martes, 3 de marzo de 2015

43 estrellas + caen desde el cielo de México

Eduardo Palma Moreno (Desde Victoria, Chile. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



(Homenaje a los 43 estudiantes normalistas asesinados y desaparecidos).

Era la juventud que alzaba palomas sobre sus hombros.
Los que escribían: “Paciencia, compañeros. El tiempo es nuestro”.
Eran los jóvenes poetas que cambiaban crisantemos
por versos de Neruda
de Gelman
de Roque Dalton.
Iban escribiendo por las calles la historia de los pobres.
La historia de ellos mismos.
La historia de sus padres y sus hermanos.
De la miseria y del silencio de Ayotzinapa.

¡De Ayotzinapa, colegas normalistas!

Eran como la lluvia fresca del sur.
Como la brisa temprana adormecida.
Tenían su corazón en todo el cuerpo
y toda la victoria en la mirada.
Eran como la luz sembrada en la vereda.
Como una flor anónima.
Como el silencio.
Los que no iban al cine los domingos.
Los que preferían alfabetizar al campesino.
Los que hablaban de revolución y de amor al mismo tiempo.
Los que guitarra en manos
cultivaban de estrellas las praderas
y entonaban el himno “Venceremos.”

¿Qué vientos o arenas explicarán el crimen?
¿Podrá la Historia exhumar el genocidio
los rostros desollados
el óxido en los ojos
el asta sin bandera?

¡De Ayotzinapa, colegas normalistas!

¿A qué se dedican los poetas?
¿Qué metáfora bella han descubierto?
La pólvora cercena los sentidos.
Los músculos se tensan.
Los jóvenes de arena desmigada.
Los buitres hambrientos en Iguala.

¡De Ayotzinapa, normalistas rurales!

¿Qué filosofan los filósofos?
Los científicos, ¿qué teoría han construido?
El alcalde y su mujer bailan las rumbas.
Se cagan en la ONU –como Obama-.
Los Beatles de Liverpool, ¿pintarán de amarillo el submarino?
La muerte es la metáfora imposible.
Esos jóvenes, ¿descubrieron la muerte
sin descubrir aún el ritmo de la sangre?
¿Bajo qué luna danzarán ahora que está oscuro?
¿Qué sueño soñarán? ¿Bajo qué cielo?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

«Introducción al marxismo» en formato video. Proyecto documental. La teoría crítica hoy: «Memoria del futuro»

Néstor Kohan (LA HAINE)



http://www.lahaine.org/mundo.php/proyecto-documental-la-teoria-critica

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Jorge Ramos, un salvadoreño en Brisbane, Australia

ARGENPRESS CULTURAL

Jorge Ramos es un pintor salvadoreño que desde largos años vive en Australia. Se contactó con ARGENPRESS en forma virtual, y le ofrecimos presentar su obra aquí. Esto es lo que nos envía (y que desde ya agradecemos mucho).


________

He estado pintando durante muchos años. Desde mi infancia he descubierto la tendencia de las artes; con el paso del tiempo el arte se está extendiendo de nuevo. Tengo estudios en la "Escuela de Artes", donde estudié durante tres años hasta que me gradué en Diseño Gráfico.

Los fines de semana asistí a una academia de artes visuales para las clases de pintura bajo la dirección del famoso pintor en El Salvador Sir. Miguel Ángel Orellana, y Sir. Camilo Minero y otros artistas famosos en mi país.

En cuanto a mi estilo es una mezcla de surrealismo; el arte moderno abstracto, en mis cuadros siempre trato de expresar mi mensaje reflexivo en mis pinturas.

Utilicé cualquier medio, pero yo prefiero el óleo y acrílico.

He participado en muchas exposiciones de arte en el Salvador y Brisbane, Australia.

Descargar presentación completa desde aquí (formato pps)

_______

“Decadencia del Arte Plástico por la pérdida de Cánones”

Jorge Ramos

La decadencia del arte plástico comienza desde que se irrespetan los cánones, del Renacimiento, cuando se declara el no arte en 1960; es cuando a cualquier pincelada, trazo, figura moderna se le llama arte, sin importar si esta conserva las normas o disciplina irrespetando leyes, es ahí donde comienza la locura de que cualquiera que pinte un cuadro con unas líneas en diferentes ángulos, manchas sin sentido, se considere un artista.

Con el arte digital, esta tecnología fue el caos de los artistas. Con el uso de la computadora es como si les dieran un tiro de gracia a los verdaderos pintores, que se afanan en crear sus ideas dando un efecto de una pincelada, con una mezcla de combinación de color, queriendo robarle la belleza colorida de la naturaleza.

Hoy en día se crean obras a través de un aparato digital (computadora); solo se requiere tener un buen conocimiento técnico, muchas veces sin tener una preparación académica de cómo utilizar los programas, actualmente una computadora es muy esencial para la humanidad, no solo para chatear, también para crear obras, utilizando un buen programa, la computadora es una máquina que procesa y ejecuta lo que el artista desea plasmar ¿Por qué es importante esto? Porque en el Arte Digital, la imagen no existe como tal sino es la visualización gráfica de un código invisible a nuestros ojos.

Pero en sí a lo que deseo enfatizar es que con el arte computarizado, a los verdaderos talentos artistas, los chinos los extirpan, los torturan, los degradan, imposibilitándolos a poder vender sus obras. Estos señores chinos copian un cuadro y lo reproducen en cantidades enorme, estos los venden por un puñado de monedas, pero esto no es lo más crítico, lo crítico es que el consumidor compra estas basuras sin importarles lo que están comprando, estos son engañados, no saben que dependiendo en donde se cuelgue esa reproducción, así será el tiempo de vida de duración de ese cuadro, dependiendo si está expuesto a los rayos del sol, esta reproducción perderá su pigmentación muy rápidamente, mientras que un cuadro original, este durara por muchos año hasta una eternidad, dependiendo desde luego con que pigmentación se halla ejecutado.

Los artistas se mueren olvidados, muchos mueren de hambre queriendo vender sus obras, pero estos no pueden competir con el famoso virus “made in China”.

Lo que pasa que hoy en día la mezcla de medios, es lo que en inglés se denomina como médium, este es el combinar una pigmentación con otra u otras, óleo con acrílicos, pintura con yeso, o colocar objetos pegados en un cuadro, o con lo que se le antoje quien halla parido dicha locura, escudándose en la instalación, o arte mínimo, y el Arte Digital es lo que le llaman el famoso “new media”.

Es decir que con el arte computarizado o Arte Digital se rompe definitivamente con los cánones clásicos, logrando que el espectador se engañe fácilmente por la falta de educación artística, que no pueda captar con lo que ve, que no diferencie en una superficie pintada o impresa, que esta es a base de puntos de cuatro colores, lo que se le llama litografía, estos colores van con diferentes ángulos para formar la famosa rosa de colores, el amarillo en 90º, el magenta en 75º, el cian en 105 y el negro en 45º, así se forma la rosa para dar el efecto natural de los colores del cuadro, lo que hoy en día diremos los píxeles, el pintor que utilizó esta técnica de la rosa de los colores fue: el pintor neo impresionista Seurat.

Todo esto que está sufriendo la decadencia del arte plástico, se lo debemos a la “Vanguardia del Dadaísmo”. El Dadaísmo surge como una contra revolución de destruir con todo los cánones del renacimiento o del arte clásico. Este es un movimiento artístico, rebelde anti literario y antipoético, que cuestiona la existencia del arte, la literatura y la poesía, este se identifica como una ideología, que va en pugna de un rechazo total de romper con todo los esquemas de la tradición anterior. Está en contra de la lógica de la belleza de los principios, contra las leyes de los cánones, estos movimientos dadaístas promueven un cambio, de una libertad absoluta del artista, como una protesta a lo correcto, contradiciendo así a la perfección, haciendo un caos a lo establecido, rompiendo las formas artísticas tradicionales.

El origen del movimiento dada surge en un café cantante de Zurich en 1916 un antro bohémico, donde frecuentaban artistas, se recitaban poemas, pero en sí “dada”, el diccionario nos da el significado de “caballito de juguete”, esto fue atraído por este grupo rebelde de artistas y adoptan ese nombre a su grupo.

En este movimiento entra el famoso collage, este arte consiste en un fotomontaje, que consiste en el montaje, sin un plan definido, de recortes de fotografía, periódicos y dibujos, con la intención de obtener una obra plásticamente nueva que asumiera un mensaje, poético, político o moral.

Salven el arte verdadero, los plagiadores o buitres se encuentran en todas partes, te duermes y cuando despiertas ahí frente a ti esta un plagiador, pero un verdadero artista, este está en el anonimato o refugiado en su estudio, disecado olvidado par siempre…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Señor de Sipán: Una semilla de identidad

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Amalia Cornejo, Directora de la Revista Cultural Voces de Lima.

El 9 de Marzo de 1993, el Señor de Sipán y sus bienes culturales, restaurados en Alemania, fueron recibidos en Perú con honores de Jefe de Estado en el Palacio de Gobierno de Lima. El Señor de Sipán, es comparado con el hallazgo de Tutankhamón, faraón de la dinastía XVIII de Egipto.



Las Tumbas Reales de Sipán, representan a la cultura Moche que se extiende desde Piura en el norte hasta Huarmey en el sur, unos 600 Km. “donde una sociedad basada en la organización de pequeños reinos o señoríos locales, garantizó la existencia de colosales templos, pirámides, palacios, fortificaciones, sofisticadas obras hidráulicas, cementerios que testimonian su alto desarrollo artístico, tecnológico y compleja organización”.

Los restos del Señor de Sipán expresan 1700 años de historia. Es el hallazgo de mayor valor que ha permitido desentrañar el modo de vida de los Mochicas, una de las grandes culturas del Perú Preinca.

Volviendo al Viejo Señor de Sipán a su lugar de origen debería ser reconocido y saludado por su homólogo contemporáneo. Para ello, con el respaldo de los pobladores de Lambayeque, a 700 km. al norte de Lima, se había imaginado un programa especial.

El director del Museo Tumbes Reales de Sipán y del Museo de Sitio, arqueólogo Walter Alba - desde un concurrido foro sobre Historia del Arte Peruano promovido por la Biblioteca Nacional - recuerda que el entonces canciller de la República cuestionó la recepción del líder preinca, aduciendo que era indispensable cumplir el rígido protocolo, y que no ameritaba tanto esfuerzo tratándose de un indio…. no ungido por ninguna elección.

¿Si se tratara del retorno de un Virrey, cuál sería el protocolo?, fue la réplica que no se dejó esperar.

Ante la falta de argumentos, y al haber sido descubierto el enfermizo racismo, el Ministro de Relaciones Exteriores, optó por llevar adelante la bienvenida oficial, que a su entender no tendría la oposición del presidente de entonces, un ciudadano de origen japonés.

La escolta de las Fuerzas Armadas, acompañó el saludo de las autoridades al Señor de Sipán. Después de cruzar la alfombra roja del aeropuerto internacional del Callao, se repitió la ceremonia en el patio de ingreso a la Casa Pizarro, sede de gobernantes elegidos y también de golpistas.

Los comentarios, cargados de ironía y racismo, enmudecieron cuando dos semanas después, el 24 de Marzo, el pueblo de Chiclayo, se volcó a las calles para recibir los restos de su gobernante Mochica. El Gobierno Regional de Lambayeque, declaró el 20 de Julio de cada año Día del Descubrimiento de la Tumba Real del Señor de Sipán.



Los esfuerzos arqueológicos para salvar el monumento Mochica de manos de los “huaqueros” - profanadores de tumbas - han permitido construir pacientemente una nueva cultura, de respecto a la historia precolombina.

El descubrimiento de la Tumba del Señor de Sipán, en 1987, y de otras quince tumbas; la localización de un depósito de ofrendas con 1137 vasijas, adornos y osamentas y otros enseres, marcaron un nuevo hito en la arqueología peruana.

 Luego vino la organización civil del Grupo de Protección Arqueológica, la promulgación de Estados Unidos de la ley de emergencia para evitar el ingreso a su territorio de bienes culturales de Sipán. A continuación el Congreso de la República aprobó la Ley 26282.

Todo ello es parte de un Proyecto Arqueológico de Desarrollo de largo aliento. Un grupo de arqueólogos sigue trabajando con mística y coraje, pero con evidente sequía de recursos públicos y una disminuida cooperación internacional como la de Alemania, España, Suiza e Italia.

Con la exposición itinerante por los museos de Estados Unidos como el Fowler de Historia Cultural en Los Ángeles, de Bellas Artes de Houston, de Historia Natural de New York, Instituto de Are de Detroit, Institución Smithsoniana de Washington, Sipán ha consolidado su imagen internacional.

Si se suma las visitas de un público diverso, más los registrados en la región Mochica, llegan a cinco millones (5 000 000) de personas que han tomado contacto con la Cultura Lambayeque, en el contexto de una América precolombina.

El Museo de Sipán y el Museo de Sitio, al 2015, nos muestra el legado cultural del Perú, que se suma a la maravilla arquitectónica de Machu Picchu. Las divinidades, hombres, animales y plantas y escenas representadas con imágenes escultóricas o vasijas decoradas a pincel, permiten la identificación de las creaciones Mochica.

Esta es una realidad ratificada por estudios de Max Uhle y Julio César Tello y por aquellos migrantes sicilianos y de otras latitudes, que al apoderarse de grandes extensiones de tierra para sembrar cultivos de exportación, descubrieron la gran riqueza arqueológica. Pues las pandillas de aventureros alentaron y participaron en el huaqueo. Ahora sus herederos, dada la fragilidad de un Estado republicano, usufructúan la renta del turismo por mostrar valiosas colecciones en sus museos privados.

El Museo de las Tumbas Reales de Sipán marca, en materia de arqueología, un antes y un después de Sipán. “Uno de los aspectos más importantes, aparte de los beneficios económicos, Lambayeque, con su capital Chiclayo, es ahora uno de los primeros destinos turísticos. Antes lo eran Trujillo y Cajamarca.



Otro logro es la identidad lambayecana. La gente vivía con la leyenda del Naylamp, uno de los lugares más saqueados y depredados, empezando por Batán Grande donde casi se concentra todo los objetos de oro de la zona.

Para los arqueólogos, el descubrimiento de la Tumba del Señor de Sipán es el descubrimiento de un personaje. Es la dimensión humana. Es el impacto que ha tenido en la comunidad. Es un eslabón entre lo preinca y el virreinato, el enlace entre pasado y el presente.

Un modelo de gestión

Sipán es un Proyecto de Desarrollo Continuado, una arqueología de largo aliento, que involucra comunidades, distritos, provincias, regiones, Al principio no fue grato, porque la gente estaba acostumbrada a huaquear, a tal punto que afirmaba que el mérito de lo avanzado no es de los arqueólogos sino de los huaqueros.

Sipán es un producto cultural que ha motivado el interés de los principales medios de comunicación, que consideran al Museo como uno de los 10 más importantes del mundo. Entre la producción cinematográfica, destaca el filme de Novoa, estrenado en Perú y la Casa de América en Madrid. En este documental participaron actores peruanos como Reynaldo Arenas, Mónica Sánchez y 300 extras. También la recreación de una pirámide. Pronto será inaugurado el Paseo Cultural, que a lo largo de un kilómetro y medio se muestra la cultura Lambayeque.

La idea es multiplicar los productos culturales para ponerlos a disposición de las escuelas y colegios, para que los niños y jóvenes encuentren fuentes de conocimiento sobre el Perú. Se necesita Museos Dinámicos.

Este ejemplo es parte, sin duda, de un indispensable retorno a la educación del arte, la historia, las humanidades, como parte de la formación integral y con participación multidisciplinaria, incidiendo en los valores de nuestras regiones, inmerso en el conocimiento del mundo.

La experiencia de Sipán debe ser replicada en otras ciudades, como las puestas en valor de los hallazgos de la Señora de Cao, las Huacas del Sol y de la Luna, en la provincia de Trujillo. Otras ciudades del país están muy ligadas al pasado colonial.

Definitivamente, el Estado no debe postergar más su responsabilidad de invertir en investigación arqueológica. La cooperación internacional, que se ha alejado porque el Perú ha sido declarado por las multilaterales como país de renta media alta, no afecta al país en tanto cuenta con reservas por más de 60 mil millones de dólares. El país tiene dinero, goza de solvencia. Menos del 1% de su presupuesto anual se dispone a la cultura. “El Perú tiene el futuro en su pasado”.

Grupo de protección arqueológica

Walter Alva -Contumazá, Cajamarca, 28 de junio del 1951- graduado en la Universidad Nacional de Trujillo, ejercía el cargo de director del Museo Brünning de Lambayeque, cuando fue alertado por la policía del saqueo de una tumba moche en la localidad de Sipán.

Este aviso fue el punto de partida para crear GRUPA, una organización civil que ha recibido el respaldo de diferentes latitudes. Es una especie de rondas campesinas que visitaba a las comunidades para dialogar sobre la necesidad de proteger el patrimonio.

Emprender labores de arqueología de rescate implicó un esfuerzo especial del equipo compuesto, entre otros, por los arqueólogos Luis Chero Zurita y Susana Meneses.

Susana Meneses, esposa de Walter Alva, entregó su vida al proyecto Sipán, tarea que han continuado sus dos hijos, igualmente arqueólogos. Reconocida por su especial capacidad de comunicarse con los pobladores, logro articular esfuerzos para proteger lo que quedaba de la tumba del Señor de Sipán y rechazar, con la razón, las voces nocivas de huaqueros y de la prensa amarilla.

La Zona de Batán Grande, depositario de un tesoro de oro y plata, muy cerca a Sipán, fue violentado por bandas que operaban al margen de la ley y del control de las instituciones públicas.

La labor de los GRUPA permitió encontrar evidencias de una riqueza inusual en los entierros moche. Aquello que empezó como una campaña de arqueología de rescate se convirtió en un proyecto arqueológico permanente. El milagro de la arqueología comprometida con el Perú permitió los hallazgos de las tumbas intactas de dos reyes moche, (conocidos "El Señor de Sipán" y "El viejo Señor de Sipán") enterrados con sendos acompañantes, punto de partida para empezar a innovar las facultades y escuelas universitarias de ciencias humanas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Para José, un amigo

Miguel Abalos (Desde Canelones, Uruguay. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Expresar lo que siento me resulta saludable, me hace sentir bien, y si lo hago por escrito, el beneficio es mayor. Me gusta decir mis verdades sin creerlas absolutas, simplemente porque son mías y están apoyadas sobre las bases de mi formación -mi niñez y adolescencia- que las fue marcando como un tatuaje en el alma, moldeando mi personalidad, mi forma de ser.

Los sinsabores que me ha tocado vivir en el correr de los años -mucho más que los momentos de felicidad- fueron definiendo mi filosofía frente a la vida, que a pesar de todos los pesares es hermosa, cuando se descubren las cosas lindas que tiene, para aferrarnos a ellas y lograr la paz interior.

No es simple encontrar la forma de despertar cada día y disfrutar de lo que está al alcance, que siempre es más de lo que aparentemente se ve. Porque muchas veces se lucha contra el "otro yo", que nos contradice las decisiones que vamos a tomar aunque sean sencillas. Pero esos son los riesgos, sólo el tiempo inexorablemente nos dirá si decidimos un acierto o un error.

Al nacer no elegimos a nuestros padres, ni tampoco ellos nos eligen a nosotros. Muchas veces se sorprenden cuando se dan cuenta que estamos en gestación. Tampoco elegimos a nuestros hermanos -en caso que tengamos- simplemente convivimos con ellos. Con padres y hermanos el amor puede estar ausente, existiendo únicamente el hábito de vivir juntos. Se hace una costumbre de la vida en familia desde que venimos al mundo.

Los afectos van floreciendo en la medida de nuestro relacionamiento con el otro. Se van forjando en las adversidades más que en los momentos placenteros y felices que cada uno de los protagonistas tengan en el correr del tiempo. Así podemos elegir la pareja y los amigos; y hecha la elección compartiremos con ellos los avatares que nos depare el vivir.

Cuando esos hechos se dan con una pareja, tendremos la total certeza que estamos ante la persona que nos acompañará para el resto de nuestros días. Cuando se trata de amistad, también sabremos que es verdadera y para siempre. Como sé de las dos elecciones, contaré de la amistad.

José Dos Santos Macedo es un amigo. Lo conocí allá por 1951 cuando yo tenía diecinueve y él dieciocho años. Fue en Rincón del Pino, Departamento de San José, en una fiesta campera en la que había más de cincuenta personas. Era en ese entonces estudiante de Facultad, y también músico y cantante melódico. Jovial, alegre, bromista, siempre con una sonrisa en los labios.

Hijo de inmigrantes portugueses, había tenido una niñez y adolescencia llena de cariño y sin ningún apremio económico. Su vida era totalmente opuesta a lo que había sido la mía hasta entonces, pero teníamos muchas cosas en común. Éramos dos líricos conquistadores, nos gustaba frecuentar los bailes, y los boliches de aquel hermoso Montevideo en que el país vivía sin apremios económicos haciendo que fuéramos un pueblo feliz.

Desde el primer momento compartimos una linda y sincera amistad. Tal vez en otra oportunidad sienta deseos de relatar algunas de las muchas anécdotas que protagonizamos juntos en aquella lejana juventud que se nos fue escapando en el correr de los años y que vivimos con mucha intensidad.

Para muchos de sus amigos, José Dos Santos Macedo se marchó de este mundo hace casi dos años. Para mí no. Por eso al comenzar a escribir de él dije "es" un amigo. Para mí, sigue viviendo en Baurú, una ciudad del Estado de San Pablo.

Hace algunos meses, estando parado al costado del kiosco de revistas en Rivera y Larrañaga (hoy Luis Alberto de Herrera), la esquina donde nos encontrábamos principalmente los sábados para nuestra recorrida, lo vi llegar desde Presidente Oribe en un coche descapotado, con su figura inconfundible, su amplia sonrisa y su alegría de vivir, tal como fue toda su existencia.

A la persona que estaba a mi lado le dije: "Ahí viene Josecito, con el coche lleno de amigos". El hombre me preguntó: "Pero ¿cómo?, ¿José no murió?". "Sí -le contesté- pero cada tanto viene a verme, lo que me alegra mucho, aunque nunca sepa en qué momento va a llegar".

En ese momento me desperté. Hubiera deseado que el sueño continuara un poco más, para darle un fuerte abrazo a mi amigo tan querido.

A donde estés, José Dos Santos Macedo, Manrique, El Negro José, Pepe, Josecito... Te mando un ¡MUCHAS GRACIAS! bien grande por tu visita. Aquí te estaré esperando, como siempre, cada vez que sientas deseos de verme. Hasta pronto, amigo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Oblivion o del sereno olvido

Reinaldo Spitaletta (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTUAL)

La primera vez que escuché Oblivion, de Astor Piazzolla, la sensación era la del tiempo que se paraliza, que no anda, que deja de existir. El violín, creo que era el de Suárez Paz, me condujo a esferas inesperadas, a un tiempo sin tiempo, a la eternidad. No sé si en aquellos momentos de hace muchos años tenía alguna pena de amor, o si me había sumergido en alguno de los cantos de La Divina Comedia, no sé, no hay recuerdo, y en este punto es cuando el olvido (en rigor, ese es el significado de oblivion) parece jugar su rol de catalizador. O de mortal destructor del pasado. En el futuro, el olvido no es, está muerto. No es su territorio.

Después, en otro instante de soledad, la composición del argentino me llegó como un rumor, como algo indefinido que venía de muy lejos, suave, sin estropicios. Sin anuncios. Y me envolvió en su atmósfera neblinosa, en su textura de hierba húmeda, en un aleteo muy leve de mariposa que agoniza. Y qué paradoja esta: oblivion, el olvido que hace recordar. Ahora está aquí, de nuevo, y es el bandoneón el dulce, en una introducción a un mundo que está más allá de los sueños. Y de pronto, es otra la grabación, suena el violín de Arabella Steinbacher y entramos a lo desconocido, nos montamos en la barca de Caronte para imaginar cómo es el clima de los que ya no están en la tierra.

Dante supo que el olvido, el que se logra al beber las herméticas aguas del Leteo, no es un castigo. Puede ser un premio. Quien olvida, deja de saber, de padecer. Se hunde en la nada y navega en ella, en el vacío. ¿Se puede tener memoria del olvido? También lo resuelve Dante, gracias a Virgilio. Ciertos griegos antiguos, creían que, al morir, el líquido del Leteo les hacía perder la memoria, y así, al renacer, no tendrían huellas de vidas pasadas. Y de ese modo, como existe el flujo del olvido, también está el de la memoria (otro río), aquel del cual si uno bebe sus aguas puede recordarlo todo. Se cree que es una forma de alcanzar la omnisciencia. Puede ser otra manera de la tragedia.

¿A qué saben las aguas del Leteo? se preguntaba un poeta, tal vez en medio del desespero de no poder alcanzar la inmortalidad. En la Oda a la melancolía, de Keats, se advierte: “No, no vayas hasta el Leteo, ni exprimas, de las fuertes raíces de la árnica, su venenoso vino”. ¿A qué sabe el olvido, a qué huele, cómo abraza (y abrasa), cómo besa? Cuando caemos bajo su narcótico influjo, la nada es la reina. El olvido, lo dijo Borges, es la única venganza y el único perdón. Puede ser doloroso recordarlo todo, como el caso del borgiano Funes, o como lo lamenta Baudelaire en su esplín parisino: “Tengo más recuerdos que si tuviera mil años”. A veces, duelen los inventarios, los cajones con cartas apolilladas, los álbumes, un grillo de la infancia, la primera visión de la teta materna. La vida.

A veces, vuelvo a Oblivion -o él vuelve a mí- (también a Escualo, a Adiós Nonino, aTristezas de un doble A, en fin), quizá con el violín de Antonio Agri, y hay una sumersión en la corriente del mítico río inventado por hombres antiguos de los cuales sí hay memoria, y me parece que esa música, leve y serena, suena como suenan los colores del crepúsculo o la melancolía de una tarde sin arreboles.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Para derrotar la ignorancia y barbarie: Perú. Cultura y desarrollo

Iván Salas Rodríguez (Desde Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“La cultura es el mejor irrigador cerebral”

Marco Aurelio Denegri (distinguido intelectual peruano, conductor del programa cultural: “La función de la palabra”)



Los colectivos juveniles han iniciado en Perú el debate, movilización y protesta, frente a un tema muy importante para el futuro de las presentes y futuras generaciones: el problema de la televisión basura.

El maestro Marco Aurelio Denegri, en más de una oportunidad, ha cuestionado esta obsesión de la televisión jíbara (reducidora de cabezas) en tratar de embrutecer a la colectividad con su programación extremadamente banal y mediocre; grave situación que afecta el pensamiento educativo, crítico, creativo.

Ante estas lamentables circunstancias, soy uno de los convencidos que la Cultura es un componente fundamental en el desarrollo de los pueblos. Lamentablemente, su promoción y gestión es aún muy débil en los diferentes niveles de gobierno; la razón –en mi modesto parecer-, se debe a una concepción extremadamente economicista que reduce el tema del desarrollo a bienes exclusivamente materiales. “Creen que es más rentable invertir en cemento que en pensamiento”, dice el destacado Psicoanalista y columnista del diario “La República”, Carlos Bruce.

Frente a este error de percepción, planificación y gestión, el destacado científico Mario Bunge, en su libro “Ciencia, Tecnología y Desarrollo”, afirma: “El desarrollo auténtico y sostenido es integral: a la vez biológico, económico, político y cultural”. Esta es en resumen, la concepción integral del desarrollo”

Revisando valiosas experiencias de gestión cultural en el Perú y el mundo, estoy convencido que en la actual coyuntura de ANOMIA (1) reinante en Cajamarca, es viable implementar una propuesta de Promoción y Gestión Cultural liderada por una institución rectora como la Universidad Nacional de Cajamarca, en alianza estratégica con instituciones y organizaciones comprometidas con el tema cultural (Ministerio de Cultura, gobierno regional, gobierno municipal, Escuela Superior de Formación Artística “Mario Urteaga”, colectivos y organizaciones culturales, periodismo cultural, empresa privada).

Tuve la oportunidad de entrevistar a 29 expertos en el tema cultural, quedé gratamente sorprendido por el nivel de iniciativas y creatividad que desde casi el anonimato, vienen impulsando en medio de la dejadez y dificultades burocráticas mil. Iniciativas aún muy dispersas, “chispazos” de creatividad carentes de un Liderazgo promotor que canalice estas iniciativas en un nuevo entorno más estimulante a la imaginación y creatividad.

Joaquín Lorente, destacado experto en comunicación estratégica (uno de los mejores del mundo), dice: “(...) El pensamiento creativo es una semilla con un inmenso potencial para dar frutos. Pero para crecer, necesita ser plantada en una tierra fértil, bien regada y soleada (...)”. (2)

He constatado propuestas muy creativas en el campo de la música, danza, teatro, cine club, literatura, artesanía, organización de Ferias de Libro, sinfónica, pintura, ballet, promocionar galerías y museos, actividades para el fortalecimiento de nuestra identidad cultural, juegos florales, mega festivales culturales, gastronómicos, etc, etc, etc; aprovechando además la tecnología disponible.

El Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, dispone de su CANAL WEB DE LAS CULTURAS (primer canal web universitario en el país), en colaboración con la cooperación española LIVEMEDIA.

Para lograr un proyecto serio y sostenible de Promoción, Organización y Gestión Cultural en Cajamarca con las instituciones propuestas, se requieren dos condiciones elementales:

1º Sólido compromiso social.

2º Trabajo en Red. Voluntad de gestión conjunta para optimizar los recursos disponibles (tanto en lo económico, como el recurso humano).

Incluso, se podría elaborar una propuesta de Ley para que un porcentaje del canon minero sea destinado a estas actividades culturales.

Liderazgo en la promoción y Gestión Cultural sí es posible, su aporte sería vital para el desarrollo de nuestra Cajamarca querida. Edgar Montiel (filósofo, economista, funcionario de UNESCO), en su libro “El poder de la Cultura. Recurso estratégico del desarrollo durable y la gobernanza democrática” dice: “(...) la cultura constituye el medio privilegiado para fomentar la comprensión mutua y la cohesión social, y es un recurso inevitable para promover la creatividad y la innovación, factores claves sin los cuales no puede haber un desarrollo económico y social duradero (...)”. (3)

Iván Salas Rodríguez es sociólogo, columnista periodístico.

Notas:
1) ANOMIA. “Situación de ausencia de normas y que es el rompimiento de la estructura social como consecuencia de la disociación de las normas culturales y de los objetivos y las capacidades de los componentes de la sociedad para actuar de acuerdo con estas últimas”. En: “Diccionario de Sociología”. Valetta Ediciones. Buenos Aires: 2008.
2) Joaquín Lorente. “Piensa, es gratis. 84 ideas para potenciar el talento”. Editorial Planeta, Bogotá: 2009, pág. 169.
3) Edgar Montiel. “El poder de la cultura. Recurso estratégico del desarrollo durable y la gobernanza democrática”. (2010). Lima: Fondo de Cultura Económica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine: González Iñárritu. “Birdman”, el Oscar y el cine latinoamericano global

Jorge Zavaleta Balarezo (Desde Nueva York, Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



No es de algún modo gratuito lo que puedo escribir ahora sobre Alejandro González Iñárritu (AGI), cuyo debut en el año 2000 con “Amores perros”, me marcó profundamente, y menos oportunista considerando que la Academia Norteamericana acaba de consagrarlo con cuatro premios Oscar para “Birdman”: mejor película, director, guión y fotografía.

Conozco de cerca el trabajo de González Iñárritu, y me comenzó a interesar desde esa película limítrofe y desbordante en que se alternaban tres historias dolorosas, oscuras y sufrientes, alrededor de las cuales rondaba el incesto, la envidia, el poder, y tantas frustraciones como en las vidas más miserables. Sí, “Amores perros” fue todo eso y fue también un genial punto de partida para un cineasta que se tomaría su tiempo para rodar un filme. No le interesaba ser como muchos nuevos directores hollywoodenses apresurados en realizar una película por año. Al contrario, en el caso de AGI podían transcurrir tres o cuatro años, pero él y su obra mantenían su vigencia y cada película que seguía a otra confirmaba que el tono no variaba demasiado, que las historias continuaban siendo densas, profundas, oscuras, que la muerte rondaba a los personajes de esas puestas en escena de este heredero y admirador de Buñuel quien ya había mostrado, en sus raíces y en su violencia, al México D.F. en “Amores perros”.

Ahora todos saben que, antes del cine, AGI fue publicista y también conductor de un programa de radio. Y un día, como ocurrió con Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, no solo sus compatriotas sino los igualmente talentosos realizadores con quienes se le compara como miembros de una nueva generación de avanzada, González Iñárritu se dedicó a trabajar con un reparto internacional: Naomi Watts, que en realidad es australiana, Sean Penn y Benicio del Toro. Otra vez se trataba de historias entrecruzadas, con un montaje alterno y complicado, que cruzaba límites narrativos, y donde se recuperaban temas de “Amores perros” como la culpa o el infierno de la existencia. Sí, de eso trataba “21 gramos”, cuyo título aludía a la levedad del ser cuando deja este mundo. AGI era, además de un profundo conocedor del manejo de la cámara y la dirección de actores, un existencialista a carta cabal, que no dejaba que se le escapase un solo detalle.

Ya eran dos películas y en ellas nunca había ganadores ni finales felices. Su cine era otro, distinto, retaba al espectador, se basaba en una estética que recuperaba aquello que no pocas veces pasamos por alto. Seres irredentos, conciencias culposas, ese es el mundo de AGI, un universo que puede parecerse a una sala de espera al infierno. El temor en la lucha diaria por sobrevivir no se produce a partir de trucos ni de imaginería sino de un cine que bebe del documental y homenajea al neorrealismo. La paleta de colores, como suele ocurrir en las últimas películas de Terrence Malick, muta de un tono a otro, y se vuelve gris, como el filme mismo.

“Babel”, que cierra la “trilogía del dolor” en la obra de AGI y a la vez la colaboración del guionista Guillermo Arriaga, es un tomarle el pulso a la globalización, en el sentido más extenso y sensible que este concepto y realidad supone. Nuevamente, las historias se entrecruzan y los escenarios son la frontera entre México y Estados Unidos, Japón o un innominado país árabe. La película nos demuestra que, a pesar de razas, credos, ideologías o seudolibertades, similares problemas afectan y a veces hasta azotan a hombres y mujeres.

Un guión correctamente llevado a la pantalla enlaza la historia de la pareja formada por Brad Pitt y Cate Blanchett, cuya tragedia es causada casi por una imposibilidad, en pleno mundo musulmán, ese que ahora Occidente tanto recusa. O el rol de Gael García Bernal, protagonista del segmento inicial de “Amores perros” y hoy un actor internacional, quien hace de un buscavidas cuya madre termina viviendo, igualmente, su propio via crucis. O la chica japonesa, tan “diferente” y “peculiar”, y quien, sin embargo, compone un personaje rico en matices, con un ánimo y un temperamento decididamente intimistas. Ella, tímida y desinhibida a un tiempo, protagoniza una de las escenas fundamentales de “Babel”, aquella de la discoteca, donde se deja escuchar libremente una potente música de ritmos y tonos electrónicos, hipermodernos, mientras se registran los brillos, filtros e iluminaciones de este espacio para la diversión, síntoma global, lugar de placer. La discoteca, como signo de incursión de lo global en lo local, pero también de la penetración del postcapitalismo en casi todo el mundo, reaparecerá como escenario en “Biutiful”, la última crónica de dolor y angustia rodada por González Iñárritu.

En ella, Javier Bardem da vida a un personaje conflictivo, con problemas éticos, enfermo de cáncer, padre de dos hijos y con una esposa bipolar. Bardem, como en “Mar adentro” de Alejandro Amenábar, y “No Country For Old Men”, por la cual los hermanos Coen se llevaron el Oscar, hace uno de sus mejores papeles. El trazo de su existencia es tan gris como el de todos los otros personajes de la trilogía anterior firmada y filmada por González Iñárritu.

Pero “Biutiful” no solo es un examen personal, individual, sino que otra vez examina las carencias y desgracias de este mundo que nos toca vivir en el siglo supuestamente más moderno de la historia. Así, el grave problema de la migración es representado por una persecución a ciudadanos africanos en una plaza de Barcelona, ciudad que sirve de centro y referencia al filme y que se muestra opaca, triste, no con su tradicional belleza sino todo lo contrario.

“Biutiful” confirmaba un cambio de tono en AGI, además de abandonar el modelo del tríptico, y Bardem representaba el último héroe herido de muerte en esta secuencia de películas que el ahora oscarizado director mexicano presentó como un retrato duro, cáustico, nuevamente veraz, que roza un realismo extremo.

Y llegó el momento de “Birdman”. Las primeras noticias sobre el quinto largo de AGI no dejaban de sorprender porque se referían, sobre todo, a una “tragicomedia” o a una “amarga comedia”. Y desde ya, esto marcaba una diferencia. “Birdman” abrió el Festival de Venecia el año pasado e inició su camino hacia el éxito, cuya parada final ha sido la última ceremonia de los Oscar, donde se alzó con cuatro premios, incluidos el de mejor película y director.

En efecto, “Birdman” marca una división respecto a la obra anterior de su realizador y se inmiscuye en la conciencia de un actor conflictuado, depresivo, preocupado, en problemas consigo mismo y es que, tras haber encarnado a un superhéroe en el cine, y transcurrido su momento de fama, se prepara a debutar en Broadway y tiene que pasar no solo el examen de un público exigente sino el de una crítica que amenaza destruirlo sin más.

Además, este actor, al que da vida un notable Michael Keaton, quien recibió un Globo de Oro por su papel, es un permanente cuestionador. La puesta en escena que se ensaya ante el público, anuncia el estreno de “De qué hablamos cuando hablamos de amor”, uno de los relatos claves de Raymond Carver, aquel escritor norteamericano de los años 80 tan valorado entonces y ahora y representante del llamado “realismo sucio”. Keaton es un fenómeno de la actuación en “Birdman”, pero su personaje es casi totalmente incapaz de reírse de sí mismo. Su problemática interior es lo que emparenta a esta triunfal película de González Iñárritu con las cuatro anteriores.

Hay tiempo para la risa y para la poesía, también. Como cuando, casualmente, Keaton recorre, semidesnudo, Times Square, ese otro centro global del postcapitalismo, o cuando las escenas del filme reproducen las de un blockbuster en una céntrica calle de Nueva York invadida de aves gigantes, helicópteros, explosiones, y todos esos elementos que, hoy por hoy, capturan audiencias mundiales. Al contrario, la poética de “Birdman” es intimista, personal, dialoga con un público más reducido, es una película de “festival” antes que el producto empaquetado y masivo.

Se ha hablado mucho de la fotografía del mexicano Emmanuel Lubezki, ya ganador del Oscar en 2014 por “Gravity”, no solo por su excelencia y calidad, sino por crear la ilusión de la toma única, del uso del plano secuencia como si “Birdman” fuera un continuo desarrollo de hechos, sin cortes ni añadidos. Lubezki es un virtuoso, y se ha hecho justicia otorgándole un nuevo Oscar. El reparto, tan variado y eficiente, tiene en Naomi Watts, Edward Norton, Emma Stone o Zach Galifianakis, una tarea dura pero la acepta y la hace muy bien. Casi toda la acción de “Birdman” ocurre al interior de un teatro en Broadway, y los espacios son el camerino de Keaton, el escenario, o incluso la azotea del edificio, que se presta para los flirteos entre E.Norton y E. Stone.

Esta condición de una “vida” en el teatro nos recuerda dos películas muy valiosas que se sirven de similar escenario para narrar sus historias, “Ser o no ser” (1942) de Ernst Lubitsch, y “El último metro” (1980) de Francois Truffaut. Aunque la temática de “Birdman” dista de aquellas obras, se mantiene la idea de la “representación” de la vida o de las vidas, pues, al final, Alejandro González Iñárritu, aún en una película que marca distancia y diferencia en su obra, no se desentiende del todo de esa obsesión artística y personal por la existencia, sus misterios y sus retos de cada día. “Birdman” vuela alto ahora y con él, el trabajo de una nueva generación de cineastas mexicanos (nombremos también al peculiar y muy talentoso Carlos Reygadas), y por ende el de los latinoamericanos (la argentina “Relatos salvajes” estuvo nominada a Mejor Película Extranjera) que mantiene su entusiasmo y mira el futuro con optimismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El humor de los grandes escritores



Descargar presentación completa desde aquí (formato pps)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Doscientos años

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Todos me dan entre cuarenta y cincuenta años. Yo acepto. Pero cada vez tengo más cuidado en decir mi verdadera edad: doscientos años.

Nadie me creería o pensarían que estoy loco.

Cuando tengo que hacer algún trámite invento mi fecha de nacimiento, mintiendo que se me había perdido la que tenía. Así que saqué una nueva cédula de identidad donde puse una nueva fecha de nacimiento que me hacía tener cuarenta años.

Soy de la época en que la gente solamente volaba en avión. No como ahora, en que habiéndose controlado la fuerza de gravedad, la gente vuela también con una mochila de vuelo en la espalda y una pequeña hélice.

El espacio está lleno de gente que va y viene. Cosa ininmaginable doscientos años atrás.

Cómo y porqué llegué a ésta edad, no sé. Pienso que lo más probable es porque siempre me cuidé con la alimentación. Nada de grasa, poca carne, muchas verduras.

Pero el problema, lo que me jode, lo que me hace sentir mal son mis recuerdos.

Mis padres, mis hijos, mis nietos, mis bisnietos, mis amigos, mis mujeres, todos muertos. Y yo el único sobreviviente.

Con el tiempo me fui dando cuenta que, a partir de cierta edad, cuando se dice “feliz cumpleaños” es una forma de decir “felicitaciones por estar vivo todavía”.

Y también cuando iba diciendo la edad que tenía todos me miraban sorprendidos, con cara de “¡cómo es que todavía no se murió…!”

Entonces me pregunto ¿por qué, para qué me cuidé y me sigo cuidando tanto?

Hasta que me di cuenta, reconocí una cosa: siempre me gustaron mucho los helados de frutilla (sin crema) con chocolate amargo. Que además de hacer bien a la salud, son riquísimos.

Debo reconocer, entonces, que quise y quiero seguir viviendo mucho para seguir saboreando esos helados que tanto me gustan.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Dos poesías

Luis Carlos Muñoz Sarmiento (Desde Bogotá, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Estoy mamado… pero no tomado…

Estoy mamado de esta farsa…
Que don Diego…
Que don Mario…
Que don Guillermo León…
Hermano de don Fabio… (en este caso, no Ochoa, ya murió…)
Ministro del Interior y de Justicia,
de don Álvaro…
Presidente de una republiqueta dizque democrática,
más bien democrática
y tiranosáurica (más la primera mitad que la segunda)
y conservadórica…
Recuérdese que en Colombia
sólo ha habido dos partidos
y esos dos partidos son conservadores…
eso es lo que aquí significa tradicionales…
si no fueran tradicionales no serían conservadores
y viceversa… toda tradición es…

________

Cero y ya casi van…

El Mesías no ha hecho más que cagarla…
Pero, como es tan vivo y tan colombiano el señor…
ha engalanado la mierda como el que más,
para que todo el mundo
admirado y sorprendido diga:
“¡Qué lindo caga el señor…!”
Cero y ya casi… ojalá no sean tres…

Mentiras, en cambio, van más de veinte…
Como quien parece seguir a Swift,
Para quien el que lanza una mentira
Casi nunca se da cuenta del fardo que echa sobre sí…

Pues para sostenerla necesita soltar,
como lo hace su, al parecer, discípulo y mesías,
otras veinte mentiras…
y así sucesivamente…

Esto es lo que el Mesías le dijo
a un periodista que no es milico,
porque su apellido lleva al final
elle en vez de ele…

Lo que lo salva del fiscá… que no la lleva,
como tampoco para el Mesías FAR…
lleva ce al finá…

“Mire, marica, yo no tengo nada que ver…
Con don Mario, ni Rendón ni Uribe,
aunque éste sea mi primoche
y aquél mi compinche…
Que nunca he hecho tratos con Job, ni con el santo,

Ni con Diego, el abogado de don Berna,
ni con éste, que lo extradité…
ni con Óscar Iván, el otro abogado
que entró a Palacio por el sótano…

A hacerle preguntas indiscretas a Antonio López,
sí, a Job, no al santo…
que tampoco sé por qué
estaba allí El Curita…

Como le decía Job…
sí, el que ahora está muerto
por sapo, marica,
y no me pregunte por qué…

Porque le doy en la jeta, marica,
Ni por qué estaba Juan José…
a quien tuve que bajar del avión a Quisqueya,
para poner a otro…

Periodista como Usté…
¿Que a quién?
Pues a quién será:
A César Mauricio, El Curita…

Pa’ limpiarle la hoja de vida
Mientras funge de embajador,
aunque de eso no sepa un carajo,
como tampoco de periodismo…

Y cuidadito con preguntarme por Macaquito…
el que le hizo conejo
no sé si a FINAGRO, más bien a Uribito…
ni por María Fernanda, la sobrina de Juan José…

Sí, la de FIDUAGRARIA, sobre quien
lo único que puedo decir…
es que no es mi culpa
que sea sobrina de Juan José…

Así como mucho menos puedo saber
por qué en el helicóptero
que murió mi amigo Pedro Juan
murió también Ana María…

Sí, la hija del abogado Óscar Iván…
El que le hizo propuestas indecentes a Job…
como la de si le daba pormenores
sobre la muerte de Ana María y de Pedro Juan…

Y ya para terminar, marica…
perdón, muchacho,
que ya le he cogido cariño…
ni se le ocurra, en todo caso, averiguar…

Por las presiones a H. H.,
de parte de El Curita y de su abogada,
para que no hable más de Juan José
ni de Rito Alejo… sobre todo de éste…

Hombre probo e intachable,
a quien por algo homenajeé en el Salón Rojo…
Cosa que no fue gratis…
Y ni se atreva a averiguar…

Cuánto me ha costado todo esto…
Aunque la verdad hoy poco importa,
porque todo lo han recompensado
Yidis y Teodolindo…

Con su voto comprado
para que yo fuera reelegido…
lo mismo que puede pasar ahora con el referendo,
de no ser porque, ay, ya estoy cansado…

Cansado de decir tantas mentiras…
en todo caso más de veinte,
no menos, como dice el satírico Swift…
y no me pregunte, marica…

Por qué ahora me dio,
por decirle la verdad…
porque le mando a Edmundo
o a Jaime, sí, a mi abogado…
Y aquí entre nos, le cuento…
que es más malo, no que Caín
pero sí más que Fernando…
sí, Londoño, el ex de Justicia e interiores…

Y digo interiores, por lo del sótano…
Londoño, el mismo que precedió a Carlos…
Sí, el que piensa que yo soy
el mejor abogado del país…

Como le dijo a El Espectador
del martes 10 de junio de 2008…
y mire que le cito la fuente, marica,
en aras de la verdad, pero sólo una vez más…

Carlos, el que a su vez precedió
A Fabio, el hermano de Guillermo León…
Y si me vuelve a joder…
Le mando a Flavio, sí, Buitrago…

El Jefe de Seguridad de la ‘Casa de Nari’,
para que lo presione a Usté…
y a todos los demás que no quieren
ver perpetuarme en el poder…
Hasta con razón… ¡para qué lo voy a negar…!”

Por mi parte, reitero, estoy mamado… pero no tomado…

_________

Desde el país del café, 11 de septiembre de 2008 (Trigésimo quinto aniversario del asesinato de Salvador Allende Gossens, el primer presidente socialista de la historia elegido por votación popular, no por manipulación electorera ni, desde luego, por injerencia gringa…). Texto escrito antes de que César Mauricio Velásquez, El Curita, fuera nombrado embajador en el Vaticano y, por fortuna, antes de que Varito no fuera reelegido por segunda vez, a causa, entre otras cosas, de los políticos que no reeligiéndolo se estaban preservando a sí mismos: reconocer el desprestigio, la descomposición, la corrupción del narco-paraco-expresidente, era como mirarse al espejo, se dijeron entre sí. Y lo traicionaron. La única traición que se agradece.

*(Bogotá, Colombia, 1957) Padre de Santiago & Valentina. Escritor, periodista, crítico de cine y de jazz, catedrático, conferencista, corrector de estilo y, por encima de todo, lector. Realizador y locutor de Una mirada al jazz y La Fábrica de Sueños: Radiodifusora Nacional, Javeriana Estéreo y U. N. Radio (1990-2004). Fundador y director del Cine Club Andrés Caicedo desde 1984. Colaborador de El Magazín de El Espectador. Escribe en Agulha Revista de Cultura, de Brasil, Matérika, de Costa Rica, en www.milinviernos.com www.fronterad.com www.auroraboreal.net y espera la publicación de sus libros La Fábrica de Sueños (Ensayos sobre Cine), El crimen consumado a plena luz (Ensayos sobre Literatura), Ocho minutos y otros cuentos, Músicos del Brasil, La larga primavera de la anarquía – Vida y muerte de Valentina (Novela). En la XXVII Feria Internacional del Libro de Bogotá presentó su libro Cine & Literatura: el matrimonio de la posible convivencia, bajo el sello editorial de la U. Los Libertadores (6.V.14). Invitado al Encuentro Universal de Escritores Vuelven los Comuneros, de Santander, Colombia (28.IX-5.X.14). Invitado por la Universidad Federal del Espíritu Santo, en Vitória, Brasil, al I Congreso Internacional Modernismo y Marxismo en época de Pos-autonomía Literaria, en el que, además, hizo parte del Comité Científico (26-28.XI.14). Hoy, Director del Cine-Club & Tertulias Culturales de la F. U. Los Libertadores, docente en la Transversalidad Humanidades-Bienestar de la misma Institución, traductor, primero, y ahora traductor y coautor, con Luís Eustáquio Soares, de ensayos para Rebelión y corresponsal en Colombia de la revista Matérika, de Costa Rica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine clásico: El octavo día (1996)

Jesús Dapena Botero (Desde Vigo, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Lo esencial es invisible para los ojos.

Antoine de Saint-Exupéry



DIRECTOR: Jaco Van Dormael
PRODUCCIÓN: Philippe Godeau
PROTAGONISTAS: Pascal Duquenne como Georges
Daniel Auteuil como Harry
Isabelle Sadoyan como madre de Georges
GUIÓN: Jaco Van Dormael
FOTOGRAFÍA: Walther Vanden Ende
DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Hubert Pouille
MONTAJE: Susana Rossberg
MÚSICA: Pierre van Dormael
DISTRIBUIDORA: PolyGram
DURACIÓN: 114 minutos
COLOR: Color
PREMIOS mejor actuación masculina para Pascal Duquenne y Daniel Auteuil.



En la línea de ese subgénero inventado, por Jack Kerouac, la historia de Jaco Van Dormael nos lanzará a lo largo de un camino, en un road-movie, bien alejado de los solitarios parajes de los Estados Unidos de América.

Nos ubicáremos en una Bélgica, densamente poblada, de donde son buena parte del equipo de dirección y el simpático actor, que representa a Georges, Pascal Duquenne, el hombre con síndrome de Down, mongólico que quisiera ser el rey de los mongoles, cuando se sumerge en un mundo lúdico de ensoñación.

A la manera de Forrest Gump, el personaje protagonizado por Tom Hanks, lo vemos sentado en el portal de la institución donde vive, donde no va nadie a visitarlo ni a recogerlo; está allí muy tieso y muy majo, para que lo acompañemos cuando quiere partir por una carretera, que tiene, por señal, una gran flecha, marcadora de un camino hacia adelante, de regreso a casa.

Nuestro protagonista parte en busca de esa buena madre, ya difunta, que dejara en él, una huella imborrable y que lo sostiene, en medio de la soledad, a la que lo ha reducido el resto de la familia, quien se siente bastante contenta, al delegar la responsabilidad del diferente, en una elegante institución, con grandes recursos pedagógicos, pero que al fin y al cabo, no deja de ser un asilo para tontos, un universo de marginación; bien sabemos que aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Georges emprende su camino, tranquilo y sereno, con el ritmo interior de las rancheras, que le enseñara su madre, quien supo estimular muy bien la aptitud natural para la música, que tienen las personas que sufren síndrome de Down.

Los caminos son vías de entrecruzamientos, de encuentros, que muchas veces pueden resultarnos transformadores; los vínculos humanos, cuando son profundos, logran cambiarnos en lo más hondo de nosotros mismos. Es lo que nos sucede a lo largo del camino de la vida, de la que es clara metáfora, la carretera, the road. En nuestra existencia cruzamos largos senderos, por que solemos movernos a nuestro aire, a nuestro propio ritmo, para ir dando cuenta tanto de nuestra realidad interna, como externa, en un transcurso que se prolonga en una duración determinada. Es como si se tratara de una auténtica peregrinación personal, que puede conducirnos a más soledad acaso o a abrirnos vías desalienantes, que nos permitan salir de la marginalidad, cuando nos lanzamos por sendas inciertas, con proyectos, muchas veces, imprecisos; cuando partimos a la aventura.

Los personajes que las recorren, en multitud de ocasiones, viven, como diría Fernando González, nuestro filósofo de Otraparte, a la enemiga, enfrentados con el sistema que los excluye, en especial en épocas de crisis y gran agitación sociopolítica, que nos obligan a ir por el mundo, en busca de respuestas a una gran cantidad de interrogantes y aunque haya camino, lo verdaderamente importante es lo que logramos hacer al andar.

Y es en esa andadura, donde se da el cruce entre Georges y Harry, un vendedor, problematizado por el divorcio y la separación de su familia, circunstancia que le ha hecho perder el sentido de la vida, que procura encontrar en los afanes de un trabajo compulsivo.

Georges resultará un maestro para él, que le dará lecciones de vida, que le permitirá descubrir espacios de ilusión, esas zonas intermedias entre la realidad material y la psíquica, que pueden depararnos el consuelo de la fantasía, el mito, la religión y el arte.

Es en ese mundo de ensoñación, en el que aparece Luis Mariano, con sus rancheras en francés, o cuando se sueña con una linda de pareja, o con escenarios indómitos donde se puede ser el rey de los mongoles, una especie de refugio contra el desamparo que ocasiona un mundo desafectivizado, con fantasías, que distan mucho del delirio, dada su gran plasticidad, que permite todo un ir y volver de la imaginación a la realidad y viceversa y que dan al filme cierto toque surrealista, de muy buen gusto.

En esa zona intermedia entre la realidad y la fantasía es donde surge el vínculo entre los protagonistas; si bien hay un encuentro material, el uno y el otro van creándose y recreándose ellos mismos, a la par que se construye una intensa relación, proceso al que asistimos a lo largo de la película, en un pasaje que resultará amable, liberador y compensador para cada uno de ello, que pueden, con el encuentro, salir de una soledad, a la que parecían estar condenados irremisiblemente.

A la manera del zorro y el Principito, nuestros héroes parecen dispuestos a descubrir eso esencial, que es invisible para los ojos.

Algunos podrán considerar la película de van Dormael cursi, melodramática, sensiblera, una mercancía más, para un mercado de lágrimas.

Yo creo que se trata de una pequeña obra de arte, dada la delicadeza, con la que el viejo payaso, ahora convertido en director de cine, hace de la puesta en escena, un canto a la humanidad, que es posible encontrar en el interior de los seres humanos, valga la redundancia, esa de la que tantas veces renegamos cuando operamos como si fuéramos robots insensibles, frente al dolor y a la angustia del otro.

Es increíble, la manera como, de forma tan original, el realizador dirige a un hombre con un síndrome de Down, que por definición, se considera que siempre se acompaña de deficiencia mental, en varios niveles y en distintos grados .

Pascal Duquenne nos deslumbra con sus capacidades histriónicas, con su inteligencia social, suficientemente entrenada; y sabemos que, en su vida personal, es un ser bastante creativo: actor, presentador publicitario, músico, bailarín y dibujante, quien lleva una vida bastante autónoma y que incluso ha sido galardonado con el título de comandante de la Orden de la Corona, por Su Majestad Alberto II de Bélgica.

No deja de resultar sorprendente la capacidad de Pascal, quien no es un Tom Hanks, con una inteligencia normal, quien puede hacer muy bien el papel de Forrest Gump, dada su gran calidad y entrenamiento actorales.

El joven logra de una manera sorprendente someterse a la exigencias y la disciplina de la labor cinematográfica, siempre lleno de gusto y alegría, siempre en procura de una actuación lo más perfecta posible.

Pascal Duquenne no era un desconocido para el director en el momento en el que se rodó la película pues el chico ya lo había acompañado en la filmación de Totó, el héroe, en la que el joven mongólico también participó.

El muchacho puede parangonarse con un actor de la excelencia de Daniel Auteuil, a quien habíamos visto ya en la saga, que hizo Claude Berri, de la obra de Marcel Pagnol, El agua de las colinas, en la que representaba al malvado y tontarrón Ugolin y también había encarnado a Enrique IV de Navarra en La reina Margot, la dolorosa historia de la masacre de la noche de San Bartalomé, la matanza de los Hugonetes; de tal suerte que puede considerárselo con Gerard Depardieu, uno de los actores más reconocidos de la Francia de la actualidad.

A ambos actores se les concedería en ese mismo año el premio a la mejor actuación masculina, ex aequo, para utilizar un latinajo, que nos remite a un reconocimiento por igual de la gran calidad de los protagonistas.

Van Dormael logra hacer una película para todas los públicos, una cinta que puede entretener a los chicos y, a las personas más grandes, darles un profundo mensaje de tolerancia, solidaridad y acogida humanas, de tal manera que podamos acercarnos al octavo día, ese momento inexistente en el universo material pero que tiene lugar en nuestro interior, cuando logramos alejarnos de la cotidianidad de un mundo racionalista y disfrutar de una exquisita sensibilidad, más allá de toda de toda cursilería.

No estamos frente a una película light para tiempos superficiales, en los que la apariencia nos aleja del verdadero ser, de lo más esencial, para el sujeto humano, una cosa que está siendo tan olvidada en nuestra sociedad contemporánea.

Pero lo que si resulta toda una falla narrativa es que el director-guionista pareciera haberse encartado para dar un buen punto final a su relato, por lo que recurrió a una solución que puede resultar demasiado fácil, esa de rematar al personaje, al poner a danzar al muchacho en una terraza, desde donde termina precipitándose en el abismo; a todas luces, me resulta una mala alternativa para la narración misma, más allá de todo moralismo. En mi clínica, nunca he visto un caso de suicidio, ni siquiera encubierto, en retardados mentales, y supongo que debe ser aún muchísimo menos frecuente en pacientes con síndrome de Down, quienes se caracterizan por su ternura y afectividad. Sin duda, que podrían ocurrir pasajes al acto de esa naturaleza; en algunos artículos psiquiátricos se habla de algunos casos de actuaciones suicidas en sujetos con retardo mental, pero que son demasiado escasos; textos muy clásicos de la especialidad aseguran que son actuaciones demasiado raras. Tal vez pudiera pensarse que la motivación para el suicidio tenga ver con fantasías de reunión con una madre que el chico espera encontrar en otra vida.

El final resulta como un machetazo, así el director nos lo anticipe con algunos sueños premonitorios, en los que la angustia termina por despertar a un Georges, identificado con aquella hormiguita que es tragada por el hueco negro de la aspiradora.

Pero la película, en general, es hecha con una factura bastante sofisticada, como aquella de las escenas en las que unas jóvenes con retardo bailan ballet, en tomas evocadoras de las delicadas pinturas de Edgar Dègas, lo mismo que ocurre con otra gran cantidad de detalles, que nos permiten detectar como los retardados viven el erotismo, la sexualidad y el amor, en tanto sujetos de deseo, ya que no están hechos de una tela distinta a la de todos los demás seres humanos.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Con tu efigie popular



Víctor Hugo Parés Lores
Cuba, 1997.

A los campaneros de las revoluciones.
a los que sabemos por quién doblan las campanas.

¿Te apresan, estás herido
sin armas para el combate?
/ No/, porque no hay quien nos ate
de la campana el tañido.
El guerrillero nacido
en pos del amanecer,
no se logra fenecer
con bala o golpe de suerte;
porque la vida sin muerte
nadie la puede vencer.

Nuestro símbolo ¿apresado?
¿En cuál celda colosal?
¿Cuál sería el tribunal
donde puede ser juzgado?
¿Qué decir del acusado?
¿Y cuál condena terrible
por ser voz, fusil sensible
y piel que al fuego se quema?

Asesinar tu poema
y esconderlo es imposible

Un símbolo verdadero
desborda su pedestal,
no cabe en lo material
no es muerto ni es prisionero.
Tú eres concepto certero
de luchar y hacer la historia
por clasista trayectoria,
y tu osamenta gloriosa

vuelve hecha flor poderosa
del pueblo, arma y victoria.

De junio viene la rosa
heroica, y es la de Enero
la que forjó al guerrillero
que combate y no reposa.
La flor de octubre en tu losa
va por Camilo hasta el mar,
flor de espada, batallar
de Martí, Fidel, Maceo;

flor que anuncia el tableteo
con tu efigie popular

Es tu efigie popular
y tu osamenta gloriosa,
contenido y forma honrosa
de lo humano, lo ejemplar
El siglo va a terminar
entre dudas y lamentos,
traiciones a juramentos
y olvidos de la memoria;
tus huesos son voz de historia
a todos los parlamentos

Sí, Bolívar, es Guevara
el de Cuba, de Argentina
hecho antorcha que ilumina
con la luz más pura y clara.
El pedestal tornase ara
para ser voz y lección
teórica, junto a la acción
por los pobres de este mundo;
su grito es eco rotundo:

/ Unidad / / Revolución /

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Danza y música de los mapuches



El pueblo mapuche es eminentemente musical y posee canciones para todos los actos de su vida. Los mapuches bailaban; era una costumbre que sorprendió a los conquistadores. Hasta que el español advirtió que bajo la mirada obsecuente y las expresiones de sumisión del indígena se ocultaba una raza bravía y un corazón inexpugnable.

La música de los mapuches poseía tonalidad y ritmos monocordes; era adecuada para las ceremonias, en las que muchas veces miembros de la tribu se sumergían en estados e trance. Para el mapuche la danza y la música eran puentes de contacto directo con la naturaleza y los dioses; por lo tanto, en su vida cotidiana resultaba un nexo Tierra-Espíritu de carácter fundamental.

Entre los instrumentos considerados folclóricos de Chile hay algunos traídos por los españoles y que fueron adaptados a nuestro medio. Los instrumentos musicales así como las comidas, evolucionan junto al medio donde se desarrollan: unos se popularizan y otros caen en desuso y desaparecen. La zona central de Chile fue la que tuvo más influencia de la cultura española, predominando lo hispano por sobre lo autóctono. En los extremos del país, en cambio, se mantuvo con fuerza la presencia indígena.

Los mapuches tenían sus instrumentos musicales. Estos, de acuerdo con su carácter son sencillos, y sus melodías de temple monótono y triste.

Trutruca

La trutruca está hecha con un tubo de coligüe o caña. Instrumento de viento, de soplo, cuyo sonido es "tru-tru". Lo fabricaban de un largo coligüe ahuecado. Al orificio donde se sopla aplican una lengüeta y al otro extremo amplifican con un cuerno.

Cultrún

Es otro interesante instrumento musical de los mapuches, es un tambor usado en todas las ceremonias festivas o religiosas. Su caja de resonancia, se fabrica del tronco de un árbol ahuecado, mide de 35 a 40 cm. De diámetro. A su base se adhiere un parche de cuero de vacuno o caballo. Dentro del instrumento se colocan semillas, piedrecillas redondas o monedas para darle más sonoridad.

Huada

Calabaza que producía ruido por medio de sus pepas secas. Es una especie de maraca.

Pifilca

Es una flauta construida de madera o hueso. Es corta y suena como un pito. Se la lleva colgada del cuello mediante un cordón.

En la actualidad se la construye con tallas de madera de unos 30 a 40 centímetros. El tubo está cerrado en su extremo inferior y se lo perfora más o menos hasta la mitad de su largo. Emite un solo sonido y esta única nota se mezcla en el curso del canto o del conjunto instrumental sin relación rítmica ni tonal con el resto.

Kunkulkahue

Tenía dos arcos (generalmente de huesos de costilla) complementado por una sola cuerda de crines de caballo. Se tocaba apoyando, con la mano izquierda, uno de los arcos —cuerpo del violín— contra los dientes incisivos superiores. La mano derecha, a su vez, pasaba la cuerda del otro arco —arco del violín— sobre la anterior, produciendo un sonido quejumbroso y doliente.

El baile para el pueblo mapuche, así como para la casi totalidad de los pueblos originarios de América, tiene un carácter ritual, de armonía entre el hombre y su entorno y de relación con el misterio de la fe. En el fondo, es uno de los principales testimonios de cosmovisión del pueblo. Por ello, las instancias más importantes de desarrollo de la danza son las ceremonias religiosas. Algunos bailes son: el Kuimin, que lo realiza la machi para conocer el futuro; el Pürrún, que lo baila la comunidad imitando los movimientos del aire; el Mazatúm, que se realiza para el año nuevo mapuche y el Machitúm, que lo ajecuta la machi junto a la familia del enfermo para sanarlo.

Si bien el baile mapuche es aparentemente monótono, posee una serie de estilos y formas de baile. Por ejemplo, el loncomeu es la danza con acentuados movimientos de cabeza; el ruketu pürún es cuando predominan pequeños saltos; el mellaaschnakm pürún es un baile suave con movimientos marcados en el suelo; y el trafyén pürún es cuando los bailarines se mueven frente a frente. Así también, hay algunos estilos que son más frecuentes o populares, como por ejemplo el choique pürún o "danza del avestruz", de carácter recreativo realizada en fiestas y rituales; o el kollón pürún o "danza del enmascarado", el que se baila con ocasión del palín o palitún, el deporte más popular entre el pueblo mapuche.

Los bailes mapuches, así como todos los componentes de su cultura, han luchado fuertemente por su conservación. Lamentablemente hoy estas danzas están casi extinguidas, permaneciendo sólo en aquellos territorios donde la fuerza de la tradición ha permitido la conservación de los rasgos más distintivos de esta cultura originaria.

Escuchemos algunos ejemplos:













Fuente:
http://www.icarito.cl/enciclopedia/articulo/primer-ciclo-basico/educacion-artistica/artes-musicales/2010/05/28-9108-9-folclor-mapuche.shtml

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Voy con mi turbo más a un mitin

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Escucho la letra “E” de su Rebuzno atronando con ella a todo partidario que allí ha acudido porque han encontrado el Burro bandolero que no habían perdido y que felices les hará de seguro en lance afortunado en el que siempre media dinero; y podrán exclamar con otros muy alegres: “lo que vale este Secretario”, no importándoles que a estos sumos sacerdotes “in fraganti” les hayan sorprendido robando, pues si en vez de un Asno secretario se encuentran con una gavilla de hipócritas aclamados, miel sobre hojuelas, pues es bueno, como dicen ellos, “encontrarnos en tiempo y hora cogidos en bandurria”, especie de red para pescar sallos, que los necios despreciables del contrario un Aria Rebuznal harán por no haber ellos empuñado la quijada del Asno que les hará gobernar, la misma quijada con la que Sansón, duodécimo juez de Israel, como cuenta Filón, el judío, llamado también el Platón judío, cual “bolero”, muchacho que falta a la escuela por quedarse jugando en el camino, dio razón y convincente a los filisteos que la tocaron como los fieles que vienen a tocar los huesos de aparecidas y santos con gran gusto, metiendo el dedo en la frente con esmero, con placer satisfecho, y diciendo: “no se ha cumplido el milagro, pero la envidia que el Rebuznar nos ocasiona es el mejor milagro, deseando desde este momento Rebuznar robando con reglas y mesura del modo que nos enseñan nuestros cuadrúpedos maestros tan diestros en Rebuznos, de quienes algunos de sus alumnos van haciendo mil progresos y felices se conducen con su Mas Turbo, sabiendo la dicha que les atrajo el Rebuzno que diera su Jumento secretario y, más, cuando , al lance las urnas, vean salir al contrario con su Rucio del gobierno, y el perro lameculos con su rabo entre las piernas. Oh, ¡qué alegría!

¡Qué momento! Y cantando:

“De La Parte de Urna
Nos viene un Asno
Ay, qué lindo y qué fuerte
Ay, qué milagro”

No sabéis la dicha que les atrajo el Rebuzno dado por el Secretario, para quien los lamentos de la gente no son más que de almas en pena, como el partido cree y el Vatic-Ano, pasándose por el forro de la bragueta sus lamentos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Piropos

Eliza Oliver (Desde Canelones, Uruguay. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



La calidad del piropo siempre ha dependido del perfil del piropeador, lo que no garantiza para nada que todos ellos expresen agradables galanterías. De todos modos, muchos varones de todos los tiempos se han convertido en verdaderos artistas en la materia, adecuando su decir a lo que llame su atención en cada una de las destinatarias.

Nosotras -por ese código sociocostumbrista que convierte en ley inamovible un sinnúmero de actitudes- estamos privadas de exteriorizar nuestras opiniones espontáneas hacia el sexo opuesto… Pero en cambio, tenemos la exclusividad absoluta de ser las nominadas para recibirlos ¡desde siempre!

Como cualquier mujer (creo que no existe una que no haya sido piropeada), siempre tuve mis preferencias al respecto. Si bien he suspirado ante las frases finas y delicadas que por un instante me hicieron sentir como la Roxana del Cyrano, y también he presumido al escuchar expresiones referidas a mi apariencia; mis piropos predilectos son aquellos que apuntan a mis condiciones, aptitudes o actitudes.

Allá por mis veinte años, mi transporte bi-rodado cambió la "tracción a sangre" por un motorcito. El resultado de la Velosolex había puesto de moda los ciclomotores, y aparecieron varias marcas en plaza compitiendo con modelos más estilizados. Todos me atraían mucho pero como lo novedoso siempre es caro, no estaban a mi alcance.

Una noche, una vecina y yo mirábamos TV en mi casa. A ella le gustó mucho mi televisor; tanto, que me ofreció comprármelo. Pero esa tele me la había regalado mi viejo cuando se compró una más chica y ¡no estaba en venta!

Mi vecina estaba empecinada y usó el arma más artera y convincente para lograr su cometido: se fue a buscar a su marido y al ratito estaban los dos en mi puerta, con una Ducati roja nuevita que me ofrecían como pago por el televisor. ¡Quise morir!

Los dejé esperando y crucé corriendo a lo de mi viejo, que fumaba su pipa mirando "El Malevo" en su pequeño Motorola nuevo. Ni bolilla que le dio a mis incoherentes balbuceos que intentaban pedir permiso, disculparme, descargar mi conciencia y conseguir su aprobación. Sólo puso su índice sobre los labios y siguió en lo suyo. Yo hice silencio pero no dejé de moverme de un lado a otro como rabiosa.

Cuando vino la tanda arremetí de nuevo para explicarle todo, pero él me ganó de mano y dijo: "¿Y cuál es el problema? Si la moto está nueva como usté dice, pierden plata. Tíreles el Philips por la cabeza antes que se arrepientan". Y con esas nomás me mandó a cerrar el negocio y se quedó mirando su teleteatro favorito tan tranquilo como antes de mi visita.

Así me hice de la Ducati 48 cm³ sin invertir un peso, y con la total anuencia de papá, que a los pocos días se me apareció con su Motorola bajo el brazo y me la dio diciendo: "Tiene la pantalla muy chica y no la veo bien, así que me compré uno más grande"… lo que yo "leí" como "Para no dejarla sin TV, m'hijuela".

Como una tromba, en la Intendencia montevideana actualicé la transferencia y obtuve mi permiso de conducir, "autorizado hasta 50 cm³". Así de poco porque al amigo que me acompañó al examen práctico -que me había dado un curso acelerado de media hora como para dar la vueltita del Parque Batlle disimuladamente en segunda-, se le descompuso la hermosa Horex 350. Tuvimos que ir los dos en mi Ducati y no me quedó otro remedio que dar el examen con ella.

Se arrancaba pedaleando, o también -después de acostumbrarse- ubicando los pedales en la posición correcta para pararse sobre el de arriba y darle una "patada" estilo arranque de moto en serio. Por lo menos, así le di arranque ante el examinador y me sentí una motociclista avezada.

Yo me las arreglaba para ajustar frenos, cadena y manubrio, desarmar las ruedas para poner un parche y mantener limpia y aceitada mi bicicleta… Pero de motores… ¡nada! Sin embargo, como la necesidad obliga, en la época de la Ducati me convertí en "mecánica autodidacta" con la ayuda -no lo niego- de los consejos prácticos que me brindaban en la estación de servicio, cada vez que iba a "llenar el tanque" con nafta común y Esso 2T hasta completar el litro y medio a punto de desborde.

La mezcla empastaba la bujía, y cuando andaba muchas horas tenía que detenerme a limpiarla… o acceder a esa tarea súbitamente, si ella se me anticipaba declarándose en rebeldía en reclamo de su higiene personal.

Mi bicimoto no tenía maleta, y bajo el asiento sólo había espacio para un manojo de estopa. Pero mi cartera contenía lo necesario para sacarme de apuro. Me la cruzaba en bandolera, no sólo para facilitar mis movimientos, sino también para soportar un peso poco habitual en estos accesorios femeninos: Una llave francesa, una pinza, una pequeña llave de tubo, una bujía de repuesto, un rollito de alambre fino, un frasquito con DISAN (disolvente ANCAP) y también los usuales documentos, espejo, peine, pañuelo y cigarrillos… conformaban mi equipo diario.

Usaba el pelo muy largo y como en esa época todavía no era obligatorio el casco, me hacía una cola de caballo que enroscaba como un nudo bien apretadito sujeto con un montón de horquillas y ondulines.

Uno de tantos días, tuve que frenar de golpe y la Ducati decidió apagarse y no volver a arrancar porque se le empastó la bujía... Simplemente me bajé, la subí al cantero de Bulevar Artigas y Rivera -no había carril para doblar a la izquierda como ahora-, puse a mano la estopa, saqué la bujía con la llavecita de tubo, me quité una horquilla y empecé a sacar el pegote negro soplando de vez en cuando hasta dejarla limpia.

Terminaba mi faena -engrasada hasta los codos y estopa embebida en DISAN en mano- cuando pasó por Rivera un auto que tuvo que aminorar para cruzar Bulevar donde tampoco había semáforos. Desde adentro, unos cuantos muchachones me gritaron a coro: ¡Guacha tuerca!

Me sentí tan elogiada que no sólo les sonreí, sino que ¡los saludé con la mano abanicando la estopa mugrienta como si fuera un pañuelo...!

Así era yo en la época de la Ducati y así soy ahora, sólo que las motos para mí "ya fueron" y hace mucho tiempo que ando en auto, pero... ¡Ésos siguen siendo los piropos que me gustan!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Fotografía: La ciudad de Nueva York a principios del Siglo XX

ARGENPRESS CULTURAL



Descargar presentación completa desde aquí formato (pps)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

No basta

Mariano Sierra (Desde Bogotá, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



Son comunes las soluciones y alcances para lograr niveles de vida cómo también reflexiones de todo tipo de personas e instituciones donde cada una plantean visiones diversas de acuerdo a sus intereses personales, colectivos o según lo demande cada situación y es allí donde decimos no basta y veámoslo porque.

Toda nación con sus instituciones a bordo debe ir más allá de los enunciados y las cacofonías abundantes. No más condolencias y o sentimientos de pesar o aptitudes lastimeras. O imputaciones a gobiernos anteriores de los males que nos aquejan. El pasado es historia y servirá para revisar los errores, pero el presente hay que asirlo con lo que tenemos, con firmeza, decisión y espíritu democrático de gobernabilidad donde prime el bien común y esta es una tarea de todos

No basta con medir los logros de las responsabilidades del estado con índices, con comparaciones, con predicciones, con estadísticas. Se requieren hechos prácticos, eficientes, efectivos dirigidos a que esas responsabilidades sociales se materialicen y sepulten los sofismas de distracciones a que nos tienen acostumbrados. Se requiere acción pura que revolucione el estado y la gestión de gobernabilidad en todas las instituciones públicas y privadas. Hay que ir inclusive más allá como llamar y conformar grupos sociales que construyan alternativas de trabajo urbano y rural para generar empleo, para ser veedores de las gestiones de gobierno planeando proyectos conjuntamente con el estado donde todo se haga con total transparencia.

No basta con seguir oyendo la misma palabrería pública solicitando apoyo pero por el otro lado se está sometiendo al pueblo con más impuestos y cargas administrativas creándole al usuario una odisea interminable que a veces lo obliga a claudicar su gestión La pasividad no puede seguir ante el drama del hambre, la falta de trabajo disfrazada con índices de desempleo de un digito sin contar la existencia de esa gran masa de trabajo informal. Basta de tanta corrupción que ahoga con una justicia que hace apología a la impunidad, basta ante la educación desorientadora y alienada, basta ante la salud en estado terminal donde el débil tiene que soportar los rigores de una administración inclemente, donde el paciente desde tempranas horas soporta los rigores de filas para que le den una ficha y pueda ser atendido no se sabe cuándo, basta ante la inseguridad y la violencia donde niños y mujeres son masacrados impunemente, basta ante tantos agujeros negros producto de la debilidad de la gobernabilidad.

No basta que se profieran leyes y existan códigos para para toda transgresión y tantas reformas a la justicia si existen muchos funcionaros judiciales y actores del derecho que se niegan a defender con probidad los derechos humanos valiéndose de artimañas legales y de no tener en cuenta en su ejercicio el saber mirar, el saber escuchar, el saber buscar la verdad fundamento para una justicia transparente y ágil. Pero también mediante leyes y de un plumazo se modifican los delitos para favorecer a los privilegiados como se está viendo con la ley de tierras baldías-, y los delitos políticos. Entonces justicia para quien… Como dicen para los ruanetas que no tienen quien los defienda.

No basta que ante tantos conflictos sociales se lleven a cabo análisis e investigaciones sin la participación ciudadana y sin planteamiento de acciones que verdaderamente contrarresten los desórdenes suscitados y que den con los responsables pertinentes. No basta pues tomar conciencia de los hechos si no se materializan gestiones que detengan la irracionalidad y el incremento de las desigualdades por parte de los barbaros actores que se oponen al ejercicio de la democracia. No basta con proclamar retos sociales, económicos o políticos si no contamos con el recurso humano idóneo porque el existente son los paracaidista de las elecciones, tampoco con los recursos financieros o mejor el recurso si lo hay pero está en los bolsillos equivocados y tampoco con gestión administrativa eficientes y la debida proyección que asegure unos resultados pues la tramitología, las dadivas y la pereza hacen presencia activa en la cadena.

No basta que el Papa profiera grandes revisiones dejando ver en sus homilías verdaderas gestiones de cambio primero en sus colaboradores mayores y menores haciéndoles invitación a que vivan su ministerio de la forma como Jesús lo proclamo en su evangelio, con humildad, entrega, amor, si estos hacen caso omiso porque sus consideraciones no han tenido el eco esperado porque se atienden con simpleza sin el ánimo que busque alinear una iglesia desviada por la altivez clerical, salvo las mínimas excepciones y la indiferencia de muchos creyentes. No basta hacer peticiones para que se nos perdonen los pecados o toda trasgresión si no nos reconciliamos con quien o quienes hemos ofendido o dejado de amar, o dejado de apoyar, o siendo indiferentes con el débil que requiere de apoyo y solidaridad.

Pero ante los creyentes digamos que no bastan oraciones, prácticas religiosas, exclamaciones de fe, si en el corazón de cada uno habita el odio, el rencor, la envidia, la indiferencia, si en su corazón falta amor unido a la ignorancia religiosa y al alejamiento de Dios.

 Pero sigamos. No bastan medidas económicas, índices, estándares financieros, proyecciones de mejoramiento de la calidad de vida cuando el hambre golpea sin piedad y las desigualdades sociales aumentan cada día. No basta tanta ciencia, tanta tecnología, tanto progreso cuando estamos destruyendo la naturaleza esencia de la vida y de la ciencia que se da por sí misma para la vida humana.

No basta pedir paz si la conciencia del hombre construye violencia, ni basta aclamar la democracia si cada día perdemos participación, sentido de sociedad y falta de identidad política. No basta que la sociedad se alce en voces de malestar por el estado de cosas reinantes, por programas políticos que van a favorecer determinadas elites mediante imposición de candidaturas que no corresponden al espíritu de un gobierno social , si seguimos votando por los candidatos de siempre sin hacer uso del voto que manifieste el inconformismo.

No basta que ante los diversos problemas que aquejan al país siempre se está diciendo que todo está en orden y controlado, y que se están llevando planes y campañas de soluciones. Pero no es así pues son comunes las reclamaciones de la comunidad urbana y rural con paros por carencia de puestos de salud, de vías, de escuelas, de servicios públicos. Tanto engaño no puede disfrazarse con declaraciones y promesas y acuerdos que no se cumplen. Los hechos a diario son evidentes y es imposible siempre tapar el sol con las manos. Los compromisos y proyectos siempre surgen cuando la comunidad se alza. Porqué ‘? Por la tanta politiquería su doble moral , mentirosa y farsante tan latente en las elites y el poder que seguimos apoyando con los votos.. No basta con saber lo correcto. Hay que hacerlo. Jesús nos señaló que si hacemos lo correcto, eso es servir con amor.

No basta con tener, y tener si no sabemos saber tener y ser, porque lo social que está en el tener se funda en la utilidad común. No basta que se combata la corrupción mientras subsistan sistemas económicos y políticos que hacen de las personas una mercancía sometiéndolas a su voluntad. No basta que se anuncie transparencia en todos los órdenes sociales y públicos con sus proclamas de valores y principios si no existen controles, rendiciones de cuentas de actividades y una debida justicia que actúe cuando se comprueben acciones dolosas. Fraudulentas y corruptas.

No basta con que tengamos derechos tutelados por la ley si cuando son exigidos se sufre todo tipos de vejámenes administrativos y legales por parte de las autoridades y las instituciones públicas y privadas. No bastan tantas discusiones para una reforma tributaria o para incrementar el salario mínimo o para incrementar otros aranceles con implicaciones sociales sin que existan unas formas de equidad sostenibles. No basta que existan valores si ejercemos violencia física, psicológica, espiritual, si no nos despojamos de ser verdaderos gladiadores depredadores de la dignidad humana generadores de corrupción producto del capitalismo perverso sin control.

No basta con predicar justicia social, democracia y no a la violencia si no se erradica la pobreza, sino se aseguran actividades que promuevan el desarrollo social y humano, si no se trabaja por la igualdad de géneros, si no se defienden los derechos sin discriminación alguna, sino se trabaja porque los jóvenes pueden tener aspiraciones laborales y de empresa, sino se da seguridad a las instituciones democráticas y se brinde transparencia en todas las gestiones de gobierno, si no se da atención a los derechos de los indígenas y las comunidades afrodescendientes, y a los campesinos , sino se respeta la naturaleza , la vida y la dignidad humana mediante instituciones democráticas justas, Participativas y sostenibles.

No basta la existencia constitucional de un estado, si este se estructura sobre la ilegalidad, donde lo ilegal está por encima de lo legal, donde aún vivimos los paradigmas que se vienen tejiendo desde los albores de la independencia. No se trata pues de pregonar resentimientos, sino de llevar una voz de esperanza mediante la denuncia critica diciendo, Si podemos ofrecer argumentos sólidos para que gobierno y sociedad combatan frontalmente el flagelo de las desigualdades a través de políticas, participaciones y distribución de riquezas que moderen la disparidad social generadora de violencia para lo cual no hay acuerdos de paz.

No basta tanta pregonar justicia si pulula la impunidad, tanto ocultamiento de hechos usando también la violencia en sus distintas formas, o el acallar las injusticias, o el acallar la historia, o el silenciarla, o el hacer esguinces para ocultar tantas facetas llenas de insinceridad, deslealtad y falsedad, o el hacer acopio del engaño disfrazando situaciones cuando sabemos que el tiempo desnuda la realidad y ante la verdad nada quedara oculto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ataduras

Isabel Fagúndez (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)



tenemos la peor cárcel
la nuestra
individual
explicativa
se caracteriza
igual
por privarnos
de libertad.

pretendemos
culpar a las celdas
a los programas
de “reintegración social”
¿de cuál sociedad hablamos?
¿cómo” reincorporamos”
a quien desde siempre
fue rechazado
explotado
condenado?

la sociedad entera es una cárcel
nos mutila a todos
democrática
… ciertamente
¿cuándo se otorga la libertad?
¿quién otorga la libertad?
¿de qué libertad hablamos?

la sociedad entera
es una cárcel
sus puertas invisibles
cierran nuestros ojos
sus guardianes
son falsas historias…que creemos
mentirosos discursos…que repetimos
falsos aliados…que defendemos
injusticias…que aceptamos
absurdos conceptos…que aprendemos
actitudes sumisas…que practicamos

cuesta ser en libertad
implica la conciencia
y sólo ella
nos convoca
para ver al mar
rodear al mundo
y un verde inmenso
sin fronteras
la sonrisa de un niño
un sol rojo
y la palabra hecha poesía
¡libres!
¡libres!
¡libres!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.