantos patíbulos sobre tanta mierda.
Al final de las banderas,
Al bies del chorro impropio de los que nos mearon.
Al término del beso de la patria,
Al sesgo del pleonasmo de la infamia…
Vendremos a bebernos las cenizas de los artificiales héroes
Con vinagre y lavandina…
Escanciadas…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sobre Roberto Arlt

Luis Carlos Muñoz Sarmiento



Recibimos esta carta y esta muy buena colaboración de nuestro lector y amigo colombiano Luis Carlos Muñoz Sarmiento.

Estimado Marcelo: Mi intención, aquí, no es otra que colaborar con Ustedes. En el bello Suplemento Cultural Nº 328, apareció un cuento de uno de mis ídolos literarios, sobre quien si bien no soy experto sí me considero un conocedor. Así, al final encontré una pequeña imprecisión: "Los lanzallamas" no es del año 1931 sino 1929 pues hace parte de un díptico narrativo conformado además por "Los siete locos", de 1927. Cuando Arlt lo escribió, en el prólogo a "Los lanzallamas", titulado "Palabras del autor", consignó lo siguiente: "Con 'Los lanzallamas' finaliza la novela de 'Los siete locos'". Y dicha novela apareció en 1929. En ese mismo prólogo anunció que su siguiente novela aparecería en 1932, "El amor brujo", lo que en efecto ocurrió. Fue su última obra narrativa, como quiera que después se dedicó por completo al teatro.

Te adjunto mi ensayo sobre la vida y obra de Roberto Arlt.

Cordial saludo,

Luis Carlos

Descargar colaboración desde aquí (formato pdf)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una biblioteca virtual para todos, gratuita

ARGENPRESS CULTURAL



https://holismoplanetario.wordpress.com/2014/12/18/miles-de-pdfs-academicos-de-filosofia-y-literatura-para-descarga-gratuita/

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Tres poesías cordobesas

Octavio Rodríguez (Desde Córdoba, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Brillo

Vi brillar sus ojos
en el ocaso de
una mentira.
Y nunca más brillaron.
porque lo que fue una vez
ya no existe.
Ah maldito destino
que me hizo enamorado
de una mentira,
Falsedad o simplemente
un mal entendido.
Porque tus ojos no son los mismos
desde esa noche mágica.
Oh maldita seas
por hacerme enamorado
de tu brillo
oh maldito yo
que no conozco la mentira
y el destino me traiciono.
Traición fue la tuya
que nunca más
me vio con ese brillo hermoso y distante
que me atrampan hacia el vació.

Busco el amor

Quiero la eternidad en ratos.
La necesito como al amor.
El amor me hace eterno y perfecto
no necesito más nada que
una canción desesperada.
Soy cuando amo
nunca fui cuando no lo hago.
Así soy eterno.
Olvido es lo que queda del amor.
Olvido y depresión.
Ocultamos nuestros miedos
pero cuando amamos no tenemos miedo.
Somos uno en forma de dos.
Fuimos pero no somos.
Hoy soy nada,
Absoluto y vacío.

Quiero soñar contigo

Quiero soñar contigo
en el ocaso
tomados de la mano en alta mar.
Quiero soñar contigo
a la luz de la luna
en un desolado desierto.
Quiero soñar contigo
en el deshielo de primavera.
Solo quiero soñar con tus ojos
porque son infinitos
y en ellos puedo vivir eternamente
Infinita será tu sonrisa
en el atardecer de un día soleado.
Sólo quisiera no soñarte nunca
y que simplemente seas mi realidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Gravitación de la revolución de la esperanza

Mariano Sierra



Vivimos la crisis de valores, crisis en los hogares, crisis ecológicas, crisis morales, crisis de convicciones y creencias, crisis de fe, crisis económicas, crisis sociales y políticas, crisis de la humanidad, crisis de gobernabilidad, de responsabilidad, de trabajo, de compromisos. Crisis en todos los órdenes sociales Y de todas estas crisis se desprenden un sinnúmero de tentáculos como crisis de justicia y de los derechos protectores de la vida, crisis de gobiernos, Pero a este caos le sobrevienen otros grandes fenómenos causados por las estructuras sociales, organismos asociados a los grandes entes del estado, la sociedad y los poderosos y sus sistemas elitistas que hoy dominan el mundo.

Las estructuras sociales desde una óptica religiosa, hace desenmascarar el llamado pecado estructural donde se encapsulan una serie de hechos que atentan contra el hombre. Esto nos conduce a señalar que el mal nunca es meramente personal pues donde el hombre vive, actúa, allí se inserta en instituciones como la familia, la iglesia, el trabajo, las asociaciones, el estado, las agremiaciones, entre MUCHAS otras.. En este devenir se presenta un asunto puntual o sustancial que consiste en que en cualquier sociedad hay una red de intereses personales que no armonizan una convivencia sana. Digamos entonces que la relación del hombre se lleva a cabo por el conjunto de mediciones llamadas estructuras y allí se implanta el mal pues es el hombre quien dirige estas estructuras sociales focalizadas en las ciudades.

Al unísono, la crisis gestionada desde una ideología neoliberal y una desordenada o inexistente convicción de fe hace crecer sangrantemente las desigualdades entre los de arriba y los de abajo deteriorando los derechos como a la salud, a las pensiones, a la asistencia social, a la educación, a la vivienda, a las comunicaciones, y a una justicia transparente. La historia y sus doctrinas han dejado una herencia a la cual debemos acudir para extraer de allí lo positivo y aplicarlo a la vida. La indignación es el alzar de voces y actos para dejar conocer lo que afecta al hombre. La indignación es un resistirnos a los discursos programáticos y a las promesas sociales y políticas disque para aliviar a los de escasos recursos, pero lo que fluye con ardor son esas estructuras maquiavélicas detonantes contra la unidad humana.

Es el amor quien abre caminos de esperanza. Son los sufridos del mundo los que pueden hacer el cambio de la historia. En el cambio han de analizarse la historia de tantos amigos de la paz que con su ejemplo dan luces de experiencia- Las crisis invitan a no quedarnos quietos sino a comprometernos como tantos otros que contribuyeron a la construcción de un mundo más humano. La misión es una preocupación permanente por todos los indefensos y los explotados y todos los excluidos por organizaciones sociales, por partidos políticos, por religiones, por la sociedad. Desde el campo de la fe podemos decir que el gran pecado del hombre es no saber amar y esto es lo que más pregonan el clericalismo Al final de los tiempos y durante el diario vivir lo único que nos marca sentido de vida es como hemos servido a los demás. No será la religión ni la fe que hemos confesado. Ni las creencias o convicciones, Lo esencial es la práctica del servicio y la solidaridad con los desprotegidos sociales. Mientras la fe desune, la práctica del correcto vivir con ética y moral, une.

Encerrarnos en el confort, el buen vivir o el bienestar cuando se ignora al prójimo abandonado o azotado por los traficantes de la indiferencia humana no es lo licito. La tragedia de los demás ha de servirnos para mirarnos internamente. De qué sirve profesar una fe o seguir un credo religioso o una organización política o social haciendo alarde de prácticas de ritos sacramentales, sociales y expresiones humanas, si vivimos alejados de la historia de los condenados de la tierra incursos en la memoria histórica que de hito en hito ha captado el devenir del hombre.

Hemos venido de un proceso histórico colonial, de un feudalismo, de un esclavismo hasta el imperio del capitalismo y en cada periodo cada estamento de la sociedad ha marcado su sello nefasto y devastador. CONOCER cada periodo social nos ubica en el verdadero papel que debemos llevar a cabo.

Pero la realidad viene despejando esos agujeros negros del pasado y hoy el hombre tiene un pensamiento y una mirada distinta. Sabemos que el camino a recorrer no es fácil pero jamás imposible y las huellas de tantas luchas surten sus efectos cual acontece en la formación de los hijos que a veces los padres se contraen ante ciertas actitudes de sus hijos a quienes les han dado la mejor formación humanista, pero el resultado con el tiempo lleva implícito todo lo que por ellos se hizo. Sembrar para cosechar después y creo que el mundo está en ese proceso de recoger las simientes dejadas por los que lucharon y los que luchan hoy por un mundo más humano.

Las crisis mismas van desenmascarando la irracionalidad humana ya que los mismos sistemas que las generan no tienen la capacidad de cambio y por ende se destruyen con la verdad, la razón y la fuerza del corazón humano. Voces de esperanza se dejan escuchar indignadas por los sucesos irracionales. Una conciencia crítica, un conocimiento de la historia, una voluntad de cambio haciendo bien nuestro trabajo, unas denuncias sociales, una defensa de las víctimas, nuevas protecciones jurídicas, alianzas sociales, participación en la acción gubernativa, defensa de la naturaleza, exigir leyes más justas y humanas, crecimiento de una fe nueva con dimensión crítica para apreciar la profundidad del mensaje de Jesús son luz para los ciegos y voz para los que claman justicia, amor y verdad. Crecimientos de movimientos humanistas, sentido de los valores, espíritu de servicio y una nueva capacidad de amar son los hechos entre tantos que gravitan alrededor de la revolución de la esperanza para un mundo mejor, para una vida más digna, más humana, donde la paz no sea solo un apéndice de la misma, pues la paz es integral.

Triunfos, retos, cambios van al unísono con la mirada en la historia que nos muestran cuantos espíritus humanos se alzaron en pos de un nuevo acontecer histórico. La gravitación convoca a dar claridad a los pensamientos para ir en busca de la acción observadora para afianzándonos en la convicción de que entre todos podemos hallar horizontes claros que hundan sus raíces en la razón y el amor. El renacer humano es la esperanza para una nueva sociedad que hoy gravita en una encrucijada tecnológica y económica cuyo origen está en el hombre. El hombre no debe seguir buscando siempre en otros la solución a sus problemas para ello no puede renunciar a la propiedad de pensar y actuar, de analizar que los problemas no se solucionan con violencia, con opresión haciendo de estas la única justicia reinante en el mundo.

Nos ufanamos cuando le damos solución a los problemas mediante la agresión física, la verbal, la del ventajismo, la de imponer nuestros caprichos a toda costa- Estos son los comportamientos habituales que se esgrimen en Colombia como únicos medios de resolver las diferencias que han dado el puntillazo a la enseñanza y a la práctica de los valores humanos

El terrorismo se pavonea abismalmente, globalizado y sin piedad por estados, en el mundo de una economía perversa, en las convicciones religiosas, en el pensamiento ideológico, en la naturaleza talando los medios de vida en los hogares y en la conciencia humana que se irracionaliza con su actuar destruyendo la vida, la dignidad humana, destruyéndose así mismo.

Gravitar la revolución de la esperanza es un imperativo humano si queremos vivir en la paz, si queremos que la historia tome caminos de amor y de armonía, porque esperanza es renovar la acción de cambio, de lucha mirando un nuevo entorno social y espiritual. El hombre de hoy debe despertar del sueño de la vida sin sentido. Hay que desviar la civilización del capital perverso, del consumismo alienante, de globalizar la violencia que destruye. Paz, justicia, verdad y amor no son una utopía cuando el hombre está lleno de humanidad en medio de la guerra, porque la guerra debe girar hacia la revolución de la esperanza que busca un nuevo orden, un nuevo ser.

Vayamos dentro de la gravitación de la revolución de la esperanza a encontrarnos en la medida que seamos más humanos liberándonos y liberando este mundo de la crueldad de la deshumanización que se desplaza por toda la geografía universal.. Porque el único causante de los problemas en el mundo somos cada uno de nosotros dentro de nuestras respectivas dimensiones y por lo tanto a cada uno nos corresponde destruir las barreras que están actuando con agresividad. El comportamiento de la sociedad en los actuales momentos registra los más altos índices de indiferencia, falta de solidaridad y de justicia que se elude mediante todo tipo de argumentaciones falaces. Urge que pongamos fin a los bloqueos que se han impuesto por los distintos gobiernos y poderes, con todos los medios de lucha justa. Pero no basta con ver el camino, es necesario andarlo, actuarlo con decisión.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

No haya duda

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



No haya duda: los poetas y escritores no leen a los poetas y escritores. Estoy a la sombra de un pesebre limpio con unos amigos, en el corral de “Pellé”, alambrador y picapedrero, en Vallelado, Segovia y, viendo a los gallos y Jumentos advierto que en potencia y en esencia los hombres y mujeres son émulos todos de ellos, y que siempre lo fueron.

-Pues habéis de saber, les dice “Acullá”, que después de haber ofrecido diez ejemplares de mi libro “Siempre es nuevo el Amor!” gratis, a través de la prensa literaria y cultural, a los diez primeros escritores o poetas que me enviasen una postal hecha a mano solicitándole, plazo hasta el 31 de Enero, no he recibido alguna, pudiendo comprobar dignamente que la lectura les importa un bledo.

-Es que a la gente, responde “El Chotillo”, a los literatos y poetastros tan sólo les interesa el kikirikear del gallo o el Rebuznar del Asno, pues ellos bien saben, porque lo han aprendido en Colegios, Universidades, Conventos y Seminarios, que las grandes victorias y la fama se consiguen Rebuznando, como las canonjías y los gobiernos.

-Rebuzna para que te aprecien, y de esto la Academia sabe mucho, dijo un sujeto llamado “El Chovilla”.

Dorotea, “la Culona”, una poetisa, llegó en ese momento, diciendo:

-He llegado mareada, andando todas las calles del pueblo, hasta encontraros gracias a un fuerte Rebuzno que resonó a lo lejos.

-Nuestros libros, siguió “Acullá”, se quedan en el olvido de las estanterías en actitudes vergonzosas puestos. Un autor fidedigno y de concepto me dijo: “a mí me ha pasado lo mismo.” Y no creáis que invento ni que engaño. Nada de eso. El Asno “Origen de las Palabras”, como Herodoto, es nuestro maestro. Jumentos y mulos escuadrones de poetas y escritores le siguen gritando a los cuatro vientos, urbi et orbi, como el Jumento del papa, que el Rebuzno es breve y bello, puro y neto, y expresa la belleza que halaga y suspende el ánimo produciendo en el hombre o la mujer un placer puro y emocionante.

Un sujeto, “Carasucia,” con “oficio de varón” como él decía, y que se sabía los nombres de los ríos, mares, océanos, de los montes, de los volcanes, de los meses, de los días de la semana y de las notas de música, le cortó, diciendo:

-Rebuznar es lo más bello de las Bellas Artes. Yo he traducido mucho y bien el Rebuzno de los Asnos. Por ejemplo, ese que estamos escuchando ahora, y que nos llega de un Buche mamándole a su madre, a pesar de haberle puesto “El Chotillo” un libro como tableta para impedirle el mamar, nos dice:

¡Oh, la madre!

Pienso en ti. Y bendigo la madre a o la madre que te parió.

“El Chotillo”, sonriendo, exclamó:

-De este caso hay ejemplos en los clásicos. Cervantes dice: “no les hallé más mayores”.

También de Calderón y de Santa Teresa podríamos citar Asnales ejemplos similares. Por ejemplo, santa Teresa dijo: A quien dios se le diere, el Rebuzno, san Pedro se le bendiga”. Además, recordad lo que dijo Sancho Panza, don Quijote, a su vez, elogiando el grito del animal de tanto aprecio: “Rebuznar es la más bella de las Bellas Artes”.

-Que yo recuerde, “Pellé cortó la explicación de “El Chotillo”, los únicos escritores que se leyeron un poco, y por su Asnal Rebuzno de “Lucha entre Poetas”, fueron Quevedo y Góngora; López de Vega y Góngora. Ellos hicieron Verdad aquel refrán que salió de sus anécdotas, que canta:

“Rebuzna un Asno

Comúnmente

Cuando oye Rebuznar
A un compañero” (Elogio del Rebuzno)

-Sí, sí, exclamó “El Chovilla”, prosiguiendo: Si Rebuzna un Borrico, al instante vemos a otros Borricos el Rebuzno recitar. Que el bostezo de escritores y poetas es igual al de los Jumentos; lo mismo que el joder.

-El Asno se asomó al balcón, cabe decir por sí, exclamó, también, “Pellé”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Psicoanálisis con niños y adolescentes en el 2015

Jesús Dapena Botero (Desde Vilagarcía de Arousa, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



A los doctores Héctor Ortega Arbeláez,
Jaime Barona Gaviria
e Irene González Maya,
quienes me guiaron por el sendero,
por el que aún camino.

Mi primer contacto con las ciencias ψ fue como consultante al doctor Héctor Ortega Arbeláez; tenía diez años y un poco, a la manera de Charlie Brown, con la fortuna de que mis padres no me enviaron donde una psiquiatra de cinco centavos, sino todo lo contrario, donde un joven psiquiatra, acabado de llegar de los Estados Unidos de América, quien me escuchó, me mandó a que me hicieran un test de Wechsler, uno de Rorscharch y un Thematic Apperception Test (TAT) de Murray, que me resultaron fascinantes, por aquello de de decir qué veía uno cuando le mostraban unas manchas informes:



o que contara cuentos a partir de una suerte de fotogramas cinematográficos.



Creo que, de alguna manera, yo intuía que se preocupaban por mi subjetividad y mi singularidad, en tanto y en cuanto, lo que importaba era aquello que yo veía y aquello que yo podía contar, para en última instancia hablar de mí mismo.

Pero no era posible empezar tratamiento alguno – según nos dijo el doctor – porque el carecía de conocimientos de la técnica del juego y sólo podría tomarme a partir de los catorce años, que ya fuera un adolescente, con quien pudiera utilizar una técnica más verbal.

Y así fue, a los catorce años estuve allí, frente al terapeuta, quien me escuchaba benevolente y, de vez en cuando, hacía una que otra intervención; yo estaba tan maravillado, como la para mí, desconocida, hasta entonces, Anna O. (Bertha Pappenheim) con la talking cure, la cura por el habla, porque era como si fuera descubriendo piezas de un rompecabezas, que me permitían conocerme mejor e iba desapareciendo mis preocupaciones y mis miedos.

Y alguna vez descubrí, ya que coleccionaba la revista Vidas Ilustres de la Editorial Novaro de México, la existencia de Freud; lo que para constituyó todo un acontecimiento.



Quizás no entendí mucho de lo que leí; pero me sentía un poco, como el Prometeo, que descubriera, el fuego de los dioses y tuve muchas dificultades para decírselo; si lo hacía ¿tendría el castigo de aquel Titán de la mitología griega, amigo de los hombres? Pero, enfrenté la resistencia y le narré mi pequeña historieta y ¿cuál no sería mi sorpresa con la respuesta del doctor?

Y ¿por qué no puedes estudiar lo mismo que yo y aún superarme?

Entonces sentí, que se acendraba mi vocación y si no había en la ciudad, quién empleara la técnica para niños; pues, habría de aprenderla.

Afortunadamente, llegó por aquellos días, de la Universidad de Ann Arbor, en Michigan, el doctor Jaime Barona Gaviria, quien inauguraría la psiquiatría infantil en Medellín, a quien no le gustaba que se lo llamase psiquiatra infantil, porque no se trataba de un especialista, que padeciera de un infantilismo, sino que se trataba de un psiquiatra, que trabajaba con niños; pero, eso me hacía pensar que, de todas maneras, había que comprender muy bien el alma infantil, tanto quizás como el Antoine de Saint-Éxupery, que dedica su Petit Prince a León Werth, con las siguientes palabras:

A Léon Werth

Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una buena excusa: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona mayor es capaz de entenderlo todo, incluso los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Necesita ser consolada. Y si todas estas razones no son suficientes, quiero dedicar este libro al niño que esta persona mayor fue una vez. Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.) Corrijo, pues, mi dedicatoria:

A LÉON WERTH,
cuando era niño.

Además mis lecturas de Nietzsche me habían enseñado que:

En el hombre auténtico se esconde un niño que quiere jugar, aserto al que Konrad Lorenz aporta un soporte científico, al decirnos que si esa proposición de Nietzsche, no aprehendiese la filogenética y la neotenia intelectual constitutiva del ser humano, se estaría tentado a decir, al invertir los términos: ¡en el niño auténtico hay escondido un hombre que quiere buscar! (1) Puesto que el etólogo nos señala que el ser humano se libera de la coacción fija de los tipos de acción y reacción innatas, probablemente como consecuencia de la domesticación humana, que genera una inhibición específica del desarrollo, para convertirse en un ser abierto al mundo, al cual es capaz de transformarlo, al no acomodarse, sino participar activamente con el entorno, en una relación dialéctica, que es lo que Jean Piaget llamaría adaptación.

El ser humano, por las condiciones específicas del medio en el que habitaba, ha llevado un proceso de domesticación sobre sí mismo y sobre sus semejantes, en la amplia red de las relaciones sociales, que se han configurado a lo largo de milenios; pero, ahí se da una peculiar conjunción del niño y del adulto, que permiten crear, a partir de una curiosidad innata, para lograr condiciones de vida favorables, mediante todo un proceso de transformaciones, de invenciones, que nos hace humanos, demasiado humanos, a diferencia de nuestros ancestros biológicos y de los dioses, proceso que hay que analizar con rigor científico y filosófico, sin prejuicios ni dogmatismos, para alcanzar una mayor comprensión del sujeto en la cultura.

Pero si bien, el ser humano está dotado de razón, nos dicen tanto Konrad Lorenz, como Ernesto Sábato, también está dotado de sin razón, más allá de las ilusiones kantianas; está también gobernado por tipos de acción y reacción innatas, en proporciones más importantes de las que creemos, lo cual tiene trascendencia en su comportamiento social, entre lo apolíneo y lo dionísiaco. (2) (3)

Es decir somos seres pulsionales, para hablar en términos freudianos.

Por ello, Nietzsche considera la necesidad de tener en cuenta el cuerpo, como el hilo conductor y hermenéutico de lo que ha sido el ser humano para la filosofía y la cultura, de ahí que el propio filósofo alemán se considerara a sí mismo un psicólogo, como podemos deducirlo si estudiamos con el debido cuidado su obra Humano, demasiado humano (4), puesto que, como bien lo señala Juan Manuel del Moral, la psicología en Nietzsche tiene una gran importancia, dado el papel primordial, que el filósofo le atribuye, en la génesis y la formación de los conceptos morales, para una interpretación de la cultura occidental, a partir de una genealogía, como labor hermenéutica, para ver cómo surgen, de dónde vienen, de qué forma se constituyen, cómo es que la compasión, la abnegación y la resignación devienen virtudes ideales del cristianismo, de tal forma que pueda demostrarse la falsedad de esta creencia, sin que pueda suponerse que los juicios éticos se fundamenten en verdades absolutas. La psicología, entonces, viene a convertirse en un arma hermenéutica, desmitificadora, que desenmascara, que anima a la destrucción de viejos valores, para instaurar unos nuevos, así pueda acusársela de nihilista.

Para ello, Nietzsche reclama poder adentrarse en las profundidades corporales del alma, de tal modo que puedan surgir médicos filósofos, capaces de promover, la salud total del pueblo, de la humanidad, por la vía de la comprensión del ser humano y la sociedad en la que vive. (5)

Y esta digresión nietzscheana, venía a corroborarse con esta hermosa canción de Alberto Cortez:

https://www.youtube.com/watch?v=v3YRh1FRVzE

Pero qué hacer los qué practicamos el psicoanálisis infantil.

Adalberto Perrota, en sus seminarios en Medellín, nos enseñó algo valioso: No se trata de convertirse en un niño, porque se puede caer en un jugueteo insulso e intrascendente, pues a lo que debemos acudir es a un regresión, instrumental, al servicio del yo, en una situación lúdica, en la que mantenemos un yo adulto observador, que es el que puede hacer la labor interpretativa mientras juega con el niño, como vemos aquí, al entrañable Donald Winnicott:



Luego vino otro gran aprendizaje. Cuando conformamos en la capital antioqueña, a Psiquis, una asociación para estudio y la investigación psicoanalíticos de Medellín, invitamos en una ocasión a Juan Carlos Volnovich, a dictarnos un seminario de psicoanálisis de niños.

Al mandarnos, el profesor invitado, desde Buenos Aires, su programa, lo primero que nos sorprendió fue su título Psicoanálisis de/con niño; ese predicado nos resultaba enigmático; por qué ese de/con, qué ni siquiera imaginábamos qué podía ser, en tanto siempre habíamos visto en las obras de Melanie Klein y todas las que habíamos leído hasta entonces, sobre el tema, Psicoanálisis de niños y fue el maestro invitado, quien a su llegada, nos hablaría de la razón del título, porque él quería, mostrar que el concepto más tradicional psicoanálisis de niños debería cambiarse por el de psicoanálisis con niños, para incluir al infans y al niño mayor como sujetos del enunciado y de la enunciación, sujetos de la conciencia y sujetos del inconsciente, en esa condición permanente del ser humano como sujeto escindido, como sujeto barrado.

Algunos se preguntaban:

¿Qué es un niño? – pregunta que alude más a una pregunta por una cosa, en la línea de la reificación, de la cosificación, de reducir a cosa aquello que no lo es.

Yo prefiero la pregunta:

¿Quién es un niño? – porque apunta a la persona, al sujeto, al que no se lo priva de su condición humana, aquél que tiene la potencialidad de establecer un lazo social, por mudo que parezca, por infans que sea, infante que se define como el que no habla, pero que está inscrito desde el vamos en el lenguaje, al que no se le convierte su conciencia y su inconsciencia en una cosa, como si no fuera más que un objeto material externo, inerte o una simple abstracción.

Creo que el psicoanálisis con niños, no deja de desarrollarse y, por eso, me alegra muchísimo que cuando curioseo sobre qué hay de nuevo en relación con este tema, ahora en el inicio del 2015, me encuentro con una buena cantidad de seminarios, que propugnan por la transmisión de esa inmejorable experiencia, que consiste en hacer psicoanálisis a un niño, donde uno pasa a ser en la hora de juego, una especie de personaje del ensueño del niño, que tanto puede decirnos de su verdad inconsciente.

Notas:
1) Lorenz, K. Trois essais sur le compotement animal et humain. Éditions du Seuil, París, 1970, p. 147.
2) Lorenz, K. op. cit., p. 157
3) Sábato, E. Entrevista “A fondo”. https://www.youtube.com/watch?v=PJWuXklJ-c4
4) Nietzsche, F. Humano, demasiado humano. Editorial Bedout, Medellín, s.f. 296.
5) Jara, J. Nietzsche, un pensador póstumo. El cuerpo como centro de gravedad. Anthropos, Barcelona, 358 pp., 1998

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Arreando chivos

Aldo Luis Novelli (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



los buenos poetas
nunca publican.
gritan sus poemas
en las plazas
en las calles
atestadas de gente/
o los dicen
en los bares pringosos
de las grandes ciudades.
en el campo
mientras arrean
su piño de chivos
a la veranada
y le cantan al sol
o los recitan
en el copetín al paso
del polvoriento pueblo
mientras los parroquianos
beben y escuchan en silencio.
sus poemas
pasan de boca en boca
y los honra el pueblo
para gritarlos en la cancha
como una puteada dominguera/
o los susurran los hombres
en los zaguanes de antiguas casas
para enamorar a románticas mujeres.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Desde Estados Unidos, Eugene Paprocki

ARGENPRESS CULTURAL

Eugene J. Paprocki es un pintor impresionista estadounidense, nacido en Chicago en 1971. Al día de hoy tiene realizadas 14 galerías personales.



Estudió arte en la Universidad Loyola, en su Chicago natal. Luego completó su formación conociendo directamente la obra de grandes maestros, a quienes visitó directamente a todo lo largo del mundo.

Presentamos aquí una bella colección de su obra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La marea

Toño Fraguas



¿Qué locura es ésta? Los niños se suben en el coche y ya piden el DVD. Se sientan a comer y quieren el móvil o la tableta de los padres. En cualquier momento y lugar exigen entretenimiento instantáneo. Si hay algún mayor desprevenido, el zagal vendrá a exigirle que juegue con él. ¿Desde cuándo empezó a ser problema de los adultos que los niños se aburran? De toda la vida de Dios, si los niños se aburrían, era su problema, pero de alguna manera (¿alguien sabe cómo?) han conseguido hacerlo nuestro.

“Cuando el Diablo se aburre mata moscas con el rabo”, dice el refrán (que viene a significar que incluso cuando no sabe qué hacer el Diablo hace el mal). Quizá es lo que deben de tener en mente muchos adultos cuando se desviven para que sus retoños no caigan en el aburrimiento. No vaya a ser que se les ocurra hacer algo. Pero eso es precisamente lo que tiene que pasar: tienen que aburrirse y poner en funcionamiento el magín.

Y si se les ocurre alguna trastada y la hacen… pues mejor. Si les pillamos, bronca y, si no, que les quiten lo bailao. ¿Acaso no queremos que los niños desarrollen su iniciativa y cultiven diversas destrezas? Es mejor un niño travieso que un niño que no sabe divertirse solo, creo. Y me pregunto con angustia si todavía queda en este mundo algún niño travieso (o sea, con la imaginación y la capacidad organizativa suficientes para pergeñar y ejecutar una trastada).

Quizá hemos hecho un flaco favor a los niños convirtiéndolos en el centro constante de atención. Porque, o bien los anulamos plantándoles una pantalla delante, o bien los anulamos por la vía de estar presentes en su juego, dirigiendo su ocio y modulando (cuando no coartando) su iniciativa. Y claro, ellos se toman la revancha: cualquier reflexión de un adulto, y cualquier discurso de éste ante otros adultos, se interrumpirá de inmediato si un retoño profiere algún sonido o hace alguna monería. Los niños merodean en las tertulias de adultos intentando llamar la atención. Y lo logran. Y si no lo logran, lloran. Y entonces lo logran. Son como esas llamadas de teléfono a las que el funcionario o el empleado del banco da prioridad, para desesperación y asombro de los desgraciados que hayan decidido acudir en persona a hacer los trámites.

“Niño, no interrumpas. Si te aburres, búscate la vida”. Qué gran favor suponen estas palabras para todos. Con ellas estamos invitando al retoño primero a escuchar y (si se aburre de la conversación de los mayores) también a crearse su propio mundo de entretenimiento. A buscar dentro de sí mismo. A jugar a solas o con los hermanos (si los tiene y aunque sean de otras edades) y los amigos. Por supuesto nadie dice que no haya que jugar con ellos. Hay que hacerlo, pero que no lo den por sentado. Que sea un premio. Que no cuenten con ello. Que su diversión no dependa de la mirada o la participación de un adulto.

La hiperdependencia lúdica de los niños tiene un efecto colateral del que aún desconocemos las consecuencias. Cada vez menos niños miran ya el paisaje en los largos viajes en coche. Antes del surgimiento del DVD portátil, del móvil y la tableta, los niños cantaban canciones que debían recordar de memoria (no estaban en el CD) o jugaban a juegos que requerían imaginación (Veo-Veo) o inventaban historias, o escuchaban la música de los mayores…

Además, a través de esa pantalla mágica que es la ventanilla del coche, cuando uno era pequeño, descubría montes, ovejas, ruinas, cuervos, tractores, riscos, choperas, colores y sombras de nubes que lamían los sembrados… y cuando el coche iba llegando a una ciudad, fábricas, desguaces, naves industriales, moteles… y luego, los arrabales: las casas donde vive gente pobre. Los tejados de uralita, los solares de columpios oxidados donde quizá nuestros ojos de niño se cruzaban con los de otro niño. Un niño de otro mundo. Y nos poníamos en su lugar. Ahora ya no. El niño del columpio oxidado mirará al del monovolumen. Y el del monovolumen estará viendo cualquier cosa en el DVD portátil. Y no sabrá qué es un rebaño de ovejas (aunque se esté convirtiendo en una).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Todas las noches

Su Gea



Todas las noches te busco en el rincón de mi garganta,
todo el silencio conspira para nombrarte en calma,
todo el viento trae hojas, remolino, futuro, brasas,
presente, muelles viejos, puertos nuevos, nostalgias ,
de donde zarpa el pecho, para recalar en tus anclas.
Son semillas prometidas con un sentir de guitarras.
Toda la noche anduve… de par en par por el alma.
Es sendero que acompaña las veletas que alcanzan
a señalar nortes, cuando el gallo canta al alba.
Todas las noches toca en “mi”, la bordona callada…
es de lejanas cuerdas, la esperanza cuando canta.
Suelo abrigar por las noches una zamba atravesada
entre veredas porteñas, si se hace campo la aguada.
Todas las noches te busco agazapada en la palabra.
Todas las noches se me hace arco quebrado la espalda,
se me hace como zafra de sudor y de labranza
imaginando tus brazos recorriendo mis ansias.
Son lloviznas de agujas que se clavan en llamas,
son torrentes de nieve que juegan a ser lava.
Todas las noches perfumo de brisa mis sábanas,
en la Cruz del Sur de una sombra que se alarga
como el pincel que pinta tu poesía madrugada
en el taller en penumbras y en el verso de tu alma.
Toda la noche te llevo, subrepticiamente a mis ganas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Carlos Noguera se fue a volar en la noche y sus cristales de estrellas

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Escritor, sicólogo y docente este hombre que supo contar grandes historias donde el ser humano, sus relaciones, pasiones y sueños fueron protagonistas se adentró ya para siempre en la larga calle de una noche que lleva desde ahora su nombre.

En 2005 Carlos Noguera (Tinaquillo, estado Cojedes, 1943) publicó la novela Cristales de la noche. La editó Alfaguara y lamentablemente no la tenemos en la actualidad a disposición en Venezuela, aunque fue finalista del Premio Rómulo Gallegos en 2007. Él mismo contó en una entrevista publicada en marzo de 2014 en Todosadentro, que es precisamente el libro que quisiera que se agotara en la Filven (Feria Internacional del Libro de Venezuela), justamente el que no está. Hasta ahora no fue reeditada (la novela), porque haciendo gala de su personalidad de quijote amorosísimo fue incapaz de hacerla llegar a una editorial del Estado cumpliendo él funciones en Monte Ávila Editores como presidente de una de las editoriales más importantes del país. Y es que hay hombres así. Pocos tal vez, pero son los que alumbran el futuro con su vocación de ángeles terrestres.

Con su boina y su barba clara Carlos Noguera decidió despedirse de las calles de Caracas, de los viejos cafés de Sabana Grande que en su juventud fueron propicios para el verso primero y el cuento después. Y es que la muerte, esa señora antojada vino a buscar a este narrador el 03 de febrero de 2015.

Claro que quedan sus obras y fundamentalmente dan testimonio de su andar por el mundo los jóvenes escritores del país que pasaron durante treinta años por sus talleres de expresión literaria y eso no es poca cosa, la entrega de este escritor comprometido con su tiempo deja las palabras que ahora escriben quienes se animaron a abrir las ventanas del sueño para hacer realidad todo lo que aún está por decirse.

Por su obra fue galardonado en dos oportunidades con el Premio Nacional de Literatura, en 1969 y en 2003. Además fue merecedor del Premio Conac de Narrativa en 1994.

Noguera se decidió por la literatura bien pronto, a lo mejor en el cuartito de los santos de su casa de infancia en donde estaba la biblioteca, con alguna vela se le hizo el milagro de la palabra.

Desde joven supo que sería escritor. Empezó de niño con versos sencillos que después, ya en la Universidad Central de Venezuela estudiando sicología y en medio de la vorágine política que vivía Venezuela desde de la década del sesenta, cambió por la narrativa y es que para él los versos eran para las cosas íntimas, mientras que la prosa servía mejor para dejar de manifiesto el mundo que era necesario cambiar.

En su juventud trabajó en diversas revistas literarias y tiempo después se dedicó a ser editor, así fue que llegó precisamente a Monte Ávila Editores, donde atendió no sólo a los jóvenes escritores que tocaron la puerta de la editorial sino a quienes año tras año se postularon para participar en los talleres literarios. Por eso apostó a una nueva narrativa venezolana en la que las voces irrumpieran el escenario para inundarlo todo de una luz recién descubierta con la que mirar las palabras.

Y sí, quedan de Noguera sus libros, Laberintos (1965), Eros y palas (1967), Historias de la calle Lincoln (1971), Inventando los días (1979), El adolescente caraqueño (1989), Juegos bajo la luna (1994), Dos libros (1995), La flor escrita (2003), Los cristales de la noche (2005) y Crónica de los fuegos celestes (2010). Queda su palabra, la ternura con la que acogió a los jóvenes y su vocación de renovar el mundo, queda su ejemplo, su voz de cuenco, su imagen de bohemia caraqueña andando las calles, sus ojos descubriendo páginas, sus manos haciendo libros, queda él, cómo no va a quedarse si aún hay tanto para decir en presente.

“Carlos Noguera, querido traductor del viento, que la calle del para siempre te sea amable. Cuidaremos tu obra y beberemos de ella. ¡Amén!” dijo en su cuenta de la red social Twitter, el poeta Freddy Ñáñez cuando supo del adiós de este grande de la literatura venezolana. Hacemos votos porque así sea y los Cristales de la noche estén presentes en la próxima Filven para agotar en su memoria la palabra que desde ahora nos pertenece para siempre.



Ilustración de Iván Lira para TodosAdentro

______________

Carlos

Por Marialcira Matute

Monte Ávila Editores Latinoamericana, su gestión de años frente a nuestra gran editorial del Estado hasta que la vida le dio permiso para estar allí. Los merecidos reconocimientos por su obra minuciosamente escrita, cuidada, admirable. Las conversaciones sobre sus libros con mi esposo Isidoro, ávido lector de su obra entera. Su Premio Nacional de Literatura. Ese andar de su “flor escrita” como finalista del Rómulo Gallegos. Sus charlas eruditas, su hablar pausado, su amor por el Quijote, su conocimiento y su curiosidad sobre ese y sobre tantos temas; el compartir espacios con Carlos en nuestros “Vacílate al Quijote” aquellos viernes en el CELARG. Su afán permanente de auspiciar el diálogo entre personas de pensar distinto. Su paciencia. Cuando compartimos como jurados del Premio Nacional de Cultura. Recuerdos. Las entrevistas en radio y TV para La Librería Mediática sobre los más diversos asuntos. Carlos en las FILVEN. Su interés en descubrir y divulgar nuevos valores literarios en Venezuela. Su generosidad al compartir sus conocimientos. Su sempiterna boina. Cada uno de nosotros guarda entrañables memorias de Carlos Noguera. Releer sus libros, divulgar su obra de la que se sentía y nos sentimos orgullosos todos los venezolanos es sentido homenaje a su entrega total a nuestras letras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Y para terminar… Un poco de buena música

ARGENPRESS CULTURAL



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.