jueves, 27 de octubre de 2011

Música: El ritmo del África subsahariana

ARGENPRESS CULTURAL

La música tradicional africana suele ser funcional por naturaleza. Las interpretaciones pueden ser largas y hacer a la audiencia partícipe de ellas. Entendida de esta forma "práctica", la música consistir en diferentes tipos de canción de trabajo, piezas que acompañan el nacimiento, boda, caza y actividades políticas, música para ahuyentar a los malos espíritus y rendir tributo a los buenos, la muerte y los ancestros. Ninguna de estas formas musicales se interpreta fuera de su contexto y en su mayoría está asociada con un tipo de danza particular. Buena parte de ella, interpretada por profesionales, es música sacra o ceremonial y en ocasiones se toca en cortes reales.

El pionero de la etnomusicología en Occidente, Arthur Morris Jones (1889–1980), observó que los principios rítmicos comunes a la mayor parte de las tradiciones musicales subsaharianas constituyen un sistema principal. De modo similar, el maestro de la percusión y académico C.K. Ladzekpo afirma que existe una profunda homogeneidad en los principios rítmicos del África Subsahariana.
La rítmica en cruces (forma de composición rítmica caracterizada por la superposición de la polirritmia y la polimetría) es la base de buena parte de la música de las gentes que hablan lenguas Níger-Congo, el mayor grupo lingüístico de África del sur y del desierto del Sahara. La rítmica en cruz fue explicada por primera vez como base del ritmo subsahariano por el profesor C.K. Ladzekpo y en los escritos de David Locke.

La polirritmia es la unión de dos o más ritmos. La superposición regular y sistemática de ritmos cruzados sobre un patrón rítmico principal crea un tipo específico de polirritmia denominado rítmica en cruz. Desde una perspectiva filosófica de la música africana, los ritmos en cruz pueden simbolizar los momentos de desafío o de presión emocional que todos encontramos. Tocar ritmos cruzados firmemente enraizados en un ritmo principal, prepara al oyente para mantener un propósito vital cuando se enfrenta a los desafíos vitales. Multitud de lenguas subsaharianas no tienen una palabra para ritmo, o ni siquiera para música. Desde el punto de vista africano, los ritmos representan la misma fibra que da forma a la propia vida, están entroncados con la gente, simbolizando la interdependencia de las relaciones humanas.

Musicalmente, África puede dividirse en cuatro regiones:

- La región este incluye la música de Uganda, Kenia, Ruanda, Burundi, Tanzania, Malawi, Mozambique y Zimbabwe así como las islas de Madagascar, las Seychelles, Mauritania y Comor.
- La región sur incluye la música de Sudáfrica, Lesoto, Suazilandia, Botsuana, Namibia y Angola.
- La región central incluye la música de Chad, la República Centroafricana, República Democrática del Congo y Zambia, incluyendo la música Pygmy.
- La región oeste incluye la música de Senegal y Gambia, de Guinea y Guinea-Bissau, Sierra Leona y Liberia, de las llanuras interiores de Malí, Níger y Burkina Faso, las naciones costeras de Costa de Marfil, Ghana, Togo, Benin, Nigeria, Camerún, Gabón y República del Congo así como islas como Sao Tome y Príncipe.

Además de utilizar la voz, que ha sido desarrollada hasta poder ser utilizada para diferentes técnicas complejas como melisma y yodel, se utiliza una gran variedad de instrumentos musicales. Estos últimos incluyen una amplia variedad de tambores, maracas y gonkoque así como instrumentos melódicos o instrumento de cuerda, (arco musical, diferentes tipos de arpas o instrumentos similares al arpa como el Kora así como fiddles), muchos tipos de xilófono como el mbira, y diferentes tipos de instrumento de viento como flautas y trompetas.

Las lenguas africanas son lenguas tonales con una estrecha relación entre música y lengua en muchas culturas africanas. En el canto, el patrón tonal o el texto ponen ciertos constreñimientos sobre el patrón melódico. Por otra parte, en la música instrumental un hablante nativo de una de estas lenguas suele ser capaz de percibir un texto o textos en la música. Este efecto también forma la base de los lenguajes de percusión (tambores parlantes).




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.