sábado, 31 de octubre de 2009

El humor en la literatura

Édgar Bastidas Urresty (Desde Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El humor es una disposición del espíritu y está asociado a la alegría, a la risa.

Aristófanes, contemporáneo de Eurípides, Sófocles y Esquilo, y autor de Once comedias, en el siglo IV critica la educación y la guerra en la sociedad de su época, y en Las Nubes, se burla de Sócrates.

En Lisístrata, las mujeres de Atenas y Esparta hacen huelga sexual a sus maridos para que cese la guerra y hagan la paz, medida que hoy lograría la paz en algunos conflictos, pero no pondría fin a la guerra conyugal y sólo beneficiaría a los prostíbulos

Aristóteles y la risa

Aristóteles en la Poética, elogia la risa y la propone como instrumento para alcanzar la verdad.

El nombre de la rosa, de Umberto Eco, novela ambientada en el siglo XIII en un monasterio, relata cómo se oculta la segunda parte de la Poética de Aristóteles en la biblioteca y para evitar que se descubra ocurren varios crímenes.

Es prohibida porque destruiría parte del saber acumulado por la Cristiandad a lo largo de siglos. La risa, dice uno de los personajes, “es un viento diabólico, que deforma las facciones y hace que los hombres parezcan monos”.

Poesías y chistes, de Quevedo es un libro de anécdotas de fino y picante y humor. Al lado de Quevedo sobresale el ingenio burlón y pendenciero de Lope de Vega y de Góngora.

Para Henri Bergson, en su Ensayo sobre la significación de la risa, ésta es un fenómeno social.

Freud, en El chiste y su relación con lo inconsciente, los procesos de génesis del chiste muestran una amplia coincidencia con los procesos de elaboración de los sueños.

Del pre-consciente pasan al inconsciente y luego al mundo exterior. Como los sueños, el chiste surge del inconsciente, es breve como el sueño. Pero hay diferencias: el sueño es un producto anímico totalmente asocial, no tiene nada que comunicar a nadie, si es comprendido, es destruido. El chiste es la más social de las funciones anímicas encaminadas a la consecución de placer. Necesita de dos o tres personas para su realización. El sueño es siempre un deseo, aunque irreconocible, y el chiste, un juego desarrollado.

Chaplin (1889-1977)

“Sombrero de hongo, con su bigotito, su figura falsamente desenvuelta en su chaqueta demasiado estrecha, su pantalón en acordeón, un paso de pato”.

“Es el vagabundo siempre burlado y humillado pero jamás resignado, es el símbolo del hombre libre y obstinado en lucha contra las incongruencias de la vida, las limitaciones de una sociedad conformista. De la farsa pasó a la sátira del mundo contemporáneo”. Así presenta a Chaplin la Enciclopedia Larousse, genio del cine mudo y sonoro y personaje dolorosamente cómico.

El humor, un medio de defensa

El humor es una forma de ver el mundo, de interpretar la vida para descubrir el lado cómico que tienen, y una defensa contra las agresiones del medio Sin el humor no se podría vivir porque hace la vida más grata, más soportable, aleja los malos espíritus, las penas, las contrariedades de este mundo.

Si se investiga bien, el humor en la literatura es un género muy cultivado, y sobre todo un rasgo que acompaña a todo buen escritor.

Édgar Bastidas Urresty es escritor colombiano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.